Andalucía 360 Travel, un modelo de turismo sostenible en Andalucía

Plantar árboles, reducir el tamaño de los grupos en nuestras visitas guiadas y trabajar con productos y agentes locales son las principales herramientas del turismo sostenible en Andalucía 360.

No es difícil encontrar ejemplos de turismo sostenible en espacios naturales. Sin embargo dentro de las ciudades no es tan fácil ver empresas que concuerden con valores de responsabilidad social y medioambiental. En este artículo te contamos cómo hacemos en Andalucía 360 para ofrecer actividades turísticas sostenibles y de calidad.

La cantidad importa, menos es más

La primera de las medidas que adoptamos fue la de reducir el número de personas en nuestras visitas guiadas. Nos marcamos como objetivo inicial 15 personas por grupo. Con la interrupción del Covid-19 y con el fin de cumplir y aplicar de forma eficiente las medidas de seguridad correspondientes establecimos un nuevo cupo máximo entre 6 y 10 participantes. De este modo, aparte de evitar la formación de grandes grupos, logramos evitar el bloqueo de calles con nuestras visitas guiadas.

Igualmente de este modo reducimos la contaminación acústica y establecemos una relación más directa y personal entre nuestros guías turísticos y los visitantes. Como todos podremos recordar, hace menos de dos años era bastante habitual encontrarnos con enormes grupos, incluso de 40 personas, guiados por las estrechas callejuelas de los centros históricos de las ciudades más turísticas, incluso en algunos casos con altavoz para comunicarse con el grupo.

Andalucía 360 Travel, un modelo de turismo sostenible en Andalucía
Visita guiada de un grupo reducido en Málaga.

Respetar. Amar tanto el lugar que visitas como el hecho de viajar

Sin duda viajar se ha convertido en uno de los anhelos de gran parte del mundo. Nos encanta viajar, descubrir nuevos lugares y culturas, conocer nuevas personas y probar cosas nuevas. Amamos viajar y por eso ahorramos y empleamos nuestro tiempo en planificar cuidadosamente nuestros viajes. Esa misma pasión por el viaje la aplicamos a la hora de diseñar las actividades en Andalucía 360 Travel. Hay multitud de pequeños gestos que podemos poner en práctica al visitar un lugar saturado de turismo.

Uno de los cientos de pilares antiguos que hay en el casco histórico de Granada y de los que se puede beber agua potable.

Te contamos de manera muy resumida algunas de ellas: no bloquear las calles; usar fuentes de agua públicas para aminorar el uso de agua embotellada; respetar el descanso de los vecinos; o no usar transportes públicos en horas puntas.

Si quieres conocer más, puedes consultar nuestra web donde disponemos de un listado completo de nuestras acciones y también un manual de buenas prácticas para guías.

Plantar árboles para ser más sostenibles

Por muchas medidas que se adopten en una empresa es casi imposible crear un turismo 100% sostenible en Andalucía. A nivel de medios de transporte, España en general y Andalucía en particular, no dispone de una infraestructura libre de emisiones de carbono. Por lo que un viaje siempre lleva aparejada una emisión de CO2 a la atmósfera.

La idea de plantar árboles se nos ocurrió mientras estábamos comprando unas mochilas para nuestros guías. Elegimos unas mochilas diseñadas en España, construidas con materiales 100% orgánicos y que, por cada mochila que comprásemos, el fabricante plantaría un árbol. Fue entonces cuando decidimos llevar a cabo algo similar.

Por cada persona que participa en una de nuestras visitas guiadas hacemos una donación a una asociación medioambiental local. Es decir, si visitas Málaga, contribuyes en Málaga. Obviamente la cuantía nunca puede sufragar el mantenimiento completo de un árbol de reforestación. Si alguna marca vende algo así estaría mintiendo. Nuestra donación equivale a la compra de un plantón de encina en un vivero. El resto del trabajo lo realizan los voluntarios de cada asociación, a quienes también hemos invitado varias veces a nuestras visitas guiadas. Aunque es una medida a largo plazo, los árboles que sobrevivan se convertirán en purificadores del aire. Es una manera de mitigar la huella de carbono que dejan nuestros viajeros.

Las asociaciones con las que trabajamos reforestan con varias especies de árboles y arbustos autóctonos. Pero la encina es especial. Es el árbol más abundante en España y también en Andalucía. Resiste muy bien en lugares con baja pluviosidad, es capaz de rebrotar tras un incendio y crea amplias sombras y alimento para los animales.

Lentisco reforestado por Árboles Contra el Cambio Climático Granada.

Si queréis participar con mano de obra o donaciones, nosotros colaboramos con Árboles Contra el Cambio Climático Granada y Asociación Almijara de Málaga.

