La enorme fuerza de la cultura y el arte para concienciar sobre el cambio climático

Adriana Vergés (Barcelona, 1976) es doctora en ecología y profesora de la Universidad de Nueva Gales del Sur, Australia. Además de sus investigaciones sobre los impactos ecológicos del cambio climático, Vergés lleva desde 2011 promoviendo la implicación activa de las comunidades en la lucha contra esta emergencia de carácter global.

Entre sus proyectos destaca la ‘Operación Crayweed’, con la que ha conseguido que los habitantes de las costas de Sídney cooperen para devolver el alga Phyllospora comosa a la zona aportando dinero o directamente trasplantando especímenes bajo el mar.

Esta campaña y su defensa de la divulgación mezclando ciencia y arte le han valido el premio al Liderazgo del Pensamiento Emergente que entrega su institución.

La motivación principal fue que había desaparecido una especie de alga que hace unos bosques submarinos muy importantes en la costa este de Australia, la Phyllospora comosa.

Esta especie había desparecido en 37 kilómetros del área metropolitana de Sídney por los problemas de la calidad de agua que hubo durante 1980 y 1990, cuando las fosas sépticas de la ciudad desembocaban en las orillas. Después se hizo un tratamiento de aguas decente y la mayoría de las especies retornaron, pero Phyllospora comosa no.

Por eso, una vez comprobaron que la calidad del agua era suficientemente buena para su supervivencia, decidieron poner en marcha tanto una campaña para trasplantar de nuevo las algas como de microfinanciación colectiva. Lo crearon sobre todo para inspirar a la gente.

Estamos constantemente bombardeados con historias negativas sobre el medio ambiente, especies que se extinguen, hábitats destrozados, y aquí tenían algo que se estaba solucionando y funcionando.

Este artículo es un resumen de la noticia original publicada por Ecoticias: La enorme fuerza de la cultura y el arte para concienciar sobre el cambio climático.

 363 visitas

Read More

Reservas naturales privadas en Costa Rica: Entrevista con Alberto Quintana, Hacienda Pozo Azul

En Sarapiquí, Costa Rica visitamos “Hacienda Pozo Azul“, reserva natural que combina actividades de aventuras, alojamiento y educación ambiental. Aquí tuvimos el honor de que nuestro anfitrión fuera Alberto Quintana, su fundador y Presidente en ese momento de la Red Costarricense de Reservas Naturales Privadas. En esta entrevista, nos comparte más información sobre el importante rol de la red en la conservación de la naturaleza.

Laura: ¿Cómo surgió la creación de la Red Costarricense de reservas naturales privadas?

Alberto Quintana:  La creación de la Red Costarricense de reservas naturales privadas surgió en 1995. Durante los años 70’ y 80’ en Costa Rica se dio una gran preocupación por la deforestación que se había ocasionado durante la Segunda Guerra Mundial cuando se hizo la carretera de frontera a frontera. Así mismo, la sociedad costarricense basada en la meseta central formada principalmente por agricultores, encontró la forma de expandirse y convertirse rápidamente en grandes productores.

A su vez, se hicieron numerosos esfuerzos por recuperar la tierra; se estableció el sistema de parques nacionales y se creó una conciencia nacional relativa a este tema. Incluso, se creó el sistema de pagos por servicios ambientales como una forma de sostener e incentivar la conservación y disminuir la deforestación. El sistema consistía en otorgar fondos para que la gente mantuviera el bosque, dependiendo la cantidad de fondos de la extensión del terreno a proteger.

Después del inicio de este movimiento, los científicos que estaban muy involucrados con el gobierno en la creación de instituciones y organizaciones nacionales, entendieron que hay mucha gente con sus propiedades fuera de los parques nacionales. Entonces estos científicos decidieron crear la red de reservas.

Laura: ¿Desde cuándo está involucrado usted en la red?

AQ: Yo me involucré en la red una vez que ya tenía “Hacienda Pozo Azul” como lugar turístico. No teníamos sólo actividades turísticas sino también actividades agropecuarias. Ya era muy consciente en cuanto a sostenibilidad y tenía una parte de la tierra como reserva, con pago por servicios ambientales. Me uní a la red en el año 1997-98 y desde 2006 estuve activo en la organización.  Fui presidente desde 2012 hasta 2014 y ahora desde 2017 hasta 2019.

