Cerdeña dice sí al ecoturismo

Cerdeña es una de las regiones mediterráneas de Europa que impulsarán nuevas medidas de fomento del ecoturismo dentro de sus áreas protegidas. Ha sido el Parque Natural Regional de Porto Conte el encargado de dar el pistoletazo de salida al programa piloto gestionado por DESTIMED PLUS que busca desarrollar, gestionar y promover colectivamente el ecoturismo en la cuenca mediterránea. 

Este proyecto incluye nueve zonas protegidas distribuidas en seis países: Italia, España, Grecia, Francia, Croacia y Albania, con el objetivo de mejorar la capacidad de los agentes locales y regionales del Mediterráneo de incorporar el turismo y la conservación de la naturaleza en sus agendas. Para lograrlo, se desplegarán acciones de promoción del turismo sostenible en espacios protegidos distribuidos en estos seis países.

Así pues, el eje de acción que regirá cada uno de los programas pilotos será la potenciación de una red de ecoturismo en clave medioambiental, económica, social y de gobernanza de los espacios protegidos.

Ecoturismo en Porto Conte

Hace un mes, desde Travindy, pudimos ser parte de los ocho testeadores encargados de valorar el programa piloto de Porto Conte, y la verdad es que fue una experiencia muy positiva en todos los aspectos. Fue la validación de que la gobernanza, el ecoturismo, la conservación y un producto turístico atractivo, pueden ir de la mano y, lo más inspirador, ha podido demostrar que SÍ ES POSIBLE.

Ecoturismo en Porto Conte
Porto Conte

Movilidad sostenible

La apuesta fundamental de Porto Conte ha sido la movilidad lenta y sostenible. La mayoría de los traslados del grupo de testeadores fueron realizados en bici eléctrica, lo que nos permitió disfrutar del entorno y sus bondades de una forma más directa. Sentir el olor del campo, rozar (o casi) las vides y los olivos a nuestro paso, y disfrutar de unas vistas de infarto, mientras nos movíamos de un sitio a otro, fue un gran acierto para acercarnos no solo al paisaje sino a la vida rural de la isla. 

Rutas en E-bike

Naturaleza, historia y gastronomía

Asimismo, la naturaleza, en todas sus formas, desempeñó un rol primordial en nuestra visita. De la mano de nuestra guía recorrimos su bosque mediterráneo en “Le Prigionette”, conocimos sus especies endémicas y culminamos con las vistas de los espectaculares acantilados de Cala Barca. En E-MTB ascendimos por el Monte Murone para luego terminar dándonos un baño en las aguas cristalinas de Lazzaretto. En bici también nos fuimos a conocer su famosa Gruta de Neptuno, una obra maestra de la naturaleza, donde estalactitas y estalagmitas han esculpido a su antojo la cueva que las alberga.

Nos adentramos en su historia en la visita al Museo Casa Gioiosa, descubrimos a nuestro paso vestigios de la Segunda Guerra Mundial y atravesamos puentes en los que hace decenas de siglos transitaban los romanos. También conocimos de primera mano, los fuertes lazos de unión que existen entre el pueblo alguerés y el catalán a través de su lengua e historia en común.

Hablar de Italia y, en especial, de Cerdeña, nos obliga a hablar de gastronomía sí o sí. Durante esta experiencia piloto se puso en valor la cocina local y, más aún, la materia prima sarda. Afortunadamente, tuvimos la oportunidad de participar activamente en esa cocina durante todo el proceso. Pudimos recolectar parte de las verduras que se utilizarían en nuestra cena; aprendimos con la nonna de la casa a preparar la fregola, un tipo de pasta típica de Cerdeña; degustamos aceites, vinos, mermeladas, quesos… todos de producción artesanal. 

Ecoturismo, Naturaleza, historia y gastronomía
Fregola en proceso

Agroturismo

Y, claro, nuestra experiencia no podía estar completa sin nuestro alojamiento: un agroturismo auténtico, en medio de la campagna sarda. 

