Andalucía 360 Travel, un modelo de turismo sostenible en Andalucía

Plantar árboles, reducir el tamaño de los grupos en nuestras visitas guiadas y trabajar con productos y agentes locales son las principales herramientas del turismo sostenible en Andalucía 360.

No es difícil encontrar ejemplos de turismo sostenible en espacios naturales. Sin embargo dentro de las ciudades no es tan fácil ver empresas que concuerden con valores de responsabilidad social y medioambiental. En este artículo te contamos cómo hacemos en Andalucía 360 para ofrecer actividades turísticas sostenibles y de calidad.

La cantidad importa, menos es más

La primera de las medidas que adoptamos fue la de reducir el número de personas en nuestras visitas guiadas. Nos marcamos como objetivo inicial 15 personas por grupo. Con la interrupción del Covid-19 y con el fin de cumplir y aplicar de forma eficiente las medidas de seguridad correspondientes establecimos un nuevo cupo máximo entre 6 y 10 participantes. De este modo, aparte de evitar la formación de grandes grupos, logramos evitar el bloqueo de calles con nuestras visitas guiadas.

Igualmente de este modo reducimos la contaminación acústica y establecemos una relación más directa y personal entre nuestros guías turísticos y los visitantes. Como todos podremos recordar, hace menos de dos años era bastante habitual encontrarnos con enormes grupos, incluso de 40 personas, guiados por las estrechas callejuelas de los centros históricos de las ciudades más turísticas, incluso en algunos casos con altavoz para comunicarse con el grupo.

Andalucía 360 Travel, un modelo de turismo sostenible en Andalucía
Visita guiada de un grupo reducido en Málaga.

Respetar. Amar tanto el lugar que visitas como el hecho de viajar

Sin duda viajar se ha convertido en uno de los anhelos de gran parte del mundo. Nos encanta viajar, descubrir nuevos lugares y culturas, conocer nuevas personas y probar cosas nuevas. Amamos viajar y por eso ahorramos y empleamos nuestro tiempo en planificar cuidadosamente nuestros viajes. Esa misma pasión por el viaje la aplicamos a la hora de diseñar las actividades en Andalucía 360 Travel. Hay multitud de pequeños gestos que podemos poner en práctica al visitar un lugar saturado de turismo.

Uno de los cientos de pilares antiguos que hay en el casco histórico de Granada y de los que se puede beber agua potable.

Te contamos de manera muy resumida algunas de ellas: no bloquear las calles; usar fuentes de agua públicas para aminorar el uso de agua embotellada; respetar el descanso de los vecinos; o no usar transportes públicos en horas puntas.

Si quieres conocer más, puedes consultar nuestra web donde disponemos de un listado completo de nuestras acciones y también un manual de buenas prácticas para guías.

Plantar árboles para ser más sostenibles

Por muchas medidas que se adopten en una empresa es casi imposible crear un turismo 100% sostenible en Andalucía. A nivel de medios de transporte, España en general y Andalucía en particular, no dispone de una infraestructura libre de emisiones de carbono. Por lo que un viaje siempre lleva aparejada una emisión de CO2 a la atmósfera.

La idea de plantar árboles se nos ocurrió mientras estábamos comprando unas mochilas para nuestros guías. Elegimos unas mochilas diseñadas en España, construidas con materiales 100% orgánicos y que, por cada mochila que comprásemos, el fabricante plantaría un árbol. Fue entonces cuando decidimos llevar a cabo algo similar.

Por cada persona que participa en una de nuestras visitas guiadas hacemos una donación a una asociación medioambiental local. Es decir, si visitas Málaga, contribuyes en Málaga. Obviamente la cuantía nunca puede sufragar el mantenimiento completo de un árbol de reforestación. Si alguna marca vende algo así estaría mintiendo. Nuestra donación equivale a la compra de un plantón de encina en un vivero. El resto del trabajo lo realizan los voluntarios de cada asociación, a quienes también hemos invitado varias veces a nuestras visitas guiadas. Aunque es una medida a largo plazo, los árboles que sobrevivan se convertirán en purificadores del aire. Es una manera de mitigar la huella de carbono que dejan nuestros viajeros.

Las asociaciones con las que trabajamos reforestan con varias especies de árboles y arbustos autóctonos. Pero la encina es especial. Es el árbol más abundante en España y también en Andalucía. Resiste muy bien en lugares con baja pluviosidad, es capaz de rebrotar tras un incendio y crea amplias sombras y alimento para los animales.

