L’Anoia: buenas prácticas para abrirse al mundo después del confinamiento

El de 2020 es un verano atípico en comparación con los anteriores. La llegada del Covid-19 a nuestras vidas limita los viajes, entre otras actividades veraniegas. Hay territorios que han sufrido más la presencia del virus que otros, como la Conca d’Òdena en la comarca de l’Anoia (Barcelona). La cual está luchando contra la estigmatización apostando por la seguridad y la sostenibilidad para recibir visitantes con su campaña “Escapa’t a l’Anoia, t’ho mereixes” (“Escápate a l’Anoia, te lo mereces”)

Nos encontramos con Daniel Gutiérrez en el Consell Comarcal de l’Anoia para que nos explique la situación del territorio y las claves sostenibles de su nueva campaña.  Daniel es consejero de Turismo, Relaciones institucionales y Programas Europeos. A parte, es especialista en la gestión sostenible del patrimonio cultural y natural, y está implicado en el grupo de trabajo delmanifiesto de Turismo Reset. El ente en el que nos encontramos es el encargado de visualizar el territorio y marcar su identidad cultural. Aunque no sea tan influyente como una Diputación, el Consell Comarcal da soporte a todos los territorios de la comarca marcando un paraguas para que cada uno desarrolle su propia estrategia. 

Confinamiento de la Conca d’Òdena

Entre el 13 de marzo y el 6 de abril, la Conca d’Òdena tuvo un confinamiento perimetral debido al gran aumento de afectados por Covid-19. El foco del Hospital de Igualada, capital de la comarca, fue en ese momento el más numeroso de Cataluña. Daniel nos explica que era la primera vez que el territorio aparecía en medios internacionales y lo situaba como la “zona 0”.

En estos momentos l’Anoia está en la misma fase y situación que la gran mayoría del territorio español. Por lo que se necesita luchar contra la estigmatización de unas semanas muy duras y llenas de incertidumbre. Durante ese periodo y el mes de mayo, desde el Consell se tuvo que marcar un plan de comunicación diferente. Fue un tiempo para informarse y trabajar duro. Y en mayo ya se tenía un discurso definido. 

Un destino Slow

A través de Anoia Turisme, el Consell Comarcal ha lanzado la campaña “Escapa’t a l’Anoia, t’ho mereixes” dentro del marco de la campaña promocional del territorio catalán. Aunque muchos destinos están poniendo la palabra “sostenibilidad” en su discurso, l’Anoia quiere ir más allà y  adecuarse de forma más comprometida con todas sus acciones. El principal objetivo es posicionar la comarca como un territorio de proximidad y familiar muy indicado para quien busca espacios abiertos y sin aglomeraciones. Y, con una buena base, situarse como referente del Slow tourism

Igualada es la capital de un espacio rural dividido en tres áreas muy bien definidas. Por una parte encontramos la Alta Anoia, que es la zona más rural y donde más campos encontramos; en el centro, la Conca d’Òdena con la capital y de un carácter más industrial; y finalmente, la Baja Anoia, que es colindante con el Penedés y está llena de bosques y viñedos. 

L’Anoia es un destino que siempre ha sido de paso, y lo que se busca en estos momentos es que los viajeros se paren y lo descubran.

Daniel Gutiérrez

El conseller nos cuenta que, antes de confinamiento, ya se dirigían hacia el Slow tourism en su estrategia. Costó mucho explicar qué era exactamente, y los beneficios que podría llegar a aportar al territorio. De alguna forma, afirma, el post-confinamiento ha permitido potenciar lo que ya se estaba desarrollando, ya que va en la línea de lo que es necesario en estos momentos: un entorno tranquilo, recursos culturales y naturales, y coherencia con el territorio. Aunque en el mensaje principal lo que más destacan es la seguridad. 

