La errónea transición hacia una movilidad más sostenible en España

En breve entrará en vigor la Ley de Protección del Clima y Transformación Energética. Se implementarán zonas de bajas emisiones en municipios de más de 50.000 habitantes y en algunos municipios de más de 20.000 habitantes.  Esta nueva normativa de movilidad sostenible, entrará en vigor en 2023 y afectará a más de 150 municipios.  Algunas ciudades como Barcelona o Madrid ya han comenzado con las restricciones.

Para decidir qué vehículos pueden o no acceder a estas zonas de bajas emisiones, la Dirección General de Tráfico se basa en su sistema de etiquetado de los vehículos. Actualmente existen cuatro etiquetas diferentes:

  • Sin distintivo (o etiqueta A): vehículos de gasolina matriculados antes del año 2000 o los diésel anteriores al año 2006.
  • Etiqueta B: vehículos gasolina matriculados a partir del año 2000 y los diésel posteriores a 2006.
  • Etiqueta C: vehículos de gasolina matriculados a partir de 2006 y los diésel a partir de 2014
  • Etiqueta ECO: vehículos movidos por algún tipo de hibridación cuya autonomía eléctrica sea inferior a 40 kilómetros. También incluye vehículos movidos por GLP y GNC.
  • Etiqueta Cero Emisiones: automóviles completamente eléctricos y híbridos enchufables con autonomías eléctricas superiores a los 40 kilómetros.

La nueva normativa

La nueva normativa restringe la circulación de vehículos sin etiqueta y con las etiquetas B y C. “Las prohibiciones o restricciones de acceso afectan principalmente a los vehículos con mayor potencial de contaminación, como el vehículo A, paulatinamente a los vehículos B y C”. De esta manera se afecta a una cantidad muy grande de los usuarios, que se verán forzados a comprar nuevos vehículos, con el gasto económico y medioambiental que esto implica.

Un enfoque incorrecto

Pese a que en la ley se habla de las normativas europeas de emisiones EURO, la DGT ha entregado estos distintivos simplemente en base al año de matriculación de los vehículos. De esta manera se han quedado sin distintivo medioambiental una gran cantidad de vehículos que sí deberían tenerlo. Afortunadamente, es posible enmendar esto pidiendo un certificado de emisiones a la marca y llevando éste a tráfico.

Actualmente, el principal problema de los sistemas de etiquetado está relacionado con la falta de enfoque en el clima. Las actuales etiquetas ambientales solo tienen en cuenta las emisiones contaminantes de los vehículos (NO2, NOx y material particulado). Se omiten completamente las emisiones de CO2, el principal gas de efecto invernadero. Por un lado, este sistema permite mejorar la salud pública y la calidad del aire, pero por otro lado, esto no es suficiente. No se puede permitir circular a vehículos que contribuyan enormemente al calentamiento global y al desarrollo de la crisis climática.

Los problemas de los distintivos

Las marcas, por su parte, también están creando estrategias para evadir este sistema de clasificación, y lo están consiguiendo de manera muy efectiva.  Como hemos visto anteriormente, la etiqueta ECO se da a todos los vehículos con hibridación. Por este motivo muchas marcas están incluyendo en sus modelos hibridaciones suaves de 48 voltios, consiguiendo así la etiqueta ECO directamente. Esta hibridación es tan leve que no permite al coche circular en modo totalmente eléctrico, tan sólo brinda un poco de ayuda al motor de combustión tradicional. Gracias a este “truco” hay miles de coches bastante contaminantes circulando libremente y amparados bajo el etiquetado.

Otro punto negativo es la imposibilidad de legalizar u homologar modificaciones en vehículos antiguos para reducir sus emisiones. No tiene sentido deshacerse de un automóvil que aún funciona para comprar otro que contamine algo menos. La posibilidad de instalar sistemas anticontaminación en vehículos antiguos existe, pero no será legal circular con dicho vehículo.

