Sostenible no es sinónimo de caro

La primera vez que me acerqué al concepto de sostenibilidad fue en 2001. En ese momento, entre cursos de estudio y un trabajo en el extranjero, fui voluntaria en una tienda de comercio ético y sostenible. Allí vendíamos artesanía y comida, entre otros productos, que principalmente, provenían del hemisferio sur: América Latina, África o Asia. Sus precios de venta eran, obviamente, bastante más caros que los que se podían encontrar en tiendas habituales. Hoy en día, la sostenibilidad se sigue asociando a un precio elevado. ¿Por qué?

Comercio justo y sostenible (CES Commercio Equo Sostenibile) 

El comercio justo y sostenible es esencialmente una práctica comercial basada en el compromiso de crear una economía mundial más justa y equitativa, capaz de garantizar los derechos tanto de los trabajadores como de los consumidores.

El CES ofrece a los productores del Sur un precio justo, generalmente superior al precio de mercado, por los productos adquiridos, garantizando así, una continuidad a medio-largo plazo de la relación comercial. Además, se privilegia a los productores organizados en estructuras comunitarias, cuya actividad productiva también va acompañada de intervenciones de protección social o ambiental. Para los consumidores del Norte, el CES ofrece productos de alta calidad y toda la información posible, para que a través del consumo, puedan realizar sus ideales de solidaridad social.

Además de los productos en venta, que no son baratos por su propia razón ética, las tiendas de comercio justo por sí mismas tienen precios más altos debido a que no disponen de una distribución a gran escala. Aunque todo esto tiene una razón: su función. Me gustaba mucho explicar a los clientes por qué los productos tenían ese precio, que era algo en lo que yo realmente creía. De esta  manera, les aportaba conocimiento y una mayor conciencia, además de reducir su desconfianza y la generación de los “rumores”, los prejuicios y los preconceptos habituales sobre el aumento inadecuado de los precios de estos productos.

Viajes sostenibles 

Paralelamente al comercio justo, también comenzaron a circular los primeros folletos de viajes solidarios. Y es desde aquel 2001, que comencé a apasionarme e interesarme cada vez más por la sostenibilidad aplicada a los viajes, sentí que tenía razón, que había encontrado mi camino; pero desafortunadamente, me había anticipado unos 20 años.

En Italia, como creo un poco en todo el mundo occidental que viaja, este nuevo concepto era todavía muy inmaduro. La AITR (Asociación Italiana de Turismo Responsable), nació en 1998 con muy pocos (11) operadores en el sector (agencias y operadores turísticos) repartidos por todo el territorio italiano. En 2018 habían crecido a 100 miembros y comenzaban a desarrollar y difundir una ética diferente. Pero la palabra sostenibilidad seguía siendo sinónimo de caro y costoso, obviamente, debido a la singularidad del viaje. 

No hace falta ser un experto en economía y comercio para entender la conexión entre la sostenibilidad (ya sea una artesanía hecha a mano o piezas únicas de producción familiar, comunitaria y local) con un precio superior a la producción a gran escala que se vende en los supermercados a precios mucho más baratos.  Lo mismo pasa con el turismo: un viaje a algún destino turístico desconocido, particular, único y casi inalcanzable, quizás es aún más fascinante y caro, por su singularidad, en todos los aspectos. En definitiva, una economía sostenible prioriza la calidad sobre la cantidad y pone el desarrollo por encima del crecimiento.

La responsabilidad comienza con nosotros 

Viajar sostenible y responsable es, ante todo y simplemente, una extensión de los buenos hábitos que traemos de casa: reducir el desperdicio diario, reciclar, apagar la luz cuando no es necesaria, ducharse en un tiempo adecuado, comer con cuidado tratando de reducir la cantidad de desperdicio de alimentos, usar una cantimplora en lugar de botellas de plástico, etc. Aparte de estos sencillos gestos diarios, las partidas más importantes que pesan en el precio y contribuyen a la sostenibilidad de un viaje son: el vuelo (que lamentablemente, además de ser un ítem importante en el presupuesto total, lo es también en términos de emisiones de CO2), el alojamiento, el transporte interno y una hipotética guía (preferiblemente local).