Lentisco reforestado por Árboles Contra el Cambio Climático Granada.

Si queréis participar con mano de obra o donaciones, nosotros colaboramos con Árboles Contra el Cambio Climático Granada y Asociación Almijara de Málaga.

Turismo responsable y economía local de Andalucía

Uno de los principales atractivos de los viajes es descubrir una nueva cultura. Sin embargo, en la actualidad la cultura cada vez está más globalizada, aún así hay que hacer un esfuerzo en mantener las costumbres originales de cada lugar, su gastronomía, sus oficios, sus bailes, cantes, etc… Nosotros apostamos por lo tradicional, por lo que es fácil trabajar con la economía local. Tanto en las visitas guiadas como en nuestros circuitos (que actualmente estamos desarrollando), primamos siempre la colaboración con restaurantes, alojamientos, artesanos, locales, artistas o guías locales.

Lo que nos une a ellos es la búsqueda de lo auténtico de cada lugar y lo auténtico significa cercanía. De este modo mantenemos la esencia de Andalucía en nuestros viajes y contribuimos al desarrollo local.

Más medidas responsables de turismo sostenible en Andalucía

Se puede ser responsable con los creadores a través de un uso legal de los contenidos digitales. Se puede ser responsable con la historia valorando el papel de profesionales especializados, pero sobre todo no faltando a la sabiduría y la experiencia. Se puede ser responsable con los guías no pagando la voluntad a un profesional como otro cualquiera. Si queréis conocer más sobre cómo lo hacemos os invitamos a conocer la esencia de nuestras visitas guiadas en Andalucía.

 19 visitas

Read More

Fondos NGEU y turismo: pronto empezará el baile

Hace unos días la Comisión Europea aprobó el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia “España Puede” (PRR) que recoge cómo se aplicarán los fondos Next Generation de la UE (NGEU), un plan de inversiones y reformas sin precedentes para afrontar la recuperación post-pandemia. Con ello, se abre la puerta para que, más pronto que tarde, se empiecen a habilitar los canales de acceso a los fondos.

Se cierra una etapa de preparación en la que se han publicado infinidad de noticias – aunque también mucho ruido mediático – y empieza el reto de ejecutar un volumen de 68.500M€ en el periodo 2021-2026.

Durante este periodo hemos tenido tiempo de analizar las características del Plan y cómo podría beneficiar a los destinos turísticos, en particular su componente 14 “Plan de Modernización y Competitividad del sector turístico” que es el principal instrumento de inversión para el sector.

A continuación, expongo una opinión, estrictamente personal, sobre cómo el Plan “España Puede” es de interés para los destinos y los gobiernos locales que los gestionan.

El análisis se basa en el despiece del documento explicativo del componente 14 así como en las presentaciones públicas sobre sus ejes de inversión que se han ido realizando en las últimas semanas. Avanzo, eso sí, que es un análisis parcial ya que persisten algunas incógnitas que condicionarán el acceso a los fondos. 

Pero, antes que nada, una breve introducción para exponer cómo se sitúa el turismo en el conjunto del PRR. El Plan “España Puede” dispone de un presupuesto total de 68.500M€ y se estructura en 30 componentes.

El componente 14 es el único dirigido exclusivamente al sector turístico y tiene un presupuesto de 3.400M€, esto es, un 4,9% del total del PRR y octavo componente por volumen de inversión. Aun así, existen otros componentes del Plan que tendrán una incidencia directa o indirecta en el turismo.

La Secretaría de Estado de Turismo destaca el componente 19 “Plan Nacional de capacidades digitales” como instrumento para la capacitación de los trabajadores del sector y otros dieciséis componentes que tendrán una incidencia indirecta en ámbitos como la agenda urbana y la lucha contra la despoblación, la transición energética, los ecosistemas resilientes, la movilidad, la inteligencia artificial o la cultura y el deporte. El propio Ministerio estima en 44.000M€ el impacto global del Plan en la competitividad turística.

El componente 14 tiene como objetivo la mejora en la modernización y competitividad del sector situando la sostenibilidad y digitalización como ejes de transformación del sector y como vía para la consecución de los objetivos secundarios de transición verde, transición digital, diversificación, desestacionalización, desconcentración y calidad. Como todos los componentes consta de unos ejes de inversión y reformas.