Laura: ¿Cuál es el compromiso de “Hacienda Pozo Azul” hacia la sostenibilidad?

AQ: Nuestro compromiso es muy fuerte. Nosotros vendemos sostenibilidad, conservación, digamos, porque estos conceptos están dentro de las actividades que hacemos. “Hacienda Pozo Azul” ofrece aventuras en la selva y actividades hechas completamente dentro de la naturaleza. Estoy convencido que el turismo es la forma de poder ganar dinero para la conservación de la naturaleza.

Laura: ¿El trabajo de las reservas naturales privadas complementa o sustituye el trabajo de los parques nacionales?

Fuente: Echoes of the Journey

AQ: Complementan fundamentalmente. Hay todo un programa hoy día que consiste en establecer corredores biológicos de manera que los parques nacionales no sean un área cerrada, en donde las variedades de toda la vida animal y vegetal están allí sin intercambio, en forma en que genéticamente se pueden deteriorar esas especies. Las reservas naturales privadas tratan de comunicar grandes áreas a través de corredores biológicos y esos corredores biológicos por ley, por ejemplo las cuencas, se deben conservar.

Laura: ¿Quién puede ser miembro de la red de reservas privadas y cuáles son los requisitos?

AQ: El requisito mínimo es que la reserva tenga al menos dos hectáreas de terreno en conservación y obviamente cumplir con los reglamentos internos.

Laura: ¿Entonces, no importa qué actividad se esté haciendo dentro de la reserva, lo importante es que destinen al menos dos hectáreas a conservación? ¿No son siempre empresas turísticas?

AQ: Exacto, no tienen que dedicarse a la actividad turística. En este momento, hay 220 reservas identificadas en Costa Rica que en total protegen alrededor de 98000 hectáreas. 25-30% de este territorio corresponde a instituciones educativas y casi 50% realizan actividades turísticas. Pero, por supuesto, cualquier persona que tenga una finca y realice agricultura o cualquier otra actividad, pero que tenga un área de reserva en conservación y que la mantenga, puede ser miembro de la red.

Laura: ¿El turismo es entonces la actividad primaria para los miembros de la red?

AQ: Como mencioné anteriormente, el 50% de las reservas que forman parte de la red realizan actividades turísticas. El turismo en Costa Rica es básicamente un turismo de naturaleza. En un territorio que ocupa tan sólo 0.3% del planeta, hay entre 3 y 5 % de toda la biodiversidad mundial. Además, está ubicada entre dos mases continentales grandes y entre dos océanos. Todo eso es un gran atractivo. Recibir turistas genera una gran fuente de ingresos económicos y en muchos casos el turismo es la principal fuente de ingresos que se usan para la conservación.

Laura: ¿En su opinión, cuáles son los retos actuales del desarrollo turístico en Costa Rica?

AQ: Pienso que los retos son, más o menos, externos. Costa Rica fue el pionero en ecoturismo y ahora en muchos lugares del mundo están siguiendo este ejemplo. No sólo en el Caribe sino también en países como Colombia, Ecuador, Chile y, entonces, hay más competencia hoy en día. El reto para Costa Rica es mantenerse competitivo.

Laura: ¿Usted opina que el fenómeno de “sobre densificación turística” podría afectar a Costa Rica como en otras partes del mundo? 

AQ: Pienso que no. En turismo de naturaleza, como el que tenemos en Costa Rica, el dinero se reparte y esto apoya mucho. Entonces, más turistas llegan más iniciativas van a aparecer. Acá en esta zona (Sarapiquí), nosotros fuimos pioneros en ofrecer actividades y hoy hay una variedad de emprendimientos que ofrecen servicios similares y los números se comparten. También hay lugares que fueron lugares de paso en pasado, pero se están convirtiendo en destinos turísticos.

Este artículo es un resumen de la noticia original publicada por Echoes of the Journey, puedes leer la entrevista entera en: Reservas naturales privadas en Costa Rica: Entrevista con Alberto Quintana, Hacienda Pozo Azul”.

