Gracias por equivocarte

¿Cómo saldremos de esta crisis? Quizás esta es una de las preguntas más recurrentes en discusiones, debates, webinars y otras instancias generadas al interior de la cadena de valor del turismo. Al ser un momento para la cual los destinos del mundo no estaban preparados y en donde no existe en la historia reciente de nuestro sector alguna situación similar en cuanto a magnitud, es necesario en primer lugar detenerse y trabajar en una hoja de ruta para el mañana.

La actividad turística a nivel mundial ha crecido considerablemente desde el año 2010 en adelante; de 952 millones de llegadas internacionales a las 1460 millones estimadas para 2019. En este 2020, la proyección de crecimiento se situaba en un 4% respecto al año anterior, de acuerdo con la Organización Mundial de Turismo, cifra que por supuesto ha quedado atrás producto de la situación de pandemia mundial. 

El incremento de la tasa de visitación se ha visto como el principal indicador de rendimiento y competitividad de un destino; cifras de crecimiento son presentadas comúnmente como un éxito de las campañas de marketing de un territorio. 

En este contexto hay que plantear una primera idea fuerza: tenemos la responsabilidad de impulsar y generar un cambio positivo para nuestro sector a través de un eje rector, la sostenibilidad. El impacto en los empleos y en la economía será algo nunca visto y eso inmediatamente nos abre una serie de oportunidades. 

Debemos en primer lugar apostar por la educación y el conocimiento para una toma de decisiones informada. El turismo debe servir como un instrumento que permita, en primer lugar, la mejora de la calidad de vida de las comunidades locales y una diversificación económica de los territorios. Una nueva generación de puestos laborales más especializados verá la luz en el corto plazo y la capacitación continua es clave para este desafío en particular, el cual debe contar con el compromiso irrestricto de la academia. 

Es necesario avanzar a la brevedad en el ordenamiento de los destinos, colocando especial cuidado con aquellos que desarrollan actividades de turismo rural y de aventura, ya que se vislumbra un alza en la tasa de visitación de estos territorios en los próximos meses debido al impulso que las autoridades han dado al distanciamiento social. 

Somos testigos privilegiados de una era de transformación digital y esta misma debe ser capaz de responder a las necesidades de los tomadores de decisión y, asimismo, transparentar la información a todos los actores de un destino, dando paso a una nueva etapa de los sistemas de inteligencia turística. 

¿Cuánto de esto hemos resuelto en los años anteriores a esta crisis?, a decir verdad, muy poco. Con la posibilidad cierta y concreta de comenzar una nueva era para el turismo mundial, en donde la sostenibilidad sea el mínimo aceptable, veremos como la disminución de los vuelos de larga distancia y una menor carga de visitantes entregará mayores beneficios sociales, ambientales y económicos. 

Casi sin darnos cuenta, agradeceremos habernos equivocado ya que así, no volveremos a cometer los mismos errores del pasado; una era del turismo barato sin dirección ni planificación ve sus últimos días y una nueva etapa emocionante se avecina. Coloquemos todo nuestro talento para esta vez, hacer las cosas bien.

 270 visitas

Read More

Nace una nueva iniciativa para facilitar solvencia económica a los emprendedores de ecoturismo

Es inevitable, en los tiempos que vivimos, no imaginar el futuro cercano y cómo y cuándo se reactivará la demanda turística en España. Como viajeros, anhelamos el momento en el que podamos retomar la libertad confinada para volver a viajar, pero… ¿y si somos un pequeño emprendedor rural? Aquí el anhelo reside en el reencuentro con el otro y… en recuperar la solvencia económica. 

Desde el punto de vista del ecoturismo, esta crisis bien puede ser sinónimo de oportunidad. Las tendencias auguran un 2020 de turismo nacional que nos permitirá reconectar con nuestro propio país, redescubrir la España rural para regresar a la simplicidad de la vida en su propia esencia o visitar destinos en la naturaleza para disfrutarlos, conocerlos y ayudar con nuestra visita a conservarlos y a mejorar la calidad de vida de sus residentes. 