En principio lo que hoy es un alojamiento, hace muchas décadas era un pedazo de tierra donde el abuelo de nuestra anfitriona pastoreaba cabras y ovejas. Con el tiempo, una de sus hijas construyó una pequeña casa para vivir con su familia y para obtener más dinero (eran tiempos difíciles) decidió alquilar una habitación. Pronto se dio cuenta de que esta sería una buena salida económica, y así, con el tiempo, se convirtió en el agroturismo que encontramos hoy: un lugar acogedor, con sabor a familia, a campo, con una cocina deliciosa que muestra con orgullo cómo sabe la Sardegna

Desde el agroturismo se produce, con las olivas del propio huerto, un aceite exquisito y ecológico. También confituras artesanales y embutidos varios. Y, un poquito más allá, en casa del vecino, encontrarás un pecorino sardo y una mozzarella que harán fiesta en tu paladar. 

Cosecha en el agroturismo

El turismo que queremos

Para nosotros, este primer piloto ha pasado con honores la prueba. Enhorabuena a los organizadores porque nos han sabido transmitir, con hechos, la riqueza y el valor que cobra un territorio cuando somos capaces de sumergir a los visitantes en él, a través de su naturaleza, su historia, sus tradiciones y su gastronomía.

Esperamos que los próximos programas pilotos en el resto de regiones sean todo un éxito y que pronto dejen de ser pruebas para convertirse en productos turísticos de calidad que estén al alcance de los viajeros. 

 68 visitas

Read More

¿Cómo puede el turismo contribuir a la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres?

En el Observatorio FiturNext hemos identificado cientos de buenas prácticas en todo el mundo que dan respuesta a retos sociales y medioambientales clave para el sector turístico. Cada año abordamos uno de estos retos. A través de este reto buscamos iniciativas replicables que pueden generar efectos positivos en el sector turístico. Para Fitur 2021, analizamos cómo el turismo puede contribuir al empoderamiento de las mujeres y la igualdad de género.

¿Por qué este reto?

El objetivo 5 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible pasa por lograr la igualdad entre los géneros y empoderar a todas las mujeres y las niñas. Este objetivo es clave para lograr una sociedad equilibrada y la industria turística no debe ser ajena a este hecho.

El desarrollo sostenible también pasa por la igualdad de género y empoderamiento de las mujeres. Para lograr un turismo responsable, todas las acciones y decisiones de los diferentes agentes involucrados en la industria (administraciones públicas, empresas, organizaciones…) deben ir encaminadas a buscar la equidad y reconocer y otorgar a la mujer el papel que le corresponde en una sociedad justa y equilibrada.

¿Por qué es importante este reto para el turismo?

Un 55,5% de las mujeres trabajan en la industria

La participación de las mujeres en la industria de servicios de hoteles y restaurantes es del 55,5% aprox. a nivel mundial. Sin embargo, las mujeres a menudo se concentran en empleos de baja categoría, bajos salarios y precarios en la industria del turismo*.
*Informe global sobre las mujeres en el turismo 2010, llevado a cabo por OMT y UN Women

Dificultad de acceso a:

  • Titularidad de los proyectos
  • Financiación
  • Formación

Ha aumentado un 230% las mujeres que viajan solas

El número de mujeres que viajan solas ha aumentado de manera exponencial en la última década. Una demanda creciente requiere nueva oferta adaptada a necesidades.

Este reto contribuye a los objetivos de desarrollo sostenible

Llevar a los viajeros a los negocios liderados por mujeres o bien que las empoderen, significa ayudar al empleo femenino y al desarrollo global, siguiendo nuevas tendencias, aumentando un mercado justo y eliminando la discriminación.

De hecho, las mujeres son más propensas que los hombres al turismo debido a sus propia forma de curiosidad y comunicación. Las peculiaridades son las mismas entre las viajeras y las operadoras: más sensibilidad para conocer, para pensar en el futuro, para la cultura y las tradiciones. Pero a menudo las mujeres que piensan de formar un negocio son inseguras, no tienen objetivamente apoyo en el acceso al crédito o el enfoque de mercado. Hay muchas mujeres que intentan conectarse en línea, incluso entre amigas, pero encuentran la hostilidad de las instituciones.

Mujeres de todo el mundo: africanas, europeas, asiáticas y americanas, ponen a disposición sus habilidades para generar iniciativas cada vez más innovadoras mediante la difusión de información útil para los viajeros sobre lugares donde las mujeres participan en actividades como artesanía, comida y vino, agricultura, etc.