Recordemos que una gran cantidad de establecimientos turísticos ya se están comenzando a adaptar a las regulaciones gubernamentales para lograr los 17 objetivos sostenibles para 2030; esto significa que además de ser cada vez más sofisticados y cómodos, todos los aspectos del alojamiento están cada vez más atentos a temas sensibles como el ahorro energético o el bajo impacto medioambiental.

De nuestra casa a todas partes 

Cuando se trata de viajes sostenibles o responsables, todavía se piensa que es solo para destinos en desarrollo. Esta creencia existe porque la gente ve un mayor impacto del ecoturismo en los destinos “pobres” que en los destinos occidentales “ricos”. Nuevamente, es absolutamente necesario cambiar el paradigma: la responsabilidad de viajar se extiende a todos los continentes y todos los destinos. Se puede ser un viajero responsable en una escapada a la ciudad tanto como en un recorrido por la naturaleza. Por ejemplo, se puede reducir los desechos de plásticos, elegir un hotel ecológico, tomar una ruta en bicicleta o tener otras experiencias ecológicas. El ecoturismo significa que la economía, el medio ambiente y las comunidades locales no deben ser dañados por el turismo, sino que deben beneficiarse de él. 

Un viaje para todos

Hace años el turismo responsable se consideraba un nicho de mercado y esto lo hacía aún más “preciado”, solo apto para un determinado segmento económico de clase media-alta. Seguramente, porque era algo nuevo y «alternativo», además que  contrastaba fácilmente con los viajes masivos y de bajo coste. Ahora el viaje responsable siempre se opone a los viajes masivos, pero no tanto por el precio, sino por el sentido y la respetabilidad hacia la economía local, el medio ambiente y la cultura. No es el precio lo que marca la diferencia, sino el significado intrínseco del viaje.

No debería haber recorridos de ecoturismo especializados solo para el turismo sostenible. Más bien, cada segmento turístico, cada empresa y cada viajero, debe hacer todo lo posible para hacer del ecoturismo una realidad. De esta manera, los viajes responsables y sostenibles ya no se asociarían a un precio elevado.

 245 visitas

Read More

Futaleufú, una historia de sostenibilidad desde Patagonia

En los momentos más complejos para la actividad turística, se hace necesario establecer los mínimos habilitantes para una recuperación responsable del sector, respetando en primer lugar los ideales y visiones de la comunidad local. Diversos destinos en Chile han intentado avanzar en la compleja tarea de identificar brechas en materia de gestión turística con distintos resultados. Sin embargo, hay un territorio en la Patagonia Verde que, silenciosamente, ha trabajado con una visión de largo plazo y bien común; Futaleufú.

Comuna ubicada la Región de Los Lagos, Futaleufú comenzó una tarea de mejorar las condiciones de vida de la comunidad local con una estructura que comenzó a gestarse en 2012, con el Plan de Minimización de Residuos Sólidos Domiciliarios, la posterior construcción del Centro de Tratamiento Integral de Residuos en 2016, la Ordenanza de Manejos de Residuos Domiciliarios y finalmente, las acciones que realiza toda la comunidad y la cadena de valor del turismo en forma diaria para conservar su medio ambiente.

Futaleufú, premiado por su trayectoria

Cada una de estas acciones fue reconocida a nivel mundial el pasado viernes 12 de marzo, al adjudicarse el primer lugar en los Earth Award, categoría Medio Ambiente y Clima, de la Feria Internacional de Turismo ITB Berlín en Alemania, iniciativa conjunta con Green Destinations y GLP Films.

