Las amenazas del Chorlitejo Patinegro, ave del año 2019

Como cada año, desde 1988, la Sociedad Española de Ornitología ha distinguido con el título “Ave del año” a una especie que, gracias a las valoraciones de socios y simpatizantes de la ONG conservacionista, merece un especial reconocimiento, pero también destacar su especial vulnerabilidad y las amenazas a las que se enfrenta por el uso insostenible y/o la destrucción de su hábitat. Esta campaña de “Ave del año” impulsada por SEO/Birdlife trata de concienciar sobre la importancia de la conservación de la naturaleza, así como de impulsar y desarrollar políticas reales y efectivas para proteger nuestros ecosistemas y biodiversidad asociada.

Este año, y por primera vez, ha sido seleccionada un ave limícola, el chorlitejo patinegro (Charadrius alexandrinus), un pájaro que habita en ecosistemas acuáticos, costeros o marismas interiores en las que se alimenta de pequeños insectos que encuentra en los lodos que frecuenta. Esta especie es, además, un ave incluida en el Libro Rojo de las Aves de España con la categoría “vulnerable”, debido a la merma que ha sufrido su población entre otras causas, por el turismo de masas que asola las playas, la destrucción de los ecosistemas litorales por la sobreconstrucción masiva, pero también la limpieza mecanizada de playas y sistemas dunares. En algunos puntos como la Costa de Andalucía, se ha visto reducida su población en un 70%.

El chorlitejo es ese pequeño pajarillo que, cuando estamos en la playa, vemos corriendo de un lado a otro esquivando las olas y buscando comida. Como ya hemos avanzado, el boom del turismo masivo, completamente insostenible, no solo destruye los hábitats, sino que sus habitantes se quedan sin territorio para formar su hogar. Esta especie comienza su época de cría en primavera, coincidiendo con la llegada masiva de turistas a nuestras costas, como sucede en Andalucía o Canarias, entre otros lugares, y, a diferencia de otras aves, no entierra sus huevos en la arena, es decir, no hace nidos, con lo cual, es muy fácil que se destruyan sus huevos con las pisadas o la limpieza mecanizada de las costas, pero también sus pollitos, si logran sobrevivir, sufren las consencuencias, y pueden no llegar a la edad adulta.

Pero, ¿qué podemos hacer para contribuir a mejorar su supervivencia? Lo primero es respetar las zonas protegidas, y no adentrarnos en dunas o zonas señalizadas y/o restringidas, donde anida esta especie u otras, tenemos que concienciarnos que la biodiversidad no es recurso renovable, pero también ser prudentes y respetuosos cuando vamos con nuestros animales sueltos a las playas, ya que debemos evitar que entren en estas zonas. La limpieza mecanizada de las playas es otro grave problema, ya que además de destruir nidos, e incluso amenazar a los chorlitejos y sus crías, arrasa con algas y otros restos vegetales y animales marinos, donde encuentran alimento muchas especies de aves, no solo el chorlitejo. Tenemos que ser conscientes que esto no es basura, forma parte del medio ambiente y la biodiversidad de la zona costera. Pero también se puede evitar resringiendo esta limpieza a los primeros metros de arena, o evitando este mecanizado fuera de la temporada estival.

Con este artículo queremos concienciar, ahora que está comenzando la temporada turística, y todos queremos disfrutar del placer, tranquilidad y beneficios que nos aporta el mar, sobre la importancia de conservar el medio ambiente. No solo tenemos el derecho de disfrutar de un medio ambiente digno, en perfecto estado de conservación, donde puedan habitar multitud de especies, y compartir, de una manera sostenible sus espacios, disfrutando de su compañía, sino que tenemos la obligación de que las personas que están por llegar también puedan deleitarse de estos mismos ecosistemas, porque Tierra solo hay una, y sino actuamos, la devastaremos. En esta nueva temporada turística que está a punto de comenzar, por favor, cuidemos el territorio que vamos a visitar, cuidemos la tierra, cuidemos el entorno, ¡los problemas del chorlitejo son tus problemas!

 181 visitas

Read More

La Cuadra de Antón: un restaurante que apuesta por la sostenibilidad, desde el campo hasta la mesa.

Noelia de Prado

Asturias siempre ha sido famosa por su gastronomía. Unos alimentos producidos y cultivados en un entorno natural único, no sólo por el privilegio de los paisajes que los protegen, sino también por el mimo y empeño que las personas que los producen ponen para que disfrutemos degustándolos. Esto último tampoco sería posible sin el cariño y esfuerzo que personas como Noelia de Prado, cocinera del Restaurante La Cuadra de Antón, ponen para cocinar estos platos, no solo por la exquisitez de su obra, sino porque ha conseguido poner en valor el duro trabajo de los productores agroalimentarios que luchan por el desarrollo sostenible del medio rural. A orillas de la playa de San Lorenzo, en Gijón, os invitamos a conocer la historia de este restaurante que apuesta por la sostenibilidad, desde el campo hasta la mesa.


Verónica: La Cuadra de Antón es un restaurante especializado en lo que se podría llamar «cocina de autor», no solo por valorizar a quién elabora los platos, sino también a quien los produce. ¿Cómo empieza esta labor?