 363 visitas

Read More

Comercialización de turismo comunitario en América Latina: retos, oportunidades y perspectivas de futuro

Sumak Travel es una plataforma que ofrece tours y destinos de turismo sostenible en América Latina a través de tour operadores locales. En esta entrevista, su fundador Felipe Zalamea, nos presenta su modelo de negocios y nos habla de los desafíos de comercializar turismo comunitario

Felipe Zalamea

Laura: ¿Cómo surgió Sumak Travel?

Felipe: En 2010, después de terminar mi Maestría en Economía Internacional en París, me tomé un año para viajar como mochilero por América del Sur. Antes de eso, había vivido en Brasil y tenía muchos contactos de emprendedores sociales y comunidades locales que lideraban proyectos relacionados a la sostenibilidad (turismo comunitario, comercio justo, agricultura orgánica y finanzas solidarias).

Durante el viaje me di cuenta que había muchas comunidades trabajando en turismo y compartían retos similares, en particular la comercialización. Sabía que muchos turistas estarían interesados en lo que las comunidades ofrecían pero era virtualmente imposible que se conocieran entre ellos. Las comunidades no tenían los canales de mercadeo necesarios para interceptar a clientes internacionales e incluso domésticos.

De regreso en Europa y trabajando en Londres para una empresa especializada en inversión de impacto fue cuando conecté mi experiencia en América del Sur con la figura de empresa social para crear Sumak Sustainable Travel. Sumak Kawsay significa “buen vivir” en quechua y Sumak Travel representa el “buen viajar, que busca recuperar el respeto por la naturaleza y la madre tierra dentro de la industria del turismo. Con Sumak Travel queremos generar empleos decentes y empoderar a las comunidades locales para que ellas mismas, a través del turismo, gestionen sus procesos de desarrollo local, de conservación del medio ambiente y preservación cultural, lo que incluye sus saberes ancestrales y tradiciones.

The impressive Teyuna, or Lost City, in the Sierra Nevada – Colombia

Empezamos como un Tour Operador en 2012 ofreciendo Bolivia, Argentina y Chile, que eran los países en los que más me involucré con comunidades locales. Fuimos aprendiendo mucho en el proceso de crecimiento y expandiéndonos a Brasil, Ecuador, Perú, Colombia y Costa Rica. Durante 5 años funcionamos como tour operador, gestionando directamente el proceso de venta, principalmente enfocados en el mercado británico. Nos dimos cuenta que había mucha demanda por este tipo de turismo y nos enfocamos en el nicho de viajes a medida, combinando en los itinerarios turismo comunitario con otras actividades de turismo convencional, permitiendo a nuestros clientes experimentar el turismo comunitario sin sacarlos de su zona de confort en cuanto a facilidades de pagos, idioma, seguros médicos, etc.

Laura: ¿Cómo funciona actualmente la plataforma de Sumak?

Felipe: A principios de 2017 decidimos cambiar de modelo hacia una plataforma de mercadeo, para no seguir siendo el intermediario convencional, sino apoyarnos en los expertos locales de cada destino. En esta transición, les hicimos una transferencia de conocimientos a los operadores locales, tanto de mercado como de ventas y de producto. También creamos unas directivas muy exigentes y una política de turismo responsable adaptada al nuevo modelo. Dentro del contrato comercial, cada operador se compromete a seguir nuestras directivas, la política de turismo responsable y los principios del comercio justo.

Views over El Tisey Natural Reserve from Alberto Gutierrez’s sculpture park

A partir de este cambio de modelo nuestro enfoque pasa a ser mercadeo y promoción tanto de destinos como de productos, incluyendo temas de Search Engine Optimisation (SEO), reputación online y organización de viajes de prensa como por ejemplo para The Guardian.

Los clientes que visitan la página web de Sumak Travel pueden elegir entre modelos de tours armados o visitar la sección destinos y enviar una solicitud con sus intereses. La solicitud la recibe directamente el tour operador local que crea el paquete y está en contacto directo con el cliente para ultimar detalles, pago, etc. El operador local se encarga de operar el tour y dar seguimiento a los requerimientos del cliente, siguiendo altos estándares de servicio. Al final del viaje Sumak Travel solicita un reporte al operador local y envía una encuesta de satisfacción al cliente para asegurarse que todo salió bien.

Laura: ¿Qué tipo de experiencias ofrecen?

