El Delta del Ebro: un milenario pacto de paz y armonía entre tierra y agua amenazado por el hombre

El Delta del Ebro es la región del río Ebro localizada al suroeste de la provincia de Tarragona en Cataluña, España. Está situada sobre el mar Mediterráneo, y es el punto más septentrional del golfo de Valencia. Con una superficie de 7700 hectáreas, el delta del Ebro es la zona húmeda más grande de Cataluña y una de las más importantes de Europa occidental detrás del parque regional de la Camarga en Francia y del Parque Nacional de Doñana en el sur de España.

Patrimonio de la Humanidad

Ya el solo hecho de que sea parte del Patrimonio de la Humanidad, indica la singularidad y la maravilla natural del lugar. Aquí, tierra y mar se encuentran en una intersección de aguas saladas, salobres y dulces, tierras y arenas, pantanos y estanques, lagunas e increíbles extensiones de aguas sumergidas, arrozales y estrechos pasillos para cruzar y visitar estos espacios infinitos respetando su fauna y flora. Además, hasta ahora, la actividad humana en el Delta del Ebro ha sido verdaderamente el huésped insertado con cautela y diligencia en su hábitat natural.

Afortunadamente, además del reconocimiento de la Unesco, el parque del Ebro también forma parte de figuras protegidas, como:

  • Parque Natural:  espacio natural con características biológicas o paisajísticas especiales en el que se pretende garantizar su protección.
  • Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA): una categoría de área protegida catalogada por los estados miembros de la Unión Europea como «zonas naturales de singular relevancia para la conservación de la avifauna amenazada de extinción».
  • Zonas Especiales de Conservación (ZEC): áreas de gran interés medioambiental para la conservación de la diversidad, las cuales han sido designadas por los estados miembros de la Unión Europea para integrarse dentro de la Red Natura 2000.

Reconocido, por tanto, que esta particularidad naturalista debe ser protegida y tutelada, hay un problema mayor que va más allá de los límites de la protección humana: una vez más la crisis climática está dañando gravemente todo el ecosistema del parque del Ebro.

A continuación, presentamos algunas de las consecuencias, visibles e invisibles, inmediatas y de largo plazo, que la crisis climática está ocasionando en toda la zona mediterránea.

¿Erosión natural del delta o crisis climática?

Actualmente, instalaciones de grandes presas hidroeléctricas en el cauce del río Ebro han frenado el crecimiento del Delta. La erosión marina es mayor a los sedimentos depositados por el río, contribuyendo así a la desaparición de muchos metros de tierra y favoreciendo el retroceso del Delta.

A estos problemas habría que añadir el hundimiento de la zona del delta, la intrusión salina, la introducción de especies foráneas, la problemática de nuevos trasvases, la disminución del caudal del río Ebro, los contaminantes acumulados en el pantano de Flix, la presencia en especies invasoras como el cangrejo azul, etc…

Si admitimos que la crisis climática tiene un origen antrópico, debemos aceptar que sus consecuencias también. No podemos asistir a la desaparición del Delta del Ebro atribuyéndolo a una “causa natural”, una especie de darwinismo geográfico. El sistema dinámico de la plataforma deltaica ha sido alterado por la acción del ser humano, por lo que no es de recibo atribuir su retroceso a la dinámica natural. Por ello, hay que poner en marcha un plan de acción urgente que garantice la recuperación de los aportes y frene la desaparición del Delta.

Arroz, mejillones, ostras y almejas

Recordemos que, además de su valioso patrimonio natural, el Delta acoge también una intensa actividad económica entre la que destaca la producción agrícola con más de 150.000 toneladas anuales de arroz (el arroz del Delta del Ebro es un producto DOP -Denominación de Origen Protegida – y un 65% de la superficie del Delta del Ebro se dedica al cultivo del arroz), una floreciente acuicultura de la ostra y el mejillón, y está experimentando un importante auge del turismo de naturaleza, gastronomía y ocio activo.