El ambicioso objetivo de aumentar esta forma de mercado justo, dirigido a eliminar la discriminación, significa aumentar el empleo femenino pero principalmente apuntar hacia el desarrollo global. Porque promover acciones sostenibles, compartir valores entre organizaciones privadas y públicas, fomentar el desarrollo de iniciativas a nivel local, son todas acciones que garantizan la comunicación y la cooperación dentro de una empresa. Por lo tanto, la creación de movimientos, iniciativas y proyectos en este sentido significa haber generado un fenómeno sin precedentes que, gracias a su naturaleza globalizadora, ha logrado establecer un diálogo entre partes opuestas. Esta es la clave del desarrollo global.


Puedes descargarte el informe completo en este enlace: Reto Fitur Next | FITUR NEXT (ifema.es)

Para complementar la lectura te recomendamos el podcast sobre igualdad de género:

 68 visitas

Read More

Andalucía 360 Travel, un modelo de turismo sostenible en Andalucía

Plantar árboles, reducir el tamaño de los grupos en nuestras visitas guiadas y trabajar con productos y agentes locales son las principales herramientas del turismo sostenible en Andalucía 360.

No es difícil encontrar ejemplos de turismo sostenible en espacios naturales. Sin embargo dentro de las ciudades no es tan fácil ver empresas que concuerden con valores de responsabilidad social y medioambiental. En este artículo te contamos cómo hacemos en Andalucía 360 para ofrecer actividades turísticas sostenibles y de calidad.

La cantidad importa, menos es más

La primera de las medidas que adoptamos fue la de reducir el número de personas en nuestras visitas guiadas. Nos marcamos como objetivo inicial 15 personas por grupo. Con la interrupción del Covid-19 y con el fin de cumplir y aplicar de forma eficiente las medidas de seguridad correspondientes establecimos un nuevo cupo máximo entre 6 y 10 participantes. De este modo, aparte de evitar la formación de grandes grupos, logramos evitar el bloqueo de calles con nuestras visitas guiadas.

Igualmente de este modo reducimos la contaminación acústica y establecemos una relación más directa y personal entre nuestros guías turísticos y los visitantes. Como todos podremos recordar, hace menos de dos años era bastante habitual encontrarnos con enormes grupos, incluso de 40 personas, guiados por las estrechas callejuelas de los centros históricos de las ciudades más turísticas, incluso en algunos casos con altavoz para comunicarse con el grupo.

Andalucía 360 Travel, un modelo de turismo sostenible en Andalucía
Visita guiada de un grupo reducido en Málaga.

Respetar. Amar tanto el lugar que visitas como el hecho de viajar

Sin duda viajar se ha convertido en uno de los anhelos de gran parte del mundo. Nos encanta viajar, descubrir nuevos lugares y culturas, conocer nuevas personas y probar cosas nuevas. Amamos viajar y por eso ahorramos y empleamos nuestro tiempo en planificar cuidadosamente nuestros viajes. Esa misma pasión por el viaje la aplicamos a la hora de diseñar las actividades en Andalucía 360 Travel. Hay multitud de pequeños gestos que podemos poner en práctica al visitar un lugar saturado de turismo.

Uno de los cientos de pilares antiguos que hay en el casco histórico de Granada y de los que se puede beber agua potable.

Te contamos de manera muy resumida algunas de ellas: no bloquear las calles; usar fuentes de agua públicas para aminorar el uso de agua embotellada; respetar el descanso de los vecinos; o no usar transportes públicos en horas puntas.

Si quieres conocer más, puedes consultar nuestra web donde disponemos de un listado completo de nuestras acciones y también un manual de buenas prácticas para guías.

Plantar árboles para ser más sostenibles

Por muchas medidas que se adopten en una empresa es casi imposible crear un turismo 100% sostenible en Andalucía. A nivel de medios de transporte, España en general y Andalucía en particular, no dispone de una infraestructura libre de emisiones de carbono. Por lo que un viaje siempre lleva aparejada una emisión de CO2 a la atmósfera.

