¿Por qué nos atrae tanto el turismo experiencial?

Desde hace unos años, muchos hablan del turismo experiencial como forma definitiva de turismo, pero, ¿Sabemos lo qué es? ¿Es una tendencia universal para todo viajero?

El turismo experiencial hace que el viajero se emocione, que sus sentimientos sean tocados. De hecho, la palabra “experiencia” viene del latín experientia. Es la unión de 3 partes: ex (separado del interior), -peri- (intentar, arriesgar), -entia (cualidad de un agente). Así que, la experiencia, es la cualidad de probar a partir de cosas.

En el caso de este tipo de turismo, participa activamente un factor sensorial. Los clientes se adentran en experiencias que mantienen activados su vista, oído, tacto, gusto y olfato. Estas herramientas hacen que el viajero obtenga sentimientos positivos que mejoren su estado de ánimo y se cree un conocimiento, un recuerdo que hará que algo cambie en ellos cuando vuelvan a casa. Si un destino marca, el conocimiento se aplica en el día a día.

El viajero busca su realización personal mediante experiencias vividas durante el viaje para poder crear su propio recuerdo

¿Nunca te has preguntado por qué a ese viajero le pasan cosas tan memorables? Esos viajeros solitarios que duermen con locales, que pierden trenes o maletas, que se equivocan al pedir un plato y acaban comiendo algo que nunca habrían pedido en un restaurante en su país de origen. Pero estos viajeros vuelven con mil amistades. Con mil historias que contar.

El turismo experiencial viene a ser la persecución de las emociones que ese viajero solitario ha sentido durante y al final del viaje, con la diferencia de que el turismo experiencial está planificado. Al fin y al cabo, es un producto turístico que se vende, que se organiza especialmente para la ocasión y que tiene detrás una seguridad contratada y un servicio de gestión.

Por otro lado, el turismo experiencial no puede ser solamente una actividad. El turismo experiencial tiene que durar un tiempo determinado para que el viajero pueda tener la conexión que deseamos que tenga. Y todo turista tiene su proceso. No es lo mismo una visita guiada con un final gastronómico de un restaurante local, que 3 días conociendo la vida de una tribu, comiendo de su gastronomía, viviendo su día a día, relacionándose con ellos el tiempo suficiente como para estrechar una relación e irse con mil sentimientos encontrados, con una conexión lograda y con un sentimiento de identificación con el lugar, que acaba creando un recuerdo único en cada viajero.

Por qué nos atrae tanto el turismo experiencial
Turismo experiencial en las Islas Amantaní, Perú

Cada detalle cuenta, desde la planificación hasta el post viaje

Ya no se busca una buena calificación, se busca la excelencia; y me enseñaron que la excelencia es dar más de lo que el cliente se hubiera esperado nunca; sorprenderles.

Como argumenta José Cantero Gómez en un interesante artículo sobre el marketing aplicado al turismo experiencial “Igualmente importante es el identificar y cualificar esos micromomentos, dónde tengo que incorporar una vivencia o experiencia para sorprender y superar las expectativas de nuestro viajeros”.

Así, el destino no vende sus recursos (los recursos solo enriquecen); vende su historia, sus leyendas, su cultura, sus tradiciones, su forma de vida. Esto hace que haya una conexión directa con el destino. Y después, el profesional ofrece su servicio postventa que pueden ser desde contenido multimedia hasta regalos de agradecimiento relacionados con el viaje.

Por qué nos atrae tanto el turismo experiencial
Experiencia de pesca tradicional en Santa Rosa, Bolivia

¿Y por qué ahora buscamos esto y no antes?

Con la libertad de fronteras y la facilidad de viajar que no teníamos hace 30 años, hemos evolucionado y ahora buscamos cosas nuevas. La naturaleza del ser humano es buscar, investigar, conquistar nuevos territorios. Y nos quedamos con lo que nos hace sentir emociones.