La campaña de l’Anoia se basa en mostrar seguridad y sostenibilidad

Sostenibilidad y seguridad como ejes

Sobre la seguridad, le preguntamos su opinión por la etiqueta Covid-free que se está promocionando en diferentes sectores. Comenta que etiquetas hay muchas, que lo que realmente importa son los protocolos establecidos por las autoridades sanitarias. Los alojamientos y lugares públicos donde se desarrolla la actividad turística saben lo que deben hacer y cómo cumplir. La seguridad es una percepción. Y eso lo aporta más un buen uso y cumplimiento de higiene -disponer de geles y mascarillas- que una etiqueta. 

En el slow tourism el turismo  y el comercio van de la mano.

Daniel Gutiérrez

Respecto a ser un entorno tranquilo, Gutiérrez comenta que, de momento, es difícil llegar a saturar la comarca. Lo cual ni se busca ni se pretende, ya que esto iría en contra del sentido de sostenibilidad. Se parte de la idea de un turismo que aporte beneficios para los locales. Muchos comercios viven del degoteo de turistas que visitan los municipios. En el slow tourism comercio y turismo van de la mano. Si se detecta alguna actividad que resulta molesta para la población,  desde el ente no se da apoyo a su realización. La gente no quiere el turismo masificado de Barcelona, quiere que visiten su territorio, pero no que los molesten o cambien su forma de vida. 

El pasado fin de semana del 27-28 de junio se celebró en la comarca e-Bike Tour. Esta actividad con bicicletas eléctricas se acompañó de la promoción de gastronomía, cultura y paisajes, patrimonio y alojamientos rurales. En este se dispone de 365km ciclables que pasan por bosques y municipios ofreciendo una experiencia completa en la comarca, y los servicios básicos para su desarrollo. 

Como gran conocedor de los ODS (Objetivos del Desarrollo Sostenible), Daniel nos habla de lo importante que es que estos no se vean solamente como una justificación. Hablar sobre los ODS solamente para explicar qué bien hemos hecho algo es Greenwashing. Sin embargo, los diecisiete objetivos deben comprenderse como una hoja de ruta para crear las acciones desde la base a partir de las áreas de la Agenda 2030 sobre el Desarrollo Sostenible

Por último, pero no menos importante, hablamos sobre la accesibilidad en el turismo. Un elemento fundamental de la sostenibilidad vinculada al turismo es que todo el mundo tiene que disfrutar viajando. Cuenta que la comarca es muy sensible en relación a la accesibilidad. Se trabaja para adaptar alojamientos y actividades en todo el territorio. Por ejemplo el vuelo en avioneta para personas con movilidad reducida en el aeródromo de Òdena.

 161 visitas

Read More

Expediciones Sierra Norte: cómo surgen los Pueblos Mancomunados en Oaxaca, México

Expediciones Sierra Norte es una iniciativa de turismo comunitario que nace a partir de la organización de los Pueblos Mancomunados, conformado por 8 comunidades zapotecas de la Sierra Norte de Oaxaca, México. En esta entrevista, Angelina Martínez -Coordinadora General de Expediciones Sierra Norte- nos cuenta cómo se ha llevado a cabo el proyecto, finalista de los World Travel Market Latin America Responsible Tourism Awards 2020.

Pablo Giner: ¿Cómo surge Expediciones Sierra Norte?

Angelina Martínez: Expediciones Sierra Norte es una iniciativa de turismo comunitario, que nace a finales de 1993 a partir de la cooperación intercomunitaria de 8 poblaciones zapotecas de la Sierra Norte de Oaxaca, México, los Pueblos Mancomunados

Nuestra iniciativa tiene como fin contribuir al desarrollo de la región y promover la protección del patrimonio natural de nuestros pueblos. Esto mediante el desarrollo de un proyecto de turismo responsable en el territorio; vinculado al entorno natural, las tradiciones y costumbres de los mismos.

Pablo Giner: ¿Cuál es el tipo de organización que lleváis a cabo? ¿Qué os diferencia de otras iniciativas de comercialización de turismo comunitario?

Angelina Martínez: La característica más importante de nuestra iniciativa es nuestro modelo de organización. A diferencia de otras iniciativas de turismo -donde la actividad se centra en una sola entidad y la comercialización del destino se lleva a cabo por actores ajenos al territorio- en Pueblos Mancomunados hemos desarrollado un modelo de turismo basado en la comunidad. Este modelo garantiza que la operación, administración, comercialización y control de la actividad turística en el territorio, quede en manos de las propias comunidades.