Turismo responsable y economía local de Andalucía

Uno de los principales atractivos de los viajes es descubrir una nueva cultura. Sin embargo, en la actualidad la cultura cada vez está más globalizada, aún así hay que hacer un esfuerzo en mantener las costumbres originales de cada lugar, su gastronomía, sus oficios, sus bailes, cantes, etc… Nosotros apostamos por lo tradicional, por lo que es fácil trabajar con la economía local. Tanto en las visitas guiadas como en nuestros circuitos (que actualmente estamos desarrollando), primamos siempre la colaboración con restaurantes, alojamientos, artesanos, locales, artistas o guías locales.

Lo que nos une a ellos es la búsqueda de lo auténtico de cada lugar y lo auténtico significa cercanía. De este modo mantenemos la esencia de Andalucía en nuestros viajes y contribuimos al desarrollo local.

Más medidas responsables de turismo sostenible en Andalucía

Se puede ser responsable con los creadores a través de un uso legal de los contenidos digitales. Se puede ser responsable con la historia valorando el papel de profesionales especializados, pero sobre todo no faltando a la sabiduría y la experiencia. Se puede ser responsable con los guías no pagando la voluntad a un profesional como otro cualquiera. Si queréis conocer más sobre cómo lo hacemos os invitamos a conocer la esencia de nuestras visitas guiadas en Andalucía.

 245 visitas

Read More

Un experto en Turismo Inteligente recorre la provincia de Huelva para evaluar la accesibilidad turística

En España se contabiliza un total de 16 millones de personas las que padecen una discapacidad permanente, consecuencia de problemas físicos, sensoriales o mentales; personas de más de 65 años no discapacitadas y aquéllas que atraviesan circunstancias transitorias discapacitantes. 

La Diputación de Huelva, a través de su Unidad de Innovación Turística, ha apostado por la modernización del sector turístico onubense mediante la conversión de la provincia de Huelva en Destino Turístico Inteligente. La certificación de Huelva como DTI comprende cinco grandes ejes, la gobernanza, innovación, tecnología, sostenibilidad y accesibilidad

Con el objetivo de evaluar la adecuada accesibilidad a los servicios turísticos de la provincia de Huelva, Luigi Leporiere, responsable del área de turismo accesible en Segittur y en la Plataforma Representativa Estatal de Personas con Discapacidad Física (Predif), ha comenzado la visita de la provincia.

La finalidad de esta actividad es realizar un diagnóstico de la actual situación de la accesibilidad turística en la provincia. Para ello se va a realizar un muestreo de distintos productos en cuatro municipios: Almonte, Aracena, Punta Umbría y Cartaya. Los productos analizados son el turismo religioso, naturaleza, sol y playa, cultural, gastronomía, turismo minero y golf.

A través de este diagnóstico se podrán observar las fortalezas y debilidades de Huelva en lo que respecta a esta materia para poder plantear acciones de mejora que ayuden a convertirla en un Destino Turístico Inteligente (DTI). 


Este artículo es un resumen de la noticia original publicada por Huelva Información: “Un experto en Turismo Inteligente recorre la provincia para evaluar la accesibilidad de los servicios turísticos”.  

 245 visitas

Read More

Urdaibai se convierte en el primer destino turístico sostenible de Euskadi

La Reserva de la Biosfera de Urdaibai se ha ganado el título de ser el destino más sostenible de Euskadi al adherirse a la Carta Europea en la que ya participan otros espacios naturales de cerca de 40 países. En un acto celebrado en Ekoetxea, ha recibido la acreditación de la Federación Europarc. De esa manera, se pone fin a la primera fase del proyecto y se convierte en el único destino de la comunidad autónoma con un reconocimiento internacional en materia de turismo sostenible.

Esta acreditación supone una hoja de ruta para desarrollar un turismo enfocado en los principios del ecoturismo, basado en el respeto del entorno ambiental, social y económico. Además, brindará la oportunidad de dar a conocer de forma internacional este destino y aumentar así el apoyo al equilibrio entre su conservación y el desarrollo sostenible del territorio, favoreciendo el impulso de la comarca como destino turístico de calidad, responsable y seguro, de referencia en Euskadi.

Urdaibai fue declarado Reserva de la Biosfera por la UNESCO en 1984, a propuesta del Gobierno Vasco, tras un intenso movimiento social para conservar su alto valor ambiental y convertirse en un territorio para la sostenibilidad de referencia. El río Oka y sus marismas son su centro neurálgico y constituyen un paisaje de gran valor ambiental. Este territorio de 22.000 hectáreas, que van desde Matxitxako a Punta Arboliz y con la frontera sur en Oiz, lo habitan aproximadamente 45.000 personas, distribuidas en 22 municipios, llenos de historia, cultura, gastronomía y patrimonio natural.


Este artículo es un resumen de la noticia original publicada por El Correo: “Urdaibai se convierte en el primer destino turístico sostenible de Euskadi”.  