En este caso, los ejes de inversión ordenados según el porcentaje sobre el presupuesto total son Transformación del modelo turístico hacia la sostenibilidad (56,56%), Actuaciones especiales en el ámbito de la competitividad (27,16%), Programa de digitalización e inteligencia para destinos y sector turístico (9,91%) y Estrategias de resiliencia turística para territorios extra peninsulares (Baleares, Canarias, Ceuta y Melilla) que representa el 6,47% del total.

En cuanto a reformas, plantea la creación del Fondo Financiero del Estado para la Competitividad Turística (FOCIT), como instrumento de préstamos para el sector, en particular para proyectos que contengan, entre otras, actuaciones de innovación y modernización de los servicios turísticos en el ámbito de la eficiencia energética y la economía circular.

La primera lectura sugiere que el componente 14 no sólo aborda la respuesta a la crisis pandémica, sino que contempla un conjunto de acciones de índole estructural en las que los destinos ya estaban trabajando y que la Covid-19 no ha hecho más que acelerar y colocar como temas prioritarios en las agendas. Tiene en cuenta, además, otros retos de alcance global como son el cambio climático o el Pacto Verde de la UE.

La primera constatación es que se trata básicamente de un plan de apoyo a inversiones del sector público. En efecto, si se analizan las diferentes medidas de cada uno de los ejes de inversión se puede ver que los principales destinatarios serán entidades públicas ya sea a través de ejecución directa o como beneficiarios de las convocatorias.

Así, el PRR creará nuevos instrumentos, proporcionará mayor dotación económica y modernizará programas ya existentes como la Red de Destinos Inteligentes, el Sistema de Calidad Turística, los Clubs de Producto o los Planes de Sostenibilidad Turística en Destino.

Ello no quiere decir que no sea un componente de interés para el sector privado ya que, por un lado, muchas de las medidas impulsadas por el sector público beneficiarán el conjunto del ecosistema turístico y, por el otro, existen medidas exclusivas para las empresas en ámbitos como la digitalización, la innovación e investigación, el fortalecimiento de la actividad comercial o las inversiones de proyectos de eficiencia energética y economía circular (línea que combina subvenciones con préstamos).

La segunda constatación, y buena noticia para los destinos, es que los Planes de Sostenibilidad Turística en Destino son la medida estrella y, sin duda, la de mayor interés para los gobiernos locales.

Su objetivo es llevar a cabo actuaciones transformadoras con una importante dotación económica en cuatro ámbitos: transición verde, transición digital, eficiencia energética y mejora de la competitividad. Representan más del 50% de la inversión (1.904M€) y beneficiarán a unos 165 destinos. 

Esta medida se inspira en las dos convocatorias ordinarias de los Planes de Sostenibilidad Turística en Destino (PSTD) que se han llevado a cabo en 2020 y 2021 aunque en el caso de las tres convocatorias anuales extraordinarias con cargo al PRR se prevé un proceso de ampliación y escalada de los proyectos.

De esta forma, se han establecido ocho categorías de destinos en las que se determinan las inversiones mínimas que se sitúan entre los 2M€ (en destinos rurales y espacios naturales) hasta los 10M€ de los grandes destinos urbanos (Madrid y Barcelona), pasando por los 3M€ en destinos urbanos, ciudades con identidad turística o destinos de sol y playa mixto residencial o los 8M€ en destinos de sol y playa muy internacionalizados.

Desde mi punto de vista, estamos frente a proyectos maduros (el 75% de la inversión se tendrá que programar en los ejercicios 2021-2022 y ejecutar en un periodo de 2-3 años), equilibrados (con inversiones en los cuatro ámbitos señalados) y con un volumen de inversión que justifique la capacidad de transformación del destino.

Los PSTD no son la única medida de interés para los gobiernos locales ya que otras líneas de financiación como la relativa a los proyectos de mantenimiento y rehabilitación del patrimonio histórico o la de fortalecimiento de la actividad comercial en zonas de gran afluencia turística podrían ser de interés para ciertos destinos. De forma indirecta, también lo serían las medidas desarrolladas por la Red de Destinos Inteligentes como las plataformas y sistemas de inteligencia turística o las medidas de desarrollo de producto turístico.