Expediciones Sierra Norte

Pablo Giner: ¿Cómo habéis conseguido posicionar a Pueblos Mancomunados entre los diferentes emprendimientos comunitarios del Estado de Oaxaca?

Angelina Martínez: Oaxaca es uno de los estados con mayor biodiversidad del País, característica que lo convierte en el escenario ideal para el desarrollo del turismo de naturaleza y aventura. Los Pueblos Mancomunados se convirtieron en los pioneros del ecoturismo en la región. Pero en la última década, el número de emprendimientos ecoturístico ha crecido significativamente, trayendo consigo nuevos desafíos: desde una oferta estancada hasta una competencia desleal entre los sitios. En 2014, ante esta situación, Pueblos Mancomunados era considerado de los sitios más caros de la región para actividades ecoturísticas, así que trabajando de manera coordinada con los equipos locales y nuestros asesores, pensamos en lo que debíamos hacer para mantener el proyecto a flote y para que los viajeros quisieran seguir viniendo a Mancomunados.

Nuestras primeras ideas fueron implementar otras actividades, pero cuando consultamos la propuesta con un amigo muy cercano al proyecto y asesor en una etapa de su desarrollo, su respuesta fue: “Me parece que no se trata de ponerle adornos a las comunidades, sino más bien de pensar en aquello que siempre ha estado presente, y que por ser común, pasa desapercibido”.

Así fue como comenzamos a trabajar en un segundo inventario de atractivos en el territorio, del cual nació nuestro catálogo de experiencias “Inspirando nuevos caminos” pensado en experiencias de turismo rural y agroturismo, con productos como “Los 7 colores del maíz” que busca visibilizar la importancia del maíz dentro de la gastronomía y cultura zapoteca. Ahí fue cuando comprendimos que no éramos hoteleros, que lo que nosotros ofertábamos eran experiencias de viaje basadas en nuestro patrimonio biocultural.

Expediciones sierra norte
Los siete colores del maíz

Pablo Giner: En cuanto a vuestra organización interna, ¿cuál es la manera en la que os organizáis estando formados por varias comunidades diferentes?

Angelina Martínez: Al tratarse de una iniciativa comunitaria, se buscó que las poblaciones integrantes del Mancomún participaran de manera activa en todo el proyecto. Para ello se crearon oficinas y comités locales en 7 poblaciones integrantes del Mancomún y un equipo coordinador para la oficina central de Expediciones Sierra Norte en la ciudad de Oaxaca. A través de los años, nuestro proyecto ha adoptado un modelo simbiótico, mientras nuestros equipos locales en cada población (elegidos por cargos, siguiendo el sistema de usos y costumbres que rigen a nuestras comunidades) se hacen cargo de la operación de los servicios (hospedaje, alimentos, recorridos, actividades).

El equipo central de Expediciones Sierra Norte, bajo un modelo gerencial, se hace cargo de la etapa de diseño de producto, generación de alianzas y comercialización del destino.

Con el paso del tiempo también hemos ido generando alianzas con otras comunidades de la Sierra Norte de Oaxaca, que no forman parte de los Pueblos Mancomunados, pero que tienen el interés de detonar un proyecto ecoturístico en su comunidad, fortaleciendo así la oferta turística de nuestra región y contribuyendo al empoderamiento de otras comunidades.

Pablo Giner:  Dado que uno de vuestros objetivos es servir como modelo de referencia, ¿qué acciones realizáis con otros proveedores de turismo comunitario?

Angelina Martínez: El trabajo que hemos realizado a lo largo de casi tres generaciones ha inspirado a otros colectivos indígenas. Cada año ofertamos viajes para el intercambio de experiencias, brindando a otras comunidades y organizaciones la oportunidad de hacer un viaje de aprendizaje con nosotros. En él compartimos nuestro modelo de negocio, el esquema de organización, así como los retos y aprendizajes que hemos tenido a lo largo de 26 años de trabajo.