En la categoría Earth Award, Futaleufú fue el único destino que represento a Chile, compitiendo con el Club Paradise Palawa de Filipinas; Tartu y Saaremaa de Estonia; Tibau do Sul – Praia da Pipa de Brasil; y Miren Kras de Eslovenia.

Natalia Baeza, coordinadora de la oficina de Turismo de Futaleufú y activa miembro de la comunidad, señala que “este primer lugar tiene que ver con el impulso que necesitamos como destino, sobre todo en tiempos de pandemia, para poder seguir mejorando y avanzando, porque si bien es cierto que obtuvimos un primer lugar, ningún destino es 100% sostenible y hay elementos que siempre es posible mejorar”.

Futaleufú recibió además el tercer lugar en el Green Destinations People´s Choice Award, que destaca a destinos locales y regionales de todo el mundo que están dando pasos graduales y progresando hacia un turismo más sostenible. El objetivo de Green Destinations y su iniciativa TOP100 Destinations Sustainability Stories, es compartir historias de turismo innovador amigable con el medio ambiente, destacando las buenas prácticas de gestión como ejemplos inspiradores para otros territorios.

“Este segundo reconocimiento es muy valorado por la comunidad local, porque fue la elección gracias a una votación publica, además de obtener el apoyo del Servicio Nacional de Turismo de Chile SERNATUR, lo cual nos deja en una posición de confianza en nuestras acciones y directrices”, destacó Natalia Baeza.

Un destino que sigue trabajando para lograr la sostenibilidad

Futalufú es un destino comprometido con seguir aprendiendo y mejorando sus procesos de recolección de basura en los sectores rurales. En una etapa inicial del proyecto piloto fue solamente para el área urbana, pero ahora pretenden implementar un plan enfocado específicamente en los sectores campesinos. En materia de sostenibilidad buscan avanzar en el rescate patrimonial, en la valorización de su historia, cultura y medio ambiente.

Felipe Vera, representante de Green Destinations en Chile y miembro del panel de expertos de UNWTO, expresó que “este premio viene a reconocer los esfuerzos que Futaleufú ha realizado desde la década pasada en materia de sostenibilidad, ejemplificado en el Centro de Tratamiento Integral de Residuos, un ícono para la Región de Los Lagos y el país en temas de separación y disposición de residuos. Es igualmente destacable el trabajo realizado por los Guías de Turismo local, en conjunto con miembros de la comunidad para salvaguardar al Río Futaleufú y sus recursos en una alianza intracomunal”.

Agregó que “este 2021 se continuará trabajando para identificar brechas en materia de gestión del destino, algo medular del proceso llevado a cabo por Green Destinations. Esta labor impacta positivamente al destino en su conjunto ya que busca un ordenamiento de la actividad turística en el territorio, que permita proteger el patrimonio y los estilos de vida local”.

Hay un largo camino por recorrer, sin embargo, son estas buenas historias las que debiesen impulsar a que más destinos de Chile y el mundo integren criterios de sostenibilidad como los rectores para un futuro más responsable; el tiempo reconocerá a quienes tomen un camino de respeto por las personas y su entorno.

 245 visitas

Read More

Turismo rural y ecoturismo, las tendencias de consumo con mejor pronóstico tras la pandemia

El portal digital EscapadaRural.com y el Club Ecoturismo en España han presentado el informe sobre las tendencias turísticas durante el webinar ‘Tendencias turísticas 2021: ecoturismo y turismo rural’. Los datos que se muestran en dicho informe han sido extraídos del último estudio del Observatorio de Turismo Rural (OTR) y del Observatorio de Ecoturismo en España (OEE).

Los datos del informe  revelan cómo la Covid-19 ha generado un cambio de habito en la elección del tipo de viaje en 2020.  El 26% de los encuestados del OEE tenía previsto hacer otro tipo de viaje y acabó realizando una escapada ecoturista.  Según el OTR el 32,6% de los encuestados hará hasta tres escapadas rurales.

