La sostenibilidad ya no es una moda sino un criterio principal de elección de destinos

El concepto de sostenibilidad, que apareció hace unos años como una “nueva moda”, está tomando cada vez más fuerza e importancia a muchos niveles y en muchos sectores de todo el mundo. En el caso del sector de los viajes, la situación provocada por la pandemia no ha hecho más que acelerar este proceso, poniendo encima de la mesa la importancia de ofrecer destinos seguros, sostenibles y respetuosos para garantizar la calidad y subsistencia del turismo a lo largo de los años futuros.

El Barómetro Turístico de BRAINTRUST nos revela cuál es el sentido de la sostenibilidad de un destino vacacional desde el punto de vista del visitante. De entre varios conceptos analizados, es el hecho de que el destino respete su medio ambiente la principal definición de sostenibilidad para la gran mayoría de turistas nacionales (75,7%). La protección del patrimonio, tanto cultural como natural, también es una acción muy relacionada con el concepto de sostenibilidad por parte del viajero (60,8%), seguido de la incentivación de la economía local (47,6%) o el trabajo en la reducción de las emisiones de CO2 (36,6%).

De toda la lista de aspectos clave que se tienen en cuenta mientras el turista valora qué visita, encontramos la sostenibilidad muy cerca de atributos tan importantes en los momentos que vivimos a causa del COVID-19 como la distancia social o el control de aforos. Esto nos da una pista del valor y consideración que el viajero otorga a destinos (y proveedores) que cuidan de su entorno natural, cultural y social, o lo que es lo mismo, la importancia cada vez mayor que tiene la sostenibilidad también en el sector del turismo.

«Para poder disfrutar de todo ello tenemos que hacer que los destinos sean sostenibles, el turista no quiere destinos sobreexplotados y saturados sino destinos que conserven su medio ambiente, su cultura y su economía, a los que poder volver año tras año. Y en este marco, toda la cadena de valor de la industria debe ponerse las pilas y no hacer de la sostenibilidad una moda, sino un vehículo para transformar y reforzar un modelo a medio y largo plazo, que asegure una mayor perdurabilidad y rentabilidad” (José Manuel Brell, Co-Director del Barómetro Turístico y Socio responsable de la industria en BRAINTRUST).

Cada vez son más las comunidades autónomas que deciden ponerse manos a la obra e implantar acciones y desarrollar proyectos en los que incluir el concepto de sostenibilidad pasa a ser una prioridad.

El 9,7% de los viajeros españoles consideran que Galicia es la comunidad más sostenible del territorio español, muy seguida de Asturias (9,3%), Cantabria (7,9%) , Andalucía (7,5%), Castilla y León (6,1%), Extremadura (6,1%) y la Comunidad Valenciana (6,1%).

Por el lado contrario, los turistas nacionales creen que quienes más margen de mejora tienen en este aspecto son Ceuta, mencionada como la más sostenible sólo por el  1,1% de los viajeros, Melilla (1,9%), Aragón (2,6%), Madrid (2,9%), y Murcia (3,1%).

Este artículo es un resumen de la noticia original publicada por BRAINTRUST: «La sostenibilidad ya no es una moda sino un criterio principal de elección de destinos»

 11 visitas

Read More

Onís firma un convenio para potenciar el ecoturismo en Picos de Europa

El consistorio trabajará de forma coordinada con la Fundación para la Conservación del Quebrantahuesos durante los próximos tres años.

El Ayuntamiento de Onís ha firmado un convenio el pasado martes 17 de agosto con la Fundación para la Conservación del Quebrantahuesos (FCQ) para realizar de forma conjunta varias acciones del Plan de Sostenibilidad Turística de Onís llamado «Ecoturismo en Picos de Europa». El objetivo es crear una oferta turística diferenciada con valores como la sostenibilidad, la biodiversidad y la economía circular.

La colaboración creará una estructura socioeconómica y comercial para facilitar la venta de carne de los ganaderos del Puerto en restaurantes de la zona, una apuesta por el autoconsumo responsable y la carne «km 0» se materializará en la implantación de la Marca de Garantía «Pro-Biodiversidad» registrada por la FCQ.

El objetivo de esta iniciativa es poner en valor el papel de la ganadería extensiva para la conservación de la biodiversidad en los Picos de Europa, a la vez que mejora las condiciones económicas de los pequeños productores. Además, se pretende desestacionalizar el turismo atrayendo a visitantes interesados en el turismo de naturaleza, especialmente ornitólogos.

La FCQ y el Ayuntamiento colaborarán en materia de información a los turistas que visiten la nueva Oficina de Información de Turística de Onís. Las actuaciones están cofinanciadas por el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, la Consejería de Cultura, Política, Llingüística y Turismo del Principado y los fondos europeos aportados por el Ayuntamiento de Onís.


