Fondos NGEU y turismo: pronto empezará el baile

Hace unos días la Comisión Europea aprobó el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia “España Puede” (PRR) que recoge cómo se aplicarán los fondos Next Generation de la UE (NGEU), un plan de inversiones y reformas sin precedentes para afrontar la recuperación post-pandemia. Con ello, se abre la puerta para que, más pronto que tarde, se empiecen a habilitar los canales de acceso a los fondos.

Se cierra una etapa de preparación en la que se han publicado infinidad de noticias – aunque también mucho ruido mediático – y empieza el reto de ejecutar un volumen de 68.500M€ en el periodo 2021-2026.

Durante este periodo hemos tenido tiempo de analizar las características del Plan y cómo podría beneficiar a los destinos turísticos, en particular su componente 14 “Plan de Modernización y Competitividad del sector turístico” que es el principal instrumento de inversión para el sector.

A continuación, expongo una opinión, estrictamente personal, sobre cómo el Plan “España Puede” es de interés para los destinos y los gobiernos locales que los gestionan.

El análisis se basa en el despiece del documento explicativo del componente 14 así como en las presentaciones públicas sobre sus ejes de inversión que se han ido realizando en las últimas semanas. Avanzo, eso sí, que es un análisis parcial ya que persisten algunas incógnitas que condicionarán el acceso a los fondos. 

Pero, antes que nada, una breve introducción para exponer cómo se sitúa el turismo en el conjunto del PRR. El Plan “España Puede” dispone de un presupuesto total de 68.500M€ y se estructura en 30 componentes.

El componente 14 es el único dirigido exclusivamente al sector turístico y tiene un presupuesto de 3.400M€, esto es, un 4,9% del total del PRR y octavo componente por volumen de inversión. Aun así, existen otros componentes del Plan que tendrán una incidencia directa o indirecta en el turismo.

La Secretaría de Estado de Turismo destaca el componente 19 “Plan Nacional de capacidades digitales” como instrumento para la capacitación de los trabajadores del sector y otros dieciséis componentes que tendrán una incidencia indirecta en ámbitos como la agenda urbana y la lucha contra la despoblación, la transición energética, los ecosistemas resilientes, la movilidad, la inteligencia artificial o la cultura y el deporte. El propio Ministerio estima en 44.000M€ el impacto global del Plan en la competitividad turística.

El componente 14 tiene como objetivo la mejora en la modernización y competitividad del sector situando la sostenibilidad y digitalización como ejes de transformación del sector y como vía para la consecución de los objetivos secundarios de transición verde, transición digital, diversificación, desestacionalización, desconcentración y calidad. Como todos los componentes consta de unos ejes de inversión y reformas.

En este caso, los ejes de inversión ordenados según el porcentaje sobre el presupuesto total son Transformación del modelo turístico hacia la sostenibilidad (56,56%), Actuaciones especiales en el ámbito de la competitividad (27,16%), Programa de digitalización e inteligencia para destinos y sector turístico (9,91%) y Estrategias de resiliencia turística para territorios extra peninsulares (Baleares, Canarias, Ceuta y Melilla) que representa el 6,47% del total.

En cuanto a reformas, plantea la creación del Fondo Financiero del Estado para la Competitividad Turística (FOCIT), como instrumento de préstamos para el sector, en particular para proyectos que contengan, entre otras, actuaciones de innovación y modernización de los servicios turísticos en el ámbito de la eficiencia energética y la economía circular.

La primera lectura sugiere que el componente 14 no sólo aborda la respuesta a la crisis pandémica, sino que contempla un conjunto de acciones de índole estructural en las que los destinos ya estaban trabajando y que la Covid-19 no ha hecho más que acelerar y colocar como temas prioritarios en las agendas. Tiene en cuenta, además, otros retos de alcance global como son el cambio climático o el Pacto Verde de la UE.

