Reservas naturales privadas en Costa Rica: Entrevista con Alberto Quintana, Hacienda Pozo Azul

En Sarapiquí, Costa Rica visitamos “Hacienda Pozo Azul“, reserva natural que combina actividades de aventuras, alojamiento y educación ambiental. Aquí tuvimos el honor de que nuestro anfitrión fuera Alberto Quintana, su fundador y Presidente en ese momento de la Red Costarricense de Reservas Naturales Privadas. En esta entrevista, nos comparte más información sobre el importante rol de la red en la conservación de la naturaleza.

Laura: ¿Cómo surgió la creación de la Red Costarricense de reservas naturales privadas?

Alberto Quintana:  La creación de la Red Costarricense de reservas naturales privadas surgió en 1995. Durante los años 70’ y 80’ en Costa Rica se dio una gran preocupación por la deforestación que se había ocasionado durante la Segunda Guerra Mundial cuando se hizo la carretera de frontera a frontera. Así mismo, la sociedad costarricense basada en la meseta central formada principalmente por agricultores, encontró la forma de expandirse y convertirse rápidamente en grandes productores.

A su vez, se hicieron numerosos esfuerzos por recuperar la tierra; se estableció el sistema de parques nacionales y se creó una conciencia nacional relativa a este tema. Incluso, se creó el sistema de pagos por servicios ambientales como una forma de sostener e incentivar la conservación y disminuir la deforestación. El sistema consistía en otorgar fondos para que la gente mantuviera el bosque, dependiendo la cantidad de fondos de la extensión del terreno a proteger.

Después del inicio de este movimiento, los científicos que estaban muy involucrados con el gobierno en la creación de instituciones y organizaciones nacionales, entendieron que hay mucha gente con sus propiedades fuera de los parques nacionales. Entonces estos científicos decidieron crear la red de reservas.

Laura: ¿Desde cuándo está involucrado usted en la red?

AQ: Yo me involucré en la red una vez que ya tenía “Hacienda Pozo Azul” como lugar turístico. No teníamos sólo actividades turísticas sino también actividades agropecuarias. Ya era muy consciente en cuanto a sostenibilidad y tenía una parte de la tierra como reserva, con pago por servicios ambientales. Me uní a la red en el año 1997-98 y desde 2006 estuve activo en la organización.  Fui presidente desde 2012 hasta 2014 y ahora desde 2017 hasta 2019.

Laura: ¿Cuál es el compromiso de “Hacienda Pozo Azul” hacia la sostenibilidad?

AQ: Nuestro compromiso es muy fuerte. Nosotros vendemos sostenibilidad, conservación, digamos, porque estos conceptos están dentro de las actividades que hacemos. “Hacienda Pozo Azul” ofrece aventuras en la selva y actividades hechas completamente dentro de la naturaleza. Estoy convencido que el turismo es la forma de poder ganar dinero para la conservación de la naturaleza.

Laura: ¿El trabajo de las reservas naturales privadas complementa o sustituye el trabajo de los parques nacionales?

Fuente: Echoes of the Journey

AQ: Complementan fundamentalmente. Hay todo un programa hoy día que consiste en establecer corredores biológicos de manera que los parques nacionales no sean un área cerrada, en donde las variedades de toda la vida animal y vegetal están allí sin intercambio, en forma en que genéticamente se pueden deteriorar esas especies. Las reservas naturales privadas tratan de comunicar grandes áreas a través de corredores biológicos y esos corredores biológicos por ley, por ejemplo las cuencas, se deben conservar.

Laura: ¿Quién puede ser miembro de la red de reservas privadas y cuáles son los requisitos?

AQ: El requisito mínimo es que la reserva tenga al menos dos hectáreas de terreno en conservación y obviamente cumplir con los reglamentos internos.

Laura: ¿Entonces, no importa qué actividad se esté haciendo dentro de la reserva, lo importante es que destinen al menos dos hectáreas a conservación? ¿No son siempre empresas turísticas?

AQ: Exacto, no tienen que dedicarse a la actividad turística. En este momento, hay 220 reservas identificadas en Costa Rica que en total protegen alrededor de 98000 hectáreas. 25-30% de este territorio corresponde a instituciones educativas y casi 50% realizan actividades turísticas. Pero, por supuesto, cualquier persona que tenga una finca y realice agricultura o cualquier otra actividad, pero que tenga un área de reserva en conservación y que la mantenga, puede ser miembro de la red.

Laura: ¿El turismo es entonces la actividad primaria para los miembros de la red?

AQ: Como mencioné anteriormente, el 50% de las reservas que forman parte de la red realizan actividades turísticas. El turismo en Costa Rica es básicamente un turismo de naturaleza. En un territorio que ocupa tan sólo 0.3% del planeta, hay entre 3 y 5 % de toda la biodiversidad mundial. Además, está ubicada entre dos mases continentales grandes y entre dos océanos. Todo eso es un gran atractivo. Recibir turistas genera una gran fuente de ingresos económicos y en muchos casos el turismo es la principal fuente de ingresos que se usan para la conservación.