Ganadera asturiana

Noelia: Yo la definiría como una «cocina artesana». Entiendo por «cocina de autor» aquella cuyo principal objetivo es la creatividad y diseño de platos en una cocina de estilo vanguardista. Sin embargo, la cocina de La Cuadra de Antón es una cocina de elaboraciones artesanas, donde casi todo está «hecho a mano», como por ejemplo el pan, los embutidos, los helados, el despiece de nuestras razas autóctonas,.. Para nosotros es básico el tratamiento del producto desde el origen para sacarle el mayor rendimiento posible a unos productos cuyo manejo artesanal y/o ecológico es de absoluta calidad y conciencia. De esta forma, podemos ofrecer a nuestros clientes una cocina saludable y responsable respaldada por producción de temporada, de proximidad, ecológica y especializada en razas autóctonas.
Creo que el contexto en el que te desenvuelves a lo largo de tu vida marca tu actitud y sensibilidades. Yo me crié en el medio rural y el haber estado en contacto con este entorno me ha hecho querer, comprender y valorar la naturaleza así como la cultura campesina con sus pros y contras. Esta es la razón principal, de que La Cuadra de Antón sea un restaurante ético, sostenible y defensor de nuestras costumbres, tradiciones, folcklore, lengua,….en definitiva, de todo lo que tenga ver con nuestro legado histórico e identidad.

Verónica: ¿Por qué es importante para vosotros trabajar directamente con los productores agroalimentarios?

Noelia: Por la trazabilidad controlada desde el origen del producto, por el trato directo con el productor y el medio en el que trabaja, por establecer el precio justo que le corresponde, por apoyar el campo y todo lo que esto significa, por utilizar producción de calidad que sabe a verdad. Necesitamos un modelo de producción local, a pequeña escala y que fije población en el medio rural, que sea en extensivo y en ecológico lo más posible y sobre todo familiar. No podemos ser cómplices de un modelo industrial que nos arrastra al desastre a todos los niveles.

Verónica: ¿Qué hace de tu restaurante un proyecto sostenible y cómo pones esto en valor con tus clientes?

Productor agrícola con el que trabajan en La Cuadra de Antón

Noelia: La Sostenibilidad es un concepto muy complejo, laborioso y poco entendible en un mundo urbano artificial, a la vez que cargado de emociones, sensaciones, vivencias, etc…que te aportan mucha felicidad. Creo que, cuando en tu forma de trabajar sigues criterios y prácticas sostenibles debe existir un organismo que controle lo que dices y lo que haces, porque la Sostenibilidad es ante todo, coherencia. Colaboramos con entidades sociales y ambientales, y estamos avalados por diversas organizaciones y certificaciones que muestran nuestros compromisos con la calidad y el turismo responsable como se puede ver en nuestra web . Además, también compensamos nuestra huella de carbono (CO2) en proyectos sociales y ambientales.
Apoyamos a empresas locales sociales que promuevan un modelo de economía al servicio de las personas y del bien común como es La Xanda, empresa textil que da trabajo a mujeres que han sufrido algún tipo de violencia de género y que son las encargadas de realizar nuestros uniformes de sala. Todas estas acciones en las que participamos intentamos que nuestros clientes las conozcan para hacerles ver que detrás de la elaboración de un plato o del día a día del restaurante, hay un trabajo en beneficio y en defensa de la asturianía y sobre todo de las personas.
Trabajar en proyectos sociales y ser útil de alguna forma, es una de mis prioridades a nivel personal.

Verónica: ¿Cómo compensáis las emisiones de carbono, y lo que es más importante, cómo habéis hecho para medirlas, es decir, que habéis tomado en cuenta a la hora de contabilizarlas?

Noelia: Las operaciones para la medición de la huella se realizan tomando en cuenta el consumo de gas natural, el consumo eléctrico, el consumo de agua y los residuos generados por cartón, materia orgánica, cristal y plástico durante el año. Para ello, llevamos un registro en sala y cocina de los residuos materiales generados que junto con la facturación anual del resto de consumos sirven para analizar y realizar la medición. Además, la propia empresa que lo gestiona, nos ayuda a mejorar los puntos críticos para que la siguiente medición genere menos impacto ambiental.

Nuestra compensación se realiza a través de la compra de créditos de alta calidad de proyectos que reducen emisiones y al mismo tiempo favorece el desarrollo sostenible de la población rural del entorno.
De esta forma, conseguimos una gestión eficiente de los recursos y lo más importante, impactar positivamente en los lugareños.

Verónica: ¿Dónde estáis compensando estas emisiones?

Noelia: Se trata de un proyecto ambiental y social que agrupa distintas actividades orientadas a la gestión forestal sostenible en la cuenca del río Chinchiná, situada en el centro-sur de Colombia en el departamento de Caldas. El objetivo principal es la restauración de los bosques y ecosistemas dañados por la deforestación masiva y de esta forma mejorar la cantidad y calidad del agua, garantizando el suministro de agua dulce a los habitantes de la región.
En la parte de proyecto social, creamos talleres de capacitación y educación medioambiental aumentando el conocimiento de la silvicultura entre la población del área rural.
Los proyectos de reducción de carbono del Mercado Voluntario de Carbono, se ubican en países en vías de desarrollo, y tienen el beneficio ambiental de mitigar el cambio climático y todas sus consecuencias, y el social, donde mejoran calidad de vida, crean puestos de trabajo…. Actualmente en el mercado español existen proyectos desde el ministerio de medio ambiente (MAPAMA) pero el precio de la tonelada de carbono es inasumible.

Verónica: ¿Están tus clientes concienciados con la sostenibilidad o son clientes más generalistas, pero que cuando se van tienen otra perspectiva de ello?


