El turismo de montaña para un desarrollo equilibrado y sustentable

Entre las problemáticas vinculadas a la crisis sanitaria, la saturación de información y la floración de tendencia a quedarse pendiente… la industria turística está viviendo un momento crucial en el cual debemos poner en sinergia las dimensiones económicas, sociales y ambientales para poder hacer frente a las reflexiones y debates que están surgiendo sobre su reinvención.

Entre los múltiples tipos de turismo, el desafío nos lleva a encontrar un desarrollo equilibrado y sustentable para asegurar la perennidad de la industria así como su impacto positivo o reducido en el ecosistema en el cual se desarrolla. Para ello conversamos hoy con Nohelia Sanchez, empresaria de turismo y co-fundadora de Yalpay Tours, agencia de trekking en la región de Córdoba, en Argentina, sobre el turismo de montaña y su potencial para contribuir al turismo positivo del mañana.

El turismo de montaña es un tipo de actividad turística que tiene lugar en un espacio geográfico definido y delimitado como son las colinas o montañas, con características y atributos inherentes a un determinado paisaje, una topografía, un clima, una biodiversidad (flora y fauna) y una comunidad local. Engloba un amplio espectro de actividades de ocio y deporte al aire libre.

Definición de la OMT

Estimulador de crecimiento económico

El turismo de montaña tiene un gran potencial para estimular la economía del lugar por su capacidad para diversificar y las actividades complementarias que se derivan de su operación brindando la oportunidad a los emprendimientos rurales y regionales de ampliar su alcance y de diversificar su oferta de servicios. La práctica del turismo de montaña trae consigo la creación de empleo, contribuyendo a la desconcentración de las actividades económicas nacionales en las grandes ciudades.

La grandeza y la nobleza de la montaña tiene esta característica propia de ser a la vez atractiva y temible. Su riqueza se manifiesta principalmente en su biodiversidad y sus relieves, que siempre superan a la pretensión del hombre de conocerla perfectamente. Muchos llevan a la montaña en su corazón durante toda su vida y aun siguen impresionados por su esplendor lo cual, está permite a los locales brindar un turismo consciente, respetuoso y de calidad. Una certeza responsabilidad social por parte del turista, acompañada de una contribución económica contratando los guías locales y capacitados, permite florecer el turismo de montaña en su aspiración sustentable.

Respetuoso de su ecosistema

Recorrer la montaña, descubrir sus riquezas y entender su ecosistema, puede originar un impacto tan positivos o negativos como nuestras prácticas a la hora de recorrerla. Las actividades de montaña deberían ser realizadas por personal idóneo cuyas prácticas operativas estén naturalmente optimizadas para una huella de carbono relativamente reducida. Trekking, BTT y cicloturismo, escalada, avistamiento, parapente, senderismo, alpinismo, visitas… Muchas son las actividades que tienen un menor impacto en el medio ambiente por ser deportes físicos y diversiones con equipamientos que no generan contaminación directa.

Lugar donde la naturaleza domina y manda, la montaña favorece también la sensibilización ambiental de sus visitantes. La inmersión en entorno montañoso tiene el potencial de contribuir a una toma de conciencia en cuanto a las cuestiones ambientales, su comprensión y así su cuidado. Esta responsabilidad ambiental que siente el turista se refleja en sus acciones de consumo y sus comportamientos, permitiendo contribuir a la sustentabilidad del destino.

El turismo de montaña para un desarrollo equilibrado y sustentable

¿Cómo su actividad de trekking en las montañas apoya al desafío sustentable de la región?

Nohelia: El turismo de montaña es una actividad lúdica deportiva que si bien tiene un bajo impacto en el ecosistema, si no se desarrolla con las prácticas adecuadas puede tener efectos irreversibles en el ecosistema. El guía debe impartir en el grupo que acompañe las instrucciones adecuadas para que los caminantes dejen el menor rastro posible ya que como toda actividad humana, si está mal gestionada, puede generar erosión en la naturaleza, pérdida de vegetación y hasta incrementar los riesgos de incendios forestales. Por eso, es importante que los trekkers cumplan con los protocolos necesarios para que la interacción con la naturaleza sea lo más sana y sustentable posible.

Facilitador socio-cultural

Hacer turismo en la montaña es, ante todo, impregnarse de un modo de vivir diferente, de una forma de pensar distinta y de una sensibilidad. Muchos destinos de montaña poseen una riqueza cultural que se mantiene a través de la transmisión y la preservación de las tradiciones, la historia y el know how. De esta manera, el turismo de montaña se diversifica en varias tipologías, que pueden manifestar la esencia del lugar: turismo deportivo, turismo ecológico, turismo extremo, y así también turismo comunitario, el turismo rural y el turismo cultural, por su capacidad a facilitar la condición socio cultural del destino.

La actividad turística en la montaña permite así incluir las dimensiones sociales y culturales en el equilibrio del desarrollo territorial. Los turistas son parte importante de este desafío sustentable por su aporte a la preservación cultural y a la inclusión social a través de su interacción lo cual lo convierte en una manera de concientizar cada vez más hacia un turismo consciente y positivo.

¿Cómo la actividad del trekking permite apoyar a los emprendimientos locales y rurales?

Nohelia: La interacción con la comunidad es enriquecedora tanto para el turista como para el emprendedor local, no sólo por el beneficio económico a partir del consumo de productos
o servicios, sino también por el intercambio cultural que se produce. Los locales se pueden nutrir de nuevas ideas, nuevas formas de hacer las cosas, pueden diversificar su oferta y mejorar sus estándares de servicio para satisfacer las necesidades de sus visitantes.

