Derechos humanos y turismo para todos ¿Podrá algún día ser una realidad?

El turismo actúa como una actividad impulsora de los Derechos Humanos y la Inclusión Social. Se considera que a través de la actividad turística se puede contribuir a que los segmentos de la sociedad más vulnerables, excluidos y discriminados accedan a una vida digna. Y también a que sus derechos sean respetados”. Estas son las poderosas palabras de Águeda Fernández y Rocío Curbelo. Derechos humanos y turismo, ¿será algún día una realidad? ¿irán en algún momento de la mano?

La Declaración Universal de Derechos Humanos atraviesa transversalmente a todos los derechos. La Convención de Derechos de las Personas con Discapacidad, tiene claramente descripto en cada uno de sus postulados, cuáles son estos derechos.

Por lo que, amalgamando ambos instrumentos, podremos encontrar la solución o al menos el camino para que el artículo de 24 dicha norma se cumpla. Teniendo en cuenta, además, el contenido de los artículos 9 y 30 de la Convención de Derechos de las Personas con Discapacidad.

Declaración Universal de los Derechos Humanos (DUDH)

La Declaración Universal de los Derechos Humanos es un instrumento emanado de la Asamblea General de las Naciones Unidas. Salió a la luz el 10 de diciembre de 1948. Y ha allanado los caminos en el mundo para lograr que se plasmen la base de numerosos tratados internacionales de derechos humanos. Y que sea así en los distintos países signatarios, con diferentes historias y culturas

No he de profundizar en su contenido, pero sí he de referirme al artículo 24 de la DUDH,  que prescribe que toda persona tiene derecho al descanso, al disfrute del tiempo libre y a vacaciones periódicas pagadas.

Esta disposición se relaciona con los derechos otorgados a los trabajadores, que ya venían gestándose desde la Organización Internacional del Trabajo (OIT). Por otra parte, el disfrute del tiempo libre y las vacaciones periódicas pagadas, contribuyen  también a lograr que todas las personas alcanzadas por estas disposiciones tengan un modo de vida que conformen su bienestar general, en el que también hay lugar para la educación.

Convención sobre los derechos de las Personas con Discapacidad (CDPCD)

La Convención Sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad, y su Protocolo Facultativo, son documentos emanados de las Naciones Unidas. Fueron suscritos en el año 2006. La Convención tiene como objetivo promover, proteger y garantizar el disfrute pleno y en condiciones de igualdad de todos los derechos humanos por todas las personas con discapacidad. Así también de las libertades fundamentales, y promover además el respeto de su dignidad inherente (artículo 1).

El Protocolo Facultativo es un instrumento adicional a la Convención. Da al Comité sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad, la autoridad para examinar las denuncias individuales cuando se hayan agotado en un Estado Parte, las vías recursivas correspondientes. Sean éstas denuncias de violaciones de cualquiera de los derechos establecidos en la Convención.

Protección de sus derechos humanos e inclusión en el turismo

Entre los derechos humanos que no deben soslayarse, está el derecho al ocio, y para ello es necesario la total aplicación del art. 9 de la Convención, en cuanto a la accesibilidad. Dicha norma expresa: “A fin de que las personas con discapacidad puedan vivir en forma independiente y participar plenamente en todos los aspectos de la vida, los Estados Partes adoptarán medidas pertinentes para asegurar el acceso de las personas con discapacidad en igualdad de condiciones con las demás, al entorno físico, al transporte, la información y las comunicaciones, incluidos los sistemas y las tecnologías de la información y las comunicaciones, y a otros servicios e instalaciones abiertos al público o de uso público, tanto en zonas urbanas como rurales…” Agrega asimismo otras aclaraciones más minuciosas que propician la concreción de la norma.

Siguiendo esta línea nos preguntamos: la unión de los conceptos “derechos humanos” y “turismo”, ¿será algún día una realidad?