Por otro lado, también brindamos asesoría especializada a grupos que lo requieran y participamos como conferencistas en eventos especializados de turismo y algunos organizados por universidades del país.

Buscamos compartir nuestra visión de que un turismo responsable y comunitario que conviva con los ecosistemas sin vulnerarlos, es posible. Lo hemos hecho durante tres generaciones; es posible integrar a mujeres y hombres de diferentes edades y es posible que todos aprendamos de cada uno aunque no hablemos el mismo idioma. Y por eso,  hemos asumido la responsabilidad de cambiar los imaginarios brindando el ejemplo de una realidad alternativa gracias al turismo.

Expediciones Sierra Norte

Pablo Giner: ¿Qué importancia tiene en vuestro proyecto la inclusión social?

Angelina Martínez: Nuestra iniciativa está basada en los sistemas tradicionales de organización comunitaria, donde los actores locales representan la parte más importante del proyecto. Es por ello que promovemos su participación activa en todas las etapas y planes de desarrollo. Como resultado, nuestra iniciativa genera empleos directos en 3 sectores poblaciones importantes.

1) Los jóvenes: representan el sector población más susceptible de emigrar.

2) Los adultos: que a diferencia de las ciudades donde después de los 60 años es difícil encontrar empleo, el turismo les permite mantenerse activos, por poseer un amplio conocimiento del territorio y la vida comunitaria.

3) Las mujeres: con el paso del tiempo, su participación ha alcanzado todos los ámbitos del proyecto turístico. No sólo en puestos de recamaristas o cocineras, también es común verlas guiando o en puertos administrativos.

Los recursos llegan de manera extensiva a las comunidades y se distribuyen directamente a los diversos prestadores de servicios, fortaleciendo así la economía local.

Pablo Giner: ¿Cuál es el impacto generado en el empleo, tanto en la oficina central en la ciudad de Oaxaca como en las comunidades?

Angelina Martínez: Actualmente nuestro proyecto genera 126 empleos locales directos, pero al tratarse de una empresa comunitaria los beneficios trasciende a más de 400 familias. A través de la cadena de valor que se ha generado, los recursos llegan de manera extensiva a diferentes actores de la comunidad: panaderos, artesanos, transportistas, comedores familiares, misceláneas, productores, por mencionar algunos. Por otro lado, las utilidades que genera la actividad son presentadas ante las asambleas locales y es la población en su conjunto quien decide cómo se invierten.

Expediciones Sierra Norte

Pablo Giner: ¿Qué pasos tenéis pensados dar en el futuro?

Angelina Martínez: A lo largo de la vida de nuestro proyecto hemos aprendido que el turismo pensado desde el territorio y la conciencia colectiva es un medio para evitar el despojo y erradicar la pobreza; que entendemos como el resultado de la ausencia de esperanza, de derechos humanos, de capacidades, de territorio, de cultura, de autodeterminación y de participación. Hoy, creemos firmemente que el turismo puede ir todavía más allá y convertirse en una herramienta poderosa para impulsar procesos regenerativos en nuestro planeta.

Es por ello que nuestros siguientes pasos están pensados en la creación de un programa de turismo regenerativo en el territorio, a través del fortalecimiento de capacidades locales y programas amigables con la biodiversidad.

Es importante mencionar que no pretenderemos nunca que la actividad turística sustituya las actividades primarias de la comunidad y su esencia, buscamos más bien que se convierta en un completo que permita contribuir al desarrollo de las comunidades al mismo tiempo que se protege su patrimonio biocultural.The

 161 visitas

Read More

The Future of Tourism Coalition: Entrevista con Jeremy Sampson

The Future of Tourism Coalition se lanzó el mes pasado y reunió a actores clave de la industria que comparten la misión global de colocar a los destinos en el centro de las estrategias de recuperación. En esta entrevista, Jeremy Sampson CEO de The Travel Foundation, uno de los miembros fundadores de la Coalición, habla con Rebecca Waller sobre la visión y los objetivos de la Coalición, y por qué es optimista sobre el futuro.