Generador de impactos individuales

Por sus actividades ligadas a la condición física y humana, la montaña genera también diferentes tipos de impacto individual positivo tanto para la salud como para favorecer el bienestar físico y mental. La montaña y los desafíos que propone pueden poner en pruebas los límites de los que se atreven a conocerla mejor al igual que su magia puede hechizar más de uno, así que sus impactos son tan diversos que beneficiosos. De esta forma, estos impactos positivos influyen en la sustentabilidad del destino por la motivación intangible de los turistas a experimentarlos y por el aspecto bondadoso que representan, siendo producto con sentidos.

A nivel individual, que aspiran transmitir a las personas a través del trekking?

Nohelia: Todo empieza y termina en el respeto, al ecosistema y a los compañeros, pero el trekking de montaña, te transmite una serie de valores que son los que queremos rescatar como la humildad y la resiliencia. No hay que subestimarla jamás, hay que recorrerla con respeto y mantener los instintos de supervivencia muy activos. A su vez, hay una serie de valores grupales que también se desarrollan como parte de la lúdica propia de la actividad como lo son el compañerismo (cuidarse unos a otros), la solidaridad y la responsabilidad.

El turismo de montaña tiene todo el potencial para contribuir a un desarrollo equilibrado y sostenible de un territorio de esta tipología geográfica. Logrando generar impactos positivos en los cuatro pilares, respectivamente en las dimensiones social, económica, ambiental e individual, que caracterizan el turismo positivo del mañana, el turismo de montaña está dispuesto a afrontar los desafíos de la industria. El enfoque sobre la buena gestión de este gran potencial y la optimización del rol del turista, así como su relación con el destino, se caracterizan como las claves de una exitosa actividad turística consciente.

 491 visitas

Read More

Bira Tours, creando un turismo sin etiquetas

Hablamos con Sara García y Gonzalo Minaya, fundadores de Bira Tours, una marca de agencia de viajes que diseña, crea y ofrece experiencias turísticas originales dirigidas principalmente al mercado LGBTQ+ en destinos diferentes y alternativos a los que ya están consolidados como “lgbtq+ friendly”.

Lucía: ¿Cómo nace este proyecto?

Sara García
Sara García, co-fundadora de Bira Tours

Sara: Tanto Gonzalo como yo nos dedicamos al turismo. Coincidimos trabajando de guías turísticos acompañantes con grupos de españoles por España y Europa. Cuando llega la pandemia, como sabemos el sector turístico se paraliza completamente, y nos damos cuenta que es una oportunidad para hacer las cosas diferentes. Yo siempre he querido orientar mi carrera hacia el turismo sostenible, así que cuando el Covid abrió este paréntesis decidimos mostrar nuestra forma de entender el turismo.

Casualmente, hablando con un amigo de León, salió esta la idea de un León LGTBQ+ friendly. Y nos pusimos a tirar del hilo, empezamos a crear varias experiencias y a entablar relaciones para poder crear un producto turístico.

Lucía: ¿Por qué decidisteis focalizaros en el público LGTBQ+?

Sara: Tanto por motivos objetivos y prácticas como por motivos de tinte social. En primer lugar, el mercado LGTBQ+ es uno de los que más crece cada año, y todos los datos sugerían que también sería uno de los primeros en recuperarse de la crisis por el COVID por distintas razones. Además, los destinos “típicos” LGTBQ en España normalmente son destinos de sol y playa, y un producto muy concreto y definido. Existen un par de ejemplos de destinos de interior que intentan posicionarse como destinos “gay friendly” y vimos que el turismo cultural de interior para este segmento de mercado era un nicho por explorar.

En segundo lugar, cuando comenzamos con Bira Tours, contactamos con la asociación LGTBQ+ de León (Awen) para saber cual era la situación de la comunidad LGTBQ+ en la provincia y literalmente nos dijeron “no hay situación, porque no hay visibilidad. Todo está bien mientras se mantenga de puertas para dentro”. Ahí nos dimos cuenta que nuestro proyecto no solo trataba de vender viajes, sino que tenía otro fondo.

Lucía: Para las personas que quizás entiendan que esto excluye a otros grupos de clientes, ¿podríais contarnos la diferencia entre asegurar que un entorno permita ser disfrutado por todxs y no que las actividades o servicios vayan dirigidas a un solo grupo de personas?

Gonzalo Minaya
Gonzalo Minaya, co-fundador de Bira Tours

Gonzalo: Nuestros paquetes turísticos y experiencias no se diferencian en el producto, sino en la finalidad. Nuestra intención es crear experiencias originales que promuevan la igualdad y diversidad de todas las personas independientemente de su orientación e identidad de género. Es una cuestión muy personal y delicada, pero el objetivo principal de Bira Tours es garantizar ambientes inclusivos y confortables para todo el mundo, exigiendo un compromiso por parte de todos nuestros proveedores y colaboradores para garantizar estos ambientes “amigables”, en todo momento. Parece de locos que en el siglo XXI haga falta exigir esto, pero por desgracia, así es.

“Llegará un día en el que no hará falta clasificar un destino turístico con la etiqueta LGBTQ+ friendly, porque cualquier destino del mundo abrazará por igual a tod#s l#s viajer#s.”

Bira Tours

Lucía: ¿Cuáles son esas experiencias que pueden encontrar los clientes a reservar con Bira Tours y qué las diferencia del resto?

Gonzalo: Por nuestra experiencia en el sector de los viajes organizados, conocemos de primera mano cómo es la experiencia turística en este turismo tradicional. Por eso, hemos querido crear algo alternativo; el tipo de experiencias que nosotr#s buscaríamos cuando viajamos. Tenemos creadas 6 experiencias temáticos de fin de semana, que van desde el León para Yantar, que es una experiencia gastronómica; el León de Artesanos, en el que asistimos a un taller de vidriera para aprender con una artesana local a crear una vidriera artística, o una experiencia de lujo que llamamos León de Reyes y donde te alojas en el Parador de San Marcos…  También ofrecemos la posibilidad de crear tu propia experiencia a medida.

