Guatemala: Megaproyectos turísticos frente a modelos de gestión comunitaria

El atractivo de la Reserva de la Biosfera Maya suscita desde hace décadas el interés de inversionistas foráneos que ponen a la cola las necesidades y dinámicas de las comunidades campesinas. Todo ello en un país que enfrenta grandes retos de desarrollo socioeconómico. 

Guatemala ocupa actualmente el puesto 126 de 189 países en el Índice de Desarrollo Humano del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), con marcadas diferencias en acceso a servicios e igualdad de oportunidades laborales y académicas. En términos generales, tal y como se indica en el informe anual del PNUD, los países de América Latina han tenido avances en la lucha contra la pobreza. Sin embargo, Guatemala va contra corriente. Los niveles de pobreza y pobreza extrema han aumentado en el país, cuando en el resto de la región la tendencia ha sido a la baja, lo que alimenta la desigualdad.

De hecho, según un informe del Banco Mundial de 2014, ya por entonces Guatemala era el cuarto país más desigual de Latinoamérica. A pesar de aumentar su Producto Interior Bruto (PIB) en un 3% anual de media en lo que va de siglo, incluso pudiendo superar el 4% en este 2020, los beneficios de dicho crecimiento repercuten en una minoría de su población. Un hecho constatable teniendo en cuenta la tasa de pobreza del 60% que soporta y el mayor índice de trabajo infantil de toda América Latina, con más de 850.000 menores integrados en el mercado laboral. Un dato que va muy de la mano con otro aún más sangrante. Según los cálculos más recientes, en Guatemala uno de cada dos menores de cinco años sufre de desnutrición crónica, una cuestión que tiene que ver con las escasas posibilidades de desarrollo y precarias condiciones de vida.

El Altiplano guatemalteco, así como el departamento de Alta Verapaz, han sido regiones olvidadas por muchos años por parte del Estado, con limitaciones muy altas en términos de inversión pública en el acceso a la justicia, infraestructura, salud y educación. La alta ruralidad del país, con más de siete millones de personas (el 44% de la población total) viviendo en municipios muy rurales, aunado a una carga tributaria tan baja e ineficiencia en su ejecución, hace que no alcancen los recursos para atender las demandas sociales más básicas.

Al hilo de esa escasa recaudación fiscal, como una de las principales causas, cabe indicar que el promedio nacional se ubica en el 21,3%, según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL). Guatemala es, en este sentido, el país con la carga tributaria más baja de América Latina y el Caribe, equivalente sólo al 13% del PIB nacional. En el caso de una correcta gestión de los impuestos directos sobre la renta que pagan las personas y el que pagan las empresas sobre sus beneficios, se podría hablar de una cierta compensación de dicha desigualdad, ya que en teoría pagaría más el que más gana o el que más riqueza tiene. Sin embargo, Guatemala ostenta el dudoso honor de tener el menor porcentaje de ingresos públicos en el mundo, en relación con el tamaño de su economía. Una circunstancia que conlleva, por ejemplo, que la inversión educativa sea de apenas el 2,9 por ciento del PIB, la más baja de toda Centroamérica, según constata la Asociación de Investigación y Estudios Sociales (ASIES). Al cóctel hay que añadir una tasa del 12% de analfabetismo, con más de 1,2 millones de personas mayores de 15 años que no saben leer y escribir.

El turismo como tabla de salvación

Ante esta coyuntura, y como casi siempre, el turismo emerge como un posible bálsamo al que agarrarse. Ya en la actualidad, el sector supone una de las actividades productivas más importantes, con un peso del 5% en la economía nacional, sólo superada por las divisas generadas por el envío de remesas de guatemaltecos emigrados en el exterior. Según datos del Consejo Mundial de Viajes y Turismo (WTTC), se estima que el turismo generó en 2019 más de 173.000 empleos directos, con la previsión de aumentar alrededor de un 3% anual hasta alcanzar los 247.000 en 2025.

Imagen de Javier Tejera

Con 32 volcanes, playas en el océano Pacífico y el mar Caribe, sitios arqueológicos, exuberancia natural y tradiciones arraigadas, Guatemala es un atractivo natural en la región centroamericana. Con apenas un 2% de superficie urbanizada, la naturaleza está muy presente, sobre todo en la vasta región de Petén, en donde las 2,2 millones de hectáreas de la Reserva de la Biosfera Maya (RBM) lo monopolizan todo. No obstante, el turismo en Guatemala está muy centralizado en la capital a través de unas pocas empresas, que lo manejan todo a escala nacional. 