La primera constatación es que se trata básicamente de un plan de apoyo a inversiones del sector público. En efecto, si se analizan las diferentes medidas de cada uno de los ejes de inversión se puede ver que los principales destinatarios serán entidades públicas ya sea a través de ejecución directa o como beneficiarios de las convocatorias.

Así, el PRR creará nuevos instrumentos, proporcionará mayor dotación económica y modernizará programas ya existentes como la Red de Destinos Inteligentes, el Sistema de Calidad Turística, los Clubs de Producto o los Planes de Sostenibilidad Turística en Destino.

Ello no quiere decir que no sea un componente de interés para el sector privado ya que, por un lado, muchas de las medidas impulsadas por el sector público beneficiarán el conjunto del ecosistema turístico y, por el otro, existen medidas exclusivas para las empresas en ámbitos como la digitalización, la innovación e investigación, el fortalecimiento de la actividad comercial o las inversiones de proyectos de eficiencia energética y economía circular (línea que combina subvenciones con préstamos).

La segunda constatación, y buena noticia para los destinos, es que los Planes de Sostenibilidad Turística en Destino son la medida estrella y, sin duda, la de mayor interés para los gobiernos locales.

Su objetivo es llevar a cabo actuaciones transformadoras con una importante dotación económica en cuatro ámbitos: transición verde, transición digital, eficiencia energética y mejora de la competitividad. Representan más del 50% de la inversión (1.904M€) y beneficiarán a unos 165 destinos. 

Esta medida se inspira en las dos convocatorias ordinarias de los Planes de Sostenibilidad Turística en Destino (PSTD) que se han llevado a cabo en 2020 y 2021 aunque en el caso de las tres convocatorias anuales extraordinarias con cargo al PRR se prevé un proceso de ampliación y escalada de los proyectos.

De esta forma, se han establecido ocho categorías de destinos en las que se determinan las inversiones mínimas que se sitúan entre los 2M€ (en destinos rurales y espacios naturales) hasta los 10M€ de los grandes destinos urbanos (Madrid y Barcelona), pasando por los 3M€ en destinos urbanos, ciudades con identidad turística o destinos de sol y playa mixto residencial o los 8M€ en destinos de sol y playa muy internacionalizados.

Desde mi punto de vista, estamos frente a proyectos maduros (el 75% de la inversión se tendrá que programar en los ejercicios 2021-2022 y ejecutar en un periodo de 2-3 años), equilibrados (con inversiones en los cuatro ámbitos señalados) y con un volumen de inversión que justifique la capacidad de transformación del destino.

Los PSTD no son la única medida de interés para los gobiernos locales ya que otras líneas de financiación como la relativa a los proyectos de mantenimiento y rehabilitación del patrimonio histórico o la de fortalecimiento de la actividad comercial en zonas de gran afluencia turística podrían ser de interés para ciertos destinos. De forma indirecta, también lo serían las medidas desarrolladas por la Red de Destinos Inteligentes como las plataformas y sistemas de inteligencia turística o las medidas de desarrollo de producto turístico.

Vamos a por las incógnitas

La primera resulta fundamental y es conocer de qué forma los ejes de inversión se declinarán en convocatorias y cuáles serán sus características: ubicación de las “ventanillas digitales”, porcentajes de cofinanciación de los beneficiarios, calendarios de presentación y ejecución, rol de las entidades supralocales para agrupar proyectos, etc. 

Y no sólo conocer cuáles serán los mecanismos del componente 14 sino de los otros componentes que pueden ser de interés para el sector. Sin duda un reto en el que será necesario habilitar sistemas para que los beneficiarios no se pierdan en la maraña de vías de financiación que se esperan.

Por otro lado, se ha insistido en la necesidad de simplificar los procesos para poder ejecutar los fondos de una forma rápida, sin embargo, no se podrán esquivar las normas de información, publicidad y concurrencia, así como los mecanismos de control y seguimiento que garanticen un buen uso de los fondos. Por tanto, son imprescindibles estructuras de gestión adecuadas al reto tanto a nivel de entidades gestoras de los programas como de los beneficiarios.

