Desarrollando la economía sostenible a través del turismo en el bosque nublado de Ecuador

Efrain Toapanta

Entrevistamos a Efrain Toapanta, nativo de Mindo (Ecuador) y propietario de Casa Divina Lodge, alojamiento formado por 5 cabañas de madera que construyó él mismo.  Desde siempre Efrain ha estado muy activo en la comunidad de Mindo, siendo co-fundador de dos entidades, la Fundación Pacaso & Pacaso y la Asociación de Guías Naturalistas de Mindo. Además en la actualidad, Efrain está trabajando para formar una asociación de hoteles en el area de Mindo con el fin de promover el turismo sostenible en el bosque nublado del Ecuador.


Ángela: ¿Cuáles son los principales desafíos a los que Casa Divina Lodge se está enfrentando?
Bosque nublado de Mindo (Ecuador)

Efrain: La mayoría de nuestros desafíos son los mismos que compartimos con todas las sociedades en la actualidad: vivir junto a la familia en un ambiente sano mientras tratamos de fortalecer la economía de nuestra comunidad sin provocar daños perdurables al medio ambiente.

Sin lugar a duda, el desafío más grande de todos es el de intentar cambiar la cultura destructiva de nuestra sociedad. Cómo convencer al prójimo de que el futuro bienestar de la humanidad depende totalmente de nuestra acogida a la filosofía sostenible.

Ángela: ¿Cuál es vuestro objetivo principal?

Efrain: Como empresa, nuestro objetivo es brindrar un destino elegante y confortable, dar a conocer la riqueza natural y cultural de este pequeño paraíso en Ecuador, respetar el medio ambiente, e involucrar a la comunidad empleando sus servicios ya sean relacionadas con el turismo o no.

En pocas palabras queremos demostrar que sí se puede hacer todo sin causar impactos negativos al medio ambiente, la familia o la comunidad, mas bien, todos nos beneficiamos.

«La única manera que a la gente le importará invertir en esta transformación es si su inversión produce una ganancia apreciable y personal, ya sea económica, de auto-sustento o espiritual e intangible.»

Ángela: ¿Qué tiene de particular vuestro enfoque para superar los desafíos a los que os enfrentáis?
Casa Divina Lodge

Efrain: Realmente no sé que tan particular sea nuestro enfoque pero queremos ayudar a mantener el desarrollo de nuestro pueblo hacia un futuro sustentable. Ayudar a crear una sociedad Mindeña sustentable. Pensamos que se puede hacer de la siguiente manera:

Primero necesitamos acceso al conocimiento de la filosofia sustentable y como esta práctica nos beneficia. Lamentablemente todavía tenemos que convencer a los seres humanos que cuidando al ambiente si hay una ganacia personal, talvez no sea inmediata. Pero la única manera que a la gente le importará invertir en esta transformación es si su inversión produce una ganancia apreciable y personal, ya sea económica (e.g. turismo ecólogico), de auto-sustento (e.g. agroforestería) o espiritual e intangible (e.g. un futuro con bosques para sus hijos).

Nuestro aporte puede ser intelectual, económico, o con manos a la obra, pero todos quienes conformamos la comunidad debemos estar involucrados en cada paso para realmente comprometernos en este proceso de cambio.

Ángela: De todo lo que habéis conseguido hasta ahora, ¿de qué estáis más orgullos@s?

Efrain: Estoy orgulloso de saber que Mindo se ha vuelto un destino turístico con mucho potencial para un futuro sustentable. También estoy orgullosa de haber creado Casa Divina Lodge y el futuro hacia el cual estamos encaminados.

Es muy importante sentirse realizado y saber que los sueños que se empezaron a construir de ideas buenas que se han hecho realidad. El futuro siempre ha sido y será incierto pero el único impedimento entre uno y sus sueños es nunca empezar.

Además también estoy muy orgulloso de haber conseguido que tanto Casa Divina Lodge y su empresa hermana SabinaTour Operadora hayan pasado por una capacitación y proceso de certificación internacional, con la organización Tour Cert de Alemania, en materia de responsabilidad social empresarial y turismo sostenible. De esta forma hemos conseguido mejorar nuestros sistemas y operaciones y contar con un proceso de mejora continua en buenas prácticas sostenibles y sociales.