Vamos a por las incógnitas

La primera resulta fundamental y es conocer de qué forma los ejes de inversión se declinarán en convocatorias y cuáles serán sus características: ubicación de las “ventanillas digitales”, porcentajes de cofinanciación de los beneficiarios, calendarios de presentación y ejecución, rol de las entidades supralocales para agrupar proyectos, etc. 

Y no sólo conocer cuáles serán los mecanismos del componente 14 sino de los otros componentes que pueden ser de interés para el sector. Sin duda un reto en el que será necesario habilitar sistemas para que los beneficiarios no se pierdan en la maraña de vías de financiación que se esperan.

Por otro lado, se ha insistido en la necesidad de simplificar los procesos para poder ejecutar los fondos de una forma rápida, sin embargo, no se podrán esquivar las normas de información, publicidad y concurrencia, así como los mecanismos de control y seguimiento que garanticen un buen uso de los fondos. Por tanto, son imprescindibles estructuras de gestión adecuadas al reto tanto a nivel de entidades gestoras de los programas como de los beneficiarios.

Otro aspecto pendiente tiene que ver con la gobernanza y, en este sentido destacaría cuáles serán los mecanismos que permitan la colaboración público-privada y sobretodo que las PYMEs del sector también tengan acceso a los fondos. En el caso de los PSTD, por ejemplo, se contempla esta posibilidad, pero se menciona de una forma muy genérica.

Al mismo tiempo, los PSTD se plantean como una actuación cooperada entre los tres niveles de la administración: Estado, Comunidades Autónomas y entidades locales, sin embargo, se desconoce todavía cuáles serán los procesos de presentación, selección y ejecución de los proyectos y qué papel jugarán las CCAA que, de hecho, son las que disponen de más competencias en política turística.

Por último, el debate de los fondos NGEU ha enmascarado que este año también se aprobarán los fondos estructurales para el periodo 2021-2027. En España supondrán unos 38.000M€ en los que, en particular a través de los fondos FEDER, se incluirán inversiones en los ejes de digitalización y sostenibilidad que podrían resultar de interés para el sector turístico por lo que sería conveniente conocer el grado de compatibilidad entre ambos fondos europeos.

Como pueden ver, la información disponible hasta el momento dibuja un escenario favorable a los proyectos de inversión del destino que se sitúa como el destinatario central del componente 14, en particular a través de los Planes de Sostenibilidad Turística en Destino.

Si bien es cierto que faltan datos relevantes sobre la operativa de los fondos, creo que disponemos de suficientes pistas para empezar a preparar proyectos ya sea con vistas a las primeras convocatorias de 2021 o para las del próximo ejercicio.


Este artículo ha sido originariamente publicado en Smart Travel y reproducido en Travindy con permiso del autor, Josep Rodríguez: “Fondos NGEU y turismo: pronto empezará el baile”.

 19 visitas

Read More

Urdaibai se convierte en el primer destino turístico sostenible de Euskadi

La Reserva de la Biosfera de Urdaibai se ha ganado el título de ser el destino más sostenible de Euskadi al adherirse a la Carta Europea en la que ya participan otros espacios naturales de cerca de 40 países. En un acto celebrado en Ekoetxea, ha recibido la acreditación de la Federación Europarc. De esa manera, se pone fin a la primera fase del proyecto y se convierte en el único destino de la comunidad autónoma con un reconocimiento internacional en materia de turismo sostenible.

Esta acreditación supone una hoja de ruta para desarrollar un turismo enfocado en los principios del ecoturismo, basado en el respeto del entorno ambiental, social y económico. Además, brindará la oportunidad de dar a conocer de forma internacional este destino y aumentar así el apoyo al equilibrio entre su conservación y el desarrollo sostenible del territorio, favoreciendo el impulso de la comarca como destino turístico de calidad, responsable y seguro, de referencia en Euskadi.

Urdaibai fue declarado Reserva de la Biosfera por la UNESCO en 1984, a propuesta del Gobierno Vasco, tras un intenso movimiento social para conservar su alto valor ambiental y convertirse en un territorio para la sostenibilidad de referencia. El río Oka y sus marismas son su centro neurálgico y constituyen un paisaje de gran valor ambiental. Este territorio de 22.000 hectáreas, que van desde Matxitxako a Punta Arboliz y con la frontera sur en Oiz, lo habitan aproximadamente 45.000 personas, distribuidas en 22 municipios, llenos de historia, cultura, gastronomía y patrimonio natural.