La idea de plantar árboles se nos ocurrió mientras estábamos comprando unas mochilas para nuestros guías. Elegimos unas mochilas diseñadas en España, construidas con materiales 100% orgánicos y que, por cada mochila que comprásemos, el fabricante plantaría un árbol. Fue entonces cuando decidimos llevar a cabo algo similar.

Por cada persona que participa en una de nuestras visitas guiadas hacemos una donación a una asociación medioambiental local. Es decir, si visitas Málaga, contribuyes en Málaga. Obviamente la cuantía nunca puede sufragar el mantenimiento completo de un árbol de reforestación. Si alguna marca vende algo así estaría mintiendo. Nuestra donación equivale a la compra de un plantón de encina en un vivero. El resto del trabajo lo realizan los voluntarios de cada asociación, a quienes también hemos invitado varias veces a nuestras visitas guiadas. Aunque es una medida a largo plazo, los árboles que sobrevivan se convertirán en purificadores del aire. Es una manera de mitigar la huella de carbono que dejan nuestros viajeros.

Las asociaciones con las que trabajamos reforestan con varias especies de árboles y arbustos autóctonos. Pero la encina es especial. Es el árbol más abundante en España y también en Andalucía. Resiste muy bien en lugares con baja pluviosidad, es capaz de rebrotar tras un incendio y crea amplias sombras y alimento para los animales.

Lentisco reforestado por Árboles Contra el Cambio Climático Granada.

Si queréis participar con mano de obra o donaciones, nosotros colaboramos con Árboles Contra el Cambio Climático Granada y Asociación Almijara de Málaga.

Turismo responsable y economía local de Andalucía

Uno de los principales atractivos de los viajes es descubrir una nueva cultura. Sin embargo, en la actualidad la cultura cada vez está más globalizada, aún así hay que hacer un esfuerzo en mantener las costumbres originales de cada lugar, su gastronomía, sus oficios, sus bailes, cantes, etc… Nosotros apostamos por lo tradicional, por lo que es fácil trabajar con la economía local. Tanto en las visitas guiadas como en nuestros circuitos (que actualmente estamos desarrollando), primamos siempre la colaboración con restaurantes, alojamientos, artesanos, locales, artistas o guías locales.

Lo que nos une a ellos es la búsqueda de lo auténtico de cada lugar y lo auténtico significa cercanía. De este modo mantenemos la esencia de Andalucía en nuestros viajes y contribuimos al desarrollo local.

Más medidas responsables de turismo sostenible en Andalucía

Se puede ser responsable con los creadores a través de un uso legal de los contenidos digitales. Se puede ser responsable con la historia valorando el papel de profesionales especializados, pero sobre todo no faltando a la sabiduría y la experiencia. Se puede ser responsable con los guías no pagando la voluntad a un profesional como otro cualquiera. Si queréis conocer más sobre cómo lo hacemos os invitamos a conocer la esencia de nuestras visitas guiadas en Andalucía.

 68 visitas

Read More

Inquietudes sobre el acompañamiento a redes de turismo comunitario

Ante las dificultades para el acceso al mercado, el rechazo de las autoridades gubernamentales y las múltiples historias de abuso por parte de grandes empresas privadas y tour-operadores; la creación de redes de turismo comunitario ha surgido como una estrategia para superar estos obstáculos y ganar fuerza a través de la solidaridad, la colaboración y la búsqueda del bien común (Maldonado, 2007). Entonces, la pregunta no es ¿qué hacer?, sino ¿cómo lograrlo?; y dentro de este cómo: ¿cuáles son los primeros pasos? ¿con apoyo de quiénes?, ¿por cuánto tiempo?, ¿cómo nos organizamos?, entre otras.

¿De quién debe surgir la idea? 

Durante los últimos años se ha promovido la creación de redes a partir de enfoques de abajo hacia arriba, donde se busca que los representantes de la comunidad sean quienes propongan, fomenten y trabajen en la construcción de sus propias redes de turismo comunitario. No obstante, en la mayoría de las redes de turismo comunitario que conozco en México, y de manera especial, en la Península de Yucatán, las redes de turismo comunitario surgen a partir del acompañamiento de asociaciones civiles, fundaciones y universidades que construyen puentes y fomentan espacios de diálogo entre las diferentes iniciativas que se encuentran en el territorio. 

