Las Kelly gana el premio «TO DO Award Human Rights in Tourism» en la ITB Berlín

El Instituto para el Turismo y el Desarrollo alemán (Studienkreis für Tourismus und Entwicklung) otorgará el premio «DO TO Award Human Rights in Tourism 2019» a la asociación española «Las Kellys» en la ITB de Berlín.

Las Kellys luchan por los derechos de las camareras de piso en hoteles y servicios de hospedaje y cuenta con unos 2.000 miembros. Las Kellys llevan ya muchos años trabajando para dar más visibilidad a las desigualdades e injusticias que sufren este colectivo dentro de la industria turística española. Y con sus demandas de mejores condiciones de trabajo han conseguido llevar sus voces hasta la ITB de Berlín.

El «TO DO Award Human Rights in Tourism” se otorgará el 7 de marzo de 2019 a las 16:30 en el Palais am Funkturm en el recinto ferial de ITB.

Extracto editado de un artículo publicado por primera vez en Ecoclub.

 79 visitas

Read More

Cómo desarrollar un turismo responsable en comunidades indígenas

La supervivencia cultural de los 370 millones de personas indígenas está en peligro. Por si esto no fuera poco, los miembros de las comunidades indígenas se encuentran entre las personas más empobrecidas y desfavorecidas del planeta. Ante las pocas opciones disponibles las personas indígenas deciden desarrollar sus preciosos recursos naturales para sobrevivir económicamente. En este contexto, el turismo puede ser una alternativa viable que además asegure la pervivencia del tejido cultural y los recursos ambientales de la comunidad. Es por todos estos motivos que las empresas turísticas que trabajan con comunidades indígenas tienen una especial responsabilidad en apoyar a garantizar la sostenibilidad de sus recursos.

Ante esta situación, la George Washington University International Institute of Tourism Studies, G Adventures y Planeterra Foundation han elaborado la guía práctica “Indigenous people and the travel industry. Global good practice guidelines” con el objetivo de fomentar conductas responsables que sirvan y protejan tanto los intereses de las comunidades indígenas como de las empresas turísticas, al mismo tiempo que se producen experiencias auténticas para el visitante. Las directrices pretenden dar un marco para las buenas prácticas de las empresas pero no son estándares. Han sido diseñadas para poder adaptarse a las condiciones locales y ajustarse en el tiempo.

Principios rectores del turismo indígena responsable
  • Participación plena y efectiva: asegurar que las comunidades indígenas y los proveedores participen en todas las discusiones estratégicas y compartan la toma de decisiones en base a las costumbres y leyes locales.
  • Relación equitativa: garantizar que las comunidades indígenas son tratadas de forma equitativa como socios y que entienden claramente las implicaciones de todas las acciones para garantizar su participación equitativa.
  • Consentimiento informado: informar las comunidades indígenas de todas las actividades que pueden afectar a su bienestar y asegurar su derecho a la autodeterminación.
  • Valores empresariales: respetar los valores tradicionales, las costumbres y las convenciones en todas las transacciones empresariales.
  • Compras locales: dar prioridad a los proveedores indígenas a la hora de ofrecer bienes y servicios.
  • Apoyo a la comunidad: asegurar relaciones equitativas con las comunidades indígenas y los proveedores. Ofrecer empleo y oportunidad de formación a las comunidades indígenas locales.
  • Propiedad local: asegurar que los miembros de la comunidad local obtienen beneficios directos del turismo.
  • Trabajo decente: respetar los derechos laborales, proveer un entorno de trabajo seguro, así como un salario digno.
  • Leyes y costumbres locales: entender, respetar y aceptar las normas tradicionales, los derechos de propiedad sobre las tierra y los sistemas de gestión.
  • Conocimiento tradicional: asegurar que el conocimiento local y sus representaciones (arte, artesanía, ceremonias, rituales…) sean protegidas de la explotación comercial.
  • Monitorización y evaluación: las empresas turísticas deben monitorizar los impactos de la actividad, con tal de minimizar los potenciales efectos negativos y garantizar resultados positivos.
  • Interacción cultural: promover interacciones respetuosas visitante – anfitrión que fomenten el entendimiento intercultural.
  • Interpretación colaborativa: asegurar que las historias y la narrativa explicadas sobre las comunidades indígenas son acuradas y aprobadas por la misma comunidad con respeto hacia las lenguas tradicionales.
  • Administración del patrimonio: trabajar para conservar los recursos naturales y culturales y apoyar a las comunidades indígenas a administrar y proteger estos activos.

