La necesidad de un turismo sostenible para no agravar la situación climática y ambiental

Es indudable que el turismo convencional que se ha estado llevando a cabo durante los últimos años ha ejercido una gran presión sobre nuestro planeta. Éste tipo turismo tradicional nos acerca peligrosamente a nueve puntos de no retorno de crisis ambiental y climática. Por ello, se hace evidente la necesidad de un turismo sostenible para no agravar la situación climática y ambiental.

El turismo ha generado graves problemas ambientales estos últimos años. Algunos de esos problemas son la contaminación ambiental (terrestre, acuática y atmosférica). Además, se aprecia un gran deterioro y destrucción de la flora y fauna local y el agotamiento de los recursos naturales. El turismo, también ha provocado otros impactos negativos. Destacan especialmente la masificación de los destinos, la pérdida de identidad patrimonial y cultural de los sitios, problemas de convivencia para la gente local, etc. Incluso, debido a la sobreexplotación turística de muchos destinos y a la falta de responsabilidad de los turistas, se ha puesto en peligro de extinción muchos lugares. Algunos de ellos, por sus características intrínsecas, son especialmente sensibles a los cambios de temperatura, humedad, erosión, etc. 

Entre ellos destacan destinos como la isla de Koh Tachai en Tailandia. A tal punto llegó, que en el 2016 el gobierno tailandés tuvo que cerrar dicha isla al turismo de manera indefinida. También otros lugares únicos como Machu Picchu, la Isla de Pascua, el santuario de Abu Simbel o la Gran Barrera de Coral se encuentran en peligro de extinción (o lo estarán en algunos años). Así será si no se toman medidas de protección al respecto. De ahí la importancia de recalcar la necesidad de fomentar el turismo sostenible.

Tiempo de reflexión 

La pandemia de la Covid-19 fue una parada forzada para todos. Esta situación nos sirvió para reflexionar si debíamos (o queríamos) continuar de la misma manera que habíamos estado haciendo hasta entonces. En este periodo de tiempo gran parte de la actividad humana se frenó en seco. La Tierra, así, pudo “respirar”. Se produjo una mejora de la calidad del aire y de las aguas; y los animales y la vegetación volvían a ser los protagonistas de lugares que el humano les había arrebatado. Ahora, vamos recuperando progresivamente nuestra actividad habitual y los países van levantando poco a poco las restricciones permitiendo de nuevo los viajes. Pero cabe preguntarse si queremos seguir en la misma línea en cuanto al sector turístico se refiere. 

Cambio de paradigma

Al menos, se observa que cada vez hay más personas concienciadas. Personas que sienten la necesidad de hacer las cosas de otra manera, como viajar de una manera más sostenible. De esta manera, aprovechar este nicho de mercado es quizás un buen punto de partida para cambiar la tendencia anterior. El turismo sostenible necesita la implicación de todas las partes interesadas de la industria. Por ello, los viajeros pueden aportar su granito de arena, cambiando pequeñas acciones e integrando ciertas prácticas sencillas durante sus viajes. Entre ellas, está el elegir rutas alternativas con respecto a las rutas turísticas habituales. Con ello, se conseguiría huir de las masificaciones, conocer los lugares de forma más auténtica con respeto y empatía, gastar el dinero en la gente local y minimizar el impacto ambiental.

Viajando de esta manera, más concienciada y respetuosa, estaremos ante una situación de “win-win” entre el viajero y el planeta. Ésto no sólo nos beneficiará a nosotros en la actualidad, sino también a las generaciones venideras. Ellas, querrán disfrutar de los destinos de la misma manera que pudimos hacerlo nosotros. 

 189 visitas

Read More

La Subbética Cordobesa: el mejor aceite del mundo y ammonites conforman un buen producto ecoturista

Nuestro viaje por la Subbética empezó de la mejor manera: el taxista que nos acercaba a Almedinilla era todo un guía ecoturista. Estuvimos conversando sobre la situación del aceite en la comarca y nos fue situando en nuestro primer contacto con el Parque Natural. ¿Sabes lo que hacen las cigüeñas de la zona en invierno, para no pasar frío? Más abajo hablaremos de todo esto.