Travindy se complace en ser media partner oficial de esta Coalición donde esperamos compartir más actualizaciones sobre su trabajo en los próximos meses.

REBECCA: ¿Puedes contarnos brevemente cómo surge la Coalición? ¿Estaba en las cartas antes de la pandemia?

JEREMY: La idea comenzó antes del golpe de la pandemia. Personalmente, hacía poco que me había incorporado a la Travel Foundation como CEO, y varios de los otros socios también estaban viviendo transiciones de liderazgo, por lo que era el momento adecuado para explorar nuevas vías de cooperación. Todos reconocimos la necesidad de un mayor impacto, una voz más fuerte y fuerza en la colaboración, y esas discusiones se volvieron aún más urgentes y relevantes una vez que llegó Covid-19. Esto nos llevó a The Future of Tourism Coalition.

REBECCA: ¿De qué manera la pandemia ha brindado la oportunidad de «restablecer» la industria del turismo?

JEREMY: No nos hagamos ilusiones, la pandemia ha devastado el sector. El impacto en los medios de vida y destinos que dependen del turismo aún no se ha sentido y entendido completamente, y existe el riesgo de que, con la supervivencia económica en juego, haya una «carrera hacia el fondo» a medida que las restricciones de viaje disminuyan. Es probable que las empresas y los gobiernos vuelvan a los modelos antiguos a menos que se implementen cambios reflexivos y deliberados. Pero ante todo, nuestra generación se encuentra ante una oportunidad única para reiniciar.

Jeremy Sampson, CEO of Coalition founding member the Travel Foundation

Jeremy Sampson, CEO of Coalition founding member the Travel Foundation

Hay varias razones por las que soy optimista. Los sectores público y privado reconocen su dependencia mutua ahora más que nunca. Los destinos se han vuelto a involucrar con sus comunidades como actores principales, y la ausencia de turismo les ha permitido reflexionar sobre los beneficios y las desventajas que trajo. Los flujos de visitantes y las capacidades de carga ahora se están gestionando, con fines de distanciamiento social, de una manera que era impensable hace seis meses. Y los paquetes de apoyo de recuperación pueden incentivar los retornos sociales y ambientales (así como financieros), para ayudar a diversificar y mejorar la oferta turística y mejorar las infraestructuras. Lo cierto es que las organizaciones han estado mucho más preparadas para colaborar en los últimos meses, como lo demuestra esta Coalición y la respuesta de los firmantes.

REBECCA: ¿Cuáles son los objetivos principales de la Coalición?

JEREMY: En el corto plazo, queremos hacer que nuestro mensaje se escuche en este momento crítico, y construir un movimiento de organizaciones que se apoyen. Todos los destinos y todas las empresas ahora tienen la tarea de reconstruir el turismo, y hemos establecido un nuevo camino y una mejor visión para ese futuro, a través de nuestros 13 principios.

A más largo plazo, nuestro objetivo es apoyar a los firmantes a adherirse a esos principios, buscando comprender mejor las barreras y brindando soluciones para superarlas. Las siete ONG tienen fortalezas diferentes, y creemos que trabajando juntas podemos ser mayores que la suma de nuestras partes.

REBECCA: La Coalición reúne a diversos grupos de interés dentro del sector de los viajes y turismo. ¿Cuál es el elemento clave que une a los firmantes?

JEREMY: Cualquier organización puede registrarse, ¡este no es un club exclusivo! Quiénes se unen, se están alineando con nuestros principios rectores, están de acuerdo con la necesidad de establecer un nuevo rumbo para el turismo y están dispuestos a colaborar. Para el lanzamiento, contactamos a una amplia gama de organizaciones que ya estaban están liderando el camino a través de su propia actividad. Sin embargo, alentamos a cualquier organización a registrarse y demostrar su apoyo.

REBECCA: ​Los principios rectores hablan de mitigar los impactos climáticos. ¿Es esto suficiente dada la emergencia climática que enfrentamos?