Laura: ¿En su opinión, cuáles son los retos actuales del desarrollo turístico en Costa Rica?

AQ: Pienso que los retos son, más o menos, externos. Costa Rica fue el pionero en ecoturismo y ahora en muchos lugares del mundo están siguiendo este ejemplo. No sólo en el Caribe sino también en países como Colombia, Ecuador, Chile y, entonces, hay más competencia hoy en día. El reto para Costa Rica es mantenerse competitivo.

Laura: ¿Usted opina que el fenómeno de “sobre densificación turística” podría afectar a Costa Rica como en otras partes del mundo? 

AQ: Pienso que no. En turismo de naturaleza, como el que tenemos en Costa Rica, el dinero se reparte y esto apoya mucho. Entonces, más turistas llegan más iniciativas van a aparecer. Acá en esta zona (Sarapiquí), nosotros fuimos pioneros en ofrecer actividades y hoy hay una variedad de emprendimientos que ofrecen servicios similares y los números se comparten. También hay lugares que fueron lugares de paso en pasado, pero se están convirtiendo en destinos turísticos.

Este artículo es un resumen de la noticia original publicada por Echoes of the Journey, puedes leer la entrevista entera en: Reservas naturales privadas en Costa Rica: Entrevista con Alberto Quintana, Hacienda Pozo Azul”.

 380 visitas

Read More

Comercialización de turismo comunitario en América Latina: retos, oportunidades y perspectivas de futuro

Sumak Travel es una plataforma que ofrece tours y destinos de turismo sostenible en América Latina a través de tour operadores locales. En esta entrevista, su fundador Felipe Zalamea, nos presenta su modelo de negocios y nos habla de los desafíos de comercializar turismo comunitario

Felipe Zalamea

Laura: ¿Cómo surgió Sumak Travel?

Felipe: En 2010, después de terminar mi Maestría en Economía Internacional en París, me tomé un año para viajar como mochilero por América del Sur. Antes de eso, había vivido en Brasil y tenía muchos contactos de emprendedores sociales y comunidades locales que lideraban proyectos relacionados a la sostenibilidad (turismo comunitario, comercio justo, agricultura orgánica y finanzas solidarias).

Durante el viaje me di cuenta que había muchas comunidades trabajando en turismo y compartían retos similares, en particular la comercialización. Sabía que muchos turistas estarían interesados en lo que las comunidades ofrecían pero era virtualmente imposible que se conocieran entre ellos. Las comunidades no tenían los canales de mercadeo necesarios para interceptar a clientes internacionales e incluso domésticos.

De regreso en Europa y trabajando en Londres para una empresa especializada en inversión de impacto fue cuando conecté mi experiencia en América del Sur con la figura de empresa social para crear Sumak Sustainable Travel. Sumak Kawsay significa “buen vivir” en quechua y Sumak Travel representa el “buen viajar, que busca recuperar el respeto por la naturaleza y la madre tierra dentro de la industria del turismo. Con Sumak Travel queremos generar empleos decentes y empoderar a las comunidades locales para que ellas mismas, a través del turismo, gestionen sus procesos de desarrollo local, de conservación del medio ambiente y preservación cultural, lo que incluye sus saberes ancestrales y tradiciones.

The impressive Teyuna, or Lost City, in the Sierra Nevada – Colombia

Empezamos como un Tour Operador en 2012 ofreciendo Bolivia, Argentina y Chile, que eran los países en los que más me involucré con comunidades locales. Fuimos aprendiendo mucho en el proceso de crecimiento y expandiéndonos a Brasil, Ecuador, Perú, Colombia y Costa Rica. Durante 5 años funcionamos como tour operador, gestionando directamente el proceso de venta, principalmente enfocados en el mercado británico. Nos dimos cuenta que había mucha demanda por este tipo de turismo y nos enfocamos en el nicho de viajes a medida, combinando en los itinerarios turismo comunitario con otras actividades de turismo convencional, permitiendo a nuestros clientes experimentar el turismo comunitario sin sacarlos de su zona de confort en cuanto a facilidades de pagos, idioma, seguros médicos, etc.

Laura: ¿Cómo funciona actualmente la plataforma de Sumak?

Felipe: A principios de 2017 decidimos cambiar de modelo hacia una plataforma de mercadeo, para no seguir siendo el intermediario convencional, sino apoyarnos en los expertos locales de cada destino. En esta transición, les hicimos una transferencia de conocimientos a los operadores locales, tanto de mercado como de ventas y de producto. También creamos unas directivas muy exigentes y una política de turismo responsable adaptada al nuevo modelo. Dentro del contrato comercial, cada operador se compromete a seguir nuestras directivas, la política de turismo responsable y los principios del comercio justo.

Views over El Tisey Natural Reserve from Alberto Gutierrez’s sculpture park

A partir de este cambio de modelo nuestro enfoque pasa a ser mercadeo y promoción tanto de destinos como de productos, incluyendo temas de Search Engine Optimisation (SEO), reputación online y organización de viajes de prensa como por ejemplo para The Guardian.