Ángela: ¿Qué os podría ayudar a llegar más lejos?

Efrain: Dar a conocer nuestra visión, nuestros productos y servicios a nivel global. Ya sea por medio de organizaciones y empresas con la misma ideología, o revistas y otros medios de comunicación que nos promocionen como una empresa progresiva y ecológicamente apropiada. En corto, buscar aliados, gente con la misma ideología que nos brinden su apoyo.

Ángela: ¿Cómo imaginas el éxito de Casa Divina Lodge? Comparte tu sueño con nosotros.

Efrain:Dar acceso al conocimiento de la filosofía sustentable e inspirar a la comunidad de Mindo hacia un futuro seguro y apropiado tanto para las personas como para nuestro entorno. Primero debemos hacer llegar el mensaje a las personas mas cercanas, nuestra familia, amigos, empleados, vecinos. Informarles: ¿por qué nos beneficia un futuro sustentable? ¿Cómo iniciamos la transición? ¿Por dónde empezamos? Es como enseñar en una escuela primaria, paso a paso. Estas personas cercanas se vuelven partidarios de la cultura sustentable y transmiten sus conocimientos a los demás. Ahora tenemos un grupo de aliados, entre ellos líderes importantes, con diferentes aptitudes: artesanos, profesores, meédicos, amas de casa, jardineros, estudiantes, etc. que nos ayudan a pasar este mensaje.

Sólo cuando consigamos esto, la sustentabilidad se volverá un tema común en nuestra comunidad, los residentes hablarán de sus logros y sus nuevas ideas en reuniones y fiestas culturales. Mindo se convertiría en una comunidad modelo.

Ángela: Si pudieras conectar con una persona, empresa u organización en turismo responsable, ¿con quién sería y por qué?

Efrain: Para mí, la empresa más interesante para conectarnos sería Rainforest Alliance. Ellos tienen un reconocimiento muy alto y esperamos lograr certificarnos con la misma empresa. Siempre hemos tenido la idea de llegar al más alto nivel de sostenibilidad y responsabilidad social empresarial y pienso que con Rainforest Alliance podríamos llegar a ese nivel.

¡Muchas gracias Efrain! Recuerda que puedes seguir a Casa Divina Lodge en Facebook, Twitter y visitar su página web

 192 visitas

Read More

El patrimonio geológico y su potencial como recurso turístico

Si realizáramos una encuesta a la población sobre cuántas personas han realizado alguna vez Turismo Geológico, seguramente pocas personas responderían afirmativamente. En cambio, si la pregunta fuera “¿ha estado alguna vez en El Teide, Lagos de Covadonga, La Garrotxa, Costa Vasca, Monfragüe,…? Entonces, millones de personas responderían sí. Se podría decir un: si, usted ha hecho Turismo Geológico, aunque nadie se lo ha explicado nunca, y por eso lo desconocía.

El Turismo Geológico, que no es un concepto sinónimo de Geoturismo, es una manera de disfrutar del paisaje en todo su esplendor. Se trata de comprender cómo se forma el relieve, las rocas y los fósiles, entre otros recursos. Es una forma de conocer nuestra historia. Una historia de casi 4.600 millones de años y la evolución de nuestros paisajes. Sin duda, la geología es la base para entender y enriquecer algunos conceptos y actividades sobre la flora y la fauna (los suelos sobre los que se desarrollan las plantas y árboles y las rocas en las que habitan algunos mamíferos y aves). Pero también es importante para descubrir el patrimonio etnográfico y monumental. El Patrimonio Geológico es totalmente trasversal a nuestra historia. ¿Por qué entonces siempre nos olvidamos de este recurso turístico con un potencial interpretativo tan grande?