Felipe: La esencia de nuestro producto siempre ha sido combinar tres elementos: el turismo comunitario, el turismo convencional operado de forma responsable y el turismo “off the beaten path” o remoto. El balance de estos tres elementos depende enteramente del cliente y ese es el valor añadido de Sumak Travel, es decir la flexibilidad que tiene el cliente para crear una experiencia a su medida.

Goats looking for shade under a tree in la Guajira, Colombia

De acuerdo a sus gustos y preferencias podrá pasar la mitad de su viaje visitando emprendimientos de turismo comunitario o sólo destinar un 10% de su viaje a experiencias de este tipo. El diferencial de Sumak Travel es incluir experiencias de turismo comunitario en los itinerarios y la estrategia de mercadeo es apuntar a turistas interesados en la naturaleza y la cultura locales.

Los tours siempre son privados, aunque puede haber ciertas excursiones en grupos pequeños dentro de los itinerarios.

Laura: ¿Cuál es el proceso de selección de los operadores locales para formar parte de la plataforma?

Felipe: Antes de empezar a trabajar con un nuevo tour operador nos aseguramos de investigar sus antecedentes. Por ejemplo, este año empezamos a ofrecer Panamá y Belice, y para seleccionar nuestro operador en cada país hicimos no sólo una investigación en internet sobre cómo trabajan, sino también hablando con conocidos en cada país y con otras plataformas que ya trabajaban con ellos, para asegurarnos que son confiables y que realmente practican turismo responsable.

Todos son operadores pequeños y ninguno ofrece turismo masivo. Pueden tener distintos modelos de negocios pero siempre están alineados con la visión y misión de Sumak Travel. En la mayoría de casos, cuentan con certificaciones y galardones que los avalan. Trabajamos con un sólo operador por país y ya estamos en toda América Latina continental, salvo Honduras y Salvador. La idea más adelante es ofrecer islas como Cuba y Puerto Rico, aunque son mercados dominados por el turismo masivo y es complicado ofrecer un turismo más auténtico.

Laura: ¿Colaboran con organizaciones internacionales?

Felipe: Si, somos miembros de The International Ecotourism Society y formamos parte del Ethical Tour Operator Group (ETOG), de la recientemente desaparecida organización Tourism Concern. Éramos muy activos en las campañas de la ONG. También somos miembros de WINTA – World Indigenous Tourism Alliance, organización que surgió en Nueva Zelanda y promueve el turismo indígena gestionado por los pueblos indígenas.

Entrance to the Altos Limpios sand dunes, LaValle, Mendoza, Argentina

Laura: ¿Cuáles crees que son los principales retos para comercializar el turismo comunitario en América Latina?

Felipe: Por empezar, existe un problema de imagen del turismo comunitario. Se cree que es un turismo de baja calidad, barato, incómodo, que consiste en ir a ayudar a gente de bajos recursos. Desde los mismos emprendimientos muchas veces se refuerza esa mala imagen, al no contar con el conocimiento y las herramientas necesarias para contrarrestarla.

Muchas veces las experiencias no son lo que el cliente esperaba porque las expectativas del cliente son muy altas. En este caso, no se trata necesariamente de hacer cambios drásticos al producto, sino de gestionar mejor las expectativas del cliente, sobre todo con mercados muy exigentes como el francés y el estadounidense.

En particular, desde la estrategia de promoción y durante el proceso de ventas se debe comunicar a qué servicios tendrá acceso el turista en emprendimientos de turismo comunitario, para que sus expectativas sean realistas. Si desde el comienzo se le informa cuáles son las comodidades que puede esperar, el cliente va preparado y se enfoca desde su llegada en disfrutar los aspectos positivos de la experiencia: el contacto con la gente, su cultura y la naturaleza. La eventual falta de aire acondicionado o un televisor dejan de ser importantes.

Segundo, hace falta una visión más completa por parte de los emprendimientos de turismo comunitario, que se limitan a ofrecer sus servicios sin conectarlos con destinos icónicos dentro de su área de alcance. Por ejemplo comunidades muy cercanas a atractivos importantes podrían operar directamente o establecer alianzas comerciales para operar el destino completo, sobretodo si hay atractivos icónicos como Machu Picchu, las cataratas de Iguazú o el volcán Arenal.

