Turismo rural, un problema semántico (y por tanto, de marketing)

Turismo rural es turismo real. Más que turismo, viajar, volver a viajar. Las trampas del lenguaje condicionan nuestra forma de pensar y por tanto, nuestros juicios. La palabra turismo la carga el diablo y ya poco tiene que ver con la que en tiempos debió significar recorrer mundo. La expresión “hacer turismo” se usa hoy como sinónimo de entretenimiento contemplativo, de matiz despectivo. Cuando decimos de alguien “parece un turista”, además de pinta hortera le atribuimos un interés por las cosas tan frívolo como efímero, fotográfico; cuando decimos de un sitio que “es muy turístico”, es que destila masificación, artificialidad o negocio.

“Turismo” es un ejemplo de concepto corrompido por el lucro. Y es que desde que la publicidad fagocitó al turismo, haciendo del clásico viajero un consumidor y del clásico destino un producto, el mundo se concibe ya como un mercado por el que la gente se mueve con la impaciencia o desidia de un ascensor que la lleva de destino en destino como de planta en planta, escaparates tras los que se exhibe la vida, empaquetada y de oferta: la naturaleza, la historia, poblaciones autóctonas, paisajes, animales… Todo pintoresco y dispuesto para sacar cuatro fotos y volver al hogar, al mismo estilo de vida, sin que lo visto interfiera lo más mínimo en tu rutina.

Pero el mundo es muchísimo más, y sorprende la facilidad con que se olvida, cegados por la globalización y su idea de que hoy el mundo es más pequeño. Un simple experimento revela el engaño: si uno echara a andar sin tecnología el planeta le resultaría igual de grande e inexpugnable que hace 10 mil años. La diferencia entre una perspectiva y otra da la medida del error, la deriva y delirio de nuestra idea de “mundo”. Nada hay más fácil que respirar. Por eso lo olvidamos. Siendo la función más vital y desesperada, y definiéndonos más que cualquier otro acto cotidiano, es la menos consciente. Uno prioriza y se identifica más con las cosas que llenan su agenda desde que se levanta hasta que se acuesta, sin recordar que lo único indispensable es respirar, y que el artículo más lujoso y sagrado es el oxígeno que tiene ante sí. ¿Cómo puede vivir tan lejos de la realidad? El turismo rural es turismo real porque más que ningún otro tipo de turismo tiene lugar en esa realidad, la realidad material y biológica de la que dependemos.

Irónicamente, desde la mirada urbana, “turismo” no acaba de casar con “rural” porque «turismo» sugiere en el imaginario urbanita paseo, confort o hedonismo, y «rural» sugiere aperos de labranza, aislamiento, incomodidad, antigüedad, o sea, falta del sex appeal urbano o de progreso. A veces hay que sacudir de tópicos las palabras para poder ver lo que significan, y hoy en día, “rural” o «turismo rural» merecen redefinirse, porque la imagen de pintoresquismo que arrastran sigue perteneciendo a la óptica dominante e insostenible. La ventaja competitiva del turismo rural, por encima de los valores eventuales que busca en él el turista convencional (el encanto, la salud, la paz) como quien va a un museo, está en que la naturaleza no es un simple producto turístico, sino la única realidad indispensable y el horizonte de las energías renovables y el progreso sostenible.

El reto del marketing rural es cambiar esa óptica, concebir “el campo” no como un  patio de recreo urbano o un bucólico reducto del pasado, sino como un horizonte y una realidad necesaria más allá del ocio: las novedades técnicas amortiguan los rigores ambientales, y no sería tan descabellada la idea de que la naturaleza haya esperado el momento en que la cultura, de tan sofisticada e inocua, hiciera posible el regreso del hombre.

El turismo ha tendido a una forma de desplazamiento en la que no sólo la travesía es lo de menos, sino en la que el destino debe adaptarse a las condiciones culturales del turista, a su forma y nivel de vida. Desde que sale hasta que llega, y durante el tiempo que se hospeda, dispone de los lujos con los que suele contar o a los que aspira. De forma que si algunos destinos son paradisíacos pero incómodos al forastero, los coloniza con hoteles y centros comerciales para hacérselos más habitables. Lo de menos es cómo sea el destino, sólo si se transforma le será útil. El turismo rural es turismo real porque no transforma ni disfraza el entorno, exige por el contrario que sea el turista el que se adapte, readapte, a las condiciones naturales. Eso sí, siempre que el turismo rural sea ecológico y sostenible.