Esto no quiere decir que la idea haya sido impuesta de arriba hacia abajo, pero sí, probablemente que haya sido planteada dialogada y discutida a partir de relaciones de confianza y colaboración en donde las organizaciones de base comunitaria deciden si desean aceptar la invitación y cuál va a ser el rol que van a jugar en estos procesos. El poder de decisión de la base dependerá del grado de madurez de las organizaciones involucradas, de la existencia de liderazgos comunitarios fuertes y dispuestos a alzar la voz, del sentido de identidad y comunidad que se logre formar entre sus integrantes y de un acompañamiento dispuesto a dialogar, deconstruir, dejar ir y reconstruir de manera horizontal.

¿De quiénes son los fondos… y la visión? 

De igual forma, hemos escuchado numerosos casos de fracaso de redes locales, nacionales y regionales que nacieron a partir de grandes proyectos financiados por agencias de desarrollo y organismos internacionales que promueven la integración regional como una estrategia para mejorar los medios de vida de la población local, promover la conservación y defender el territorio. Pero a pesar de los logros alcanzados durante su tiempo de vida, muchas de estas redes se terminan junto con los financiamientos que les dieron origen, cuando no es posible garantizar la continuidad de fondos para su operación, o bien, cuando las organizaciones impulsoras abandonan el proyecto (Komú Travel, 2020).

Entonces, ¿se debe evitar la creación de redes de turismo comunitario a partir del financiamiento de agentes externos? Por supuesto que no. En la mayoría de los casos, los fondos no son solo necesarios por razones económicas, sino por toda la red de aliados que se crea en torno a estas iniciativas, los cuales además de dinero, aportan motivación, asesoría técnica y vinculación para multiplicar el impacto de las acciones que se van generando. 

No obstante, más que un problema de financiamiento sería importante considerar también las agendas de desarrollo. En muchos casos, estas redes comienzan con impresionantes planes estratégicos, basados en agendas externas que cumplen con requisitos de cooperación internacional, conservación, investigación, promoción turística, incidencia política, etc, las cuales consideran los múltiples factores que pueden contribuir al fortalecimiento del turismo comunitario. Si bien, estos objetivos son deseables y necesarios conforme los proyectos avanzan, se vuelven cada vez más complejos y difíciles de identificar, tanto para las comunidades, como para aquellos que las acompañamos: ¿cómo damos continuidad a estas extensas agendas cuando se acaban los fondos y no se puede garantizar un acompañamiento técnico constante y cercano? ¿para qué hacerlo? ¿cuál era esa motivación sencilla y clara que nos unió en un principio? ¿sigue siendo factible..?

Sabemos que los sueños son grandes, los problemas complejos y la lucha apasionante, pero creo que es importante recordar que la visión de comunidad se basa en que podemos trabajar juntos y también encontrar aliados con quienes colaborar. No es deber de las redes resolver todos los problemas que les afectan, pero sí definir el rol que les toca jugar, aquel que pueden desempeñar mejor; así como encontrar a aquellos aliados con los que pueden construir agendas de desarrollo y diseñar los mecanismos de colaboración que utilizarán para alcanzar dichos objetivos.

¿Cómo organizar el trabajo?

La mayoría de las redes de turismo comunitario en Latinoamérica trabaja de manera directa o transversal en temas de mejora de infraestructura y, equipamiento, capacitación, acceso a mercado y comercialización, siendo esta última uno de los principales indicadores de éxito o fracaso de una organización de segundo nivel (Maldonado, 2007).