Aún falta mucho para que los métodos de producción de electricidad y la infraestructura hagan del coche eléctrico una opción viable y se generalice su uso. Hasta entonces, la administración debería reconsiderar muchos aspectos de la normativa que pretenden aplicar a todos los vehículos de combustión. La salud de las personas y la del planeta está en nuestras manos.

 125 visitas

Read More

Reflexiones sobre los efectos del cambio climático en Italia

De la sequía a las avalanchas. Efectos del cambio climático en Ferrara, el río Po, su Delta y en las Dolomitas.

Yo nací en Ferrara, una ciudad emiliana en la desembocadura del rio Po.

El Po siempre ha sido muy aterrador, aunque irónicamente este miedo siempre ha estado relacionado con las inundaciones.

En mi ciudad, hay un contador que marca las inundaciones más históricas del Po desde la antigüedad. La última fecha es de 1951. Nunca hubiera pensado que en el espacio de 70 años tendríamos que preocuparnos por el efecto contrario. Y que esta sequía, haría que agua salada del mar subiera, destruyendo todo un delicado ecosistema de flora y fauna. (Ver artículo: El Delta del Ebro: un milenario pacto de paz y armonía entre tierra y agua amenazado por el hombre ).

“La emergencia por sequía en el distrito del Po sigue siendo grave: los caudales siguen siendo extremadamente bajos, la extracción de agua aún no se ha reducido, como se pidió semanas atrás, y la cuña salina -el avance del mar en el delta- está más allá 30 kilómetros, una altitud nunca antes alcanzada. Mientras tanto, se mantiene la ausencia de lluvia -pese a que los temporales de las últimas horas han restablecido el caudal- y las temperaturas muy altas.”

Esta es la síntesis del Observatorio del Po. Meuccio Berselli, secretario de la Autoridad, advierte: “Problema sólo pospuesto por 10 días si no se respetan las medidas decididas”, es decir, la reducción de la extracción de agua en un 20% sobre el agua disponible. A la luz de estos datos -comentó Berselli- “¿de qué sirve tomar decisiones, organizar y coordinar reuniones útiles con todos los actores, hacer investigaciones profundas que cuestan trabajo y compromiso al cuerpo técnico, si no se toman las medidas administrativas más adecuadas y ponen en práctica las decisiones tomadas?».

¿Qué es la cuña salina?

La superficie de separación entre agua dulce y salada se llama cuña salina.

La cuña salina es un fenómeno natural que consiste en el ascenso del agua del mar en el curso del río. Esto sucede porque el caudal del río no es capaz de contrarrestar la crecida del mar, que en consecuencia se cuela en el curso. El agua dulce más ligera permanece en la parte superficial de la columna de agua y aplasta el agua salada en el fondo. La intrusión de agua de mar en los cursos de agua provoca la interrupción del riego para la agricultura, la salinización de los acuíferos y la desecación de las zonas costeras con la consiguiente microdesertificación. A esto se suma la dificultad de abastecimiento de agua desde los acueductos (ya que las plantas potabilizadoras no pueden desalinizar el agua) y los cambios en las características biológicas de los ríos, con graves consecuencias para la flora y la fauna (desde la desaparición de áreas forestales y húmedas  hasta la desaparición de algunas especies).

Finalmente, entre las medidas tomadas para racionar el agua es que no se puede usar agua para regar los huertos por la noche. Aún así, vemos lavaderos de autos que desperdician agua. Entiendo entonces como las medidas siguen efectivamente las prioridades económicas.

Las Dolomitas

Cambiemos de escenario: a unos 300 km al norte de mi tierra natal, están las Dolomitas que me han albergado durante casi los últimos 15 años de mi vida.

Aire fresco, naturaleza virgen, aguas limpias etc. Sin embargo, algo está cambiando allí también, pero el hombre olvida mucho más rápido de lo que se piensa.

En 2018 el huracán Vaia destruyó una parte importante de la zona de las Dolomitas.

En la mañana del domingo 3 de julio, Marmolada, “la Reina de las Dolomitas” parecía ceder bajo el peso del sol y el calor que en junio ya había alcanzado un punto de congelación demasiado alto para las medias.