Este artículo es un resumen de la noticia original publicada por La Voz de Asturias: «Onís firma un convenio para potenciar el ecoturismo en Picos de Europa»

 11 visitas

Read More

Un biólogo cordobés pone en marcha el portal Hivetourism sobre turismo sostenible

Muestra, a través de entrevistas a los protagonistas de la ‘colmena’, su visión y consejos de cómo se puede contribuir a la sostenibilidad de la actividad turística y hacer prosperar el entorno en lo ambiental, lo social y lo económico

Hivetourism (Colmena y Turismo en https://www.hivetourism.com/) es un nuevo portal web para aprender y compartir conocimientos sobre el turismo sostenible, promovido por el biólogo cordobés Juan Luis Pons, miembro de la comisión de Medio Ambiente del Colegio de Biólogos de Andalucía. El nombre seleccionado para el sitio en la red responde al valor positivo que una comunidad de abejas aporta a su entorno más próximo y al ecosistema en el que viven.

Este proyecto, muestra al mundo, a través de entrevistas a los protagonistas de esta singular ‘colmena’, su visión y sus consejos de cómo se puede contribuir a la sostenibilidad de la actividad turística y, en definitiva, a hacer prosperar el entorno en lo ambiental, lo social y lo económico.


Este artículo es un resumen de la noticia original publicada por Córdoba Hoy: “Un biólogo cordobés pone en marcha el portal Hivetourism sobre turismo sostenible

 11 visitas

Read More

Cataluña subvencionará seis nuevos productos «slow tourism»

Cataluña quiere convertirse en un referente en slow tourism, una tipología de turismo responsable y sostenible que pone énfasis en promover e involucrar a las economías locales para dar a conocer experiencias turísticas culturales y naturales, respetando los lugares visitados. Una nueva filosofía de viaje tanto desde el punto de vista de la oferta como de la demanda.

Según explica la directora general de Turismo de Cataluña, Marta Domènech, «el slow tourism permite la oportunidad de explorar destinos poco conocidos en entornos naturales y recorrer parajes de manera inmersiva y a un ritmo lento».

El slow tourism evoluciona de movimientos como slow food y está estrechamente relacionado con el turismo sostenible, el responsable y el ecoturismo, recuerda el departamento de Empresa.

Es por tanto «una filosofía de viaje tanto desde el punto de vista de la oferta como de la demanda que engloba seis dimensiones: tiempo, lentitud, alteridad, autenticidad, sostenibilidad y emoción».

«Un producto turístico puede ser considerado slow si cumple ciertos requisitos tales como que se realice en grupos pequeños o individuales, que los paquetes sean guiados o autoguiados o que el agente de viaje que la organice desarrolle relaciones con los agentes turísticos locales», indica la ACT.

La Agencia Catalana de Turismo (ACT) subvencionará con un máximo de hasta 16.000 euros la creación de media docena de productos turísticos que respondan a la filosofía del slow tourism, según informan fuentes de la Generalitat.

La Agencia Catalana de Turismo ha escogido las zonas del Anoia (en colaboración con la Diputación de Barcelona), Garrigues (en colaboración con la Diputación de Lleida), y Ribera d’Ebre (en colaboración con el Patronato de Turismo de Terras de l’Ebre), para entrar a formar parte de los planes piloto del proyecto.

Este artículo es un resumen de la noticia original publicada en Hosteltur «Cataluña subvencionará seis nuevos productos «slow tourism».

 11 visitas

Read More

¿Cuál es la huella ecológica del turismo espacial?

Estamos presenciando y complaciendo los caprichos de dos millonarios que compiten por exhibir sus egos en forma de juguetes espaciales. Mientras el resto del mundo intenta transmitir mensajes de cooperación, educación y sostenibilidad, los gobiernos y las instituciones permiten y complacen las fantasías espaciales visionarias de dos hombres.

El clima y el compromiso sostenible deben basarse sobre la coherencia de las elecciones y decisiones públicas y privadas.

¿Cuál es la huella ecológica del turismo espacial?

Las actividades espaciales irrumpen cada vez con más frecuencia en la actualidad. Sería fácil pensar que lo que ocurra en el espacio no nos afecta. Pero la realidad es que sí lo hace, y cada vez de formas menos sutiles.

La noticia de actualidad estos días es la competición entre Jeff Bezos y Richard Branson, dos multimillonarios que están detrás de sendas compañías de turismo espacial.

Blue Origin, de Jeff Bezos, había previsto lanzar su vuelo inaugural el 20 de julio. En respuesta, Virgin Galactic, de Richard Branson, programó su propio vuelo para el día 11. Adelantándose por pocos días.

Ambos vuelos han estado rodeados de un amplio despliegue mediático. Y es que estos vuelos han sido, ni más ni menos, enormes maniobras de marketing. El objetivo es llamar la atención.