Le hemos dado mucha importancia a la calidad de los servicios, incluyendo el nuestro. Por eso, estamos muy orgullosos de nuestro “Pack Bira Experience”, que incluye distintos extras que el cliente va recibiendo a lo largo de su viaje. Todos ellos le ayudarán a conocer el destino de forma más personal y disfrutará de valor añadido durante la propia experiencia. No queremos contar todos los detalles, nos gusta sorprender.

En cualquier caso, todas nuestras experiencias incluyen lo que consideramos que es esencial para conocer un destino: alojamiento, visita guiada y nuestro “Pack”

Lucía: ¿Qué tipo de beneficios e impactos positivos aporta este proyecto a la población local?

Sara: Consideramos fundamental que haya un impacto positivo económico para la población, trabajando con proveedores locales y con productos de cercanía (sobre todo, en los servicios gastronómicos y enológicos).

Una de las características principales de este proyecto ha sido querer centrarnos en destinos no masificados, y crear experiencias que no dependan de la época del año para ayudar a desestacionalizar la demanda turística. Queremos que se genere un goteo constante de turistas de buena calidad. Además, mostramos y promocionamos zonas rurales que presentan  problemas de despoblación y abandono.

Desde el punto de vista social, creemos que nuestro proyecto no solo es positivo porque garantiza un viaje “seguro y libre” para  el viajero LGTBQ+ que visita nuestros destinos, sino que es esencial para dar visibilidad al colectivo que vive en ese destino y ayudar a concienciar a la población local en la igualdad y la diversidad. Que nadie deba ocultar, ni disimular, ni aparentar sería el objetivo final.

Bira Tours creando un turismo sin etiquetas
Catedral de León

Lucía: ¿Cuáles han sido los mayores retos que os habéis encontrado por el camino?

Sara: Buff, ha habido bastantes retos. Para empezar, nosotros no éramos agencia de viajes, y por lo tanto no teníamos licencia para paquetizar, ni crear, ni comercializar productos turísticos. Crear y registrar una agencia de viajes es económicamente bastante complicado. Tuvimos la suerte de entrar en contacto con Jerónimo Fernández, el director de Leontur, que es una agencia de viajes de toda la vida de León. Se interesó por nuestro proyecto y nos ofreció entablar una colaboración para crear la marca de Biratours juntos.

El siguiente reto fue decidir cómo íbamos a promocionar un destino LGTBQ+ sin crear un producto concreto para el colectivo. En qué nos íbamos a basar para ponerle esta etiqueta si el producto no tiene nada específico LGTBQ+. Para ello, decidimos que basaríamos la experiencia en crear estos ambientes inclusivos, y fue cuando comenzamos a trabajar con Awen.

Una de las propuesta que estamos desarrollando con ellos es una “formación” para nuestros proveedores, sobre todo relativa al lenguaje inclusivo. Awen ya imparte este tipo de charlas en proyectos educativos en centros escolares e institutos y lo están adaptando a nuestro sector. Aún no hemos podido impartirlas, pero todos los proveedores están comprometidos y encantados de asistir. Además de esta, hay un acuerdo con el Palacio Botines, que ceden parte de su espacio para organizar distintas actividades e iniciativas para el colectivo LGBTQ+ en León. Es una suerte contar también con Awen, ya que tienen muchas ganas y propuestas para la visibilización y apoyo en León.

Otro reto ha sido poder determinar y confirmar los servicios que queríamos ofrecer con los proveedores, en plena pandemia. Eran momentos muy inciertos y no teníamos muy claro nadie cuándo íbamos a poder empezar la actividad (incluso a día de hoy sigue siendo complicado por tema de aforos). La normativa aquí en Castilla y León ha sido muy estricta. Mientras siguieran los cierres perimetrales y el toque de queda, teníamos claro que sería complicado empezar.

Lucía: Cuándo se den a conocer los numerosos recursos culturales, históricos, naturales y gastronómicos que ofrece León, ¿pensáis abarcar otras ciudades o comunidades? ¿Cuáles son vuestros planes de futuro?

Bira Tours creando un turismo sin etiquetas
Taller de vidriera

Sara: Nuestra idea es poder dar a conocer de una forma distinta todos los recursos que ofrece León, al margen de lo que es más conocido, por lo que sabemos que nos queda mucho por hacer aún en esta provincia. Pero ambos somos muy curiosos e inquietos, y se nos van ocurriendo muchas ideas de actividades y experiencias en otros puntos de España.

Tenemos en mente un “Bira: camino De Santiago” que tiene buena pinta. Lo positivo de haber trabajado como guías acompañantes es que conocemos muy bien España, la hemos recorrido, hemos teniendo que aprender de punta a punta lo que ofrece, y eso hace que tengamos claro lo que nos parece más atractivo.

Por otro lado, a raíz de una charla con una agencia receptiva en el extranjero con la que tuvimos muy buena afinidad desde el principio nos propusieron hacer viajes al extranjero, con trasfondo social, como circuitos QUEER, o en apoyo al empoderamiento de la mujer,  es decir, con temáticas que aporten una influencia e impacto positivos para la población local. Así que también habrá viajes fuera de España.

Lucía: ¿Creéis que en un futuro seguirá haciendo falta clasificar un destino con la etiqueta LGTBQ+ friendly?