Por otro lado, en el art. 30 de la Convención, dedicado a la participación en la vida cultural, las actividades recreativas, el esparcimiento y el deporte, el inciso 5 dice que para que esto sea posible, los Estados Parte adoptarán las medidas pertinentes para: “… c) asegurar que las personas con discapacidad tengan acceso a instalaciones deportivas, recreativas y turísticas, y … e) Asegurar que las personas con discapacidad tengan acceso a los servicios de quienes participan en la organización. Sean éstas actividades recreativas, turísticas, de esparcimiento o deportivas”. Por ello, la idea de “derechos humanos” y “turismo” de la mano por el mismo camino debe ser algún día una realidad.

Derechos humanos y turismo ¿será algún día realidad?
Foto Redtaec, Sector Río Blanco, Baños de Agua Santa, Ecuador. Actividad: Canopi inclusivo

Derechos humanos y turismo ¿será algún día realidad?

Hasta aquí, brevemente, he referido que la comunión de ambas normas emanadas de las Naciones Unidas tienen un contenido altamente protectorio de los derechos humanos  y de las personas con discapacidad. Además la Convención cuenta con un instrumento, el Protocolo Facultativo. Este instrumento tiene como fin llevar a la justicia internacional a los Estados Parte que no cumplen con esos postulados.

Sin embargo, la práctica suele evidenciar que hay abundancia normativa, tanto a nivel internacional como a nivel nacional -de los países signatarios-. Pero los derechos humanos de las personas con discapacidad distan de ser respetados. Por un lado, porque muchas veces las mismas personas con discapacidad desconocen sus derechos. Por otro, porque tampoco hay profesionales que se dediquen a la defensa de tales derechos. En consecuencia, no es fácil que lleguen en sus propios países a la última instancia que posibilite la aplicación del Protocolo Facultativo. De este modo, nos encontramos sin salida aparente en caso de violación de derechos humanos. Al menos, siempre que no tengan que ver con la vida y la salud de los que reclamen. Y en lo que a este artículo se refiere, de momento se confirma que derechos humanos y turismo quizás será algún día una realidad, pero aún no es así.

Conclusión 

Cuando hablamos de turismo para todos, parece que no tuviera suficiente entidad defender los derechos relacionados con el disfrute del tiempo libre. Ello no es así por cuanto se ha demostrado científicamente. Y es que el disfrute de ocio y tiempo libre es un eficiente valor que hace a la integralidad del ser humano. Con o sin discapacidad. Y se da de esta manera,  porque no se trata de la satisfacción de necesidades elementales, sino de visualizar el espíritu que se desarrolla cuando se vive una situación placentera, cuando se descubren lugares, cuando se vive con distensión “productora de endorfinas”.

Por ello, ha de bregarse para que la lucha por la defensa y el ejercicio de los derechos humanos se amplíe a ese quehacer que tiene que ver con el ocio. Y debe hacerse fomentando todo aquello que tenga que ver con la accesibilidad, en todo sentido y dirección. Y que de esta manera los derechos humanos sean un bien inherente a todos, disfrutado por todos y defendido por todos.

Fuentes:

Declaración Universal de los Derechos Humanos (https://www.un.org/es/about-us/universal-declaration-of-human-rights)

Convención Sobre los Derechos de las Personas Con Discapacidad y su Protocolo Facultativo (https://www.un.org/esa/socdev/enable/documents/tccconvs.pdf)

Mag. Agüeda Fernández y Lic. Rocío Curbelo ( https://deya.unq.edu.ar/2020/12/el-turismo-actua-como-una-actividad-impulsora-de-los-derechos-humanos-y-la-inclusion-social/)

 595 visitas

Read More

Los desafíos pendientes del turismo de aventura en el camino hacia la igualdad de género

“La igualdad de género no es solo un derecho humano fundamental, sino que es uno de los fundamentos esenciales para construir un mundo pacífico, próspero y sostenible”. Este es el Objetivo de Desarrollo Sostenible número 5, correspondiente a la “Igualdad de Género” de la Organización de Naciones Unidas. Implantarlo en el mundo del turismo de aventura, es todo un desafío hoy en día. Y la igualdad de género, debe ir de la mano de la sostenibilidad.