La comarca de la Subbética Cordobesa está, como su eslogan profesa, en el centro de Andalucía. Pertenece a la provincia de Córdoba, pero hay municipios que casi están más cerca de Málaga que de Córdoba. ¿Qué destacaría de la comarca? Que pertenece a un parque natural y a un parque geológico. Todo esto le confiere un poder natural para desarrollar la marca ecoturista que te explico a continuación.

Todos sabemos que es imposible ser 100 % sostenible. No obstante, hay quien se acerca bastante y quien cada día va a mejor. Es el caso de la Hospedería La Era de Almedinilla. Allí te esperan Raúl y Davinia con su calidez y su saber hacer. Las energías renovables se nutren de su entorno más inmediato: caldera de agua caliente alimentada con huesos de aceituna y estufas de leña proveniente de la poda de los olivos. ¡Será por olivos en la Subbética! Además, todos los productos y comidas que te preparan vienen, como muy lejos, de Málaga. Esto es posible gracias a que pertenecen a una cooperativa que vela por los agricultores de la zona. Pero lo mejor sin lugar a duda es que se les nota en la mirada que no solo trabajan y viven en la Subbética, sino que la aman.

El mar de olivos de la Subbética

¿Qué actividades puedes llevar a cabo en la comarca de la Subbética? Primero que nada, es imprescindible que recorras tranquilamente campos de olivos. Más que nada porque allí la cultura del olivo y del aceite está bien instaurada (hay varios aceites que han recibido el premio a mejor aceite del mundo). Cuando vayas, entenderás por qué lo digo. Olivos, olivos y más olivos. Te recomiendo que dediques al menos una mañana a perderte sin mirar atrás por lo que algunos llaman el mar de olivos. Si visitas las plantaciones de Fermín, de Aceites Vizcántar, podrás ver olivos centenarios y algún que otro milenario. Una de las cosas que más te sorprenderá de Fermín es que es un agricultor tradicional que te dará una clase magistral sobre agricultura ecológica, edafología y botánica. La experiencia lo ha hecho experto no solo en agricultura, sino también en Biología. 

Ecoturismo en su estado puro

Pero no te conformes con ver olivos. En la Subbética están tan comprometidos con el ecoturismo que han creado, fruto de una concesión público-privada, el Centro Ecoturista El Castillejo. Este proyecto nace del amor por Carcabuey y la Subbética que profesan sus creadores. ¿Cuál es su objetivo? Hacerte amar su tierra y su cultura tanto como ellos lo sienten. Para ello te ofrecerán rutas interpretativas, rutas culturales, actividades multiaventura y eventos en su rinconcito del mundo: el paraje molinero de El Castillejo. Si lo que te gusta es la tranquilidad e ir a tu aire, te acogerán igualmente. Llévate tu picnic o hazte tu barbacoa y ellos se encargarán del resto. Fácil, sencillo y ecoturista. Es importante que sepas que El Castillejo no es un proyecto cerrado y terminado, todo lo contrario: van implementado actividades poco a poco y están abiertos a otros nuevos proyectos e irán añadiendo servicios a medida que se consolide el proyecto.

El Parque Geológico de la Subbética

De Carcabuey vamos en dirección a Cabra (cuyo gentilicio es egabrense), pero antes tenemos una parada obligatoria en uno de sus montes para adentrarnos en el Parque Geológico. Lapiaces, ammonites y un enorme poljé se complementan con vistas a Sierra Nevada y a Sevilla. Puedes disfrutar de todas estas vistas desde el Restaurante Vaquena, un superproyecto que vela por conservar la vaca negra andaluza y que asume todo el proceso: desde la crianza de las vacas, hasta servir la carne en el restaurante. Conscientes del lugar privilegiado en el que se encuentran, hay una cristalera desde donde se vislumbra media Andalucía mientras comes sus delicias. Lo sorprendente, tanto aquí como en la población de Cabra, es la cantidad de fósiles de ammonite que se pueden ver en las construcciones. Ya lo ves, pasamos del mar de olivos al mar de ammonites.