En tercer lugar, la falta de un proceso eficiente de gestión de ventas y reservas limita la capacidad de comercialización de los emprendimientos comunitarios. El turismo comunitario es y tiene que ser una actividad complementaria para las comunidades, por lo que en general los emprendimientos no tienen personal a tiempo completo encargándose de las ventas y reservas. En un escenario ideal, debería existir una red a nivel nacional u organización sombrilla con una central de reservas y al menos un empleado a tiempo completo que gestione las reservas de todos los emprendimientos. Desafortunadamente esto no pasa mucho y en general son los mismos emprendimientos los que gestionan directamente sus reservas, lo cual ocasiona muchas veces demoras en los tiempos de respuesta y baja eficacia en el proceso, que se traduce en frustración por parte de los tour operadores, agencias de viajes o clientes directos.

A Humpback Whale showing its tail before disapearing in the ocean, Huasco coast Chile

Por último, muchas veces los proyectos de turismo comunitario son impulsados por organizaciones no gubernamentales que no tienen experiencia en turismo y por esto no toman en cuenta aspectos de mercadeo para crear productos turísticos. Entonces, por muy buenas intenciones que tengan, los proyectos fracasan porque se diseñan productos sin tener en cuenta lo que busca el mercado meta. Muchas veces la oferta está poco diversificada y todos los emprendimientos ofrecen productos similares.

Laura: Desde tu punto de vista, ¿qué es lo que el cliente está pidiendo para que el turismo comunitario pueda ser el propósito de viaje?

Felipe: El cliente no está pidiendo turismo comunitario, más bien esa palabra como decíamos antes evoca una mala imagen. Nosotros tratamos de usar otros términos para referirnos al turismo comunitario, para que el cliente pueda entender de qué se trata. Por ejemplo, turismo local, auténtico, cultural o remoto, que pueden ser más faciles de entender.

El turista lo que está buscando es contacto con la cultura local, la naturaleza, autenticidad, salirse de lo convencional, ir a lugares que tengan un atractivo particular y que no sean (aún) destinos de turismo masivo. En cuanto a practicidad, están buscando confianza, tener la seguridad de que lo que está reservando es gestionado por operadores serios, que tienen credenciales y que de verdad están haciendo turismo sostenible.

Laura: ¿Cómo se financian los proyectos de turismo comunitario?

Felipe: Durante buena parte de los 1990s y principios de los 2000s hubo un auge en cuanto a la creación de emprendimientos de turismo comunitario, impulsados por organismos multilaterales, lo que generó un volumen muy grande de emprendimientos y la mayoría de estos fracasó cuando se terminaron las fuentes de financiamiento porque nunca se hicieron autosostenibles. Hoy en día ya no hay tanto financiamiento disponible para este tipo de emprendimientos, lo que hace que los que están empezando lo vean realmente como una empresa, estén dispuestos a invertir recursos y puedan empoderarse para que sean realmente exitosos y no dependan de recursos externos. Paradójicamente que haya menos apoyo financiero contribuye a que los emprendimientos sean autosostenibles a largo plazo y no se acostumbren a recibir subsidios.

Cocora Valley, Coffee region, Colombia

Sin embargo, es necesario por un lado que el gobierno mejore el marco legal y cree facilidades de crédito a pequeños emprendimientos, y por otro, que los emprendimientos desarrollen habilidades para acceder a financiamiento convencional o de la economía social y solidaria. Muchos de los emprendimientos son rentables pero no pueden demostrárselo a un banco porque no tienen un plan de negocios o una contabilidad bien organizada.

Laura: Para concluir, ¿piensas que el turismo comunitario tiene futuro?

Felipe: Sí, definitivamente pienso que tiene futuro. A nivel global, hay muchas críticas a los proyectos de turismo comunitario, pero si se analiza con detenimiento, se trata de iniciativas con un enfoque top-down (desde arriba), es decir, gestionadas por organizaciones o entidades externas y no por las comunidades. En América Latina, la mayoría de los proyectos de turismo comunitario tienen un enfoque bottom-up (desde abajo), pues se trata de comunidades organizadas que lideran las iniciativas y se apoyan en organizaciones externas. El futuro de los emprendimientos de turismo comunitario está en crear redes y conectar con redes nacionales e internacionales que ya funcionan.

