El boom del cambio climático de nuestra era como atractivo turístico

El Mont Blanc con sus 4,810 metros de altitud, es el techo de Europa que atrae a visitantes de todo el mundo al pueblo base de Chamonix, en los Alpes franceses. El parque natural que protege la zona es la tercera área natural más visitada del mundo: glaciares permanentes, ecosistemas de alta y media montaña y una amplia oferta de actividades de nieve y senderismo tienen una afluencia constante durante casi los 12 meses del año.
El macizo montañoso cuenta con más de 90 glaciares activos repartidos en tres países (Francia, Italia y Suiza). El más conocido es el glaciar de la Mer de Glace (mar de hielo), cuya lengua tiene una longitud estimada de 12 km y una altura de 1.913 metros. No obstante, el glaciar se ha ido reduciendo a una velocidad récord en los últimos 30 años. Visitantes que hace no tanto venían a ver con sus propios ojos las enormes formaciones de hielo, ahora llegan para ser testigo de los efectos del cambio climático.
En 1988, llegando a la estación de Aiguille du Midi (teleférico que da acceso a pie al glaciar), solo había que bajar 3 escalones para estar a pie de hielo. A día de hoy, son 370 escalones los que hay que recorrer para llegar a la cueva-museo construida dentro del glaciar. Este hecho muestra que no hace falta visualizar escenarios futuristas para imaginarnos los impactos del cambio climático, estos ya existen y están ocurriendo durante nuestra propia generación.
Una media de 500 mil personas llegan a visitar la Mer de Glace cada temporada de invierno, dato que probablemente se duplique durante el verano, cuando se reciben más turistas por día que en invierno. Una vez en Aiguille du Midi, se ha creado toda una infraestructura para que el visitante pueda disfrutar de las vistas, la gastronomía francesa en altitud y como no, informarse sobre el impacto del retroceso del glacial. Pero, ¿hasta qué punto el visitante es consciente de que él mismo está contribuyendo a los factores que fomentan el calentamiento global y por ende, al retroceso del glaciar?

Efectos directos sobre el glaciar: polución

El cambio climático es un fenómeno que se origina a nivel mundial y cuyos efectos varían dependiendo de la capacidad de resiliencia de los ecosistemas. Es por ello que en ecosistemas sensibles, como es el caso de los glaciares, sus efectos son más acusados ya que las variaciones de temperatura extrema tienen un impacto directo sobre el funcionamiento del mismo.
No obstante, es óptimo constatar que en el mismo valle hay varios factores que están afectando directamente al retroceso de los glaciares del Mont Blanc. Para empezar, el valle de Chamonix tiene de las peor calidad del aire en Francia, y una de las peores de Europa. De hecho, esta es una situación que viene acarreando desde algo más de 15 años, y que viene dada por tres factores principales: una enorme incineradora de desechos a la entrada del valle en Passy, el túnel del Mont Blanc por el que pasan diariamente más de 3,500 vehículos, y el sistema de calentamiento de residencias privadas y hoteles (los cuales muchos aún cuentan con sus propias chimeneas en cada habitación).
Sin duda, Chamonix es víctima directa de los impactos generados por los factores que aceleran el cambio climático. Un pueblo pintoresco y cuna del montañismo legendario, año tras año no podrá sino seguir enseñando al mundo cómo sus glaciares retroceden si no se toman medidas inmediatas. Francia se encuentra a la vanguardia con la lucha en contra del calentamiento global pero, ¿hasta cuándo seguirá permitiendo que sus montañas sigan pagando el precio de intereses económicos cortoplacistas?

 270 visitas

Read More

La masificación turística es el peor enemigo de la biodiversidad marina en México

México es uno de los pocos países del mundo donde está permitido nadar con el tiburón ballena; actividad que se estima crecer un 7 % anual, y que actualmente atrae a 14 mil turistas a determinadas playas. No obstante, la masificación de esta actividad poco controlada y el desconocimiento de los impactos de la interacción humana con este animal tan emblemático, está generando un descenso muy acentuado de las visitas del tiburón ballena a las costas mexicanas. En el 2015 por ejemplo, no se llegaron a ver hasta bien entrada la temporada.