La subida del nivel del mar pone en una situación de vulnerabilidad al Delta del Ebro debido a la poca elevación del terreno, al hundimiento natural y a la disminución de la entrada de sedimentos. El incremento del nivel del mar induce a la inundación costera y a la salinización del suelo. El aumento de la concentración de sal del suelo afecta directamente a la producción de arroz, provocando pérdidas cada vez mayores en las cosechas.

Por otro lado, el fondo de la Bahía del Fangar está cubierto de praderías de algas que convierten este ecosistema en un lugar muy fértil y en el origen de su gran diversidad biológica. Estas aguas son ricas en nutrientes y alimentan la gran concentración de algas planctónicas, base de la cadena trófica tanto de la Bahía del Fangar como de Alfacs. Estas condiciones son inmejorables para el cultivo de los reputados mejillones, así como de las apreciadas ostras rizadas y de las almejas.

La falta de sedimentos que llegan del río frena el crecimiento del mejillón, un hecho que se agrava con una primavera de lluvias y temperaturas suaves. A esta preocupación se suman los daños que provocan en el sector los depredadores, tanto los habituales, como las doradas y los sardos, o como el cangrejo azul, que consigue cortar y atravesar las redes de protección de los viveros y comerse los mejillones y las ostras, y la muerte de las crías cuando las temperaturas se disparan en verano.

La arena y los sedimentos del río hace años que provocan tapones en la bocana de las bahías. El agua no se renueva «como toca» y el problema, a diferencia de otros países, no se soluciona. Con la bocana colapsada, la temperatura del agua aumenta más, mueren algunas crías y se genera «un efecto dominó» que acaba matándolas todas. El Delta es ya una reivindicación histórica, y Miguel Carles, presidente de la federación de productores del Delta, FEPROMODEL, insiste en la necesidad de crear elementos como son los trabucadores. «Aquí tenemos la peor gestión de un delta, comparado incluso con África», ha sentenciado.

Quiero agradecer especialmente a Mercè Mariano Geira, mi guía personal en el Delta y principal fuente de inspiración y noticias.

 370 visitas

Read More

Los viajes literarios y su contribución a la sostenibilidad turística

El turismo cada vez está más diversificado. Somos conscientes de que en España aún prima el “sol y playa”, pero es un hecho que la oferta turística está siendo más variada y que se encuentra enfocada a conseguir la tan ansiada desestacionalización.

Dentro de los tipos de turismo se encuentra el cultural, que aboga por el conocimiento de las costumbres, historia ycomunidades de una determinada localidad. Suelen tratarse de viajes de 3 o 4 días y el visitante tiene un gran afán por aprender y enriquecerse culturalmente.

Conectar la ficción con la realidad

El turismo literario es uno de los subtipos del turismo cultural. Puedes optar por recorrer escenarios que has leído en tu libro favorito o conocer los lugares en los que estuvo o vivió el/ la autor/a.

Los amantes de este tipo de turismo buscan una conexión entre esa ficción y el mundo real, y vivir de forma tangible las aventuras que han devorado a través de los libros.

Los viajes literarios son muy especiales, no solo puedes adentrarte en las historias escritas, sino que puedes aprender valiosas lecciones de historia y comprender mejor el mundo que te rodea.

Se buscan sensaciones, paseos, sentarse en los mismos bancos que esos personajes o en ese rincón junto a la ventana de aquella cafetería.

El turismo literario no solo es singular por lo ya comentado, sino que brinda oportunidades únicas de desarrollo a las comunidades rurales. Existen ejemplos de pueblos literarios que, gracias a las letras, se han hecho un hueco en el mapa de los viajeros más curiosos.

Brieva (Segovia), Caleruega (Burgos), Lois y Montaña de Riaño (León), Alba de Tormes (Salamanca), Salduero (Soria), Paredes de Nava (Palencia), Langa (Ávila) o Calonge i Sant Antoni (Girona), son algunos de ellos.

Es innegable la transversalidad del turismo literario y es una gran apuesta en la lucha contra la despoblación o la “España vacía”. Alojamientos, restauración, guías, pequeños comercios, casas-museo, empresas de transporte, etc. pueden beneficiarse ampliamente de este tipo de turismo.

