Ivan Murray: “El turismo global es el Lehman Brothers de la crisis del covid-19”

Centro de Palma de Mallorca

Con una recesión económica mundial sin precedentes desde hace un siglo, El Salto habla con Ivan Murray —profesor de Geografía en la Universidad de las Islas Baleares (UIB) e investigador en economía ecológica del turismo— sobre las perspectivas de la industria turística en los tiempos que vienen. Travindy te ofrece un pequeño resumen de la entrevista.

¿En qué situación queda el turismo tras la pandemia?
El turismo funcionó como solución a la crisis de 2008. En 2012 se superaron los 1.000 millones de turistas internacionales; el año pasado hubo 1.400 millones. Los procesos de turistificación se extendieron por todo el planeta, aunque de manera desigual, y se extendieron las dinámicas de mercantilización turística hacia nuevos ámbitos como la vivienda. Eso atrajo a los capitales financieros, que han ido cobrando protagonismo en la acumulación de base turística. La pandemia ha mandado parar y el turismo global es el Lehman Brothers de la crisis del covid-19. Los escenarios de incertidumbre hacen que sea prácticamente imposible reactivar el ciclo turístico, ya que este requiere hipermovilidad y aglomeración.

El spanish model se ha centrado en el monocultivo del turismo y el ladrillo, ¿cómo afecta a la economía española el desplome del sector turístico?
El hundimiento del sector tiene y tendrá un impacto brutal en la economía española. Hay que tener en cuenta que muchos puestos de trabajo están directa o indirectamente vinculados al turismo. Además, la crisis de producción derivada del confinamiento va a mutar en crisis de demanda tras la ola de despidos que se puede producir cuando nos enfrentemos a la crudeza de la imposibilidad de volver a la “normalidad”. Los efectos del hundimiento turístico serán geográficamente desiguales y las principales zonas turísticas, como los dos archipiélagos, pueden calificarse como la zona cero del desastre.

¿En qué medida van a verse afectadas las ciudades y el litoral de la península Ibérica y las islas?
Las economías del litoral peninsular y las islas quedarán totalmente trastocadas. Con una incidencia diferente, ya que los archipiélagos dependen mucho más del turismo internacional que las zonas turísticas peninsulares. La interrupción de los vuelos internacionales supone el descalabro de las economías insulares, mientras el turismo doméstico podrá tener todavía un cierto peso en las peninsulares. La dimensión inmobiliaria vinculada al turismo se verá muy tocada en todas las provincias turísticas litorales. Ahora los activos turísticos son activos tóxicos, incluso en la meca del turismo europeo que es España.

Ante un horizonte marcado por la emergencia climática y la profundización de la brecha social, ¿qué papel pueden jugar los movimientos y las redes contrahegemónicas?
La crisis que se abre ahora, cuyo origen es la ruptura metabólica planetaria, se puede interpretar como la antesala de la quiebra del capitalismo global, recordando a Ramón Fernández Durán. La experiencia reciente de la crisis de 2008 y sus soluciones están demasiado frescas en la memoria colectiva. En los últimos años ha ganado terreno la lucha contra el capitalismo fósil y el cambio climático, desde posturas cada vez más radicales. Ambas deben servirnos de marco de referencia a partir del cual construir las vías de reorganización social y política, articulando una posición frontal a las políticas business as usual y construyendo narrativas y proyectos que permitan vislumbrar un horizonte más allá del capital y sus pandemias.

Este artículo es un resumen de la noticia original publicada por El Salto: Ivan Murray: “El turismo global es el Lehman Brothers de la crisis del covid-19”.

 272 visitas

Read More

Naturalwalks o cómo aplicar la interpretación del patrimonio para crear turismo sostenible

Evarist March, Naturalwalks
Foto: Naturalwalks

Evarist March es el director de Naturalwalks. Un día convirtió su pasión por la naturaleza en su profesión. Lleva más de 20 años transmitiendo conocimientos botánicos y ambientales, que relaciona con gastronomía y salud bajo el paraguas del ecoturismo desde su proyecto Naturalwalks. Desde 2014 es formador acreditado por Interpret Europe en materia de interpretación, desarrollando su labor en Europa y Latinoamérica. Hablamos de interpretación del patrimonio y de la necesaria integración en turismo con él.

Nuria Mohedano: ¿Cómo explicaríais a alguien la interpretación del patrimonio?