Toda la industria del turismo se ha visto duramente golpeada por la pandemia del COVID-19. Sin embargo, quienes se han llevado los impactos más duros son las organizaciones pequeñas y las mujeres. De acuerdo a la ONU, “la sostenibilidad en viajes y turismo no se puede conseguir sin igualdad de género y empoderamiento de las mujeres; negarles derechos y accesos a oportunidades a un género completo pone un freno a la humanidad completa hacia la meta de la sostenibilidad”. Sin la igualdad de género, no es posible construir un mundo más sostenible.

Recientemente se presentaron los resultados de un estudio realizado por la ATTA (Adventure Travel Trade Association). Éste, abarca el rol de la mujer en el turismo aventura. Considera, además, a la mujer tanto empleada, como aventurera, así como representante de la comunidad local. Este es el segundo estudio efectuado en conjunto con Switzerland Tourism. La versión actual habla sobre como la industria del turismo aventura podría aprovechar esta pausa que ha generado la pandemia sobre los viajes. Y habla también sobre cómo podría replantearse su impacto y priorizar la sostenibilidad. El estudio deja patente que conseguir la igualdad de género es esencial para construir un mundo en el que prevalezca la sostenibilidad.

El estudio también se enfoca en identificar y comprender cuales son las acciones y beneficios que son ofrecidos a las personas empleadas en pro de un equilibrio entre la vida laboral/personal. Y cómo incentivar también un desarrollo de liderazgo; Además, se centra en averiguar si ha habido cambios en liderazgos femeninos en el turismo aventura en comparación con estudios anteriores (2017). E incluso de cómo el COVID-19 puede haber afectado a las mujeres en la industria. También, de la importancia de conciliar turismo de aventura con igualdad de género y sostenibilidad.

Los datos hablan por sí solos

Algunos de los hallazgos más importantes que se pudieron concluir indican que:

  • Solo el 33% de las empresas que en el 2021 generaron utilidades de $5 – 10 millones son lideradas por mujeres. Sin embrago, tan solo el 11% de las empresas que en el mismo periodo tuvieron utilidades sobre $10 millones tienen una mujer de CEO/líder.
  •  El 35% de las personas encuestadas han vivido acoso u abuso sexual por parte de un colega en el trabajo. 30% han vivido acoso u abuso sexual en el trabajo por parte de un cliente o turista.
  • Tanto el porcentaje de miembros de directorios que se identifican como mujeres (34%), como el porcentaje de directorios en que participa al menos una mujer (74%) han disminuido en los últimos 5 años.
  • En general las personas encuestadas están contentas con el nivel de equidad en su propia organización/empresa. Sin embargo, muchos de ellos consideran que la industria del turismo aventura y la del turismo en general es tan solo “algo equitativa” en cuanto a oportunidades para hombres y mujeres.
  • El 23% de las personas encuestadas han vivido o sido testigos de instancias de discriminación de género en sus propias organizaciones/empresas. El 53% han vivido u sido testigos de instancias discriminación de género en la industria general.
  • Las mujeres alcanzan en promedio el 57% del total de clientes de las personas encuestadas. Este dato representa una clara mayoría dentro de la demanda del turismo aventura. Por ello, los productos y el marketing deben enfocarse en esta demanda y tomar en consideración qué quieren las mujeres. Así también, incentivar a la equidad de género en todas las áreas.
  • Organizaciones con líderes mujeres son percibidas como más justas respecto de los salarios de sus empleados. Mujeres encuestadas consideran con mayor frecuencia que los salarios son injustos y que los hombres reciben salarios más elevados.
  •  Las organizaciones de las personas encuestadas toman acciones específicas para cubrir las necesidades de mujeres viajeras. En particular, contratando mujeres guías, asegurando equipo apropiado, ofreciendo productos en viajes que han sido solicitados por mujeres, y realizando viajes exclusivos para mujeres.

El estudio se puede descargar gratuitamente y revisar completo aquí.

Conseguir la igualdad de género es esencial para construir un mundo más sostenible

En conclusión, queda en evidencia que las mujeres y los hombres no tienen las mismas ventajas. Ni como turistas ni como trabajadores o prestadores de servicios en el turismo aventura. Las mujeres representan el 54% de la fuerza laboral a nivel mundial en el sector del turismo. Sin embargo, esto no se ve reflejado en los cargos altos como CEO, management, y cargos de liderazgo. Mucho menos en cargos gubernamentales (en el 2019 solo el 23% de los ministerios encargados de turismo a nivel mundial fueron liderados por mujeres).