Además, el turista literario suele ser alguien sensible, respetuoso y que valora el lugar que visita. Quiere satisfacertanto su bienestar físico como su curiosidad. Por tanto, forma parte de ese turismo de calidad que queremos atraer a nuestro país.

Cabe destacar iniciativas como la de Mi pueblo lee, una asociación que promueve la celebración de festivales literarios en distintos pueblos de la geografía española. El último tuvo lugar el pasado mes de noviembre en Marcilla, Navarra.

Las librerías son lugares mágicos

El turismo literario también incluye el turismo de librerías. El perfil del turista es muy similar, solo que más bibliófilo. Más de uno habrá sentido aquello de entrar en una librería con encanto y de repente trasladarte a otro mundo.

Pueblos como Urueña (Valladolid), Bellprat (Barcelona), Cervera (Lérida), Montblanc (Tarragona), Pobla de Segur (Lérida), La Escala (Girona), forman parte de la Red de Villas del Libro en España. Lugares pintorescos y llenos de historia que harán las delicias de los amantes de los libros.

El turismo, la literatura y los pueblos forman un tándem perfecto por el que vale la pena apostar y que beneficia a las tres dimensiones del desarrollo sostenible (social, medioambiental y económica).

¿Te animas esta primavera a visitar alguno de estos lugares únicos?

 370 visitas

Read More

Pensar el futuro con el turismo como espejo de una sociedad desigual

Inundaciones históricas en Nueva York, picos de calor alcanzando los 47°C en España, plagas de langostas en el este de África, corrimientos de tierra en Japón… Mientras las catástrofes climáticas asolaban el planeta el verano pasado, y que por primera vez en 3 décadas aumentaba la tasa de pobreza, debido a las consecuencias de la crisis sanitaria de Covid-19, asistíamos a nuevos progresos que alcanzaban a las estrellas en la industria del turismo, específicamente con el inminente despegue de varios millonarios en el espacio. Una crisis sanitaria, sí, pero también una crisis social, y el turismo es un excelente espejo de esta sociedad desigual, más marcada que nunca. Mientras pensamos en el futuro ¿hacia dónde nos dirigimos? ¿Eco-conciencia o ego-progreso?

Covid-19: Aumento de la desigualdad

El mundo se ha detenido literalmente, pero la desigualdad se ha acelerado y ampliado. Esta crisis sanitaria ha sido testigo de la división de nuestra sociedad, entre los que han podido respirar y los que se han apretado el cinturón, los que se han enriquecido y los que lo han perdido todo. Una dura realidad ante la que se promueve la resiliencia y la solidaridad con la esperanza de recuperarse de esta crisis global.

Entre los diversos conflictos, las catástrofes climáticas y las consecuencias económicas y sanitarias de la pandemia del Covid-19, asistimos a una superposición de crisis que nos lleva a los llamados escenarios catastróficos a nivel económico, político, social y medioambiental.

Según un informe del Grupo del Banco Mundial, el número de nuevos pobres atribuibles a la pandemia de Covid-19 en 2020 será de entre 119 y 124 millones de personas. Y mientras tanto, unos 50.000 clientes potenciales están dispuestos a gastar un mínimo de 200.000 dólares en un viaje al espacio. Mientras las catástrofes climáticas son cada vez más frecuentes y se pide a los países que adopten medidas preventivas y correctivas, constatamos que una sola empresa privada emite más emisiones de CO₂ para enviar a 4 personas a observar nuestro planeta en gravedad cero durante 10 minutos que mil millones de personas pobres en toda su vida. ¿El turismo, especialmente el espacial, es por tanto un
verdadero espejo de estas extravagancias desiguales?