Noelia: Hay dos comportamientos. Llegar a la población local y nacional es el reto más difícil en cuanto a hacer ver y entender el por qué y para qué sirven nuestros compromisos sociales y medioambientales. Gijón es un concejo que cuenta con un 75% de suelo verde y además está bañado por mar. Tenemos una situación geográfica privilegiada como ciudad y pertenecemos a una región extraordinariamente rica en recursos naturales. A veces, esto genera la confusión de que por tener este enclave, tus esfuerzos se minimizan, pero el cumplimiento de los 17 ODS es un trabajo y un reto constante en el día a día del restaurante. En definitiva, gestionamos nuestro impacto ambiental y social.
Por otro lado, el turista internacional y concretamente los visitantes norte-Europa y los visitantes asiáticos valoran positivamente el desarrollo sostenible porque en sus países de origen, las buenas prácticas forman parte de su vida cotidiana. Ya no es tan difícil encontrar un turismo vacacional y congresistas que buscan un lugar de destino con programas de desarrollo responsable como es el caso de Gijón.

Verónica: ¿Y qué sucede con los clientes locales? ¿Es la sostenibilidad un criterio a la hora de elegir tu restaurante?

Noelia: Los clientes locales cada vez se «animan» más a entender y sobre todo escuchar cuando les explicamos que significa ser un restaurante ético y comprometido con la Sostenibilidad. Poco a poco el cliente sopesa y valora positivamente que además de dar un buen servicio, se dignifica al productor, a los animales y se beneficia al medio ambiente.

Verónica: Háblanos sobre el proyecto Gijón Turismo Responsable. ¿En qué consiste y qué beneficios os ha aportado?

Noelia: El proyecto Gijón Turismo Responsable es un proyecto joven y pionero que aglutina a empresas de diferentes sectores con un denominador común: somos empresas que ponen en valor, y al servicio de sus clientes, un buen uso de los recursos de la ciudad, ayudando a gestionar junto a los impulsores del proyecto, Gijón con Calidad y Divertia (empresa municipal que gestiona la áreas de turismo de la ciudad), un turismo responsable que no incida negativamente en la población local y permita al turista tener una experiencia cultural, social y gastronómica. Disponemos de una red social interna para interactuar y mostrar informaciones relevantes para el grupo, reuniones de trabajo que nos permiten apoyarnos y ayudarnos colectivamente, para poder ofrecerle a los clientes lo mejor de nosotros y de nuestras empresas. Como anécdota destacar que la mayoría provienen del sector hotelero.

Verónica: ¿Cuáles son las estrategias que estáis utilizando desde La Cuadra de Antón para comunicar la sostenibilidad y la cultura gastronómica a vuestros clientes?

Equipo de La Cuadra de Antón

Noelia: Dentro del “chigre” (restaurante) hay información, recortes de prensa y las certificaciones expuestas al alcance de quién se quiera informar más detalladamente. Nuestros compañeros de sala son los que tratan de poner en conocimiento a los clientes de nuestras acciones, explicar el origen del producto y quienes son los productores, ya que para mí forman parte de mi equipo de trabajo. Tenemos unas encuestas en las que se sondea al cliente para determinar si conocen nuestro proyecto e incluso esa misma encuesta se le da la oportunidad de enviarla al Instituto de Turismo Responsable, si considera que alguna de las acciones que decimos no las cumplimos. No hay mejor termómetro que la transparencia. Desde las RRSS y nuestra web, intentamos dar toda la difusión posible y promocionar nuestros productos y razas autóctonas a través de nuestro mejor escaparate que son nuestros platos.

Verónica: ¿Cuál es tu opinión sobre el Turismo Gastronómico en Asturias y cómo ves su futuro?

Noelia: Pienso que el turismo gastronómico en Asturias ha evolucionado, principalmente, porque tenemos grandes cocineros/as con fantásticos equipos de trabajo que reivindican la cocina tradicional modernizada basada en el producto regional y con unos restaurantes ubicados en unos entornos naturales maravillosos. El turista vive una experiencia real, natural, honesta, sensorial y emocional como en pocos lugares de España. ¿Qué más se puede pedir?
En cuanto a su futuro, creo que vamos por buen camino desde ya hace tiempo. En realidad, la gastronomía asturiana es muy potente y tenida en cuenta en casa y fuera. Hay muchos y buenos profesionales que intentamos siempre sacar cabeza por nuestros productos, productores y por darle a nuestra región la visibilidad y el lugar que se merece en el panorama nacional. La cultura del esfuerzo, de la ganas y de la superación es algo muy tangible en las cocinas asturianas. Con esta actitud, pienso que seguiremos creciendo en un turismo gastronómico responsable.

 181 visitas

Read More

Nace Latinspirations para aglutinar operadores locales sostenibles en Latinoamérica

Maike Berkemeier

Latinspirations es un turoperador especializado en turismo sostenible cuyo objetivo es conectar viajeros en busca de experiencias auténticas y responsables en América Latina. Turismo comunitario, trekking, observación de flora y fauna o bicicleta, entre otras, son las actividades que ofrecen a lo largo de los 8 países en los que operan actualmente. Maike Berkemeier habla con Verónica Cachafiero sobre cómo esta joven empresa trabaja con una política de sostenibilidad muy definida, buscando la satisfacción de los clientes, el desarrollo socioeconómico de los territorios con un claro compromiso ambiental y seleccionando minuciosamente a sus colaboradores y actividades.


Verónica: ¿Qué requisitos pedís a vuestros colaboradores para entrar en vuestra red de turismo sostenible?