Otro aspecto pendiente tiene que ver con la gobernanza y, en este sentido destacaría cuáles serán los mecanismos que permitan la colaboración público-privada y sobretodo que las PYMEs del sector también tengan acceso a los fondos. En el caso de los PSTD, por ejemplo, se contempla esta posibilidad, pero se menciona de una forma muy genérica.

Al mismo tiempo, los PSTD se plantean como una actuación cooperada entre los tres niveles de la administración: Estado, Comunidades Autónomas y entidades locales, sin embargo, se desconoce todavía cuáles serán los procesos de presentación, selección y ejecución de los proyectos y qué papel jugarán las CCAA que, de hecho, son las que disponen de más competencias en política turística.

Por último, el debate de los fondos NGEU ha enmascarado que este año también se aprobarán los fondos estructurales para el periodo 2021-2027. En España supondrán unos 38.000M€ en los que, en particular a través de los fondos FEDER, se incluirán inversiones en los ejes de digitalización y sostenibilidad que podrían resultar de interés para el sector turístico por lo que sería conveniente conocer el grado de compatibilidad entre ambos fondos europeos.

Como pueden ver, la información disponible hasta el momento dibuja un escenario favorable a los proyectos de inversión del destino que se sitúa como el destinatario central del componente 14, en particular a través de los Planes de Sostenibilidad Turística en Destino.

Si bien es cierto que faltan datos relevantes sobre la operativa de los fondos, creo que disponemos de suficientes pistas para empezar a preparar proyectos ya sea con vistas a las primeras convocatorias de 2021 o para las del próximo ejercicio.


Este artículo ha sido originariamente publicado en Smart Travel y reproducido en Travindy con permiso del autor, Josep Rodríguez: “Fondos NGEU y turismo: pronto empezará el baile”.

 65 visitas

Read More

La innovación turística en el corazón de la relación entre el viajero y el destino

La crisis sanitaria ha creado una cierta conciencia, animando a la gente a adoptar un nuevo paradigma en su estilo de vida y forma de consumo. A la industria turística, que está en proceso de reinventarse, no se le escapa una sensibilidad particular hacia la solidaridad social, el bienestar personal y las cuestiones medioambientales. Tendencias de mercado tan sutiles como precursoras, que nos llevan a pensar que la innovación turística debe centrarse en la relación entre el viajero y el destino.

El turismo se rige esencialmente por tres fuerzas interdependientes, a saber, el medio ambiente, lo social y lo humano. Una sinergia que teóricamente generaría un impacto positivo para cada uno de los componentes, que son respectivamente el destino, los lugareños y el viajero. Sin embargo, impulsado por la furia de su potencial de crecimiento, el turismo se ha promovido y valorado como un bien de consumo, situando así al viajero en el papel de consumidor y no de experimentador. Esta relación, basada en un modelo de beneficio y competencia, no se corresponde con la esencia del turismo, lo que aporta un importante desequilibrio y disfunción al sector. A lo largo de los años, hemos sido testigos de la degradación de los componentes ambientales y sociales, como consecuencia de las malas prácticas turísticas y la mala gestión de algunos territorios. El producto turístico se ha desvirtuado y perdido su sentido, generando un impacto más sutil en la dimensión humana.

La limitada innovación del turismo sostenible

Con la ambición de actuar contra esta degradación, la industria turística ha llevado en parte su innovación a través del turismo sostenible. Sin embargo, ha surgido una cierta deficiencia en la relación entre el viajero y el destino, así como los profesionales intermediarios. Esto ha creado, con el tiempo, ciertos límites a la eficacia y prosperidad del modelo sostenible.

«Un turismo que tenga plenamente en cuenta sus repercusiones económicas, sociales y medioambientales actuales y futuras, satisfaciendo las necesidades de los visitantes, los profesionales, el medio ambiente y las comunidades anfitrionas. » Definiciones de los principios del turismo sostenible de la conferencia de Lanzarote en 1995.