El turismo espacial llega con la promesa de “democratizar el espacio”. Pero esta frase, repetida como un mantra, a menudo se pronuncia vacía de contenido. Ya no porque el turismo espacial siga estando sólo al alcance de una minoría, sino también por el impacto ecológico que puede llegar a derivarse de la generalización de estas actividades.

La población general va haciéndose a la idea de usar menos aviones y más trenes; y comer menos carne. Esos son solo parte de los cambios que tendremos que hacer si queremos una transición ecológica justa. Mientras tanto, el turismo espacial emerge como una actividad poco accesible y muy contaminante.

Alcanzar el espacio es, en primer lugar, muy costoso energéticamente. El hecho es que la energía no nos sobra. Los combustibles fósiles están en la raíz del cambio climático. Las llamadas energías renovables y la nuclear tampoco están exentas de problemas y limitaciones.

Así que, sí, alcanzar el espacio lleva asociadas unas emisiones de dióxido de carbono. Es decir, una huella del carbono.

Impacto ambiental

Aunque el impacto ambiental de los lanzamientos espaciales no ha sido suficientemente estudiado, se sabe que va más allá de las emisiones de carbono. La liberación de gases en capas altas de la atmósfera durante los lanzamientos espaciales tiene efectos negativos sobre la capa de ozono. Un gas frecuentemente emitido en los lanzamientos y aparentemente inocuo como el vapor de agua contribuye al efecto invernadero.

Existen bastantes tipos de combustible que se usan y algunos son tóxicos al ser liberados en el lanzamiento o por su proceso de producción. La buena noticia es que la mayoría de los nuevos sistemas de lanzamiento usan combustibles líquidos, menos problemáticos en este sentido que los sólidos.

Los cohetes propiamente suelen tener como destino diferentes órbitas en torno a nuestro planeta. Hemos de aclarar que, en cambio, los vuelos turísticos de Virgin Atlantic y Blue Origin son vuelos “suborbitales”. Es decir, no llegan a entrar en órbita, sino que ascienden hasta 80 y 100 km de altura respectivamente, experimentan la gravedad cero por un breve período de tiempo, y vuelven a caer a la Tierra.

Un vuelo suborbital requiere muchísima menos energía que entrar en órbita. Por ello su coste es más asequible y su huella ecológica, menor.

Actualmente se lanzan unos 100 cohetes al año. Su huella del carbono sigue siendo menor que la de los 100 000 aviones que vuelan cada día en el mundo. Pero el sector espacial está experimentando un fuerte crecimiento. Por ello su impacto ambiental podría llegar a ser muy relevante.

Turismo de lujo y de emisiones de dióxido de carbono

La concienciación y regulación internacional del impacto ambiental es pues uno de los aspectos en los que la gestión de las actividades espaciales tendrá que mejorar. Si bien es cierto que lanzar un satélite a la órbita terrestre tiene un impacto mayor que un vuelo turístico suborbital, los satélites pueden beneficiar a muchas personas. Mientras que un vuelo turístico es un lujo para un limitado número de personas.

Para ponerlo en números. Se estima que cada vuelo turístico de Virgin Galactic y Blue Origin emite unas 60 y 90 toneladas de dióxido de carbono, respectivamente. Es decir, unas 8 y 15 toneladas por pasajero.

En comparación, de media, cada persona en el mundo emite cada año unas 4,8 toneladas de dióxido de carbono. Esta cifra es muy diferente entre países ricos y pobres. En Estados Unidos la cifra es de 15 toneladas. En España es de 5,4 toneladas. Aunque estos datos pueden variar considerablemente según diferentes fuentes. China es un gran contaminante, pero cuando se consideran sus emisiones per cápita, el valor es 7,4 toneladas.

Una huella cuestionable

Por tanto, la huella del carbono de estos vuelos suborbitales no es extremadamente alta comparada con la de otras actividades. Pero no deja de ser cuestionable que en un momento en que urge reducir nuestro impacto ambiental, surja esta nueva forma de ocio. Accesible sólo a una minoría y que supone que cada pasajero emite en solo unos minutos el mismo dióxido de carbono que 2 o 3 personas de media durante un año entero.

Recordemos que a esta huella del carbono hay que sumarle otros impactos ambientales de esta actividad, como el de la erosión de la capa de ozono.

Todo esto viene a recordarnos la necesidad de reorientar nuestra forma de pensar y de estar en el mundo, para avanzar hacia un mundo más justo y sostenible. El espacio, bien gestionado, puede traernos cambios positivos para todos. Pero no debemos dejarnos deslumbrar por el optimismo ciego basado únicamente en el desarrollo tecnológico.


Este artículo ha sido originariamente publicado en The Conversation y reproducido en Travindy con el permiso del autor, Jorge Hernández Bernal.

 11 visitas

Read More

Newsletter

Recibe nuestro boletín con las últimas noticias en turismo y sostenibilidad.