Véneto, una región italiana para (re)descubrir, entre rutas de peregrinación y antiguos balnearios termales

Padua y Montegrotto Terme acogieron la conferencia internacional de rurAllure, el proyecto europeo Horizon 2020 dedicado a la promoción de itinerarios culturales.  

Los días 27 y 28 de enero de 2022, la Universidad de Padua acogió en su sede a investigadores y profesores de universidades, instituciones y organizaciones de toda Europa para debatir soluciones innovadoras para el relanzamiento del turismo en la fase post-covid , poniendo el acento en el patrimonio rural a lo largo de las principales rutas culturales y de peregrinación, desde el Camino de Santiago a la Via Francigena, hasta las otras “Vias Romeas” (la Via Romea Strata y la Romea Germanica), que atraviesan el centro-este de Europa en dirección a Roma, incluyendo también el viaje de Saint Olav en Noruega y el de Maria Ut en Transilvania.

Se trata de la segunda reunión internacional de los socios de rurAllure, que en Septiembre de 2021 celebraron el Congreso Internacional sobre “Promoción del Patrimonio Cultural y de los Museos en el Contexto Rural” en Vila do Conde, Portugal.

La puesta en valor de la riqueza cultural es el eje del proyecto rurAllure de tres años de duración, financiado por la Unión Europea y coordinado por la Universidad de Vigo, España. El proyecto realiza un mapeo digital de los puntos de interés a lo largo y en las cercanías de las rutas de peregrinación para resaltar el patrimonio literario, termal, etnográfico y natural y enriquecer la experiencia del viajero lento. Después de todo, los peregrinos son un objetivo importante para el turismo en la era post-Covid, dado el creciente interés por las actividades al aire libre y el auge del turismo sostenible.

“El proyecto nace del éxito del famoso Camino de Santiago -explica Martín López, investigador de la Universidad de Vigo y coordinador de rurAllure- que nos hizo entender cómo la experiencia del peregrino puede ser más completa y no limitarse al simple desplazamiento entre dos puntos geográficos”.  “La puesta en valor del patrimonio cultural, presente de forma generalizada y multifacética en contextos rurales, representa una oportunidad extraordinaria para el conocimiento de áreas a menudo vistas como de menor importancia – agrega Paola Zanovello, Profesora Asociada de Arqueología de la Universidad de Padua. Montegrotto, que con el cercano Abano Terme constituye el corazón de los balnearios termales de memoria milenaria, es también una entrada privilegiada al territorio protegido del Parque Regional de las Colinas Euganeas, que desde 2012 se ha adherido a la federación EUROPARC y ha obtenido oficialmente la Carta Europea de Turismo Sostenible”.

Quince socios de rurAllure de seis países (España, Italia, Portugal, Noruega, Hungría y Eslovaquia) participaron en el encuentro de forma presencial y en modalidad virtual, con numerosas oportunidades de networking, como la rueda de prensa, las visitas guiadas al Museo del Termalismo Antiguo y del Territorio y a una de las zonas arqueológicas de Montegrotto Terme.

Termalismo, territorio y caminos son tres palabras clave para esta zona de la región del Véneto en Italia, con sus Colinas Euganeas – los 15 municipios de la provincia de Padua que se extienden por más de 18.000 hectáreas entre los ríos Bacchiglione y Adige – y con la Via Romea Strata, que, con sus 1.400 km, es una de las tres rutas históricas de peregrinación que conducen a Roma. En concreto, la presencia del agua termal que fluye de forma natural a lo largo de las tres vías hacia Roma está en el centro de la investigación realizada por la Universidad de Padua, IUAV Venecia y UAM Madrid junto con la Asociación Europea delle Vie Francigene y la Fundación Homo Viator.