El punto de congelación es un parámetro muy importante en la ciencia de la nieve, para formular boletines de riesgo de avalanchas en los meses de invierno. También es un indicador fundamental para la glaciología y para evaluar las condiciones de los glaciares en los meses de verano. De hecho, incluso en verano a cierta altitud hay cero grados, y en presencia de perturbaciones nieva. Este año, sin embargo, las condiciones fueron verdaderamente extraordinarias.

Efectos del cambio climático y la presión humana en la Marmolada

En cuanto a la Marmolada, ARPA Veneto ha dado a conocer en un comunicado de prensa que en mayo-junio la temperatura media fue 3,2 °C superior a la climatología. El termómetro superó los +10°C en la cima de la Marmolada durante 7 días, con una máxima de +13,1°C el 20 de junio.

Para la Marmolada según ARPA Veneto, el período actual es aún más caluroso que el ya extraordinario e histórico evento del verano de 2003.

En el articulo del 24 octubre 2021, escribía:

Recientemente la Universidad de Padua dio la alarma: “El glaciar Marmolada no vivirá más de 15 años”. Una noticia impactante, pero que, entre muchas otras similares, ya se esperaba desde hace algunos años.

La Universidad de Padua ha estado monitoreando el glaciar durante más de 15 años (…). Durante los últimos 70 años, el glaciar Marmolada ha perdido alrededor del 80% de su volumen.

El tiempo y los efectos de la acción humana en el medio ambiente son directamente proporcionales, es decir: el curso natural del cambio climático/ambiental que la naturaleza haría de acuerdo con su tiempo “bíblico” para tratar de mantener el mayor equilibrio y armonía posible entre los sistemas, con la acción humana se vuelve cada vez más concretos, reales y peligrosamente reducidos.

Ver desaparecer de esta manera los lugares de nuestra vida duele. No es solo una nostalgia oculta o el recuerdo de buenos momentos: es ver desaparecer tu tierra ante tus propios ojos y bajos tus propio pies.

“The only clear thing is that we humans are the only species with the power to destroy the earth as we know it. The birds have no such power, nor do the insects, nor does any mammal. Yet if we have the capacity to destroy the earth, so, too, do we have the capacity to protect it.”

Dalai Lama XIV

 125 visitas

Read More

El ecoturismo como herramienta para recuperar el patrimonio salinero en la Bahía de Cádiz

El pasado mes de mayo tuve la oportunidad de ser “tester” en un fam trip organizado por DestiMED Plus project y MEET Network. Todos los años dichas organizaciones dan la oportunidad a bloggers, periodistas y profesionales del turismo entre otros, de poder evaluar un paquete ecoturístico “piloto” en diferentes destinos para su posible comercialización. Gracias a ello, pudimos comprender la importancia del ecoturismo como herramienta para recuperar el patrimonio salinero en la Bahía de Cádiz.

Nuestro destino fue la Bahía de Cádiz en el Sur de España y el hilo conductor del viaje fueron sus salinas. En nuestro caso fuimos un grupo de cuatro personas que proveníamos de Bruselas, Italia, Francia y España. 

Empezamos nuestro viaje alojándonos en un pequeño hotel boutique llamado Casa de Indias, hotel que complementa su función de alojamiento con el de centro de arte. Este hotel era una casa palacio en el centro histórico del Puerto de Santa María y no podía ser más acogedor aunando tradición con modernidad. Con una luz natural que enamora no podías dejar de pasear viendo los cuadros que allí se exponían. César uno de sus dueños nos dio un trato familiar y muy cercano. El desayuno se servía en el patio interior. Siempre comenzando con fruta, panes de varios tipos, jamón serrano, aguacate, cafés, tés y un sinfín de cosas para darnos energía para comenzar el día.

La agencia de viajes que organizaba el paquete era Alsherry experiences, una agencia que diseña viajes a medida y personalizados, mostrando Cádiz al público extranjero desde otro punto de vista, lejos del turismo masivo ofreciendo experiencias locales auténticas. Junto con Salarte, ONG que tiene como objetivo la recuperación, conservación y revitalización de la marisma salinera y de las salinas artesanales, fueron nuestros anfitriones durante toda la experiencia.