El turismo sostenible tiene una definición y una práctica que durante mucho tiempo ha sido poco clara para los profesionales del sector, desconocida para los turistas y opcional para los gobiernos. Así, se ha consolidado y desarrollado como un nicho de mercado cuando se ha caracterizado por un retorno consciente a sus raíces en el conjunto de la industria. Un inocente mea culpa que ha llevado a la comercialización del producto turístico sostenible sin pasar necesariamente por la fase de entender, transmitir y compartir la información para concientizar y sensibilizar a los viajeros. Esto ha llevado a una confusión recurrente entre turismo sostenible, turismo verde y ecoturismo, entre otros, que aún hoy se encuentra entre los viajeros y los profesionales.

Una brecha en la relación entre la demanda y la oferta

Por el lado de la demanda, cada vez hay más turistas que quieren ser responsables pero no saben cómo hacerlo. Los más concienciados van a buscar información por su cuenta, pero es raro que les acompañe el propio destino turístico. Se ha abierto así una brecha en la relación entre el lugar y el viajero en esta transición hacia la sostenibilidad, ya que cada uno tiene la responsabilidad de aprender y tomar conciencia de las cuestiones de desarrollo social, y protección del medio ambiente, vinculadas a su respectiva práctica turística. Sin embargo, este vacío en la relación representaría un punto estratégico en el desarrollo de la oferta territorial.

Restablecer el equilibrio en el ecosistema turístico

Problemas presentes, recíprocamente, en la oferta y la demanda, que nos llevan a pensar hoy que redefinir el lugar de la dimensión humana en el ecosistema turístico podría ser una solución innovadora. Representada por el viajero, incluyendo su papel y sus aspiraciones, esta dimensión permitiría desarrollar una dinámica eficiente junto a las dimensiones medioambiental y social, y así establecer un equilibrio próspero, resultante de la siguiente dinámica:

  • Aunque algunas buenas prácticas del turismo sostenible son universales, es importante enfocar el destino como una entidad única con sus propios sistemas de valores, pero también con sus propias capacidades y recursos en términos de actividades turísticas. Por lo tanto, es importante informar y sensibilizar al turista sobre estas características para comprender mejor, adaptarse y actuar en consecuencia.
  • La voluntad de situar al turista como parte integrante del ecosistema turístico en una perspectiva de sostenibilidad y regeneración del territorio requiere el establecimiento de una relación cuyos valores no se basen únicamente en el consumo, sino en la contribución, la cooperación y el respeto a los distintos recursos.
  • Al replantear la relación, esto supone un cambio recíproco de perspectiva: para el destino, esto significa dejar de ver al turista como un simple visitante, y para el turista, esto significa dejar de ver el destino como un simple lugar de paso y entretenimiento. Visiones renovadas para una mentalidad mejor adaptada a los nuevos retos de la industria y del mundo.

Formar e informar a los turistas para que sean actores activos, conscientes y ecoresponsables tiene más potencial y eficacia a largo plazo que limitarse a venderles un producto. Por tanto, el enfoque de la educación de adultos y jóvenes es esencial en esta innovación, y puede considerarse una inversión a largo plazo para el destino.

Una innovación turística basada en las relaciones

Dejar de ver al viajero como un consumidor implica integrarlo en la dinámica territorial y situar la experiencia en el centro de la conexión con las dimensiones ambiental, social y humana, más que a través de los productos y servicios puestos en marcha. El turismo participativo, el turismo comunitario y el agroturismo, entre otros, se han desarrollado bajo esta idea de reinventar el lugar del turista y su relación con el territorio. El reto actual es democratizar esta idea y presentarla como una visión y no como un tipo de turismo alternativo o un nicho de mercado.

