La evolución del turismo tras la Guerra de Vietnam: retos y oportunidades de un país en auge

Dang Xuan Son

Creado por Dang Xuan Son, uno de los iniciadores del movimiento de turismo responsable en Vietnam, el operador turístico con base en Hanoi Footprint Travel es una de las empresas pioneras en el país en torno al turismo sostenible desde el 2001. Tuve el placer de reunirme con Dang Xuan en su oficina durante mi viaje en Vietnam para aprender sobre la evolución del turismo tras la guerra, pero también sobre los principales desafíos y oportunidades para lograr una industria más sostenible en el país.


Ángela: ¿Cómo ha sido la evolución del turismo en Vietnam?

Dang: El país abrió sus puertas al turismo justo después de la guerra en 1976. Sin embargo, en aquel entonces había pocos visitantes, ya que el país se encontraba en un estado de post conflicto y la infraestructura turística era aún casi inexistente. No fue hasta diez años más tarde, desde 1986 y hasta principios de los 90, que el turismo se volvió un factor importante en la economía de Vietnam. Posteriormente, en 1993 experimentamos un hito en la llegada de turistas, por lo que fue entonces cuando podemos decir correctamente que el país se abrió al mundo. Esto se debió en parte a un cambio del Gobierno a los requisitos del visado que facilitó la llegada de visitantes internacionales.

Hoi An – Cam Thanh fishing

Personalmente, empecé a trabajar en turismo en Hanoi en el 1999, y en ese momento ya venían muchos turistas, pero hasta 2007-2010 la infraestructura del turismo seguía siendo muy pobre: ​​transporte, servicios, estándares de calidad … no podíamos competir con otros destinos o proporcionar una buena experiencia para viajeros internacionales. Sin embargo, la imagen comenzó a cambiar al aprender del éxito de otros países y la opinión de los turistas. Recuerdo que en 2004, por ejemplo, teníamos que proporcionar a cada viajero que iba a Sapa su propio colchón de viaje para que pudieran dormir un poco más cómodamente en el tren. ¡Las camas en el tren eran demasiado duras!

Esta mejora continua se ha mantenido hasta el día de hoy, donde tenemos servicios creados para mejorar la experiencia turística pero que también benefician a la población local, como calles peatonales, servicios de salud, horarios de apertura de negocios, normas y regulaciones … en general, más y mejores estándares.

Ángela: ¿Ha desempeñado el gobierno un papel clave en el desarrollo del turismo en el país?

Dang: El Gobierno ha apoyado en parte los cambios, pero solo desde hace muy poco. Ha ayudado al facilitar el proceso de visado que permite la llegada de viajeros con estadías más cortas, así como a imponer las reglas y regulaciones para estandarizar procesos, pero creo que aún podrían brindar más apoyo, como por ejemplo en branding de destino.

Todavía no tenemos un buen presupuesto para marketing y promoción a nivel de destino. Sin embargo, hace dos años, el gobierno se unió al TAP (Consejo Asesor de Turismo) en un esfuerzo por crear un mejor posicionamiento en el mercado internacional.

Ángela: Entonces las acciones actuales se centran principalmente en aumentar el número de llegadas al país, ¿los impactos asociados al desarrollo se están teniendo en cuenta?

Dang: Tienes razón, sin embargo, hay dos cosas que debemos tener en cuenta. Una es aumentar el número de viajeros, ya que Vietnam tiene muchos más atractivos turísticos en comparación con otros países vecinos, pero el número de llegadas sigue siendo muy bajo en comparación con estos países. Por ejemplo, el porcentaje de crecimiento en el número de llegadas a Camboya o Laos es mucho mayor que en Vietnam, lo que significa que podríamos mejorar la comercialización de destinos.

Footprint team working alongside villagers in Hoang Su Phi Ha Giang

Lo primero es invitar a la gente a venir y lo segunda es el desarrollo sostenible, que es una historia muy diferente … Aquí el gobierno todavía no está haciendo mucho. Tenemos mucha discusión al respecto, pero todavía no hay ninguna aplicación o regulación. Por ejemplo, algunas compañías necesitan tener certificaciones ambientales, sin embargo, tienden a obtenerlas al principio ya que es bastante fácil cuando todo es nuevo. Cuando pasa el tiempo, nadie realmente verifica que se haga mantenimiento a la infraestructura que podría estar dañando el medio ambiente.

Ángela: ¿Cuáles dirías que son los tres retos clave para lograr un turismo más sostenible en Vietnam?

Dang: Vietnam es un país en desarrollo, por lo que diría que el primer desafío es que no existe un conocimiento de lo que realmente significa la sostenibilidad y las personas no son muy conscientes de los impactos de sus hábitos actuales. Por ejemplo, todavía se cortan los árboles para el uso propio ya que se cree más en el auto consumo que en tener árboles vivos. Vivimos con una mentalidad de ganar dinero a corto plazo donde la sostenibilidad aún no tiene lugar en los objetivos de las personas y los negocios.

Home Hosted Dinner in Hanoi

Lo segundo, como dije antes y enlazando con el primer desafío, tiene que ver con las comunicaciones del gobierno. Nuestro país necesita mucha comunicación con la población local sobre cómo adoptar prácticas de sostenibilidad. La información sobre esto es realmente pequeña y podría mejorarse enormemente.

El tercer reto sería la industria de viajes en si misma ya que en general, no se tiene un interés en crear regulaciones. Estamos trabajando en una industria que no se considera pesada, pero que usa muchos recursos y tiene un impacto en el medio ambiente. Sin embargo, estos impactos no son entendidos por las empresas del sector. Debemos tener regulaciones estandarizadas y cumplimiento de la ley para regular diferentes actividades y desarrollos actuales. Pero la creación de esta demanda debe venir de nosotros.

Ángela: Supongo que algo similar sucede con la enorme cantidad de plástico y la gestión de residuos en el país…

Dang: Exactamente. Como ya sabes, el turismo genera una enorme cantidad de residuos. No somos una industria pesada, pero estamos arrojando una gran cantidad de basura en el medio ambiente y debemos asumir nuestra responsabilidad de hacer algo al respecto. En Vietnam, con un clima como este, un viajero puede beber fácilmente de 4 a 6 botellas por día, que se tiran después de un solo uso. Si se mide el impacto de los viajeros por la cantidad de botellas que se queman y entran en vertederos, ríos y mares, el número es enorme.