Entre los años 2015 y 2019 hubo un gran incremento en el porcentaje de mujeres en cargos altos y de gerencia en el rubro. Pero curiosamente el 2020 el porcentaje de mujeres en estos mismos cargos retrocedió considerablemente. De ello, solo se puede deducir que la pandemia del COVID-19 ha sido tremendamente perjudicial para el progreso de la equidad de género y las mujeres. Así ha sido tanto en el turismo como en otros sectores.

Una persona encuestada concluyó que “pienso que es un poco más difícil ser mujer en el ámbito del turismo aventura. Al menos más difícil que serlo por ejemplo en el turismo de resort o turismo familiar. Sencillamente, hay menor cantidad de mujeres alrededor hacia quien acercarse. Por ello he aprendido que tal vez debo ser un poco más precavida y un poco menos amigable. Al menos, de manera directa cuando me encuentro en un espacio dominado por hombres”.

La toma de conciencia es el primer paso hacia el cambio. Se deben tomar más medidas y acciones en pro del empoderamiento femenino en los cargos de influencia y responsabilidades. Pero también es fundamental buscar recuperar esos espacios y cargos que fueron ocupados por mujeres y que retrocedieron con el pasar de la pandemia. De igual forma, es esencial identificar las necesidades reales de las principales consumidoras de experiencias de turismo aventura, cultural y de naturaleza: las mujeres. El gran desafío pues, lleva de la mano a la igualdad de género y la sostenibilidad.

 595 visitas

Read More

Pensar el futuro con el turismo como espejo de una sociedad desigual

Inundaciones históricas en Nueva York, picos de calor alcanzando los 47°C en España, plagas de langostas en el este de África, corrimientos de tierra en Japón… Mientras las catástrofes climáticas asolaban el planeta el verano pasado, y que por primera vez en 3 décadas aumentaba la tasa de pobreza, debido a las consecuencias de la crisis sanitaria de Covid-19, asistíamos a nuevos progresos que alcanzaban a las estrellas en la industria del turismo, específicamente con el inminente despegue de varios millonarios en el espacio. Una crisis sanitaria, sí, pero también una crisis social, y el turismo es un excelente espejo de esta sociedad desigual, más marcada que nunca. Mientras pensamos en el futuro ¿hacia dónde nos dirigimos? ¿Eco-conciencia o ego-progreso?

Covid-19: Aumento de la desigualdad

El mundo se ha detenido literalmente, pero la desigualdad se ha acelerado y ampliado. Esta crisis sanitaria ha sido testigo de la división de nuestra sociedad, entre los que han podido respirar y los que se han apretado el cinturón, los que se han enriquecido y los que lo han perdido todo. Una dura realidad ante la que se promueve la resiliencia y la solidaridad con la esperanza de recuperarse de esta crisis global.

Entre los diversos conflictos, las catástrofes climáticas y las consecuencias económicas y sanitarias de la pandemia del Covid-19, asistimos a una superposición de crisis que nos lleva a los llamados escenarios catastróficos a nivel económico, político, social y medioambiental.

Según un informe del Grupo del Banco Mundial, el número de nuevos pobres atribuibles a la pandemia de Covid-19 en 2020 será de entre 119 y 124 millones de personas. Y mientras tanto, unos 50.000 clientes potenciales están dispuestos a gastar un mínimo de 200.000 dólares en un viaje al espacio. Mientras las catástrofes climáticas son cada vez más frecuentes y se pide a los países que adopten medidas preventivas y correctivas, constatamos que una sola empresa privada emite más emisiones de CO₂ para enviar a 4 personas a observar nuestro planeta en gravedad cero durante 10 minutos que mil millones de personas pobres en toda su vida. ¿El turismo, especialmente el espacial, es por tanto un
verdadero espejo de estas extravagancias desiguales?