JEREMY: Por supuesto, no es suficiente tener principios rectores, necesitamos medidas urgentes, y sin duda el cambio climático es la mayor amenaza de nuestros tiempos. Pero la emergencia climática se refleja en muchos de los principios, ya que todos son interdependientes e interrelacionados. Por ejemplo, no puede hacer la transición a una economía verde sin tener en cuenta los impactos ambientales (principio 6), sin colaboración y administración del destino (principio 3), sin redefinir el éxito económico (principio 7) y sin empresas responsables (principio 13), todo de los cuales podría sumarse a un importante esfuerzo de descarbonización que será necesario en el futuro.

REBECCA: Las protestas de Black Lives Matter han resaltado nuevamente las desigualdades raciales sistemáticas en todas las industrias y naciones. ¿Cómo se ha incorporado la igualdad racial y la inclusión en general en los principios rectores de la Coalición?

JEREMY: Esta es una pregunta importante, y creemos que los temas de inclusión y equidad son críticos para el futuro del turismo. Nuevamente, dada la naturaleza interconectada de los principios, la igualdad, la diversidad y la inclusión se reflejan en muchos de ellos, más claramente en el principio 2 «Colaborar en la gestión de destinos», donde pedimos la representación de la diversidad en las comunidades, y el principio 5 «Demanda de justa distribución de ingresos ”, que trata de desafiar los beneficios desiguales del turismo dentro de las comunidades de destino. En nuestra fase de escucha actual, nos comprometemos intencionalmente y solicitamos comentarios y perspectivas de una variedad de grupos subrepresentados, para garantizar que nuestro trabajo como Coalición incorpore conscientemente objetivos de justicia social a medida que desarrollamos nuestras iniciativas.

REBECCA: Se pide a los signatarios que completen un cuestionario sobre sus retos actuales con respecto al turismo sostenible. ¿Cómo planeáis usar esta información?

JEREMY: La información recopilada ayudará a la Coalición a comprender mejor las necesidades de los signatarios y ayudará a determinar cómo desarrollamos nuestro apoyo. Estamos analizando toda esa información en este momento, y sacaremos temas clave y comenzaremos las discusiones sobre estos en los próximos meses, antes de identificar las actividades que tendrán el mayor impacto.

REBECCA: ¿Qué apoyo práctico podéis ofrecer a las entidades turísticas en sus estrategias para trabajar con los destinos y las comunidades?

JEREMY: Actualmente estamos analizando cada una de las seis ONG de la Coalición (más GSTC como organización de apoyo) para identificar nuestras fortalezas, experiencias, recursos existentes y la mejor manera de combinarlos. También fomentaremos el diálogo y la colaboración entre todos aquellos los participantes para identificar las mejores prácticas y la innovación. Hablando desde la perspectiva de la Travel Foundation, hemos desarrollado procesos de capacitación, investigación y análisis de datos y participación para apoyar una «agenda compartida» entre organizaciones públicas y privadas que pone las necesidades de los destinos en su centro y crea cadenas de valor más localizadas. Nuestra colaboración con Future of Tourism Coalition hará que esta oferta sea aún más fuerte.

REBECCA: ¿Cómo envisionáis el éxito a corto, mediano y largo plazo?

JEREMY: A corto plazo, estamos ampliando nuestro mensaje, alentando a las organizaciones a inscribirse y alinear sus planes de recuperación con los principios rectores, y comenzar un diálogo con nosotros. A mediano plazo, juzgaremos el éxito en función de la eficacia de las iniciativas que desarrollamos y el nivel de participación de nuestros signatarios. A largo plazo, me gustaría ver un sector de ONG mucho más fuerte y bien respaldado que esté facilitando la transición a un nuevo modelo para el turismo y que pueda responsabilizar a los rezagados.

REBECCA: ¿Cómo planeáis medir el éxito?

JEREMY: Principalmente a través del compromiso y el éxito de nuestros signatarios, quienes son los que tendrán un impacto real en el terreno.

Para obtener más información sobre The Future of Tourism Coalition o para firmar y compartir sus principios, visita su página web aquí.