El turismo como espejo de la sociedad

Nuestra sociedad amplía cada vez más las diferencias entre las distintas clases sociales, lo que da lugar a conflictos de intereses y focos de atención igual de diversos. Esto se refleja explícitamente en el turismo, tanto en la oferta como en la demanda. El número de turistas que involucran su consumo en la lógica de sostenibilidad está aumentando, en consonancia con una cierta concienciación medioambiental y social, en paralelo al crecimiento de iniciativas y proyectos en la misma dirección.

Pero, paradójicamente, también nos enfrentamos a una cierta amenaza ecológica, la de la aparición del turismo espacial, que representaría un mercado de 10.000 millones de dólares en 2030. El turismo permite ver estas grandes diferencias de producción y consumo dentro de un mismo sector de actividad, como un espejo mágico que revelara la verdad sobre nuestra sociedad.

¿Ego-progreso o eco-conciencia?

Para alcanzar las estrellas, se ha activado una verdadera máquina de ego-progreso; con la inauguración de un hotel espacial por parte de la empresa Orbital Assembly Corporation, prevista para 2027, sesiones de formación para preparar a los civiles física y mentalmente para una estancia en el espacio, propuestas por el proyecto Orbite del francés Nicolas Gaume, así como la voz inspiradora de Richard Branson, fundador de Virgin Galactic: “Espero realmente que millones de niños de todo el mundo se sientan cautivados e inspirados por la posibilidad de ir al espacio algún día.” Y una increíble paradoja para la concienciación medioambiental expresada por la entrenadora de astronautas Beth Moses: “Fui consciente de que la Tierra era algo precioso y hermoso, muy debajo de mí, y también
eres consciente de la majestuosidad del planeta.”

Pero, ¿es realmente esta la dirección que queremos tomar para nuestro planeta? Estas iniciativas marcan ya un punto de ruptura en la creciente conciencia ecológica en la que evolucionamos como ciudadanos, dando la impresión de vivir en dos realidades distintas. Sí, como recordatorio, habrá que producir menos cantidad CO₂ al año de aquí a 2050 para
alcanzar el objetivo fijado por el Acuerdo de París, pero al mismo tiempo y en el mismo planeta, 600 personas de 58 países esperan pacientemente su turno para alcanzar las estrellas a bordo de una actividad que emite casi 11,5 toneladas de dióxido de carbono, incluyendo el coste climático de todas las actividades auxiliares necesarias para lograr el vuelo.

“El futuro no es lo que va a pasar, sino lo que vamos a hacer” – Henri Bergson

En conclusión, se revela una cierta impotencia al ver esta desmesurada prisa por progresar a pesar del bienestar de otros miles de millones de personas en el planeta Tierra. Pero no olvidemos que renunciar no forma parte del léxico del desarrollo sostenible. Porque si un puñado de personas mira hacia las estrellas, el resto mantiene los pies en el suelo para emprender el turismo de forma diferente y viajar de otra manera.

 370 visitas

Read More

Educación medioambiental: La semilla que plantamos hace 50 años, ¿empieza a florecer?

Durante años se han ido haciendo cientos de proyectos dirigidos a los jóvenes con el objetivo de conseguir un futuro con una población concienciada sobre los efectos negativos que tiene cada acto incívico que cometemos. Hoy en día el 80% de los jóvenes se preocupa por el medio ambiente, y busca destinos que sean respetuosos. ¿Es esto suficiente?

El comportamiento de la población indiscutiblemente ha cambiado. Todos esperábamos que nos dieran indicaciones sobre cómo hacerlo, pero finalmente empezamos a tomar la iniciativa, porque, si quieres un cambio, debes de empezarlo tú.

Desde entonces se ha centrado todo el esfuerzo en una educación para el futuro, como es el caso del exitoso proyecto Trashhack, una campaña mundial para disminuir la generación de residuos y aprender a reciclar de manera correcta, o ReCiBa, un programa que nació en Chile y que se extiende rápidamente por toda Sudamérica.

¿Qué resultados hemos conseguido y cómo beneficia esto al turismo?

Es cierto que, por ambas partes, empresas y particulares, se debía hacer un cambio. No podíamos pretender reducir nuestra huella si sólo teníamos acceso a establecimientos con repisas llenas de envases de plástico.