No cabe duda, uno de los efectos colaterales de la situación actual es que cuando todo termine, buscaremos el poder de la naturaleza para reencontrarnos con nosotros mismos. En este sentido, los espacios naturales protegidos van a jugar un papel fundamental en el turismo que está por venir. Viajar menos pero hacerlo mejor y creando un impacto positivo con nuestra visita beneficiando a la conservación de la naturaleza y al desarrollo local, es un fantástico punto de partida para comenzar a ser viajeros más responsables y convertirnos en verdaderos ecoturistas.  

Con el objetivo de fomentar los viajes de proximidad hacia los espacios naturales bien conservados y apoyar al emprendedor rural mientras se crea una oferta atractiva y con impacto para el viajero, nace el proyecto VitaminBox. Su propósito es inyectar una dosis de vitaminas a nuestro bienestar como viajeros, pero también a los emprendedores ecoturísticos, quiénes debido a esta crisis se encuentran en peligro de extinción

Imaginemos una VitaminBox como una caja de experiencias donde se incluyen un conjunto de propuestas de fin de semana por España a destinos sin masificar y de proximidad a las grandes ciudades como Madrid, Barcelona, Bilbao o Sevilla. La “caja” incluye una cuidadosa selección de experiencias ecoturísticas en destinos como Sierra Nevada, Geoparque de la Costa Vasca, Tablas de Daimiel, Sierra de Aracena, La Garrotxa o Delta del Ebro y se combinan con estancias en alojamientos familiares, rurales y únicos.

La venta de estas experiencias en formato “caja de experiencias” tiene como propósito proveer de solvencia económica a anfitriones locales que forman parte del proyecto, ya que el importe por sus servicios es retribuido en su totalidad el momento de la venta. Mientras, el viajero dispone de hasta 60 días para confirmar la fecha concreta de su reserva y hasta dos cambios sin coste adicional relacionados con el transcurso de los acontecimientos derivados del Covid-19.

¿Quién está detrás de esta iniciativa? La agencia de viajes GenuineSpain y el Club  Ecoturismo en España, quiénes en su afán por apoyar a su red de proveedores de ecoturismo han unido fuerzas en esta alianza de comercialización para dar respuesta a los retos que éstos se enfrentan, mientras ponen sobre la mesa una propuesta de viaje ético y de conexión con nuestro propio patrimonio.

Para crear una oferta competitiva de ecoturismo hay que crear alianzas, adelantarnos a las necesidades de mercado con la sensibilidad que caracteriza este momento tan transcendental de nuestra historia y al mismo tiempo, facilitar a los viajeros la tarea de encontrar opciones de viaje de alto impacto positivo en el territorio. Ahora más que nunca, es el momento de regalar futuro, de planificar ese regreso a la naturaleza de acuerdo con unos valores renovados y de ser artífices de cambio con cada decisión de viaje que tomamos. 

Una nueva forma de viajar se está tejiendo en estos momentos para resurgir tras este proceso de transición y reflexión. Y tú, ¿también quieres ser parte del cambio?

 270 visitas

Read More

Es hora de pedir disculpas y regenerarnos

El avance del COVID-19 ha obligado al turismo a detener su marcha. Ante esta situación, muchos empresarios del sector caminan por las paredes y se arrancan los pelos por las ganancias no obtenidas. Pero también, estamos quienes vemos en esta crisis una oportunidad para interpretar los daños provocados y modificar el rumbo de la actividad.

Viajeros y viajeras, cadenas hoteleras, tour operadores, consultores y consultoras, funcionarios públicos, empresarios y empresarias en general, profesionales del sector… Lo primero debería ser voltearnos y revisar todo el camino andado. No solo la marca de nuestra huella en el piso, sino también la influencia ejercida indirectamente (lo que no se ve) sobre el entorno por el cual hemos avanzado. Re-preguntarnos, criticarnos y tomar conciencia. El sistema turístico dominante – del cual somos parte, en mayor o menor medida – es depredador ante la naturaleza, desvaloriza las riquezas socio-culturales y es económicamente injusto con residentes locales.