Las embarcaciones que van en busca de estos animales cargadas de turistas impacientes, se comunican entre sí para dar con el avistamiento, y consecuentemente se concentran numerosas barcas en torno al animal. Por lo general el avistamiento se da cuando el animal se encuentra en la superficie comiendo, lo que le crea un estrés inmediato pudiendo incluso dejar de comer. Los turistas sin embargo, aprovechan este momento para incluso montar al animal a modo de rodeo y hacerse fotos.

La polémica en torno a la gestión de las actividades con el tiburón ballena llevó al gobierno mexicano a realizar numerosas jornadas formativas con las comunidades locales, con el objetivo de formar a guías concienciados y apartarlos de la pesca depredadora, como medio de subsistencia. Se lograron crear y formar a varias empresas comunitarias para gestionar esta actividad, sin embargo el problema sigue latente debido a multitud de empresas privadas y multinacionales que realizan estos tours sin respetar ni mediar con las comunidades.

«La clave está en poder concienciar no solo a los turistas, sino también a las empresas emisoras» nos cuenta Sonia Teruel, gerente de Totonal Viajes tour operadora de turismo responsable en México. «Tanto el nado con el tiburón ballena como con tortugas marinas son actividades muy demandadas por clientes internacionales que buscan esta interacción con el animal. En ocasiones nos ha pasado de tener que rechazar ventas porque nos pedían este tipo de actividades en los tours y en nuestro caso, debido a la masificación sufrida en Riviera Maya, no las llevamos a cabo en este destino». Rechazar la venta argumentando un porqué, para concienciar al usuario, pero también a las empresas con las que se trabaja. «Ese cliente se nos fue, pero el agente intermediario luego quiso saber más y gracias a esto nos ganamos su confianza», añade.

En referente al nado con tortugas marinas, hasta tres veces ha cerrado Akumal en los últimos años para cortar por lo sano esta actividad, una medida drástica llevada a cabo incluso durante este mismo año, en febrero del 2017.

Como media, se ha estimado que en un mes se llegan a realizar hasta 14 mil nados en ecosistemas donde habitan las tortugas marinas, únicamente en Riviera Maya. Como en la actividad anterior con el tiburón ballena, el nado con tortugas está experimentando una masificación descontrolada. Esto no solamente tiene un impacto directo en el bienestar del animal, sino también en su ecosistema inmediato: los bañistas generan residuos y alteran el manto coralino y los pastos marinos.

En muchas ocasiones se culpa directamente al turista por realizar actividades que tienen un impacto negativo directo tanto en el bienestar animal, como en el ecosistema y en la comunidad inmediata que lo sustenta. No obstante, las empresas turísticas juegan un papel fundamental en este aspecto, sobretodo cuando están viviendo la realidad del país y tienen el poder de cambiar la perspectiva de sus intermediarios y clientes potenciales. Quizás de una forma más lenta pero más segura, mostrando un claro ejemplo de que en el turismo, no todo vale.

 270 visitas

Read More

Latinoamérica: la importancia del paisaje en el turismo

Con motivo de su quinto aniversario, la Iniciativa Latinoamericana del Paisaje (LALI), ha celebrado este año varios eventos y convocatorias creando sinergias entre socios estratégicos, academia e instituciones para aunar fuerzas en la gestión sostenible y responsable del paisaje.

En este contexto, Fondo Verde y LALI convocaron el concurso Turismo Responsable y Paisaje en Latinoamérica este verano. Gracias al cual hemos podido conocer varios emprendimientos de alojamientos rurales y proyectos de base comunitaria del centro y sur de América.

Para poder evaluar dichos proyectos, se establecieron varios criterios adaptados del Consejo Global de Turismo Sostenible (GSTC), que disponían como base los tres pilares de la sostenibilidad: medioambiental, social y económico. Además, cada propuesta debía ir acompañada de sus correspondientes fotografías identificativas. En total se recibieron 28 propuestas de 12 países diferentes.

De este modo, el proyecto ganador en la categoría de alojamientos rurales fue la Reserva Natural Zafra, ubicada en San Rafael Antioquia (Colombia); ganadores por su activa acción en la conservación del paisaje realizando un ecoturismo de bajo impacto y donde la comunidad local es implicada directamente.

El proyecto de base comunitaria ganador fue la Asociación Comunitaria ACTUAR en San José, Costa Rica. La asociación es una red nacional compuesta por grupos de culturas indígenas, mujeres, conservacionistas y otras comunidades rurales que incursionan actividades de turismo como actividad complementaria a sus economías tradicionales. El alto contenido cultural y ambiental de las acciones de ACTUAR fue lo que les llevó hasta el podio de LALI.