El comportamientocaracterísticas principales y perfil del ecoturista según el informe es la de una mujer (68,4% OTR y 57% en el caso del estudio OEE), de mediana edad, que procede mayoritariamente de comunidades que reúnen a una mayor población, como son Madrid y Cataluña que aglutinan un 22,2% y un 18,3%, respectivamente según datos del OTR  y que viaja con su pareja en el 50% de los casos. Por otro lado, en 2020 el 36% de los ecoturistas viajaba con niños menores de 12 años, porcentaje que ha aumentado en 11 puntos respecto a 2019.

El informe  también analiza las consecuencias de la pandemia para los alojamientos rurales y las empresas de ecoturismo.

El estudio determina la capacidad de cada negocio en generar el empleo y las consecuencias de la pandemia, subraya cómo la mayor parte de propietarios de alojamientos rurales (47,3%) son auto empleados y un 31,2% contrata empleados de manera puntual.

Por otro lado,  las empresas de ecoturismo el 100% tiene empleados fijos contratados, un dato muy significativo que pone de manifiesto la importancia del ecoturismo como motor de desarrollo, generando empleo y ayudando a fijar población en el mundo rural.

Este artículo es un resumen de la noticia original publicada por Smart TravelTurismo rural y ecoturismo, las tendencias de consumo con mejor pronóstico tras la pandemia.

 245 visitas

Read More

Mapulahual: Un destino donde se conjugan la conservación de la biodiversidad, gobernanza y desarrollo local

Autor: Leo Prieto.

Recuerdo perfecto la primera vez que estuve ahí. Después de casi tres horas de camino en su mayoría de tierra, llegué directo a Manquemapu, una comunidad ubicada en la costa de la Comuna de Purranque, X Región de Los Lagos en Chile. También una de las 6 comunidades de Mapulahual, un territorio conservado por comunidades indígenas y locales. Conmovida aún por el cruce de la Cordillera de la Costa que a esa latitud alberga uno de los bosques de alerce (Fitzroya cupressoides) más septentrionales de Chile, bajé de la camioneta para disfrutar del último mirador antes de llegar.

Unas cuantas casas con sus chimeneas humeantes a los pies del monte, un río y un bote amarillo listo para ser abordado. La selva Valdiviana con sus olivillos, canelos y melies, los alerces centenarios bien erguidos en la montaña y las olas furiosas del Pacífico. Parece que estoy frente a una arpillera (1) viva, de esas que una conoció cuando niña en los 80, cuando esa técnica eran una forma de sostener la memoria, de denunciar injusticias pero también de retratar la identidad de los diferentes rincones de este país.

Pero ¿qué significa un territorio conservado por comunidades indígenas o locales?

Autor: Leo Prieto.

En Chile cerca del 20% del territorio está bajo alguna categoría de conservación (Parque Nacional, Reserva Nacional, Monumento Natural, entre muchas otras). A pesar de esto, hay pocos modelos de gobernanza local y la mayoría de las áreas protegidas están gestionadas por instituciones como la Corporación Nacional Forestal y Bienes Nacionales. 

¿Qué pasa entonces con la autonomía de los pueblos para tomar decisiones sobre su territorio? En general los pueblos pre colombinos tenían y tienen un fuerte vínculo con la tierra y la naturaleza, ese vínculo puede ser emocional, económico, social, político o todas las anteriores juntas. Algunos pueblos encuentran en la naturaleza a sus dioses y diosas, otros son muy conscientes de que necesitan a la naturaleza en buen estado de salud y armonía para sobrevivir, y otros necesitan de la tierra para trabajarla. 

Gobernanza y conservación local quiere decir que los territorios son gestionados por las comunidades que históricamente han vivido en ellos, sean indígenas o no, con el fin de ser conservados y protegidos para mantener su biodiversidad y el equilibrio natural que permite la vida en ellos. Estos territorios que cuentan con esta forma de administración son reconocidos en el mundo como Territorios de Conservación Indígena y Local, TICCAS o ICCAS (por sus siglas en español e inglés respectivamente).