El documento establece 18 directrices agrupadas en diferentes temas que resumimos a continuación.

Directrices para desarrollar experiencias turísticas
  • Creación de la relación. Se recomienda a las empresas turísticas investigar de forma exhaustiva sobre la organización y la gestión de la comunidad antes de iniciar la relación empresarial con sus miembros, así como familiarizarse con aspectos referentes a la comunidad que puedan afectar a la actividad turística. Es necesario identificar, junto con la comunidad indígena o el proveedor, las personas y grupos involucrados en la relación empresarial o que estén directamente afectados por ella.
  • Compromiso. Establecer un proceso para la comunicación continua conforme a los métodos usados por la comunidad indígena o el proveedor y tener en cuenta la tecnología disponible; establecer también los objetivos de la relación empresarial con la colaboración de la comunidad indígena o el proveedor, teniendo en cuenta los costes y los beneficios. Es importante consultar con los principales stakeholders, sobretodo si el turismo es desarrollado por primera vez.

Establecer un acuerdo acerca del volumen de visitantes que la comunidad indígena puede acoger realmente, acuerdo que debe ser revisado y adaptado si es necesario.

En este punto es importante generar confianza y establecer expectativas mutuas.

  • Acuerdo comercial. Obtener aprobación explícita de la comunidad indígena o el proveedor, para el uso de los recursos naturales y culturales, como los trajes tradicionales, música, arte, ropa, gastronomía, storytelling, etc. Es recomendable que las empresas se reúnan al menos una vez al año con los líderes de la comunidad indígena y otros stakeholders con el objetivo de debatir sobre la visión compartida y los objetivos.
Directrices para el funcionamiento de las experiencias turísticas
  • Interpretación. Desarrollar experiencias turísticas de forma que presenten la cultura, las costumbres y la lengua actuales, así como la conexión con los recursos naturales, históricos y lugares locales conforme a la narrativa indígena, sus protocolos y sus costumbres.

El objetivo de las actividades turísticas en comunidades indígenas debe ser el intercambio cultural entre visitantes y anfitriones, incluyendo talleres de artesanía o cocina o experiencias en la naturaleza.

  • Empleo y crecimiento. Dar preferencia de empleo y contratación a los miembros de la comunidad indígena, así como pagar salarios y precios iguales o superiores a los que marca el mercado.
  • Educación del visitante. Las empresas turísticas deben proporcionar a los directivos de las empresas indígenas, a los guías turísticos, a los anfitriones y a los proveedores información actualizada sobre el tipo de visitante y sus expectativas. También deben establecer un código de conducta para sus empleados y para los visitantes en cooperación con la comunidad indígena.

Reconocer el conocimiento tradicional y las costumbres de la comunidad indígena y trabajar activamente con la comunidad para prevenir el uso indebido, la apropiación cultural y la explotación.

Conclusiones

Como hemos visto al inicio, “Indigenous people and the travel industry. Global good practice guidelines” pretende ser un marco de buenas prácticas para las empresas turísticas. En este sentido, el hecho que se trate de recomendaciones genéricas en distintos ámbitos (economía, cultura, educación, empleo, etc) hace posible la adaptación de estas directrices a las distintas realidades y contextos que empresas turísticas, comunidades indígenas y stakeholders puedan encontrar a la hora de desarrollar una actividad turística.

A lo largo del documento se insiste en la necesidad de una buena comprensión, entendimiento y compromiso entre todos los implicados en la actividad para mitigar los posibles efectos negativos derivados de la actividad turística y potenciar los impactos positivos. El turismo puede ser una oportunidad de desarrollo para las comunidades indígenas, pero solo si se trabaja desde la sostenibilidad social, económica y medioambiental.