Esta circunstancia dificulta un desarrollo equitativo del sector que genere oportunidades de desarrollo socioeconómico para las comunidades rurales y campesinas del país. Las políticas de promoción, al mismo tiempo, proyectan una realidad de fachada con contenido contradictorio. Por ejemplo, durante la Feria Internacional de Turismo FITUR, celebrada recientemente en Madrid, Guatemala se presentó como un destino gastronómico para los visitantes extranjeros, con el objetivo de complementar sus atractivos culturales y naturales. Una diferenciación que queda en entredicho cuando se contrapone con los datos de desnutrición crónica en muchas de las áreas rurales del país. 

La RBM, un creciente polo de atracción de visitantes

A pesar de la centralidad en la gestión del modelo turístico, cada vez son más los turistas que se interesan por Petén. Con más de 250.000 visitantes nacionales y extranjeros registrados en 2019, el Parque Nacional de Tikal aglutina en la actualidad el 90% de los visitantes que llegan a la RBM. Una cifra que ha ido incrementándose exponencialmente en los últimos años. Declarado Patrimonio Mundial por la UNESCO en 1979, desde entonces ha sido uno de los principales recursos turísticos del país. Según un estudio de TripAdvisor en 2016, el Templo IV del Parque Nacional Tikal es el recurso turístico mejor valorado por los visitantes que llegan a Guatemala, lo que da una idea de su importancia para el sector del país. 

A pesar de estas cuestiones, se puede afirmar que el crecimiento turístico en Tikal se ha dado de forma desordenada y priorizando más bien poco los intereses de las comunidades locales. Una mayoría de empresas que operan en el parque son foráneas, hay poca redistribución de beneficios y una presencia institucional débil, con poca participación de las comunidades. Se han destapado casos de corrupción graves en la gestión del dinero procedente del cobro de entradas, así como episodios de conflictividad interna entre trabajadores, por lo que se ha externalizado el sistema a través de agencias bancarias autorizadas.

Del mismo modo, quedan por resolver graves asuntos medioambientales relacionados con la generación de residuos y el manejo de la escasez de agua en la zona, principalmente en los momentos de mayor afluencia de visitantes en el año. Esta es, de hecho, una realidad del contexto de Petén para todos los lugares arqueológicos con potencial de visitación. En todo caso, el atractivo de la zona, ejemplificado en el Parque Nacional de Tikal, ha sido un elemento nuclear de disputa entre los intereses foráneos y las necesidades u oportunidades de las comunidades residentes. 

Megaproyectos turísticos frente a necesidades de comunidades locales

En el 2002, el arqueólogo estadounidense Richard Hansen, financiado por el Global Heritage Fund, presentó el proyecto turístico llamado Zona Arqueológica Especial Cuenca Mirador. Según el científico, el turismo sería la única salvación para el desarrollo económico de Petén, defendiendo un modelo que proyecta hoteles en el bosque y un sistema de ferrocarril para transportar a los visitantes. Sus cálculos hablan de más de 80.000 visitantes por año en el plazo de una década, en una zona apenas visitada en la actualidad. No obstante, la propuesta de Hansen considera, dentro de sus límites espaciales, áreas que corresponden a las unidades de manejo de las concesiones forestales, entre ellas la de Carmelita (recientemente renovada). 

Precisamente, ante la prórroga de las concesiones forestales comunitarias agrupadas dentro de la Asociación de Comunidades Forestales de Petén (ACOFOP) en la Zona de Usos Múltiples de la RBM, ha habido intentos desde algunos ámbitos políticos y empresariales de dejar fuera al turismo del concepto integral de manejo de las áreas. Esta cuestión, de hecho, está suscrita bajo un contrato con el Estado, lo que supone una contradicción. A nivel del marco normativo y del respaldo legal que da la Ley Nacional de Áreas Protegidas de Guatemala, pero también por concebir al turismo como un sector desligado de la dimensión conservacionista y de otras actividades productivas en la zona. 