A través de una innovación basada en la relación, la mentalidad y la visión de la práctica turística más que una innovación de producto y servicio, se trata ahora de establecer el modelo regenerativo como un nuevo paradigma en el sector. Se trata de una invitación a repensar la relación entre el destino y el viajero, con la idea de volver a lo esencial, reconectando a las personas con el entorno en el que están inmersas, reconectándolas con la cultura que las acoge y reconectándolas consigo mismas. Dado que el sector turístico se encuentra en una fase de introspección para reinventarse mejor, la innovación podría no encontrarse ya en los productos y servicios ofrecidos, sino desarrollarse en el corazón de la relación entre el viajero y el destino, con la idea de emprender el turismo de forma diferente y viajar de forma diferente.

 65 visitas

Read More

AKTIBATU 2021: IX jornadas de turismo de naturaleza y sostenibilidad

Los días 4, 5 y 6 de mayo tuvo lugar la IX edición de las Jornadas sobre turismo de naturaleza y sostenibilidad de AKTIBATU 2021. Gracias a la organización de Bizibiziki, fueron unos días para reflexionar sobre el panorama actual del sector turístico, así como de las tendencias y los retos de futuro que nos debemos plantear.

Aktibatu 2021 se desarrolló en el País Vasco, entre el centro Topic de Tolosa y el Museo de Chillida Leku de Hernani, con la colaboración de muchas entidades y ponentes que aportaron su perspectiva de sostenibilidad al evento.

Gestión turística pública, el paisaje y el patrimonio

Ponencia de Joan Asua

La primera jornada giró en torno a la gestión turística pública, el paisaje y el patrimonio y empezó con la ponencia de Xavier Font Urgell, Jefe de la Oficina Técnica de Turismo de la Diputación de Barcelona. Font cree que debemos entender un destino turístico desde una perspectiva sostenible y enfocada en las comunidades locales. También planteó nuevas tendencias globales y estatales en el turismo como: la salud, higiene y seguridad, la gestión de flujos, el concepto rural, el cambio climático, el slow travel, la gastronomía, el producto local o el “staycation” (teletrabajo + vacaciones).

Otras entidades fueron partícipes del evento ese día. Micaela García, de NASUVINSA, junto a Aitor Sala y Julen Puncel, alcalde y habitante de Romanzado, hablaron de Red Explora Navarra, una iniciativa que se dedica a gestionar el flujo de visitantes para evitar la gentrificación y organizar los recursos de forma óptima.

Jon Asua, explicó el proceso participativo del Plan de Acción realizado en la Reserva de la Biosfera de Urdaibai, donde se creó una normativa basada en tres dimensiones: las personas, el territorio y la creación de experiencias.

La jornada terminó con el concepto de gestión colaborativa público-privada de las destinaciones sostenibles, gracias a Jorge Vaquero, de Espacio BTT trail EREMUA, y Naiara Malave y Ion Irurzun de la iniciativa Mundubira.

Retos de futuro del turismo de naturaleza

Ponencia de Célin Fortin

El segundo día de Aktibatu, tuvo como objetivo señalar los retos de futuro del turismo de naturaleza desde la perspectiva de las asociaciones turísticas vascas. Dio la bienvenida de Iker Urruzola, Preidente de Tolosaldea Garatzen y Daniel Solana, Director General de la agencia Basquetour.

Jabier Fuertes, Presidente de la Asociación Aktiba, abogó por el concepto de asociacionismo como medio para dotar a las empresas de herramientas para un futuro en clave sostenible. A continuación, distintas asociaciones comarcales, regionales e internacionales respondieron a la problemática que el escenario actual ha generado en el sector turístico. Pudimos escuchar a Susana Conde de ATRAE (Agencias Turísticas Receptivas Asociadas de Euskadi), Daniel Oltzomendi de Euskal Elkargoko Turismo bulgoak, Mikel Albisu de Baztan-Bidasoa, Idoia Ezkurdia, gerente de Nekatur, Nacho Calvo, Secretario de la Asociación de Hostelería y Restauración de Navarra (AEHN) y, por último, Célin Fortin de Adventure Travel Trade Association (ATTA).