Las salinas y la conservación de la biodiversidad

Durante nuestra estancia hicimos un recorrido por las diferentes salinas de la Bahía empezando por La Puerta de La Esperanza; donde Alejandro, Macarena y sus estudiantes nos mostraron como es posible aunar la actividad del ser humano con la conservación de la biodiversidad. Gracias al trabajo de investigación de la universidad de Cádiz comprobamos como las salinas han llegado a ser un territorio lleno de vida. Un hogar para criar y descansar para las aves como: flamencos, cigüeñuelas, charrancitos, avocetas y algas marinas, camarones, artemia entre otras muchas otras. 

Además, nos explicaron el funcionamiento de la salina y aprendimos sobre los elementos característicos de la actividad. Por ejemplo el cargadero de sal, esteros, compuertas tradicionales que regulan la entrada y salida de agua, y una pequeña casa salinera.

Conocimos una empresa familiar, llamada Estero natural, dedicada a la acuicultura la cual nos enseñó la diferencia entre las ostras de Francia y los Ostiones, ostra autóctona de cádiz.

Tradición y gastronomía

El segundo día del viaje conocimos a Manuel hijo; la cuarta generación de salineros en las Salinas de San Vicente activa desde 1870 y única vigente en San Fernando. Nos explicaron el proceso artesanal de la extracción de la sal y disfrutamos de un showcooking de la mano de Regli, su hermana; que nos enseñó cómo se hacen unas buenas tortillitas de camarones y un revuelto de salicornia. 

En el tercer día las Salinas Santa María de Jesús fueron las protagonistas. Una de las 49 que había en Chiclana y unas de las 149 de la Bahía de Cádiz. Son muy especiales porque que reciben a peques y adultos de todas las edades. Allí les enseñan las salinas, el huerto, el restaurante y su elemento diferenciador: el SPA natural utilizando las propiedades de la sal. Fomentan la economía circular ofreciendo en su restaurante el pescado que crían en el estero (la primera parte de las salinas).

Por último descubrimos las Salinas Marandbay que aúnan innovación con tradición. Nos mostraron una visión diferente y su concepto moderno combinando gastronomía en el restaurante con unas vistas espectaculares, arte con sus exposiciones y sostenibilidad ambiental recuperando espacio naturales.  

Todas ellas forman parte del proyecto MedArtSal. Tiene como objeto promover el desarrollo sostenible de las Salinas Artesanales apoyando los aspectos económicos, ambientales y de gobernanza. 

Tuvimos la suerte de poder disfrutar de un paseo en barco por la Bahía de Cádiz hasta la Isla del Trocadero; recordando toda su historia como punto clave para el comercio y la reparación de barcos. Descubrí algo que nunca había visto como es el Molino de mareas que se usaba para moler grano y posteriormente como zona de baño. 

Todo el viaje ha estado bañado por cultura local gaditana a raudales, productos de KM 0 en restaurantes de la zona y gente muy hospitalaria que hicieron del viaje inolvidable. 

El impacto del ecoturismo como herramienta para recuperar el patrimonio salinero en la Bahía de Cádiz

El ecoturismo no sólo es un catalizador para impulsar un turismo más responsable sino que impacta en diferentes sectores.  En este viaje queda reflejado como a través de la recuperación de un patrimonio salinero condenado al abandono por la revolución industrial, se ha puesto en valor el proceso artesanal de extracción de la sal; además de mantener el oficio de salinero y toda la cultura y el patrimonio etnográfico que gira a su alrededor. La recuperación de la industria ha servido como punto de partida para generar un ecosistema propicio para la fauna y flora marina que en su momento se vio desplazada por la acción del ser humano. Además alrededor de las salinas se crean proyectos de acuicultura y comercialización de algas para su consumo y uso cosmético; generando empleo y ofreciendo productos de calidad en el mercado de una forma sostenible. 