Los clientes que visitan la página web de Sumak Travel pueden elegir entre modelos de tours armados o visitar la sección destinos y enviar una solicitud con sus intereses. La solicitud la recibe directamente el tour operador local que crea el paquete y está en contacto directo con el cliente para ultimar detalles, pago, etc. El operador local se encarga de operar el tour y dar seguimiento a los requerimientos del cliente, siguiendo altos estándares de servicio. Al final del viaje Sumak Travel solicita un reporte al operador local y envía una encuesta de satisfacción al cliente para asegurarse que todo salió bien.

Laura: ¿Qué tipo de experiencias ofrecen?

Felipe: La esencia de nuestro producto siempre ha sido combinar tres elementos: el turismo comunitario, el turismo convencional operado de forma responsable y el turismo “off the beaten path” o remoto. El balance de estos tres elementos depende enteramente del cliente y ese es el valor añadido de Sumak Travel, es decir la flexibilidad que tiene el cliente para crear una experiencia a su medida.

Goats looking for shade under a tree in la Guajira, Colombia

De acuerdo a sus gustos y preferencias podrá pasar la mitad de su viaje visitando emprendimientos de turismo comunitario o sólo destinar un 10% de su viaje a experiencias de este tipo. El diferencial de Sumak Travel es incluir experiencias de turismo comunitario en los itinerarios y la estrategia de mercadeo es apuntar a turistas interesados en la naturaleza y la cultura locales.

Los tours siempre son privados, aunque puede haber ciertas excursiones en grupos pequeños dentro de los itinerarios.

Laura: ¿Cuál es el proceso de selección de los operadores locales para formar parte de la plataforma?

Felipe: Antes de empezar a trabajar con un nuevo tour operador nos aseguramos de investigar sus antecedentes. Por ejemplo, este año empezamos a ofrecer Panamá y Belice, y para seleccionar nuestro operador en cada país hicimos no sólo una investigación en internet sobre cómo trabajan, sino también hablando con conocidos en cada país y con otras plataformas que ya trabajaban con ellos, para asegurarnos que son confiables y que realmente practican turismo responsable.

Todos son operadores pequeños y ninguno ofrece turismo masivo. Pueden tener distintos modelos de negocios pero siempre están alineados con la visión y misión de Sumak Travel. En la mayoría de casos, cuentan con certificaciones y galardones que los avalan. Trabajamos con un sólo operador por país y ya estamos en toda América Latina continental, salvo Honduras y Salvador. La idea más adelante es ofrecer islas como Cuba y Puerto Rico, aunque son mercados dominados por el turismo masivo y es complicado ofrecer un turismo más auténtico.

Laura: ¿Colaboran con organizaciones internacionales?

Felipe: Si, somos miembros de The International Ecotourism Society y formamos parte del Ethical Tour Operator Group (ETOG), de la recientemente desaparecida organización Tourism Concern. Éramos muy activos en las campañas de la ONG. También somos miembros de WINTA – World Indigenous Tourism Alliance, organización que surgió en Nueva Zelanda y promueve el turismo indígena gestionado por los pueblos indígenas.

Entrance to the Altos Limpios sand dunes, LaValle, Mendoza, Argentina

Laura: ¿Cuáles crees que son los principales retos para comercializar el turismo comunitario en América Latina?

Felipe: Por empezar, existe un problema de imagen del turismo comunitario. Se cree que es un turismo de baja calidad, barato, incómodo, que consiste en ir a ayudar a gente de bajos recursos. Desde los mismos emprendimientos muchas veces se refuerza esa mala imagen, al no contar con el conocimiento y las herramientas necesarias para contrarrestarla.

Muchas veces las experiencias no son lo que el cliente esperaba porque las expectativas del cliente son muy altas. En este caso, no se trata necesariamente de hacer cambios drásticos al producto, sino de gestionar mejor las expectativas del cliente, sobre todo con mercados muy exigentes como el francés y el estadounidense.

En particular, desde la estrategia de promoción y durante el proceso de ventas se debe comunicar a qué servicios tendrá acceso el turista en emprendimientos de turismo comunitario, para que sus expectativas sean realistas. Si desde el comienzo se le informa cuáles son las comodidades que puede esperar, el cliente va preparado y se enfoca desde su llegada en disfrutar los aspectos positivos de la experiencia: el contacto con la gente, su cultura y la naturaleza. La eventual falta de aire acondicionado o un televisor dejan de ser importantes.

Segundo, hace falta una visión más completa por parte de los emprendimientos de turismo comunitario, que se limitan a ofrecer sus servicios sin conectarlos con destinos icónicos dentro de su área de alcance. Por ejemplo comunidades muy cercanas a atractivos importantes podrían operar directamente o establecer alianzas comerciales para operar el destino completo, sobretodo si hay atractivos icónicos como Machu Picchu, las cataratas de Iguazú o el volcán Arenal.

