El turismo solidario y el papel de las agencias de viaje

El pasado 19 de noviembre, en el marco de nuestro Travindy Fest, en su edición de otoño, estuvimos conversando con Bettina González, fundadora y directora de Boomerang Viajes y una referencia del turismo solidario en Latinoamérica. Durante la emisión, estuvimos hablando sobre el turismo sostenible y sus variantes, y sobre la relevancia de las agencias de viajes en la transición hacia un modelo de turismo más consciente y responsable.

Beatriz López: Muchas veces escuchamos hablar de turismo sostenible, turismo solidario, comunitario, regenerativo, responsable… y vemos cómo, en ocasiones, se suelen utilizar estos términos de forma indiscriminada, solapándose unos con otros, con muy poco noción de lo que es cada uno. En este sentido, me gustaría que empezáramos por definir el turismo sostenible, y que nos dieras alguna pincelada de lo que engloba el resto de ramas, haciendo especial hincapié en el turismo solidario que es justamente el área en el que te especializas.

Bettina González: Primero, el turismo sostenible que agarró la terminología, va más allá de eso y ha cogido muchísima fuerza durante la pandemia y se trata de ubicarnos en las dimensiones de la sostenibilidad.

Es el hacer actuar las dimensiones sociocultural, que nosotros decimos sociocultural (no solamente social), la económica y la ambiental, con una gran conciencia de que tenemos que hacerlo actuar en la inmensa cadena de suministros que genera el turismo: el hotel, el transporte, la comunidad local, el mercadito, dónde tomo la excursión, con quién la contrato, etc. Es ordenar toda esa cadena; ese es el gran desafío que tenemos. Y la sostenibilidad nos impulsa a observar cuáles son nuestros actos, cómo lo hacemos y de qué manera los llevamos a cabo.

En estos nuevos nombres que adquirió el turismo, y yo me remonto a 1980 cuando empezamos: turismo comunitario, turismo justo, turismo responsable, turismo solidario, regenerativo, de experiencias, compasivo, etc. A nuestro modo de ver, no son más que las respuestas que se le da en el actuar la sostenibilidad. Si bien el turismo regenerativo se enfoca mucho en todos los seres vivos, el ecosistema… y lo que hace son estas alternativas del innovar.

Entonces, nosotros vamos al regenerativo que te busca desde el renacer de ese núcleo. Justamente la palabra innovar viene de la biología, del echar raíces. Entonces, yo no lo diferenciaría. En nuestro caso, desde la experiencia…y pido disculpas a este gran movimiento del turismo regenerativo que está creciendo mucho, creemos que es una manera de actuar la sostenibilidad. Es una forma que tiene de dar respuesta a este equilibrio que tenemos que tener. Porque ellos hablan de este actuar local, de este compromiso con lo local, de esta conciencia que involucra a todos los seres vivos.

Entonces, lo vemos desde ahí. Y todos son buenos. Desde las nuevas economías tenemos un montón de modelos y todos persiguen lo mismo, en menor o mayor medida. Algunos con mayor fuerza en algo, y no van a llegar a una verdadera transformación si no vamos todos de la mano. Si no vamos aportando todos este gran cambio de conciencia de este consumo consiente que requiere el turismo. Ese es el gran desafío que tenemos.

Yo lo que valoro del turismo regenerativo es esta principal atención a todos los seres vivos, y a buscar, y a agotar todas las alternativas de innovación. En eso lo celebro y nos inspira a todos quienes estamos en esto. Así que bienvenidos sean todos estos nuevos nombres que ha adquirido el turismo.

Beatriz López: ¿Puedes compartir con nosotros algunos ejemplos de las experiencias que se llevan a cabo desde Boomerang que estén alineadas con el turismo solidario?