El turismo comunitario puede ser una poderosa herramienta de desarrollo local, de empoderamiento de las comunidades, cuando se hace desde abajo y las comunidades entienden el valor de su cultura y la importancia de preservar sus recursos naturales. Tiene un gran potencial para cambiar positivamente a las comunidades y al medio ambiente, diversificando sus ingresos y actividades productivas, aumentando la resiliencia, mejorando la autoestima de las comunidades y generando un sentimiento de orgullo de su cultura.

*Además de ser fundador de Sumak Travel, Felipe está actualmente realizando un doctorado en la Universidad para la Paz en Costa Rica, donde investiga cómo las comunidades rurales acceden a financiamiento para crear y hacer crecer sus empresas de turismo comunitario en Costa Rica.

Algunos ejemplos de iniciativas de turismo comunitario que ofrece Sumak Travel:

Turismo rural en Mexico

Turismo indigena en Ecuador

Turismo campesino en Chile

Ecoturismo en Guatemala

Turismo rural en Costa Rica

 363 visitas

Read More

Wave of Change, el movimiento enfocado en el desarrollo de un turismo responsable con el medio ambiente.

El Grupo Iberostar puso en marcha en 2017 el ambicioso movimiento Wave of Change, diseñado en línea con el Objetivo 14 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas (ODS), “Vida Submarina”, que trabaja sobre tres pilares fundamentales: la eliminación de los plásticos de un solo uso, el fomento de consumo responsable de pescado y la mejora de la salud costera. El pasado mes de junio se inauguró el primer Coral Lab de la cadena en uno de sus hoteles de República Dominicana y tuvimos la oportunidad de hablar con Macarena Blanco, coordinadora científica del laboratorio para que nos contase más acerca del proyecto:

Jennifer: ¿Cómo surgió el interés por la restauración costera?

Macarena: Actualmente, el 80% de los hoteles de playa con los que cuenta el grupo, se encuentran frente a arrecifes, todos sabemos la importancia de su conservación puesto que albergan poblaciones enteras de peces y protegen los medios de vida. Tras varios meses de estudio e investigación, la vicepresidenta y CSO (Chief Sustainability Officer) de Grupo Iberostar, Gloria Fluxà, quien es una completa amante del océano, planteó a la doctora Megan Morikawa, actual directora de Sostenibilidad de Iberostar, qué necesitaba la comunidad científica para poder escalar la restauración de arrecifes, fue entonces cuando comenzaron a trabajar mano a mano en la creación del primer laboratorio de corales.

Autora: Jennifer Peral.

Jennifer: ¿Qué funciones tiene el Coral Lab?

Macarena: Desde hace 5 años contamos con un vivero de corales en Bayahibe, creado gracias a la ONG FUNDEMAR y el centro de buceo Dressel Divers Punta Cana, donde hemos conseguido que se reproduzcan y se reduzca el impacto negativo que las condiciones climáticas y la pesca han creado al ecosistema marino, además es muy útil para fines ecológicos puesto que aumenta la diversidad genética de los corales.

El laboratorio se creó con el fin de apoyar científicamente las operaciones del vivero y así contar un con banco genético de individuos para no tener únicamente operaciones en el mar, evitando perder su evolución ante cualquier catástrofe meteorológica.

También nos es posible estudiar el desarrollo de cepas de coral resistentes al calentamiento global, que podrían reponer los arrecifes debilitados que sustentan poblaciones enteras de peces y protegen los medios de vida costeros. Por último, otro de los objetivos clave del laboratorio es dar a conocer a los clientes del hotel y a la comunidad local el mundo de los corales, su importancia y las amenazas a las que se enfrentan.

Autora: Jennifer Peral.

Jennifer: ¿Contáis con el apoyo de alguna Fundación?

Macarena: Sí, actualmente contamos con el apoyo de la organización local Fundemar y el centro de buceo Dressel Divers Punta Cana, gracias a los cuales somos capaces de realizar operaciones en el mar. Fundemar además nos apoya con la formación de nuestros dos técnicos de restauración quienes se encargan de limpiar las algas de las estructuras, fragmentar los corales para sacar muestras y demás funciones para dar seguimiento a nuestro vivero de Bayahibe.