Para más información sobre el proyecto rurAllure contactar a Simona Spinola – simona.spinola@viefrancigene.org

 161 visitas

Read More

El rejuvenecimiento de los caminos de peregrinación en Europa

Las rutas culturales y los caminos de peregrinación no son nuevos, pero con la actual situación pandémica están cobrando un renovado auge. Las personas buscan cada vez más la oportunidad de pasar tiempo al aire libre para reconectarse con la naturaleza y consigo mismo. En este contexto, los caminos de peregrinación e itinerarios culturales satisfacen varias motivaciones, ya sea para aquellas personas religiosas que para aquellas en busca de bienestar físico, mental y espiritual.

En el año 1987 el Consejo de Europa lanzó el programa de los itinerarios culturales europeos con la Declaración de Santiago de Compostela. En esa ocasión, el primer itinerario en recibir la certificación fue justamente el Camino de Santiago, símbolo de la identidad cultural europea desde la edad media. Como dijo alguna vez Goethe, “Europa se hizo en el camino de Santiago de Compostela”.

Los itinerarios culturales ponen en práctica los valores del Consejo de Europa: derechos humanos, diversidad cultural, diálogo intercultural e intercambios mutuos a través de las fronteras. Actualmente son más de 40 los itinerarios certificados y abarcan una amplia variedad de temas, desde la arquitectura y el paisaje, las influencias religiosas, la gastronomía y el patrimonio inmaterial hasta las principales figuras del arte, la música y la literatura europea.

Caminos de peregrinación

Los caminos de peregrinación tienen la particularidad de estar inspirados por una vocación religiosa, que en general involucra visitar un sitio sagrado o cumplir una penitencia. La mayor parte de las religiones prevé algún tipo de peregrinación. Entre los sitios más importantes se encuentran Roma y el Vaticano para los católicos, La Meca para la religión islámica y Jerusalén donde confluyen el judaísmo, cristianismo e islamismo.

Se puede decir que la peregrinación es el antecedente del moderno fenómeno del turismo. Sin embargo, con el tiempo, las motivaciones para emprender el viaje han ido cambiando y hoy en día podemos hablar de peregrinación secular o espiritual, además de religiosa. Según la profesora Noga Collins-Kreiner de la Universidad de Haifa (Israel), el fenómeno de peregrinación está en una fase de “rejuvenecimiento” ya que está perdiendo algunas de sus características originales (como la motivación puramente religiosa) y está adquiriendo nuevas características, como la dimensión personal de la espiritualidad.

El fenómeno de peregrinación está en una fase de rejuvenecimiento ya que está perdiendo algunas de sus características originales y está adquiriendo nuevas características

Noga Collins-Kreiner

¿Cuál es la diferencia entre peregrinos y caminantes?

Generalmente los términos peregrino o caminante se usan de manera indistinta, aunque la diferencia esté en la motivación para emprender el viaje. Mientras que los peregrinos tienen una motivación religiosa y lo hacen cumpliendo con una tradición prevista por una institución como la Iglesia, otras personas lo hacen por motivaciones personales, que involucran por ejemplo la oportunidad de encontrarse a sí mismos y conectarse con la naturaleza y el entorno. Estas motivaciones se pueden considerar espirituales, ya que se refieren a la búsqueda de una transformación personal y un sentido a la propia existencia más allá de la vida cotidiana.

Asimismo, muchas personas emprenden un viaje lento, a pie o en bicicleta, buscando conocer nuevos territorios, aprender sobre la historia y cultura local, conocer nuevas personas y recuperar un equilibrio psicofísico, sobre todo después del confinamiento producto de la pandemia. 

Así es como las diferencias entre peregrino y caminante se están difuminando y el significado de espiritualidad se está volviendo más neutro, para incluir la apreciación del patrimonio natural y cultural como parte de un viaje espiritual, donde la dimensión religiosa es una de las posibles motivaciones del peregrino contemporáneo.

Los caminos como oportunidad de desarrollo local

Estos itinerarios son a su vez una poderosa herramienta de desarrollo local, ya que dinamizan las oportunidades económicas en las áreas rurales que atraviesan, y son un incentivo para valorizar el patrimonio natural y cultural por parte de la población local.