En nuestro caso, todo lo que hemos realizado, se basa en la experiencia del terreno, a través de Boomerang Viajes, que es desde donde hemos hecho la principal experiencia. Boomerang es una empresa de turismo en Argentina en la que vendemos todos los destinos del mundo y nos especializamos, sobre todo, en ejercer como incoming en Argentina.

En el año 2001, que es cuando nace la empresa, nuestro objetivo era identificar a través de esos lazos fraternos que nosotros tenemos en este actuar y en cómo nos comportamos con nuestros lazos afectivos, desde lo fraterno, desde ese sentir al otro un hermano. Desde ahí, es donde nosotros expresamos nuestros gestos solidarios.

Nosotros lo llamamos en su momento turismo solidario, sin entrar en demasiadas discusiones terminológicas, sin pararnos en si a nivel de marketing estaba bien o estaba mal. Lo que vimos fue que a través de la experiencia que vivían nuestros viajeros en los viajes que organizábamos, cómo ellos veían reflejado ese intercambio con la cultura local, con el local, que lo dejaban expresar eso que traían innato de ese ejercicio que nosotros hacemos de relacionarnos a través de nuestros lazos afectivos, lo hacían con un desconocido. Y lo sentían con la misma intensidad a través de una experiencia en un viaje, de compartir una comida, de compartir una experiencia, un espacio… y empezamos a escribir sobre eso.

Nosotros tenemos mucho escrito porque lo cruzamos con otras ciencias, como la antropología o la sociología. Fuimos analizando cómo se daba ese comportamiento del encuentro, el valor del encuentro, del vínculo con el otro, y que eso era un valor agregado al viaje en el intercambio que a mí me hacía, como viajero, amar el lugar, la cultura del otro. Me hacía generar el querer volver a compartir esa experiencia y transmitirla con esa intensidad y hasta con esa autenticidad que yo había vivido.

Por eso nosotros, desde lo que es el turismo solidario que nació en Boomerang viajes, se transformó en un modo de hacer turismo. De alguna manera, nuestro modo de alcanzar juntos las sostenibilidad y alcanzar juntos esta dimensión de triple impacto, que es lo que trabajamos fuerte.

Lo que buscamos es generar experiencias auténticas desde un actuar compasivo, reconociendo al otro en la situación que vive. Yo no pretendo modificarlo. Me voy a ver una cultura de un pueblo originario y para mis parámetros y mis estándares de calidad ¿siento que el baño debería ser otro, que la habitación debería ser otra, o la cama, o el hábitat o el espacio? ¡No! Yo lo tengo que aceptar tal cual es, eso es el actuar la compasión.  Está muy focalizado en la vivencia del encuentro con el otro, en el vínculo basado en lazos de amor.

Mira la entrevista completa y todas las demás del Travindy Fest en nuestro perfil de Instagram.

 931 visitas

Read More

DATESTUR, el nuevo portal de datos y conocimiento turístico para España

El día 2 de diciembre la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, presentó DATESTUR, un nuevo portal de datos del turismo en España en el que se podrán consultar diversas fuentes de datos de interés para los agentes del sector turístico.

Se trata de una iniciativa que se ha puesto en marcha de la mano de SEGITTUR, cuyo presidente, Enrique Martínez, ha puesto en valor el hecho de contar con todos los datos en un único portal que reúna toda la información del sector en nuestro país.

DATESTUR cuenta de momento con los datos públicos de turismo que se recopilan en fuentes tradicionales como el Instituto Nacional de Estadística, el Banco de España, AENA, Puertos del Estado o Turespaña, entre otras, que serán actualizados a medida que lo haga la fuente oficial.

Este nuevo portal cuenta con cinco categorías principales: datos generales –llegadas de turistas internacionales-; economía –gasto turístico, aportación al PIB, empleo-; transporte – pasajeros aéreos, tráfico de pasajeros por puertos, trenes y carreteras- y alojamiento –ocupación hotelera, precio de alojamientos-y conocimiento -escucha activa, SICTUR y revistas científicas de turismo-.