España es un laboratorio geológico al aire libre, y ya cuenta con algunos destinos que se han animado a apostar por una estrategia de Turismo Geológico. A lo largo y ancho de nuestro territorio, incluyendo las islas, podemos encontrar un rico y variado patrimonio de todas las épocas y períodos de nuestra historia. Algunos de estos territorios con gran atractivo turístico tienen una relevancia científica internacional. Un ejemplo de estos destinos son los Geoparques, una figura auspiciada por la UNESCO en el mundo. España ya cuenta con 11 geoparques, 2 de ellos en las Islas Canarias. La estrategia desarrollada en los Geoparques es el Geoturismo, aunque en estos espacios protegidos es, sin lugar a dudas, el mejor lugar para practicar el Turismo Geológico, ya que cuentan con itinerarios autoguiados y actividades guiadas por expertos para poder conocer el patrimonio geológico local.

Si el Patrimonio Geológico es tan variado e interesante, ¿por qué no tiene tanta notoriedad como otra tipología turística practicada en el entorno natural como, por ejemplo, el Turismo Ornitológico? Bajo mi punto de vista es fácil de explicar: el Turismo Geológico carece de buenos intérpretes de patrimonio. Todos recordamos en el cole aquella explicación incomprensible sobre la Tectónica de Placas. Ese recuerdo ha marcado nuestra juventud y cuando nos hablan de “geología” rápidamente nos viene ese recuerdo a la memoria. Esto se resume en que no hay buenos divulgadores de la geología, ni tampoco una profesionalización de esta disciplina. En cambio, cuando somos conscientes de consumir este turismo, completamente sostenible y respetuoso con nuestro entorno, ya que se trata de aprender a leer nuestro paisaje, nos encanta. Es como descubrir un mundo nuevo. Es aprender y entender nuestro entorno. Y eso, a todas las personas nos fascina.

El Turismo Geológico debería ser una apuesta innovadora y sostenible de los territorios. Este recurso, además de valorizar nuestro patrimonio, promueve la conservación del mismo, e incluso tiene un gran potencial como recurso pedagógico en Educación Ambiental. Se trata, por ello, de un Turismo Sostenible que puede promover la creación de empleo entre los especialistas en Interpretación del Patrimonio. Además, estos grandes divulgadores tienen la capacidad de transportarnos a una época completamente desconocida en la que el paisaje, la biodiversidad, e incluso el clima, son totalmente diferentes a la actualidad. Un viaje en el tiempo que despierta nuestros sentidos, imaginación y creatividad. Esto sí que es un Turismo de Experiencias del que tanto se habla actualmente en el sector turístico.

Este artículo fue publicado originariamente en la plataforma de turismo y desarrollo rural Lláscara.

 192 visitas

Read More

Dos parques naturales catalanes reciben la Carta Europea de Turismo Sostenible

Recientemente, el Parque Natural del Montsant y el Parque Natural del Montgrí, les Illes Medes i el Baix Ter han sido acreditados con la Carta Europea de Turismo Sostenible (CETS). En Cataluña, otros cuatro parques cuentan con esta acreditación: la Zona Volcánica de la Garrotxa (primer Parque Natural del Estado Español en obtenerla), el Delta de l’Ebre, Sant Llorenç del Munt i l’Obac y el Montseny.

La distinción, otorgada por la Federación EUROPARC, certifica que el desarrollo del turismo en estos territorios se realiza de forma sostenible, de acuerdo con los objetivos de la Carta. Con la acreditación de la CETS, los firmantes se comprometen a llevar a cabo una estrategia de desarrollo sostenible, lo cual, sin lugar a dudas, implica numerosos beneficios para el destino. Uno de los principales puntos es el trabajo basado en el principio de colaboración entre sector público, sector privado, resto de sectores económicos y población local. Este modelo ofrece una visión holística del destino y fortalece el tejido empresarial y social. Se produce una mejor integración del turismo en la vida del territorio, combinándolo con otras actividades económicas tradicionales, evitando de este modo una excesiva dependencia del turismo en el desarrollo económico y social del territorio.