Por otro lado, pertenecemos a la Red Arrecifal Dominicana(RAD) y al Consorcio Dominicano de Restauración Costera(CDRC) quienes se encargan de coordinar la restauración de todos los viveros de arrecifes del país. De esta forma, trabajamos con el apoyo de otras organizaciones pertenecientes a la Red y al Consorcio, como es el Grupo Punta Cana.

Jennifer: ¿Qué más está haciendo el movimiento Ola de Cambio?

Macarena: Como hemos comentado este movimiento apuesta por la salud costera ya que está muy enfocado tanto en la protección y preservación de los arrecifes de coral como la de los manglares y las praderas de posidonia. Al mismo tiempo, tenemos otras dos líneas de acción: el plástico y la pesca. Uno de nuestros objetivos para 2020 es conseguir eliminar totalmente el plástico de un solo uso en todos nuestros hoteles sustituyéndolos por materiales más respetuosos con el medio ambiente.

Así mismo, los uniformes de los empleados están siendo confeccionados con tejidos reciclados, inspirándose en los principios de la economía circular. Realmente estamos recibiendo un feedback muy positivo de nuestros clientes ya que se informa de todas las mejoras que se están implantando y los motivos por los que lo hacemos para concienciar y educar al mismo tiempo. En cuanto a la pesca, se está fomentando esta nueva iniciativa de pescasostenible, que nos ha convertido en la primera cadena hotelera de España y la quinta en Europa en contar con la certificación MSC otorgada por la Marine Stewardship Council, una organización mundial independiente sin ánimo de lucro que establece un estándar para la pesca sostenible.

MSC certifica todos los pasos del proceso para que sea sostenible desde la captura del pez hasta que es servido el pescado a un cliente, asegurando que se cumplen los rigurosos estándares establecidos por la asociación. También hemos conseguido firmar acuerdos con WWF, Fish Wise y proveedores locales de pescado para evaluar el riesgo, la responsabilidad, la sostenibilidad del consumo de pescado y ayudar a que pesquerías locales consigan financiación para obtener certificaciones ambientales.

Autora: Jennifer Peral.

Jennifer: ¿Tenéis pensado llevar a cabo acciones sociales en las comunidades de la zona?

Macarena: Sí, hemos colaborado con un colegio de Friusa, una de las zonas más vulnerables de Bávaro, donde realizamos una pequeña formación sobre los corales y la importancia de la conservación de los arrecifes, hicimos manualidades y un calendario con materiales reciclados. Puesto que fue todo un éxito, tenemos pensado seguir realizando estas actividades en diferentes colegios de la zona.

Por otro lado, a través de la RAD queremos organizar visitas con escuelas al laboratorio o dar charlas para promover la educación ambiental que tanto necesita el país.

¡Muchas gracias por tu tiempo Macarena! Recuerda que puedes seguir el movimiento #WaveofChange desde las redes sociales del Grupo Iberostar en Facebook, Twitter e Instagram.

 363 visitas

Read More

El turismo responsable en formato guía de viaje: Alhena Media Responsable

Francisco Bargiela

“¡Si puedes elegir, elige responsable!”, este es el lema de Alhena Media Responsable. Los editores de estas guías de viajes tienen claro que nadie debe renunciar a nada en sus vacaciones y que, ante la posibilidad de escoger entre dos opciones, lo lógico sería decantarse por la más sostenible y responsable.

Su idea es que no tenemos que viajar a Asia, África o América del Sur para practicar un turismo justo y sostenible: podemos hacerlo en cualquiera de nuestras salidas de fin de semana. En esta entrevista hablamos con su director, Francisco Bargiela.

Laura: ¿Cómo surge la necesidad de crear una línea de guías de viaje enfocada en el turismo responsable? 

Francisco: En 2007 publicamos la primera guía de viajes responsables de Europa (Turismo responsable. 30 propuestas de viaje) con una gran aceptación e interés, y nos gustó la experiencia. Tenemos además amigos que trabajan en este sector. Comenzamos a darle vueltas a esta idea, que consideramos que era cada vez más necesaria. Pero no queríamos enfocar el turismo responsable como algo relacionado con el tercer mundo. Por lo que tardamos unos años en encontrar un enfoque diferente. Así lanzamos los primeros títulos en 2014.

Laura: ¿Cómo fue la acogida por parte del público de este nuevo enfoque?  