Sara: Creo que esta es una cuestión que se puede aplicar a todos los colectivos que sufren algún tipo de discriminación. Cuando hemos planteado este proyecto en distintos grupos, amig#s, etc, hemos tenido opiniones de todo tipo, pero hemos escuchado bastante ¿Por qué un producto LGTBQ+, si lo que se quiere es la igualdad y la inclusión? A mi me gusta compararlo con los cupos de igualdad de género en las empresas. Ojalá no fueran necesarios, y no hiciera falta “obligar” a tener el mismo número de mujeres que de hombres en una empresa. Pero actualmente no existe esa igualdad, y debemos recurrir a la equidad para corregir ese desequilibrio.

Contestando a tu pregunta, queda mucho aún para que a nivel global (como es el turismo) haya total tolerancia y cero discriminación, y por ello, desde todos los sectores debemos trabajar por la visibilización, normalización, diversidad e igualdad, independientemente de lo que seamos, parezcamos y sintamos.

Bira Tours creando un turismo sin etiquetas
Cata de vinos

Lucía: ¿ Creéis que este tipo de alternativas a la actividad turística tradicional es la clave para un turismo más sostenible, responsable y duradero en el tiempo?

Gonzalo: Definitivamente. Creemos que este tipo de alternativas son una forma de desarrollar una actividad turística “mejor” tanto para el destino, como para el viajero y todos los actores involucrados directa e indirectamente. Sin embargo, el turismo tradicional es un modelo asentado y difícil de reemplazar.

Los protocolos que establece el COVID de grupos super reducidos, la imposibilidad de viajar fuera, y por lo tanto tener que practicar un turismo de proximidad, parecían ser los signos de una tendencia hacia un turismo mejor y más sostenible.

Pero lo cierto es que somos mucha gente queriendo viajar, y exigiendo viajes al alcance de todos, y el mito del derecho al turismo como un derecho universal va de la mano del capitalismo, que antepone el rendimiento económico a la satisfacción del turista y a la capacidad de carga de los destinos.

Para que se produzca este giro total en el modelo turístico, las grandes empresas turísticas deben de comprometerse con una RSC real y palpable.

Hablando desde el punto de vista del turista, cada uno con sus intereses, motivaciones, gustos y aficiones; el turismo tradicional es poco satisfactorio, ya que es imposible personalizar una experiencia que debería ser única y subjetiva.

Este tipo de experiencias positivas están mucho más cerca de conseguirse con propuestas turísticas que se orientan hacia un turismo más sostenible y responsable.


¡Muchas gracias a Sara García y Gonzalo Minaya por esta entrevista! Encontraréis más información sobre Bira Tours en su página web, Facebook, Instagram y Linkedin.

 491 visitas

Read More

Travolution Travel: turismo comunitario en Chile

Jorge Narbona

Travolution Travel es un tour operador chileno que tiene como propósito promover un desarrollo sustentable, propiciando encuentros de culturas diferentes a través de experiencias turísticas gestionadas por comunidades locales, favoreciendo así su desarrollo local. En esta entrevista, Jorge Narbona -Gerente de Travolution Travel- nos cuenta sobre el proyecto y cómo repercute su trabajo en las comunidades locales e indígenas. Travolution es finalista de los World Travel Market Latin America Responsible Tourism Awards 2020.

Pablo Giner: ¿Qué es Travolution Travel?

Jorge Narbona: Travolution Travel es un turoperador receptivo que tiene como propósito promover un desarrollo sustentable, estilos de vida armónicos y relaciones más conscientes a través de encuentros de culturas diferentes. Esto lo hacemos por medio de la promoción de experiencias turísticas gestionadas por comunidades locales, favoreciendo así su desarrollo local. Como resultado, se logra visibilizar, fortalecer y proteger la riqueza natural y cultural de Sudamérica. Algo fundamental de nuestro objetivo, es que las comunidades autogestionen su propuesta y la trabajen desde sus perspectivas.

Nuestro trabajo se enfoca en diseñar viajes a medida, promoviendo mayoritariamente servicios comunitarios locales en Chile. También operamos viajes en Bolivia y Argentina junto a partners locales que comparten la filosofía hacia este tipo de turismo, donde los beneficios son mutuos para anfitriones y por supuesto, para los viajeros, que conocen culturas diferentes, aprenden y se desconectan de su día a día normal en medio de hermosos entornos naturales.

Además de ser un turoperador, Travolution tiene una fundación que trabaja mano a mano con las comunidades en ámbitos de capacitación y desarrollo local, generación de redes, innovación y promoción. 

Turismo comunitario en Chile
Travolution y la comunidades locales

Pablo Giner: ¿Cómo reparte los ingresos Travolution Travel? ¿Genera repercusión real y cuantificable en la comunidad?

Jorge Narbona: Nuestros reportes anuales dan cuenta que el porcentaje de ingresos económicos aportados directamente a proveedores locales varía entre un 60% y un 70%. Más específicamente, entre un 35% y 40% va directo a comunidades rurales e indígenas y el 30% restante va a otros proveedores locales que ofrecen servicios de alojamiento, traslado, guiado con traducción e interpretación, etc. 

Actualmente, estamos llevando a cabo un estudio de impactos económicos y sociales en las comunidades con las que trabajamos. El estudio dura dos años y comenzó este 2019. Por lo que todavía no tenemos todos los datos para estudiar esta repercusión total, pero lo tendremos en un futuro cercano.

Por ahora, sí podemos afirmar que quienes han comenzado este camino en el turismo, declaran que los ingresos económicos extra generan posibilidades para mejorar su calidad de vida, generar trabajo de calidad, evitando así la migración de jóvenes a las ciudades, revaloración de sus culturas y estilos de vida y empoderamiento sobre sus territorios naturales.