En tercer lugar, la falta de un proceso eficiente de gestión de ventas y reservas limita la capacidad de comercialización de los emprendimientos comunitarios. El turismo comunitario es y tiene que ser una actividad complementaria para las comunidades, por lo que en general los emprendimientos no tienen personal a tiempo completo encargándose de las ventas y reservas. En un escenario ideal, debería existir una red a nivel nacional u organización sombrilla con una central de reservas y al menos un empleado a tiempo completo que gestione las reservas de todos los emprendimientos. Desafortunadamente esto no pasa mucho y en general son los mismos emprendimientos los que gestionan directamente sus reservas, lo cual ocasiona muchas veces demoras en los tiempos de respuesta y baja eficacia en el proceso, que se traduce en frustración por parte de los tour operadores, agencias de viajes o clientes directos.

A Humpback Whale showing its tail before disapearing in the ocean, Huasco coast Chile

Por último, muchas veces los proyectos de turismo comunitario son impulsados por organizaciones no gubernamentales que no tienen experiencia en turismo y por esto no toman en cuenta aspectos de mercadeo para crear productos turísticos. Entonces, por muy buenas intenciones que tengan, los proyectos fracasan porque se diseñan productos sin tener en cuenta lo que busca el mercado meta. Muchas veces la oferta está poco diversificada y todos los emprendimientos ofrecen productos similares.

Laura: Desde tu punto de vista, ¿qué es lo que el cliente está pidiendo para que el turismo comunitario pueda ser el propósito de viaje?

Felipe: El cliente no está pidiendo turismo comunitario, más bien esa palabra como decíamos antes evoca una mala imagen. Nosotros tratamos de usar otros términos para referirnos al turismo comunitario, para que el cliente pueda entender de qué se trata. Por ejemplo, turismo local, auténtico, cultural o remoto, que pueden ser más faciles de entender.

El turista lo que está buscando es contacto con la cultura local, la naturaleza, autenticidad, salirse de lo convencional, ir a lugares que tengan un atractivo particular y que no sean (aún) destinos de turismo masivo. En cuanto a practicidad, están buscando confianza, tener la seguridad de que lo que está reservando es gestionado por operadores serios, que tienen credenciales y que de verdad están haciendo turismo sostenible.

Laura: ¿Cómo se financian los proyectos de turismo comunitario?

Felipe: Durante buena parte de los 1990s y principios de los 2000s hubo un auge en cuanto a la creación de emprendimientos de turismo comunitario, impulsados por organismos multilaterales, lo que generó un volumen muy grande de emprendimientos y la mayoría de estos fracasó cuando se terminaron las fuentes de financiamiento porque nunca se hicieron autosostenibles. Hoy en día ya no hay tanto financiamiento disponible para este tipo de emprendimientos, lo que hace que los que están empezando lo vean realmente como una empresa, estén dispuestos a invertir recursos y puedan empoderarse para que sean realmente exitosos y no dependan de recursos externos. Paradójicamente que haya menos apoyo financiero contribuye a que los emprendimientos sean autosostenibles a largo plazo y no se acostumbren a recibir subsidios.

Cocora Valley, Coffee region, Colombia

Sin embargo, es necesario por un lado que el gobierno mejore el marco legal y cree facilidades de crédito a pequeños emprendimientos, y por otro, que los emprendimientos desarrollen habilidades para acceder a financiamiento convencional o de la economía social y solidaria. Muchos de los emprendimientos son rentables pero no pueden demostrárselo a un banco porque no tienen un plan de negocios o una contabilidad bien organizada.

Laura: Para concluir, ¿piensas que el turismo comunitario tiene futuro?

Felipe: Sí, definitivamente pienso que tiene futuro. A nivel global, hay muchas críticas a los proyectos de turismo comunitario, pero si se analiza con detenimiento, se trata de iniciativas con un enfoque top-down (desde arriba), es decir, gestionadas por organizaciones o entidades externas y no por las comunidades. En América Latina, la mayoría de los proyectos de turismo comunitario tienen un enfoque bottom-up (desde abajo), pues se trata de comunidades organizadas que lideran las iniciativas y se apoyan en organizaciones externas. El futuro de los emprendimientos de turismo comunitario está en crear redes y conectar con redes nacionales e internacionales que ya funcionan.

El turismo comunitario puede ser una poderosa herramienta de desarrollo local, de empoderamiento de las comunidades, cuando se hace desde abajo y las comunidades entienden el valor de su cultura y la importancia de preservar sus recursos naturales. Tiene un gran potencial para cambiar positivamente a las comunidades y al medio ambiente, diversificando sus ingresos y actividades productivas, aumentando la resiliencia, mejorando la autoestima de las comunidades y generando un sentimiento de orgullo de su cultura.

*Además de ser fundador de Sumak Travel, Felipe está actualmente realizando un doctorado en la Universidad para la Paz en Costa Rica, donde investiga cómo las comunidades rurales acceden a financiamiento para crear y hacer crecer sus empresas de turismo comunitario en Costa Rica.