La CETS es usada también como herramienta de sensibilización sobre el respeto al medio ambiente, fomentando la complicidad con los visitantes para conservar el rico patrimonio natural y cultural del área protegida. En este sentido, la educación medioambiental y la interpretación del patrimonio son una prioridad. Además, la protección y la valorización del patrimonio natural, cultural e histórico, aumenta el orgullo de los residentes hacia su propio patrimonio. También cabe destacar que el espacio protegido se compromete a fomentar los productos auténticos y de calidad, con lo cual se amplifica el efecto multiplicador del turismo, al promover los productores locales.

En mi opinión, uno de los objetivos más interesantes de la Carta es la preservación y la mejora de la calidad de vida de la población local. El texto hace hincapié en la calidad de la relación entre visitantes y residentes, aspecto al que algunas veces no se le da la importancia que merece. Fomentando una buena relación entre ambas partes, se mejora la calidad de vida de los residentes y los visitantes viven una experiencia más auténtica, al producirse una mayor interacción con la comunidad anfitriona.

En un sector típicamente afectado por una gran estacionalidad como es el turismo, la aplicación de la CETS y la creación de una oferta turística respetuosa con el entorno contribuyen a la desestacionalización. Además, la Carta es una distinción como territorio de excelencia en turismo sostenible, lo cual ayuda a captar un turismo de calidad, interesado en los recursos, tradiciones y estilo de vida del destino que visita.

La acreditación con la CETS del Parque Natural de Montsant y el Parque Natural del Montgrí, les Illes Medes i el Baix Ter es una gran noticia para la conservación y el uso sostenible de estos entornos naturales. Si todavía no los has visitado, ahora es un buen momento para hacerlo.

 192 visitas

Read More

La Ponte: un ecomuseo gestionado por su comunidad

Pablo La Ponte

Hablamos con Pablo López quien nos cuenta la historia y la visión de La Ponte, un ecomuseo de gestión comunitaria en Santo Adriano, Asturias. Su modelo de gestión del patrimonio está caracterizado por el empoderamiento de la sociedad civil hacia el mismo, y por si fuera menos, este año han ganado los Oscar de los Museos en Londres «Soft Power Destinations Award».


Verónica: ¿Cuándo y cómo se forma La Ponte

Pablo: La asociación se formó en el año 2011, pero empieza a coger forma como lo que hoy conocemos como Ecomuséu en el año 2013. Para entender La Ponte creo que es importante ver un poco de dónde viene y dónde se gesta. Para ello yo destacaría dos cosas. Por un lado el trabajo del grupo de investigación de Arqueología Agraria en el que Villanueva de Santo Adriano es uno de los lugares en los que se centra la investigación de este grupo. Este proyecto liderado por la profesora Margarita Fernández Mier va más allá de la propia investigación arqueológica, ya que se ha convertido en todo un referente, y sobre todo de implicación con la población local y el desarrollo rural. Por otro lado, la agrupación de los 4 socios fundadores: Jesús, Cristina, Isabel y Álvaro, a los que se fueron sumando más gente hasta congregar a un grupo de entre 20 a 25 personas que constituyen actualmente La Ponte.

La Ponte es un proyecto que se mueve en tres ámbitos: por un lado el económico, generando riqueza en el ámbito de la economía social; la actividad investigadora, siendo un proyecto de investigación, difusión y divulgación científica; y por último, como un proyecto social en el que reivindicar nuevos modelos más igualitarios, sostenibles y ecológicos en el ámbito patrimonial y de desarrollo rural. La asociación cultural se formó para dar cabida jurídica a un proyecto de Ecomuseo, ya que en España los museos no tienen forma jurídica propia. Este proyecto consistía en una gestión desde la sociedad civil de diversos recursos patrimoniales, que permitieran generar riqueza en la zona y a la propia comunidad local, entre otras cosas generando un puesto de empleo en el mundo rural. Pero que también permitiera acercar ese patrimonio a los propios vecinos del concejo y al público en general. De esta manera se trata de socializar el patrimonio y a la vez hacer divulgación y difusión del mismo. Sin olvidar la propia actividad investigadora, tanto del pasado como la reflexión interna del funcionamiento del Ecomuséu.