Pablo Giner: Háblanos sobre la ONG, ¿qué tipo de proyectos llevan a cabo de forma paralela?

Jorge Narbona: Fundación Travolution cuenta ya con 10 años de experiencia y durante su trayectoria ha promovido el turismo de base comunitaria como una herramienta para el empoderamiento y desarrollo de los territorios.

Se ha trabajo de manera intensa en 4 ejes de acción: 

  1. Desarrollo Local: Promoviendo buenas prácticas turísticas en los territorios.
  2. Redes: Generando redes a nivel mundial, congregando a diversos actores de la industria como líderes de comunidades, entes gubernamentales, privados, ONG, Asociaciones, etc.
  3. Investigación y Desarrollo: Promoviendo metodologías innovadoras para el trabajo colaborativo.
  4. Tour Operador: Desde la necesidad de cerrar la brecha comercial de la mayoría de las comunidades, nace Travolution Travel.

Dentro de las actividades más destacadas que ha realizado Fundación Travolution, se encuentran los Encuentros de Turismo Comunitario. En estas instancias, los emprendedores y líderes de las comunidades tienen la oportunidad de conocer a más personas que están atravesando el mismo camino, compartiendo experiencias de casos exitosos y otros que están recién comenzando. En estas oportunidades comparten sus miedos, problemáticas, logros, etc. y se sienten mutuamente inspirados y apoyados. 

Además, tienen la oportunidad de interactuar con personas líderes de instituciones gubernamentales y plantear sus desafíos y complejidades. Por ejemplo, de la unión de los líderes participantes de estos encuentros, se ha formado la Asociación Nacional de Turismo Indígena, que participa de la Mesa Nacional de Turismo Indígena, donde pueden discutir directamente con entes gubernamentales acerca de sus problemáticas, normativas legales, etc. 

Dentro de estos encuentros, destacan: los 4 Encuentros Nacionales de Turismo Comunitario (en Chile), el Primer Encuentro Latinoamericano de Turismo Comunitario (Colombia, 2017) y el Primer Encuentro Centroamericano de Turismo Comunitario (Guatemala, 2018). 

Turismo comunitario en Chile

Pablo Giner: ¿Con qué retos os habéis enfrentado al trabajar turismo con comunidades rurales e indígenas?

Jorge Narbona: Las comunidades rurales y sobretodo indígenas, suelen tener desconfianza del mundo privado. Esta desconfianza tiene razones históricas desde la colonia y razones más actuales como discriminación, abusos, etc. El mayor desafío estuvo en generar una red de comunidades que estuvieran trabajando el turismo, que quisieran desarrollarlo y que confiaran en nuestro apoyo. 

Hoy en día, las confianzas generadas por años de trabajo permiten que seamos respetados y bien recibidos en el mundo rural e indígena, especialmente por comunidades que emprenden el camino del turismo comunitario. 

Uno de los retos al que nos enfrentamos actualmente, es ser el enlace entre las comunidades y el “mundo occidental”. El principal desafío aquí es setear las expectativas de velocidad con que nos movemos normalmente. Por ejemplo, en muchas comunidades viven de la agricultura, pesca artesanal y otros medios de subsistencia que han tenido ancestralmente, por lo tanto el turismo no es su principal fuente de ingresos ni su única prioridad. Esto, sumado a que la señal de teléfono o internet no es la mejor, hace que las respuestas no siempre sean rápidas. Por lo tanto, nuestro rol consiste en “educar” al viajero, orientarlo hacia el contexto del tipo de turismo que realizará, qué cosas puede esperar, qué cosas no puede hacer, etc. 

Por el otro lado, instamos a los proveedores a mejorar sus servicios y cumplir estándares mínimos para que los viajeros disfruten experiencias de calidad, sin perder su autenticidad. 

Este es un ámbito en el que estamos en mejora continua, aprendiendo día a día cómo hacer dialogar de mejor manera estos dos mundos. 

Comunidades rurales en Chile

Pablo Giner: ¿Qué visión de futuro tenéis desde el operador? ¿Qué perspectiva de recuperación del Covid-19 envisionáis?

Jorge Narbona: Nuestros objetivos a 10 años son seguir conectando a viajeros con las comunidades rurales mientras nos posicionamos como referentes de turismo comunitario en Sudamérica. También nos gustaría seguir planificando 1 Encuentro Comunitario anual en diferentes países del continente, mientras logramos generar al menos 1 estudio anual de impacto en las comunidades. Todo esto, sin olvidar nuestra prioridad de mejorar en torno a la sostenibilidad ambiental y cumplir nuestra meta para el 2021 de llegar a ser carbono neutral nivel 3, como mínimo.

En cuanto a nuestras perspectivas de recuperación post pandemia, al igual que todo el mundo, seguimos inmersos en la incertidumbre total, lo que no significa que estemos dormidos. Hemos aprovechado este tiempo para trabajar y mejorar nuestros puntos débiles, afiatarnos como equipo y plantearnos diferentes escenarios y estrategias.

Dentro de esas estrategias está, primeramente y como mencionaba antes, mejorar nuestros puntos débiles. Segundo, conocer al viajero nacional y ofrecerle una propuesta acorde a lo que buscan, invitándolos a conocer su país desde otra perspectiva. En tercer lugar, estamos planificando estrategias contra estacionales, de manera de revertir los pocos viajes en temporada baja, estudiando nuevos mercados y destinos. Y finalmente, estudiando nuevos nichos a los que por falta de tiempo, no habíamos podido llegar.

Sabemos que ninguna estrategia garantiza el éxito en un futuro tan incierto, pero estamos regularmente viendo todas las alternativas posibles para seguir promoviendo un tipo de turismo más amigable con lo local y con la naturaleza, promoviendo encuentros auténticos, de aprendizaje y de mutuo beneficio para viajeros y comunidades.