Maike: Por un lado, vemos si la empresa ofrece experiencias que encajan en el portafolio de viajes de Latinspirations porque los viajes que ofrecemos no son tradicionales, sino experiencias de nicho, tales como turismo comunitario, viajes de trekking, bicicleta, observación de animales, entre otros. Si consideramos interesante la oferta de alguna de estas empresas, les enviamos un cuestionario con el cual evaluamos, entre otros puntos, sus prácticas sustentables.
Entre éstas valoramos, por ejemplo si la empresa tiene una política de sustentabilidad definida, si neutraliza sus emisiones CO2, si apoya algún proyecto ambiental/social activamente o a través de donaciones, cómo capacita a su personal sobre responsabilidad medioambiental y cómo la aplica en sus trabajos. También preguntamos cuáles son sus objetivos y planes a largo plazo, porque consideramos que en el turismo sustentable difícilmente puede lograr un estado perfecto, y es importante no dejar de buscar maneras de seguir mejorando. Varias de las empresas con las cuales trabajamos tienen además algún sello o certificación de sustentabilidad, y es ello lo que por supuesto también nos sirve como orientación.
Sin embargo, para nosotros es importante considerar empresas con y sin sellos o certificaciones, porque nos hemos dado cuenta que hay muchas empresas pequeñas, que aplican muy buenas prácticas, pero que no han tenido los recursos o tiempo para certificarse.

​Verónica: ¿Qué os demandan vuestros clientes para disfrutar de una experiencia sostenible?

Maike: Resumiendo, lo que busca el turismo sustentable es ofrecer una experiencia que minimice el impacto negativo en el destino de viaje, y maximice los beneficios para la población local. Entonces nuestra intención es que los viajes que ofrezcamos, sigan ese paradigma. Esto en la práctica se transforma por ejemplo, entre otros, en que los productos que consume el viajero durante su viaje (comidas etc.) sean en su mayoría locales y minimizando o eliminando la basura que los viajeros dejen en el destino (evitando botellas de plástico, productos envasados o material impreso por ejemplo).

También se busca evitar zonas que actualmente sufren una sobrecarga de turismo privilegiando rutas menos visitadas, o que el viajero aporte con su compra en algún proyecto local social o medioambiental (por ejemplo reforestación, apoyo a comunidades etc.) Pero el ser sostenible no es suficiente para poder ofrecer un producto atractivo a los clientes. Aunque haya viajeros para quienes viajar de forma sustentable sea el tema central de su viaje y prioritario en su decisión de compra (los «ethical travellers» según Amadeus), para muchas personas sigue siendo solo un «plus».
En primer lugar los viajeros buscan una experiencia que calce con sus intereses, y solo en segundo lugar consideran si la opción es sustentable. Entonces aparte de ser sustentables, es importante ofrecer servicios de alta calidad y una experiencia de viaje atractiva que se distinga de lo que ofrece el resto.

Verónica: ¿En qué países estáis operando actualmente? ¿Han sido las prácticas sustentables de vuestros colaboradores la elección de estos destinos?  

Maike: Actualmente estamos ofreciendo viajes en Argentina, Chile, Costa Rica, Ecuador, Perú y Brasil, y estamos en proceso de publicar en nuestra página web Bolivia y Colombia. Somos especialistas en América Latina, entonces el objetivo a largo plazo es cubrir todos los países de esta zona.
Por un lado, lo que nos ha guiado en elegir nuestros primeros destinos y red de proveedores es nuestro conocimiento personal, porque por supuesto es más fácil y mejor ofrecer lo que uno conoce. Por otro lado, hemos elegido destinos donde hemos podido encontrar empresas que están alineadas con lo que buscamos como empresa sustentable.
Nos hemos dado cuenta que la importancia respecto a aplicar/realizar un turismo sustentable es muy diferente en cada país y eso también se ve reflejado en las prácticas de cada una de estas empresas. Mientras en algunos países, como por ejemplo Costa Rica, el turismo sustentable es un tema que tiene mucha importancia y prácticamente todas las empresas han implementado, al menos, algunas prácticas de sustentabilidad, en otros países recién se le está empezando a dar importancia y donde en muchos de éstos ni siquiera hay aún una normativa o lineamiento a nivel nacional.

Verónica: Una de las experiencias que estáis desarrollando es el turismo comunitario. ¿Cómo lo estáis enfocando? ¿Trabajáis directamente con las comunidades locales?


Maike: Lo que busca el turismo comunitario es generar un intercambio entre los viajeros y los locales, así como crear fuentes de ingresos alternativos o adicionales para las comunidades, y una experiencia cultural auténtica con espacios de aprendizaje para el viajero. Propone conocer otras realidades, tradiciones, costumbres y de esta manera, ampliar el horizonte del viajero. Se viven experiencias de viaje más profundas y cambios que duren más allá del tiempo de viaje. Es una forma muy linda de viajar para quienes buscan una inmersión total en la cultura auténtica del país que visitan y que además quieran aportar a su desarrollo social y económico.

Verónica: ¿Crees que existen empresas o entidades utilizando malas prácticas en el Turismo Comunitario? ¿Cómo afecta esto a las comunidades locales?

Maike: A la vez, el turismo comunitario siempre presenta muchos desafíos. Hay que tener mucho cuidado que los viajes se operen de manera responsable, y que por ejemplo se respeten los límites que definan los locales. De este modo, que tanto ellos como su vida privada no queden demasiado expuestos logrando preservar su autenticidad de manera que este turismo comunitario no provoque cambios de comportamiento ni una pérdida de su cultura local real.  Por lo mismo, los programas de turismo comunitario que estamos ofreciendo trabajan en cooperación con empresas locales de cada país y las cuales son expertas en esta gestionar y desarrollar este tipo de turismo.
Nuestro programa más ejemplar en este momento es un viaje en Salta y sus alrededores donde los viajeros se alojan en diferentes comunidades, interactúan con la gente local y participan en diferentes actividades diarias de esta comunidad.  Es una experiencia muy completa para quienes quieren conocer y realizar una total inmersión de la cultura rural de esta zona.