Por otro lado, todo lo anterior se cuenta para dejar un legado y que la información no se pierda a través de visitas guiadas creando un producto turístico de calidad aportando aprendizaje a todo aquel que lo disfruta. Obteniendo rentabilidad económica; no sólo de la actividad turística sino también de la actividad salinera, los restaurantes, las actividades escolares, etc generando empleo y un impacto muy positivo y de crecimiento en el territorio.

En mi opinión ha sido clave la unión entre todos los agentes locales para remar todos en el mismo sentido y luchar por un objetivo común: fomentar el ecoturismo como herramienta para recuperar el patrimonio salinero en la Bahía de Cádiz.

 125 visitas

Read More

Viajar en tren turístico, ¿viajar sostenible?

En plena era de la conciencia ecológica, en la que cada vez es mayor el número de población que se plantea reducir al máximo nuestra huella de carbono, reaparece en nuestra sociedad (tras el parón provocado por la pandemia de Covid19) la oportunidad de viajar y a la vez pernoctar en tren turístico. ¿Es quizás ésta la forma más sostenible de viajar?

Esta es una de las preguntas que más resuenan entre los miembros que componen la muy diversa comunidad del sector turístico. Y es así porque alcanzar una completa neutralidad climática se ha convertido en una necesidad. Los diferentes actores del turismo observan cómo se hace cada vez más urgente encontrar un verdadero equilibrio entre disfrutar de las diferentes actividades que nos ofrece el turismo y hacerlo lanzando la menor cantidad posible de emisiones a la atmósfera. 

La Comisión Europea, en su camino para conseguirlo, puso en marcha el Pacto Verde Europeo en diciembre de 2019.

El Pacto Verde Europeo es un paquete de iniciativas políticas. Su objetivo es situar a la UE en el camino hacia una transición ecológica. Y su objetivo último es alcanzar la neutralidad climática de aquí a 2050.

Para ello, la Comisión Europea adoptó una serie de propuestas.

Una de las más relevantes, pretende conseguir la reducción del 90% de las emisiones de gases de efecto invernadero para 2050. Especialmente, las emisiones relacionadas con el transporte, a través, sobre todo, de uno mucho más limpio, ecológico e inteligente. Con esta propuesta, se persigue evitar la congestión, las emisiones de partículas nocivas a la atmósfera y el ruido.

¿Puede contribuir el refuerzo del ferrocarril a la consecución de los objetivos del Pacto Verde Europeo?

La Unión Europea apoya fervientemente el transporte por ferrocarril, ya que este es más ecológico, seguro, sostenible y emite menos dióxido de carbono que el viaje por carretera o aéreo. 

Los informes de la Unión insisten en señalar que el transporte ferrocarril de la UE representa solo el 0,4 % de las emisiones de gases de efecto invernadero, sobre el 25 % del total de las emisiones de la UE.

Siendo así, se hace evidente pensar que el hecho de que aumentando la conectividad y trasladando más pasajeros y mercancías al ferrocarril nos posiciona en buen camino para reducir las emisiones en un 90%.

El transporte ferroviario, tanto de mercancías como de pasajeros, se quiere impulsar pues desde Bruselas como una de las mejores soluciones para la salvaguarda medioambiental. Y lo hace con el fin de que se alcance el objetivo de duplicar el tráfico ferroviario de alta velocidad en el horizonte del año 2030, incluso triplicarlo hacia el 2050, a nivel de desplazamiento transfronterizos y de larga distancia entre los estados miembro.

Entonces, viajar en tren turístico, ¿es viajar sostenible?

Lo que no podemos negar es que, llegando a las ciudades en tren, se abren otras posibilidades que nos permiten minimizar el impacto sobre el medio ambiente. Con la llegada del ferrocarril hasta el entorno de las poblaciones se puede mejorar además el desplazamiento en el interior de la ciudad. Éste puede ser a pie y en bicicleta, o con el uso de sistema públicos, como por ejemplo los metros o autobuses de bajas emisiones. 