 245 visitas

Read More

La innovación turística en el corazón de la relación entre el viajero y el destino

La crisis sanitaria ha creado una cierta conciencia, animando a la gente a adoptar un nuevo paradigma en su estilo de vida y forma de consumo. A la industria turística, que está en proceso de reinventarse, no se le escapa una sensibilidad particular hacia la solidaridad social, el bienestar personal y las cuestiones medioambientales. Tendencias de mercado tan sutiles como precursoras, que nos llevan a pensar que la innovación turística debe centrarse en la relación entre el viajero y el destino.

El turismo se rige esencialmente por tres fuerzas interdependientes, a saber, el medio ambiente, lo social y lo humano. Una sinergia que teóricamente generaría un impacto positivo para cada uno de los componentes, que son respectivamente el destino, los lugareños y el viajero. Sin embargo, impulsado por la furia de su potencial de crecimiento, el turismo se ha promovido y valorado como un bien de consumo, situando así al viajero en el papel de consumidor y no de experimentador. Esta relación, basada en un modelo de beneficio y competencia, no se corresponde con la esencia del turismo, lo que aporta un importante desequilibrio y disfunción al sector. A lo largo de los años, hemos sido testigos de la degradación de los componentes ambientales y sociales, como consecuencia de las malas prácticas turísticas y la mala gestión de algunos territorios. El producto turístico se ha desvirtuado y perdido su sentido, generando un impacto más sutil en la dimensión humana.

La limitada innovación del turismo sostenible

Con la ambición de actuar contra esta degradación, la industria turística ha llevado en parte su innovación a través del turismo sostenible. Sin embargo, ha surgido una cierta deficiencia en la relación entre el viajero y el destino, así como los profesionales intermediarios. Esto ha creado, con el tiempo, ciertos límites a la eficacia y prosperidad del modelo sostenible.

“Un turismo que tenga plenamente en cuenta sus repercusiones económicas, sociales y medioambientales actuales y futuras, satisfaciendo las necesidades de los visitantes, los profesionales, el medio ambiente y las comunidades anfitrionas. ” Definiciones de los principios del turismo sostenible de la conferencia de Lanzarote en 1995.

El turismo sostenible tiene una definición y una práctica que durante mucho tiempo ha sido poco clara para los profesionales del sector, desconocida para los turistas y opcional para los gobiernos. Así, se ha consolidado y desarrollado como un nicho de mercado cuando se ha caracterizado por un retorno consciente a sus raíces en el conjunto de la industria. Un inocente mea culpa que ha llevado a la comercialización del producto turístico sostenible sin pasar necesariamente por la fase de entender, transmitir y compartir la información para concientizar y sensibilizar a los viajeros. Esto ha llevado a una confusión recurrente entre turismo sostenible, turismo verde y ecoturismo, entre otros, que aún hoy se encuentra entre los viajeros y los profesionales.

Una brecha en la relación entre la demanda y la oferta

Por el lado de la demanda, cada vez hay más turistas que quieren ser responsables pero no saben cómo hacerlo. Los más concienciados van a buscar información por su cuenta, pero es raro que les acompañe el propio destino turístico. Se ha abierto así una brecha en la relación entre el lugar y el viajero en esta transición hacia la sostenibilidad, ya que cada uno tiene la responsabilidad de aprender y tomar conciencia de las cuestiones de desarrollo social, y protección del medio ambiente, vinculadas a su respectiva práctica turística. Sin embargo, este vacío en la relación representaría un punto estratégico en el desarrollo de la oferta territorial.

Restablecer el equilibrio en el ecosistema turístico

Problemas presentes, recíprocamente, en la oferta y la demanda, que nos llevan a pensar hoy que redefinir el lugar de la dimensión humana en el ecosistema turístico podría ser una solución innovadora. Representada por el viajero, incluyendo su papel y sus aspiraciones, esta dimensión permitiría desarrollar una dinámica eficiente junto a las dimensiones medioambiental y social, y así establecer un equilibrio próspero, resultante de la siguiente dinámica:

  • Aunque algunas buenas prácticas del turismo sostenible son universales, es importante enfocar el destino como una entidad única con sus propios sistemas de valores, pero también con sus propias capacidades y recursos en términos de actividades turísticas. Por lo tanto, es importante informar y sensibilizar al turista sobre estas características para comprender mejor, adaptarse y actuar en consecuencia.
  • La voluntad de situar al turista como parte integrante del ecosistema turístico en una perspectiva de sostenibilidad y regeneración del territorio requiere el establecimiento de una relación cuyos valores no se basen únicamente en el consumo, sino en la contribución, la cooperación y el respeto a los distintos recursos.
  • Al replantear la relación, esto supone un cambio recíproco de perspectiva: para el destino, esto significa dejar de ver al turista como un simple visitante, y para el turista, esto significa dejar de ver el destino como un simple lugar de paso y entretenimiento. Visiones renovadas para una mentalidad mejor adaptada a los nuevos retos de la industria y del mundo.