Evarist March: Podríamos decir que es una caja de herramientas que puede usar el turismo con el propósito de mejorar la comunicación. En turismo por un lado tenemos al viajero, al guía intérprete y al recurso que se visita. Los recursos son interesantes, pero no brillan por sí solos, para eso, el guía como facilitador, es quien crea un puente entre el visitante y el lugar a visitar, generando una relación mágica en torno a esta experiencia con el recurso patrimonial. Y digo mágica porque en cada caso será distinta y única.

Nuria Mohedano: Uno de los objetivos, si no el principal de la interpretación del patrimonio, es cambiar la actitud del visitante para provocarle un sentimiento de salvaguarda hacia el bien interpretado, ¿es esto posible? ¿Cómo se suele conseguir?

Evarist March: Es imposible hacer turismo de calidad, si no conseguimos que el lugar visitado esté mejor que antes de llegar. Ese es el principal objetivo de la interpretación del patrimonio si lo aplicamos a turismo. La interpretación sirve para valorizar el territorio y crear un puente directo entre el recurso -un museo, un paisaje, la naturaleza, etc.- y la gente.  Crea sensibilidad, emociones e implicación en el lugar. Trasciende al “like” en las redes sociales y transmite lo que implica nuestro comportamiento en la calidad de vida de las personas que viven en estos lugares. Genera conexión, sensibiliza y conmueve. Esto es algo que tenemos muy presente en Interpret Europe: “A través de la interpretación del patrimonio generamos la reflexión en torno a un cambio de actitud con respecto al recurso visitado”.

Evarist March, Naturalwalks
Foto: Naturalwalks

Nuria Mohedano: ¿Cómo se integra la interpretación del patrimonio en la actualidad en turismo y cómo la integráis en Naturalwalks?

Evarist March: Las herramientas de interpretación deberían ser el ACB de los profesionales: guías, informadores, gestores, consultores y técnicos. Con ello conseguiríamos una experiencia más enraizada en el lugar donde se desarrolla generando algo más que un buen rato de diversión o más información sobre el territorio. En Naturalwalks ofrecemos experiencias integradas por la interpretación del patrimonio. Integrarla, es fácil porque es multidisciplinar. Se aplica a un panel informativo, a un recorrido en el terreno, al diseño de una visita, a una guía, a un viaje, etc. Una vez en Costa Rica a pie de taquilla de un centro de naturaleza, antes de tener mi entrada, leí un cartel gigante que decía “¿Qué es la vida?”. Esto me conmovió, me tambaleó y estaba directamente relacionado con lo que iba a visitar, que era un entorno lleno de vida. Me obligó a reflexionar sobre lo que yo entiendo que es la vida. Esto es interpretación del patrimonio.

Nuria Mohedano: ¿Podemos aplicar la interpretación del patrimonio a cualquier ámbito o esto es solo para servicios turísticos vinculados a “guías intérpretes del patrimonio”?

Evarist March: Sí, claro que sí. Recomendaría que en muchos sectores profesionales aprendieran técnicas de interpretación del patrimonio, necesitamos conmover a los viajeros. La interpretación no es marketing, no queremos vender. Vendemos cuando impactamos sobre el público y cuando se lleva una impresión profunda, personal, vivencial de lo que ha visitado. Deberíamos preguntarnos como profesionales del turismo a nuestros huéspedes, ¿usted se ha sentido el protagonista de la acción durante su estancia o su visita?. La persona siente en primera persona, está dentro de la acción o si quieren de la “película” y no es un mero espectador.

Nuria Mohedano: ¿Qué habéis logrado en Naturalwalks integrando como filosofía y política de empresa esta disciplina?

Evarist March: La interpretación es parte del ADN de todo el equipo Naturalwalks. Todos mis guías disponen de formación en interpretación, no podría entender nuestro trabajo sin ellas. En la situación actual se hace aún más necesario. No nos quedamos con los datos, nos permite incluir a la persona dentro de la vivencia y hacerla suya. Todos vendemos autenticidad y experiencias, y realmente es difícil encontrarlas. Es una pena, porque tendríamos más viajeros felices, lugares turísticos más desarrollados en todos los sentidos y obviamente un planeta más sostenible. Necesitamos desconfinarnos en turismo. En Naturalwalks aprendimos a aplicar interpretación del patrimonio a través de Interpret Europe, y nos parece una herramienta fundamental para ofrecer calidad y minimizar impactos.