Ángela: ¿Cómo crees que un operador turístico puede proporcionar soluciones para abordar el problema del plástico?

Dang: Estuve pensando mucho sobre ello, pero para mí, tomar medidas contra este problema global nada más que con Footprint parecía imposible. Entonces, decidí asociarme con el Responsible Travel Club en Hanoi y me puse en contacto con otros operadores turísticos del sur de Vietnam para unir fuerzas.
Juntos, identificamos algunas soluciones y nos pusimos en contacto con otros socios internacionales para establecer acciones específicas y reducir la cantidad de plástico de un solo uso en el turismo. También me uní a Impact Vietnam y, a través de ellos, al movimiento global Refill My Bottle, para construir una red de estaciones de recarga de agua potable y personalizar su aplicación para Vietnam. Sin embargo, para alentar a los viajeros a rellenar su botella no llegará de la noche a la mañana y somos conscientes de que uno de los mayores desafíos es transmitir el mensaje a nuestros clientes.

Tea Farm in Thai Nguyen

En Footprint, ya ofrecemos a los viajeros una botella reutilizable, pero solo 6 de cada 10 traen su botella a Vietnam y hasta un 40% realmente la usa mientras están aquí. Creo que hay muchas barreras para incitar a los viajeros a usar su botella de agua reutilizable y tener un lugar para rellenarla es uno de ellos, pero también otros factores como las preocupaciones sobre la calidad del agua, la preferencia por las botellas selladas, la lealtad y la confianza con la marca de agua o simplemente el hecho de que quieren beber agua fría en un momento específico.

Debemos aceptar que algunas personas no se sienten cómodas con la idea de volver a llenar su botella, pero debemos concentrarnos en aquellos que si quieren hacerlo y cuyo acto probablemente inspirará a otros a hacer lo mismo, ayudándonos a difundir el mensaje.

Ángela: Trabajas con varios proyectos de turismo comunitario en Vietnam. ¿Es este tipo de turismo exitoso?

Dang: Muchos proyectos tienen éxito. Trabajamos mucho en el Norte con proyectos que son realmente exitosos, mientras que en las tierras altas centrales y el sur son un poco menos. La mayoría de los proyectos de turismo comunitario en Vietnam se han desarrollado por sí mismos o por medio de ayuda externa, principalmente de ONGs y empresas privadas de turismo. El gobierno en este caso no les ha ayudado a establecerse, como sucede en otros países.

Pu Luong Thanh Hoa

Sin embargo, todavía hay un cierto número de proyectos que fracasan por varias razones … Puede ser una inversión insuficiente, tamaño, ubicación elegida o incluso deficiencias en el desarrollo de capacidades en términos de estándares de hospitalidad para que los viajeros se sientan cómodos, se brinde un buen servicio, etc.

Un ejemplo positivo es la reserva natural de Pu Luong, donde un grupo de aldeas recibió ayuda de una ONG de los EE. UU. para establecer varios proyectos y capacitar a los aldeanos en el turismo. Han logrado recibir visitantes y mantener su estilo de vida y tradiciones, al tiempo que comparten los beneficios del turismo al involucrar a familias enteras en diferentes roles donde trabajar unidos como un motor bien engrasado.

Ángela: ¿Cómo crees que se puede normalizar el turismo sostenible en Vietnam?

Dang: Creo que es muy importante involucrar cada vez más a los medios de comunicación para resaltar la necesidad de desarrollar un turismo más sostenible, porque ha sido un movimiento constante para personas como yo, pero aún no hay un gran cambio y necesitamos que todos los actores se impliquen, participen y desempeñen un papel.
Debemos poder transmitir el mensaje y dar a las personas la sensación de que la sostenibilidad se trata de equilibrar nuestro modelo de negocio y hacer que sea significativo. No se trata solo de centrarse en el trabajo y las ganancias, y ese es el mensaje más difícil de transmitir para inspirar el cambio.

 196 visitas

Read More

El desafío del turismo sostenible en Puerto Iguazú: Entrevista con Iván Piedrabuena, Director de Turismo

Iván Piedrabuena,

La provincia de Misiones, en la triple frontera entre Argentina, Paraguay y Brasil, es una de las provincias argentinas que mayor número de visitantes recibe, siendo su atractivo principal las famosas Cataratas del Iguazú. Es el sistema de cascadas más grande del mundo y fue recientemente reconocido como una de las nuevas siete maravillas del mundo. A Puerto Iguazú llegan hoy en día un millón y medio de visitantes, número que se ha triplicado en los últimos años, producto del reconocimiento de la Fundación New7Wonders.
Como parte del proyecto Ecos del Camino, visitamos Puerto Iguazú y hablamos con el director de turismo, Iván Piedrabuena, quién nos explicó cómo están trabajando para desarrollar el sector en manera sostenible.


Laura: ¿Cómo está organizado el sector a nivel provincial?

Iván: El sector turístico en Misiones tiene categoría de ministerio y dentro del mismo existe una subsecretaría de ecoturismo, que es el tipo de turismo prioritario que se quiere desarrollar. La provincia tiene más de un millón de hectáreas de selva nativa, protegidas en reservas y parques naturales. Iguazú es el primer parque nacional de Argentina, junto con el Nahuel Huapi en Bariloche, fundado en 1934 y protege alrededor de 64 mil hectáreas de selva.

Laura: ¿Cuáles son las principales iniciativas en materia de turismo sostenible en la provincia?
Parque Nacional Iguazú

Iván: La subsecretaría de ecoturismo en una primer instancia impulsó el desarrollo de los eco-lodges de la selva, producto emblemático de la provincia e incentivó la adopción de la certificación internacional Rainforest Alliance. Muchos hoteles e incluso la primer agencia de viajes latinoamericana obtuvieron dicha certificación. Hay 200 hoteles en la ciudad con una capacidad de 14 mil camas y hay mucho interés por parte del sector en aplicar criterios de sostenibilidad. 
Actualmente, el ministerio trabaja en un proyecto para reactivar la promoción de las certificaciones, pero esta vez a través de un sello propio de sostenibilidad. Se hará una convocatoria para seleccionar diez emprendimientos, de los cuales cinco se presentarán para conseguir la certificación Rainforest Alliance y otros cinco para obtener la certificación misionera, dando a los emprendimientos seleccionados un subsidio para conseguir su primera certificación.