Esta última reflexión es la que nos lleva al tercer ámbito de La Ponte, el ámbito social ya que no podemos dejar de reivindicar derechos sociales y denunciar desigualdades, tanto en el ámbito de lo patrimonial como en otro de los aspectos en los que más involucrados estamos, el de la lucha por la supervivencia del mundo rural. Podemos decir que en definitiva La Ponte es una forma de llevar al plano práctico todos los principios teóricos sobre una gestión patrimonial que fuera más ecológica, más social y más sostenible. En otras palabras innovación social en la gestión patrimonial y cultural.

Verónica: ¿Cuáles son los mayores problemas a los que os habéis enfrentado para iniciar la actividad y a lo largo de estos años que lleváis trabajando? ¿Tenéis apoyo de la administración pública?

Pablo: Bueno, el primer problema, además de dar con el modelo jurídico que se ajustara a un proyecto tan novedoso, fue sin duda el hacer entender a las administraciones qué era La Ponte, ya que se trataba de un proyecto novedoso y pionero en Asturias, y esto fue complejo. Somos un proyecto autogestionado, lo cual nos hace libres, y eso, por desgracia, se ve como algo extraño. Aun así, dependemos mucho de la administración pública, de cambios políticos y decisiones que pocas veces tienen que ver con lo que hacemos. En el pasado por ejemplo nos tuvimos que enfrentar a la oposición del anterior alcalde de Santo Adriano a la existencia de La Ponte, aunque la situación ha mejorado mucho con la actual corporación municipal.

La Ponte

Otro de los problemas que nos enfrentamos actualmente, derivado de nuestra condición de entidad autegestionada, es la difusión. Carecemos de fondos para llegar a nuestro público, ya que no tenemos recursos para invertir en publicidad, lo que hace plantear el futuro a medio-largo plazo. Por último, y como reto más importante para nosotros, es la barrera inicial con a población local. Al principio nos identificaban con la imagen que concordaba con la visión de la población local envejecida y acostumbrada a otro tipo de actividades. Aunque a través de nuestro trabajo, y de esforzarnos mucho en la profesionalización de lo que hacemos, hemos conseguido cambiar esta idea y ser respetados. Sin embargo, esta profesionalización generó un segundo problema, que es la barrera que la ciencia ha creado con la sociedad en la forma de frases como “yo de eso no entiendo” o “eso es cosa de estudiados”. Esto termina por ser una constante, lo que genera la necesidad de comunicar aspectos del patrimonio utilizando un lenguaje sencillo que integre a la comunidad local en las propias actividades a través de los talleres.

Verónica: ¿Por qué apostáis por crear espacios de ocio y dinamización social en el medio rural y por qué es esto necesario?

Pablo: Yo siempre digo una frase cuando hablo de nuestra implicación en el desarrollo rural, y es que yo quiero vivir en un pueblo del siglo XXI, no del siglo XIX. Y como cualquier persona del siglo XXI una de las cosas que se reivindican para tener una vida plena es el poder disponer de espacios de ocio y actividad social también en una zona rural. Por eso creemos necesario generar este tipo de actividades en el medio rural para que no sean solamente actividades del mundo urbano.

la-ponte-04-b

También son necesarias por otro motivo, el de crear comunidad. Existen ciertos lugares denominados “no lugares” o que simplemente han desaparecido y eran espacios destinados a la socialización y la reunión de los miembros de la comunidad. Estos espacios en el mundo rural han quedado en desuso, bien por las nuevas costumbres de la sociedad actual o por la propia despoblación rural. Por eso hay que recuperarlos o crear otros nuevos espacios que sirvan para crear lazos y reformar ese sentido de comunidad que al fin y al cabo es la base para poder recuperar la vida rural. Al fin y al cabo fueron estos vínculos (trabajo comunal, solidaridad, gestión de su territorio…), los que permitieron  a los pueblos funcionar en el pasado y por eso urge fortalecerlos hoy en día.

Verónica: ¿Qué es para vosotros el Turismo Sostenible?