Este artículo es un resumen de la noticia original publicada por El Correo: “Urdaibai se convierte en el primer destino turístico sostenible de Euskadi”.  

 19 visitas

Read More

5 razones para invertir en un hotel sostenible

El paulatino cambio climático y la creciente preocupación por el agotamiento de los recursos naturales en las últimas décadas han puesto en primer plano el desarrollo sostenible. Una nueva propuesta de solución viable para conciliar el continuo crecimiento de las industrias y los grandes centros urbanos con la conservación del planeta.

Por regla general, el concepto de sostenibilidad llama la atención no sólo sobre la preservación del medio ambiente, sino que también considera la interacción existente entre lo económico y lo social. Siempre respetando las múltiples culturas y comunidades.

Es un ideal que se propaga cada vez más en los mercados más diversos, y es también una tendencia definitiva en la construcción de hoteles. El turismo es uno de los principales sectores industriales que contribuyen al calentamiento global, y la construcción, por su propia naturaleza, es una gran consumidora de recursos naturales.

Las grandes inversiones en desarrollos hoteleros se realizan en regiones en las que las atracciones naturales desempeñan un papel importante. Así, el turismo se convierte en un sector económico muy sensible al clima, en el que intervienen factores como la agricultura, el transporte y la energía.

Adoptando la propuesta de construcción sostenible, es posible construir edificios muy atractivos y minimizar el impacto social, medioambiental y también económico. El coste de explotación de un hotel es muy elevado.

¿Por qué invertir en la construcción de un hotel sostenible?

Con la ayuda de la gestión medioambiental, se pueden aplicar iniciativas sostenibles tanto durante la construcción como durante el funcionamiento del hotel. Actualmente existen muchas formaciones enfocadas en la eficiencia energética. Y quienes piensan que todo hotel sostenible es necesariamente sencillo y rústico se equivocan: es posible construir empresas modernas y refinadas utilizando muchos menos recursos y reduciendo la generación de residuos.

La adopción de soluciones sostenibles en la construcción de un proyecto tiene varias ventajas. Estas ventajas pueden ser muy atractivas para quienes pretenden invertir en el sector hotelero. Comprueba cada una de ellas:

1. Más que un servicio, una experiencia

En los últimos años, los servicios de alojamiento se enfrentan a un nuevo tipo de cliente: los millenials, la generación nacida entre principios de los 80 y 1995. Una característica destacada de esta generación de consumidores es la búsqueda de productos y servicios que ofrezcan nuevas experiencias al usuario.

En este sentido, los hoteles que también utilizan la sostenibilidad en sus servicios pueden ofrecer al cliente mucho más que un simple alojamiento, posibilitando actividades que estimulen un nuevo aprendizaje sobre la conciencia medioambiental o que impliquen alguna interacción con la naturaleza.

2. Ahorro en la construcción y la explotación

Optar por empresas sostenibles puede suponer una reducción de los costes de explotación del hotel o incluso del presupuesto de construcción. El uso de la energía solar u otras fuentes alternativas como la eólica o la hidráulica, por ejemplo, permite ahorrar hasta un 70% del consumo de electricidad.

Aunque este tipo de soluciones requieren una mayor inversión inicial, se amortiza bastante rápido y existen líneas de financiación. Algunas medidas, sin embargo, pueden mostrar resultados de ahorro incluso en la fase de construcción, como el uso de materiales alternativos y reciclados, además de soluciones de diseño más inteligentes.

3. Imagen de marca

En España, la demanda de alojamiento sostenible también está creciendo cada vez más. Al invertir en prácticas ecológicas, la empresa turística se asegura la visibilidad en este creciente nicho de mercado. Además, refuerza la marca construyendo una imagen positiva y responsable de la empresa.

Cada vez más, los consumidores quieren consumir marcas reputadas que realizan buenas acciones, con un propósito más allá de la rentabilidad. Los clientes quieren asociarse a empresas que les representen, y los hoteles sostenibles realizan estas acciones a la perfección, incluso con una tarifa diaria un poco más alta que la de un competidor sin el mismo concepto.

4. Ganar en productividad y eficiencia

Uno de los pilares de la sostenibilidad es la responsabilidad social. Esto significa mantener un trato ético y respetuoso con los empleados, promover oportunidades para los residentes locales y garantizar la diversidad cultural en el proyecto. Al crear un entorno agradable y acogedor, el hotel consigue un efecto muy positivo en la motivación y la participación de los empleados. Y, en consecuencia, en la productividad de la empresa.