Probablemente, usted en este momento piense… “Pero yo he hecho todo bien”. Y yo le repregunto… ¿Está usted seguro/a de eso? Lo más probable es que todos y todas tengamos que pedir disculpas por algunas de nuestras acciones u omisiones…

¿Disculpas? ¿A quiénes? ¿Por qué?

  • Al planeta Tierra y sus ecosistemas. ¿Medimos la emisión de dióxido de carbono en nuestros desplazamientos? – Hay muchas aplicaciones para ello -. ¿Pensamos en el consumo de energía eléctrica aunque no la paguemos? ¿Valoramos/Elegimos el alojamiento que recicla ante el que no lo hace? ¿Respetamos la capacidad de carga? ¿Somos estrictos con las evaluaciones de impacto ambiental? ¿Y qué hay de la fauna local? ¿Nos tomamos fotos con el águila atada? ¿Seguimos paseando arriba del elefante? ¿Seguimos montando avestruces? ¿Hasta cuándo?
  • A residentes/comunidades locales. ¿Colaboramos con pequeños alojamientos familiares antes que con cadenas hoteleras internacionales? ¿Contratamos guías locales? ¿Colaboramos con Asociaciones, ONG`s y Cooperativas del lugar de destino? ¿Escuchamos a residentes locales? ¿Actuamos en consecuencia a sus demandas? ¿Comemos en McDonald`s o en lo de Don Mario? ¿Valoramos los platos típicos? ¿Lo de afuera se adapta a lo local? ¿O lo local se adapta a lo foráneo? ¿Nos preocupamos por las condiciones laborales de empleados y empleadas locales? ¿Valoramos las artesanías típicas? ¿Apoyamos más a la inversión extranjera que a pequeños emprendimientos locales? ¿Hasta cuándo?

Retroceder, reagrupar y revolucionar

Si bien es cierto que existen algunas excepciones, es decir, algunos actores del sector que trabajan desde hace tiempo por un turismo más justo y responsable, estos son minoría. Por esta razón, me permito generalizar cuando recomiendo “volver hacia atrás y empezar de cero”, con las disculpas a esos actores conscientes y lastimosamente minoritarios.

Digo regenerar y no desechar, porque estoy convencido que la actividad turística es una herramienta útil para sectores más vulnerables y desprotegidos. A pesar de todo lo descrito anteriormente, sigo creyendo en las bondades que el turismo puede entregarle, especialmente, a países subdesarrollados. Pero es sumamente necesario replantearnos su esquema tradicional. Y para eso, es menester desandar nuestro camino y juntarnos para afrontar los nuevos desafíos de manera organizada.

Gobernanza y funcionarios públicos deberían sacar del centro de la escena a magnates y empresas multinacionales. Y también sacarse a ellos mismos de esa centralidad. Y no me refiero a que no participen más en el sector. Eso no sería recomendable. Pero deben comprender que son ellos los que deben trabajar para residentes y comunidades locales y no a la inversa. Es la población más necesitada, la que debe estar en la posición central de la maquinaria turística. Y el resto de las piezas deben moverse en función de sus requerimientos con el fin de otorgarle, a esa población, cierto bienestar y calidad de vida.

Lo mismo para viajeros y viajeras. Es imprescindible replantearnos el tipo de viaje que realizamos. Debemos tomarnos el tiempo necesario para poner bajo la lupa cada uno de nuestros movimientos y auto-evaluar nuestro impacto socio-ambiental. Pensemos primero en la comunidad local, sus recursos naturales y culturales, luego en adaptarnos y disfrutar el encuentro.

El turismo, así como hoy funciona, está dado vuelto. Arrastra la cabeza por el piso mientras los pies bailan cómodamente por el aire. Los más privilegiados más se benefician, y los más desfavorecidos más se perjudican. La brecha se sigue agrandando.

Después de mucho tiempo, y como pocas veces en la historia, la actividad turística ha detenido sus motores estrepitosamente. Este es el momento indicado para darlo vuelta todo. O al menos comenzar con ello. Estamos ante una oportunidad histórica para generar un cambio y moldear un turismo que colabore con la construcción de un mundo más justo. No podemos dejarla pasar. Tal vez sea la última.

 270 visitas

Read More

¿Cómo implicar a la comunidad local en la cadena de valor turística?