Algunos ejemplos de iniciativas de turismo comunitario que ofrece Sumak Travel:

Turismo rural en Mexico

Turismo indigena en Ecuador

Turismo campesino en Chile

Ecoturismo en Guatemala

Turismo rural en Costa Rica

 380 visitas

Read More

Lecciones que dejó la tercera Cumbre de Turismo Sustentable en Cancún

El Sustainable & Social Tourism Summit se lleva a cabo en Cancún, México desde 2017 y su tercera edición fue un éxito, posicionándose como el evento de turismo sustentable más importante de México. Más de 300 profesionales nacionales e internacionales se reunieron el 24 y 25 de junio para compartir experiencias, proyectos y crear nuevos lazos de colaboración.

El programa del primer día inició con la presentación de Juan Luna Kelser de la Universidad George Washington sobre las tendencias del turismo sustentable, seguido de Verónica Gómez de la Organización Internacional de Turismo Social, quien habló de los desafíos de brindar empleo digno en turismo, siendo un sector que ofrece condiciones particularmente precarias a sus trabajadores. En ese sentido, una de las tareas de la OITS es abogar por los derechos de los trabajadores de la industria.

La inauguración oficial del evento tuvo lugar cerca del mediodía, con la presencia y discursos de importantes autoridades de gobierno, como el Gobernador de Quintana Roo, Carlos Joaquín González y el Secretario de Turismo Miguel Torruco Marqués, así como las palabras de Vicente Ferreyra Acosta, presidente del comité organizador del Summit y Director de Sustentur.

El resto del programa incluyó ejemplos del sector público y privado en cuanto a sus acciones por un turismo sustentable. Los estados de Quintana Roo, Campeche y Yucatán, que forman la Península, presentaron sus estrategias y planes de turismo, además del modelo de sustentabilidad del estado de Guanajuato. Quintana Roo anunció el lanzamiento de su Plan Maestro de Turismo Sustentable al 2030 en el que se comenzará a trabajar este año. Seguramente será un desafío diseñar e implementar este plan, teniendo en cuenta que Quintana Roo es el principal destino turístico de México; recibió más de 14 millones de turistas en 2018 y la mayor cantidad de esos visitantes se concentró en “Riviera Maya” (de Cancún a Tulúm) ejerciendo una importante presión sobre los recursos e infraestructura de servicios.

Por otro lado, el sector privado fue representado por los CEOs de importantes empresas turísticas, como TUI, Alltournative y Hoteles City Express. De particular interés fue la presentación de Ewald Biemans, CEO de Bucuti & Tara Resort Aruba, por su compromiso a combatir el cambio climático. Es el primer hotel certificado como Carbono Neutral en el Caribe, generando el 15% de su energía con sus paneles solares y fue elegido recientemente por la certificación Green Globe como el hotel más sostenible del mundo. Entre sus numerosas buenas prácticas se cuentan la eliminación del plástico de un solo uso, la reutilización de materiales en sus instalaciones y la auditoría de residuos para proceder a su reciclaje, entre muchos otros. Además, el hotel hace partícipes a sus huéspedes con programas de limpiezas de playas y la iniciativa “Pack for a Purpose”

El segundo día de la cumbre fue muy intenso, incluyendo casos prácticos de éxito, proyectos de cooperación multilateral y fenómenos medio ambientales que afectan actualmente al caribe mexicano. La presentación del llamado “Tren Maya” fue la conferencia de apertura, donde Rogelio Jiménez Pons, Director de FONATUR, ente que llevará a cabo el proyecto, habló de cómo se ejecutará la obra y los impactos positivos que generará, al contribuir al desarrollo económico del sureste de la península y a la promoción de sitios arqueológicos menos explotados. El proyecto del tren maya es controversial, ya que unirá destinos turísticos ya sobre densificados, como la antes mencionada Riviera Maya y los estudios de impacto ambiental aún no se han llevado a cabo. Por otro lado, está en duda que sea un proyecto realmente inclusivo con las comunidades locales, aunque el funcionario resaltó que buscan asociarse a los dueños de las tierras cercanas al tren y no comprarlas. El tren conectará los principales destinos turísticos, uniendo a su vez aeropuertos y puertos de la península.

Un panel de proyectos turísticos multilaterales contó con la participación de expertos de PNUD, Conservation International y GIZ, organizaciones que tienen proyectos activos en México en materia de adaptación al cambio climático del sector turismo, manejo integrado de paisajes y usos productivos del suelo conservando la biodiversidad. Otros casos interesantes en México son el destino Maya Kaan, una marca que reúne varias comunidades maya de Quintana Roo, en las inmediaciones de la Reserva de la Biósfera Sian Ka’an. Aquí justamente opera la empresa comunitaria Community Tours Sian Ka’an, quienes a su vez recibieron en la cumbre el reconocimiento como la primera empresa comunitaria carbono neutral de México.