Pablo: Bueno, no sé si existe un turismo que sea sostenible ya que por definición el turismo es destructivo. Pero si creo que hay un turismo que puede ser lo más sostenible posible y en este caso añadiría un turismo rural sostenible, que es al que nos dedicamos. Este sería el turismo que revierte directamente en la propia población local. Un turismo que no sea de masas, que se adapte a la propia idiosincrasia del lugar que visita y que en definitiva funcione como un complemento económico que permita afianzar y asentar población en el medio rural. Un turismo que ayude a mantener el modelo tradicional de explotación de un territorio.

Verónica: ¿Cuál es la relación entre el turismo sostenible y el desarrollo rural? ¿Cuál crees que es el futuro del turismo sostenible?

Pablo: La relación entre un turismo sostenible y el desarrollo rural es vital. Creo que el uno sin el otro no podrían sobrevivir. El turismo tiene que ayudar a afianzar población y mantener los usos tradicionales de un territorio, y el desarrollo rural no se puede entender sin la conservación de estos modelos tradicionales. Por otra parte no puede haber turismo sostenible sin un territorio cuidado por unos usos y costumbres tradicionales ni mucho menos pude existir turismo sostenible si no se respetan y viven las experiencias de esa sociedad tradicional.

El futuro del turismo sostenible es incierto igual de incierto que es el del desarrollo rural. Muchas veces se confunde turismo sostenible con el mero turismo rural, o de masas que es por el que se está apostado actualmente en Asturias masificando zonas con un turismo poco responsable y que para nada revierte en la población local y mucho menos contribuye a mantener los sistemas tradicionales de explotación del medio.

Pablo en AsturiasCorremos un gran riesgo, y es que el turismo es hoy en día uno de los negocios en mayor auge del mundo, y en España en particular es la mayor fuente de ingresos. Por eso es importante sentarse, pensar y recapacitar sobre qué modelo de turismo se necesita para cada zona en concreto. Es muy fácil terminar sucumbiendo a la divisa (tanto nacional como extranjera) y a un “todo vale” en cuestión de turismo. Pero eso no es así, tenemos que ser capaces de reflexionar críticamente sobre nuestros propios actos, ver que es lo que está pasando en zonas turísticamente masificadas y ser capaces de generar nuestro propio modelo de turismo sostenible.

Verónica: ¿Crees que es importante abrir las empresas agroalimentarias al turismo?

Pablo: Si, como bien he dicho anteriormente el turismo tiene que ser el complemento económico que permita que las empresas rurales sean viables sin perder su carácter tradicional, lo cual no quiere decir que no puedan modernizarse. Y en esta modernización no pasa por implantar los sistemas tecnológicos más avanzados, si no por buscar nuevos mercados en los que vender el producto y el trabajo. Además en las empresas del sector primario es muy importante dar a conocer el modo de trabajo, ya que de esta forma el consumidor entiende cual es el motivo del posible sobrecoste del producto. Se trata simplemente de volver a poner en contacto al consumidor con el productor. 

Verónica: ¿Qué consejos le darías a una persona que quiere emprender en tu sector?

Pablo: Paciencia. Vivimos en una sociedad muy inmediata y cortoplacista (supongo que la política nos influye más de lo que pensamos), pero este tipo de proyectos tienen que ser pensados a medio y largo plazo y requieren sacrificio. Cualquier trabajo y más el social o comunal requieren de mucho esfuerzo y sacrificio personal, pero las recompensas personales son muchos mayores.

Si te gustaría saber más sobre La Ponte, puedes visitar su página web o seguirles en Facebook.
Esta entrevista forma parte de nuestra serie de entrevistas con emprendedores de turismo sostenible en Asturias.

 192 visitas

Read More

La importancia de las experiencias auténticas en el turismo: el ejemplo de Alberto y sus abejas.

Alberto
Alberto Uría

Alberto Uría es un apasionado del medio rural asturiano y de sus abejas. Tanto que además de producir una deliciosa miel, va un paso más allá para involucrar al visitante en su región a convertirse en apicultor por un día. En esta entrevista, Verónica Álvarez habla con Alberto para conocer su punto de vista sobre el turismo sostenible en Asturias y los retos a los que se enfrenta como emprendedor en el medio rural.