Actualmente, el ministerio trabaja en un proyecto para reactivar la promoción de las certificaciones, pero esta vez a través de un sello propio de sostenibilidad.

Laura: Sabemos que se lanzó recientemente un programa de turismo junto con los pueblos originarios de Misiones, los Guaraníes. Cuéntanos un poco más.
Santiago, coordinador de turismo de la comunidad Jasí Porá

Iván: Si,  el desarrollo del turismo comunitario es justamente uno de los ejes de la política turística provincial, para lo cual se lanzó el programa “Turismo Comunitario como herramienta para el desarrollo local”, que involucra a 10 comunidades guaraníes de la provincia: cuatro en Iguazú, dos en San Ignacio, tres en el Soberbio y una en Aristóbulo del Valle. Estas comunidades ya están desarrollando turismo pero la idea es brindarles capacitación y otorgarles herramientas útiles para empoderarlas y que puedan enriquecer su propuesta, beneficiándose del desarrollo del turismo.
Lo más importante es crear un marco regulatorio que los habilite para que puedan estar al mismo nivel de otros emprendimientos. En la implementación de este programa está trabajando la Fundación Travolution, quien estará a cargo de impartir las capacitaciones, asistir en la producción de la oferta turística y la comercialización de las mismas. Ya existen agencias de viajes de distintos mercados europeos y norteamericanos interesadas en ofrecer estas experiencias y con este programa se facilitará la conexión con las comunidades.

Laura: ¿Hay problemas de sobre densificación turística en el Parque Nacional y en Puerto Iguazú?

Iván: Iguazú recibe un millón y medio de visitas al año, y en comparación Argentina recibe seis millones al año. En general no hay problemas de sobre densificación, pero hay 15 días al año en los cuales el parque experimenta una saturación de los servicios. Durante la última semana santa el parque recibió 12 mil visitantes al día, cuando la capacidad de carga ronda los 8 mil visitantes. De todas maneras, el parque trabaja constantemente en renovar la infraestructura para poder mejorar la calidad de las visitas. Han implementado las normas ISO 14001 de gestión ambiental y es el primer parque accesible de Sudamérica, con 95% del parque accesible para personas con diversidad funcional.

Iguazú recibe un millón y medio de visitas al año y en comparación Argentina recibe seis millones al año. En general, aún no hay problemas de sobre densificación

Laura: ¿La población local está contenta con el turismo?

Iván: La comunidad recibe bien a los visitantes y el 90% vive del turismo en Puerto Iguazú, aunque la mayoría aún no toma conciencia de toda la cadena productiva que genera el turismo. El ministerio está trabajando para crear esa conciencia turística y que la comunidad perciba los beneficios que trae el turismo a la región. Hace 13 años y a partir de la demanda de profesionales del sector se creó el Instituto Tecnológico Iguazú, de nivel terciario con tecnicaturas en Turismo, Hotelería y Gastronomía. De hecho yo soy docente de la asignatura Introducción al turismo. El instituto tiene además convenio con la Universidad Nacional de Misiones para la licenciatura en turismo.

Laura: ¿Se trabaja de manera conjunta con Brasil y Paraguay para desarrollar el turismo sostenible?
Hito Tres Fronteras en Puerto Iguazú, Argentina

Iván: Tenemos numerosas iniciativas con Brasil y Paraguay, programas de formación, convenios bilaterales para unificar políticas y facilitar el traslado de turistas entre países. Recientemente se firmó un protocolo de intenciones con Ciudad del Este y Foz do Iguacu para el desarrollo del turismo sostenible en la región. Además contamos con observatorios turísticos trinacionales. En Paraguay y Brasil ya existían y en Puerto Iguazú se inauguró este año; el observatorio se encarga de medir el impacto económico del turismo: recopilación del registro de ocupación hotelera, número de visitas al parque nacional, arribos al aeropuerto y terminal de ómnibus; a partir de estas estadísticas se creó el perfil del turista. Aún no se miden los impactos del turismo a nivel socio-cultural y medio ambiental pero sin duda es un área para seguir mejorando.

Laura: Cuáles te parece que son las claves para desarrollar un turismo sostenible en Misiones y en Puerto Iguazú a largo plazo?

Iván: Pienso que las claves para desarrollar un turismo sostenible en la Provincia de Misiones son el trabajo en conjunto que se pueda realizar entre Turismo, Ecología y Educación. Transformando en política de estado la bandera de la sostenibilidad, llegando a todos los niveles. Es por eso la importancia del trabajo en conjunto de los distintos ministerios y tener una planificación estratégica con distintos indicadores, para que podamos saber hacia dónde orientar los esfuerzos en los próximos 10 años y de esta manera cumplir con los objetivos que promueven las entidades internacionales en cuanto a sustentabilidad y sostenibilidad.

 196 visitas

Read More

La Cuadra de Antón: un restaurante que apuesta por la sostenibilidad, desde el campo hasta la mesa.

Noelia de Prado

Asturias siempre ha sido famosa por su gastronomía. Unos alimentos producidos y cultivados en un entorno natural único, no sólo por el privilegio de los paisajes que los protegen, sino también por el mimo y empeño que las personas que los producen ponen para que disfrutemos degustándolos. Esto último tampoco sería posible sin el cariño y esfuerzo que personas como Noelia de Prado, cocinera del Restaurante La Cuadra de Antón, ponen para cocinar estos platos, no solo por la exquisitez de su obra, sino porque ha conseguido poner en valor el duro trabajo de los productores agroalimentarios que luchan por el desarrollo sostenible del medio rural. A orillas de la playa de San Lorenzo, en Gijón, os invitamos a conocer la historia de este restaurante que apuesta por la sostenibilidad, desde el campo hasta la mesa.