Entre los casos de éxito fuera de México se presentó el modelo de gestión turístico de Costa Rica basado en la oferta y el aprovechamiento de sus recursos naturales a través del ecoturismo; el interesante caso de co-manejo de áreas naturales protegidas en la Isla de Pascua, Chile, donde la comunidad local obtuvo la concesión del Parque Nacional Rapa Nui por 50 años para participar activamente en la gestión del parque con el gobierno estatal. Por último, la experiencia de Málaga, ciudad que debió reinventarse en los años 90’s, apostando por el turismo cultural, y que hoy es una de las ciudades españolas más sostenibles.

El último panel fue dedicado a un tema en boca de todos en los últimos meses: el arribo masivo de sargazo a las costas del caribe mexicano, que preocupa fuertemente al sector turístico ya que las playas de arena blanca y mar turquesa se ven afectadas por estas macro algas que llegan a las costas arrastradas por las corrientes marinas. Este fenómeno se intensificó en los últimos años por el calentamiento de las aguas y el exceso de nutrientes en las mismas, lo cual está relacionado, entre otras causas, a sistemas de drenajes inadecuados que contaminan el mar. Los peligros del sargazo van más allá de arruinar estéticamente las playas del Caribe, ya que el exceso de algas dificulta el paso de la luz solar al fondo del océano, fuente de oxígeno para los corales, y su descomposición produce gases como el metano, deteriorando la calidad del agua.

La recientemente descubierta enfermedad denominada “Síndrome Blanco” está matando especies de corales en las costas de Quintana Roo a un ritmo acelerado, comprometiendo seriamente la capacidad de los corales de brindar numerosos beneficios ecosistémicos a mediano y largo plazo, como la creación de arrecifes que protegen las costas de huracanes, la producción de arena de las playas, entre muchos otros. En este sentido, tuvo lugar en la cumbre la firma del Convenio entre CONANP (Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas) y la organización Sustainable Travel International, para colaborar en la protección de los arrecifes de Cozumel, con la campaña Support Nemo. NEMO (Natural Environment Marine Observers) es un movimiento de ciencia ciudadana que busca hacer partícipes de la conservación de los arrecifes a turistas y operadores del sector, creando conciencia sobre la importancia de proteger estos ecosistemas. A través de Instagram, subiendo fotos de los arrecifes mientras se bucea o realiza snorkel y usando el hashtag #supportnemo, los ciudadanos pueden ayudar al monitoreo de la salud de los corales, mientras un grupo de científicos evalúa las amenazas para tomar acción.

El cierre de este importante evento lo hizo el filósofo francés Gilles Lipovetsky, haciendo una reflexión sobre la actual sociedad individualista y cómo la concepción del turismo ha cambiado en las últimas décadas, de una demostración de estatus social hacia una expresión de gustos y personalidad. Lipovetsky sostuvo que el turismo es una expresión de ese individualismo a través de la búsqueda de nuevas experiencias en un sistema al cual llamó “hiperturístico” con una segmentación cada vez mayor. Según el filósofo, existe un modelo de turista responsable, interesado en la búsqueda de sentido en sus viajes y que quiere participar de experiencias transformadoras, pero sigue siendo una búsqueda individualista de su propio placer. Con lo cual la calidad del patrimonio natural y cultural es fundamental y la industria turística debe proteger este patrimonio que es su activo principal.

La cumbre de turismo sustentable demostró que existen numerosas iniciativas planeadas y en práctica en la región que siguen el camino hacia la sustentabilidad. Sin embargo, aún queda mucho por hacer para pasar de los planes a la acción, y tanto el sector público como privado, deben asumir su responsabilidad por los impactos que el turismo genera, ya que los efectos negativos son evidentes en el caribe mexicano.

 380 visitas

Read More

Turismo y proceso de paz en Colombia: Entrevista a Natalia Naranjo

Natalia Naranjo
En nuestro paso por Colombia, tuvimos la oportunidad de entrevistar a Natalia Naranjo, experta en desarrollo turístico y apasionada del turismo sostenible, quien nos compartió su opinión sobre el creciente rol del turismo en el proceso de paz que vive el país.

Laura: ¿Cómo ves el desarrollo del turismo en Colombia desde que se firmó el acuerdo para la terminación definitiva del conflicto con las FARC en 2016?

Natalia: Colombia está en la mente de muchos a nivel mundial debido a la firma del acuerdo de paz con la mayor guerrilla colombiana; el turismo ha crecido de manera constante y los visitantes tanto nacionales como internacionales hoy llegan a lugares que antes no llegaban.

Laura: El gobierno colombiano tiene un programa de Turismo, Paz y Convivencia. Podrías contarnos de qué se trata y cómo lo están implementando?

Natalia: Este programa integra al sector turístico de algunas regiones clave de Colombia como Meta, Putumayo, Magdalena, el Camino a Teyuna, el Urabá y el Darién, Cauca, Caquetá y Bolívar. Todas éstas son regiones golpeadas por el conflicto que han identificado el turismo como una opción productiva para las comunidades. A través de un comité con representación de las entidades públicas nacionales y regionales, y representantes del sector –empresariales y comunitarios-, se identifican prioridades y acciones para la coordinación y articulación del sector, con énfasis en la colaboración y participación local.