Aquellas empresas turísticas que quieran desarrollar un turismo indígena responsable, que contribuya a preservar la cultura y las tradiciones indígenas y a fomentar un auténtico intercambio cultural entre visitantes y anfitriones, tienen en este documento una valiosa guía para conseguir tan preciado objetivo.

Puedes leer y descargarte gratuitamente el documento completo en este enlace.

 79 visitas

Read More

La ONU proclama el 2019 como Año Internacional de las Lenguas Indígenas

Crédito: Travindy.es

En respuesta a la recomendación del Foro Permanente de 2016, la Asamblea General de la ONU (Organización de las Naciones Unidas) proclamó el 2019 como el Año Internacional de las Lenguas Indígenas con el fin de llamar la atención sobre la pérdida, que trae consigo la necesidad de conservarlas, revitalizarlas y fomentarlas a nivel nacional e internacional.

La importancia de abordar este tema es crucial para los pueblos indígenas, puesto que representan otra forma de ver al mundo, guardan conocimientos amplios y complejos que se han desarrollado por miles de años, siendo así fundamentales para la cultura e identidad de los pueblos originarios.

De acuerdo a la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas, ellos tienen derecho a revitalizar, utilizar, fomentar y transmitir a las generaciones futuras sus lenguas, tradiciones orales, sistemas de escritura y literaturas.

En la actualidad, solo el 3 % de la población mundial habla el 96 % de las casi 6700 lenguas que hay en el mundo. Aunque los pueblos indígenas constituyen menos del 6 % de la población mundial, hablan más de 4000 lenguas.

Este artículo es un resumen de la noticia original publicada por Notimia: “La ONU proclamó el 2019 como Año Internacional de Lenguas Indígenas”.

 79 visitas

Read More

El pueblo Mapuche: conflictos y retos entorno al desarrollo turístico de su territorio

Sra. Alicia y el pequeño Eduardo en Quinquen. Crédito Nelson Martínez para Travolution.org

El pueblo Mapuche es una comunidad originaria de la Patagonia, asentada allí desde antes de que el territorio se dividiera entre los países de Chile y Argentina, y dejando a esta comunidad sin reconocimiento étnico ni identidad.

A lo largo de las últimas décadas el pueblo mapuche ha sufrido una exterminación de su cultura, una forzosa asimilación de las culturas fronterizas y una expropiación de su propio territorio. Esta situación ha generado conflictos raciales y territoriales a raíz de la adquisición de grandes extensiones de terreno por parte de empresarios y multinacionales extranjeras.

Según la CNN Latinoamericana “Una de las adquisiciones más conocidas fue la que hizo Carlo Benetton, familiar de la conocida marca italiana de ropa. El empresario compró terrenos que suman 900.000 hectáreas (unas 132 veces el área de Manhattan) en territorio de la Patagonia argentina.”
El mayor desafío para estas comunidades radica en las dinámicas existentes entre el estado, las corporaciones privadas y las propias comunidades. En la mayoría de los casos establecidas históricamente en diferentes estadios de poder. Y es fundamental conocer este tipo de relaciones para poder crear estrategias de actuación efectivas para las comunidades indígenas.

El caso del pueblo Mapuche y su papel dentro de la actividad turística también supone muchos retos a superar. Su territorio y cultura sufrió lo que algunos autores denominan “expansionismo turístico”, el uso indiscriminado del territorio para su posterior explotación turística sin la involucración directa de la población indígena en su desarrollo.

A este fenómeno también debemos añadir las políticas de la Administración de los Parques Nacionales, a través de las cuales las comunidades que se encuentran dentro de su jurisdicción remplazan total o parcialmente sus actividades tradicionales (agricultura y ganadería) por el turismo, hecho que en la mayoría de los casos, surge por imposición a través de las limitaciones legales del desarrollo de estas actividades por parte de los organismos estatales.