La interpretación del patrimonio

El tercer y último día se celebró en el emblemático Museo Chillida Leku de Hernani para entender cómo la interpretación del patrimonio puede ser una estrategia para el turismo. La jornada se desenvolvió entre teoría y práctica: la primera, con Nausica Sánchez, Responsable de Educación e Interpretación del Museo Chillida Leku, y Evarist March de Naturalwalks; y la segunda, fuer a cargo de Evarist March junto con Ainhoa Zuazu y Ekaitz Zubeltzu de Bizibiziki, en la que analizaron el patrimonio, la gastronomía y la naturaleza en forma de experiencia interpretativa.

Taller de interpretación del territorio

¿Qué hemos aprendido de Aktibatu 2021?

Hasta el momento, el sector turístico ha denotado las siguientes tendencias globales:

  • Importancia de la salud, la higiene y la seguridad.
  • Turismo menos masificado.
  • Turismo rural, agroturismo y slow travel.
  • Más flexibilidad de reservas.
  • Consumo de productos locales y de proximidad y compromiso con las comunidades.
  • Necesidad de digitalización.
  • Preocupación por el cambio climático.

Después de asistir a Aktibatu 2021 concluimos que debemos entender la situación actual como oportunidad para aprender a hacer frente a escenarios futuros. Con una estrategia sostenible común, las destinaciones podrán ofrecer experiencias de calidad con valor añadido.

Puedes ver un resumen de la jornada en nuestro canal de Youtube:

 65 visitas

Read More

Lograr la igualdad de género a través del turismo sostenible

Los Objetivos para el Desarrollo Sostenible tienen en cuenta lograr la igualdad de género y empoderar a todas las mujeres y las niñas. Desde mi punto de vista, la igualdad de género no solo es un derecho humano fundamental, sino que es uno de los fundamentos esenciales para construir un mundo pacífico, próspero y sostenible. 

Los estereotipos nos limitan

Ciertamente, existe un estereotipo femenino  que difiere del estereotipo masculino, incluso en sociedades avanzadas. ¿Pero corresponde este estereotipo a la realidad? ¿Son las mujeres realmente diferentes de los hombres? Si lo son, ¿la diferencia se debe a factores culturales o está relacionada con una fisiología diferente?

Los psicólogos sociales han realizado muchos estudios para evaluar las diferencias psico-cognitivas de género reales. Casi siempre estas diferencias han sido mínimas y mucho más bajas que la variabilidad interindividual interna de cada uno de los géneros. El problema es que los estereotipos femeninos y masculinos están arraigados en la cultura y el sentimiento común, tanto entre hombres como mujeres: muchos estudios confirman que las personas ven a hombres y mujeres como diferentes en actitudes, emociones, etc. Por ejemplo, muchos consideran que algunas profesiones se «adaptan mejor» a un sexo que a otro.

El trabajo ennoblece al hombre, pero aún más a la mujer

La pobreza, la discriminación y la violencia relegan a las mujeres a la esfera doméstica. A menudo a las niñas se les niega el acceso a la educación y, privadas de su infancia, se convierten en esposas y madres demasiado pronto. No tienen las mismas posibilidades que los hombres y para ellas, con demasiada frecuencia, el destino ya está escrito desde el nacimiento.

Al garantizar a las niñas la posibilidad de ir a la escuela, se inicia un proceso que promueve la igualdad de derechos así como la inclusión social y económica de las mujeres. Las mujeres que han tenido acceso a una educación, saben cómo hacer valer sus derechos, gozan de una mejor salud, contribuyen mejor al crecimiento de su país y también al de sus hijos, en el caso que  hayan decidido tenerlos.

La Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible recoge algunos elementos esenciales a través de los 17 SDGs (Sustainable Development Goals), que dan continuación a los resultados de los Millennium Development Goals (MDGs) que los precedieron. Los ODS representan objetivos comunes en una serie de temas importantes para el desarrollo y, entre ellos, hay los que tienen como objetivo acabar con la pobreza, luchar contra la desigualdad y el desarrollo social y económico.