¿Qué otras características tienen estas áreas? 

Camila Ahumada Cáceres nos cuenta sobre Mapulahual, un Territorio de Conservación Indígena habitado por 6 comunidades en el sur de Chile.
Autor: Leo Prieto.

Son territorios que ya están muy bien conservados porque las comunidades que ahí habitan tienen una relación de cuidado y respeto hacia la tierra, la admiran y pueden sentir el equilibrio que en ella existe y valorar la importancia de las relaciones entre especies. La biodiversidad presente en sus territorios ha forjado su cultura y su identidad, por lo tanto esa tierra es el fundamento de su propia historia. 

Mapulahual es una de las primeras ICCAS de Chile, su nombre hace alusión a los bosques de Alerce que ahí crecen (Tierra de Alerces), los últimos grandes bosques de Alerce del mundo. En su interior habitan 6 comunidades que están conectadas por un largo sendero de Norte a Sur y por el mar. No hay camino vehicular que las una, sin embargo, la conexión en pro de la conservación es evidente.

Una de las formas de complementar los ingresos en este proyecto de conservación es el desarrollo del turismo comunitario. Algunas familias de la ICCA se han organizado para ofrecer servicios de alojamiento, gastronomía, guiado y excursiones, y transporte.  Uno de los objetivos de su propuesta de turismo, además de promover la conservación de la biodiversidad,  es mostrar a visitantes y turistas las características del territorio y aumentar los ingresos de las familias a través de la repartición justa y equitativa de los recursos que esta actividad genera, es decir que mientras algunas familias de la comunidad están a cargo de las excursiones, otras alojan y deleitan viajeros con su gastronomía local y otras gestionan el transporte terrestre y marítimo, dependiendo de las comunidades que se visiten. 

En Manquemapu puedes hacer solo algunas cosas de manera independiente y sin duda la mejor opción es contratar los servicios de la comunidad. Esto fortalece la gobernanza local, aporta a un mejor cuidado de la biodiversidad, y permite que la información nos llegue directo de quienes viven en el lugar, transformando  el turismo comunitario en una poderosa herramienta educativa.

¿Algunas alternativas que ofrece la comunidad?

Autor: Leo Prieto.

Navegar las aguas del Pacífico para avistar pingüinos de Humboldt, de Magallanes y lobos marinos en San Pedro (una de las comunidades del territorio), aprender de pesca y recolección de mariscos con Julo César, hacer senderismo de diferentes niveles de dificultad con la Tati, aprender a cocinar unas poderosas empanadas de cochayuyo (2) con la señora María, andar en bote por el río con Víctor Hugo, conocer cómo se fabrican las tejuelas de alerce con Javier, comer pancito amasado con la señora Erti, dormir reponedoras siestas frente al mar en la casa de Eli, entre otras cosas.

Estos fueron los primeros días de muchos en este lugar que sigue nutriendo mis sentidos de historias, sonidos, sabores y aromas. Aquí fácilmente puedo percibirme parte de la tierra sana donde todo es perfecto porque todo tiene una razón de ser y estar. Me siento un elemento más de la arpillera. 

Si te interesa conocer más de Mapulahual, no dudes en escribirme para ponerte en contacto con la comunidad o escribir directamente al link que te dejo aquí!


(1) La arpillera es una técnica de bordado que fue utilizada por mujeres familiares de detenidos y detenidas durante la dictadura cívico-militar de Augusto Pinochet en Chile. Este tipo de bordado fue una forma de plasmar los dolores, injusticias y horrores de aquella época. El uso de esta técnica convirtió a aquellas mujeres en historiadoras populares al visibilizar aquellos hechos. Hoy en día, la arpillera sigue siendo usada como una herramienta de denuncia pero también para registrar escenas cotidianas. Fue también una técnica usada en el trabajo artístico de Violeta Parra durante los años 60.