Laura: Una de las iniciativas de COMUNITUR, El Carlos, Centro Ecoturístico y Arqueológico en la región de Urabá, justamente se relaciona con la contribución del turismo al proceso de paz . Cómo surgió el proyecto y quiénes lo llevan adelante?

Natalia: Algunos líderes de la comunidad tuvieron la inquietud del turismo desde años atrás, paralelamente al desarrollo de diversos proyectos gubernamentales, como fue el Programa Guardabosques, que buscaba integrar a la población en proyectos productivos como alternativa a las actividades ilegales. A través de este programa recibían un subsidio para la inversión en un proyecto productivo. Debido a que algunos habitantes de la vereda de El Carlos estaban relacionados con actividades ilegales, recibieron este subsidio y lo invirtieron en la compra de tierra para el centro ecoturístico y arqueológico.

Posteriormente, Naciones Unidas contra la Droga y el Delito con el Programa Guardagolfo, apoyado también por el Gobierno Nacional, inician el acompañamiento a esta inversión, para la construcción de lo que es hoy el Centro Ecoturístico y Arqueológico El Carlos, administrado a través de la Cooperativa de Trabajo Asociado COOTUCAR de la vereda El Carlos. La cooperativa está constituida por los líderes de la iniciativa y sus familias, rondando aproximadamente unas 20 personas de la comunidad que siguen trabajando por el fortalecimiento del tejido social dejando atrás las actividades ilícitas, retomando su vida familiar y de comunidad.

Laura: ¿Qué resultados generó el proyecto para la comunidad de El Carlos?

Laura: ¿Qué apoyo brinda COMUNITUR a las iniciativas que, al igual que El Carlos, son parte de la red?

Natalia: De acuerdo a las necesidades e intereses, se les apoya principalmente en promoción, apoyo en la gestión y asistencia técnica. Con la Asociación Comunitaria Yarumo Blanco en el Santuario de Fauna y Flora Otún Quimbaya, hemos adelantado el proceso de aplicación a la competencia “Top 100 Sustainable Destinations” de Green Destinations. Hemos realizado el Festival de Sabores, Sonidos y Saberes para la dinamización de la economía local en Pijao y El Carlos.

Además articulamos iniciativas de asistencia técnica como CESO-SACO Canadá y recientemente hemos iniciado un proceso con CERES Ecotur de España, relacionado con un tema de calidad, turismo y producción agroecológica que queremos implementar con algunas iniciativas de COMUNITUR y en Colombia en general.

Laura: Visitamos recientemente la Sierra Nevada de Santa Marta donde los campesinos que antes cultivaban marihuana y coca en esta región conflictiva, hoy organizan circuitos para visitar la región y compartir su historia con los visitantes. ¿Conoces otros ejemplos en Colombia donde los efectos positivos del turismo en este aspecto se estén sintiendo?

Ciudad Perdida en la Sierra Nevada de Santa Marta.

Natalia: La iniciativa de la Sierra Nevada de Santa Marta es una iniciativa que nace casi al mismo tiempo que la del Urabá y el Darién; allí también Naciones Unidas contra la Droga y el Delito apoyó a las comunidades para su proyecto productivo, entre los cuales también estaba el turismo. Las características de este proceso fueron diferentes a las del Urabá; sin embargo, valdría la pena profundizar en las razones y factores de éxito de estas dos, así como sus diferencias y dificultades para aprender de éstas.

Yo creo que hoy en día apenas se están viendo los resultados de otras iniciativas recientes; ésto además es debido a que el turismo empieza a ser una alternativa real para muchos destinos emergentes. Se ha incrementado el número de prestadores de servicios turísticos y las iniciativas ligadas al turismo y al desarrollo; se ha fortalecido el turismo comunitario y las alianzas público-privadas.

Laura: Resumiendo, ¿cuáles identificas cómo los principales desafíos para lograr un desarrollo turístico sostenible en Colombia?

Natalia: Aún falta mucho por hacer, pero creo que el turismo representa una oportunidad para muchos en Colombia, con grandes retos en la articulación público-privada y la integración de las zonas rurales a los flujos turísticos de manera responsable y sostenible. No existen políticas públicas serias y estructuradas para la implementación de buenas prácticas relacionadas con la sostenibilidad, y en muchos casos hay poca presencia del Estado. Éste puede ser un punto débil de partida para el desarrollo de un turismo respetuoso, inclusivo, sostenible que beneficie a todos sin saturar los recursos que ya son limitados.

*Natalia Naranjo es representante para Colombia de la organización de asistencia técnica canadiense CESO-SACO, representante del Consejo Global de Turismo Sostenible para Colombia y Ecuador y líder de la Red COMUNITUR (Comunidad de Turismo para el Desarrollo).

 380 visitas

Read More

El caso exitoso de Finca Exótica Ecolodge en la Península de Osa

Como parte del proyecto Echoes of the Journey recorriendo Latinoamérica, llegamos a Costa Rica con expectativas altas. Este país, que se ha posicionado como un destino sostenible, toma muy en serio la protección de la naturaleza. Nuestro primer destino fue la Península de Osa y no podríamos haber elegido mejor.