Verónica: ¿Cuál es el motivo que te llevó a emprender en el medio rural?
Crédito José Ramón Navarro
Visitantes disfrutando de la experiencia. Crédito José Ramón Navarro

Alberto: Por un parte, era tratar de vivir en el medio rural. Por otra, intentar volver a los orígenes para buscar, otra vez, la naturaleza de las cosas. Es algo muy básico. En mi casa toda la vida se produjo miel. Mi tío tuvo un problema de salud que le obligó a dejar las colmenas. Cuando se acabó la miel de casa que teníamos, tuve que comprar, y cómo lo que compré no me gustó, me creí capaz de hacer algo mejor de lo que se vendía. Además, las abejas siempre fueron un animal por el que sentía pasión. Era la excusa perfecta para poder volver al pueblo, convivir en sintonía con la naturaleza e intentar vivir de forma tranquila.

Verónica: ¿Cuáles son los mayores problemas a los que te has enfrentado para iniciar tu actividad y a lo largo de estos años que llevas trabajando? ¿Tienes apoyo de la administración pública?

Alberto: Hay un problema muy grave en lo relativo a cómo están planteadas las subvenciones. Normalmente las ayudas económicas están diseñadas para gente que ya tiene dinero o que está dispuesta a ofrecer avales bancarios o hipotecarse. Por lo que si no quieres (o no puedes) realizar una gran inversión inicial, y no te quieres hipotecar, no te dan ningún tipo de ayuda económica. De todas maneras, el mayor problema que yo me encontré fue el desconocimiento del consumidor, por lo menos en mi campo. La gente entiende que miel es cualquier cosa dulce y líquida, y no es así. Esto no te facilita las cosas cuando quieres apostar por trabajar de forma natural, o de forma sostenible, pensando en el bienestar del animal. Esto, más bien, te dificulta las cosas porque no eres competitivo. No te conoce nadie, estás empezando, y el problema es que en nuestra sociedad no existe la igualdad de oportunidades.

Experiencias de apicultor. Crédito José Ramón Navarro
Experiencias de apicultor. Crédito José Ramón Navarro

Ese es el mayor problema que yo me encontré: tener una apuesta decidida, arriesgada, diferente, que implicaba educar o reeducar al consumidor con falta de apoyo administrativo. La administración pública, bajo mi punto de vista, debería velar sólo por lo natural y estrictamente necesario, o sea por las cosas que realmente fueran sostenibles y rentables por sí mismas. Los organismos públicos, con los numerosos técnicos públicos que existen, debería mirar la viabilidad económica de cada proyecto o iniciativa, si lo único que se quiere medir es la viabilidad económica. Creo que deberíamos caminar hacia una sociedad en la que primarán más los valores, los ideales, la cultura tradicional, el respeto por nuestras razas autóctonas, así como nuestra forma primitiva de trabajar, que por una rentabilidad económica por sí misma.

Verónica: ¿Qué diferencia tu miel de otros proyectos similares en materia de sostenibilidad?

Alberto: No puedo decir que soy mejor que los demás, sino que prefiero contar a lo que yo me dedico. Yo lo ligo todo al territorio. Yo creo en un sistema, o en una forma de producir miel o productos derivados de la miel, totalmente natural, y ello implica cosas positivas y cosas negativas. Implica una menor producción, pero de mayor calidad. Implica un mayor arraigo cultural, porque produces siempre en el mismo valle y adquieres un conocimiento exhaustivo de la flora, y puedes garantizar una excelente calidad ambiental. Aunque la miel asturiana no tenga ningún tipo de certificación o sellos de calidad, la certificación es mi marca. Al consumidor le puede gustar más o menos mi miel. Le puede resultar muy fuerte o poco fuerte. Le puede gustar el sabor o no. Pero tengo unas máximas innegociables, que son mis líneas rojas que se centran en no alimentar a mis colmenas, bajo ningún concepto y practicar una apicultura estante para favorecer la polinización de toda la cobertura vegetal que me rodea, estresando menos al animal y garantizando su bienestar.