La desigualdad de género es uno de los mayores obstáculos para el desarrollo sostenible, el crecimiento económico y la reducción de la pobreza. Gracias al MDG 3 sobre igualdad de género y empoderamiento de las mujeres, el progreso en la posibilidad de que las niñas se matriculen en la escuela y la integración de las mujeres en el mercado laboral ha sido considerable. El MDG 3 le ha dado una gran visibilidad a la igualdad de género, pero temas importantes como la violencia contra las mujeres, las disparidades económicas y la baja participación de las mujeres en la toma de decisiones políticas siguen siendo delicados.

El Objetivo 5 apoya la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres en la vida económica, la eliminación de todas las formas de violencia contra las mujeres y las niñas, la eliminación de los matrimonios precoces y forzados, y la participación igualitaria en todos los niveles.

Por lo tanto, es necesario que el concepto de lucha contra la discriminación de género, ya introducido en muchos sectores, también sea reconocido en el turismo en su sentido más reciente.

Lograr la igualdad de género a través del turismo sostenible

Cómo el  turismo contribuye a la igualdad de género

El turismo tiene el potencial de contribuir a una mayor igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres. La mayoría de las personas empleadas en el turismo en todo el mundo son mujeres, tanto en empleos formales como informales. El turismo ofrece a las mujeres oportunidades para la generación de ingresos y el espíritu empresarial. Sin embargo, las mujeres se concentran en los sectores peor pagados y menos calificados de la industria y realizan una gran cantidad de trabajo no remunerado en empresas de turismo familiar. Las mujeres no están bien representadas en los niveles más altos de empleo y gestión de la industria del turismo.

Los datos mostrados por expertos en diversas investigaciones nos dicen que:

  • Las trabajadoras todavía tienen que lograr la igualdad y la equidad de los ingresos y las tareas, aunque las mujeres son más de la mitad de las empleadas en el sector del turismo. Muchas de ellas aún trabajan en  «negro».
  • A las mujeres se les da bien apostar por  un turismo de calidad. Además, son las mejores para aprender y gestionar microcréditos. Estas cualidades pueden ser la palanca perfecta para que dediquen más tiempo a formarse y puedan delegar las tareas domésticas . A veces, no saben cómo utilizar mejor sus habilidades y conocimientos para encontrar o mejorar sus negocios (están aisladas, están segregadas para trabajar solo con otras mujeres, no tienen tiempo para formarse y aprender, están desmotivadas para encontrar apoyo y financiamiento).
  • Detrás de una mujer hay familias y comunidades: los proyectos que las involucran son un beneficio para la sociedad. La falta de igualdad de oportunidades y la escasa presencia de mujeres en los roles de toma de decisiones tienen una consecuencia negativa en la vida de comunidades enteras, tanto en los países desarrollados como en los países en desarrollo. Las habilidades especiales de las mujeres encuentran una palanca para fortalecer y corresponder a las características del turismo responsable, dan resultados más duraderos y son más adaptables contra las crisis.
  • La mujer occidental suele viajar más que el hombre occidental, incluso son las mayores usuarias de viajes responsables. Ellas son las que deciden hacer un viaje o lo organizan, ya sea con los amigos, para la clase de los niños, para el «jefe» o para la familia.
  • Los nuevos viajes que marcan tendencias se acercan a la cultura, a la naturaleza, a las tradiciones comunitarias y a las personas. Estas formas de viajar se corresponden con la forma en que las mujeres organizan el turismo: dan la bienvenida a los turistas, dan a conocer las culturas y el territorio, organizan la producción de artesanía o alimentos para ofrecer a los turistas según la tradición local. Todos los temas directamente o indirectamente relacionados con el turismo responsable son innovadores e importantes para fortalecer el desarrollo global.
  • El turismo responsable es cada vez más una filosofía que une a turistas, planificadores, grandes y pequeñas empresas y operadores turísticos, que en un viaje suman experiencias, reuniones, innovación, respeto, transparencia, desarrollo justo, que satisfacen a aquellos que buscan características de encuentro, experiencia, respeto a los demás y descubrimiento.