Verónica: ¿Conocen y demandan los clientes este tipo de turismo o, en cambio, es un turismo aún desconocido?


Maike: Según mi perspectiva siento que el turismo comunitario, por ser un tipo de turismo ​emergente y nuevo, es aún poco demandado en comparación con otros tipos de viaje. ​De todas maneras se busca cada vez más experiencias de viaje auténticas, y es desde esta base que el turismo comunitario tiene un gran potencial posicionarse como ​una experiencia cultural auténtica.

Verónica: ¿Qué tipo de experiencias turísticas ofrece Latinspirations dentro del ámbito del turismo comunitario y cómo favorece esto al desarrollo socioeconómico de la comunidad?

Maike: Las actividades son diversas y dependen del lugar, pero la base siempre está en la interacción que se da entre los turistas y la comunidad local. Como ejemplo, estas experiencias podrían incluir probar y preparar la comida local, aprender sobre sus tradiciones, ritos y costumbres, sobre plantas medicinales y medicina ancestral, participar en las actividades y trabajos diarios de su gente, como la agricultura o la pesca, o visitar sus escuelas.
Para las comunidades, este tipo de turismo genera fuentes de ingreso y puestos de trabajo. Es una alternativa a otras industrias que generan destrucción de los recursos naturales (deforestación, contaminación, caza, etc) y son poco sustentables a largo plazo tanto en el sentido medioambiental como económico. Como la valoración de la cultura auténtica local es una base fundamental del turismo comunitario, esto permite indirectamente que las comunidades aprecien y conserven sus tradiciones. En la mayoría de los casos, además, parte de estos ingresos se destinan a proyectos de bien común para la comunidad, como por ejemplo, la educación, actividades de empoderamiento de mujeres etc.

Verónica: También ofrecéis actividades de avistamientos de fauna. ¿Cómo desarrolláis estas actividades desde el punto de vista del turismo responsable?  

Maike: Si, hay dos temas importantes dentro de este contexto. Por un lado Latinspirations busca que la observación de estos animales sea operada de una manera responsable para evitar molestar los animales y asegurar así que esta actividad los impacte lo menos posible. Para lograr eso, es importante mantener el tamaño de los grupos pequeño, observar los animales desde una distancia adecuada, no alimentar animales para no alterar su comportamiento natural o evitar excursiones durante épocas sensibles para ellos (tales como épocas de reproducción, por ejemplo).
Por otro lado, se debe generar, a través de este turismo, un impacto positivo para la protección y conservación tantos de estas especies como de sus hábitat. La mayoría de los operadores de nuestra red que ofrecen actividades de avistamiento de fauna están muy involucrados en diferentes tipos de iniciativas que apunta a esto mismo: la conservación y/o protección.
Por ejemplo, acá en Chile trabajamos con una empresa especialista en la observación de aves la cual se preocupa mucho de entregar educación ambiental a los pobladores de su región. Eso ocurre principalmente realizando excursiones de avistamiento de aves gratuitas dirigidas a la comunidad con el objetivo de generar conciencia y así sumar aliados en el trabajo de conservación de la biodiversidad. En los países que cuentan con animales silvestres, muchas veces la caza sigue siendo un gran tema y es necesario generar conciencia por un lado, pero también lograr encontrar alternativas válidas y que sean una nueva propuesta de ingreso para quienes la caza actualmente es su actividad principal.
Por ejemplo en la reserva Tambopata en Perú, un operador de nuestra red a través del turismo ha logrado generar un cambio en los hábitos y dado que el turismo se ha transformado en una fuente de ingreso importante, la comunidad ha incorporado regulaciones que prohíben a los miembros cazar en la reserva comunal.

Verónica: ¿Cuál de las actividades que ofrece Latinspirations es para vosotros un ejemplo de turismo sostenible?


Maike: Primero que todo, para Latinspirations, las prácticas de turismo sostenible ideales no solo minimizan los impactos negativos sino que además generan beneficios tangibles e importantes para la población local o para el medio ambiente. Siguiendo esta premisa, uno de nuestros programas favoritos lo ofrece una finca en Costa Rica la cual aparte de ser un Centro Ecoturistico operado de manera sustentable, es una granja de agricultura orgánica y biodinámica.
El objetivo principal de sus actividades consiste en regenerar suelos y combatir el cambio climático ayudando a eliminar dióxido de carbono de la atmósfera. La finca trabaja además en proyectos de reforestación del bosque lluvioso tropical y en la creación de corredores biológicos de modo de conectar sus terrenos con el Bosque Eterno de los Niños y facilitar así el flujo de los mamíferos silvestres (como los pumas o jaguares) entre estas zonas. Durante su estadía, los visitantes aprenden sobre ambos proyectos aumentando conciencia sobre los desafíos ambientales que estamos enfrentando y pueden además participar activamente en la reforestación.

¡Muchas gracias Maike! Recuerda que puedes seguir a Latinspirations en Facebook y en Instagram.

 181 visitas

Read More

Resumen de la VI Jornada sobre Turismo de Naturaleza y Sostenibilidad #Aktibatu2018

El 7 de marzo se celebraron en Tolosa (Guipuzcoa) las VI Jornadas de Turismo de Naturaleza y Sostenibilidad “Aktibatu 2018”, organizadas por Bizibiziki. Un evento que tiene como objetivo la divulgación de iniciativas y proyectos que verdaderamente apuestan por un turismo de calidad que respete la naturaleza, el valor del territorio y la cultura local.