 491 visitas

Read More

Turimetría dinamiza los destinos rurales de Colombia

Matías Escudero es consultor de turismo y ha fundado Turimetría, una consultoría enfocada al desarrollo turístico de los destinos rurales. Participa en el encuentro digital de turismo comunitario organizado por Komú hablando del turismo como herramienta de paz.

Pablo Giner: ¿Qué tipo de turismo promovéis desde Turimetría en las poblaciones rurales?

Matías Escudero: Mi tarea en general está centrada en comunidades rurales. A través de talleres establezco transferencia de herramientas de gestión, estrategias de trabajos colectivos, posicionamiento de productos en mercados consolidados, promoción, re-ingeniería de experiencias, entre otros.

Mi labor depende del contexto, de la población objetivo, de la voluntad o de los recursos.

PG: En el contexto actual de Covid-19, ¿en qué situación se encuentran estos destinos rurales en Colombia?

ME: Presenta un gran desafío, ya que las empresas recientemente consolidadas aún no han logrado estabilizar un punto de equilibrio en la comercialización de sus productos. Por lo tanto, sus expectativas de captación de recursos están en vías de desarrollo.

Los nuevos emprendimientos rurales que han ingresado como consecuencia de los procesos de paz, se ven vulnerables y con pocas herramientas y técnicas para tomar decisiones en situaciones como la expansión del Covid.

Por otro lado, a nivel nacional, el Gobierno ha diseñado estrategias de alivio económico para los diferentes sectores turísticos. El problema es que este tipo de medidas son de difícil acceso para los emprendedores rurales, porque no tienen solvencia para asumir un crédito ni cumplen los requisitos exigidos por los bancos como capacidad de pago.

PG: ¿Desde Turimetría os especializáis en alguna parte del proceso o realizáis todo el acompañamiento a las comunidades en el diseño del servicio turístico?

ME: Turimetría trabaja dependiendo de las necesidades de los clientes, que pueden ser emprendimientos privados, asociaciones o directamente una gobernación.

El año pasado me tocó hacer toda una consolidación de rutas turísticas. La gente conocía el turismo comunitario y aunque nunca habían trabajado de manera comunitaria, tenían ganas de hacer algo. Pudimos hacer muy buenos procesos y en la actualidad cinco de los siete municipios siguen trabajando con turismo local.

Por ejemplo, de la Isla Gorgona, la gente de Guapi, que está situado al lado, pero en el río en vez de en el mar, no la conocen, no saben siquiera lo que es una ballena. Para mi ahí está el mayor desafío, en que la gente haga turismo local, aun cuando para ellos es muy difícil movilizarse por coste de combustible y aislamiento.

He estado realizando protocolos de seguridad, dando clases para las alcaldías municipales en Argentina sobre patrimonio turístico y como implementarlo en la política pública.

Varían mucho los trabajos entre uno y otro.

PG: ¿Consideras que hay deseo de desarrollo a través del turismo comunitario de comunidades rurales en Colombia?

ME: Depende de las culturas. Colombia es muy diverso en cultura, si le hablas a un indígena de un desarrollo comunitario se te ríen porque es lo que históricamente han hecho. En cambio, los colonos no lo tenían tan en claro al inicio.

Son ideas que surgieron con la política nacional y así llegaron al territorio. Igual que ocurrió con la necesidad de hablar inglés por la visita de turistas internacionales.

PG: ¿Cuales son los mayores retos con los que se encuentran estas comunidades rurales en el desarrollo de turismo comunitario?

ME: La continuidad. Creo que hay ideas muy bonitas y personas con muchas ganas de trabajar, pero solo conocen talleres de turismo comunitario, sin hacer actividades comunitarias.

Hay que llevar la teoría a la práctica: que conozcan su territorio, qué pueden producir y a quién lo pueden orientar. Es vital que conozcan la dinámica del turismo y que el turista no es solo un viajero con una cámara grande, que ellos pueden ser turistas en su territorio. Pero a eso ellos no lo llaman turismo.

Otro desafío es la inversión. Es difícil que los pocos recursos de que disponen las personas rurales los dispongan en actividades de este tipo, pues piensan que debería pagar el estado o no están en condiciones de asumir esos costos. No consideran importante su aporte. Hablando de territorios muy alejados, siendo el turismo una estrategia promovida por el gobierno.

PG: En el Encuentro de turismo comunitario que organiza Komú, entre otros organizadores, participas en el turismo como herramienta para la paz. ¿Cómo crees que se articula el turismo comunitario para este objetivo y que importancia tiene?

ME: El turismo en escenario del post acuerdo les permite aprovechar toda la historia que tienen y la oportunidad de quedarse en el territorio. De esta manera, apuestan por su lugar de origen, conociéndolo y transmitiendo lo mejor que tiene, incluyendo las dolencias que han tenido.

Quizás no sea la industria principal, pero puede ayudar a circular dinero en el territorio y que tengan una mejor calidad de vida.

PG: También participas en innovación social y nuevas dinámicas en la economía, ¿puedes contarnos un poco más sobre esto?

ME: Ese tema es excelente. El tema de moneda social, los bancos del tiempo y trueque como herramienta de intercambio, le permite a la gente circular recursos y generar confianza en el territorio.

Estas monedas permiten producir en la comunidad para el consumo de la propia comunidad, poniendo excedentes que no auto consumen. Pero no se puede producir lo que no interesa a la comunidad, sino que necesitan entender lo que la comunidad quiere consumir y producir esos recursos.

A través de estas herramientas fueron entendiendo cómo podían aportar a la comunidad y como la comunidad también podía aportarles riqueza. No en líquido, sino con capital humano, recursos o tiempo.