Todos conocemos el importante impacto económico que genera la actividad turística, pero también cabe destacar otro impacto relevante, el sociocultural. Éste responde a la manera en cómo el turismo transforma el sistema social, la estructura de la comunidad local y el estilo y calidad de vida. De hecho, es la comunidad local uno de los principales agentes en los que impacta el turismo, convirtiéndose en un atractivo más del destino y, como tal, en un actor relevante en la cadena de valor. Por tanto, resulta clave contar con su complicidad e implicación para el desarrollo sostenible del turismo y su competitividad.

Desde siempre, el turismo se ha considerado una actividad con un elevado componente social, dada su penetración en la cotidianeidad de los destinos. Desde el otro lado, cabe reseñar que la participación de la ciudadanía en el turismo ha evolucionado y se ha incrementado en los últimos años, generando una implicación que plantea nuevas maneras de relacionarse con el sector público, las empresas e incluso los visitantes. La prueba está en las diversas acciones impulsadas, tanto por el sector público como el privado, y en diferentes formatos.

Una de ellas fue la iniciativa Wonderful Copenhagen (WoCo) del año 2017 y orientada en la visión estratégica del término localhood (“condición de local”), es decir, la posibilidad de vivir como un local. Sucede que los impactos que genera la actividad turística condicionan la predisposición de la comunidad local a apoyar el turismo, una actitud que responderá positivamente ante percepciones y valores como tener unas instalaciones y centros de ocio adecuados, un entorno estéticamente agradable, etc. Si esto es así, el turismo actúa de motor de crecimiento de la ciudad y, por tanto, las posibilidades económicas de los residentes también se incrementan. 

Teniendo en cuenta la relevancia del rol que juega el residente en el sistema turístico, es evidente que los modelos turísticos que implican a todos los actores que intervienen en la actividad, deben velar por aspectos como mantener el equilibrio, compartir responsabilidades y tomar decisiones con una visión integral. Existen algunos ejemplos al respecto como el Consell Turisme i Ciutat de Barcelona.

El impacto social que genera la actividad turística se deriva de las interacciones que se producen entre visitantes, destinos y población, para lo que no se necesita un contacto directo, sino que es suficiente con la convivencia de los entornos. Bien es cierto que los visitantes, cada vez más, son conscientes de dicho impacto y presentan una mayor sensibilización en este sentido.

Puedes consultar y descargar el Informe “Tendencias en viajes: like a local y saturación turística” elaborado por el Centro de Investigación, Divulgación e Innovación Turística de Ostelea IDITUR.

Este artículo es un resumen de la noticia original publicada por Ostelea: ¿Cómo implicar a la comunidad local en la cadena de valor turística?.

 270 visitas

Read More

Andalucía lidera la revolución verde del sector turístico en Europa

El viceconsejero andaluz de Turismo, Manuel Alejandro Cardenete, ha presentado a la Comisión de Recursos Naturales, NAT, del Comité de las Regiones, el documento de trabajo para el que ha sido designado como ponente y que conducirá a la aprobación de un dictamen sobre sostenibilidad turística en la Unión Europea.

‘Hacia un turismo más sostenible para las ciudades y las regiones de la UE’ es el título que recibe este dictamen que pone sobre la mesa la necesidad de revisar cómo han ido evolucionado hasta ahora las políticas desarrolladas en el ámbito medioambiental a nivel europeo.

El viceconsejero ha asegurado que ‘es necesario proponer nuevas medidas efectivas en materia de sostenibilidad turística que se traduzcan en creación de empleo y riqueza en las regiones’.

Un total de seis objetivos estratégicos componen la propuesta del viceconsejero de Turismo, que busca dar soluciones a nuevos y grandes retos a los que este sector tendrá que dar respuesta como son el impacto del cambio climático, la excesiva presión sobre los recursos naturales, la degradación ambiental o la pérdida de identidad de los pueblos.

Este artículo es un resumen de la noticia original publicada por Expreso: Andalucía lidera la revolución verde del sector turístico en Europa.

 270 visitas

Read More

Newsletter

Recibe nuestro boletín con las últimas noticias en turismo y sostenibilidad.