En términos comerciales, la creación de la redes se basa en ganar espacios y control dentro de la cadena de valor turístico, con el objetivo de aumentar los beneficios para la base. En consecuencia, las redes asumen el rol de intermediarios entre los viajeros y las iniciativas locales, siendo su principal función la de facilitarla operación turística al reducir el número de transacciones entre las partes, de tal manera que se maximicen los beneficios para todos (Cañada, 2015). Sin embargo, uno de los primeros pasos para lograr este objetivo, es la construcción de acuerdos que les permitan cumplir su función de manera organizada, solidaria y eficiente. He ahí el reto…

Como en una agencia de viajes convencional, se requiere del apoyo de un equipo responsable de la operación de la empresa, especialmente de los procesos de ventas y atención a clientes. En algunos casos, esto implica la búsqueda de profesionales, voluntarios o estudiantes que asuman estas tareas bajo esquemas horizontales de toma de decisiones, en donde confluyen representantes de la comunidad y de la institución promotora. En otras ocasiones, esta labor es asumida por personal de la organización promotora, quienes trabajan de manera coordinada con representantes de los proyectos. Finalmente, aunque en ambos casos se promueve la incorporación gradual de representantes de las iniciativas comunitarias, la organización promotora tiende a jugar un papel predominante en el desarrollo de la red, puesto que se encarga tanto de la operación comercial como de la obtención de fondos que permitan garantizar su continuidad.

Por otro lado, surgen también otras propuestas basadas en el saber comunitario, las cuales asemejan sistemas rotativos de cargos, donde las organizaciones descentralizan las funciones operativas asignándolas entre sus miembros, de tal forma que todos conozcan los procesos y se busque una repartición más equitativa de responsabilidades y beneficios. Estas alternativas podrían implicar más tiempo y mayor riesgo de abandono, así como evolucionar según el grado de madurez de la red; sin embargo, les permiten asumir un rol más importante en su desarrollo y contribuyen a la autogestión comunitaria.

Las experiencias de turismo comunitario son complejas y varían según las personas, su contexto sociocultural, procesos históricos y factores económicos propios de cada región. Por tanto, la intención de este artículo no es brindar fórmulas universales, sino abrir la conversación sobre los procesos que contribuyen al fortalecimiento del turismo comunitario y nuestro rol como acompañantes de diversas iniciativas comunitarias. Estoy segura de que las trayectorias de muchas redes apenas comienzan, y que durante su proceso de desarrollo todavía quedan muchas transformaciones y aprendizajes por compartir.


Referencias

Cañada, E. (2015). La comercialización del turismo comunitario en América Latina. Anuario de Estudios Centroamericanos, 159-189.

Komú Travel. (9 de abril de 2020). Redes y alianzas en el turismo de base comunitaria. Casos de éxito. [Archivo de video]. Recuperado de https://www.youtube.com/watch?v=mHmwBya-9Mw&t=4156s

Maldonado, C. (2007). Fortaleciendo redes de turismo comunitario. Revista local. glob. Centro Internacional de Formación (CIF) de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), Vol. 4, 1-84.


Este artículo ha sido originariamente publicado en el blog de Komutravel y reproducido en Travindy con permiso del autora, Carolina Canto: “Inquietudes sobre el acompañamiento a redes de turismo comunitario”.

 68 visitas

Read More

Fondos NGEU y turismo: pronto empezará el baile

Hace unos días la Comisión Europea aprobó el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia “España Puede” (PRR) que recoge cómo se aplicarán los fondos Next Generation de la UE (NGEU), un plan de inversiones y reformas sin precedentes para afrontar la recuperación post-pandemia. Con ello, se abre la puerta para que, más pronto que tarde, se empiecen a habilitar los canales de acceso a los fondos.

Se cierra una etapa de preparación en la que se han publicado infinidad de noticias – aunque también mucho ruido mediático – y empieza el reto de ejecutar un volumen de 68.500M€ en el periodo 2021-2026.

Durante este periodo hemos tenido tiempo de analizar las características del Plan y cómo podría beneficiar a los destinos turísticos, en particular su componente 14 “Plan de Modernización y Competitividad del sector turístico” que es el principal instrumento de inversión para el sector.

A continuación, expongo una opinión, estrictamente personal, sobre cómo el Plan “España Puede” es de interés para los destinos y los gobiernos locales que los gestionan.

El análisis se basa en el despiece del documento explicativo del componente 14 así como en las presentaciones públicas sobre sus ejes de inversión que se han ido realizando en las últimas semanas. Avanzo, eso sí, que es un análisis parcial ya que persisten algunas incógnitas que condicionarán el acceso a los fondos. 

Pero, antes que nada, una breve introducción para exponer cómo se sitúa el turismo en el conjunto del PRR. El Plan “España Puede” dispone de un presupuesto total de 68.500M€ y se estructura en 30 componentes.