Además de los datos de turismo tradicionales, DATESTUR incluye un área de conocimiento donde, además del Boletín SICTUR, se difundirán informes de escucha activa con lo que se dice en redes sociales del destino España. Información que servirá al sector para conocer mejor el comportamiento del turista en cada una de las etapas del viaje.

Este artículo es un resumen de la noticia original publicada por Red-Intur: DATESTUR, el nuevo portal de datos y conocimiento turístico para España.

 931 visitas

Read More

António Guterres: “Estamos en guerra con la naturaleza y hay que hacer las paces”

Fuente: EL País

El secretario general de la ONU lamenta que el G-20 esté invirtiendo más en combustibles fósiles que en renovables en los planes de recuperación. “No es aceptable que las generaciones futuras reciban un montón de deuda y que se haya utilizado para destruir el planeta”, sostiene en una entrevista con EL PAÍS.

Por Manuel Planelles

2020 debía ser el punto de inflexión en la lucha internacional contra el cambio climático. Pero la pandemia obligó a posponer un año la cumbre del clima que se iba a celebrar en Glasgow (Reino Unido). Y los compromisos de una mayor ambición contra el calentamiento que iban a presentar los países en esa cita se han quedado en el aire. António Guterres (Lisboa, 1949), secretario general de la ONU, fija ahora en el calendario 2021 como el año en el que se debe constituir “una coalición global” para lograr la neutralidad de carbono en 2050 —es decir, que la cantidad de dióxido de carbono que emitirán las actividades humanas a mediados de siglo sea igual a la que absorben los sumideros, por ejemplo, los bosques—. Ese es el camino para conseguir que el incremento medio de la temperatura del planeta no supere los 1,5 ºC respecto a los niveles preindustriales, el objetivo más ambicioso del Acuerdo de París. El 12 de diciembre se cumplen cinco años de la firma de aquel pacto en la capital francesa y la ONU ha impulsado una cumbre virtual para conmemorarlo e intentar relanzar la lucha contra el calentamiento global. “Hay tantas áreas en las que debemos cambiar de rumbo si queremos un planeta en el que podamos vivir”, sostiene Guterres desde Nueva York en esta entrevista realizada por videoconferencia dentro del proyecto Covering Climate Now, un consorcio de medios de comunicación internacionales creado para impulsar la información sobre cambio climático.

Pregunta. ¿Estamos en una emergencia climática?

Respuesta. Sí, estamos en una emergencia climática, no solo estamos en medio de la crisis de la pandemia de la covid. Vemos que estamos en una emergencia cuando miramos lo que pasa con el incremento de la presencia de gases de efecto invernadero en la atmósfera o el incremento de las temperaturas —este año es uno de los tres más calientes registrados—. También, si miramos a lo que pasa con los glaciares, si miramos lo que pasa con Groenlandia o la Antártida, si miramos lo que pasa con el nivel del mar, si miramos lo que pasa con los huracanes y otras tormentas en distintas partes del mundo, si miramos que nueve millones de personas mueren cada año por la polución del aire y el agua originada por los mismos factores que crean la crisis climática… Estamos afrontando una emergencia climática. Pero no es una emergencia para un año o dos, será el reto esencial de este siglo. Esta emergencia nos obliga a una movilización para combatirla. Para nosotros es muy importante que 2021 sea el año de la creación de una coalición global para la neutralidad de carbono. Europa ya se ha comprometido con lograr una huella de carbono cero en 2050 y tenemos también a Japón y a Corea del Sur. La nueva Administración de Estados Unidos lo ha anunciado y China ha prometido la neutralidad de carbono antes de 2060… Pero necesitamos ahora una coalición global y queremos que cada empresa, cada ciudad, cada banco y cada país proponga su plan de transición para la neutralidad de carbono. Queremos que se tomen medidas para que a final de 2021 cada país plantee las contribuciones nacionales determinadas [los planes de recorte de emisiones para esta década, conocidos por sus siglas en inglés NDC] en línea con el objetivo del Acuerdo de París, en línea con el objetivo de dejar en 1,5 grados el aumento de la temperatura a final del siglo.