Los viajeros nómadas concluyen que no tienen un tipo de destino ideal, sino que se quedan con aquellos lugares que les hicieron sentir algo. Si un lugar tiene naturaleza impresionante, pero no ha conseguido entrar en contacto con su gente, es un viaje sin sentido. Y muy importante: como puntualizan en un artículo de TrekkBlog, “Si solamente se ha conocido el lado bueno del lugar, tampoco es algo auténtico”. La imperfección forma parte de la perfección, y en un viaje debería de seguirse la misma regla.

La reacción científica es la que mejor explica la tendencia del turismo experiencial, ya que así podemos entender lo que pasa en nuestro organismo que nos hace cambiar de conducta.

Cuando vivimos una experiencia satisfactoria, el cerebro genera dopamina, el neurotransmisor más importante. Éste se genera cuando vivimos una situación agradable, y nos lleva a querer encontrarla una y otra vez, porque nos proporciona placer emocional. Está fuertemente relacionado con la memoria y, por tanto, con la creación de un recuerdo agradable.

Se puede afirmar que la dimensión experiencial de un viaje se relaciona con el bienestar psicológico de las personas. Y ahora más que nunca, es lo que necesitamos.

¿El turismo experiencial está basado entonces en actividades de bienestar emocional?

No necesariamente. Este tipo de turismo puede incluir actividades muy diversas, igual que los demás tipos. No existe una sola forma de hacer sentir emociones a un viajero. Como en todo, es el viajero el que buscará su destino y su actividad; según lo que le atraiga conocer, según cómo se sienta y cómo se quiera sentir.

Nuestra función como profesionales, es vender emociones y recuerdos.

 37 visitas

Read More

¿La tecnología digital eco responsable puede ser compatible con la promoción turística digital?

La revolución digital ha tenido un impacto considerable en el sector turístico, que ahora es indispensable tanto desde el punto de vista logístico como de la promoción, y en la actualidad se están surgiendo varias reflexiones relacionadas con su uso responsable. ¿La tecnología eco responsable puede ser compatible con la promoción turística digital? Fabien Perot, eco diseñador de páginas web, me acompaña en esta reflexión para arrojar luz sobre este concepto eco-responsable que está en el centro de la dimensión tecnológica del desarrollo turístico.

Digital y turismo: una evolución que va de la mano

En los últimos años se han producido importantes interacciones entre la tecnología y el turismo, que han tenido un fuerte impacto en la logística del sector, el comportamiento del mercado y las técnicas de comunicación y marketing para los profesionales. «El progreso tecnológico y el turismo van de la mano desde hace años», como señalan Buhalis y Law (2008), incluyendo la llegada de Internet, que se define como uno de los elementos transformadores de la industria.

Con varios puntos de inflexión importantes en el sector, como la digitalización de las agencias, el desarrollo de herramientas digitales para los procesos de marketing y la llegada de las redes sociales, el turismo se ha encontrado en una espiral de oportunidades e innovaciones. Para conquistar a los viajeros, todas las estrategias están permitidas para jugar en la omnipresencia digital: se ha vuelto casi indispensable tener visibilidad en las redes sociales, tener una web vitrina así como un Marketplace, crear contenidos escritos y visuales, proponer una variedad de canales de comunicación para la relación al cliente así como generar actividad en los medios sociales como blogs o plataformas de opinión de los viajeros, sin olvidar la relevancia del desarrollo de aplicaciones móviles.

Esta digitalización masiva ha hecho del turismo un sector de actividad muy anclado en la dimensión tecnológica, que hoy experimenta a su vez reflexiones y problemáticas medioambientales.

La tecnología digital y su impacto medioambiental

De aquí a 2025, «se prevé que la tecnología digital representa entre el 6,9% y el 8,8% de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero», según France Stratégie, institución dependiente del Primer Ministro. El conocimiento y la concienciación sobre el impacto medioambiental de la tecnología digital es relativamente reciente, pero muchos actores ya han decidido incluir esta dimensión tecnológica en su transición ecológica y su posicionamiento ecoresponsable.