Y en este tiempo de incertidumbre sólo los más valientes se atreven a viajar. Y estos valientes son los que aman los productos sostenibles y los destinos comprometidos con el medio ambiente.

Según este artículo,  “el ‘Informe Juventud en España 2020’, elaborado por el INJUVE a jóvenes de entre 14 y 29 años, el 76% de los encuestados presenta mayor sensibilidad hacia políticas y actitudes medioambientalistas”. (Podéis encontrar más datos de otros países en este artículo de la revista Magisterio.)

Estos son los clientes que buscan las empresas del turismo del futuro; y estos clientes buscan un sector que ofrezca “una mayor conciencia por los impactos en el destino”, como afirma Lluís Garay, doctor en Economía y profesor del Máster Universitario en Turismo Sostenible y TIC de la Universitat Oberta de Cataluña (UOC), en esta pequeña entrevista para El País.

Entonces, ¿qué hay de las empresas?

Dejando de lado la responsabilidad social corporativa, la reformulación de los negocios es esencial para adaptarse a la demanda que se nos viene. Muchas empresas llevan luchando años por este tipo de turismo; lo que antes era una opción, actualmente es una necesidad. Empresas como México Lindo Cooking, Esfera Viva o True Spirit se esfuerzan por seguir estas directrices y conseguir sus objetivos sostenibles.

Sin embargo, no son tantas como nos gustaría, o como sería de esperar. Sí que es cierto que Europa encabeza la lista aún con objetos a mejorar, pero quedan muy lejos más de la mitad del resto de países que tenemos en el mundo.

De la desesperación, a la acción: el Turismo Regenerativo

El turismo puede ser una herramienta positiva para el medio ambiente, incluso llegando al punto de promover el turismo regenerativo: un turismo que ya no solo trabaja por no dejar huella negativa en el territorio, sino que apuesta por mejorar el destino a través de la experiencia turística.

Todos los agentes estamos en continua búsqueda de un turismo que sea parte de la solución a los problemas medioambientales y sociales que vivimos actualmente. Aun así, sigue siendo un semillero.

La educación ambiental en el sector turístico no tiene un fin, mientras la vida humana siga su curso. Seguir sembrando, como cualquier granjero con sus tierras, para que sigamos viendo florecer resultados con cada primavera.

Os dejo un artículo de #EA26, que con los años que tiene, sigue haciéndonos reflexionar sobre el turismo y la educación ambiental.

 370 visitas

Read More

El rejuvenecimiento de los caminos de peregrinación en Europa

Las rutas culturales y los caminos de peregrinación no son nuevos, pero con la actual situación pandémica están cobrando un renovado auge. Las personas buscan cada vez más la oportunidad de pasar tiempo al aire libre para reconectarse con la naturaleza y consigo mismo. En este contexto, los caminos de peregrinación e itinerarios culturales satisfacen varias motivaciones, ya sea para aquellas personas religiosas que para aquellas en busca de bienestar físico, mental y espiritual.

En el año 1987 el Consejo de Europa lanzó el programa de los itinerarios culturales europeos con la Declaración de Santiago de Compostela. En esa ocasión, el primer itinerario en recibir la certificación fue justamente el Camino de Santiago, símbolo de la identidad cultural europea desde la edad media. Como dijo alguna vez Goethe, “Europa se hizo en el camino de Santiago de Compostela”.

Los itinerarios culturales ponen en práctica los valores del Consejo de Europa: derechos humanos, diversidad cultural, diálogo intercultural e intercambios mutuos a través de las fronteras. Actualmente son más de 40 los itinerarios certificados y abarcan una amplia variedad de temas, desde la arquitectura y el paisaje, las influencias religiosas, la gastronomía y el patrimonio inmaterial hasta las principales figuras del arte, la música y la literatura europea.