Los caminos favorecen la creación de redes de actores entre distintos sectores a nivel local, regional y transnacional, ya que atraviesan distintos territorios, contribuyendo al diálogo intercultural y la cooperación interregional que promueven el Consejo de Europa y la Unión Europea.

Sin embargo, esta oportunidad es a su vez un desafío importante que enfrentan los caminos, ya que deben coordinarse los distintos niveles de gestión para que la experiencia que vive el peregrino o caminante sea homogénea más allá de las particularidades de cada territorio.

El Camino de Santiago: ejemplo emblemático

El camino de Santiago es uno de los caminos de peregrinación más emblemáticos y un modelo a seguir por otros itinerarios culturales por su alto nivel de coordinación entre los actores políticos, religiosos y privados alrededor del camino.

Tiene sus orígenes en el siglo IX cuando la tumba del Apóstol Santiago fue descubierta en Galicia y se convirtió en uno de los caminos de peregrinación más importantes de la Edad Media. En los últimos años ha visto un aumento constante en el número de peregrinos y antes de la pandemia alcanzó los 300.000 peregrinos al año.

En particular, los jubileos o años sagrados de 1993 y 1999 marcaron un hito, ya que su organización involucró el trabajo conjunto entre el gobierno nacional, la región de Galicia, otras regiones autónomas españolas y la Iglesia Católica, contribuyendo al posicionamiento de Santiago de Compostela como meca cultural de Europa. De hecho, en el año 2000 la ciudad obtuvo el reconocimiento como Capital Europea de la Cultura.

Entre las acciones que se desarrollaron en esos años se cuenta la puesta en valor de la infraestructura del camino, de los edificios históricos y el establecimiento por parte de la Xunta de Galicia de la red de albergues de peregrinos a lo largo de los varios caminos que se dirigen a Compostela. Esta importante inversión del gobierno regional contribuyó a generar un efecto multiplicador de empleos y actividades económicas, así como a renovar el orgullo de los habitantes de los pueblos atravesados por los caminos.

Via Francigena: siguiendo los pasos de Santiago

Un camino de peregrinación que busca seguir los pasos de Santiago es la Vía Francigena, que atraviesa 1800 km desde Carterbury (Inglaterra) a Roma, siguiendo el recorrido que realizó el arzobispo Sigeric en el año 990 d.C. para reunirse con el papa Juan XV y recibir la investidura del palio.

La Vía Francigena recibió el reconocimiento como Itinerario Cultural del Consejo de Europa en 1994 y desde entonces cada año aumenta la cantidad de peregrinos y caminantes que emprenden el viaje, llegando a 40.000 personas en 2015. Este año la asociación europea que gestiona el camino cumplió 20 años y lo celebró con la iniciativa “Road to Rome”, caminando con varios seguidores toda la ruta que ahora llega hasta Santa María de Leuca en la región de Puglia, desde donde por mar se puede llegar a Jerusalén, meta última de la peregrinación.

En Italia la Vía Francigena es considerada un ejemplo a seguir, ya que ha logrado establecer un modelo de gobernanza a varios niveles con la asociación europea que coordina los más de 180 miembros en los 4 países que atraviesa la ruta. En particular, la región Toscana por donde pasa la ruta, identificó en los caminos la oportunidad de promover las áreas internas menos conocidas de la región. El gobierno regional realizó una importante inversión en infraestructura, valorización y promoción y recientemente promulgó una ley específica sobre el tema, la cual contribuye a alinear las acciones de los diversos actores.

Futuro de los caminos e itinerarios culturales

El viaje exterior e interior que viven aquellos peregrinos, caminantes o viajeros que emprenden el recorrido constituye una experiencia transformadora que contribuye a reestablecer el equilibrio físico, mental y espiritual tan necesario en estos tiempos pandémicos.