 491 visitas

Read More

Turismo de propiedad comunitaria en Guyana. Entrevista con Brian Mullis

En el marco del Encuentro Digital de Turismo Comunitario en Latinoamérica organizado por Komú, hablamos con Brian Mullis, Ex Director de Turismo en Guyana. Brian tiene 25 años de experiencia trabajando en más de 70 países, comprometido con un turismo más responsable y regenerativo. Fundó Sustainable Travel International, es miembro de la junta de Transformational Travel Council y es actualmente asesor técnico de la autoridad de Turismo de Panamá. En esta entrevista nos contó sobre la experiencia del turismo de propiedad comunitaria (CL&OT, por sus siglas en inglés- Community-led and Owned Tourism) en Guyana.


Alejandra Téllez: Primero que todo, háblenos sobre Guyana. ¿Qué tipo de viajero llega a este país?  
Brian Mullis: Guyana es un país sudamericano relativamente pequeño, donde se encuentran el Amazonas, el Océano Atlántico y el Mar Caribe. Tiene algunos de los paisajes naturales más intactos y espectaculares de América del Sur. Se ha mantenido libre de desarrollo a gran escala y de contaminación, la conservación es un valor cultural y la sostenibilidad es una forma de vida en Guyana.  

El país atrae por su biodiversidad, paisajes naturales vírgenes y una rica mezcla de culturas, a viajeros que buscan experiencias e intereses auténticos en el turismo de aventura, naturaleza y cultura. Debido a su diáspora, atrae viajeros de EE. UU y el Reino Unido; y por su ubicación a viajeros provenientes del Caribe.

AT: ¿Qué es el Marco de CL&OT desarrollado por la Autoridad de Turismo de Guyana? 

BM: Nos dimos cuenta es que un elemento diferenciador del turismo Guyana, es que las comunidades indígenas son dueñas y operan proyectos turísticos exitosos que beneficiaban a toda la comunidad.

Como Autoridad de Turismo trabajamos con el Ministerio de Asuntos Indígenas, y creamos un marco de CL&OT y un conjunto de herramientas para guiar el desarrollo de las empresas de turismo de propiedad comunitaria, usando una metodología que fue exitosa en las comunidades de Rewa y Surama. Luego implementamos un proyecto piloto en cuatro comunidades para saber si con esa guía se podría, en un corto periodo de tiempo, mejorar el éxito del turismo.

AT: ¿Cuáles fueron los resultados del CL&OT?

BM: Primero se priorizaron las comunidades con las cuales trabajar en función de principalmente variables como: la receptividad de la comunidad, el acceso al mercado, los flujos estratégicos de visitantes y la calidad de los activos del patrimonio natural y cultural. Esto llevó a implementar el piloto en cuatro comunidades: Chenapau, Karasabai, Moraikobai y Warapoka.

Después de 20 meses, tres de las cuatro comunidades comenzaron a ofrecer alojamiento, excursiones de un día y paquetes de pernoctación a través de socios del sector privado, y la cuarta tenía paquetes que podían comenzar a ofrecer una vez que estuvieran en condiciones de ofrecer alojamiento.

Esto llevó al reconocimiento internacional en gran parte debido al enfoque de Guyana en CL&OT, así como su adopción de las mejores prácticas de turismo sostenible.

AT: ¿Hay alguna diferencia entre “Community-based Tourism -CBT-” (turismo comunitario) y “Community-led and Owned Tourism-CL&OT-”?

turismo-de-propiedad-comunitaria-en-guyana-Brian-T.-Mullis
Garzas en pastizales en Wakapoa. Autor: Guyana Tourism Authority

BM: Son muy similares. El CBT se define como un enfoque colaborativo del turismo en el que los miembros de la comunidad ejercen el control mediante la participación activa en el desarrollo, la gestión y/o la propiedad (total o parcial de empresas que brindan beneficios socioeconómicos a los miembros de la comunidad, conservan los recursos naturales y culturales y agregan valor a la experiencia del visitante.

La Autoridad de Turismo de Guyana define el CL&OT como cualquier empresa turística que es 100% propiedad y está operada por la comunidad anfitriona y beneficia a la comunidad en su conjunto, económica, social y en lo ambiental.  

¿Cómo el turismo regenerativo tiene el potencial de generar un impacto positivo neto?

BM: Estoy trabajando con el Transformational Travel Council y con líderes de opinión y profesionales del turismo en todo el mundo, no solo para definir el turismo regenerativo, sino, lo que es más importante, desarrollar pautas de turismo regenerativo diseñadas para ayudar a las comunidades anfitrionas a implementar prácticas regenerativas.

El turismo regenerativo, por definición, es cuando las empresas turísticas, las comunidades, los donantes y el gobierno recurren colectivamente al turismo para hacer contribuciones netas positivas de manera integral al bienestar de los visitantes, residentes, comunidades de acogida y el medio ambiente para ayudarlos a prosperar. Consideremos el ejemplo de Guyana:

Rewa Village administra un pequeño albergue ecológico y un área de conservación comunitaria de 350 km2, que absorbe más de 70.000 toneladas de CO2 por año. Los 200 visitantes por año solo generan 2.79 toneladas de CO2 por persona, lo que equivale a 558 toneladas de CO2 por año. Esto define el impacto positivo neto desde un punto de vista medioambiental. Adicionalmente, toda la comunidad se beneficia económicamente del turismo.

Este ejemplo también ilustra por qué el Gobierno están interesado en aumentar el número de empresas turísticas de CL&OT, después de ver los resultados de la implementación exitosa en las cuatro comunidades.