Turismo rural es turismo real porque conecta con la verdad de la que todos -conscientes o no- dependemos, con la experiencia biológica, la aventura, el deporte… Valiosos ecosistemas están desapareciendo por culpa de un modelo de progreso basado en valores caducos. Si “el campo” se ha vaciado por ello como se borra un encerado, es hora de volver a llenarlo, de dotarlo de nuevos sentidos, usos y significados. Atendiendo a esto, turismo rural es turismo real, o más que turismo, viajar. Volver a viajar.

Este artículo es un resumen del original escrito por el periodista Aldán, quien ha otorgado derecho a publicarlo en Travindy, y  puedes seguir en su cuenta Twitter.

 143 visitas

Read More

4 Lecciones aprendidas sobre marketing de turismo comunitario

Como consultores de marketing de turismo sostenible, a lo largo de nuestra trayectoria profesional nos vemos enfrentados a diferentes proyectos, empresas o modelos de negocio. Sin embargo, cuando nos enfocamos en proyectos de base comunitaria, la perspectiva de la consultoría es muy distinta y debemos ser conscientes de no cometer errores al aplicar estrategias tradicionales. En este artículo voy a explorar mis 4 lecciones aprendidas en este tema trabajando con diferentes proyectos ecoturísticos de base comunitaria en México:

  1. Visitar proyectos de turismo comunitario y realizar labores de consultoría debe tratarse de una actividad conjunta y con base en tangibles. No podemos llegar y soltarles el sermón de las cosas que deben de cambiar y de cómo (según nuestros criterios occidentales) deben organizar su actividad empresarial. Debemos ser capaces de analizar sus debilidades y ofrecer soluciones tangibles que bien nos encarguemos de materializar junto con ellos o donde propongamos un seguimiento por un periodo de tiempo determinado.
  1. Debemos analizar los USPs (puntos fuertes) de los recursos de la comunidad, de la cooperativa o incluso de las personas que se encargan de la misma y lidian con el visitante. Ser capaces de descubrir en qué se diferencian de su competencia y proponer iniciativas donde se involucre al visitante en experiencias que resalten dicha diferenciación. Por ejemplo, si el punto fuerte reside en la producción de artesanía local y tradicional, proponer la idea de realizar talleres con los clientes donde juntos realicen artículos que se convertirán en recuerdos ‘hechos por ellos’ durante sus vacaciones. Si por el contrario el proyecto se ubica en un lugar con exuberante vegetación y se realizan tareas de reforestación, proponer la idea de que crear un programa donde el visitante se involucre plantando un árbol con su nombre.
  1. Brindar sugerencias de comunicación enfocadas tanto a las redes sociales como a los visitantes dentro de las en las instalaciones turísticas. Generalmente estos proyectos ecoturísticos realizan multitud de practicas sostenibles, sin embargo no son conscientes de las mismas ya que en muchos casos para ellos se trata de su propia forma de vida. Explicar que las practicas sostenibles que realizan son dignas de ser comunicadas entre sus huéspedes para que también ellos sean capaces de adaptar su comportamiento durante su estancia, es importante para garantizar el buen fin de las mismas. Además, demostrar un compromiso con el medio ambiente es un factor crucial que les ayudará a posicionarse y a mostrar el valor añadido que poseen estos proyectos.
  1. Maximizar el uso de sus internet para posicionar la marca y abrir nuevos canales de comercialización. En general estos proyectos carecen de personas dedicadas al marketing, en muchos casos ni siquiera disponen de conexión a internet o de un ordenador. Sin embargo, y a causa de la globalización, incluso en las comunidades más remotas las personas disponen de un móvil con datos y varias Apps con las que ya están familiarizados. Esta es una oportunidad que hay que aprovechar para evitar que estos proyectos comunitarios queden rezagados en el olvido tecnológico. Capacitar (y de nuevo, ofrecer un seguimiento para cualquier problema que pueda surgir) a responsables del proyecto para que aprendan otras aplicaciones que les permita ganar una cuota de mercado es una estrategia con impacto asegurado.