El componente 14 es el único dirigido exclusivamente al sector turístico y tiene un presupuesto de 3.400M€, esto es, un 4,9% del total del PRR y octavo componente por volumen de inversión. Aun así, existen otros componentes del Plan que tendrán una incidencia directa o indirecta en el turismo.

La Secretaría de Estado de Turismo destaca el componente 19 “Plan Nacional de capacidades digitales” como instrumento para la capacitación de los trabajadores del sector y otros dieciséis componentes que tendrán una incidencia indirecta en ámbitos como la agenda urbana y la lucha contra la despoblación, la transición energética, los ecosistemas resilientes, la movilidad, la inteligencia artificial o la cultura y el deporte. El propio Ministerio estima en 44.000M€ el impacto global del Plan en la competitividad turística.

El componente 14 tiene como objetivo la mejora en la modernización y competitividad del sector situando la sostenibilidad y digitalización como ejes de transformación del sector y como vía para la consecución de los objetivos secundarios de transición verde, transición digital, diversificación, desestacionalización, desconcentración y calidad. Como todos los componentes consta de unos ejes de inversión y reformas.

En este caso, los ejes de inversión ordenados según el porcentaje sobre el presupuesto total son Transformación del modelo turístico hacia la sostenibilidad (56,56%), Actuaciones especiales en el ámbito de la competitividad (27,16%), Programa de digitalización e inteligencia para destinos y sector turístico (9,91%) y Estrategias de resiliencia turística para territorios extra peninsulares (Baleares, Canarias, Ceuta y Melilla) que representa el 6,47% del total.

En cuanto a reformas, plantea la creación del Fondo Financiero del Estado para la Competitividad Turística (FOCIT), como instrumento de préstamos para el sector, en particular para proyectos que contengan, entre otras, actuaciones de innovación y modernización de los servicios turísticos en el ámbito de la eficiencia energética y la economía circular.

La primera lectura sugiere que el componente 14 no sólo aborda la respuesta a la crisis pandémica, sino que contempla un conjunto de acciones de índole estructural en las que los destinos ya estaban trabajando y que la Covid-19 no ha hecho más que acelerar y colocar como temas prioritarios en las agendas. Tiene en cuenta, además, otros retos de alcance global como son el cambio climático o el Pacto Verde de la UE.

La primera constatación es que se trata básicamente de un plan de apoyo a inversiones del sector público. En efecto, si se analizan las diferentes medidas de cada uno de los ejes de inversión se puede ver que los principales destinatarios serán entidades públicas ya sea a través de ejecución directa o como beneficiarios de las convocatorias.

Así, el PRR creará nuevos instrumentos, proporcionará mayor dotación económica y modernizará programas ya existentes como la Red de Destinos Inteligentes, el Sistema de Calidad Turística, los Clubs de Producto o los Planes de Sostenibilidad Turística en Destino.

Ello no quiere decir que no sea un componente de interés para el sector privado ya que, por un lado, muchas de las medidas impulsadas por el sector público beneficiarán el conjunto del ecosistema turístico y, por el otro, existen medidas exclusivas para las empresas en ámbitos como la digitalización, la innovación e investigación, el fortalecimiento de la actividad comercial o las inversiones de proyectos de eficiencia energética y economía circular (línea que combina subvenciones con préstamos).

La segunda constatación, y buena noticia para los destinos, es que los Planes de Sostenibilidad Turística en Destino son la medida estrella y, sin duda, la de mayor interés para los gobiernos locales.

Su objetivo es llevar a cabo actuaciones transformadoras con una importante dotación económica en cuatro ámbitos: transición verde, transición digital, eficiencia energética y mejora de la competitividad. Representan más del 50% de la inversión (1.904M€) y beneficiarán a unos 165 destinos. 

Esta medida se inspira en las dos convocatorias ordinarias de los Planes de Sostenibilidad Turística en Destino (PSTD) que se han llevado a cabo en 2020 y 2021 aunque en el caso de las tres convocatorias anuales extraordinarias con cargo al PRR se prevé un proceso de ampliación y escalada de los proyectos.