 161 visitas

Read More

Regreso a las raíces: el pueblo de Guatemala sin plástico desechable

¿Crees que vivir sin plástico es posible? Antes de la pandemia, el plástico y la gestión de residuos ya era un asunto preocupante y alarmante a escala planetaria. Tras varios meses conviviendo con un virus invisible, parece que el plástico de uso único regresa con más fuerza para invadir nuestros océanos, espacios naturales y… pueblos.

Pero vivir sin plástico es posible y ejemplo de ello es la historia de San Pedro La Laguna, en el Lago Atitlán, Guatemala. Gracias a un presstrip organizado por Travolution y el Instituto Guatemalteco de Turismo (INGUAT) con motivo del I Encuentro Centroamericano de Turismo Comunitario, tuve la fortuna de escuchar esta historia en primera persona a través de Víctor González, Director de Planificación en 2018.

La historia del pueblo sin plástico

En 2015, el Lago Atitlán se estaba convirtiendo en un vertedero. Residuos generados por las poblaciones colindantes vertían al lago debido a una gestión ineficiente que estaba pasando factura tras años de inacción. Fue entonces que la AMSCLAE (Autoridad del Manejo Sustentable de la Cuenca de Lago Atitlán y su Entorno), financió en San Pedro la Laguna una planta de tratamiento de desechos sólidos con un relleno sanitario con capacidad para 10 años.

En febrero 2016 se inauguró la ansiada planta de tratamiento, pero en tan solo seis meses el relleno sanitario ya estaba llegando a la mitad de su capacidad debido a dos compuestos principales: el plástico de uso único y el duroport (poliestireno). “Fue entonces que nos dimos cuenta de que el pueblo vivía en el plástico” admite Víctor.

Tras esta situación, el alcalde de la legislatura tenía claro que sus hijos y sus nietos siguieran viendo un lago, y no un pantano. Entonces se propuso ser el impulsor de un cambio de comportamiento a través de un acuerdo municipal que prohibiera el uso de pajitas, bolsas de plástico y duroport. Un aspecto clave para normalizar una vida sin plástico desechable fue hacer al propio pueblo garante de esta ley. De esta manera, no dependería de legislaturas políticas.

“Mucha gente criticó al alcalde”, comenta Víctor. “Reclamaban las razones de su interés por las bolsas plásticas en lugar de enfocarse en hacer proyectos grandes”. A lo que añade “pero a nosotros nos da mucha satisfacción que poco a poco vayamos cambiando hábitos. Por ejemplo, antes se vendía agua pura en bolsas que la gente compraba, bebía y tiraba al suelo, ahora se vende en vasos de plástico duro donde uno bebe y lo devuelve para lavar”.

Este cambio es evidente, pues en nuestra visita por el pueblo, son muchas las mujeres que vemos con sus cestas de canasta, comprando productos en hoja de plátano, jugos con vaso y pajita de papel y el pan en unas bonitas servilletas de tela.

¿Cómo se normalizó el cambio de comportamiento?

Tras un análisis inicial de las causas que originaban el abuso de plástico de uso único, se identificó un segmento de la población que era clave para iniciar un cambio de valores: las mujeres. Entonces, el consejo de gobierno se dividió en 14 grupos para ir de casa en casa explicando la nueva ley y capacitando a más de tres mil mujeres ofreciéndoles canastas con agarraderas de palma, servilletas de tela tejidas por artesanos y portaviandas para ir al mercado.

Hoja de plátano para las comidas corridas y productos del mercado.

Posteriormente, los esfuerzos se dirigieron a los vendedores del mercado, a quiénes también se les capacitó para esta nueva etapa y se les intercambió las bolsas y otros elementos desechables por las alternativas propuestas. Principalmente la hoja de plátano que se utilizaba años atrás cobró vida nuevamente para envolver productos como el queso, los tamales, carnes y otros preparados. Con el plástico que se recogió tras realizar este cambio, se crearon pacas en Cementos Progreso.