Realizar tareas de consultoría (bien hechas) en comunidades rurales es una labor que no cualquier consultor puede llevar a cabo, ya que requiere un seguimiento continuado que no todo el mundo está dispuesto a tener en cuenta. Por eso es muy importante el perfil del profesional de turismo responsable en este ámbito ya que dicho compromiso es intrínseco a nuestra persona.

 143 visitas

Read More

Booking.com: 8 preferencias para los viajes de 2017

Los expertos de Booking.com han revelado las ocho grandes preferencias para los viajes de 2017, basándose en datos, recomendaciones de clientes, comentarios, preferencias y un gran conocimiento sobre la innovación en las tecnologías del e-Commerce aplicado a viajes. Estas son las claves que darán forma a los viajes de los españoles durante el próximo año:

1. Satisfacción inmediata 2.0

La tecnología da alas a un viajero más exigente e impaciente. El 44% de los viajeros espera planear sus vacaciones con unos pocos toques en la pantalla de su móvil, y más de la mitad (52%) cree que usarán más sus apps de viaje en 2017. La tecnología erradicará los problemas que surgen sobre la marcha y dará respuesta a necesidades específica en el momento en que aparecen, mejorando la experiencia de usuario con recomendaciones y consejos de otros como él. Durante el próximo año, veremos cómo gestionar estas expectativas de una forma nueva, sin precedentes: desde encontrar el cajero automático o el WiFi más cercanos, hasta formas para saltarse las colas en los lugares de interés, consejos para superar el jet lag, etc. Con un gran número de innovaciones en el campo de la inteligencia artificial y del aprendizaje automático, nuestras apps favoritas pasarán de ser solo funcionales a convertirse en nuestros mejores compañeros de viaje. Podrán predecir nuestras necesidades únicas y darles respuesta incluso antes de que se lo pidamos. El uso de la mensajería instantánea inteligente, que se adapta a nuestras preferencias para resolver dudas y responder a nuestras demandas en tiempo real, elijamos el destino que elijamos, será de una importancia capital. Un sistema de ayuda disponible en todo momento en la palma de nuestra mano.

2. Hagamos negocios

Los viajes que combinan ocio y negocios están en auge, y en 2017 seguiremos viendo su crecimiento, no solo por la combinación de los dos modelos sino por el valor que se añade a los viajes de trabajo. Del 40% de viajeros de todo el mundo que viajaron por trabajo durante este año, el 46% piensa que viajará aún más con esta motivación durante 2017. A parte de elegir suites business y preparar presentaciones en PowerPoint, el 49% de los viajeros de negocios prorrogan sus viajes para disfrutar un poco más del destino que visitan. Tres cuartas partes (75%) tienen pensado hacerlo igual o más durante el próximo año. No creen que sea tiempo perdido ni un problema para sus carreras. El viaje de negocios se valora cada vez más como una oportunidad para expandir horizontes, inspirarse y hacer progresar una carrera profesional. Además, el 30% de los viajeros llegaría a aceptar un trabajo con un sueldo más bajo si implicara viajar más por negocios.

3. Más ganas de conocer mundo

El mundo que conocemos tiene muchos rincones por descubrir y parece que 2017 verá a más viajeros que nunca explorando su lado más aventurero. El 45% piensa ser más atrevido en su elección de destino para el próximo año, mientras que al 47% le encantaría visitar lugares que ninguno de sus amigos ha pisado. Tanto si es para hacer senderismo atravesando remotos pueblos de montaña o para descubrir un hostal precioso al otro lado del charco, hay un creciente interés por elegir destinos inexplorados y descubrirlos de la forma más auténtica posible. El 56% de los viajeros quiere hacer viajes más independientes en 2017, una tendencia claramente en alza en Brasil, India, Estados Unidos, China y Tailandia. Entre los destinos elegidos por los españoles para disfrutar de su espíritu más aventurero destacan Tanzania, Rusia, Bulgaria, Islandia y México.