Las nuevas redes que se están creando en torno a caminos nuevos o existentes incluyen caminos religiosos (como la red de los sitios de San Miguel en Europa) históricos (como la Línea Gótica o la Vía de la Lana y de la Seda) y de sensibilización (como el Camino por las tierras transformadas).

El auge que están experimentando hoy en día las rutas culturales y los caminos de peregrinación representa una oportunidad de revitalización para los territorios rurales que atraviesan, incentivando a los actores locales, regionales y transnacionales a trabajar en una óptica de red, colaborando en su gestión y promoción. Proyectos europeos como el reciente rurAllure se proponen contribuir a este proceso, expandiendo los beneficios de los caminos a otras zonas rurales cercanas.

Referencias:

Noga Collins-Kreiner (2016) The lifecycle of concepts: the case of ‘Pilgrimage Tourism’, Tourism Geographies, 18:3, 322-334

Michael A. Di Giovine & Jaeyeon Choe (2019) Geographies of religion and spirituality: pilgrimage beyond the ‘officially’ sacred, Tourism Geographies, 21:3, 361-383

Gusmán    I.,Lopez    L.,    González,    R.    C.    L.,Santos    X.M. (2017),    The    Challenges    of    the    First    European    Cultural    Itinerary:    the    Way    of    St. James. Almatourism Special    Issue    N.    6

Donn James Tilson PhD and KHS and APR and Fellow PRSA (2005) Religious-Spiritual Tourism and Promotional Campaigning: A Church-State Partnership for St. James and Spain, Journal of Hospitality & Leisure Marketing, 12:1-2, 9-40

 161 visitas

Read More

El poder del turismo comunitario

La última sesión de Retravel Live organizada por el operador turístico G Adventures se centró en el potencial del turismo comunitario para empoderar a las comunidades locales, reflexionando sobre el papel clave que los viajeros y la industria de viajes pueden desempeñar para apoyarlas, aún más en los tiempos de pandemia.

El poder del turismo comunitario fue el título de la quinta edición de Retravel Live, organizada por el fundador de G Adventures, Bruce Poon Tip. En esta serie de sesiones online que empezó a finales de 2020, expertos de turismo responsable se reúnen en torno a un tema específico para reflexionar sobre ideas y sugerencias para que el turismo reinicie de manera significativa, después de la drástica interrupción del sector a causa de la pandemia. 

Uno de los principales objetivos de la serie de encuentros es destacar el papel clave que juegan los viajeros a la hora de elegir dónde y cómo pasar sus próximas vacaciones, para que no solo tengan una experiencia que les cambie la vida, sino que también beneficien y empoderen a las comunidades que visitan. 

La última edición de Retravel Live dió la bienvenida a expertos para discutir el significado del turismo comunitario, su importancia para las comunidades locales y las implicaciones para este tipo de turismo en tiempos de pandemia. El panel estuvo formado por Audrey Scott, cofundadora de Uncornered Market, Judy Kepher Gona, directora de Sustainable Travel & Tourism Agenda, Jamie Sweeting, presidente de Planeterra y tuvo a Bruce Poon Tip como moderador.

Poniendo a las comunidades al centro

La conversación se inició en torno al significado del turismo comunitario, ya que puede tener diversas interpretaciones. Los panelistas coincidieron en que tiene que ser un tipo de turismo que sea desarrollado por las propias comunidades, poniendo en el centro sus necesidades y aspiraciones.

Para Jamie, las comunidades pueden ser geográficas, pero también comunidades centradas en un tema específico, por ejemplo, a través de organizaciones que se esfuerzan por empoderar a jóvenes o migrantes. Coincidiendo con Jamie, Audrey agregó que el modelo de empresa social está muy en línea con el turismo comunitario, ya que estas organizaciones generan no solo beneficios económicos para las comunidades locales, sino también impactos sociales, culturales y ambientales positivos.