El turismo como espejo de la sociedad

Nuestra sociedad amplía cada vez más las diferencias entre las distintas clases sociales, lo que da lugar a conflictos de intereses y focos de atención igual de diversos. Esto se refleja explícitamente en el turismo, tanto en la oferta como en la demanda. El número de turistas que involucran su consumo en la lógica de sostenibilidad está aumentando, en consonancia con una cierta concienciación medioambiental y social, en paralelo al crecimiento de iniciativas y proyectos en la misma dirección.

Pero, paradójicamente, también nos enfrentamos a una cierta amenaza ecológica, la de la aparición del turismo espacial, que representaría un mercado de 10.000 millones de dólares en 2030. El turismo permite ver estas grandes diferencias de producción y consumo dentro de un mismo sector de actividad, como un espejo mágico que revelara la verdad sobre nuestra sociedad.

¿Ego-progreso o eco-conciencia?

Para alcanzar las estrellas, se ha activado una verdadera máquina de ego-progreso; con la inauguración de un hotel espacial por parte de la empresa Orbital Assembly Corporation, prevista para 2027, sesiones de formación para preparar a los civiles física y mentalmente para una estancia en el espacio, propuestas por el proyecto Orbite del francés Nicolas Gaume, así como la voz inspiradora de Richard Branson, fundador de Virgin Galactic: “Espero realmente que millones de niños de todo el mundo se sientan cautivados e inspirados por la posibilidad de ir al espacio algún día.” Y una increíble paradoja para la concienciación medioambiental expresada por la entrenadora de astronautas Beth Moses: “Fui consciente de que la Tierra era algo precioso y hermoso, muy debajo de mí, y también
eres consciente de la majestuosidad del planeta.”

Pero, ¿es realmente esta la dirección que queremos tomar para nuestro planeta? Estas iniciativas marcan ya un punto de ruptura en la creciente conciencia ecológica en la que evolucionamos como ciudadanos, dando la impresión de vivir en dos realidades distintas. Sí, como recordatorio, habrá que producir menos cantidad CO₂ al año de aquí a 2050 para
alcanzar el objetivo fijado por el Acuerdo de París, pero al mismo tiempo y en el mismo planeta, 600 personas de 58 países esperan pacientemente su turno para alcanzar las estrellas a bordo de una actividad que emite casi 11,5 toneladas de dióxido de carbono, incluyendo el coste climático de todas las actividades auxiliares necesarias para lograr el vuelo.

“El futuro no es lo que va a pasar, sino lo que vamos a hacer” – Henri Bergson

En conclusión, se revela una cierta impotencia al ver esta desmesurada prisa por progresar a pesar del bienestar de otros miles de millones de personas en el planeta Tierra. Pero no olvidemos que renunciar no forma parte del léxico del desarrollo sostenible. Porque si un puñado de personas mira hacia las estrellas, el resto mantiene los pies en el suelo para emprender el turismo de forma diferente y viajar de otra manera.

 595 visitas

Read More

People, not monuments, are the places of memory – Jochen Gerz

Día Internacional de Conmemoración del Holocausto

Con cada cuestionamiento de esta historia, con cada ataque a la memoria de las víctimas, se alimenta el auge del antisemitismo y del discurso de odio, lacra cotidiana para las comunidades judías de todo el mundo. Por tanto, debemos estar más alerta que nunca. Es nuestra responsabilidad común proteger la verdad y mantener viva la memoria de todas las personas que sufrieron a causa del régimen nazi; apoyar la investigación y la documentación, para responder con la realidad de la historia a las fantasías de los fanáticos; estudiar y enseñar el Holocausto, para que la educación prevenga el antisemitismo y toda forma de racismo.”  Audrey Azoulay, Directora General de la UNESCO, con motivo del Día Internacional de Conmemoración en Memoria de las Víctimas del Holocausto

Cada año, en torno al 27 de enero, la UNESCO rinde tributo a la memoria de las víctimas del Holocausto y ratifica su compromiso de luchar contra el antisemitismo, el racismo y toda otra forma de intolerancia que pueda conducir a actos violentos contra determinados grupos humanos. El 27 de enero se conmemora la liberación en 1945 por las tropas soviéticas del campo de concentración y exterminio nazi de Auschwitz-Birkenau; la Asamblea General de las Naciones Unidas proclamó oficialmente esa fecha Día Internacional de Conmemoración en Memoria de las Víctimas del Holocausto.