P. ¿Teme que la crisis económica derivada de la pandemia pueda frenar la lucha contra el cambio climático en el mundo?

R. Creo que hay que hacer exactamente lo contrario. Desafortunadamente, estamos viendo hoy que los países del G-20 en las medidas de recuperación de sus economías están invirtiendo un 50% más en actividades relacionadas con los combustibles fósiles que en las energías renovables y en la economía verde. Esto es inaceptable, porque los miles de millones de dólares y euros que se están gastando para la recuperación y el mantenimiento de las economías son préstamos que heredarán las generaciones futuras. No es aceptable que las generaciones futuras reciban un montón de deuda y que esa deuda se haya utilizado para destruir el planeta. Está claro que hay una responsabilidad moral. Lo que estamos gastando para recuperarnos de la covid debe tener al mismo tiempo como clara prioridad la inclusión, combatiendo las desigualdades, y la sostenibilidad, combatiendo el cambio climático. Si no lo hacemos estaremos cometiendo un grave crimen en nuestra relación con nuestros hijos y nietos.

“No es aceptable que las generaciones futuras reciban un montón de deuda y que esa deuda se haya utilizado para destruir el planeta”

P. Más de 100 países han anunciado hasta ahora compromisos para alcanzar la neutralidad de carbono en 2050, pero casi ninguno ha presentado sus nuevos planes para 2030, las NDC. ¿Teme que las promesas para 2050 se usen como excusa para no actualizar los planes a corto plazo?

R. No, no. Hay que hacer las dos cosas. El objetivo central de la ONU para 2021 es constituir una coalición global para la neutralidad de carbono. Y una coalición en la que todos los Estados del G-20 estén y que dé garantías de que el objetivo de 1,5 grados se consiga. Pero esa es solo la primera parte de nuestro objetivo. La segunda es garantizar que todos los Estados planteen de aquí a final de 2021, de aquí a la cumbre de Glasgow, la COP26, NDC que garanticen una reducción media de las emisiones del 45% hasta el final de la década; el objetivo para Europa debe ser del 55%. Al mismo tiempo, se deben plantear medidas concretas para llegar a la neutralidad de carbono en 2050. Y eso tiene consecuencias prácticas: hay que acabar con los subsidios a los combustibles fósiles; no se debe construir ninguna central de carbón más en el mundo y debe darse un abandono progresivo de las centrales en funcionamiento; hay que cambiar la fiscalidad; hay que instar a las instituciones financieras internacionales y a los bancos de desarrollo a que asuman compromisos para movilizar fondos privados en materia de cambio climático para los países en desarrollo.

P. Hasta la llegada de la pandemia, 2020 estaba llamado a ser precisamente el año clave para todo lo que usted dice. ¿El mundo se puede permitir perder otro año más?

R. No. Por eso 2021 es el año de la verdad en materia de cambio climático, pero también en materia de biodiversidad, porque tenemos la reunión de Kunming (China). Estamos acabando con un millón de especies en el mundo. Es inaceptable. Sobre todo cuando sabemos hoy que el 70% de las enfermedades transmisibles son de origen zoonótico. Lo que le estamos haciendo a la naturaleza está poniendo en peligro nuestra salud. Tiene que ser el año de los océanos, para acabar con la sobreexplotación de la pesca, aumentar las áreas protegidas, garantizar una reducción drástica de la contaminación química y de los plásticos, que tienen un impacto absolutamente devastador en los océanos y en nuestra salud con los microplásticos que penetran en todos los lados. 2021 tiene que ser el año de la reconciliación con la naturaleza. Nosotros estamos en guerra con la naturaleza y es una guerra suicida porque la naturaleza siempre responde y lo hace con una violencia creciente. Hay que hacer las paces entre la humanidad y la naturaleza y 2021 es el año de la verdad para hacerlo. Cambio climático, biodiversidad, océanos y los aspectos relacionados con los bosques, la degradación del suelo… Hay tantas áreas en las que debemos cambiar de rumbo si queremos un planeta en el que podamos vivir.