Evarist March, Naturalwalks
Foto: Naturalwalks

Nuria Mohedano: Eres uno de los formadores más activos en Interpret Europe. En base a tu experiencia ¿Qué objetivos tiene la oferta formativa de Interpret Europe y qué han logrado tus alumnos a través de ella?

Evarist March: ¿Dónde no necesitamos tener un buen plan de comunicación? Lo puede hacer todo el mundo, somos seres sociales. Mejora nuestra comunicación. ¿Cómo hacer un buen plan de manejo de un espacio natural si no dominamos la interpretación del patrimonio? ¿Cómo seleccionar un buen equipo de guías? Nos encanta la transversalidad y es una cualidad de nuestros cursos donde se produce un flujo de miradas muy distintas donde la verdad no existe, la construimos entre todos. Podemos hacer un curso en un Parque Natural e integrar a gestores, guías, conservacionistas, población local, y cualquier otro agente de la cadena de valor. Esto nos permite reconocer a buenos profesionales. ¿Dónde no deberíamos implementar la interpretación del patrimonio?

Si miro desde la experiencia de formación en países y entornos tanto naturales como culturales la formación de Interpret Europe me encanta porque es muy estructurada, simple y práctica.  Los contenidos que se explican en la pizarra se practican en su totalidad en el campo de forma real. En mi caso siempre las complemento con demostraciones prácticas de campo, porque necesitamos enseñar siendo el ejemplo, y la sostenibilidad es un elemento fundamental y transversal en Intepret Europe que en los momentos que estamos viviendo tiene más sentido que nunca. Lo que hemos heredado deberíamos mejorarlo para los que lleguen después.

Necesitamos más interpretación del patrimonio, y que se integre a todos los niveles.

 272 visitas

Read More

Aspectos clave para la recuperación del turismo

Recuperación del turismo

El turismo es uno de los sectores que se han visto más afectados con la crisis del coronavirus. El cierre de fronteras nos ha obligado a prescindir de una importante fuente de ingresos que, a medida que avanza la desescalada, va viendo la luz al final del túnel.

Y es que, apenas quedan unos días para que España abra sus fronteras con el resto de países de la Unión Europea. Aún así, las consecuencias de esta crisis ya han comenzado a notarse y el sector se ha visto abocado a reinventarse, con el único objetivo de ofrecer un servicio mejorado y la confianza necesaria para el retorno de los turistas.

Recogemos algunas de las reflexiones de Sara Mestre, miembro del Departamento de Innovación Turística del centro tecnológico Eurecat, en este nueva normalidad que, tímidamente, ya se asoma.

  • La seguridad sanitaria y la confianza son aspectos que tomarán un mayor protagonismo entre las preferencias de los turistas a la hora de viajar. Además, la sostenibilidad y responsabilidad serán valores más latentes en el comportamiento de los turistas y priorizarán experiencias transformadoras y orientadas al bien común. También se apunta una mayor predisposición por los espacios abiertos y actividades al aire libre o en un entorno natural dado el nuevo condicionante de distanciamiento social.
  • La incertidumbre de la situación actual y el desconocimiento de cómo se comportará la pandemia en los próximos meses dificulta prever cómo será el turismo y su dinamismo. Los avances en las medidas de seguridad sanitaria que se desarrollen y las normativas que se aprueben, así como las nuevas restricciones, marcarán la reactivación de la actividad turística. Esta dependerá también de la respuesta de reacción de la demanda, de la realidad turística de cada destino y de los factores a los que son sensibles. Algunos se verán más afectados que otros, como, por ejemplo, aquellos donde los mercados emisores internacionales representan un mayor volumen entre sus clientes.
  •  En los últimos tiempos la tecnología ya se ha apuntado como un gran aliado del turismo. La situación actual que fuerza al sector a la búsqueda de soluciones para dar respuesta al nuevo escenario comportará una proliferación de la digitalización. Muchos procesos se podrán adaptar con mayor eficiencia y seguridad haciendo uso de la tecnología. Una acción sencilla a implementar es, por ejemplo, la digitalización de las cartas de los restaurantes que pueden ser consultadas vía un código QR. También empieza a ser habitual la automatización de los procesos check-in y check-out en los hoteles, así como el pago con contactless. Queda claro que las posibilidades que ofrecen las herramientas como el 5G, la realidad virtual y aumentada, el blockchain, entre otras, son múltiples.
  • El turismo nacional se señala como el que se recuperará con mayor celeridad en comparación con el internacional dadas las limitaciones en movilidad, las medidas para la gestión de flujos de personas y la necesidad de una mayor sensación de control. En los próximos meses, los turistas preferirán desplazarse cerca de casa, utilizando su propio vehículo. Por eso, se considera que aquellos destinos o servicios con una mayor orientación al turismo doméstico presentarán una recuperación más ágil.