Por esta razón, proyectos como este liderado por Hansen afectarían a comunidades locales que se benefician actualmente de derechos de uso, acceso, extracción y manejo de los recursos de acuerdo con procesos legales de contratos de concesión. En la actualidad, el acceso a El Mirador es uno de los circuitos de trekking más reconocidos en la región. Requiere de cinco días en total para su realización a pie, dos días de caminata a la ida y otros dos a la vuelta. El Mirador se sitúa en una ciudad fundada en el Preclásico Medio y que, según los expertos, es uno de los sitios del origen de la civilización maya. Siguen siendo muchas las expectativas e intereses generados con este lugar, con presencia cada vez mayor de actores externos y una presión turística incipiente que va en aumento.

Imagen de Javier Tejera

Las diferentes visiones en torno a la conservación y puesta en valor de El Mirador, principal recurso turístico del entorno de la comunidad de Carmelita, que recibe ahora mismo la visita de unos 2.000 turistas al año, es el epicentro de numerosas disputas, controversias y conflictos de intereses. Frente a los derechos adquiridos por la comunidad y de otras adyacentes como Uaxactún, hay arqueólogos, funcionarios, empresas privadas y organizaciones ambientalistas que difieren sobre la mejor fórmula para avanzar en la gestión y conservación de este recurso. A grandes rasgos, quien usa el área, quién la controla y quién se beneficia.

El caso de El Mirador no es circunstancial, sino que más bien pone el foco en un problema que puede ser de raíz. Las presiones externas e injerencias foráneas pueden crear fragmentación social en el seno de las comunidades, sobre todo en relación con el debate sobre el mejor modelo de desarrollo turístico. Frente a eso, debe quedar la convicción de que una experiencia única en la interpretación del patrimonio natural y arqueológico de la zona pasa por la interacción del visitante con la comunidad. 

No sólo eso. También pasa por el fortalecimiento de un modelo a pequeña escala, gestionado por las propias comunidades, en donde primen variables cualitativas sobre las cuantitativas, incluyendo el turismo dentro de concepto de manejo integral de las áreas concesionarias. El manejo forestal sostenible, corroborado por todo tipo de indicadores y entidades conservacionistas internacionales, es el mejor aval para apostar por el buen hacer de los comunitarios con el turismo a desarrollar a medio y largo plazo en la zona. 

Este artículo ha sido originariamente publicado en Albasud y reproducido en Travindy con permiso del autor: “Guatemala: Megaproyectos turísticos frente a modelos de gestión comunitaria.  

 313 visitas

Read More

15 Impactos del Turismo en la Cultura

Gran cantidad de destinos turísticos han tenido que enfrentarse a los efectos tanto positivos como negativos que provoca el turismo. Los retos que genera el desplazamiento masivo de personas obliga en primera instancia a conocer los diferentes impactos que se podrían presentar, para de esta manera tener un posible plan de acción que ayude a encausar hacía un desarrollo provechoso para ambos actores (turistas y comunidades receptoras).

La siguiente lista muestra una serie de efectos generados por el turismo a la cultura entre pueblos, aunque no todos ellos son negativos, la realidad es que hay mayores probabilidades de afectar que de beneficiar. Corresponderá a cada uno de nosotros ayudar a la conservación  y preservación de conocimientos, ideas, tradiciones y costumbres que caracterizan a un pueblo, antes que a la destrucción y pérdida de ellas. Algunos de estos efectos son:

Erosión de la cultura local

La cantidad excesiva de turistas y la demanda de productos en las localidades receptoras, puede ocasionar que artesanos tradicionales elaboren productos por cantidad y no por calidad, lo que degrada los valores artísticos y simbólicos del arte producido localmente y a larga podría concluir en la desaparición de la cultura.

Hostilidad cultural

Si la comunidad local no participa directamente en el establecimiento del desarrollo turístico, pueden llegar a ser hostiles con los turistas; esto sucede porque es sabido que el turismo podría destruir modos de vida y economías tradicionales, creando dependencia y trabajos mal pagados.

Falta de autencidad en las experiencias turísticas

Con el fin de satisfacer al turismo de masas, se producen y se comercializan artículos “imitación”;  además, es común que se establezcan “falsas áreas” donde el turista solo percibe detalles de los verdaderos símbolos. Sin embargo, algunos investigadores (Cohen, 1995) afirman que el turista está de acuerdo con esto, siempre y cuando se beneficie a los grupos étnicos.