El turismo comunitario es “turismo realizado por la comunidad o con la comunidad (mediante la asociación con empresas de viajes) para el beneficio de la comunidad”

Judy Kepher Gona
Foto: Echoes of the Journey

Según Judy, a las comunidades se les dió un rol pasivo en la industria del turismo durante mucho tiempo, con itinerarios enfocados en mostrar el paisaje, la naturaleza, siendo las comunidades consideradas como un atractivo más. Sin embargo, según la experta de Kenia, esto ha cambiado y las comunidades comienzan a ser vistas como co-creadoras de experiencias turísticas, trabajando junto a los operadores turísticos y en igualdad de condiciones.

En las propias palabras de Judy, el turismo comunitario es “turismo realizado por la comunidad o con la comunidad (mediante la asociación con empresas de viajes) para el beneficio de la comunidad”. Para que estos beneficios se sientan realmente, es necesario que se tomen en cuenta los intereses de todos los miembros de la comunidad al desarrollar turismo, además de tener en cuenta que la actividad turística debe ser un complemento y no un sustituto de los medios de vida tradicionales.

Responsabilidad de los viajeros

Este es un aspecto importante ya que los viajeros tienen la posibilidad de “votar con su billetera”, lo que significa que tienen la oportunidad de decidir dónde invertir su dinero para sus vacaciones, influyendo de esta manera en el tipo de experiencias turísticas que ofrecen las empresas de viajes. En este sentido, para los expertos, el turismo comunitario es una forma de redistribución de la riqueza, pero además de los beneficios económicos, es igualmente importante destacar que los viajeros tienen experiencias mucho más significativas al conectarse estrechamente con las comunidades locales.

De hecho, la conexión con las personas y el intercambio cultural es la razón más importante para visitar comunidades. Citando la opinión de Judy una vez más, “la gente viaja para conocer gente, no para ver cosas y el turismo comunitario proporciona esa experiencia de manera mucho más cercana”. Es un intercambio recíproco en el que la comunidad se enorgullece de compartir su cultura y tradiciones, mientras que los viajeros tienen una rica experiencia de aprendizaje y, a su vez, comparten con la comunidad sus propias costumbres.

Otro concepto poderoso es la filantropía del viajero, mediante el cual los turistas tienen la oportunidad de apoyar con donaciones a las comunidades que les importan. Aquí Judy destacó la diferencia entre caridad y compasión– Esta última involucra un compromiso a largo plazo entre el viajero y la comunidad como resultado de la relación que se crea entre ellos, y este es justamente el aspecto transformador del turismo comunitario.

Turismo comunitario
Foto: Echoes of the Journey

De la sobre demanda a la sub demanda turística para comunidades rurales

Tras el confinamiento producto de las estrictas medidas para combatir el Covid-19 a principios de 2020, comunidades rurales y remotas que alguna vez estuvieron lejos de los destinos turísticos populares, recibieron una abrumadora cantidad de visitantes el verano pasado, que intentaban escapar de las ciudades, en busca de espacios abiertos. Desafortunadamente, muchos de estos turistas no supieron comportarse correctamente en estos lugares, dejando basura, ruido y causando congestión en estos sitios.

Los expertos coincidieron en que las comunidades deben educar a los viajeros sobre cómo respetar los lugares que visitan, pero las empresas de viajes tienen un papel que desempeñar al respecto, así como la responsabilidad hacia las comunidades de asegurarse de que estén dispuestas a recibir viajeros nuevamente.

Muchas comunidades están aisladas y carecen de instalaciones sanitarias adecuadas, por lo que la cuestión de la ética de los viajes no debe darse por sentada. Las empresas de viajes deben proporcionar a las comunidades información precisa sobre los riesgos asociados con la apertura de sus puertas a los viajeros y, en última instancia, son las comunidades quienes deben decidir si recibir turistas o no. En cuanto a los socios de Planeterra, Jamie explicó que la gran mayoría de ellos está ansiosa por recibir viajeros nuevamente, a pesar de que el año pasado aprovecharon la oportunidad para diversificar sus fuentes de ingresos, tratando de depender menos del turismo. En este sentido, Planeterra contribuyó durante 2020 más de Usd 100.000 en donaciones de emergencia a sus socios, así como recursos de formación online para ayudarles a gestionar la crisis y adaptarse al nuevo contexto.