¿Y si además optamos por pernoctar en el mismo tren que nos sirve como transporte? Las ventajas entonces son aún más numerosas, ya que de esta forma, promovemos también la descongestión de zonas altamente masificadas. Hay centros turísticos en muchas ciudades que ven como año tras año la población local que habita sus calles ha ido desapareciendo. Por el contrario, son múltiples empresas en pro del turismo las que ocupan esos espacios antes dedicados a la habitabilidad de los ciudadanos. 

Si además, el tren turístico dispone de instalación de placas solares, el gasto extra de energía necesitada para el alojamiento de huéspedes se ve altamente compensado.

Por todo ello, merece la pena romper una lanza a favor del tren turístico, ya que podemos deducir que viajar en él se acerca bastante a viajar sostenible. Sin embargo, el viaje en tren turístico quizás sigue siendo una actividad no apta para todos los bolsillos. Aunque podría, con el tiempo, convertirse en una actividad con gran demanda. Siempre, eso sí, que consiga adaptarse a diferentes tipos de cliente. Pero para ello, hay que seguir promoviendo un turismo de tipo consciente.

 125 visitas

Read More

Promover las culturas regenerativas a través del emprendimiento social

Queremos mejorar el mundo a través del poder de la empresa, promoviendo las sinergias entre aquellas compañías preocupadas por los impactos que genera su actividad. Sin embargo, la crisis climática está llegando a un punto en el que ya no sirve con ser sostenibles y con no generar impacto. Ahora, debemos ser capaces de promover las culturas regenerativas.

Es el momento de rectificar el daño que el sistema económico ha causado al planeta durante generaciones. Esto implica rediseñar los negocios, la economía, la tecnología y, en general, toda nuestra cultura, para que sean regenerativos en lugar de destructivos.

La regeneración a través de las empresas

Cuando hablamos de culturas regenerativas, hablamos de un proceso de co-creación. En el caso de las empresas, hablamos de re-rediseñar de forma colaborativa un nuevo sistema de economía inspirado en la naturaleza. 

A lo largo de la vida y la historia nos hemos enfrentado a multitud de retos, como personas y como sociedades. Y lo hacemos a través de impulsos regenerativos y transformadores, causantes de la evolución. 

Trabajamos de forma regenerativa cuando participamos en un proceso continuo de autoexamen, para reconocer y erradicar las prácticas autodestructivas que nos impiden alcanzar el máximo potencial. Es una respuesta natural ante las crisis convergentes que confrontamos. 

Actualmente nos enfrentamos a retos enormes y a un futuro incierto. Este impulso nos está impulsando a volver al origen. Aprender a gestionar cada casa, cada localidad, cada país para crear abundancia compartida. Cada persona desde su cultura pero con ese objetivo común: mejorar la vida.


De lo individual a lo colectivo

Podemos extrapolar este proceso a la economía. Descentralizar el sistema económico basado en el crecimiento exponencial, que es responsable del daño causado al planeta, y regresar a lo local y a lo regional. Queremos co-crear abundancia compartida en lugar de escasez competitiva, para dar respuesta al cambio climático de manera sistémica. 

Son muchas las empresas de éxito que abanderan estos principios regenerativos. Organizaciones que se alejan de la voraz economía extractiva y dirigen sus esfuerzos a la restitución de los recursos naturales y sociales. 

Un nuevo ecosistema de empresas comprometidas y colaborativas que re-localicen y re-regionalicen la producción. 

Se habla de culturas, porque cada comunidad, en cada contexto ecológico y cultural, se manifestará de distinta manera, emergiendo el potencial inherente de cada sitio. Y será de forma colaborativa como podremos crear un futuro próspero para toda la humanidad.

Este artículo es un resumen del artículo original de Elena Rodríguez, publicado por TRIPLE Ferraz : Queremos promover las culturas regenerativas a través del emprendimiento social

 125 visitas

Read More

Newsletter

Recibe nuestro boletín con las últimas noticias en turismo y sostenibilidad.