Osa es uno de los rincones más remotos de Costa Rica y de los más diversos en términos de flora y fauna; alberga el 2.5% de las especies del planeta y es considerado por National Geographic como “el lugar más biológicamente intenso del mundo”.  A pesar de la presión impuesta por el desarrollo turístico en Costa Rica, Osa aún conserva un turismo de bajos números, por un lado debido a su ubicación, distante de San José y de difícil acceso, y por otro por el compromiso hacia la sostenibilidad de muchos de los operadores de la región.

El Parque Nacional Corcovado es el principal atractivo y ocupa gran parte de la península, con 56.000 hectáreas protegidas. En la playa Carate, muy cerca a la entrada de Corcovado, tuvimos la oportunidad de visitar Finca Exótica, un ecolodge que fue concebido con la idea de vivir en armonía con el entorno natural. Sus dueños, Markus de Alemania y Gabriela de Costa Rica, se establecieron en el 2001 en la zona, cuando estas tierras eran usadas para la cría de ganado. Mucho antes de pensar en el desarrollo de turismo, su primer desafío fue regenerar el bosque y transformar el antiguo potrero en una finca sostenible, sembrando distintas especies de plantas y árboles.

En el 2007, producto del esfuerzo conjunto con otras propiedades aledañas, crearon el Refugio de Vida Silvestre Saimiri para regenerar y proteger el hábitat natural de distintas especies. Hoy en día el refugio abarca cerca de 200 hectáreas que actúan como un verdadero corredor ecológico al sur del Parque Nacional Corcovado; la mayor parte de las especies que se encuentran en el parque pueden verse en Saimiri, entre ellas varias especies de monos, coatíes, osos hormigueros, perezosos y guacamayos.

El ecolodge ocupa 95 hectáreas dentro del Refugio y de éstas sólo el 5% es superficie construida, completamente integrada al entorno. Markus es arquitecto y optó por una construcción sostenible, utilizando el mínimo indispensable de cemento y creando estructuras temporarias con materiales naturales, como el bambú, que crece abundantemente en la finca, y madera de descarte.  La oferta de alojamiento se compone de siete confortables cabañas, con vistas al Océano Pacífico, y siete “tiki” tiendas donde se puede hacer “glamping” en medio de la selva. Todos los productos de aseo que proveen son biodegradables.

Buenas prácticas de Finca Exótica

Al estar ubicado en un lugar remoto, uno de los principales retos del lodge fue la generación de energía. Sus dueños lo resolvieron generando sus propias fuentes 100% renovables. En verano producen la energía que necesitan gracias a 25 paneles solares, y durante la estación lluviosa utilizan una turbina hidroeléctrica que se alimenta de un río dentro de la propiedad. El uso de electricidad está limitado a las áreas comunes, generando un bajo impacto en la vida silvestre del refugio y el agua proviene de un manantial natural dentro de la propiedad, la cual se filtra y se usa para el consumo. En cuanto a los residuos, los orgánicos se utilizan como compostaje para los jardines y lo que puede reciclarse se lleva al centro de acopio en Puerto Jiménez, el pueblo más cercano, para su correcto tratamiento.

Todo el concepto del lodge se basa en ser un centro de inspiración, invitando a quienes los visitan adoptar un estilo de vida sostenible y saludable, en conexión con la naturaleza. El yoga y la meditación juegan un papel importante para lograr esta conexión, así como la alimentación. El menú del restaurante ofrece una variedad de platos, usando principalmente productos orgánicos del propio jardín que se puede visitar como parte de un tour guiado, aprendiendo sobre las propiedades medicinales de las plantas. Una propuesta adicional y poco común es la posibilidad de interactuar con otros viajeros durante la estadía. El lugar de encuentro cada noche es el restaurante Casa Grande, donde se invita a los huéspedes a cenar en una larga mesa comunal, compartiendo experiencias de vida.

Finalmente y coherente con su propuesta de conservación y respeto por el entorno, Finca Exótica busca atraer el tipo de turistas que compartan sus valores y lo hace con una estrategia de promoción selectiva. En su sitio web tienen una sección llamada “¿Es Finca Exótica para ti?” donde se deja en claro qué puede esperar el huésped que llega y a su vez qué se espera de él o ella durante su visita. De esta manera, se aseguran que los huéspedes llegan con expectativas reales y disfrutan al máximo su experiencia, a la vez que aprenden de sus numerosas buenas prácticas para llevarlas a casa.

Finca Exótica es un ejemplo que demuestra que confort y sostenibilidad pueden ir de la mano y que es posible crear una experiencia memorable para los huéspedes generando un impacto mínimo en el entorno. De esta manera, motivan la adopción de un estilo de vida sostenible por parte de quienes los visitan, que logran estar en armonía consigo mismos y como consecuencia, con el planeta tierra.

 380 visitas

Read More

Newsletter

Recibe nuestro boletín con las últimas noticias en turismo y sostenibilidad.