Este artículo es un resumen de la noticia original publicada por Nobbot: Sara Mestre (Eurecat): «Los turistas volverán aunque no como en años anteriores».

 272 visitas

Read More

Turismo regenerativo como nuevo paradigma: Entrevista con Sonia Teruel

Sonia Teruel
Sonia Teruel

Sonia Teruel es Gerente de Desarrollo de Negocio en la operadora turística de viajes responsables Totonal Viajes de México. Posee una Maestría en gestión de turismo sostenible de la Universidad para la Cooperación Internacional de Costa Rica, donde investigó y se especializó en Turismo Regenerativo. En esta entrevista nos comparte más sobre este paradigma y su importancia en el contexto actual.

Laura Gasparini: Hoy en día escuchamos cada vez con más frecuencia hablar de regeneración, pero no siempre la palabra es usada a conciencia y cada uno parece interpretarla a su manera. ¿Puedes contarnos de qué se trata el desarrollo regenerativo?  

Sonia Teruel: En primer lugar, es importante destacar que no es un concepto nuevo, sino que ya en los años 30’ se hablaba de pensamiento sistémico y las interrelaciones entre sistemas vivos. Más recientemente, en años 90’, el arquitecto paisajista John Tillman Lyle lo aplicó al diseño de ciudades y paisajes enteros. En el año 95’, la organización estadounidense Regenesis Group, propuso el término de desarrollo regenerativo como una aproximación que trata de resaltar la habilidad de seres vivos para co-evolucionar, de forma que nuestro planeta continúe expresando su potencial de diversidad, complejidad y creatividad.

Para que se entienda mejor, entre sus principios, destacan:

  • Lo que llamamos las tres relaciones: la relación del hombre consigo mismo, con el otro y con la tierra. Desarrollar estas tres relaciones es primordial.
  • La co-evolución del hombre con la tierra: la comprensión profunda de que el humano es parte integral de la naturaleza y somos aliados de otros sistemas vivos.
  • El “sense of place” o sentido de pertenencia al lugar: La regeneración busca redescubrir el lugar prestándole atención a sus particularidades y diversificación. En un paisaje cultural co-creado entre las personas y su ambiente, se crea una unión muy especial entre un grupo cultural y su lugar.
  • Convertir sociedad en comunidad: En nuestra sociedad, hemos perdido nuestra conexión con los bioritmos de la naturaleza y debemos crear un sentido de propósito en nuestro lugar que sea significativo para todos. Esto es algo que estamos viviendo ahora con la crisis del COVID-19. Es muy importante crear comunidad para generar soluciones y adquirir un compromiso que se sostenga en el tiempo.
  • El “wholeness thinking” o pensamiento sistémico: Es una visión integradora que nos hace entender cómo los sistemas naturales interactúan y se relacionan tanto con los humanos como con los sistemas construidos por nosotros. No existe ninguna entidad aislada; todo está conectado con otros sistemas que la soportan e interactúan con ella.
  • El co-diseño e involucramiento de stakeholders: donde los locales deben participar activamente y se debe hacer una alineación entre la historia del lugar, el propósito profundo y aspiraciones de los residentes y el propósito profundo del proyecto.

LG: ¿Podría decirse que la regeneración es la nueva sostenibilidad?

ST: Yo diría que la regeneración va más allá de la sostenibilidad. La regeneración abraza a la sostenibilidad y la mejora con un enfoque integrado y una visión más holística del mundo. Así es que lleva a la sostenibilidad a un nuevo entendimiento y la adopta desde una aproximación distinta.

La sostenibilidad aborda los problemas generalizados y planetarios, limitando la intensidad del daño causado, pero trata de resolver esos problemas desde la misma visión mecanicista y por tanto limitada. La regeneración en cambio, se practica creando alianzas y mejorando el sistema socio-ecológico que es particular de cada lugar. En lugar de enfocarse en sistemas técnicos y económicos, se enfoca en recursos primarios y aspectos de la vida que producen tecnologías y resguardo.