“Queremos que cada empresa, cada ciudad, cada banco y cada país proponga su plan de transición para la neutralidad de carbono”

P. El IPCC, los científicos que asesoran a la ONU, publicó su primer informe hace 30 años y ya indicaba la relación clara entre cambio climático y gases de efecto invernadero. Pero desde 1990 la emisión de estos gases ha aumentado más de un 60%. ¿Por qué los Gobiernos ignoran a la ciencia?

R. Creo que solo ahora estamos viendo una movilización global de la sociedad civil, y de la juventud sobre todo, con un liderazgo extraordinario. Pero también del sector privado. Hoy vemos que el sector privado está muchas veces yendo por delante de los Gobiernos y comprendiendo que si sus actividades no son sostenibles, no tienen futuro. Y entonces hay una presión creciente de la sociedad civil, del sector privado y de la juventud a los Gobiernos. Y desafortunadamente sabemos que los Gobiernos normalmente solo actúan cuando son presionados. Esta presión está creciendo y ganando una dimensión enorme. Soy muy optimista sobre la conciencia creciente de la humanidad y los Gobiernos no tienen otra alternativa que corresponder con una acción concreta en línea con lo que la comunidad científica nos pide.

P. La Unión Europea está ahora debatiendo su nuevo objetivo para 2030, su NDC, pero hay problemas con algunos países. ¿Por qué es importante que la UE presente el 12 de diciembre su nuevo objetivo?

R. El liderazgo de Europa es esencial hoy. Afortunadamente fue Europa la primera gran economía, porque muchas pequeñas economías lo hicieron antes, que adoptó el compromiso con la huella de carbono cero para 2050. Después tuvimos a Japón, a Corea del Sur, a China con un horizonte de antes de 2060, ahora tenemos a la nueva Administración de EE UU… El liderazgo de Europa es claro. Y ahora es igualmente importante para trasladar ese objetivo de 2050 a las medidas concretas e inmediatas. Para eso el compromiso europeo para reducir sus emisiones en un 55% hasta 2030 es esencial. Es un compromiso de responsabilidad de un continente que ha contribuido mucho al cambio climático pero que hoy está dispuesto a asumir el liderazgo de esta lucha. Europa tiene aquí un destino histórico y tiene que corresponder a ese destino histórico. Espero que algunos países que están poniendo algunos obstáculos comprendan que están en el lado equivocado de la historia y que se pasen al lado correcto.

P. Sostiene que Europa debe tener un objetivo de reducción de emisiones del 55% en 2030. ¿Qué objetivo debe fijarse la nueva Administración de EE UU?

R. La nueva Administración ya anunció el compromiso con la neutralidad de carbono en 2050. Espero que ese compromiso se transforme en primer lugar en la reentrada en el Acuerdo de París y en segundo lugar en la presentación de unas NDC en línea con el objetivo de la neutralidad a 2050. Tengo una gran esperanza. Las declaraciones hechas por el nuevo coordinador responsable de la acción climática, John Kerry, son muy importantes y dan una señal muy clara: EE UU quiere reasumir un liderazgo que ya tuvo en la acción climática.

“EE UU quiere reasumir un liderazgo que ya tuvo en la acción climática”

P. Pero EE UU, el mayor emisor histórico de gases de efecto invernadero, se ha movido en los últimos años en la dirección contraria. ¿Cómo ha afectado a la acción climática esta postura?