Un informe publicado por el Think Tank The Shift Project nos informa de que la parte de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero vinculadas al uso digital en 2019 se estima en un 4%. Como comparación, utilizan las emisiones del transporte aéreo, que «generan un 2,5% si nos limitamos a las emisiones directas de los aviones», explica Hugues Ferreboeuf, director de proyectos de The Shift Project. En esta era digital, la desmaterialización implica, paradójicamente, un importante uso de materiales y energía, y acabamos teniendo un coste ecológico que puede cuestionar ciertas prácticas.

Como actor de la transición ecológica a través del ecodiseño de la web, ¿puede decirnos cuáles son los impactos ambientales más importantes de la tecnología digital?

«Es extremadamente complejo, ya que hay que tener en cuenta el ciclo de vida de toda la cadena: desde los equipos hasta los servicios, pasando por la producción de energía para su funcionamiento y el despliegue de una gigantesca infraestructura global. El impacto medioambiental más importante es la emisión de gases de efecto invernadero, en parte debido a la producción de energía basada en el carbono. Pero también hay un importante problema de recursos, tanto en términos de agotamiento (de metales raros, por ejemplo) como de contaminación del agua, el aire y el suelo (por la extracción de metales, la fabricación de equipos, los residuos electrónicos).«

¿Ser eco-responsable hasta el punto de hacer clic?

El compromiso eco-responsable ha sido un tema importante en el panorama turístico desde hace varios años, desarrollando soluciones e innovaciones en torno a cuestiones relacionadas con las dimensiones social y medioambiental, que son los pilares del turismo. La dimensión tecnológica se ha sumado recientemente a estos retos de la industria, por lo que debería formar parte de los compromisos ecoresponsables de estos actores para dar cierta armonía y coherencia a sus valores.

Sin embargo, ya sea para desarrollar y mantener la competitividad, optimizar el viaje del cliente y garantizar la visibilidad promocional, el peso de lo digital en el turismo superaría las buenas prácticas y los gestos responsables que podemos encontrar hoy en día en este sector.

El turismo tiene un vínculo muy estrecho y especial con lo digital, ¿podría ser posible una compatibilidad en forma de compromiso según los conceptos de la tecnología digital responsable?

Esa es exactamente la palabra correcta: ¡compromiso! Me gusta pensar que el paso más importante es la concienciación. Si los agentes del turismo (pero también cualquier usuario digital) comprenden la cuestión medioambiental en torno a lo digital, ya será un gran paso adelante, sobre todo porque el tema ha surgido recientemente. Dirigiendo una buena reflexión sobre el diseño de su sitio web, el uso de su buzón, el almacenamiento de sus datos, el impacto de su comunicación, la elección de sus terminales, todos pueden ir más allá y mejorar considerablemente su huella digital.

Las problemáticas de desarrollo sostenible y de prácticas responsables que el turismo lleva experimentando desde hace varios años a nivel social, económico y medioambiental se extienden ahora a la dimensión tecnológica. El reto actual es tomar conciencia, como actores del ecosistema turístico, de entender y actuar para emprender el turismo de forma diferente, desde ahora.

 37 visitas

Read More

Alguita de Mar: una mirada sustentable a la comercialización de algas comestibles

Noemí Solar Bacho, es bióloga marina y comercializadora de algas para consumo humano, las que son recogidas por mujeres recolectoras de orilla en la Región de Los Ríos y buzos en la Isla de Chiloé. Desde que comenzó con la venta de algas, sus principales clientes fueron reconocidos restaurantes como Boragó en Santiago y luego, Tres Peces en Valparaíso. Sin embargo, tras la pandemia todo cambió. Muchos restaurantes tuvieron que cerrar sus puertas y otros reinventarse a través del delivery, lo que redujo considerablemente las ventas de su tienda en Instagram @alguitademar.