Hablando de geología y de cómo se integra en el paisaje, Zuheros es una visita obligatoria. No solo porque está declarado como uno de los pueblos más bonitos de España, sino por su trasfondo. Me gusta llamarlo el puzle geológico. Me explico. Si ves Zuheros desde la distancia te darás cuenta de que está situado en un lugar estratégico. En lo alto de un picacho se encuentra su antiguo castillo, que emula la continuación de la masa rocosa; justo al lado de la población vemos el cañón del río, un conjunto de rocas artísticamente excavadas por el río; y si subes un poco carretera arriba, podrás visitar la Cueva de los Murciélagos que, aunque sí verás estos mamíferos alados, la Cueva impresiona por sus formas calcáreas. ¿Sabías que aquí dentro hay una sala llamada la Sala de la Imaginación? Cada persona ve una cosa diferente en esta sala. Yo vi la torre de Pisa. Visítala y en comentarios me dices qué ves tú. Justo en esta Cueva, diferentes estudios arqueológicos han encontrado al primer agricultor andaluz.

De Zuheros volvimos a Cabra para alojarnos y cenar por la ciudad de los ammonites (hay disponible una ruta por distintos edificios donde verás infinidad de ammonites estampados). Lo que más me sorprendió fue que en el Círculo de la Amistad de Cabra, lugar donde cenamos, había ammonites ¡incluso en las baldosas de mármol! No tengo palabras para describir cómo nos recibieron y nos sirvieron en este lugar tan auténtico y con ese patio cordobés de 1ª categoría. Nos alojamos en el Hotel Villa María, el perfecto complemento a nuestra escapada ecoturista. Silencio, paz y tranquilidad en el pueblo de los ammonites.

Siguiente parada: Doña Mencía. Visita a la Vía Verde del Aceite desde el Centro Cicloturista. Este centro es un negocio que demuestra que no todo es el dinero si de lo que se trata es de dar vida a tu tierra y atraer ecoturistas. Por eso, no es solo una tienda de alquiler de bicis, sino que es un Centro Cicloturista, es decir, puedes ir con tu bici, con tu caravana o como quieras y Antonio te atenderá igual con su sonrisa y te asesorará para que tengas un viaje perfecto. La Vía Verde del Aceite (cuando la hagas, entenderás de dónde viene este nombre) es la más larga de Andalucía y pasa por varios municipios de la comarca de la Subbética Cordobesa. 

No pudimos visitar todos los municipios pertenecientes a la Mancomunidad, pero no podíamos irnos sin pasar por Rute. Pueblo de anises y licores. Anselmo, con su gran energía vital, y Carmen, con ese amor que desprende, nos recibieron en El Rincón de Carmen, un alojamiento con vistas al embalse de Iznájar. Encantador es una palabra que se queda corta para hablar de este alojamiento rural. Carmen tiene una gracia de alto nivel para decorar y lo demuestra con su gran patio cordobés. La siguiente parada era el Museo del Anís, donde nos llevaron por toda la historia anisera de Rute y nos mostraron cómo Destilerías Duende ha ido innovando a lo largo de sus más de 100 años de historia. No nos podíamos ir sin visitar el patio cordobés de Anselmo que es a la vez su casa y su obra de arte.Nos despedimos de Rute y de la Subbética viendo a una cigüeña encima de una farola. En invierno se ponen encima de las farolas (porque están calientes) y es muy curioso ver una cigüeña por farola, como si coronaran su nido. La Subbética es una comarca con un potencial 

Este artículo ha sido realizado gracias al viaje de prensa al que Travindy fue invitado en la Subbética Cordobesa como parte del I Congreso de Ecoturismo de la Subbética 2022.

 189 visitas

Read More

El Delta del Ebro: un milenario pacto de paz y armonía entre tierra y agua amenazado por el hombre

El Delta del Ebro es la región del río Ebro localizada al suroeste de la provincia de Tarragona en Cataluña, España. Está situada sobre el mar Mediterráneo, y es el punto más septentrional del golfo de Valencia. Con una superficie de 7700 hectáreas, el delta del Ebro es la zona húmeda más grande de Cataluña y una de las más importantes de Europa occidental detrás del parque regional de la Camarga en Francia y del Parque Nacional de Doñana en el sur de España.