4. Cuidar del cuerpo, la mente y el alma

En un mundo que lleva un ritmo frenético, la gente cada vez más piensa en viajar como una oportunidad para recuperar el equilibrio perdido en su día a día. Casi la mitad de los encuestados (48%) cree que las vacaciones son un buen momento para reflexionar y tomar mejores decisiones. Durante el próximo año veremos cómo cada vez más personas priorizan los viajes que prometen armonizar cuerpo, mente y alma, sobre todo en destinos como India, China y Tailandia. El 44% está interesado en viajes de spa y relax, y el 38% en tener la oportunidad de cuidar de su salud y bienestar durante sus viajes en 2017. Los trabajadores ya no esperan al final del año escolar para pensar en las vacaciones, incluso en aquellos países en los que la cultura del trabajo está más arraigada. Más de la mitad de los encuestados (51%) piensa tomarse más días de vacaciones el próximo año de los que ha disfrutado en el año actual. Y los alojamientos de todo el mundo adaptan su oferta a esta demanda en crecimiento. En 2017, será más común encontrar una amplia variedad de alojamientos de distintos tipos (villas, apartamentos, resorts, etc.) que ofrecen instalaciones para practicar la meditación, spas, talleres de bienestar y espacios al aire libre que faciliten un estilo de vida holístico y ofrezcan posibilidades de conocerse a uno mismo.

5. Sé sostenible o quédate en casa

Los viajes sostenibles son importantes por muchos motivos, pero es innegable que ser más consciente y respetuoso con el medio ambiente, y tener una actitud responsable es una tendencia tanto para los viajeros como para los alojamientos. Durante el próximo año veremos que más de un tercio (36%) de los viajeros tienen pensado elegir opciones de viaje más respetuosas con el planeta que en 2016, y casi 2 de cada 5 personas (39%) están interesadas en participar en un ecotour. Queda así reflejado el hecho de que la gente busca formas de satisfacer sus necesidades de viaje mientras se preocupa por mantener la integridad cultural y medioambiental del destino, eligiendo rutas más largas y panorámicas y medios de transporte alternativos. Las estancias en alojamientos ecológicos ya no solo son elección de unos pocos. Con el paso de los meses, seguramente veremos cómo aumenta el diálogo sobre incentivos económicos, como por ejemplo el descuento en impuestos para los viajes sostenibles (el 41% de los viajeros estaría a favor*), la introducción de unos estándares internacionales para alojamientos sostenibles (41% a favor) y proveedores de transporte que ofrezcan más información sobre la huella de carbono (26% a favor).

6. Placeres sencillos

En 2017, los viajeros buscarán inspiración en sus propias aspiraciones en lugar de en cosas materiales. De hecho, el 58% de los encuestados tiene pensado dedicar dinero a experiencias antes que gastar en compras mientras estén de viaje durante el próximo año. Cada vez les interesan menos los detalles sofisticados y más los pequeños momentos y los placeres sencillos de los que pueden disfrutar mientras están de viaje. Solo el 10% de los participantes afirma que un servicio de mayordomo o conserje es esencial para disfrutar de su viaje. Los artículos de aseo de lujo parecen haberse convertido en cosa del pasado, ya que solo el 13% de los encuestados dijeron que eran esenciales para los viajes que quieren hacer en 2017.

7. El toque humano

Como contrapartida a la tecnología, la interacción con el personal y la posibilidad de establecer relaciones auténticas durante las vacaciones serán puntos fuertes de los viajes en 2017. El 42% de los viajeros afirma que no se quedaría en un alojamiento con un personal que no fuera amable y atento, y establecimientos como los bed & breakfasts o los ryokans siguen viendo el aumento de su valoración entre los viajeros. Nuestra confianza en quienes ya han estado allí no ha disminuido: el 40% de los viajeros confirma que no se alojarían en un establecimiento que tenga más de tres comentarios negativos. En 2017, los viajeros empiezan a entender que el factor humano es insustituible, y le dan importancia a las relaciones personales como elemento clave en unas vacaciones memorables. Como consecuencia, podemos esperar que este tipo de interacciones entre las personas se conviertan en una moneda de cambio más durante los meses anteriores al viaje, que harán que se produzcan avances importantes en tecnologías como el chat, que tendrán que ser igual de cálidas, personales y espontáneas que en la comunicación y la relaciones humanas.