Puedes leer los 15 impactos del Turismo en la Cultura en el siguiente enlace.

Este artículo es un resumen de la noticia original publicada por Entorno Turístico: 15 Impactos del Turismo en la Cultura.

 313 visitas

Read More

¿Turismo y desarrollo rural? Reto para el turismo comunitario regenerativo

El Turismo Regenerativo Comunitario: Es el turismo experiencial transformador cuyo propósito es el de co-crear  múltiples convergencias de la esencia de los recursos comunitarios, bajo enfoque sistémico donde todos participan de manera viva, para lograr el momento de verdad en la experiencia que logre la regeneración del medio social, ambiental, político, económico, cultural y espiritual.

En el pasado World Travel Market (WTM) 2019, en la 110° Reunión del Consejo Ejecutivo de la Organización Mundial del Turismo (OMT) que se llevó a cabo en Bakú, Azerbaiyán, se anunció que “Desarrollo Rural y Turismo” será el lema del Día Mundial del Turismo este 2020 y tendrá como sede por primera vez en la historia a un bloque de naciones: Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay, miembros del Mercado Común del Sur (MERCOSUR). Consejo directivo de la OMT Organización Mundial del Turismo. (Turistico, 2019).

El programa de la Universidad para la  Cooperación Internacional de Costa Rica, el pasado octubre del 2019, inició un programa de estudio innovador, que rompe el esquema tradicional de la metodología de aprendizaje y de formación, es una plataforma que busca crear soluciones verdaderas para resolver problemas más desafiantes que ponen en riesgo nuestra vida planetaria, llamado: Certificate in Regenerative Enterpreneurship, que detalla:

“El desarrollo regenerativo es un proceso de gestión dinámico que participa con el resto de la naturaleza para restaurar la salud y la vitalidad de los ecosistemas. Esto abre nuevas oportunidades más allá de la sostenibilidad tradicional, que generalmente se ve como un objetivo final y no como un resultado natural de los procesos de gestión inteligente. Es un enfoque holístico basado en el sitio que incorpora procesos transdisciplinarios con participación activa y empoderamiento de las comunidades locales a través del reconocimiento del valor de sus redes sociales, culturas, conocimientos y creencias. Integra seis dimensiones:

 a) Regeneración de paisajes funcionales que permiten la captura de carbono en los suelos y la recuperación de la biodiversidad y, por lo tanto, la función del ecosistema, la seguridad alimentaria y la salud;

b) Un nuevo paradigma económico basado en la economía regenerativa que busca el bienestar de los humanos y todas las formas de vida;

 c) Regeneración de la red social al empoderar a las comunidades locales para maximizar su participación en la gobernanza local de su territorio;

 d) Diseñar culturas regenerativas y recuperar valores sociales, aumentar la autoestima y promover el verdadero empoderamiento;

e) Redefinir las estructuras políticas mediante la incorporación de la juventud a la política y;

 f) Espiritualidad, donde la ética, la transparencia y la empatía son algunos de los aspectos fundamentales”. (Universidad para la Cooperación Internacional, 2019)

De acuerdo a estos avances, surge una gran oportunidad y reto para el desarrollo del turismo comunitario, el actual crecimiento de la demanda para este tipo de turismo y las tendencias conscientes, piden experiencias más auténticas y únicas con resultados transformadores, donde el mercado ofertante aún sigue buscando encajar el diseño de experiencias con productos y servicios que logren satisfacer efectivamente esta demanda.

Es ahí donde urge el cambio de percepción de cómo alcanzar la competitividad anhelada en la prestación de servicios de turismo comunitario, aplicando gestión turística bajo pensamiento sistémico y mirada holística para alcanzar el turismo comunitario regenerativo.