Patrimonio de la Humanidad

Ya el solo hecho de que sea parte del Patrimonio de la Humanidad, indica la singularidad y la maravilla natural del lugar. Aquí, tierra y mar se encuentran en una intersección de aguas saladas, salobres y dulces, tierras y arenas, pantanos y estanques, lagunas e increíbles extensiones de aguas sumergidas, arrozales y estrechos pasillos para cruzar y visitar estos espacios infinitos respetando su fauna y flora. Además, hasta ahora, la actividad humana en el Delta del Ebro ha sido verdaderamente el huésped insertado con cautela y diligencia en su hábitat natural.

Afortunadamente, además del reconocimiento de la Unesco, el parque del Ebro también forma parte de figuras protegidas, como:

  • Parque Natural:  espacio natural con características biológicas o paisajísticas especiales en el que se pretende garantizar su protección.
  • Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA): una categoría de área protegida catalogada por los estados miembros de la Unión Europea como «zonas naturales de singular relevancia para la conservación de la avifauna amenazada de extinción».
  • Zonas Especiales de Conservación (ZEC): áreas de gran interés medioambiental para la conservación de la diversidad, las cuales han sido designadas por los estados miembros de la Unión Europea para integrarse dentro de la Red Natura 2000.

Reconocido, por tanto, que esta particularidad naturalista debe ser protegida y tutelada, hay un problema mayor que va más allá de los límites de la protección humana: una vez más la crisis climática está dañando gravemente todo el ecosistema del parque del Ebro.

A continuación, presentamos algunas de las consecuencias, visibles e invisibles, inmediatas y de largo plazo, que la crisis climática está ocasionando en toda la zona mediterránea.

¿Erosión natural del delta o crisis climática?

Actualmente, instalaciones de grandes presas hidroeléctricas en el cauce del río Ebro han frenado el crecimiento del Delta. La erosión marina es mayor a los sedimentos depositados por el río, contribuyendo así a la desaparición de muchos metros de tierra y favoreciendo el retroceso del Delta.

A estos problemas habría que añadir el hundimiento de la zona del delta, la intrusión salina, la introducción de especies foráneas, la problemática de nuevos trasvases, la disminución del caudal del río Ebro, los contaminantes acumulados en el pantano de Flix, la presencia en especies invasoras como el cangrejo azul, etc…

Si admitimos que la crisis climática tiene un origen antrópico, debemos aceptar que sus consecuencias también. No podemos asistir a la desaparición del Delta del Ebro atribuyéndolo a una “causa natural”, una especie de darwinismo geográfico. El sistema dinámico de la plataforma deltaica ha sido alterado por la acción del ser humano, por lo que no es de recibo atribuir su retroceso a la dinámica natural. Por ello, hay que poner en marcha un plan de acción urgente que garantice la recuperación de los aportes y frene la desaparición del Delta.

Arroz, mejillones, ostras y almejas

Recordemos que, además de su valioso patrimonio natural, el Delta acoge también una intensa actividad económica entre la que destaca la producción agrícola con más de 150.000 toneladas anuales de arroz (el arroz del Delta del Ebro es un producto DOP -Denominación de Origen Protegida – y un 65% de la superficie del Delta del Ebro se dedica al cultivo del arroz), una floreciente acuicultura de la ostra y el mejillón, y está experimentando un importante auge del turismo de naturaleza, gastronomía y ocio activo.

La subida del nivel del mar pone en una situación de vulnerabilidad al Delta del Ebro debido a la poca elevación del terreno, al hundimiento natural y a la disminución de la entrada de sedimentos. El incremento del nivel del mar induce a la inundación costera y a la salinización del suelo. El aumento de la concentración de sal del suelo afecta directamente a la producción de arroz, provocando pérdidas cada vez mayores en las cosechas.

Por otro lado, el fondo de la Bahía del Fangar está cubierto de praderías de algas que convierten este ecosistema en un lugar muy fértil y en el origen de su gran diversidad biológica. Estas aguas son ricas en nutrientes y alimentan la gran concentración de algas planctónicas, base de la cadena trófica tanto de la Bahía del Fangar como de Alfacs. Estas condiciones son inmejorables para el cultivo de los reputados mejillones, así como de las apreciadas ostras rizadas y de las almejas.