“Nunca nos imaginamos a raíz de este acuerdo municipal íbamos traspasar fronteras,” sentencia Víctor. A lo que añade: “nuestro objetivo era cuidar nuestro entorno y el Lago Atitlán, pero cada vez más hay municipios que vienen a aprender sobre cómo lo hicimos porque tienen el mismo problema en su entorno”.

San Pedro La Laguna ha marcado un antes y un después tanto en Guatemala como en muchos otros países del mundo, mostrando la importancia de la gobernanza y la sociedad civil para generar cambios colectivos, allí donde muchos piensan que no podría ser posible.The

 161 visitas

Read More

El papel de la artesanía en reivindicaciones sociales: el bordado en Chile

El bordado comenzó en Chile con las arpilleras. Lo hizo antes de los 70, pero sería en esa época cuando este tipo de bordado adquiriría mayor importancia y notoriedad debido, entre otras cosas, a una conocida cantautora chilena.

Violeta Parra se dedicaba a esta artesanía y ella fue una de las impulsoras de este movimiento a nivel mundial. Su labor, como la del resto de bordadoras, no solo era remarcable por el simple hecho de dedicarse a la misma sino sobre todo por hacerlo en un contexto de dictadura militar. En el mismo, se comienza a usar el bordado como medio de transmisión del contexto social que se vivía en esa época. Se plasmaban la represión y la destrucción de la dictadura con hilos.

Un movimiento liderado por mujeres

El movimiento se impulsa por las mujeres, ya que eran ellas quienes carecían de independencia económica, se dedicaban a las tareas del hogar y tenían que lidiar con la necesidad de alimentar a sus familias en un contexto donde sus maridos desaparecían. Es por esto, que las mujeres se lanzan a los hilos en talleres de arpilleras por dos motivos: uno, para generar ingresos; y dos, para tener un espacio seguro.

Fuente: Imagen de Museo de la Memoria y los Derechos Humanos

Las arpilleras se solían reunir para discutir colectivamente el tema de la obra. Aunque trabajaban juntas, cada una elaboraba su bordado de forma independiente y cada trozo contaba una historia. El bordado se posiciona entonces como un elemento de reivindicación de injusticias sociales y de encuentro social y colaborativo. Y desde entonces, no ha parado de serlo.

El bordado como un puente de denuncia social

Las injusticias sociales han continuado surgiendo a lo largo de los años y las arpilleras siempre han estado ahí para visibilizarlas con sus hilos. Uno de los hechos sociales más recientes a través del cual las bordadoras se movilizaron fue el de 2019. A finales del pasado año, hubo un alza en la tarifa del sistema público de transporte en Santiago. Los estudiantes comenzaron a manifestarse ya no solo por esto, sino también por un cúmulo de malestares sociales que ya precedían a la situación.

En este contexto, donde los Carabineros y otras fuerzas armadas ejercieron abusos sobre los Derechos Humanos de la población civil, surge un movimiento llamado «Borda sus ojos» protagonizado por las bordadoras. La iniciativa consistió en la creación colectiva de una tela gigante formada por una inmensa cantidad de ojos bordados. En cada trozo por el que estaba formado esta tela se bordaría un ojo como reivindicación social ante las víctimas de lesiones y mutilaciones oculares de ese estallido social.

Fuente: Radio JGM

En poco tiempo se reunieron obras tanto de Chile como de Brasil, Argentina e incluso EEUU. Esta gran tela, con más de 800 ojos bordados a mano desde diferentes partes del mundo, fue de nuevo tanto una forma de visibilizar una injusticia social como un espacio de unión colectivo.

Aunque son solo dos casos los nombrados, han habido muchos movimientos sociales en los que las bordadoras chilenas se han unido para apoyarse y para defender una situación injusta ante el mundo.

La artesanía del bordado se ha establecido en Chile como un elemento de cohesión social más allá del papel tradicional de representación de una costumbre local.

Encontrarás más información en hilo de Twitter “el papel del bordado en reivindicaciones sociales chilenas”.

 161 visitas

Read More

Newsletter

Recibe nuestro boletín con las últimas noticias en turismo y sostenibilidad.