La regeneración desarrolla el sentido de identidad de la comunidad, versus pedir a la comunidad que se adapte al enfoque escogido, práctica común en la sostenibilidad. Mientras que la sostenibilidad minimiza el impacto a los sistemas vivos de soporte, la regeneración construye la capacidad de estos sistemas de soporte necesarios para el crecimiento futuro.

Algo más a destacar es que en la sostenibilidad, no cesamos de ver al hombre sobre la naturaleza, que se crea y desarrolla desde un punto de vista occidental de construcción de cosas y de competición. La regeneración, sin embargo, se enfoca en construir capacidades, compartir, y co-evolucionar con la naturaleza. Aquí no solo se mantiene, sino que se mejora el bienestar de la sociedad.

LG: ¿Cómo se aplican entonces estos conceptos y principios al turismo regenerativo?

ST: El turismo regenerativo tiene un enfoque sistémico y busca facilitar un encuentro profundo y transformativo, donde se dan las tres relaciones (el hombre consigo mismo, con el otro y con la naturaleza) y se alinea tanto al local como al visitante, a los ritmos propios de la naturaleza.

El hombre debe contribuir a la mejora de la capacidad de los sistemas socio-ambientales que sostienen la vida del destino. Los sistemas no se tratan de forma separada, sino que se entienden sus conexiones y procesos y el lugar siempre debe diseñarse de acuerdo con los flujos de la naturaleza.

Otro punto a destacar es que, en el turismo regenerativo, además de los aspectos ambientales, económicos y socio-culturales, se introducen también los aspectos políticos y espirituales del destino y es imperativo que se integre a todos los actores en su diseño para co-crear el propósito del destino (en armonía con el de sus habitantes), la co-evolución con la naturaleza y el pensamiento sistémico. Esto hará que se construya la capacidad de los sistemas (sociales y ambientales) y se tenga un crecimiento saludable a largo plazo.   

Es importante destacar que es un entendimiento evolutivo y dinámico y que se basa en el co-diseño, la colaboración y la inteligencia colectiva.

LG: ¿Cómo podemos diseñar una experiencia turística regenerativa? ¿Puedes darnos algún ejemplo concreto?

ST: Para empezar, una experiencia debe co-diseñarse con la comunidad anfitriona; debe estar en total armonía con su propósito profundo y su sentir del lugar. Se trabaja la identidad, las relaciones, los procesos y recursos (niveles de sistemas y organizaciones vivas), donde se reflexiona sobre el pensar, sentir y hacer. No puede haber uno sin el otro y éstos constantemente se retroalimentan.

En una experiencia regenerativa debe ralentizarse el ritmo del visitante y generar espacios donde se den las tres relaciones de las que hablaba antes: el viajero consigo mismo, con el otro (el anfitrión y quizá otros viajeros) y la tierra. Se debe de facilitar de forma que la persona se sepa naturaleza y se reconecte. Se crearán los llamados momentos de verdad, que quedarán en la memoria del visitante.

Por último, se debe generar una experiencia transformativa, donde se provoque a los visitantes a observar la naturaleza y comprender su unicidad, se les motive a convivir con la naturaleza y se les anime a que se conviertan en agentes regenerativos de sus propios sistemas socio-ambientales en casa. Estas vivencias, si están bien construidas y facilitadas, pueden generar una reflexión profunda en el visitante.

Una experiencia, por ejemplo, podría ser generar un lugar del silencio, donde el visitante deberá observar un árbol, planta o lo que nos encontremos y además de estudiar su aspecto y su movimiento, se fijará en la relación que tiene con otros seres vivos y como entre ellos se interrelacionan. También se puede dar en el interior de una cueva, en un momento de meditación y agradecimiento; en un encuentro con una comunidad indígena donde no se hable el mismo idioma, pero consigan comunicarse entre sí de una forma sencilla y divertida. Cada experiencia debe hacerse desde un profundo respeto y apertura para aprender todo lo que tenga que enseñarnos.

LG: En tu opinión, ¿la crisis actual producto de la pandemia puede ser una oportunidad para el turismo de empezar de cero, tomando en cuenta el paradigma de la regeneración?