Foto: Planeterra

Visión para los próximos 5 años de turismo comunitario

Concluyendo la animada discusión, los panelistas expresaron sus propias opiniones y aspiraciones sobre el futuro del turismo comunitario. Para Jamie, dentro de 5 años, las empresas de viajes habrán integrado experiencias de turismo comunitario en su oferta de viajes y los viajeros demandarán este tipo de experiencias.

Por su parte, Audrey confía en que el turismo comunitario se convertirá en la norma y no en la excepción, y coincide con Jamie en que los viajeros demandarán estas experiencias que se integrarán cada vez más en los itinerarios de las operadores turísticos.

Finalmente, Judy sostiene que veremos alianzas más activas entre las comunidades y las empresas de viajes, y las comunidades serán percibidas como co-creadoras de la experiencia turística.

Para ver la sesión completa de Retravel Live (en inglés), los invitamos a visitar el siguiente enlace.

 161 visitas

Read More

La Comunidad MED de Turismo Sostenible: una plataforma de cooperación en el Mediterráneo

La Comunidad MED de Turismo Sostenible se creó en 2016 y agrupa 24 proyectos sobre turismo sostenible financiados por el programa europeo Interreg MED, en temáticas como la reducción de impactos negativos del turismo o la  diversificación de la oferta turística de sol y playa, característica del Mediterráneo.

En la edición otoño del #TravindyFest, conversamos con Josep Rodríguez, Coordinador de la Comunidad y Responsable de Relaciones Internacionales de la Oficina Técnica de Turismo de la Diputación de Barcelona, quien nos contó más sobre los objetivos y actividades de la Comunidad, así como su relevancia actual de cara a la nueva programación “Next Generation EU 2021-2027”.

Laura Gasparini: ¿Para quienes no están familiarizados con el programa Interreg MED, cuéntanos brevemente de qué se trata?

Josep Rodríguez: El programa Interreg MED se encarga de promover la cooperación interregional, de aquí viene su nombre. No es sólo una cooperación entre los gobiernos regionales, sino también con otras administraciones públicas como las locales y las nacionales y otros agentes implicados en una temática concreta. El programa Interreg MED promueve esta cooperación entre todas las regiones de la ribera norte del Mediterráneo, es decir las regiones costeras de los 12 países del sur de Europa, desde Portugal hasta Chipre, en distintos ámbitos temáticos, siendo uno de ellos el Turismo Sostenible. Esto es lógico, ya que el Mediterráneo es el destino turístico más importante a nivel mundial, con todos sus beneficios y sus retos. De hecho, el eje del turismo sostenible es el más importante dentro del programa Interreg MED.

Laura Gasparini: Dentro del Programa Interreg MED, ¿Cómo surgió la comunidad MED y cuáles son sus objetivos?

Josep Rodríguez: Este es un concepto bastante innovador dentro de la arquitectura de los programas europeos. En el caso de Interreg MED, existían diversos proyectos trabajando en el mismo ámbito temático, pero cada uno trabajaba por su cuenta y producían una serie de resultados que, al terminar el proyecto, quedaban disponibles solamente para los socios de esos proyectos. Lo que se propuso para el nuevo periodo de programación (2014-2020) fue que existieran proyectos “paraguas”, que coordinasen aquellos proyectos que están trabajando en una misma temática, ayudándolos a generar sinergias entre ellos, a comunicar mejor y sobre todo a transferir y capitalizar sus resultados. Es decir, que los resultados no se queden sólo en los territorios de los proyectos, sino que se transfieran hacia otros destinos y que puedan tener una cierta continuidad en el tiempo.

