Empoderamiento femenino en la Mixteca Oaxaqueña: del rescate de las tradiciones al ecoturismo

En El Almacén, comunidad enclavada en las montañas de la sierra Mixteca de Oaxaca, existe un grupo de mujeres que lucha por rescatar la tradición de sus antepasados en la elaboración de pulque y cosecha de aguamiel, que se remonta a la época prehispánica. Además, esta actividad es fuente de ingresos para mejorar su precaria situación económica.

Localizado en la Reserva de la Biosfera Tehuacán-Cuicatlán, El Almacén es un pequeño poblado con menos de 60 habitantes, en su mayoría mujeres, porque los hombres se ven obligados a emigrar a la Ciudad de México, Oaxaca y otras comunidades, con el fin de obtener trabajo y mejorar sus condiciones de vida.

La esencia de esta localidad, liderada por mujeres, es la elaboración de pulque. La producción de éste se inicia con una ceremonia y ofrenda a la madre tierra, en agradecimiento al elixir que nos comparte. Esas mujeres, quienes se comunican en mixteco, cocinan y tejen con palma, se hacen cargo de la educación de sus hijos y son sostén del hogar.

Viviana Bautista, ingeniera forestal, expone: “La organización de Mujeres Milenarias nació con las primeras ferias del pulque que se realizaron en la comunidad (12 y 13 de mayo) en 2012, cuando empezaron a participar uno o dos productores. Posteriormente, a integrarse y a reunirse. Fue en 2016 cuando se logró agrupar a ocho productores. En 2017, la organización compitió en un concurso que les permitió darse a conocer”.

Señala que a partir de ese año comenzaron a llegar visitantes a El Almacén para conocer el proceso de producción artesanal del pulque. “El proceso de crecimiento del maguey es largo, porque tarda entre 12 y 13 años en crecer y madurar. Muchas veces la gente se desespera, al no ver un ingreso rápido, y muchos tienden a emigrar a otras ciudades y comunidades a trabajar”.

La ingeniera forestal, perteneciente a la comunidad, expresa que en 2018 lo que las ayudó mucho fue obtener la categoría Slow food como el decimosegundo baluarte en México. Esta categoría se otorga a comunidades de productores de pequeña escala que preservan alimentos tradicionales, saberes antiguos y territorios.

Es así como el pulque pasa de ser exclusivamente una bebida alcohólica a una alimenticia, medicinal y salvaguarda los conocimientos, los utensilios, para transmitirlos a las generaciones siguientes.

Emiliano Iturriaga, uno de los fundadores de Rutopía, plataforma que conecta a comunidades indígenas que tienen proyectos de turismo con mercados de todo el mundo con el fin de hacer un desarrollo regenerativo en las comunidades más allá de lo sustentable, plantea que el modelo económico es invertir la cadena de valor: “Lo que está pasando actualmente en el turismo de aventura, en comunidades indígenas de México, es que hay muchos operadores externos que están llevando grupos a las comunidades y la mayor parte del ingreso se está quedando fuera de ellas».

“Queremos invertir esa cadena fortaleciendo a las comunidades para que ellas mismas operen 100 por ciento el viaje a través de nuestra plataforma, y ahora con la de Airbnb Aventuras Solidarias cualquier viajero pueda reservar una experiencia en esas comunidades y nosotros gestionamos todo el servicio al usuario”.

Este artículo es un resumen de la noticia original publicada por La Jornada: El Almacén: mujeres, del rescate de las tradiciones al ecoturismo.

 131 visitas

Comentarios

Deja un comentario


* Campos obligatorios.

Newsletter

Recibe nuestro boletín con las últimas noticias en turismo y sostenibilidad.