Aproximaciones del concepto de turismo comunitario regenerativo:

  • El turismo comunitario regenerativo, está conformado por personas, recursos naturales y culturales diversos en un lugar determinado en constante movimiento y evolución, co –creando emociones y sentimientos para los actores de la cadena productiva (turistas, anfitriones, proveedores, medio ambiente, terceros) y sectores (agricultura, ganadería, público, privado, sociedad civil, estado, etc.) donde además de generar riqueza y oportunidad económica, se incrementa la creatividad, la flexibilidad, empatía, el potencial de aprendizaje, la dignidad y la humanidad de las personas consigo mismas, con los demás y con la madre tierra.
  • El Turismo comunitario regenerativo, es una forma de hacer turismo con propósito, donde el visitante forma parte esencial para lograr en el lugar que visita riqueza económica, rescate de recursos culturales y naturales, fortalecimiento de identidad y equidad de género, empoderamiento y representación empresarial comunitaria y oportunidad adecuada de desarrollo. Por otro parte, para el visitante lograr que la experiencia alcance una trasformación de percepción consciente del mundo.
  • El turismo comunitario regenerativo más que un concepto es la mejor forma de hacer, que el grupo de personas de una comunidad regrese a visionar su propósito originario comunal, encontrando el sentido de raíz de la comunidad y en base a este, desarrollar la actividad turística logrando así que el visitante logre un momento de verdad para la regeneración tanto del lugar, los recursos, las personas y el ambiente.

Potenciales principios del Turismo Comunitario Regenerativo:

  1. Para hacer turismo regenerativo en una comunidad, se deben identificar claramente el sentido del lugar, la esencia del lugar e identidad del lugar = potencial atractivo, que pueden ser personas, cultura material e inmaterial, naturaleza, entre otros.  
  2. La actividad turística regenerativa es una herramienta de trabajo, alternativo a las otras actividades económicas tradicionales para alcanzar metas comunes, siempre evitando caer al monocultivo turístico.
  3. El turismo comunitario regenerativo, es una actividad económica que debe estar al servicio de la comunidad y de los demás recursos de su entorno patrimonial.
  4. La actividad turística regenerativa, debe brindar actividades experienciales originarias del lugar, vivas y dinámicas, con las que se co-creen experiencias transformadoras en el visitante.
  5. Los recursos patrimoniales de las comunidades se fortalecersen con la actividad turística regenerativa, promoviendo identidad, conservación, uso adecuado de los recursos y riqueza económica para el desarrollo de una determinada comunidad o familia rural.
  6. El turismo comunitario regenerativo garantiza el trabajo digno, respetuoso y adecuado para todos los involucrados en la cadena productiva de los productos s y servicios.
  7. La mirada regenerativa se enfoca en generar conocimiento, participación, identidad y sabiduría de los grupos juveniles y para las nuevas generaciones.
  8. Las actividades de turismo comunitario regenerativo, busca competitividad garantizando las condiciones óptimas de infraestructura y planta turística, de acuerdo a los estatutos  de organización comunal y acuerdos con sectores público – privados o sociedad civil para el ejercicio de la actividad adecuada.
  9. Las actividades de turismo comunitario regenerativo implementa adecuadamente estatutos, códigos, asambleas, reglamentos, etc. Que garanticen las actividades éticas y de respeto para todos los integrantes de la comunidad, los visitantes y terceros.
  10. Los ámbitos de desarrollo del turismo comunitario regenerativo son sociales basados en la equidad, inclusividad y participación proactiva de la comunidad, naturales que regenere la biodiversidad, paisajes y ecosistemas,  culturales que busque el diseño de una nueva consciencia de cultura regenerativa, económicos que garantice el bienestar común y sistemas colaborativos, equitativos y justos, políticos con transparencia, ética y participación juvenil y espirituales de valores éticos basados en la Carta a la Tierra.

Los parámetros del Turismo Comunitario Regenerativo:

Los parámetros de las actividades turísticas regenerativas obedecen a estándares de calidad y/o competitividad, que se deben buscar implementar de manera adecuada y son:

  • La seguridad: en este campo la seguridad para todos los involucrados en la cadena de valor del turismo comunitario, se deberá implementar de manera formal documentada, aprobada y debidamente socializada. Deberá contener mínimamente, la identificación de riesgos a las cuales están más expuestos sus operaciones que abarque a todo sus involucrados en la cadena productiva, comunidad, proveedores y los clientes, que tipo de riesgos y cuáles son los planes de contingencia para cada riesgo identificado, acciones de capacitación y simulacros y todo lo concerniente a un buen sistema de seguridad integral.
  • La Salubridad Alimentaria: Una de las principales actividades de experiencia es la alimentación, clave es garantizar la seguridad alimentaria tanto para la comunidad, proveedores y visitantes. Implementar adecuadamente un plan de gestión de Seguridad y salubridad alimentaria.
  • La Calidad: En este parámetro se toca la originalidad de los productos y/o servicios ofrecidos de acuerdo a la identidad del lugar y las personas, los costos acorde al sistema de precio justo, coherentes en el cuidado de los recursos patrimoniales naturales y culturales, garantizando evitar tipo de perjuicio social, asegurar servicios altamente vivenciales, experienciales transformadores para logara la regeneración.

Tres Relaciones de la Regeneración:

Fuente: Camina Sostenible (Sostenible, s.f.)

Conclusión general:

El Turismo Regenerativo Comunitario: Es el turismo experiencial transformador cuyo propósito es el de co-crear  múltiples convergencias de la esencia de los recursos comunitarios, bajo enfoque sistémico donde todos participan de manera viva, para lograr el momento de verdad en la experiencia que logre la regeneración del medio social, ambiental, político, económico, cultural y espiritual.

 313 visitas

Read More

El ABC del turismo en una Cartilla Turística Escolar

Por primera vez en la historia de Quintana Roo, los temas relacionados al turismo, principal actividad económica del Estado llegará a manos de los estudiantes de las escuelas públicas, a través de una Cartilla Turística Escolar.

El documento de 64 páginas fue presentado por la Secretaria de Turismo de Quintana Roo, Marisol Vanegas, acompañada de representantes de la Secretaría de Educación, Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales, el Consejo de Promoción Turística de Quintana Roo, entre otros.

Durante la primera etapa del programa se imprimirán 100 mil de 200 mil cartillas que serán entregadas a alumnos del tercer grado de primaria en escuelas públicas del estado. El documento llegará también, sin costo, a trabajadores turísticos, y público en general durante el año el 2020.

La titular de la SEDETUR explicó que el objetivo de la Cartilla es generar conocimiento y poner en valor la identidad de los quintanarroenses, generando orgullo y pertenencia, objetivo que ha sido el eje de los programas impulsados por la Secretaría, entre estos el programa de “De Aquí Soy”, que ha permitido a 50 mil personas conocer sitios turísticos.

Carlos Gorocica Moreno, subsecretario de Servicio Educativos, Zona Norte de la Secretaria de Educación de Quintana Roo, detalló que iniciarán con la distribución de 2 mil Cartillas en 80 escuelas ubicadas en seis zonas escolares de la zona. A la par, la SEQ desarrollará un modelo para la aplicación de la cartilla en el programa educativo.

Este artículo es un resumen de la noticia original publicada por Sustentur: El ABC del turismo en una Cartilla Turística Escolar.

 313 visitas

Read More

Día de muertos en la Sierra Norte de Oaxaca

Oaxaca es conocida en México como uno de los mejores lugares donde celebrar la tradición del Día de los Muertos y los festejos se extienden durante todo el mes de Noviembre. Una opción interesante es combinar la visita a la ciudad con los Pueblos Mancomunados de la Sierra Norte, a sólo 1 hora y media de Oaxaca, para vivir esta tradición de manera más íntima y familiar.

Expediciones Sierra Norte es una empresa comunitaria de ecoturismo, que pertenece y es operada por los Pueblos Mancomunados de Oaxaca. Son ocho los pueblos que forman la mancomunidad y seis de ellos son parte del proyecto de turismo que se inició en 1994: Benito Juárez, La Nevería, Latuvi, San Miguel Amatlán, Llano Grande y Cuajimoloyas. Esta novedosa iniciativa intercomunitaria promueve la preservación del patrimonio natural de la Sierra Norte a través de un programa de turismo responsable (ecoturismo y aventura), al mismo tiempo que permite el intercambio cultural entre visitantes y familias locales.