ST: Absolutamente. El hecho de que la mirada del turismo regenerativo esté en boca de tanta gente ahora, en comparación a dos años atrás donde había tan poco escrito al respecto, ya es un indicativo importante. Estamos viendo cómo la naturaleza se está regenerando increíblemente ahora que estamos en casa. ¿Eso quiere decir que ya no debemos estar en contacto con la naturaleza? No, eso significa que debemos convivir con ella con mucho respeto y aprovechar esa relación mutuamente beneficiosa.

Sería maravilloso que saliéramos de casa después de haber tenido tiempo para pensar, para reflexionar sobre nuestra vida y nuestras elecciones poco sostenibles, motivados para cambiar las cosas y para hacerlo mejor. Para reencontrarnos con la naturaleza y con el otro con cariño y respeto y con total apertura para resignificar nuestros viajes.Este es un extracto de la entrevista original publicada en Echoes of the Journey (en español e inglés): Turismo regenerativo como nuevo paradigma:  Entrevista Sonia Teruel

 272 visitas

Read More

Deltaic: un ecosistema de turismo responsable en el corazón del Delta de l’Ebre

Deltaic es un proyecto de turismo responsable, ubicado en el Delta de l’Ebre, creado bajo criterios de sostenibilidad y con una motivación cultural ambiciosa. “Semillas para un mundo mejor” es la síntesis de su misión. Trabajan a través del ecosistema que han conformado a partir de personas, empresas, iniciativas culturales e instituciones afines a sus valores y en su mayoría de Les Terres de l’Ebre. Su objetivo fundamental es promover un estilo de vida saludable y con valores para generar un impacto positivo sobre las personas, el territorio y el medio ambiente. Promueven sinergias con todos los integrantes de su ecosistema con el objetivo de que se transformen en acciones reales de cambio. Te invitamos a saber más sobre este proyecto de la mano de su CEO, Daniel Montoya.

Laura: ¿Cómo ha sido el proceso de creación de este ecosistema de agentes afines a vuestros valores? 

Daniel: Al inicio del proyecto hicimos una prospección minuciosa para detectar aquellos actores que existían en el territorio que de una manera u otra compartieran valores e intereses. Sobre la base inicial de esta primera búsqueda hemos ido sumando a más gente, empresas, etc. a medida que hemos ido desarrollando el proyecto. Lo cierto es que una vez se conforma el ecosistema inicial, los canales para encontrar nuevas alianzas se multiplican. En la actualidad, es hasta sorprendente ver la cantidad de gente con la que tenemos relación, colaboramos, trabajamos… 

Laura: ¿Qué encontrarán los visitantes en Deltaic? ¿Qué es lo que lo diferencia de otros proyectos turísticos similares? 

Daniel: Van a encontrar 6 alojamientos para sentirse cómo en casa cuando visiten el Delta de l’Ebre, con sala de estar, cocina y 2 dormitorios, todos con vistas al paisaje y balcón, y un baño. Dos de ellos son áticos con una segunda planta diáfana para usar como estudio o como tercer dormitorio y con dos grandes terrazas con unas vistas espectaculares. En la planta baja tenemos un gran patio al aire libre y el bar-restaurante, abiertos al público en general, para desayunar o cenar a base de productos locales, en su mayor parte ecológicos, y con un 80% de los platos de cocina saludable de dieta mediterránea y ovo-lacto-vegetariana.

Lo que nos caracteriza respecto de otras opciones es que por un lado, todo lo descrito anteriormente ha sido diseñado y creado bajo criterios de sostenibilidad, tanto en los materiales utilizados (colchón de materiales 100% naturales y orgánicos, cortinas de lino orgánico, ropa de cama y toallas de algodón, lavandería ecológica, eco-wifi, maderas naturales, pinturas eco certificadas, etc), como en la procedencia de los mismos (buscando siempre la alternativa más local posible). Por otra parte, nuestro bar-restaurante y el patio, no sólo son un punto de encuentro gastronómico sino que promovemos acciones culturales con un calendario de eventos que incluye desde charlas para practicar idiomas, eventos de diferentes festivales que se hacen en la región (Deltebre Dansa, Terres Festival…), talleres, y otras actividades lúdico-culturales, ligados siempre a nuestros valores y filosofía. Promovemos también las acciones de artistas emergentes y se pueden encontrar intervenciones artísticas en los apartamentos, en nuestra fachada, en el patio…

Finalmente, de cara a las personas que se albergan en los alojamientos, hacemos un acompañamiento muy personalizado desde el momento en que reservan su estancia y les ayudamos a organizarse para que, en función de sus preferencias, disfruten al máximo de su estancia en el Delta y en Deltaic, a través de todo tipo de información, servicios y actividades alineados siempre con nuestra filosofía.