Las tres primeras presentaciones fueron las más internacionales. María Fernanda Moreno llegada de la Universidad del Cauca (Colombia) nos habló de los retos y oportunidades a los que se enfrenta el turismo de naturaleza en un país actualmente caracterizado por el postconflicto. La región del Cauca es uno de los territorios con mayor biodiversidad del país, presentando una oportunidad para promover el turismo de naturaleza enfocado en el birdwatching. De esta forma se pretende promover el desarrollo socioeconómico de las comunidades campesinas y rurales, distribuyendo equitativamente los beneficios del turismo.

La Dra. Rachel Dodds, Universidad de Ryerson (Canadá) y CEO de Sustaining Tourism, incidió en las expectativas de los viajeros al viajar a Canadá, quienes esperan encontrar naturaleza salvaje y paisajes impactantes. No obstante la realidad que encuentran es muy diferente: un país de enormes dimensiones con destinos de naturaleza masificados, grandes megalópolis e incluso ecosistemas degradados por incendios forestales, y otros impactos asociados al cambio climático. Encontrar el balance entre las expectativas de los visitantes y la realidad del país es clave, y para ello es necesario proteger y gestionar adecuadamente los recursos que estamos promocionando, iniciando la transición del “egocentrismo al ecocentrismo”.

Esto es algo con lo que también coincidió Tricia Schers, representante del turoperador canadiense Frontiers North Adventures, especializado en el avistamiento de megafauna canadiense: los osos polares y las ballenas. El objetivo principal de la empresa es que sus clientes disfruten de la experiencia de conocer la naturaleza salvaje de Canadá, mientras realizan actividades educativas y de divulgación. Sus guías han sido previamente capacitados para informar durante el recorrido sobre la importancia de la conservación y los impactos del cambio climático, para que los clientes vivan la importancia de proteger el medio ambiente y regresen a casa motivados para cambiar hábitos y estilos de vida.

Tras la pausa café se presentaron experiencias locales de participación ciudadana innovadoras. La Ruta del Zumaque, ubicada en Lizarra-Estella (Navarra), es un producto turístico experiencial a través del senderismo que promueve la cohesión social y el desarrollo local, implicando a las personas que habitan en el territorio y fomentando su sentimiento de identidad.

Lo mismo ocurre con el proyecto para la ordenación de la cascada de Xorroxín y su entorno, en Erratzu, Navarra. El enclave natural empezaba a sufrir una masificación turística importante con sus problemas derivados: tráfico y perturbaciones en una aldea de 500 habitantes y 75.000 visitantes. Para realizar este proyecto, más de 80 habitantes trabajaron conjuntamente bajo el lema “siempre trabajando desde el mismo pueblo en comunidad”. Se diseñó conjuntamente, un recorrido circular que permitiera repartir el flujo de personas en el entorno natural midiendo su capacidad de carga.

Helena Cook nos presentó Incredible Edible Todmorden, un proyecto único de soberanía alimentaria y participación local el Reino Unido. Esta iniciativa, llevada a cabo enteramente por voluntarios, surge tras la idea de acercar la naturaleza a la población local, y en particular la procedencia de los alimentos plantando árboles frutales y verduras por todo el pueblo y en cualquier lugar. Sin que fuera el objetivo, Todmorten se ha convertido en un destino turístico y para dar cabida a la demanda, se ha creado un programa para gestionar el turismo a través de la participación pública y privada, creando visitas guiadas y ordenando el flujo de visitantes.

Para concluir la mañana Ángela Rodríguez nos presentó Travindy, medio especializado en la comunicación del turismo sostenible, y nos habló sobre cómo comunicar la sostenibilidad transmitiendo el mensaje adecuado. Hoy en día la comunicación de la sostenibilidad es aburrida, complicada y negativa. Falta persuasión, mensajes que enganchen y que verdaderamente muestren cómo nuestras prácticas sostenibles son un factor de diferenciación con nuestros competidores. La ponencia proporcionó cinco pasos clave para que toda empresa pueda mejorar su estrategia de comunicación y transformar nuestros mensajes en acciones que generen conciencia e impactos positivos.

Como novedad en esta edición, se lanzó una convocatoria abierta para la presentación de proyectos turísticos, de entre los que se seleccionó el proyecto promovido por el ayuntamiento de Altzo (Gipuzkoa), una localidad en la que se quiere desarrollar y planificar la oferta turística alrededor de su patrimonio natural y cultural, partiendo de la figura del famoso personaje el Gigante de Altzo. El reciente éxito de la película que narra la vida de este popular personaje del siglo XIX ha encendido el interés de muchos visitantes por esta localidad. En este sentido, el proyecto se presentó en AKTIBATU 2018 y se trabajó una dinámica con todos los asistentes donde se extrajeron ideas y conceptos claves para el desarrollo del proyecto, que contará a partir de ahora con el apoyo y asesoramiento técnico de Bizibiziki y HAZI Fundazioa.

Tras el almuerzo, a base de productos locales que mostraban la importante variedad gastronómica de la región, se dio paso a tres microespacios. En el microespacio sobre gastronomía y sector primario Ainhoa Zabala, de Tolomendi, Arantza Garaiburu, de Larte Gaztak y Helena Cook, de Incredible Edible, incidieron en la importancia de incluir los productos agroalimentarios locales en las estrategias de dinamización turística. Este microespacio terminó con una cata de quesos tradicionales y autóctonos de Euskadi.