La “gente de las nubes”, como se conoce a los habitantes de la sierra, son comunidades de la etnia zapoteca que se encuentran entre los 2400 y 3100 metros sobre el nivel del mar, en un territorio de 24,932 hectáreas y se han organizado para recibir visitantes y compartir con ellos la belleza de sus bosques que entre todos se encargan de proteger. Su emprendimiento hoy recibe unos 25 mil visitantes anuales y en 2016 fue galardonado con los premios “Tourism for Tomorrow” que otorga el Consejo Global de Viajes y Turismo (WTTC por sus siglas en inglés) en la categoría “Comunidad” y “To do” por un turismo socialmente responsable, que otorga The Studienkreis für Tourismus und Entwicklung (Institute for Tourism and Development) en el marco del ITB de Berlin.

Los itinerarios que ofrece Expediciones Sierra Norte incluyen caminatas, ciclismo de montaña y cabalgata a través de una red de senderos señalizados que abarcan más de 100 kilómetros, uniendo los distintos pueblos. Aunque las actividades de aventura son el eje de los itinerarios, hay muchos momentos para compartir la vida cotidiana con los habitantes de los pueblos y aprender de sus usos y costumbres. El itinerario del que participamos fue muy especial, siendo uno de los primeros que combinaba las celebraciones de Dia de Muertos en la Sierra Norte y en la ciudad de Oaxaca, dando a los visitantes la oportunidad de participar activamente en los preparativos de este evento cultural único.

El recorrido comenzó en Oaxaca, donde nos unimos con otros participantes del tour para trasladarnos hasta Benito Juárez, comunidad pionera del ecoturismo. Su punto más alto es el Mirador a 3100 metros, con vistas impresionantes de los valles centrales. Aquí se encuentran sus dos atractivos distintivos- el puente colgante y, para los que disfrutan de las aventuras extremas, un circuito de 3 tirolesas siendo la más larga de 300 metros de largo y 80 metros de alto.

Benito Juárez se ha convertido en un icono del turismo de aventura gracias a los dos atractivos antes mencionados, pero en nuestro viaje descubrimos que Benito Juárez es mucho más que eso,  aquí las familias te reciben y estan dispuestos compartir distintas actividades de su vida cotidiana contigo. De regreso del mirador, almorzamos en casa de Doña Clara, quien además de una deliciosa comida típica, nos enseñó su huerto orgánico, sus plantaciones de flores y las artesanías que realiza. En la tarde visitamos Casa de Piedra, emprendimiento de Doña Lilia y su familia, donde participamos del taller para hacer los tradicionales tamales de mole y el chocolate, alimentos que se colocan como ofrendas el 31 de octubre en el altar de muertos. Los visitantes pueden colaborar activamente en todo el proceso, desde tostar los granos de cacao hasta molerlos con canela y azúcar, para más tarde degustarlo con los deliciosos tamales que aprenden a preparar. Luego de la cena, regresamos a nuestra acogedora cabaña para descansar al calor de la chimenea.

Al día siguiente visitamos la granja ecológica del Señor Eli, que nos recibió con sus adorables nietas y nos dio un recorrido por su pequeña granja donde siembra flores, árboles frutales, maíz y tambien cría algunos animales como gallinas y ovejas. Aquí disfrutamos de un desayuno típico y probamos el atole colorado, una bebida a base de maíz con chocolate, canela y achiote, especie que le da su color rojo.

Desde la granja del señor Eli emprendimos el descenso hacia Latuvi (la tierra de la hoja enrollada en lengua zapoteca) en una caminata de tres horas con vistas espectaculares de la sierra y los pueblos aledaños. Latuvi está a 2400 metros sobre el nivel del mar y como todos los pueblos mancomunados, cuenta con su oficina de turismo, donde nos recibieron para registrarnos y llevarnos a nuestro alojamiento. Al igual que en Benito Juárez, las cabañas tienen vistas encantadoras y amplias terrazas con hamacas para disfrutar la paz del lugar.

Latuvi

En Latuvi tuvimos la oportunidad de preparar el tradicional pan de muertos, otra de las ofrendas que se coloca en los altares. Este tipo de pan es una de los alimentos más típicos que se preparan en época de Día de Muertos y su presencia es obligatoria en todas las ceremonias en los panteones, altares y en las casas de las familias. Yolanda nos compartió la receta y luego la ayudamos a darle su característica forma a los pancitos. La demanda de pan es mucha en estos días y aunque son 5 panaderías en Latuvi están todas muy ocupadas atendiendo grandes pedidos.