8. Llévame a la luna

Viajar se ha convertido en un estilo de vida y ya no es simplemente un lujo. Así, no es sorprendente que empecemos a encontrarnos con gente que tiene la intención de explorar destinos más allá de este mundo. De hecho, el 44% se imagina un futuro en el que disfrutará de unas vacaciones en los rincones más lejanos de la galaxia, o en lo más profundo del océano, y es probable que no sea ya una posibilidad tan remota como parece. La combinación de la tecnología con el creciente deseo de viajar a lo desconocido está dando como resultado grandes innovaciones para los viajes en 2017. Aunque aún quede trabajo por hacer para que el turismo espacial sea una realidad, los avances que permitirían explorar los océanos son notables. El tren de alta velocidad avanza imparable y podrá conectar a los viajeros con los rincones más remotos del norte de África. La NASA está invirtiendo en un avión de pasajeros supersónico que permitirá volar de forma más rápida, más sostenible, más segura y silenciosa. Además del ya conocido vehículo con piloto automático Tesla, que unirá Los Ángeles con Nueva York durante el verano de 2017. Estos avances ya le dan rienda suelta a nuestra imaginación y a nuestro deseo colectivo de explorar otros horizontes. ¿Quién sabe qué otras fronteras se abrirán ante nosotros durante el próximo año?

“Descubrir lugares inexplorados, conocer a gente y culturas diferentes, y desafiar nuevos límites siempre han sido temas centrales en nuestra motivación para viajar, y 2017 se perfila como un año muy emocionante,” afirma Pepijn Rijvers, Chief Marketing Officer de Booking.com.

“En 2017, los viajeros estarán cada vez más interesados en vivir aventuras, pero también son cada vez más conscientes de la importancia del impacto de esas experiencias en los destinos que visitan y se preocupan por la sostenibilidad. Al mismo tiempo que buscamos interacciones humanas más personales y una serie de comodidades familiares, también esperamos que el desarrollo en el campo de la tecnología nos permita mejorar nuestras experiencias y nos acerque a lo que nos importa de forma más rápida e inteligente. Tanto si vamos a viajar al otro lado del planeta, como si solo vamos a pocos kilómetros de casa, queremos profundizar, buscamos autenticidad y conectar con el destino a cada paso. Para 2017, en Booking.com, no solo nos preocupa el destino, sino el todo el viaje, además de encontrar nuevas formas de darle herramientas al viajero a través de la tecnología, para que pueda vivir y saborear los viajes a su manera en todo momento.”

* Según datos recogidos por Booking.com en 10 mercados diferentes durante el mes de marzo de 2016, con 1.000 participantes en cada uno. Los encuestados debían tener 18 años o más, debían haber viajado como mínimo una vez durante 2015 y estar planeando como mínimo un viaje para 2016. Todos los participantes tenían que formar parte de quienes toman las decisiones al planificar la mayoría de sus viajes.

Nota de prensa de Booking.com: 8 tendencias de viaje para 2017

 143 visitas

Read More

Ministros de Turismo de África adoptan la Carta Africana sobre Turismo Sostenible y Responsable

Los ministros africanos de turismo y los jefes de delegación junto con los funcionarios de la OMT se reunieron en Marrakech para celebrar la 22ª reunión de la Cumbre de las Naciones Unidas para el Cambio Climático (COP22) para adoptar la primera Carta Africana sobre Turismo Sostenible y Responsable y firmar la Declaración sobre ‘Turismo y Clima en África’. Ambos documentos allanan el camino para la implementación de principios de sostenibilidad y responsabilidad en el sector turístico en África.

La Carta Africana de Turismo Sostenible y Responsable, firmada durante el Foro Ministerial sobre Turismo y Clima en África, al margen de la COP22, pretende convertirse en una herramienta instrumental para que el continente se involucre en mejores prácticas de turismo sostenible mediante la conciliación del crecimiento social y económico, la preservación del medio ambiente y el respeto a la diversidad cultural de cada país.