¿Qué ocurrió entonces? El mercado cambió y Noemí tuvo que adaptarse a este cambio. Uno de ellos, fue dirigirse a otro público: el consumidor final. “Como cerraron los restaurantes, algunos cocineros empezaron a hacer sus propios emprendimientos porque necesitaban seguir trabajando y ahí aparecieron nuevos clientes, por ejemplo, el chef Jin Sun Yoo de Experiencia Omakase en Valdivia, o la chef mapuche, Cecilia Loncomilla en Santiago. Por otro lado, se me fueron acercando personas veganas, celíacas, con alergias alimentarias o familias que comenzaron a cambiar su alimentación por una más saludable y con menos chatarra. Hay personas que me escriben directamente porque quieren comer mejor y probar algo diferente. Desde la pandemia, de este tipo de nuevos clientes, me escribe por lo menos, uno al día”, explicó Noemí.

Del mar al mercado en distintos formatos

Una de las características más importantes de las algas que comercializa Noemí, es que son deshidratadas, lo que las convierte en un alimento con mayor durabilidad, algo que según destaca, ha sido súper relevante en tiempos de pandemia. “Como la gente no tenía la posibilidad de ir a comprar tan seguido, empezó a buscar productos que pudieran permanecer en sus despensas, como por ejemplo, las algas deshidratadas. Además, de los cambios que empezaron a experimentar algunas familias, como cocinar y ser más responsables con su alimentación. En ese contexto, muchos clientes me pedían harina de cochayuyo para incorporar a los panes que ellos mismos realizaban. Creo que todo esto abrió una puerta para aumentar ese segmento de consumidores finales”.

Actualmente, Noemí vende algas seleccionadas y deshidratadas en formato individual de 4 gramos, que es el que generalmente ofrece a aquellos consumidores que recién se están acercando al consumo de algas comestibles, como una manera de darles a conocer el producto; otro de sus formatos más exitosos es el envase de 20 gramos, que comercializa principalmente en tiendas especializadas y que explica, puede durar hasta dos semanas. Para cocineros, principalmente ofrece una caja que puede ser de 100, 200 y 300 gramos de algas deshidratadas o la cajita mix, que incluye 4 sobres individuales, de 4 gramos de algas como luche, carola, chicorea de mar o cochayuyo.

Además de esto, junto a mujeres recolectoras de orilla y emprendedoras de la Región de Los Ríos, desarrolla harina de cochayuyo, que comercializa en formato de 250 y 500 gramos. Un producto muy apetecido en estos tiempos por su durabilidad y características saludables.

Venta de algas en el programa  “Aquí hay Pescado”

Mediante el proyecto Innova Región, “Desarrollo y validación comercial de prototipos en base a algas comestibles de la Región de Los Ríos”, apoyado por Fomento Los Ríos, Noemí ha desarrollado una caja con un mix de 4 tipos de algas, que ha lanzado al mercado recientemente a través del programa de suscripción en línea “Aquí hay Pescado”, en Valdivia.

Carlos Riquelme, director de Fomento Los Ríos destacó la oportunidad que este proyecto entrega a emprendedoras como Noemí, “acá estamos en presencia de un circulo virtuoso y encadenamiento productivo, donde emprendedoras como Noemí con sus algas tienen la ocasión de generar y abrir nuevos mercados de comercialización para sus productos, lo cual valoramos profundamente y buscamos con el apoyo de iniciativas como “Aquí hay Pescado”.

Este programa de consumo responsable de productos del mar, durante todos sus meses de venta a través de un pack del mar, que incluye pescados, mariscos y algas de origen artesanal, ha comercializado el formato de algas en sobre de 4 gramos, diversificando los productos del mar y abriendo una oportunidad comercial para esta emprendedora.