Hay dos variedades de pan que se preparan: el criollo (sin huevo) y el que lleva yema de huevo, ambos deliciosos. El horno de adobe se calienta durante un par de horas con leña, cuando esta caliente se barre con ramas de chamizo y otras plantas de la región,  para luego introducir los panes uno a uno. Pueden hacerse al mismo tiempo unos 60 panes. Cuando estuvieron listos, degustamos nuestras creaciones con una rica taza de chocolate caliente. En Oaxaca se acostumbra acompañar siempre el chocolate con pan.

A diferencia de Benito Juárez, en Latuvi las comidas se sirven en comedores familiares, existen 3 comedores que se van rotando cada semana, y es ahí donde se dan los encuentros e intercambios con otros pequeños grupos de viajeros, como en nuestro caso. En la noche, nos reunimos alrededor de una fogata y escuchamos con curiosidad las leyendas de día de muertos que nos compartieron algunos habitantes del pueblo en un contexto realmente mágico.

El altar

Como broche de oro de nuestro itinerario, el 31 de octubre partimos temprano en una caminata de una hora, recolectando flores con Don Alejo para colocarlas en el altar que más tarde ayudamos a preparar. Las flores típicas que se recogen son blancas y violetas, así como el cempasúchil silvestre y las calas. Llegamos a la casa de Doña Esperanza y el Sr Rufino que nos esperaban para ayudar en la construcción del altar en honor a su papá y otros difuntos de su familia.

Altar para Día de los Muertos en Latuvi

Aquí aprendimos que el 31 de octubre se prepara primeramente el altar para los niños, que llegan a partir de las tres de la tarde, y el 1 de noviembre se coloca la ofrenda para los adultos. Siempre se incluye pan, chocolate, frutas, cacahuates y nueces y en general todos los platillos que la persona disfrutaba en vida. Para los adultos se incluye mezcal y otras bebidas, mientras que para los niños se colocan dulces y refrescos. Se cree que durante esos días festivos, los seres queridos regresan desde el más allá para reunirse con sus familiares y es fundamental que el altar esté preparado y las puertas de la casa abiertas para que sean bienvenidos luego del largo viaje que emprenden. También durante estos días se reciben visitas de amigos y familiares que vienen a compartir el festejo y a partir del 2 de noviembre, una vez que los difuntos se han ido, se comparte la comida del altar.

Esta es una tradición única en el mundo, donde esta fecha es una verdadera celebración y un momento para compartir y recordar a los difuntos. La preparación del altar es una actividad muy emotiva para una familia y tener la oportunidad de compartir este momento con las familias locales es una experiencia única para los visitantes.

Todas las actividades durante éste y otros tours en la Sierra Norte de Oaxaca son proporcionadas por las familias o habitantes locales. Asimismo, la comunidad local comparte las comidas y actividades diarias con los visitantes y son verdaderos anfitriones que hacen sentir bienvenido a todos los que participan en uno de los itinerarios. Con este concepto, “Expediciones Sierra Norte” crea oportunidades e importantes ingresos económicos para las familias rurales de los Pueblos Mancomunados a través de las experiencias turísticas. Gracias a estas oportunidades, la comunidad local tiene la posibilidad de trabajar en sus alrededores y no necesitan dejar sus tierras en busca de mejor futuro en las zonas urbanas.

Así nuestro viaje por la Sierra Norte de Oaxaca compartiendo las tradiciones de día de los muertos con las familias llegaba a su fin, pero en la ciudad de Oaxaca los populares festejos nos esperaban de la mano de Chimalli, operadora turística que coordinó el itinerario en la ciudad. El recorrido incluía la visita a los panteones, las tradicionales “muerteadas” o comparsas, donde los vecinos se disfrazan y salen a las calles a desfilar al ritmo de la música, las exhibiciones de altares de todo tipo, casas adornadas y turistas y locales maquillados. La ciudad de Oaxaca es una gran fiesta en esos días y sin duda es uno de los mejores lugares donde vivir este ritual, pero nuestras vivencias en la Sierra y el haber compartido de cerca los preparativos con las familias, nos dejaron un aprendizaje y un recuerdo aún más profundo de esta tradición mexicana.

 313 visitas

Read More

Newsletter

Recibe nuestro boletín con las últimas noticias en turismo y sostenibilidad.