Verónica: La Cuadra de Antón es un restaurante especializado en lo que se podría llamar «cocina de autor», no solo por valorizar a quién elabora los platos, sino también a quien los produce. ¿Cómo empieza esta labor?
Ganadera asturiana

Noelia: Yo la definiría como una «cocina artesana». Entiendo por «cocina de autor» aquella cuyo principal objetivo es la creatividad y diseño de platos en una cocina de estilo vanguardista. Sin embargo, la cocina de La Cuadra de Antón es una cocina de elaboraciones artesanas, donde casi todo está «hecho a mano», como por ejemplo el pan, los embutidos, los helados, el despiece de nuestras razas autóctonas,.. Para nosotros es básico el tratamiento del producto desde el origen para sacarle el mayor rendimiento posible a unos productos cuyo manejo artesanal y/o ecológico es de absoluta calidad y conciencia. De esta forma, podemos ofrecer a nuestros clientes una cocina saludable y responsable respaldada por producción de temporada, de proximidad, ecológica y especializada en razas autóctonas.
Creo que el contexto en el que te desenvuelves a lo largo de tu vida marca tu actitud y sensibilidades. Yo me crié en el medio rural y el haber estado en contacto con este entorno me ha hecho querer, comprender y valorar la naturaleza así como la cultura campesina con sus pros y contras. Esta es la razón principal, de que La Cuadra de Antón sea un restaurante ético, sostenible y defensor de nuestras costumbres, tradiciones, folcklore, lengua,….en definitiva, de todo lo que tenga ver con nuestro legado histórico e identidad.

Verónica: ¿Por qué es importante para vosotros trabajar directamente con los productores agroalimentarios?

Noelia: Por la trazabilidad controlada desde el origen del producto, por el trato directo con el productor y el medio en el que trabaja, por establecer el precio justo que le corresponde, por apoyar el campo y todo lo que esto significa, por utilizar producción de calidad que sabe a verdad. Necesitamos un modelo de producción local, a pequeña escala y que fije población en el medio rural, que sea en extensivo y en ecológico lo más posible y sobre todo familiar. No podemos ser cómplices de un modelo industrial que nos arrastra al desastre a todos los niveles.

Verónica: ¿Qué hace de tu restaurante un proyecto sostenible y cómo pones esto en valor con tus clientes?
Productor agrícola con el que trabajan en La Cuadra de Antón

Noelia: La Sostenibilidad es un concepto muy complejo, laborioso y poco entendible en un mundo urbano artificial, a la vez que cargado de emociones, sensaciones, vivencias, etc…que te aportan mucha felicidad. Creo que, cuando en tu forma de trabajar sigues criterios y prácticas sostenibles debe existir un organismo que controle lo que dices y lo que haces, porque la Sostenibilidad es ante todo, coherencia. Colaboramos con entidades sociales y ambientales, y estamos avalados por diversas organizaciones y certificaciones que muestran nuestros compromisos con la calidad y el turismo responsable como se puede ver en nuestra web . Además, también compensamos nuestra huella de carbono (CO2) en proyectos sociales y ambientales.
Apoyamos a empresas locales sociales que promuevan un modelo de economía al servicio de las personas y del bien común como es La Xanda, empresa textil que da trabajo a mujeres que han sufrido algún tipo de violencia de género y que son las encargadas de realizar nuestros uniformes de sala. Todas estas acciones en las que participamos intentamos que nuestros clientes las conozcan para hacerles ver que detrás de la elaboración de un plato o del día a día del restaurante, hay un trabajo en beneficio y en defensa de la asturianía y sobre todo de las personas.
Trabajar en proyectos sociales y ser útil de alguna forma, es una de mis prioridades a nivel personal.

Verónica: ¿Cómo compensáis las emisiones de carbono, y lo que es más importante, cómo habéis hecho para medirlas, es decir, que habéis tomado en cuenta a la hora de contabilizarlas?

Noelia: Las operaciones para la medición de la huella se realizan tomando en cuenta el consumo de gas natural, el consumo eléctrico, el consumo de agua y los residuos generados por cartón, materia orgánica, cristal y plástico durante el año. Para ello, llevamos un registro en sala y cocina de los residuos materiales generados que junto con la facturación anual del resto de consumos sirven para analizar y realizar la medición. Además, la propia empresa que lo gestiona, nos ayuda a mejorar los puntos críticos para que la siguiente medición genere menos impacto ambiental.

Nuestra compensación se realiza a través de la compra de créditos de alta calidad de proyectos que reducen emisiones y al mismo tiempo favorece el desarrollo sostenible de la población rural del entorno.
De esta forma, conseguimos una gestión eficiente de los recursos y lo más importante, impactar positivamente en los lugareños.

Verónica: ¿Dónde estáis compensando estas emisiones?

Noelia: Se trata de un proyecto ambiental y social que agrupa distintas actividades orientadas a la gestión forestal sostenible en la cuenca del río Chinchiná, situada en el centro-sur de Colombia en el departamento de Caldas. El objetivo principal es la restauración de los bosques y ecosistemas dañados por la deforestación masiva y de esta forma mejorar la cantidad y calidad del agua, garantizando el suministro de agua dulce a los habitantes de la región.
En la parte de proyecto social, creamos talleres de capacitación y educación medioambiental aumentando el conocimiento de la silvicultura entre la población del área rural.
Los proyectos de reducción de carbono del Mercado Voluntario de Carbono, se ubican en países en vías de desarrollo, y tienen el beneficio ambiental de mitigar el cambio climático y todas sus consecuencias, y el social, donde mejoran calidad de vida, crean puestos de trabajo…. Actualmente en el mercado español existen proyectos desde el ministerio de medio ambiente (MAPAMA) pero el precio de la tonelada de carbono es inasumible.

Verónica: ¿Están tus clientes concienciados con la sostenibilidad o son clientes más generalistas, pero que cuando se van tienen otra perspectiva de ello?