Esta es la idea de la comunidad MED, formada por 24 proyectos que están trabajando en temas de turismo sostenible en el Mediterráneo.  Al ser parte de la programación europea, la Comunidad sigue los mismos ritmos, es decir periodos de siete años. Nosotros empezamos en el 2016 y acabaremos en el 2022.

Laura Gasparini: ¿Cuáles son las temáticas que cubren los distintos proyectos que conforman la comunidad?

Josep Rodríguez: Yo siempre hago una distinción en 3 grandes grupos de proyectos que forman parte de la Comunidad.

Uno de estos grupos de proyectos busca generar alternativas al turismo de sol y playa, característico del Mediterráneo y que genera una fuerte estacionalidad. Hay varios proyectos que intentan diversificar la oferta turística, por ejemplo, a través del ciclo turismo en la ruta EuroVelo 8, que va desde Cádiz hasta Atenas, o desarrollando el ecoturismo en áreas naturales protegidas. Otros abordan el turismo de pesca, una modalidad de turismo poco desarrollada, y otros buscan valorizar el patrimonio subacuático o el patrimonio culinario de los destinos. Es decir, tratan de identificar cuáles son los recursos endógenos del Mediterráneo y a partir de esos recursos generar una nueva oferta turística. Estos proyectos intentan favorecer no sólo la diversificación de la oferta, sino también la desconcentración de los flujos turísticos, intentando redirigirlos de la costa o los clásicos destinos urbanos hacia el interior de las respectivas regiones.

Un segundo grupo de proyectos está desarrollando metodologías para gestionar los impactos del turismo, por ejemplo, un proyecto trabaja en la gestión de residuos en islas o bien, en cómo mejorar la gestión hídrica en destinos turísticos. Finalmente, tenemos un tercer grupo que trabajan en herramientas de gobernanza y de medición de la sostenibilidad, no sólo de recopilación de datos sino cómo utilizar esos datos para la gestión y la toma de decisiones.

Laura Gasparini: ¿Cuál es la relevancia actual de los proyectos en la era del Covid-19? ¿Las soluciones propuestas siguen siendo válidas?

Josep Rodríguez: Nosotros lo vemos desde una doble perspectiva. Por su supuesto, somos conscientes del drama económico y social que están viviendo los destinos, y en ese sentido observamos las medidas de rescate del sector que se están tomando. Sin embargo, desde el punto de vista de la comunidad MED lo vemos como una oportunidad, porque analizando las tendencias de este verano, vemos como los turistas han preferido destinos poco masificados, zonas rurales y áreas naturales, buscando la distancia física. Hemos visto también como ha aumentado el uso de Big data para monitorear el sentimiento de las personas en cuanto a la recuperación y su nivel de confianza.

Con lo cual vemos que, aunque la mayoría de las herramientas de la Comunidad han sido diseñadas en un contexto pre Covid-19, son aplicables a esta nueva realidad. Nuestro interés es que estas herramientas sean transferidas a las políticas públicas y puedan ser aplicadas a la gestión diaria de los destinos.

Para saber más sobre las actividades de la Comunidad MED de Turismo Sostenible puedes visitar su sitio web, Linked In y Twitter. El Lunes 14 de Diciembre a las 10.00 (hora España) se realizará un seminario online (en inglés) con el tema “Tourism in NextGenerationEU and Interreg Programme 2021-27”.  

Mira la entrevista completa y todas las demás del Travindy Fest en nuestro perfil de Instagram

 161 visitas

Read More

El nuevo portal de aprendizaje online de Planeterra en respuesta a la crisis del Covid-19

Planeterra es una organización sin fines de lucro establecida en 2003 por el fundador de G-Adventures, Bruce Poon Tip, comprometida a transformar los viajes en una fuente de impacto, ayudando a las comunidades locales a obtener ingresos del turismo. Con 85 proyectos en 51 países de todo el mundo, el modelo de impacto de Planeterra consiste principalmente en conectar las organizaciones locales y empresas sociales a una base de viajeros internacionales, asegurando así que los emprendimientos sean sostenibles por sí mismos y no requieran siempre de asistencia.