No obstante, el concurso estuvo muy reñido puesto que había grandes proyectos muy ambiciosos que no hicieron el trabajo fácil a los miembros del jurado. Caribe Maya Desconectado en Guatemala y Honduras es un buen ejemplo de ello. Hablamos de una organización que ha creado el multidestino Caribe Maya de gestión comunitaria en áreas protegidas con alto contenido cultural, como es el de la cultura maya y garífuna. Gracias a este trabajo en red, consiguen impulsar los emprendimientos comunitarios del Sistema Arrecifal Mesoaméricano en la cadena de valor del turismo de la Guatemala y Honduras.

El proyecto Pacha Trek, caminando con los Kallawayas, en La Paz (Bolivia), muestra la efectividad del turismo biocultural comunitario de cuatro comunidades Kallawaya. Esta cultura, con su particular cosmovisión fue proclamada por la UNESCO en el 2003 como “obra maestra del patrimonio oral e intangible de la humanidad.»

Por otra parte, el alojamiento La Casa del Hornero en Piriápolis (Uruguay), primer alojamiento B & B sostenible del país, pone en práctica el turismo vivencial con actividades únicas para el visitante en contacto directo con la Pachamama (Madre Tierra), de nuevo haciendo partícipe a la población local en toda la cadena de valor del turismo generado por el alojamiento.

Latinoamérica tiene un apasionante legado cultural que conforma un añadido excepcional a su increíble biodiversidad. No obstante, faltan iniciativas que pongan en valor dichos emprendimientos y que permitan darles a conocer a un público internacional que busca incansablemente esa autenticidad aún guardada por muchos de estos proyectos.

Si te interesa conocer más sobre este concurso, los participantes y los jurados, te invitamos a leer y descargarte gratuitamente el documento oficial de LALI.

 270 visitas

Read More

¿Qué tienen en común la ornitología y el cambio climático? Que comparten el mismo planeta

«España no tiene nada que envidiar a otros países. Tenemos muchos hábitats que hacen de nuestro país un paraíso ornitológico. Sin embargo, la gente no es consciente del gran valor de la biodiversidad que tenemos…

Lo que estás viendo es un embalse regulado de uso compartido y el único parque ornitológico de Euskadi. Sin embargo, en los años 30 aquí no había nada, ni vegetación ni aves, ni nada. En los 50 se decidió construir un embalse para abastecer los altos de Vizcaya, pero aún así apenas había vegetación, y todavía en los años 90 aquí no había ni un pato.

No sabemos cómo, pero empezó a salir vegetación y con ella llegaron las aves. Ahora en el 2017 contamos con casi 200 especies de aves a lo largo del año, un 200% más durante septiembre y octubre, meses donde las migratorias llegan de muchos puntos de Europa en su camino hacia Doñana, el Delta del Ebro y África.

Sin embargo, el modelo migratorio de las aves está cambiando. Y en gran parte esto es debido al cambio climático. Yo soy ecologista y no viajo lejos. No cojo aviones por el gasto energético que suponen. Pero parece que la gente no se da cuenta de que el calentamiento global es real y de que los próximos años van a cambiar los ritmos de la tierra, y de nuestra biodiversidad.

No soy experto en eso del cambio climático, pero en lo que respecta a las aves, me he dado cuenta de que ya está afectando a las presas de las mismas. Si llegan antes de lo normal y no hay gusanos, por ejemplo, no tienen qué comer por lo que se van antes, lo que a su vez afecta a la cadena de alimentación de otros animales

Compartimos planeta con el cambio climático. Y esto amenaza nuestra propia existencia. Sus efectos son palpables y reales en los océanos, en las ciudades, en los incendios, en la pérdida de biodiversidad global y en la capacidad regenerativa de los sistemas de la tierra.

En el 2016 se han registrado los valores más altos de CO2 en la atmósfera, y España, siendo uno de los países de la Unión Europea donde más mella están dejando las condiciones climáticas extremas, parece haber asumido su destino como nuevo territorio desértico, sin preocuparse de llevar a cabo medidas concretas en la reducción de gases efecto invernadero. Es hora de despertar. Y actuar.