Noelia: Hay dos comportamientos. Llegar a la población local y nacional es el reto más difícil en cuanto a hacer ver y entender el por qué y para qué sirven nuestros compromisos sociales y medioambientales. Gijón es un concejo que cuenta con un 75% de suelo verde y además está bañado por mar. Tenemos una situación geográfica privilegiada como ciudad y pertenecemos a una región extraordinariamente rica en recursos naturales. A veces, esto genera la confusión de que por tener este enclave, tus esfuerzos se minimizan, pero el cumplimiento de los 17 ODS es un trabajo y un reto constante en el día a día del restaurante. En definitiva, gestionamos nuestro impacto ambiental y social.
Por otro lado, el turista internacional y concretamente los visitantes norte-Europa y los visitantes asiáticos valoran positivamente el desarrollo sostenible porque en sus países de origen, las buenas prácticas forman parte de su vida cotidiana. Ya no es tan difícil encontrar un turismo vacacional y congresistas que buscan un lugar de destino con programas de desarrollo responsable como es el caso de Gijón.

Verónica: ¿Y qué sucede con los clientes locales? ¿Es la sostenibilidad un criterio a la hora de elegir tu restaurante?

Noelia: Los clientes locales cada vez se «animan» más a entender y sobre todo escuchar cuando les explicamos que significa ser un restaurante ético y comprometido con la Sostenibilidad. Poco a poco el cliente sopesa y valora positivamente que además de dar un buen servicio, se dignifica al productor, a los animales y se beneficia al medio ambiente.

Verónica: Háblanos sobre el proyecto Gijón Turismo Responsable. ¿En qué consiste y qué beneficios os ha aportado?

Noelia: El proyecto Gijón Turismo Responsable es un proyecto joven y pionero que aglutina a empresas de diferentes sectores con un denominador común: somos empresas que ponen en valor, y al servicio de sus clientes, un buen uso de los recursos de la ciudad, ayudando a gestionar junto a los impulsores del proyecto, Gijón con Calidad y Divertia (empresa municipal que gestiona la áreas de turismo de la ciudad), un turismo responsable que no incida negativamente en la población local y permita al turista tener una experiencia cultural, social y gastronómica. Disponemos de una red social interna para interactuar y mostrar informaciones relevantes para el grupo, reuniones de trabajo que nos permiten apoyarnos y ayudarnos colectivamente, para poder ofrecerle a los clientes lo mejor de nosotros y de nuestras empresas. Como anécdota destacar que la mayoría provienen del sector hotelero.

Verónica: ¿Cuáles son las estrategias que estáis utilizando desde La Cuadra de Antón para comunicar la sostenibilidad y la cultura gastronómica a vuestros clientes?
Equipo de La Cuadra de Antón

Noelia: Dentro del “chigre” (restaurante) hay información, recortes de prensa y las certificaciones expuestas al alcance de quién se quiera informar más detalladamente. Nuestros compañeros de sala son los que tratan de poner en conocimiento a los clientes de nuestras acciones, explicar el origen del producto y quienes son los productores, ya que para mí forman parte de mi equipo de trabajo. Tenemos unas encuestas en las que se sondea al cliente para determinar si conocen nuestro proyecto e incluso esa misma encuesta se le da la oportunidad de enviarla al Instituto de Turismo Responsable, si considera que alguna de las acciones que decimos no las cumplimos. No hay mejor termómetro que la transparencia. Desde las RRSS y nuestra web, intentamos dar toda la difusión posible y promocionar nuestros productos y razas autóctonas a través de nuestro mejor escaparate que son nuestros platos.

Verónica: ¿Cuál es tu opinión sobre el Turismo Gastronómico en Asturias y cómo ves su futuro?

Noelia: Pienso que el turismo gastronómico en Asturias ha evolucionado, principalmente, porque tenemos grandes cocineros/as con fantásticos equipos de trabajo que reivindican la cocina tradicional modernizada basada en el producto regional y con unos restaurantes ubicados en unos entornos naturales maravillosos. El turista vive una experiencia real, natural, honesta, sensorial y emocional como en pocos lugares de España. ¿Qué más se puede pedir?
En cuanto a su futuro, creo que vamos por buen camino desde ya hace tiempo. En realidad, la gastronomía asturiana es muy potente y tenida en cuenta en casa y fuera. Hay muchos y buenos profesionales que intentamos siempre sacar cabeza por nuestros productos, productores y por darle a nuestra región la visibilidad y el lugar que se merece en el panorama nacional. La cultura del esfuerzo, de la ganas y de la superación es algo muy tangible en las cocinas asturianas. Con esta actitud, pienso que seguiremos creciendo en un turismo gastronómico responsable.

 196 visitas

Read More

Conocer mundo para promover la sostenibilidad: así surge VitruBio Soluciones Ambientales

Antonela Brianese

Antonela Brianese ha recorrido junto con su marido más de 36 países, hasta terminar en Australia, país donde se encuentra actualmente. Este ímpetu viajero es para Antonela fundamental para poder realizar su trabajo: asesorar en medioambiente y Turismo Sostenible, ya que no todo se aprende únicamente de la teoría.
En esta entrevista, Jennifer Peral habla con esta emprendedora sobre su consultoría ambiental, VitruBio Soluciones Ambientales, los retos globales a los que se enfrenta el sector turismo y su visión personal sobre temas ambientales y de actualidad.


Jennifer: ¿Cómo surge Vitrubio?

Antonela: Como todo emprendimiento el surgimiento de Ambiente Vitrubio fue un proceso. Desde que comencé a estudiar Ciencias Ambientales soñaba con tener mi propia empresa, pero al principio en mis años de estudiante no era más que un sueño.
Finalizados mis estudios y con varios años de trabajo en otras empresas y consultoras decidí comenzar con VitruBio. Durante un viaje largo por Europa, recuerdo haber decidido el nombre. Puesto que el hombre de Vitruvio es símbolo de equilibrio, de proporción perfecta, fue mi inspiración para la elección del nombre , aunque con algunas variantes claro.
La gestión ambiental busca el equilibrio entre la naturaleza y las personas, entre los impactos de hombre y el medio ambiente, por eso es que decidí ponerle VITRUBIO, jugando con el sufijo BIO indicando esa conjunción de hombre-naturaleza, y cómo no podía ser menos, VitruBio está dirigido por una mujer, en un campo laboral donde  muchas veces son mayoría o preferencia los hombres, por ende el logo de VitruBio, es una mujer en equilibro con la naturaleza, esa es mi esencia y por tanto la de mi proyecto también.