Mientras tanto, en el microespacio dedicado al turismo activo, deporte y bienestar, Izaskun Rodríguez, de la Casa Rural Argienea, y Maialen Alkorta, de Athlon, incidieron en la importancia de la actividad física para tener buena salud y para crear experiencias que permitan al visitante entrar en contacto con la naturaleza. Esta sesión terminó con un taller de yoga, para poner en práctica lo predicado.

Al mismo tiempo en el microespacio de comunicación, tanto Ángela Rodríguez, de Travindy, como Marta Goikoetxea, del blog de viajes Rojo Cangrejo, incidieron en la importancia de crear redes y alianzas entre diferentes plataformas digitales especializadas en turismo responsable, así como con otros bloggers de viaje. Debido al empuje de los mismos en los últimos años, son plataformas que nos permiten transmitir buenas prácticas, y crear conciencia sobre las menos buenas, con el viajero de hoy en día.

La conclusión fundamental de la jornada es que debemos implicar en la decisión turística y diseño de productos, a todos los agentes del territorio y en especial a los residentes. El turismo debe poner en valor el producto local para generar beneficios en el territorio y promover la cultura tradicional, factor que sin duda aumentará la satisfacción del visitante. La identidad local es un elemento fundamental para que el turismo sea sostenible, porque con ello estamos cuidando y protegiendo nuestras raíces, costumbres, idiomas, patrimonio material e inmaterial, generando sentimientos de orgullo y pertenencia.

 181 visitas

Read More

Innovador crowdfunding para potenciar el turismo comunitario en la Selva del Chocó (Colombia)

Laura Lozada

Colombia es un país que presume de ser uno de los puntos calientes de biodiversidad en el mundo, destacando por ser el país con mayor número de especies de anfibios.  Pero además, es un país multicultural que posee un gran número de poblaciones rurales e indígenas, garantes de la conservación de la biodiversidad y la cultura local. En esta entrevista, Verónica Álvarez habla con Laura Lozada sobre los retos y oportunidades del turismo comunitario en la selva del Chocó, un enclave sin igual a orillas del Pacífico colombiano.


Verónica: ¿Qué tipo de turismo está actualmente llegando a la Selva del Chocó?

Camino a la chontadura

Laura: Actualmente la tercera parte del turismo que llega a la Selva del Chocó son extranjeros, pero también llega mucho turista nacional de centros urbanos cercanos como Medellín, Bogotá y Cali. Para llegar a muchos enclaves no hay acceso terrestre habilitado y principalmente se llega en avión (también se puede llegar en lancha, pero este medio de transporte es más usado por los locales que por visitantes), por lo que no es un turismo masivo.
En realidad hablamos de un turismo un poco más exclusivo que viene buscando naturaleza, ballenas, aves, plantas exóticas y de alguna manera podría decirse que tienen afinidad con la conservación y curiosidad por conocer la forma de vida de las comunidades. No obstante, en mi opinión, todavía falta trabajar para que podamos hablar de turismo sostenible. Creo que aún es necesario impulsar el turismo de base comunitaria y la recuperación de los saberes ancestrales, para lo que son necesarios planes de desarrollo turístico que tengan en cuenta capacidad de carga de los ecosistemas y el manejo de residuos; especialmente en lo que se refiere a aguas servidas.

Verónica: ¿Cómo crees que podrían trabajarse estos aspectos para lograr un turismo más sostenible en la Selva del Chocó?

Laura: Creo que es importante que desde los municipios se tengan más discusiones públicas sobre este tema, concientizar a las autoridades, empresarios y comunidad de que turismo de naturaleza, no es lo mismo que ecoturismo. El ecoturismo requiere interpretación de la naturaleza, de educación ambiental (para locales y visitantes), de respeto por las cultura de las comunidades receptoras y su saber ancestral. Creo que es necesario evaluar la oferta turística actual y dar oportunidades reales para que las comunidades participen y tomen decisiones sobre el desarrollo turístico de sus municipios.
También pienso que en la medida que estos temas se empiecen a discutir va a generar mayor atención del sector público. Se necesita que desde la política pública local y nacional se empiece a tener en cuenta que el turismo sostenible requiere inversión y planeamiento. Si bien todos los sectores deben estar involucrados en este desarrollo, el sector público debe marcar la pauta y establecer el turismo sostenible como una prioridad.

«El ecoturismo requiere interpretación de la naturaleza, de educación ambiental (para locales y visitantes), de respeto por las cultura de las comunidades receptoras y su saber ancestral.»

Desde el punto de vista ambiental, es urgente atender temas como el tratamiento de aguas servidas y residuos sólidos, en referencia al PET (botellas de plástico) ya hay algunos avances impulsados por una ONG, no obstante, considero que otras medidas adicionales son necesarias. 

Verónica: ¿Crees que el turismo puede ayudar al desarrollo socioeconómico de las comunidades rurales?

Reunión grupo Pichindé

Laura: Esta es una muy buena pregunta. Yo creo que el turismo aporta a mejorar los ingresos económicos de las comunidades rurales, permitiéndoles tener acceso a bienes, servicios y en algunos caso a diferentes niveles de educación formal. Sin embargo toda actividad económica tiene impactos, y hay que estar muy atentos para saber gestionarlos.
El primero y me atrevería a decir el que es más común, es cuando el turismo deja de ser una actividad complementaria y desplaza otras actividades tradicionales como por ejemplo la agricultura. Ser dependiente de una sola actividad económica o enfocar la mayoría de los esfuerzos en ella, puede ser peligroso porque cualquier cambio en la dinámica de esta actividad deja más vulnerable a las familias, además de existir un riesgo de pérdida de conocimiento y de prácticas sociales asociadas a las otras actividades.  