El Holocausto no solo afectó profundamente a los países donde se cometieron crímenes nazis, sino que también repercutió en muchos otros lugares del mundo. Siete decenios después de los hechos, los Estados Miembros comparten la responsabilidad colectiva de abordar los traumas remanentes, mantener medidas que permitan una conmemoración eficaz, cuidar de los lugares históricos y promover la educación, la documentación y la investigación.

Esta responsabilidad obliga a educar sobre las causas, las consecuencias y la dinámica de tales delitos, así como a fortalecer la resiliencia de los jóvenes contra las ideologías de odio. Debido a que los genocidios y otros crímenes atroces siguen ocurriendo en varias regiones del mundo, y como estamos presenciando un aumento mundial del antisemitismo y de los discursos de odio, esto nunca ha sido tan relevante.

Campaña para 2022: Memoria, dignidad y justicia

Es el lema de las Naciones Unidas para la Semana de Conmemoración del Holocausto en 2022. La campaña se centra en recordar y escribir la historia para aportar dignidad y justicia a quiénes vivieron aquella barbarie y a quiénes murieron. Las acciones conmemorativas y educativas que se van a desarrollar se centran en destacar las acciones emprendidas por los supervivientes en los años posteriores a la devastación, para así reclamar sus derechos, su patrimonio cultural y su historia, además de su dignidad.

Gérmenes del odio: xenofobia, antisemitismo y discriminación de género

Actualmente, se han propagado en la sociedad otros tipos de discriminación, más allá de aquellas promovidas por grupos neonazis o de supremacistas blancos. Hoy el mundo tiene que lidiar con problemas como la xenofobia, la discriminación de género u orientación sexual.

¿Qué es la xenofobia?

La xenofobia es un temor irracional hacia los extranjeros, lo cual provoca rechazos e incluso puede conducir a actos violentos como maltrato, violación de los derechos básicos de la persona e incluso la muerte del individuo.

Se dice que es irracional, puesto que no necesariamente existen bases que justifiquen el odio o rechazo hacia la persona diferente, más allá de su idioma, color de piel o condición de extranjero.

La xenofobia es uno de los problemas de la actualidad que puede desencadenar crímenes de odio, debido al alto número de inmigrantes que se han visto en la necesidad de abandonar su país bien sea por situaciones bélicas, problemas políticos o falta de oportunidades en el lugar de donde provienen.

What is history? An echo of the past in the future; a reflex from the future on the past. Victor Hugo


Este articulo es un resumen de la noticia original publicada en Unesco. org Día Internacional de Conmemoración del Holocausto

 595 visitas

Read More

El turismo y la accesibilidad

Ayer asistimos a un interesantísimo encuentro organizado por Travindy e Ideas for Change y en el que participaron como ponentes: Raquel Huete (Profesora e Investigadora de la Universidad de Alicante), Eduardo Arilla (Alcalde de Borja), Izaskun Benito (Directora de Equalitas Vitae) y Francisco Rodríguez (Consultor de Innovación en Ideas for Change).

En el marco del Día Internacional de las Personas con Discapacidad, se estuvo tratando la importancia del papel del turismo en la accesibilidad. Cómo la accesibilidad constituye uno de los pilares de los destinos inteligentes, qué obstáculos se encuentran y qué retos hay por delante para que el turismo sea, de verdad, una actividad para todos y todas.

La accesibilidad, como concepto multidisciplinar, está recogida en los ODS 4, 8, 10 y 11.

La accesibilidad como pilar de los destinos turísticos inteligentes

La cantidad de personas usuarias de servicios accesibles es cada vez mayor y se ha avanzado en la sensibilización. Hay más demanda y más conciencia, pero siguen faltando los medios y la inversión.

Cada vez hay más iniciativas y cambios en los destinos. Podrían haber aparecido mucho antes, pero como reza el dicho «nunca es tarde si la dicha es buena». Los avances existen pero son lentos y se requiere pisar un poco más el acelerador.