La falta de sedimentos que llegan del río frena el crecimiento del mejillón, un hecho que se agrava con una primavera de lluvias y temperaturas suaves. A esta preocupación se suman los daños que provocan en el sector los depredadores, tanto los habituales, como las doradas y los sardos, o como el cangrejo azul, que consigue cortar y atravesar las redes de protección de los viveros y comerse los mejillones y las ostras, y la muerte de las crías cuando las temperaturas se disparan en verano.

La arena y los sedimentos del río hace años que provocan tapones en la bocana de las bahías. El agua no se renueva «como toca» y el problema, a diferencia de otros países, no se soluciona. Con la bocana colapsada, la temperatura del agua aumenta más, mueren algunas crías y se genera «un efecto dominó» que acaba matándolas todas. El Delta es ya una reivindicación histórica, y Miguel Carles, presidente de la federación de productores del Delta, FEPROMODEL, insiste en la necesidad de crear elementos como son los trabucadores. «Aquí tenemos la peor gestión de un delta, comparado incluso con África», ha sentenciado.

Quiero agradecer especialmente a Mercè Mariano Geira, mi guía personal en el Delta y principal fuente de inspiración y noticias.

 189 visitas

Read More

Los viajes literarios y su contribución a la sostenibilidad turística

El turismo cada vez está más diversificado. Somos conscientes de que en España aún prima el “sol y playa”, pero es un hecho que la oferta turística está siendo más variada y que se encuentra enfocada a conseguir la tan ansiada desestacionalización.

Dentro de los tipos de turismo se encuentra el cultural, que aboga por el conocimiento de las costumbres, historia ycomunidades de una determinada localidad. Suelen tratarse de viajes de 3 o 4 días y el visitante tiene un gran afán por aprender y enriquecerse culturalmente.

Conectar la ficción con la realidad

El turismo literario es uno de los subtipos del turismo cultural. Puedes optar por recorrer escenarios que has leído en tu libro favorito o conocer los lugares en los que estuvo o vivió el/ la autor/a.

Los amantes de este tipo de turismo buscan una conexión entre esa ficción y el mundo real, y vivir de forma tangible las aventuras que han devorado a través de los libros.

Los viajes literarios son muy especiales, no solo puedes adentrarte en las historias escritas, sino que puedes aprender valiosas lecciones de historia y comprender mejor el mundo que te rodea.

Se buscan sensaciones, paseos, sentarse en los mismos bancos que esos personajes o en ese rincón junto a la ventana de aquella cafetería.

El turismo literario no solo es singular por lo ya comentado, sino que brinda oportunidades únicas de desarrollo a las comunidades rurales. Existen ejemplos de pueblos literarios que, gracias a las letras, se han hecho un hueco en el mapa de los viajeros más curiosos.

Brieva (Segovia), Caleruega (Burgos), Lois y Montaña de Riaño (León), Alba de Tormes (Salamanca), Salduero (Soria), Paredes de Nava (Palencia), Langa (Ávila) o Calonge i Sant Antoni (Girona), son algunos de ellos.

Es innegable la transversalidad del turismo literario y es una gran apuesta en la lucha contra la despoblación o la “España vacía”. Alojamientos, restauración, guías, pequeños comercios, casas-museo, empresas de transporte, etc. pueden beneficiarse ampliamente de este tipo de turismo.

Además, el turista literario suele ser alguien sensible, respetuoso y que valora el lugar que visita. Quiere satisfacertanto su bienestar físico como su curiosidad. Por tanto, forma parte de ese turismo de calidad que queremos atraer a nuestro país.

Cabe destacar iniciativas como la de Mi pueblo lee, una asociación que promueve la celebración de festivales literarios en distintos pueblos de la geografía española. El último tuvo lugar el pasado mes de noviembre en Marcilla, Navarra.

Las librerías son lugares mágicos

El turismo literario también incluye el turismo de librerías. El perfil del turista es muy similar, solo que más bibliófilo. Más de uno habrá sentido aquello de entrar en una librería con encanto y de repente trasladarte a otro mundo.

Pueblos como Urueña (Valladolid), Bellprat (Barcelona), Cervera (Lérida), Montblanc (Tarragona), Pobla de Segur (Lérida), La Escala (Girona), forman parte de la Red de Villas del Libro en España. Lugares pintorescos y llenos de historia que harán las delicias de los amantes de los libros.