De esta forma, se han establecido ocho categorías de destinos en las que se determinan las inversiones mínimas que se sitúan entre los 2M€ (en destinos rurales y espacios naturales) hasta los 10M€ de los grandes destinos urbanos (Madrid y Barcelona), pasando por los 3M€ en destinos urbanos, ciudades con identidad turística o destinos de sol y playa mixto residencial o los 8M€ en destinos de sol y playa muy internacionalizados.

Desde mi punto de vista, estamos frente a proyectos maduros (el 75% de la inversión se tendrá que programar en los ejercicios 2021-2022 y ejecutar en un periodo de 2-3 años), equilibrados (con inversiones en los cuatro ámbitos señalados) y con un volumen de inversión que justifique la capacidad de transformación del destino.

Los PSTD no son la única medida de interés para los gobiernos locales ya que otras líneas de financiación como la relativa a los proyectos de mantenimiento y rehabilitación del patrimonio histórico o la de fortalecimiento de la actividad comercial en zonas de gran afluencia turística podrían ser de interés para ciertos destinos. De forma indirecta, también lo serían las medidas desarrolladas por la Red de Destinos Inteligentes como las plataformas y sistemas de inteligencia turística o las medidas de desarrollo de producto turístico.

Vamos a por las incógnitas

La primera resulta fundamental y es conocer de qué forma los ejes de inversión se declinarán en convocatorias y cuáles serán sus características: ubicación de las “ventanillas digitales”, porcentajes de cofinanciación de los beneficiarios, calendarios de presentación y ejecución, rol de las entidades supralocales para agrupar proyectos, etc. 

Y no sólo conocer cuáles serán los mecanismos del componente 14 sino de los otros componentes que pueden ser de interés para el sector. Sin duda un reto en el que será necesario habilitar sistemas para que los beneficiarios no se pierdan en la maraña de vías de financiación que se esperan.

Por otro lado, se ha insistido en la necesidad de simplificar los procesos para poder ejecutar los fondos de una forma rápida, sin embargo, no se podrán esquivar las normas de información, publicidad y concurrencia, así como los mecanismos de control y seguimiento que garanticen un buen uso de los fondos. Por tanto, son imprescindibles estructuras de gestión adecuadas al reto tanto a nivel de entidades gestoras de los programas como de los beneficiarios.

Otro aspecto pendiente tiene que ver con la gobernanza y, en este sentido destacaría cuáles serán los mecanismos que permitan la colaboración público-privada y sobretodo que las PYMEs del sector también tengan acceso a los fondos. En el caso de los PSTD, por ejemplo, se contempla esta posibilidad, pero se menciona de una forma muy genérica.

Al mismo tiempo, los PSTD se plantean como una actuación cooperada entre los tres niveles de la administración: Estado, Comunidades Autónomas y entidades locales, sin embargo, se desconoce todavía cuáles serán los procesos de presentación, selección y ejecución de los proyectos y qué papel jugarán las CCAA que, de hecho, son las que disponen de más competencias en política turística.

Por último, el debate de los fondos NGEU ha enmascarado que este año también se aprobarán los fondos estructurales para el periodo 2021-2027. En España supondrán unos 38.000M€ en los que, en particular a través de los fondos FEDER, se incluirán inversiones en los ejes de digitalización y sostenibilidad que podrían resultar de interés para el sector turístico por lo que sería conveniente conocer el grado de compatibilidad entre ambos fondos europeos.

Como pueden ver, la información disponible hasta el momento dibuja un escenario favorable a los proyectos de inversión del destino que se sitúa como el destinatario central del componente 14, en particular a través de los Planes de Sostenibilidad Turística en Destino.

Si bien es cierto que faltan datos relevantes sobre la operativa de los fondos, creo que disponemos de suficientes pistas para empezar a preparar proyectos ya sea con vistas a las primeras convocatorias de 2021 o para las del próximo ejercicio.


Este artículo ha sido originariamente publicado en Smart Travel y reproducido en Travindy con permiso del autor, Josep Rodríguez: “Fondos NGEU y turismo: pronto empezará el baile”.

 68 visitas

Read More

Newsletter

Recibe nuestro boletín con las últimas noticias en turismo y sostenibilidad.