Este enfoque basado en el mercado ha funcionado muy bien, beneficiando a más de 65,000 personas en todo el mundo, hasta que la pandemia del Covid-19 detuvo el turismo internacional. Esta crisis motivó a la fundación a buscar nuevas formas de continuar apoyando a sus socios, así como capitalizar la experiencia adquirida a lo largo de sus 17 años de trabajo en turismo comunitario.

Primeras acciones frente el Covid-19

Una de sus primeras acciones fue lanzar la campaña de recaudación de fondos de emergencia Turn Travel into Impact from Home a fines de marzo, para apoyar a aquellos proyectos con dificultad para satisfacer necesidades básicas como el acceso a alimentos y medicamentos esenciales. La campaña fue un gran éxito al alcanzar su objetivo inicial de $50,000 dólares canadienses, que se distribuyeron a través de 19 pequeñas donaciones a los proyectos que más lo necesitaban.

Al mismo tiempo, Planeterra envió una encuesta de evaluación de necesidades. Solicitó a los 85 proyectos que describieran los desafíos que enfrentaban debido a la crisis del Covid-19. Parte de esta encuesta también preguntaba a las organizaciones qué tipo de asistencia necesitaban en términos de entrenamiento y capacitación. Esto proporcionó información útil que se incorporó al programa de fortalecimiento de capacidades en el que Planeterra ya estaba trabajando y fue un incentivo adicional para lanzarlo lo antes posible.

«Vimos, a través de las respuestas a nuestra encuesta de evaluación de necesidades, que nuestros socios realmente querían apoyo en la planificación empresarial«, explica la gerente de programa de Planeterra, Rhea Simms, quien dirigió el proyecto del portal de aprendizaje online (Planeterra Learning Hub en inglés). «En un momento sin visitantes, todos estaban pensando en cómo poder diversificar sus negocios, perfeccionar sus experiencias actuales y tal vez preparar nuevas para cuando regresen los viajeros».

Portal de capacitación online

Con la ayuda del equipo de Planeterra basado en Toronto y sus especialistas en desarrollo comunitario que trabajan regionalmente para apoyar los proyectos alrededor del mundo, el portal de aprendizaje online se creó en torno a una serie de módulos de capacitación. El propósito del sitio es permitir que los socios de Planeterra mejoren sus experiencias turísticas, exploren nuevas fuentes de ingresos potenciales, promocionen mejor sus organizaciones y perfeccionen su gestión de recursos financieros y humanos, todo lo cual les permitirá escalar su impacto en el futuro. Por supuesto, se da un gran énfasis a la adopción de medidas de seguridad e higiene, asegurándose de que los proyectos adhieran a los nuevos protocolos de seguridad para estar listos para recibir a los turistas cuando la actividad comience nuevamente.

El lanzamiento de Planeterra Learning Hub fue el 25 de junio con la participación de 38 socios del proyecto en un webinar online. El sitio es de acceso privado para todos los proyectos de Planeterra y cuenta con 30 temas diferentes y cerca de 50 formularios, plantillas y videos, para que sea una herramienta realmente práctica y lista para usar. Vale la pena destacar que los recursos están disponibles en inglés y también en español, ya que es el segundo idioma más hablado entre los socios de Planeterra.

El plan para las próximas semanas es continuar organizando webinars para profundizar en los temas incluidos en el portal de aprendizaje online, comenzando por aquellos que han sido elegidos por los socios como prioritarios para reiniciar las actividades. «Nuestro equipo global hará un seguimiento de los proyectos para asegurarse de que aprovechen al máximo los recursos disponibles en el portal online«, dice Simms. «Garantizará que nuestros socios vuelvan aún más fuertes cuando los viajes comiencen de nuevo, y los hará más resilientes en el futuro».

 161 visitas

Read More

Newsletter

Recibe nuestro boletín con las últimas noticias en turismo y sostenibilidad.