Jennifer: ¿Qué te llevó a formar tu propia consultoría ambiental?


Antonela: Lo que me llevó a formar VitruBio fueron las ganas de tener un empleo en el que pudiera ejercer libremente mi profesión bajo los límites de mi ética,  sin presiones sobre qué quieren mis jefes que escriba, o discusiones con clientes que pretenden que uno haga los informes » light»(cosa común en las ciencias ambientales).
Siempre busco lo mejor para mis clientes a nivel económico, pero prolongado en el tiempo, logrando que los proyectos sean rentables a largo plazo y beneficiosos también para el ambiente, ya que mi profesión trata de eso, de bregar por la salud del ambiente, por encuadrar los proyectos dentro de las leyes que protegen los recursos naturales etc.

Jennifer: ¿Cuál ha sido el mayor reto al que te has enfrentado en Turismo Sostenible?

Antonela: No se si puedo elegir uno, pero creo que la explotación de la fauna silvestre en el turismo es una, la utilización de animales en cautiverio es una de las más difíciles. También el uso de plásticos descartables es otro gran problema que lo he visto en todas partes del mundo, especialmente en Asia.
Que el turista reciba una bolsa cada 5 minutos, sorbetes, vasos plásticos, botellas de agua, cubiertos, frutas y verduras envueltas en nylon y telgopor sin necesidad alguna, es otro grave problema, tanto del que lo ofrece como del que lo acepta. Por ende el mayor reto siempre es la concientización, la educación y la difusión del turismo responsable y amigable con el ambiente.

Jennifer: ¿Has tenido ocasión de observar en alguno de tus viajes esa explotación de la fauna silvestre o has presenciado la utilización de animales en cautiverio?


Antonela: Lamentablemente en la mayoría de los países que he visitado hay zoológicos con animales en cautiverio, acuarios que brindan espectáculos etc, quizás en los países del Sudeste Asiático, al tener ecosistemas como las selvas se ve en mayor cantidad de explotación de fauna. Las ofertas para los turistas son variadas, desde andar en el lomo de elefantes, espectáculos donde los mismos masajean las espalda de turistas con sus patas  o pintan, alimentar tigres, posar con serpientes, lemures, murciélagos gigantes (Acerodon jubatus) sólo por mencionar algunos.
Otra situación de explotación, quizás no de cautiverio, pero que igualmente causa un impacto sumamente negativo en el ambiente, son las excursiones con miles de turistas haciendo snorkeling y/o buceando incorrectamente en lugares donde se supera ampliamente la capacidad de carga del lugar, dañando corales, alimentando fauna marina ( tiburones ballena, tortugas), tomando estrellas de mar para tener » la foto de instagram», llevándose bolsas enteras de caracoles y corales bonitos de la orilla del mar ..etc.
Sólo por hablar de explotación de recursos naturales y sin mencionar la explotación turística que sufren muchas comunidades aborígenes y gente local.

Jennifer: ¿Qué opinas del papel que tienen las redes sociales en el turismo de animales?

Antonela: Sabemos que en la actualidad, las redes sociales juegan un papel importante en la vida de las personas, especialmente los más jóvenes, ya que la gran mayoría las utilizan para socializar,  actualizarse, mirar tendencias, divertirse y por qué no informarse.
Puntualmente la iniciativa que ha tomado Instagram, me parece muy positiva, alertar con un mensaje de advertencia a las personas que busca hashtags como #koalaselfie o #slothselfie implica que, a pesar de que ya se sacó la foto, la persona reflexione acerca de esa conducta y su futura publicación, para que no se repita en el futuro, o para que la difunda entre sus conocidos.
Las redes sociales en el turismo de animales, como internet en general son herramientas que pueden resultar de extrema utilidad para educar y difundir, llegando a todos los rincones del mundo o por el contrario para desinformar y alentar malas conductas. Dependerá también de lo que el consumidor busque, de la seriedad de las fuentes que generen esa información y de las administraciones de las redes, quienes avalarán o no la difusión de dichos contenidos.

Jennifer: De todos los países que has visitado ¿dónde has visto una mayor conciencia en torno a la contamición por plástico ¿y el que menos?
Crédito: WWF

Antonela: Sin dudarlo los países del Norte de Europa son muy rigurosos con el uso de plásticos, productos orgánicos etc. Mismo aquí en Australia, dónde me encuentro actualmente, también lo son y más aún con los productos de limpieza ecológicos, hay mucha variedad, más que en Europa.
Por el contrario, Asia tiene muchos problemas con el uso excesivo del plástico, países como Tailandia, Vietnam, Camboya, hacen un uso indiscriminado de las bolsas plásticas, vasos, cubiertos descartables, envoltorios y sorbetes sin necesidad.
La falta de políticas públicas que reduzcan el uso y alienten la separación y correcta disposición, hacen que esos plásticos terminen en el océano, contaminando y provocando la muerte de miles de especies.

Jennifer: A lo largo de tu carrera profesional (y viajera), ¿qué iniciativas sostenibles te han llamado la atención?


Antonela: Hay muchas que no tienen que ver con los plásticos, por ejemplo en la casa donde vivimos en Dinamarca (que era en el campo, ni siquiera en la capital) , teníamos en el desagote de la pileta de la cocina, un triturador de restos orgánicos, que por una cañería conducÍan a una planta productora de fertilizantes y energía a partir de los gases producidos.
Allí, nos pagaban por devolver las botellas plásticas y las latas de industria nacional. Las bolsas de supermercado plásticas, eran grandes y resistentes, no de uso simple, por lo cual si te olvidabas la tuya de tela, debías pagar en el supermercado más de 40 céntimos por cada una.

Jennifer: Y el reciclado, ¿crees que la educación ambiental juega un papel fundamental en este tema?


Antonela: En mi opinión, la falta de educación es la razón a la mayoría de los problemas sociales , por lo cual creo que la ausencia de ella tiene mucho que ver con nuestra conducta en relación a los residuos. No sólo con el reciclado o la separación en casa, sino también en conductas de minimización, rechazo de ciertos productos como plásticos descartables, la composta entre otros. Sin dejar de lado la responsabilidad de los estados, los cuales tienen la obligación de educar a respecto, legislar, gestionar políticas públicas.