R. Es importante reconocer que en la sociedad americana, en las ciudades, en varios Estados y en las empresas ha habido un progreso importante. Por ejemplo, el nivel de emisiones de los EE UU incluso se ha reducido durante los últimos cuatro años. Sigue siendo alto, pero se ha reducido. Creo que con un Gobierno [federal] fuerte ahora la sociedad estadounidense será capaz de responder. Porque sin EE UU será imposible lograr nuestros objetivos de limitar el crecimiento de la temperatura a finales de siglo en 1,5 grados centígrados.

P. ¿Ha contactado ya con el presidente electo Joe Biden o con John Kerry?

R. Por supuesto, esos contactos están teniendo lugar. Y, por supuesto, estamos totalmente a disposición de cualquier Administración entrante para asegurarnos de apoyar plenamente los objetivos de emisiones netas cero en 2050.

P. Quedaría el otro gran actor: China. ¿Es suficiente que se comprometa a la neutralidad de carbono en 2060 o se necesita que llegue a ese objetivo antes?

R. China ha afirmado que va a conseguir la neutralidad de carbono antes de 2060. Y lo que nosotros pedimos es que sea lo más pronto posible. Hay que comprender que la economía china es una economía con un nivel de desarrollo distinto del de las europeas y norteamericana. Y el principio del Acuerdo de París es de responsabilidades comunes aunque diferenciadas. Pero es esencial que China, como India y otros países que son hoy grandes emisores, asuman una corresponsabilidad con la neutralidad de carbono y que eso se haga en una forma que permita que globalmente lleguemos a 2050 con ese objetivo de neutralidad.

Link original con el vídeo.

Esta entrevista es parte del proyecto Covering Climate Now, un consorcio mundial de más de 400 medios de comunicación creado para fortalecer la cobertura de la información climática.

 931 visitas

Read More

WTM Turismo Responsable: Certificación y Elección del Consumidor

En el marco del WTM Turismo Responsable 2020 se desarrolló el panel sobre Certificación y Elección del Consumidor con el objetivo de indagar sobre la situación actual de la certificación en turismo sostenible y cómo mejorarla. Participaron en el panel el moderador Harold Goodwin (WTM Responsible Tourism) y los panelistas: Kelly Bricher (University of Utah y miembro de GSTC), Andrea Nicholas (Green Tourism), Lee-Anne Bac (Fair Trade Tourism) y Eric Ricaurte (Green View). 

Situación actual de la certificación en turismo sostenible

Durante el panel se señaló que hay pocos negocios certificados en turismo sostenible. Kelly Bricher explica que el acceso a la certificación es difícil por costos y tiempo, especialmente para negocios pequeños. Así mismo, el reconocimiento de los certificados por parte de los consumidores es bajo.  En general, por parte de los panelistas se reconoce que es necesario involucrar a más negocios y que los consumidores conozcan sobre lo que significa estar certificado.

Por su parte, Eric Ricaurte resalta que cuando una certificación es buena, debe ser fuerte, es decir debe: 

  1. Ser reconocida: su logo y nombre debe ser capaz de transmitir lo que representa.  
  2. Estandarizar: tener un lenguaje común que permita identificar las mejores prácticas y ser consistente.
  3. Tener una estructura definida que ayude a saber por dónde empezar.
  4. Buscar generar impacto significativo en temas relevantes (Por ejemplo, cambio climático, derechos humanos). 

Las certificaciones permiten mostrar a los inversionistas, que la compañía evalúa sus riesgos y oportunidades en sostenibilidad y los gestiona. Los sellos y certificaciones de turismo sostenible no siempre son exigidos por el consumidor, pero muchas veces el cliente y el consumidor son distintos. El cliente corporativo si demanda que las empresas que contrata cumplan con ciertos estándares.