Durante la inauguración, Aziz Akhannouch, Ministro de Turismo de Marruecos, dijo que «la Carta firmada hoy es un compromiso para el futuro con el fin de promover el turismo sostenible en beneficio de África, respetando la biodiversidad y el patrimonio de cada país africano».

Al comentar sobre el tema, Márcio Favilla, Director Ejecutivo de Programas y Relaciones Institucionales de la OMT, dijo que es «el resultado de la visión que los países africanos tienen para el futuro de su sector turístico: respetar el medio ambiente, las comunidades locales, apoyar la igualdad, crear empleos para los jóvenes y ser un motor clave para el crecimiento sostenible y económico» y que «la Carta constituye también una plataforma abierta de trabajo para los países que proporciona orientaciones globales para preservar, respetar y beneficiar a los destinos africanos y a los africanos «.

Los países que firman el documento: el Reino de Marruecos, la República del Congo, Angola, Benin, Camerún, Etiopía, Guinea-Bissau, Cabo Verde, Burundi, Burkina Faso, Costa de Marfil, Gambia, Gabón, Malí, Mauritania, Nigeria, Níger, Senegal, Seychelles, Sudán, Zimbabwe, Túnez y la República Centroafricana.

 143 visitas

Read More

Nuevos cursos online de turismo sostenible del GSTC

https://www.gstcouncil.org/sustainable-tourism-training/

El Consejo Mundial de Turismo Sostenible (GSTC, por sus siglas en inglés), la autoridad líder mundial en estándares de sostenibilidad para el sector turístico, ofrece a través de su programa de formación en turismo sostenible sus conocimientos y orientación práctica para ayudar a los profesionales de la industria turística a implementar mejores prácticas de sostenibilidad. A partir de 2017, el programa de formación incluirá, además de la formación que ya se ofrecen en varios lugares alrededor del mundo, una serie de formaciones online durante todo el año.

Diseñados como una experiencia de formación interactiva liderados por formadores expertos del GSTC, los programas de formación online se ofrecen a través de un ambiente de aprendizaje flexible y combinan la comodidad del aprendizaje a la carta con los beneficios del aprendizaje interactivo centrado en las personas para optimizar los resultados para los profesionales del turismo. Estos cursos programados se imparten en un período de 4 semanas e incluyen lecciones, actividades semanales y sesiones en vivo para facilitar la interacción y la colaboración.

«El programa de capacitación del GSTC es una parte fundamental de la misión del GSTC de incrementar el conocimiento y las prácticas de turismo sostenible entre las partes interesadas de la industria turística», indica Randy Durband, CEO del GSTC.

El desarrollo del programa apoya las iniciativas en curso del GSTC que apoyan el Programa Marco de 10 años del PNUMA sobre Turismo Sostenible relacionada con la formación sobre principios de sostenibilidad y «la aplicación de directrices, herramientas y soluciones técnicas para mejorar, mitigar y prevenir los impactos turísticos y para incorporar los patrones de Consumo y Producción Sostenibles entre los actores del turismo» (Fuente: Programa 10YFP sobre Turismo Sostenible, Área de Trabajo 3).

Además, en 2017 el GSTC tiene como objetivo contribuir, a través del programa, a los objetivos de «Desarrollo de capacidades y educación» del Año Internacional de las Naciones Unidas para el Desarrollo Sostenible, implementando la actividad recomendada de «formaciones sobre turismo sostenible» esbozado por la Organización Mundial del Turismo (OMT).

Las cursos online con una duración de 4 semanas se ofrecerán trimestralmente, a partir de abril de 2017, a través de la plataforma de formación online TrainingAid. Junto con las habituales formaciones presenciales, la opción de formación online cumple con los requisitos formativos para obtener el Certificado del GSTC en Turismo Sostenible, ofreciendo a los participantes la oportunidad de demostrar su conocimiento de las normas y prácticas de turismo sostenible.

Save

 143 visitas

Read More

Newsletter

Recibe nuestro boletín con las últimas noticias en turismo y sostenibilidad.