¡Muchas gracias Antonella por compartir tu experiencia! Recuerda que puedes seguir a Antonela en Web, Facebook e Instagram. Nota: El nombre de la empresa es VitruBio Soluciones Ambientales. Ambiente VitruBio en la web.

 196 visitas

Read More

Nace Latinspirations para aglutinar operadores locales sostenibles en Latinoamérica

Maike Berkemeier

Latinspirations es un turoperador especializado en turismo sostenible cuyo objetivo es conectar viajeros en busca de experiencias auténticas y responsables en América Latina. Turismo comunitario, trekking, observación de flora y fauna o bicicleta, entre otras, son las actividades que ofrecen a lo largo de los 8 países en los que operan actualmente. Maike Berkemeier habla con Verónica Cachafiero sobre cómo esta joven empresa trabaja con una política de sostenibilidad muy definida, buscando la satisfacción de los clientes, el desarrollo socioeconómico de los territorios con un claro compromiso ambiental y seleccionando minuciosamente a sus colaboradores y actividades.


Verónica: ¿Qué requisitos pedís a vuestros colaboradores para entrar en vuestra red de turismo sostenible?


Maike: Por un lado, vemos si la empresa ofrece experiencias que encajan en el portafolio de viajes de Latinspirations porque los viajes que ofrecemos no son tradicionales, sino experiencias de nicho, tales como turismo comunitario, viajes de trekking, bicicleta, observación de animales, entre otros. Si consideramos interesante la oferta de alguna de estas empresas, les enviamos un cuestionario con el cual evaluamos, entre otros puntos, sus prácticas sustentables.
Entre éstas valoramos, por ejemplo si la empresa tiene una política de sustentabilidad definida, si neutraliza sus emisiones CO2, si apoya algún proyecto ambiental/social activamente o a través de donaciones, cómo capacita a su personal sobre responsabilidad medioambiental y cómo la aplica en sus trabajos. También preguntamos cuáles son sus objetivos y planes a largo plazo, porque consideramos que en el turismo sustentable difícilmente puede lograr un estado perfecto, y es importante no dejar de buscar maneras de seguir mejorando. Varias de las empresas con las cuales trabajamos tienen además algún sello o certificación de sustentabilidad, y es ello lo que por supuesto también nos sirve como orientación.
Sin embargo, para nosotros es importante considerar empresas con y sin sellos o certificaciones, porque nos hemos dado cuenta que hay muchas empresas pequeñas, que aplican muy buenas prácticas, pero que no han tenido los recursos o tiempo para certificarse.

​Verónica: ¿Qué os demandan vuestros clientes para disfrutar de una experiencia sostenible?

Maike: Resumiendo, lo que busca el turismo sustentable es ofrecer una experiencia que minimice el impacto negativo en el destino de viaje, y maximice los beneficios para la población local. Entonces nuestra intención es que los viajes que ofrezcamos, sigan ese paradigma. Esto en la práctica se transforma por ejemplo, entre otros, en que los productos que consume el viajero durante su viaje (comidas etc.) sean en su mayoría locales y minimizando o eliminando la basura que los viajeros dejen en el destino (evitando botellas de plástico, productos envasados o material impreso por ejemplo).

También se busca evitar zonas que actualmente sufren una sobrecarga de turismo privilegiando rutas menos visitadas, o que el viajero aporte con su compra en algún proyecto local social o medioambiental (por ejemplo reforestación, apoyo a comunidades etc.) Pero el ser sostenible no es suficiente para poder ofrecer un producto atractivo a los clientes. Aunque haya viajeros para quienes viajar de forma sustentable sea el tema central de su viaje y prioritario en su decisión de compra (los «ethical travellers» según Amadeus), para muchas personas sigue siendo solo un «plus».
En primer lugar los viajeros buscan una experiencia que calce con sus intereses, y solo en segundo lugar consideran si la opción es sustentable. Entonces aparte de ser sustentables, es importante ofrecer servicios de alta calidad y una experiencia de viaje atractiva que se distinga de lo que ofrece el resto.

Verónica: ¿En qué países estáis operando actualmente? ¿Han sido las prácticas sustentables de vuestros colaboradores la elección de estos destinos?  

Maike: Actualmente estamos ofreciendo viajes en Argentina, Chile, Costa Rica, Ecuador, Perú y Brasil, y estamos en proceso de publicar en nuestra página web Bolivia y Colombia. Somos especialistas en América Latina, entonces el objetivo a largo plazo es cubrir todos los países de esta zona.
Por un lado, lo que nos ha guiado en elegir nuestros primeros destinos y red de proveedores es nuestro conocimiento personal, porque por supuesto es más fácil y mejor ofrecer lo que uno conoce. Por otro lado, hemos elegido destinos donde hemos podido encontrar empresas que están alineadas con lo que buscamos como empresa sustentable.
Nos hemos dado cuenta que la importancia respecto a aplicar/realizar un turismo sustentable es muy diferente en cada país y eso también se ve reflejado en las prácticas de cada una de estas empresas. Mientras en algunos países, como por ejemplo Costa Rica, el turismo sustentable es un tema que tiene mucha importancia y prácticamente todas las empresas han implementado, al menos, algunas prácticas de sustentabilidad, en otros países recién se le está empezando a dar importancia y donde en muchos de éstos ni siquiera hay aún una normativa o lineamiento a nivel nacional.

Verónica: Una de las experiencias que estáis desarrollando es el turismo comunitario. ¿Cómo lo estáis enfocando? ¿Trabajáis directamente con las comunidades locales?


Maike: Lo que busca el turismo comunitario es generar un intercambio entre los viajeros y los locales, así como crear fuentes de ingresos alternativos o adicionales para las comunidades, y una experiencia cultural auténtica con espacios de aprendizaje para el viajero. Propone conocer otras realidades, tradiciones, costumbres y de esta manera, ampliar el horizonte del viajero. Se viven experiencias de viaje más profundas y cambios que duren más allá del tiempo de viaje. Es una forma muy linda de viajar para quienes buscan una inmersión total en la cultura auténtica del país que visitan y que además quieran aportar a su desarrollo social y económico.