Caminos de peregrinación

Los caminos de peregrinación tienen la particularidad de estar inspirados por una vocación religiosa, que en general involucra visitar un sitio sagrado o cumplir una penitencia. La mayor parte de las religiones prevé algún tipo de peregrinación. Entre los sitios más importantes se encuentran Roma y el Vaticano para los católicos, La Meca para la religión islámica y Jerusalén donde confluyen el judaísmo, cristianismo e islamismo.

Se puede decir que la peregrinación es el antecedente del moderno fenómeno del turismo. Sin embargo, con el tiempo, las motivaciones para emprender el viaje han ido cambiando y hoy en día podemos hablar de peregrinación secular o espiritual, además de religiosa. Según la profesora Noga Collins-Kreiner de la Universidad de Haifa (Israel), el fenómeno de peregrinación está en una fase de “rejuvenecimiento” ya que está perdiendo algunas de sus características originales (como la motivación puramente religiosa) y está adquiriendo nuevas características, como la dimensión personal de la espiritualidad.

El fenómeno de peregrinación está en una fase de rejuvenecimiento ya que está perdiendo algunas de sus características originales y está adquiriendo nuevas características

Noga Collins-Kreiner

¿Cuál es la diferencia entre peregrinos y caminantes?

Generalmente los términos peregrino o caminante se usan de manera indistinta, aunque la diferencia esté en la motivación para emprender el viaje. Mientras que los peregrinos tienen una motivación religiosa y lo hacen cumpliendo con una tradición prevista por una institución como la Iglesia, otras personas lo hacen por motivaciones personales, que involucran por ejemplo la oportunidad de encontrarse a sí mismos y conectarse con la naturaleza y el entorno. Estas motivaciones se pueden considerar espirituales, ya que se refieren a la búsqueda de una transformación personal y un sentido a la propia existencia más allá de la vida cotidiana.

Asimismo, muchas personas emprenden un viaje lento, a pie o en bicicleta, buscando conocer nuevos territorios, aprender sobre la historia y cultura local, conocer nuevas personas y recuperar un equilibrio psicofísico, sobre todo después del confinamiento producto de la pandemia. 

Así es como las diferencias entre peregrino y caminante se están difuminando y el significado de espiritualidad se está volviendo más neutro, para incluir la apreciación del patrimonio natural y cultural como parte de un viaje espiritual, donde la dimensión religiosa es una de las posibles motivaciones del peregrino contemporáneo.

Los caminos como oportunidad de desarrollo local

Estos itinerarios son a su vez una poderosa herramienta de desarrollo local, ya que dinamizan las oportunidades económicas en las áreas rurales que atraviesan, y son un incentivo para valorizar el patrimonio natural y cultural por parte de la población local.

Los caminos favorecen la creación de redes de actores entre distintos sectores a nivel local, regional y transnacional, ya que atraviesan distintos territorios, contribuyendo al diálogo intercultural y la cooperación interregional que promueven el Consejo de Europa y la Unión Europea.

Sin embargo, esta oportunidad es a su vez un desafío importante que enfrentan los caminos, ya que deben coordinarse los distintos niveles de gestión para que la experiencia que vive el peregrino o caminante sea homogénea más allá de las particularidades de cada territorio.

El Camino de Santiago: ejemplo emblemático

El camino de Santiago es uno de los caminos de peregrinación más emblemáticos y un modelo a seguir por otros itinerarios culturales por su alto nivel de coordinación entre los actores políticos, religiosos y privados alrededor del camino.

Tiene sus orígenes en el siglo IX cuando la tumba del Apóstol Santiago fue descubierta en Galicia y se convirtió en uno de los caminos de peregrinación más importantes de la Edad Media. En los últimos años ha visto un aumento constante en el número de peregrinos y antes de la pandemia alcanzó los 300.000 peregrinos al año.

En particular, los jubileos o años sagrados de 1993 y 1999 marcaron un hito, ya que su organización involucró el trabajo conjunto entre el gobierno nacional, la región de Galicia, otras regiones autónomas españolas y la Iglesia Católica, contribuyendo al posicionamiento de Santiago de Compostela como meca cultural de Europa. De hecho, en el año 2000 la ciudad obtuvo el reconocimiento como Capital Europea de la Cultura.