Como bien se ha incidido en el encuentro «hay que creérselo y, sobre todo, no vender humo».

Es importante recordar que la accesibilidad no solo se refiere la movilidad física y motora, también se deben tener en cuenta las necesidades especiales visuales, auditivas o intelectuales. Tener una visión global de todas las necesidades hará que las soluciones en las que se invierta abarquen a todas las personas posibles.

Principales obstáculos en la cadena de valor en cuanto a accesibilidad

Los hándicaps que se han mencionado son los siguientes:

  • Administración y Patrimonio: Muchos edificios históricos, objeto de visitas turísticas, no pueden adaptarse correctamente a las personas con movilidad reducida. Se ha destacado la lentitud en los estudios y la concesión de permisos para rampas y adaptabilidad de los espacios.
  • Conexión entre los recursos turísticos: Hay fallos de comunicación y conexión desde que el usuario hace la reserva hasta que vuelve a su lugar de origen. Se reclama información más clara que de confianza y seguridad al visitante.
  • Algunos establecimientos aún no comprenden la ventaja competitiva que les proporciona ser más accesibles y cumplen con las mínimas exigencias, en muchas ocasiones, insuficientes.
  • Falta de concienciación sobre la amplitud de la accesibilidad: Como hemos recogido antes, muchas veces pensamos que solo existen necesidades en cuanto a movilidad física y motora, cuando también debemos tener en cuenta las sensoriales e intelectuales.
  • El transporte público sigue estando un paso por detrás en cuestión de accesibilidad: cualquier turista tiene el derecho de moverse hacia el lugar de destino, pero también dentro de ese destino, con comodidad y adaptado a sus condiciones.
  • Falta de formación en el personal: Los empleados que atienden a los turistas (recepción de un hotel, guía de un museo, etc.) no suelen tener una formación específica sobre cómo atender a personas con necesidades especiales. Desde las empresas deberían ofrecerse cursos de formación específicos en este sentido.
  • Accesibilidad web: No solo el destino y todo recurso que en él participa debe ser accesible, también lo deben ser las distintas herramientas de información y consulta. Las páginas web de reservas, las de turismo oficiales de los destinos, etc. deben ofrecer la información accesible para todos y para todas.

Retos a los que se enfrenta el destino turístico

  • Más información accesible. Está bien que se invierta en tecnología para la accesibilidad, pero casi más importante es hacer que el contenido sea accesible (QR de lectura fácil, PDF compatibles con lectores de pantalla…)
  • Los miembros que conforman la cadena de valor del turismo deben ir en consonancia. De nada sirve que las empresas promuevan iniciativas y que el poder ejecutivo no se alinee con ellas.
  • Recogiendo una frase muy ilustrativa de Raquel Huete, «un buen lugar para visitar tiene que ser un buen lugar para vivir», se remarca que un destino turístico que sea, de verdad, inteligente para el turista también lo es para las personas que viven él.
  • La transversalidad del turismo es innegable y tiene una llave importante para conseguir grandes avances en la accesibilidad universal.

Aún hay reticencias en ofrecer datos públicos sobre accesibilidad, imaginamos que por miedo a «no quedar bien». Pero, si hay destinos que disponen de recursos accesibles, ¿por qué no se publicitan más?

Dos buenos ejemplos en este sentido son Turismo de Cantabria y Turismo Castilla-La Mancha.

Más normalización, empatía y sensibilización, y sobre todo, hacer partícipes a las personas con necesidades especiales de accesibilidad en los proyectos que se vayan a hacer para ellas. ¿Qué mejor que ellos y ellas para probar si las soluciones funcionan?

En cuanto a formación se refiere, si bien aún queda por hacer en educación reglada, podéis encontrar cursos y recursos muy interesantes y específicos en la materia, en las siguientes propuestas:

Agradecemos a los organizadores y ponentes por este encuentro tan necesario y útil y os animamos a formaros e informaros sobre accesibilidad, cualquiera que sea vuestra especialidad, sector o campo.

 595 visitas

Read More

Newsletter

Recibe nuestro boletín con las últimas noticias en turismo y sostenibilidad.