“Con el apoyo de la Fundación Cocinamar y mediante el programa Aquí hay Pescado, se están validando 2 empaques de algas: uno individual, que se comercializó durante los meses de abril y mayo, y la cajita mix que estuvo disponible en el pack de julio y queremos incluirla también en el de agosto”, señaló Griselda Ilabel, directora del programa.

Para Noemí, Aquí hay Pescado se ha convertido en uno de sus principales clientes.  “Les he vendido tres veces y tengo la intención que, de seguir funcionando la suscripción, continuar participando en el proyecto, porque creo que es una iniciativa con mucho potencial”.

Nuevos proveedores para nuevos públicos

Recientemente Noemí llegó de una gira por el norte para conseguir nuevos proveedores y así poder cubrir toda la demanda de algas, ya que como se trata de un recurso estacional, algunas especies como la chicorea de mar son difíciles de conseguir en verano y también en invierno producto de las recurrentes marejadas.

Según explica la bióloga marina, “en los lugares donde hay cultivo, las algas son de fácil acceso, entonces mi idea es cubrir toda la demanda anual en función de algunas praderas naturales, como ya lo hago, e ir incorporando ahora algunas especies de cultivo, principalmente para meses del año en donde no se encuentran las algas en su hábitat natural”.

 37 visitas

Read More

Los esfuerzos para avanzar hacia un turismo más sostenible en Rapa Nui

En diciembre de 2012, la Municipalidad de Rapa Nui, liderada por el Tavana (Alcalde) Pedro Edmunds Paoa, organizó un Cabildo Ciudadano para diseñar, de manera conjunta y participativa, el futuro del territorio.

Fue una lluvia de ideas. Todos quienes asistieron entregaron su opinión y cada una de ellas iba encaminada a preservar la cultura, cuidar el medio ambiente, mejorar los procesos y, lo más importante, ser un destino sostenible, que no se había alcanzado hasta ese entonces. El respeto, un valor fundamental en éste, el lugar habitado más lejano del planeta englobaba esa esperanza.

Han pasado más de ocho años desde el que es considerado nacimiento del plan A.M.O.R., ideales que regirán a la isla por 25 años y que se desglosan en Autosustentabilidad, Mejoras Continuas, Optimización de Recursos y Respeto. Lo que en un momento fue un proyecto, se ha convertido en una plataforma reconocida internacionalmente, luego de que Naciones Unidas en Chile, a razón de la exposición de este plan a las 19 oficinas con representación en el país, determinara a Rapa Nui y al Plan A.M.O.R., como territorio espejo de la Agenda 2030, un desafío que llena de orgullo a toda la comunidad, residentes y pueblo originario.

Es en este contexto que gracias a la visión de futuro de sus autoridades y comunidad, Rapa Nui se convierte en uno de los candidatos al reconocimiento internacional TOP100 Destination Sustainability Stories de Green Destinations.

Francisca Haoa es profesional de la Dirección de Turismo de la Ilustre Municipalidad de Rapa Nui y ha sido la contraparte local en el proceso de identificación de brechas. Ella señala que “la postulación al sello de Green Destinations es un gran paso para Rapa Nui en función de distinguirnos ante el mundo como un destino sostenible, en el cual siendo el lugar más remoto del mundo se trabaja arduamente en el bienestar de la comunidad local, preservando nuestro territorio, nuestra cultura y salud ante la situación actual que acontece el mundo, siendo un tremendo desafío adquirido para este municipio, sus autoridades y la comunidad local”.

Felipe Vera es representante en Chile de Green Destinations, ONG que ha reconocido los esfuerzos en sostenibilidad turística en más de 400 destinos a nivel mundial. El especialista en turismo sostenible y contraparte de la Municipalidad de Rapa Nui, indica que el trabajo que lleva realizando la comunidad es admirable e inspirador y nos muestra que es posible avanzar en la dirección correcta; protección de los modos de vida por sobre la explotación de los territorios debido a un desarrollo turístico descontrolado.