El turismo, la literatura y los pueblos forman un tándem perfecto por el que vale la pena apostar y que beneficia a las tres dimensiones del desarrollo sostenible (social, medioambiental y económica).

¿Te animas esta primavera a visitar alguno de estos lugares únicos?

 189 visitas

Read More

Véneto, una región italiana para (re)descubrir, entre rutas de peregrinación y antiguos balnearios termales

Padua y Montegrotto Terme acogieron la conferencia internacional de rurAllure, el proyecto europeo Horizon 2020 dedicado a la promoción de itinerarios culturales.  

Los días 27 y 28 de enero de 2022, la Universidad de Padua acogió en su sede a investigadores y profesores de universidades, instituciones y organizaciones de toda Europa para debatir soluciones innovadoras para el relanzamiento del turismo en la fase post-covid , poniendo el acento en el patrimonio rural a lo largo de las principales rutas culturales y de peregrinación, desde el Camino de Santiago a la Via Francigena, hasta las otras “Vias Romeas” (la Via Romea Strata y la Romea Germanica), que atraviesan el centro-este de Europa en dirección a Roma, incluyendo también el viaje de Saint Olav en Noruega y el de Maria Ut en Transilvania.

Se trata de la segunda reunión internacional de los socios de rurAllure, que en Septiembre de 2021 celebraron el Congreso Internacional sobre “Promoción del Patrimonio Cultural y de los Museos en el Contexto Rural” en Vila do Conde, Portugal.

La puesta en valor de la riqueza cultural es el eje del proyecto rurAllure de tres años de duración, financiado por la Unión Europea y coordinado por la Universidad de Vigo, España. El proyecto realiza un mapeo digital de los puntos de interés a lo largo y en las cercanías de las rutas de peregrinación para resaltar el patrimonio literario, termal, etnográfico y natural y enriquecer la experiencia del viajero lento. Después de todo, los peregrinos son un objetivo importante para el turismo en la era post-Covid, dado el creciente interés por las actividades al aire libre y el auge del turismo sostenible.

“El proyecto nace del éxito del famoso Camino de Santiago -explica Martín López, investigador de la Universidad de Vigo y coordinador de rurAllure- que nos hizo entender cómo la experiencia del peregrino puede ser más completa y no limitarse al simple desplazamiento entre dos puntos geográficos”.  “La puesta en valor del patrimonio cultural, presente de forma generalizada y multifacética en contextos rurales, representa una oportunidad extraordinaria para el conocimiento de áreas a menudo vistas como de menor importancia – agrega Paola Zanovello, Profesora Asociada de Arqueología de la Universidad de Padua. Montegrotto, que con el cercano Abano Terme constituye el corazón de los balnearios termales de memoria milenaria, es también una entrada privilegiada al territorio protegido del Parque Regional de las Colinas Euganeas, que desde 2012 se ha adherido a la federación EUROPARC y ha obtenido oficialmente la Carta Europea de Turismo Sostenible”.

Quince socios de rurAllure de seis países (España, Italia, Portugal, Noruega, Hungría y Eslovaquia) participaron en el encuentro de forma presencial y en modalidad virtual, con numerosas oportunidades de networking, como la rueda de prensa, las visitas guiadas al Museo del Termalismo Antiguo y del Territorio y a una de las zonas arqueológicas de Montegrotto Terme.

Termalismo, territorio y caminos son tres palabras clave para esta zona de la región del Véneto en Italia, con sus Colinas Euganeas – los 15 municipios de la provincia de Padua que se extienden por más de 18.000 hectáreas entre los ríos Bacchiglione y Adige – y con la Via Romea Strata, que, con sus 1.400 km, es una de las tres rutas históricas de peregrinación que conducen a Roma. En concreto, la presencia del agua termal que fluye de forma natural a lo largo de las tres vías hacia Roma está en el centro de la investigación realizada por la Universidad de Padua, IUAV Venecia y UAM Madrid junto con la Asociación Europea delle Vie Francigene y la Fundación Homo Viator.

Para más información sobre el proyecto rurAllure contactar a Simona Spinola – simona.spinola@viefrancigene.org

 189 visitas

Read More

Newsletter

Recibe nuestro boletín con las últimas noticias en turismo y sostenibilidad.