Esto también se refleja en la relación de los empleados con los huéspedes y en la calidad de los servicios prestados, aumentando la satisfacción de los que se alojan, un indicador relevante para cualquier empresa de servicios.

5. Promover la conciencia medioambiental

La motivación más obvia para elegir este modelo de edificio es también la más importante. El desarrollo de soluciones y prácticas sostenibles en la rutina de la empresa estimula la educación ambiental y social del mercado turístico en su conjunto.

De este modo, propaga la cultura sostenible no sólo entre los huéspedes y los empleados del hotel. También anima a los competidores, proveedores y otras partes interesadas a adoptar una postura cada vez más responsable.

 19 visitas

Read More

Dolomiti Paganella Future Lab: Un innovador proyecto de desarrollo participativo del territorio

Como dice Greta Thunberg, “El futuro es lo único que necesitamos”. Esta frase va muy acorde con el Dolomiti Paganella Future Lab,  un proyecto diseñado para conseguir que la comunidad de la Meseta de Paganella sea más resiliente y capaz de imaginar el futuro, elaborando modelos de desarrollo acordes con los desafíos actuales. En sus inicios, se estableció como una plataforma en constante evolución, única en su tipo en Italia, para definir una visión de desarrollo turístico equilibrado a largo plazo junto con la comunidad, basada en la habitabilidad y la calidad de vida de los residentes y huéspedes.

La ambición de este proyecto, fuertemente deseado y apoyado por la empresa de promoción turística Azienda Per il Turismo Dolomiti Paganella y por los Municipios de la Meseta, es ayudar a crear una visión estratégica compartida y a largo plazo del destino para hacer de este «pequeño» territorio un «gran» caso de estudiar tanto a nivel nacional como en los Alpes.

El plan de trabajo se divide en diferentes fases de escucha que involucran a la comunidad local y a los turistas, con el fin de construir juntos y compartir una visión de desarrollo que permita poner en valor el  territorio a lo largo del tiempo. Este resumen muestra los principales resultados de la primera parte del trabajo, dedicada a escuchar los puntos de vista de los actores de la Meseta: los operadores y administradores turísticos, los turistas de invierno y verano, y la comunidad residente, especialmente los jóvenes. 

“El proyecto, dijo Michele Viola (presidente de la Asociación Promoción Turística de Paganella APT) nació en línea con el mandato de nuestra  empresa turística que, a partir de 2015, ha experimentado una transformación significativa, convirtiéndose en una especie de agencia de desarrollo territorial. La meseta de Paganella ve al turismo como la forma dominante de economía y busca cada vez más una mejora y especialización de las habilidades locales. Es precisamente en una fase positiva e interesante para el Altiplano que es necesario pensar en las perspectivas de futuro, considerando los grandes escenarios de cambio en curso: del calentamiento global a la digitalización, del envejecimiento de la población de nuestro territorio a los grandes fenómenos migratorios.”

Las cuatro temas principales de  Dolomiti Paganella Future Lab 

1) – El ADN del territorio confirma su fuerte atracción turística

La zona de Paganella tiene una identidad turística fuerte y consciente. El turismo es la principal fuente de riqueza, pero también de reconocimiento de identidad. Todo (o casi todo) gira en torno a dar la bienvenida a los invitados. El turismo sigue siendo el motor que impulsa el desarrollo del destino: la naturaleza, los servicios para las familias y las actividades al aire libre siguen estando en el centro de la propuesta de valor. Este fuerte vínculo con el turismo trae beneficios, pero también algunos problemas, especialmente en los picos de la temporada, cuando se siente la presión del huésped. Un territorio como el de Paganella, con una fuerte identidad turística, corre el riesgo de ser moldeado por las necesidades del huésped, sacrificando, en ocasiones, la calidad de vida de sus habitantes.

La accesibilidad y la movilidad son dos temas centrales para mejorar la habitabilidad en la meseta. Es importante re-baleancear el turismo, encontrando un equilibrio entre cantidad y calidad, entre desarrollo y protección ambiental, entre las necesidades de los huéspedes y las de los residentes. La meseta de Paganella aún no ha encontrado la manera de superar las divisiones entre países, pero está dispuesta a trabajar para construir una mayor unidad y cooperación.