Por lo tanto, escoger los negocios liderados por mujeres o bien que las empoderen  significa ayudar al empleo femenino y al desarrollo global, siguiendo nuevas tendencias, aumentando un mercado justo y eliminando la discriminación.

Retos para conseguir la igualdad de género

De hecho, las mujeres son más propensas que los hombres a trabajar en turismo debido a su propia forma de curiosidad y comunicación. Las peculiaridades son las mismas entre las viajeras y las empleadas: tienen más sensibilidad para conocer, para pensar en el futuro, para la cultura y las tradiciones. Pero a menudo las mujeres que quieren formar un negocio se sienten inseguras, no tienen apoyo para acceder a ayudas económicas o al enfoque de mercado. Hay muchas mujeres que intentan conectarse en línea, incluso entre amigas, pero encuentran la hostilidad de las instituciones.

Mujeres de todo el mundo: africanas, europeas, asiáticas y americanas, ponen a disposición sus habilidades para generar iniciativas cada vez más innovadoras mediante la difusión de información útil para los viajeros sobre lugares donde las mujeres participan en actividades como artesanía, comida y vino, agricultura, etc.

El ambicioso objetivo de aumentar esta forma de mercado justo, dirigido a eliminar la discriminación, significa aumentar el empleo femenino, pero principalmente apunta hacia el desarrollo global. Porque promover acciones sostenibles, compartir valores entre organizaciones privadas y públicas, fomentar el desarrollo de iniciativas a nivel local, son todas acciones que garantizan la comunicación y la cooperación dentro de una empresa. Por lo tanto, la creación de movimientos, iniciativas y proyectos en este sentido significa haber generado un fenómeno sin precedentes que, gracias a su naturaleza globalizadora, ha logrado establecer un diálogo entre partes opuestas. Esta es la clave del desarrollo global.

En conclusión, es posible afirmar que las carreras femeninas serían «saboteadas» desde el nacimiento, casi inconscientemente, y que incluso cuando la mujer logre forjar su espacio profesional, todavía tendrá que enfrentar estereotipos fuertes y poderosos prejuicios. Hoy en día, con la importancia que ha asumido el trabajo para todos los ciudadanos, ya sean hombres o mujeres, todos estos procesos terminan generando un gran e inaceptable desperdicio de potencial que debe alcanzarse a nivel económico, a través de reformas que fomentar el trabajo femenino, pero también y sobre todo a nivel psicológico a través de una elaboración y modificación precisa y profunda de todos los estereotipos que conforman la “jaula dorada” en la que vive la mujer.

 65 visitas

Read More

Turismo sostenible en espacios naturales protegidos

Como bien sabemos, el turismo sostenible es bueno para los parques y para las personas. Visitar espacios naturales nos deja una sensación de conexión con la naturaleza única en la que, aunque sea por el tiempo que transcurrimos caminando y explorando, nos sentimos parte de ese todo llamado ecosistema.

Sin embargo, estas visitas provocan presiones para nuestros parques y comunidades. En tal sentido, cabría preguntarnos: ¿lo estamos haciendo bien? La premisa fundamental que debemos considerar cuando nos planteamos contribuir con la preservación de los espacios protegidos es la de sumar esfuerzos, sin dejar a nadie detrás. 

Por eso, debemos invitar a todos los actores involucrados a convertirse en agentes de cambio. Para ello debemos tomar en cuenta a los organismos gestores de los parques, a los visitantes, a las comunidades locales y a las empresas.

En esta píldora hablaremos de cómo fomentar la conservación a través de una actividad turística sostenible en los espacios naturales protegidos.

Si quieres que te ayudemos a profundizar sobre cómo aplicar el turismo sostenible en espacios naturales protegidos, contacta con nosotros en aprende@travindy.es.

 65 visitas

Read More

Newsletter

Recibe nuestro boletín con las últimas noticias en turismo y sostenibilidad.