Formar e informar a los turistas para que sean actores activos, conscientes y ecoresponsables tiene más potencial y eficacia a largo plazo que limitarse a venderles un producto. Por tanto, el enfoque de la educación de adultos y jóvenes es esencial en esta innovación, y puede considerarse una inversión a largo plazo para el destino.

Una innovación turística basada en las relaciones

Dejar de ver al viajero como un consumidor implica integrarlo en la dinámica territorial y situar la experiencia en el centro de la conexión con las dimensiones ambiental, social y humana, más que a través de los productos y servicios puestos en marcha. El turismo participativo, el turismo comunitario y el agroturismo, entre otros, se han desarrollado bajo esta idea de reinventar el lugar del turista y su relación con el territorio. El reto actual es democratizar esta idea y presentarla como una visión y no como un tipo de turismo alternativo o un nicho de mercado.

A través de una innovación basada en la relación, la mentalidad y la visión de la práctica turística más que una innovación de producto y servicio, se trata ahora de establecer el modelo regenerativo como un nuevo paradigma en el sector. Se trata de una invitación a repensar la relación entre el destino y el viajero, con la idea de volver a lo esencial, reconectando a las personas con el entorno en el que están inmersas, reconectándolas con la cultura que las acoge y reconectándolas consigo mismas. Dado que el sector turístico se encuentra en una fase de introspección para reinventarse mejor, la innovación podría no encontrarse ya en los productos y servicios ofrecidos, sino desarrollarse en el corazón de la relación entre el viajero y el destino, con la idea de emprender el turismo de forma diferente y viajar de forma diferente.

 245 visitas

Read More

El Turismo Comunitario ya tiene su propio espacio en la web

El pasado 19 de Mayo la empresa social Komú lanzó “La Komunidad”, una plataforma digital que reúne a diferentes actores del turismo comunitario con el objetivo de conectar el sector y generar acciones colectivas y en red.

Komú nació en pandemia y de a poco se fue posicionando en la organización de eventos focalizados en el Turismo Comunitario. Siendo el lanzamiento del Primer Encuentro Digital de Turismo Comunitario lo que consolidó su posicionamiento.

“Luego del Encuentro vimos la necesidad que tenía la gente, y también nosotros, de seguir en contacto, unidos. Se generó algo muy lindo y decidimos que lo teníamos que mantener. Ya se había creado un grupo de wsp pero nos dimos cuenta que no era suficiente, se necesitaba algo más organizado y profesional”, comentó Karen Bellato, Co-fundadora de Komú.

La Komunidad se alberga en esta página web y tiene una membresía gratuita y otra de paga. Con una interfaz similar a la de facebook, pretende ser un espacio social tan humano como profesional. Así como también se fomenta la participación activa de todos los usuarios, llamando a abrir sus propios debates y comentar todas las publicaciones.

La variante gratuita se destaca por una serie de Foros para debatir y compartir información, anuncios de eventos, difusión de organizaciones/empresas, una Biblioteca Digital especializada en turismo comunitario y otro tipo de recursos artísticos y culturales.

La Komunidad Pro se divide en cuatro beneficios: asesorías personalizadas por parte de integrantes del equipo Komú, eventos exclusivos como talleres y sesiones de networking, uso de la cuenta de Zoom Pro y descuentos exclusivos en otro tipo de consultorías más extensas.

Otro de los beneficios que se anunció en el evento de presentación y que estará disponible próximamente, es un directorio profesional que incluirá a todos los profesionales y trabajadores del sector: consultores, emprendedores, líderes comunitarios, representantes de ONGs y de Tour-Operadores. Todos en un mismo sitio digital que podrá ser consultado de manera fácil y sencilla en cualquier momento.

“Nuestra idea siempre fue fomentar otro tipo de viajes, en el cual se beneficie de verdad a la gente local y su entorno. Y ahí encontramos el Turismo Comunitario. Finalmente vimos que la necesidad en el sector era conectar y generar lazos que permitan fortalecer todos los engranajes del sistema. Así surgió La Komunidad y eso pretende ser, siempre sabiendo que tiene que ir adaptándose a los requerimientos de los usuarios”, concluyó Karen.

Ahora todos aquellos que gusten de este tipo de experiencias turísticas, donde las comunidades locales son protagonistas y se ofrece un riquísimo intercambio cultural, así como los profesionales que ya están trabajando en el sector, tienen un nuevo espacio digital de encuentro para compartir sus experiencias y pensar nuevos caminos juntos: La Komunidad.

 245 visitas

Read More

Newsletter

Recibe nuestro boletín con las últimas noticias en turismo y sostenibilidad.