Laura: Esta apuesta por lo local y la creación de este ecosistema de agentes afines a los valores de Deltaic del que hablábamos antes, ¿cobran aún mayor importancia en un territorio tan singular y característico como el Delta de l’Ebre? 

Daniel: De hecho, el proyecto de Deltaic se gestó sin tener una ubicación predeterminada. Creemos que es una idea que se puede desarrollar en cualquier lugar donde existan o puedan generarse esas alianzas. Incluso sin que tenga que ser en el ámbito rural o relacionado con espacios naturales. En nuestro caso, en el momento de escoger el lugar donde desarrollar nuestro proyecto, la primera opción fue precisamente en un ámbito urbano, pero por diferentes motivos no llegó a materializarse. A posteriori, después de valorar diversas alternativas, el potencial que descubrimos en el Delta de l’Ebre nos cautivó. A parte de tener unos parajes naturales increíbles y muy singulares, y de contar con unas gentes abiertas y con un arraigo a sus tradiciones y a su manera de hacer encomiables, es cuna de muchísimos emprendimientos sostenibles que facilitan generar ecosistemas como el nuestro. A pesar de que buena parte de sus habitantes lo desconoce, Terres de l’Ebre es una de las regiones europeas donde se producen o elaboran más familias diferentes de productos con certificación ecológica, en concreto más de 25 familias de productos como pueden ser el aceite, el vino, la fruta, las verduras, carne, miel, infusiones, etc. Además todo hay que decirlo, las administraciones públicas, ya sea por si mismas o gracias a la presión popular, están muy concienciadas en trabajar de forma conjunta a nivel turístico sobre modelos de ecoturismo sin caer en la tentación de promover y desarrollar otros modelos turísticos más especulativos.

Laura: En este sentido, ¿os habéis sentido respaldados por las administraciones públicas a la hora de desarrollar vuestro proyecto? 

Daniel: Tampoco es que hayamos recibido un apoyo específico hasta el momento, pero la verdad es que palos en las ruedas no nos hemos encontrado. ¡Y eso ya es mucho! Como decía antes, lo más importante respecto de las administraciones públicas (Ayuntamientos, Diputación, Consell Comarcal…) que tienen competencia sobre el Delta, es que tienen claro el modelo turístico que quieren. Aunque luego la aplicación de esa voluntad sea compleja, sí que facilita mucho tener las ideas claras de cara a la visión que se proyecta y promueve del territorio.

Laura: ¿Cuál ha sido el mayor reto al que os habéis enfrentado a la hora de desarrollar el proyecto? 

Daniel: Nuestro proyecto se compone de diversas líneas de trabajo que por si mismas podrían tener camino propio como el restaurante, los alojamientos o los eventos que organizamos. Explicar que todo forma parte de un mismo proyecto de ecoturismo es una de las tareas más complejas a la que tenemos que enfrentarnos. Intentamos comunicar lo que hacemos para que se entienda que nuestra propuesta es un proyecto que lo engloba todo y que todas esas experiencias que ofrecemos tienen el mismo objetivo de plantar “semillas para un mundo mejor”. Y no es sencillo. Deltaic no es solo un hotel sostenible o un restaurante ecológico. Es un proyecto de ecoturismo desde el que proyectamos un replanteo de nuestros hábitos y de nuestra manera de estar y de ser en el mundo actual, de mostrar cómo las cosas se pueden hacer de otra manera, de plantear cuestiones que la inercia del devenir diario nos dificulta.

A otro nivel, hay otros aspectos que muy a nuestro pesar son también un reto de tamaño considerable. Hablo de todo lo relacionado con las vertientes legal, fiscal y laboral. Es decir, aspectos que no son la razón de ser del proyecto y en las cuales se ha de invertir mucho esfuerzo y recursos. Suena a tópico pero es una realidad que las leyes están hechas sin tener en cuenta el tamaño de las empresas y con un desconocimiento absoluto de lo que supone emprender e iniciar un proyecto de cero.

¡Muchas gracias Daniel! Recuerda que puedes seguir a Deltaic en Facebook e Instagram.

 272 visitas

Read More

Newsletter

Recibe nuestro boletín con las últimas noticias en turismo y sostenibilidad.