Verónica: ¿Crees que existen empresas o entidades utilizando malas prácticas en el Turismo Comunitario? ¿Cómo afecta esto a las comunidades locales?

Maike: A la vez, el turismo comunitario siempre presenta muchos desafíos. Hay que tener mucho cuidado que los viajes se operen de manera responsable, y que por ejemplo se respeten los límites que definan los locales. De este modo, que tanto ellos como su vida privada no queden demasiado expuestos logrando preservar su autenticidad de manera que este turismo comunitario no provoque cambios de comportamiento ni una pérdida de su cultura local real.  Por lo mismo, los programas de turismo comunitario que estamos ofreciendo trabajan en cooperación con empresas locales de cada país y las cuales son expertas en esta gestionar y desarrollar este tipo de turismo.
Nuestro programa más ejemplar en este momento es un viaje en Salta y sus alrededores donde los viajeros se alojan en diferentes comunidades, interactúan con la gente local y participan en diferentes actividades diarias de esta comunidad.  Es una experiencia muy completa para quienes quieren conocer y realizar una total inmersión de la cultura rural de esta zona.

Verónica: ¿Conocen y demandan los clientes este tipo de turismo o, en cambio, es un turismo aún desconocido?


Maike: Según mi perspectiva siento que el turismo comunitario, por ser un tipo de turismo ​emergente y nuevo, es aún poco demandado en comparación con otros tipos de viaje. ​De todas maneras se busca cada vez más experiencias de viaje auténticas, y es desde esta base que el turismo comunitario tiene un gran potencial posicionarse como ​una experiencia cultural auténtica.

Verónica: ¿Qué tipo de experiencias turísticas ofrece Latinspirations dentro del ámbito del turismo comunitario y cómo favorece esto al desarrollo socioeconómico de la comunidad?

Maike: Las actividades son diversas y dependen del lugar, pero la base siempre está en la interacción que se da entre los turistas y la comunidad local. Como ejemplo, estas experiencias podrían incluir probar y preparar la comida local, aprender sobre sus tradiciones, ritos y costumbres, sobre plantas medicinales y medicina ancestral, participar en las actividades y trabajos diarios de su gente, como la agricultura o la pesca, o visitar sus escuelas.
Para las comunidades, este tipo de turismo genera fuentes de ingreso y puestos de trabajo. Es una alternativa a otras industrias que generan destrucción de los recursos naturales (deforestación, contaminación, caza, etc) y son poco sustentables a largo plazo tanto en el sentido medioambiental como económico. Como la valoración de la cultura auténtica local es una base fundamental del turismo comunitario, esto permite indirectamente que las comunidades aprecien y conserven sus tradiciones. En la mayoría de los casos, además, parte de estos ingresos se destinan a proyectos de bien común para la comunidad, como por ejemplo, la educación, actividades de empoderamiento de mujeres etc.

Verónica: También ofrecéis actividades de avistamientos de fauna. ¿Cómo desarrolláis estas actividades desde el punto de vista del turismo responsable?  

Maike: Si, hay dos temas importantes dentro de este contexto. Por un lado Latinspirations busca que la observación de estos animales sea operada de una manera responsable para evitar molestar los animales y asegurar así que esta actividad los impacte lo menos posible. Para lograr eso, es importante mantener el tamaño de los grupos pequeño, observar los animales desde una distancia adecuada, no alimentar animales para no alterar su comportamiento natural o evitar excursiones durante épocas sensibles para ellos (tales como épocas de reproducción, por ejemplo).
Por otro lado, se debe generar, a través de este turismo, un impacto positivo para la protección y conservación tantos de estas especies como de sus hábitat. La mayoría de los operadores de nuestra red que ofrecen actividades de avistamiento de fauna están muy involucrados en diferentes tipos de iniciativas que apunta a esto mismo: la conservación y/o protección.
Por ejemplo, acá en Chile trabajamos con una empresa especialista en la observación de aves la cual se preocupa mucho de entregar educación ambiental a los pobladores de su región. Eso ocurre principalmente realizando excursiones de avistamiento de aves gratuitas dirigidas a la comunidad con el objetivo de generar conciencia y así sumar aliados en el trabajo de conservación de la biodiversidad. En los países que cuentan con animales silvestres, muchas veces la caza sigue siendo un gran tema y es necesario generar conciencia por un lado, pero también lograr encontrar alternativas válidas y que sean una nueva propuesta de ingreso para quienes la caza actualmente es su actividad principal.
Por ejemplo en la reserva Tambopata en Perú, un operador de nuestra red a través del turismo ha logrado generar un cambio en los hábitos y dado que el turismo se ha transformado en una fuente de ingreso importante, la comunidad ha incorporado regulaciones que prohíben a los miembros cazar en la reserva comunal.

Verónica: ¿Cuál de las actividades que ofrece Latinspirations es para vosotros un ejemplo de turismo sostenible?


Maike: Primero que todo, para Latinspirations, las prácticas de turismo sostenible ideales no solo minimizan los impactos negativos sino que además generan beneficios tangibles e importantes para la población local o para el medio ambiente. Siguiendo esta premisa, uno de nuestros programas favoritos lo ofrece una finca en Costa Rica la cual aparte de ser un Centro Ecoturistico operado de manera sustentable, es una granja de agricultura orgánica y biodinámica.
El objetivo principal de sus actividades consiste en regenerar suelos y combatir el cambio climático ayudando a eliminar dióxido de carbono de la atmósfera. La finca trabaja además en proyectos de reforestación del bosque lluvioso tropical y en la creación de corredores biológicos de modo de conectar sus terrenos con el Bosque Eterno de los Niños y facilitar así el flujo de los mamíferos silvestres (como los pumas o jaguares) entre estas zonas. Durante su estadía, los visitantes aprenden sobre ambos proyectos aumentando conciencia sobre los desafíos ambientales que estamos enfrentando y pueden además participar activamente en la reforestación.

¡Muchas gracias Maike! Recuerda que puedes seguir a Latinspirations en Facebook y en Instagram.

 196 visitas

Read More

Newsletter

Recibe nuestro boletín con las últimas noticias en turismo y sostenibilidad.