AT: ¿Cuáles fueron los principales desafíos que las comunidades tuvieron que superar y cuáles considera que son clave para el éxito de estos proyectos?

Experiencia en Canoa en Moraikobai (Región 5, Demerara). Autor: Guyana Tourism Authority

BM: Muchas comunidades y pueblos indígenas han intentado construir y operar eco-albergues y otras empresas turísticas, pocos han tenido éxito. Hay muchas razones para las altas tasas de falla, algunas de estas son:

● Ubicaciones inadecuadas que conducen a la inaccesibilidad y la ubicación subóptima del alojamiento.

● Diseños inadecuados de albergues y otra infraestructura (por ejemplo, habitaciones pequeñas, camas cortas para visitantes más altos, falta de instalaciones sanitarias adecuadas).

● Diseño de productos que se adapten a los gustos o la percepción de los viajeros de lo que quieren los viajeros en lugar de lo que realmente quiere el visitante / mercado objetivo.

● Falta de cooperación / visión compartida dentro de la comunidad o continuidad del liderazgo una vez que hay cambios en el liderazgo a nivel comunitario.

● La expectativa de que el turismo genera dinero rápidamente, frente a la realidad de que la generación de beneficios económicos del turismo lleva tiempo.

● La expectativa de que si lo construimos vendrá gente.

● Falta de apoyo y colaboración interinstitucional adecuada.

Surama Ecolodge (Region 9). Autor: Guyana Tourism Authority

De las lecciones aprendidas, los 10 factores principales de éxito fueron:

1. Flujos de acceso y visitantes: Es decir, que haya la posibilidad de acceder a circuitos turísticos y, a la vez la posibilidad de conectar con visitantes interesados en conocer el lugar. En el caso de Guyana, los viajeros van con un interés de observar aves, tener una experiencia cultural y realizar turismo de aventura. Entonces un nuevo proyecto de una comunidad se puede unir a esos circuitos turísticos.

2. Receptividad comunitaria:  Liderazgo e involucramiento de la comunidad.  

3. Compromiso con la autoayuda: Debe haber un compromiso por parte de la comunidad para ayudarse ellos mismos. Si solo esperan apoyo externo, las posibilidades de éxito son pocas.   

4. Compromiso del gobierno: El gobierno de Guyana no solo ofreció un apoyo, asistencia técnica y consecución de recursos, además se comprometió a que, mientras la comunidad estuviera comprometida con el proyecto, ellos iban a continuar ayudándolos hasta que pudieran operar sin necesidad de apoyo externo.

5. Comité de Turismo Independiente y Transparencia Financiera: Debe haber un ente independiente de la empresa turística.

6. Plan de acción y negocios para el desarrollo turístico: El plan de negocios debe ser de las comunidades, en sus palabras, con sus prioridades y con las acciones que ellos van a realizar. Pueden recibir apoyo externo, pero debe ser elaborado por ellos. 

7. Desarrollo de productos impulsado por el mercado: El diseño del producto debe considerar lo que demanda el mercado, además de lo que la comunidad quiere. Si no se toma en cuenta el mercado, la posibilidad de éxito es reducida. Afortunadamente en Guyana, la demanda del mercado y los deseos de la comunidad estuvieron alineados.

8. Comunicación: Es muy importante mantener una buena comunicación con los socios, para lo que se requiere acceso a Internet, ya que permite gestionar reservas, dar respuesta al cliente y cumplir con sus expectativas. El gobierno capacitó a las comunidades en el manejo del internet y la comunicación a través de este medio.

9. Asociaciones y vínculos con el mercado: Los Tour operadores socios que creyeron en el proyecto desde el comienzo fueron clave para saber que el proyecto tenía futuro.   

10. Capacitación y tutoría entre pares: Después de que la Autoridad de Turismo de Guyana realizará unas capacitaciones, fueron otras comunidades, que ya habían tenido éxito con CL&OT, las que dieron las capacitaciones. Saber que sus compañeros habían tenido éxito y no eran personas externas a su realidad, hizo una gran diferencia como factor motivante para las comunidades.

AT: ¿Qué tan importantes son las comunidades para que el turismo sea sostenible?

BM: Soy de los que piensa que hay una necesidad creciente de poner a las comunidades en el corazón del turismo. A medida que comenzamos a reimaginarnos de nuevo el turismo, me pregunto- y sé que otros también lo hacen- si el turismo puede realmente ser sostenible si las comunidades no son las principales beneficiarias o no lideran o al menos son involucradas en la toma de decisiones. No creo que sea posible.

Extrañamente, no hay una organización en el espacio turístico global que exista para ayudar a las comunidades a maximizar el beneficio del turismo. Es por esto, que estoy trabajando con colegas, creando un Colectivo de Turismo Comunitario, para crear una red de aprendizaje de expertos del sector que quieran compartir sus conocimientos, sus experiencias y sus metodologías probadas, con las comunidades más que con un enfoque de consultoría, con un enfoque de mentoría y de coaching.

Las comunidades tienen la capacidad y liderazgo, pero les hace falta conocer más por ejemplo de marcos de planificación estratégica, políticas, evaluaciones de monitoreo del bienestar de la comunidad, entre otros. Si se logra disponer del conocimiento de manera abierta se podrá potenciar el turismo comunitario que mejora el bienestar de los residentes, visitantes y el medio ambiente. Juntos podemos poner a las comunidades en el corazón y el centro del turismo.

https://www.youtube.com/embed/OI0cRpwVi_4?version=3&rel=1&fs=1&autohide=2&showsearch=0&showinfo=1&iv_load_policy=1&wmode=transparentThe following

 491 visitas

Read More

Newsletter

Recibe nuestro boletín con las últimas noticias en turismo y sostenibilidad.