Mientras todo esto sucede, las comunidades luchan por una mayor visibilización como Pueblo Mapuche y reivindican el derecho a ser los gestores y los principales agentes turísticos en su propio destino. Ellos, como comunidad, desean hacer un uso de su territorio (administrado actualmente por la figura de Parque Natural) y tener el control de la actividad turística que en él se está desarrollando.

Sin embargo, la realidad es que el pueblo mapuche representa, en casi la totalidad, la mano de obra barata del sector turístico de la provincia, no tienen acceso a puestos de trabajo de responsabilidad o de gestión, representan la mano de obra no cualificada de la hostería y hotelería y por supuesto no pueden acceder a generar un proyecto turístico basado en su perspectiva territorial y en sus costumbres. No poseen ni apoyo financiero, ni técnico, ni los medios necesarios para poder iniciar este tipo de estrategias correctamente.

El reto está en conseguir que el turismo sea para ellos un elemento dinamizador de su cultura, sus tradiciones y su identidad como población indígena. Cambiar la perspectiva de las administraciones públicas y de los miembros de las instituciones responsables para poder encontrar una alternativa viable y sostenible a través de la cual el territorio Mapuche pueda resurgir, obtener su identidad y ser reconocidos como comunidad indígena originaria y única.

Fuentes adicionales de utilidad:

 79 visitas

Read More

Cinco retos para que el turismo sea totalmente accesible

Esta temporada hemos asistido a una ralentización del turismo en España, que hace necesario definir una hoja de ruta para recuperar los niveles de años anteriores. Entre otras medidas, se ha hablado de la diversificación de flujos, el refuerzo de la oferta digital o el incremento de la calidad de la oferta turística. En este sentido, la accesibilidad se ha convertido en un requisito básico para medir la calidad de los servicios turísticos.

Es necesario invertir en accesibilidad, no sólo por una cuestión de justicia social, sino de rentabilidad, al ser la llave para incrementar el volumen de turistas, hacer frente a la estacionalidad del sector, así como generar puestos de trabajo sostenibles, que permitan incrementar los ingresos a trabajadores que, debido a la estacionalidad, se encuentran en situación de desempleo el resto del año.

¿Cuáles son los retos de un turismo accesible?

1) Construir una “cadena de accesibilidad” completa. La accesibilidad debe estar presente en todos los eslabones, pero actualmente existe una gran desconexión entre los mismos, siendo habitual que alguno de ellos presente carencias de accesibilidad.

2) Contemplar a todas las personas (experiencias integrales). En nuestro país se han publicado guías de viaje que son meros inventarios de recursos que no contemplan las necesidades de las personas con otro tipo de discapacidades (sensoriales, intelectuales), por lo que resultan muy deficitarias.

3) Homogeneizar criterios de accesibilidad- creación distintivo oficial. No existe un distintivo único de turismo accesible en España. Como resultado, la oferta turística accesible no es fiable, la información es inexacta y ello revierte en continuas reclamaciones de los usuarios, que se ven obligados a llamar previamente para contrastar la información que han encontrado.

4) Reducir los costes. Las “habitaciones adaptadas” están ubicadas en hoteles de un poder adquisitivo alto, incrementando el coste que tiene que asumir una persona que quiera acceder a dichas habitaciones.

5) Accesibilidad como un elemento normalizado y desapercibido. En la actualidad, las actuaciones de accesibilidad siguen siendo demasiado evidentes y especiales; sin embargo, la accesibilidad de calidad es la que pasa desapercibida. Aquella que tiene como objetivo simplificar la vida de todos, haciendo que los productos, servicios, espacios, comunicaciones y entornos sean más útiles para un mayor número de personas, con un coste económico adicional bajo o nulo y un diseño normalizado.

Este artículo es un resumen de la noticia original publicada por Diario Responsable: “Cinco retos para que el turismo sea totalmente accesible”.

 79 visitas

Read More

Newsletter

Recibe nuestro boletín con las últimas noticias en turismo y sostenibilidad.