2) – Nuevas generaciones

La mejora del tejido social pasa por el establecimiento de relaciones en el territorio y por la creación de perspectivas de futuro para los jóvenes. Las nuevas generaciones están ansiosas por encontrar su lugar en el mundo, pero los padres no siempre están dispuestos a dejarlo en sus manos.

Muchos jóvenes ven su futuro en la meseta, pero aún luchan por construir proyectos de vida, como si quisieran dejar abierta la posibilidad de hacer otra cosa, en otro lugar. Los jóvenes piden cursos de formación que les abran horizontes profesionales y culturales creando, al mismo tiempo, condiciones favorables para que su regreso ponga a disposición lo aprendido en otros contextos. La comunidad empresarial es vital y dinámica, dispuesta a asumir riesgos e innovar. Esta actitud ha permitido construir el éxito del destino turístico en las últimas décadas. Para continuar en este camino, se necesitan nuevas energías, que pueden provenir de las generaciones más jóvenes, que también enfrentarán el desafío de la integración y la cooperación dentro del territorio para superar las divisiones entre países.

3) – Cambio climático  

El cambio climático ha sido reconocido durante mucho tiempo como una fuerza inevitable, y el destino lo ha enfrentado adaptándose y reaccionando a tiempo. El producto turístico ha superado el concepto de estacionalidad. El esquí ya no es el único protagonista de la temporada invernal y han surgido nuevas oportunidades y experiencias para quienes visitan la montaña durante todo el año. Esta evolución fue posible por la voluntad de empezar seriamente a planificar e innovar el turismo de montaña «más allá de las estaciones».

4) Desarrollo del turismo equilibrado

Existe una sensibilidad compartida y un compromiso mutuo por parte de visitantes, residentes y toda la comunidad turística para adoptar comportamientos sostenibles. Para lograrlo, se ha cambiado la forma en que se define el éxito del destino: desde el simple análisis numérico de llegadas y presencias hasta métricas más profundas como el impacto socio-económico del turismo, la calidad de vida de los residentes y un concepto diferente de estacionalidad. Además, se ha logrado el resultado de hacer del destino Dolomiti Paganella uno de los primeros destinos de montaña verdaderamente accesibles sin el uso de coches. Aunque el turismo sigue siendo la principal fuente de beneficios para la comunidad, ahora juega un papel más equilibrado en el sistema económico local. Se ha completado la transición de un destino dependiente del turismo a un destino impulsado por el turismo.

Dolomiti del Brenta – Invierno

Aprendizajes del proceso de participación 360º

El cambio climático modificará el turismo, de eso no hay duda. Pero no necesariamente serán cambios para peor. En efecto, se podrían abrir oportunidades para una zona de montaña como el alargamiento de las estaciones, la creación de nuevas experiencias, la diversificación de productos y mercados.

Los huéspedes parecen estar preparados para un cambio: sus respuestas muestran un gran interés en una experiencia vacacional totalmente sostenible y una voluntad de cambiar su comportamiento para reducir los impactos negativos de su presencia. Si el desarrollo sustentable es una necesidad sentida por el huésped, ya es parcialmente compartido por los residentes para mejorar no solo la experiencia turística, sino la vida en la meseta. Para un área que prospera con el turismo, es esencial apoyar una perspectiva evolucionada sobre el papel de su propio Patronato de Turismo, centro del desarrollo de la comunidad. De hecho, en el turismo, es necesario aceptar el paso del paradigma de crecimiento lineal infinito propio del modelo industrial al de la calidad y del servicio con alto valor añadido.

En proyectos de este tipo, la implicación de todos los participantes en el ámbito en cuestión es absolutamente fundamental; nunca como en este caso, la sinergia entre los diferentes actores conduce a la realización de proyectos eficientes y funcionales en varios frentes, porque se toma en consideración los puntos de vista de todos, las necesidades, los problemas, las soluciones compartidas.

Ha sido fundamental  escuchar el punto de vista de las personas que viven, trabajan y pasan sus vacaciones en la meseta, para entender lo que piensan de los cuatro temas principales en que se basa el proyecto, haciéndolas imaginar el turismo en 15-20 años.


Este artículo es un resumen de la noticia original publicada por Dolomiti Paganella Future Lab.

 19 visitas

Read More

Newsletter

Recibe nuestro boletín con las últimas noticias en turismo y sostenibilidad.