(2) El Cochayuyo (Durvillaea antarctica) es un alga comestible de gran tamaño que crece en las costas de Chile y es muy utilizada en la gastronomía popular.

 245 visitas

Read More

Retos y oportunidades del turismo sostenible en el Mediterráneo, el caso de la Región de Murcia

Foto: Francisco Soriano Rico en el Parque Regional de Calblanque, Monte de las Cenizas y Peña del Águila (Murcia)

Con motivo del TravindyFest Edición Invierno, tuvimos la oportunidad de conversar con Francisco Soriano Rico, quien es parte del equipo de coordinación del proyecto Interreg MED Inherit en la Región de Murcia. En esta entrevista, estuvimos hablando sobre los retos y oportunidades del turismo sostenible en el Mediterráneo, pero muy especialmente, en la Región de Murcia.

Daza García: ¿Qué es el proyecto Inherit Interreg MED?

Francisco Soriano: Interreg MED es un programa europeo que cuenta con más de 20 proyectos de diferentes temáticas, siendo una de ellas el turismo sostenible. Inherit es un proyecto que forma parte de Interreg MED y en el cual participan 15 socios de 10 países mediterráneos distintos desde Portugal a Grecia, pasando por Malta y Chipre, entre otros. 

La visión del proyecto Inherit es la protección y puesta en valor del patrimonio natural, marítimo y costero de la zona mediterránea para contrarrestar los efectos del turismo de masas a través de estrategias más enfocadas en el ecoturismo y el turismo responsable. Para lograr este objetivo el proyecto cuenta con un triple enfoque: (a) la protección del patrimonio natural, (b) la puesta en valor del patrimonio natural como oferta alternativa al turismo de sol y playa, y (c) la implementación de iniciativas participativas que impliquen a los actores locales. 

Hemos detectado que las políticas y estrategias de turismo van por un lado y las de conservación del patrimonio van por otro, pero al final están muy interconectadas. Las áreas Inheritura son una de las iniciativas que estamos trabajando y que ayudan a contrarrestar esta desconexión entre política y conservación. Esta red surge a raíz de la Red Natura 2000, y su propósito será fomentar la conservación del patrimonio natural al mismo tiempo que se desarrollan iniciativas de turismo sostenible. La idea es unir esas áreas Inheritura a través de itinerarios temáticos multidestino. 

“Hemos logrado la gestión participativa de un espacio natural tan sensible y esto, al final, garantiza el éxito”

Francisco Soriano

Daza García: Tengo entendido que en España solo hay una región que participa en el proyecto Inherit, ¿cierto?

Francisco Soriano: Así es. En España, el proyecto Inherit cuenta con dos socios, la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia y la Fundación Séneca, ubicada en Murcia también. En la Región empezamos con dos parques regionales en la fase de estudio, uno con una red turística muy desarrollada y otro con mucho potencial de crecimiento. Al final, hemos propuesto el segundo para formar parte de la red Inheritura, y en esta fase inicial hemos logrado integrar una gestión participativa de este espacio natural tan sensible y rico. Es precisamente esta gestión que incluye a todos los actores (asociaciones, entidades privadas y públicas…) la que garantiza el éxito del proyecto.

Para conocer con más detalle qué parque español participa en el proyecto Inherit, las iniciativas que se prevén para dicha zona, así como los retos a los que se enfrentan, os invitamos a escuchar la entrevista completa en nuestro perfil de Instagram.

Asimismo, para conocer más sobre el proyecto Inherit podéis visitar su página web, la web del proyecto en la Región de Murcia y sus redes sociales Instagram, Twitter y LinkedIn.

 245 visitas

Read More

Newsletter

Recibe nuestro boletín con las últimas noticias en turismo y sostenibilidad.