Sobre algunas certificaciones existentes 

Lee-Anne Bac de Fair Trade Tourism explicó que esta certificación surgió en Sudáfrica como un medio para lograr posicionar el turismo sostenible en África. El proceso de certificación bajo este estándar es exigente, por lo que algunos negocios no están dispuestos a llevar todo el proceso a cabo. A veces el negocio solo es fuerte en uno de los aspectos y para estar certificado debe cumplir con todo.  Por otra parte, Lee-Anne comenta que Fair Trade Tourism tiene la ventaja que es una marca en la que los consumidores creen. Un desafío para ellos es lograr identificar si la certificación genera mejores ventas a las empresas. Normalmente, los negocios reciben más reservas después de la certificación, pero no pueden asegurar que haya una relación directa. 

Por su parte Andrea Nicholas habló de Green Tourism, una certificación del Reino Unido.  Ésta es una herramienta que ofrece un marco y un proceso para que los negocios sepan por dónde empezar, reciban consejos y apoyo. Algo que los distingue es que otros procesos de certificación hacen una inspección cada año o dos años, mientras que Green Tourism ofrecen un proceso de mejoramiento continuo en línea, con planes de acción y acompañamiento. Además, cuentan con redes para hacer benchmarking y compartir los logros y avances con otras empresas similares. Por otra parte, pueden asegurar que esta certificación les ha permitido a los negocios incrementar sus ingresos, ya que el sector público en Reino Unido exige este tipo de certificaciones para contratar.

Fair Trade Tourism y Green Tourism son certificaciones que funcionan bien en sus lugares de origen. En Asia hay otras, el resto de Europa y Estados Unidos funcionan otras. Es importante tener en cuenta que el Consejo Global de Turismo Sostenible  (GSTC, por sus siglas en inglés) establece y gestiona los estándares mínimos de sostenibilidad en el turismo a nivel mundial. GSTC avala a organismos certificadores que utilizan los criterios GSTC, para que éstos certifiquen a las empresas que cumplen con los estándares y les dan su propio sello. Aunque no todos los organismos certificadores están avalados por GSTC. 

La comunicación es clave de la certificación

Entre los diferentes certificados que existen y que la mayoría de los consumidores desconocen sobre lo que realmente representan estos sellos, es importante que los negocios certificados comuniquen sus logros en materia de sostenibilidad. El sello se convierte en un respaldo de las acciones que se cuentan. 

Así mismo, se señaló que la comunicación de doble vía ayuda a mejor continuamente. Los consumidores pueden dar retroalimentación de lo que se puede mejorar y unas felicitaciones pueden ser motivantes. Se debe contar con espacios para que los viajeros se puedan expresar.  

Reflexiones finales

Dentro del panel surgió la discusión sobre si es más fácil identificar buenas prácticas laborales que ambientales. Lee-Anne comentaba que al estar en el lugar es más fácil preguntarles a los empleados sobre cómo eran tratados, que sobre indicadores ambientales. Sin embargo, concuerdo con Harold Goodwin en que es difícil saber si las personas son tratadas adecuadamente. En medio de unas vacaciones o viaje de trabajo, no todos tenemos la misma empatía para que al cruzarnos con la camarera le preguntemos cómo la tratan en el hotel y obtener una respuesta sincera, además de haber barreras idiomáticas y culturales. 

Hasta que no conocí del movimiento en España de Las Kelly (las que limpian) no dimensionaba las condiciones laborales de las camareras de los hoteles. Quizás por esto, porque hay muchos temas que ignoramos, es que debemos seguir impulsando las certificaciones. La tarea de la sostenibilidad no solo les corresponde a las empresas. Los consumidores debemos aprender más sobre sostenibilidad y motivar a que más negocios implementen prácticas sostenibles. La certificación permite que haya menos Greenwashing y nos permite confiar que una tercera parte experta verificó que se cumplen con los criterios de sostenibilidad. Entre más conozcamos, mejor podremos saber si los certificados son solo un sello en un papel o la empresa efectivamente está trabajando para mejorar continuamente.

 931 visitas

Read More

Newsletter

Recibe nuestro boletín con las últimas noticias en turismo y sostenibilidad.