Verónica: Tengo entendido que además eres la creadora de un proyecto innovador de desarrollo rural donde los protagonistas son el turismo y la educación ambiental. ¿En que consiste esta iniciativa?

Espacio para el circuito en la escuela

Laura: Si, el proyecto fue fruto del trabajo de investigación de mi maestría y la razón por la que sigo aquí. Se llama Enamórate del Pacífico Colombiano: siembra y recupera el saber ancestral y está centrado precisamente en Joví, dentro del municipio de Nuqui, en medio de la selva chocuana.
El proyecto propone desarrollar un espacio para la educación ambiental, la recuperación de saberes ancestrales, el aprendizaje de nuevas técnicas y el fortalecimiento del turismo comunitario. Todo esto de la mano de la Asociación de Guías Pichindé, que es la organización de turismo comunitario de Joví. Esta es una asociación solidaria con 25 miembros y el proyecto busca vincular a los asociados y a los estudiantes de la única escuela que tiene la comunidad.

Verónica: ¿En qué fase del proyecto estáis en estos momentos?

Laura: En este momento estamos en la etapa de recaudación de fondos para poder implementar estas actividades, aunque la Asociación de guías Pichindé tiene más de 10 años trabajando como organización de turismo comunitario, las largas temporadas de sequía de los últimos años han afectado un poco el recorrido y esto ha disminuido el atractivo turístico para los visitantes. Por eso, la necesidad de diversificar la oferta turística, al igual que incentivar actividades tradicionales como la agricultura.
Para recaudar los fondos necesarios para este proyecto hemos creado una campaña de crowdfundig, donde una de las recompensas para los donantes es venir a participar en el montaje del circuito y de los viveros. Esto con los gastos de hospedaje y alimentación cubiertos por su donativo. La idea de escoger esta estrategia de recaudación tiene un doble objetivo ya que da a conocer el destino e incentiva el turismo solidario, como una forma de ecoturismo.

Soy magister en desarrollo y medio ambiente y una enamorada del Pacífico colombiano. Por eso llegué a esta comunidad. Ellos participaron en mi investigación de maestría, y a partir de los problemas que identifiqué frente a las transformaciones del sistema productivo tradicional y los servicios ecosistémicos, quise proponer la implementación de este proyecto.

Verónica: ¿Materializáis vuestra propuesta a modo de actividades con la población local y los visitantes?

Laura: En efecto. Las actividades que proponemos se apoyan en un circuito de permacultura y dos viveros de orquídeas y flores exóticas, de los que parten las actividades y experiencias que ofrecemos. Como la permacultura cree en el cuidado de la tierra, de la gente y en compartir los recursos, pensamos que este circuito debería realizarse dentro de la escuela de Joví, con la intención de desarrollar actividades agroambientales con los visitantes y los estudiantes.

Verónica: En muchas ocasiones los proyectos de turismo comunitario no terminan por cuajar y a pesar del gran trabajo realizado por la comunidad, no llegan a ser rentables y desaparecen. ¿De qué forma os estáis asegurando de que esto no ocurra en Joví?


Laura: Lo que dices es totalmente cierto. Nuestro territorio en particular atrae a un gran número de investigadores y agencias de cooperación, por su extraordinaria biodiversidad y riqueza cultural. Sin embargo, al igual que en otras partes del país, no hay seguimiento a los proyectos que se inician y las comunidades quedan con la sensación de haber sido explotadas, y sin obtener un beneficio concreto.
Por ello, mi mayor motivación para proponer este proyecto, ha sido la de construir todos juntos un espacio que atendiera algunas de las problemáticas identificadas, pero que al mismo tiempo, la misma comunidad recibieran un beneficio social y ambiental y que fuera autosostenible desde el punto de vista económico. De ahí la idea de vincular las actividades a la oferta turística de la comunidad.

Verónica: ¿Cómo trabajas con las comunidades locales y las preparas para atender a los turistas?

Laura: Mi trabajo con las comunidades es un trabajo en equipo. Yo identifiqué unas problemáticas, y a partir de ellas, y sus prioridades como comunidad, decidimos armar esta propuesta. La idea es apoyarlos en el proceso, pero la construcción la hacemos todos. Yo tengo algunos elementos para aportar y ellos tienen otros. Estamos hablando de interpretación de la naturaleza, de educación ambiental, de reconocimiento de saberes ancestrales, todos elementos esenciales para hablar de una verdadera experiencia ecoturística.

Verónica: ¿Cuáles son vuestras perspectivas de futuro?

Laura: Los planes a futuro es que Enamórate del Pacífico Colombiano pueda llegar a otras comunidades del municipio. Las actividades en sí pueden variar, dependerá de las características y el potencial de cada población, lo importante es que las organizaciones comunitarias se fortalezcan y sean cada vez más autónomas.
En Joví, después de realizar las actividades previstas, espero que podamos continuar con espacios de comercialización de productos agrícolas. Un mercado campesino, es la próxima idea que tenemos en cocción. Claro que el turismo, siempre será un apoyo muy importante, un complemento para todas las actividades y hasta una plataforma para impulsarlas, pero también queremos incentivar nuevamente la vocación agrícola que tenía la comunidad.

 181 visitas

Read More

Newsletter

Recibe nuestro boletín con las últimas noticias en turismo y sostenibilidad.