«Deberíamos caminar hacia una sociedad en la que primarán más los valores, los ideales, la cultura tradicional, el respeto por nuestras razas autóctonas, así como nuestra forma primitiva de trabajar, que por una rentabilidad económica por sí misma.»

Por otra parte, en los 8 años que me llevo dedicando a la apicultura nunca he vendido ni un solo gramo de miel que no saliera de uno de mis colmenares. Nunca jamás. Estos 3 principios básicos hacen que yo controle totalmente la calidad del producto final, y mi marca de calidad. Yo trabajo así y no voy a entrar a valorar cómo trabajan los demás. Yo creo que al final, ya que no tenemos una Indicación Geográfica Protegida, la IGP debe ser nuestra propia marca de calidad. Si te dedicas a comprar y revender, lo que vas a tener son calidades diferentes. Es la única forma de poder posicionarte en el mercado siendo pequeño. Yo lo hago a través de mis valores, así como con los proyectos de conservación y de recuperación de hábitats que desarrollo. El mensaje tarda en llegar a la población, pero al final llega. Es una vuelta a los productos de autor, y a que el consumidor quiera “la miel de Alberto”.

Verónica: ¿Cuál crees que es el futuro del Turismo Sostenible en el medio rural Asturiano?

Alberto: No soy un gran conocedor ni dominador del tema. Yo no soy un turista, sino que me considero un viajero pero en cuanto al futuro del turismo, no lo tengo muy claro. Hay territorios saturados, y otras zonas maravillosas en las que no hay nadie. Yo creo que si lo que estamos buscando es un turismo responsable, debemos hacer, por lo menos, un turismo ordenado. No tiene ningún sentido que tengamos el 90% del turismo concentrado en 5 zonas de Asturias, y el resto totalmente despobladas. Debemos volver a los productos de autor, y poder descubrir las historias que hay detrás de cada proyecto o territorio que visitamos.

La gente está viviendo en las ciudades y deja la llave de la casa rural con el vecino por lo que cuando llega el visitante coge la llave y todo se convierte en un ‘búscate la vida’. Nadie te enseña el lugar, nadie te enseña el entorno o el destino, nadie te enseña nada de la cultura. La gente vive del turismo y sabe que hoy estás tú y que mañana van a llegar otros. Al final no aprendes ni descubres nada. Debemos volver al origen de las casas rurales, y del turismo rural tal y cómo empezó, porque ahora está completamente pervertido.

Verónica: ¿Qué consejos le darías a una persona que quiere emprender en tu sector?
Experiencias de apicultor Crédito: José Ramón Navarro
Experiencias de apicultor Crédito: José Ramón Navarro

Alberto: El consejo que le doy a todo el mundo es el del libre pensamiento. Yo creo que lo que debe hacer cada persona es ser consecuente consigo mismo, tener una idea y defenderla. Hay que tener muy claro lo que se quiere hacer, y lo que no se está dispuesto a hacer bajo ningún concepto. Si tú decides, por ejemplo, producir mantequilla de leche de vaca de raza casina, en una zona de alta montaña, debes tener claras las líneas rojas que nunca vas a cruzar. Tratar de no comprar jamás en la vida nada que no es tuyo, y que seas honesto contigo mismo. Si realmente haces bien y con cariño las cosas, no es tan importante que te quieras dedicar a producir garbanzos o lechugas, eso es lo de menos. Yo animaría a la gente a que empiece a medir las cosas, sobre todo, en convicciones, más que en dinero. A la larga los valores y los ideales también te alimentan, y aunque ganes menos dinero, cuando estás orgulloso de cómo haces las cosas, eres feliz.

 Si te gustaría contactar con Alberto puedes hacerlo a través de su página web o en Facebook

 192 visitas

Read More

Newsletter

Recibe nuestro boletín con las últimas noticias en turismo y sostenibilidad.