Entre las acciones que se desarrollaron en esos años se cuenta la puesta en valor de la infraestructura del camino, de los edificios históricos y el establecimiento por parte de la Xunta de Galicia de la red de albergues de peregrinos a lo largo de los varios caminos que se dirigen a Compostela. Esta importante inversión del gobierno regional contribuyó a generar un efecto multiplicador de empleos y actividades económicas, así como a renovar el orgullo de los habitantes de los pueblos atravesados por los caminos.

Via Francigena: siguiendo los pasos de Santiago

Un camino de peregrinación que busca seguir los pasos de Santiago es la Vía Francigena, que atraviesa 1800 km desde Carterbury (Inglaterra) a Roma, siguiendo el recorrido que realizó el arzobispo Sigeric en el año 990 d.C. para reunirse con el papa Juan XV y recibir la investidura del palio.

La Vía Francigena recibió el reconocimiento como Itinerario Cultural del Consejo de Europa en 1994 y desde entonces cada año aumenta la cantidad de peregrinos y caminantes que emprenden el viaje, llegando a 40.000 personas en 2015. Este año la asociación europea que gestiona el camino cumplió 20 años y lo celebró con la iniciativa “Road to Rome”, caminando con varios seguidores toda la ruta que ahora llega hasta Santa María de Leuca en la región de Puglia, desde donde por mar se puede llegar a Jerusalén, meta última de la peregrinación.

En Italia la Vía Francigena es considerada un ejemplo a seguir, ya que ha logrado establecer un modelo de gobernanza a varios niveles con la asociación europea que coordina los más de 180 miembros en los 4 países que atraviesa la ruta. En particular, la región Toscana por donde pasa la ruta, identificó en los caminos la oportunidad de promover las áreas internas menos conocidas de la región. El gobierno regional realizó una importante inversión en infraestructura, valorización y promoción y recientemente promulgó una ley específica sobre el tema, la cual contribuye a alinear las acciones de los diversos actores.

Futuro de los caminos e itinerarios culturales

El viaje exterior e interior que viven aquellos peregrinos, caminantes o viajeros que emprenden el recorrido constituye una experiencia transformadora que contribuye a reestablecer el equilibrio físico, mental y espiritual tan necesario en estos tiempos pandémicos.

Las nuevas redes que se están creando en torno a caminos nuevos o existentes incluyen caminos religiosos (como la red de los sitios de San Miguel en Europa) históricos (como la Línea Gótica o la Vía de la Lana y de la Seda) y de sensibilización (como el Camino por las tierras transformadas).

El auge que están experimentando hoy en día las rutas culturales y los caminos de peregrinación representa una oportunidad de revitalización para los territorios rurales que atraviesan, incentivando a los actores locales, regionales y transnacionales a trabajar en una óptica de red, colaborando en su gestión y promoción. Proyectos europeos como el reciente rurAllure se proponen contribuir a este proceso, expandiendo los beneficios de los caminos a otras zonas rurales cercanas.

Referencias:

Noga Collins-Kreiner (2016) The lifecycle of concepts: the case of ‘Pilgrimage Tourism’, Tourism Geographies, 18:3, 322-334

Michael A. Di Giovine & Jaeyeon Choe (2019) Geographies of religion and spirituality: pilgrimage beyond the ‘officially’ sacred, Tourism Geographies, 21:3, 361-383

Gusmán    I.,Lopez    L.,    González,    R.    C.    L.,Santos    X.M. (2017),    The    Challenges    of    the    First    European    Cultural    Itinerary:    the    Way    of    St. James. Almatourism Special    Issue    N.    6

Donn James Tilson PhD and KHS and APR and Fellow PRSA (2005) Religious-Spiritual Tourism and Promotional Campaigning: A Church-State Partnership for St. James and Spain, Journal of Hospitality & Leisure Marketing, 12:1-2, 9-40

 370 visitas

Read More

Newsletter

Recibe nuestro boletín con las últimas noticias en turismo y sostenibilidad.