De allí que el pueblo Rapa Nui ve al COVID-19 como una oportunidad de mostrar al mundo que el uso de la sabiduría ancestral puede alzarse como un aporte significativo para la humanidad, compartiendo las buenas prácticas que mantienen al territorio por 14 meses sin coronavirus tras la aplicación de conceptos como el Tapu, una orden sagrada que lleva a obedecer, que lleva al autocuidado de todos y cada uno; o el Umanga, yo te sustento, tú me sustentas, ambos nos sustentamos, todo lo cual se refuerza a través del Mo´a, el respeto, que los ancestros consideraban como un valor universal, lo que ocurre hasta hoy.

 37 visitas

Read More

Las rutas guiadas como herramientas de conservación del patrimonio natural

Las rutas guiadas ayudan a que los visitantes sean más respetuosos con el patrimonio natural, y el visitante se lleva mucho conocimiento y una experiencia para siempre.

Los cambios del turismo postpandemia (si es que se puede decir post- ya) indican una mayor preocupación por el medio ambiente y una voluntad cada vez mayor de pasar tiempo en espacios abiertos: la necesidad de reconectar con la naturaleza.

Sin embargo, este mercado turístico no estaba preparado para acoger toda la demanda; la capacidad de carga de los espacios naturales se ha desbordado. Aun así, los profesionales deseamos que siga habiendo esas ganas de acariciar la naturaleza.

Hay muchos factores que influyen en la conservación del patrimonio natural. En este artículo intentaré ahondar en la importancia que tienen las rutas guiadas, a pesar de que a veces escogemos viajar de manera individual, sea cual sea la razón.

La problemática viene con la falta de civismo o educación ambiental que daña estos espacios sensibles a los cambios

Tampoco se trata de hacer una ruta de educación ambiental, ya que estamos de vacaciones y, obviamente, no nos interesa ir a una clase donde nos digan lo que está bien y lo que está mal. Entonces, ¿qué?

Hay profesionales que les apasiona ofrecer rutas guiadas en las que hará que ese par de horas sean una experiencia, no solamente información del lugar que visitas. Este guía profesional debe de interpretar el significado del territorio para que lo entiendas, para que conectes, para que empatices y salga de ti mismo la voluntad de conservarlo.

El guía en sí no es la herramienta, es el puente que une al cliente con el patrimonio que visita, transmitiendo emociones e información valiosa a través de lo que llamamos interpretación.

Las rutas guiadas están diseñadas de manera respetuosa con el medio ambiente (hay unas normas, un aforo, unos caminos a seguir), además de que transmiten conocimiento de forma directa, y esto es algo que no se puede hacer de ninguna otra manera.

Y por supuesto, las rutas guiadas forman parte de los pilares de la sostenibilidad

Poco se habla de la gran influencia que puede llegar a tener un guía y de las consecuencias positivas que provoca una ruta de patrimonio bien interpretada. Como apoya este artículo de una gran profesional como es Nuria Mohedano “Desde el punto de vista medioambiental, los destinos turísticos sostenibles, lejos de ser sostenibles en absoluto, tienden a centrarse simplemente en reducir los impactos negativos. Mientras que la interpretación del patrimonio se entiende como una herramienta para involucrar y educar a las personas.”

Efectivamente, por una parte, se dinamiza la economía, creando actividad y puestos de trabajo, a veces, donde no los había.

Por otra, se revaloriza un territorio, pudiendo ser beneficiado el pilar de la sociedad, creándose servicios de mejora de la calidad de vida de los habitantes de ese territorio, por ejemplo.

Por último, la conservación del patrimonio natural se beneficia tanto, que puede incluso llegar a crearse leyes o normativas especiales que protejan un determinado territorio.

Por no hablar de ti, el que lo visita, el que lo respetará y apoyará con su visita los proyectos de conservación que se lleven a cabo. ¡Gracias!

 37 visitas

Read More

Newsletter

Recibe nuestro boletín con las últimas noticias en turismo y sostenibilidad.