Francisco: El concepto ha gustado y se considera interesante, necesario y novedoso pero eso no quiere decir que se venda más. Creo que nos pasa lo mismo que con las agencias especializadas. Existe, eso creo, la idea de que viajar responsable es más caro, incómodo, etc. Y no es así. Nosotros solo destacamos en nuestras guías restaurantes, tiendas, alojamientos, patrimonio… que aplican una política sostenible: productos de proximidad, eliminación de residuos, uso de materias naturales, aplicación de políticas responsables en la empresa, restaurantes vegetarianos… Pero eso no quiere decir que no estén otras opciones y, por supuesto, todas las visitas que son imprescindibles.

Laura: ¿Por qué cree que existe esta idea de que viajar responsable es más caro, incómodo, etc.? ¿Qué podemos hacer para cambiar esta percepción? 

Francisco: Por lo que se refiere a la incomodidad, tiene que ver con los viajes a países en vías de desarrollo. Se suponía que si eran responsables, había que resignarse un poco. Hoy está superado. En lo que se refiere a precio, no hay ninguna diferencia entre un hotel de 4 estrellas responsable y uno que no lo es. Por eso es importante saber que nuestra actitud puede ayudar al turismo y a la sociedad. Además, la mayoría tiene muy clara su elección.

Laura: Sin duda, la actitud es muy importante a la hora de ser un turista responsable. ¿Qué podemos hacer en nuestros viajes para que nuestro impacto sea lo más positivo posible? 

Francisco: Creo que ha sido la OMT quien ha difundido un decálogo sobre prácticas responsables. Nosotros lo hemos adaptado a nuestra colección y este año hemos diseñado unos bonitos puntos de lectura con cada uno de los puntos del decálogo. Ese sería el primer paso.

Después creo que el viajero debería tener clara la diferencia entre un parque de atracciones y un destino. En este segundo, lo más importante es la gente y su modo de vida, y cómo este se ha ido desarrollando a través de la historia. En un parque de atracciones puedes hacer el cafre… todo es reparable. En el destino, nada vuelve otra vez a ser lo que era, incluida la gente que se ha de ir porque sus barrios se hacen inhabitables.

Deberíamos pensar, ¿qué no me gusta que haga la gente que viene a mi ciudad y cómo me gustaría que me tratara y se comportara, y qué me apetecería que aprendiese de su visita? Si eso lo trasladamos a nuestros viajes, ya seríamos responsables.

Laura: En cuanto a las administraciones públicas, ¿qué pueden hacer para fomentar un turismo responsable y evitar, entre otros impactos negativos, que la gente se tenga que ir de su barrio? 

Francisco: Creo que esta pregunta no es fácil y choca con muchos intereses. Creo que se ha de definir claramente la ciudad en la que se quiere vivir y luego hacer que esa ciudad exista. Fiarlo todo al turismo no es una buena política y no beneficia a todo el mundo. Por otra parte, hoy no tiene sentido gestionar una ciudad si no es responsablemente: aire, servicios, transporte, cultura… Pensar de manera diferente parece que no encaja en este siglo.

Laura: ¿Qué retos se plantea Alhena Media de cara al futuro? 

Francisco: Nos gustaría seguir trabajando en pos de un turismo diferente, más tranquilo y reposado. Seguiremos ampliando nuestros contenidos sobre destinos responsables y trabajando por posicionar destinos desconocidos, menos masificados desde nuestra nueva colección Petit Futé.

Laura: ¿Qué destinos pueden encontrar los viajeros en la colección Petit Futé? ¿Qué otros destinos tenéis en mente? 

Francisco: Durante el primer año hemos publicado ya 15 títulos, entre los que se encuentran: Albania, Bosnia y Herzegovina, Uzbekistán, Madagascar, Georgia, Benín, Tanzania, Fez y Mequinez… Los próximos en salir serán Uganda y Senegal, y estamos trabajando en la edición de la primera guía de Corea del Norte.

¡Muchas gracias Francisco! Recuerda que puedes seguir a Alhena Media Responsable en Facebook AlhenamediaResponsable, Twitter @Alhenamedia e Instagram @Alhenamedia

 363 visitas

Read More

Newsletter

Recibe nuestro boletín con las últimas noticias en turismo y sostenibilidad.