Este artículo forma parte del Famtrip de turismo responsable al que fuimos invitados en la Llanada Alavesa por Agrotravel y la Cuadrilla de la Llanada Alavesa. Puedes conocer más sobre todas las actividades realizadas en el artículo escrito por Mi Ruta en este enlace. 

También te invitamos a visitar la página web de la Casa Rural de Arturo, Zadorra Etxea, ubicada en Salvatierra (País Vasco).

 270 visitas

Read More

Un tour operador de turismo responsable en Nicaragua. Lo que cuentan sus empleados.

Mi nombre es Meylin Nicaragua. Nací y crecí en una comunidad organizada en Nicaragua, dentro de una cooperativa agrícola en la cual mis padres trabajan la tierra. Cuando era pequeña, en la comunidad solo los hombres tenían voz y voto, eran los únicos que asistían a las reuniones. En cambio, las madres cuidaban de sus hijos y trabajaban en el cuido del hogar.

Cuando crecí, quería romper con estos esquemas tradicionales y decidí que quería dedicarme al turismo. Durante mi formación fue cuando escuché sobre el término turismo sostenible. Empecé trabajando en el departamento contable de Vapues Tours, para después dedicarme de lleno en sostenibilidad. Fue entonces cuando comenzamos a trabajar con las comunidades, una tarea que debo reconocer no fue difícil para mí, ya que los conocía pues había crecido en este ambiente; sabía cómo funcionaban y cómo se trabajaba. Ellos estaban contentos pues fuimos la primer empresa que les tomaba en cuenta cada año para saber si estaban bien con el tipo de visitantes que les llevabamos y con las actividades que ofrecíamos en su comunidad.

También comenzamos a hacer capacitaciones con las comunidades en temas turísticos, fue entonces cuando entendieron que no tenían que cambiar sus costumbre para que los visitantes se sintieran bien visitándolos. Recuerdo que me decían: «son jóvenes y aquí estamos acostumbrados a dormir a las 8 pm a más tardar, ¿será que tenemos que irnos a dormir más tarde en la noche?» A lo que les respondí: «al contrario, deben de mantener todo lo que hacen, la intención es que exista un rol de atención a los visitantes pero sin que tengan que cambiar sus hábitos y costumbres.» Así es cuando se consigue que el turismo solo sea una manera de diversificar los ingresos económicos, y no una sustitución a las actividades de vida cotidiana de la comunidad.

Desde el año 2013 hemos estado llevando grupos a la cooperativa, más como colaboradores no como turistas. De esta manera el grupo vive con ellos y experimentan su rutina diaria, otra cara de Nicaragua, la vida real. La enseñanza que se llevan los visitantes es única.

Por ejemplo, trabajamos con una comunidad en concreto donde los grupos realizan reforestaciones dentro de su programa de visita y donde la comunidad tiene un rol de cuidado de los árboles (como compromiso con la persona que lo plantó). Con el paso de los años, se nota el compromiso de las familias con el desarrollo sostenible, y hemos sido testigos de cómo el turismo bien organizado ha transformando las prácticas de uso del suelo y los paisajes de una forma positiva, implicado a la propia comunidad.

En definitiva, la sostenibilidad por medio del turismo como actividad económica secundaria, ha cambiado mi forma de vida, mi visión y  me alegra mucho saber que el estar aquí ha ayudado al cambio en la vida y pensamientos de otros – ¡cada día aprendemos más! 

El actuar de cada uno de nosotros es un eslabón para poder lograr lo que queremos, un turismo más respetuoso con el medio ambiente y las culturas locales.»

Uno de los retos a los que se enfrenta el turismo comunitario en Latinoamérica es el acceso al mercado meta. Los tour operadores como el que trabaja Meylin, hacen una labor esencial para lograr que los proyectos de este tipo sobrevivan en el tiempo. No obstante, el sistema organizativo y de gestión de las cooperativas rurales debe ser entendido y apoyado por los tour operadores, brindando apoyo en capacitación cuando fuera necesario. Solo así se consigue que los proyectos puedan satisfacer las necesidades cambiantes del mercado receptivo, a la vez que mantienen su esencia característica y altos niveles de sostenibilidad y calidad.

Si quieres conocer más sobre la labor de los tour operadores de turismo responsable en Nicaragua, asiste a la conferencia de prensa que se celebrará el día 7 de noviembre en la World Travel Market de Londres. 

 270 visitas

Read More

Newsletter

Recibe nuestro boletín con las últimas noticias en turismo y sostenibilidad.