El turismo industrial y creativo como nuevas oportunidades turísticas

Antes de entrar en materia, pretendo contribuir a una reflexión sobre la relación entre el Patrimonio Cultural, el Turismo Industrial, y el Turismo Creativo y su importancia para la diferenciación de los destinos, territorios y de sus ofertas turísticas.

Debemos tener en cuenta la siguiente premisa y trabajar en base a ella:
 “La gente no quiere comprar PRODUCTOS, quiere CONSUMIR EXPERIENCIAS, quieren ser parte de las historias”.

Desde el propio sector debemos emocionar. El turismo es emoción y si no hay emoción, no hay turista. Ser capaces de elaborar una buena historia es lo que convierte nuestra actividad de trabajo, empresa, industria o territorio en un buen producto de turismo industrial, de turismo creativo o de marketing territorial.

Nuestro objetivo debe de ir orientado a convertir turistas observadores en turistas participativos. Creo que es indispensable que fomentemos un turismo responsable y acerquemos al turista a la población local, dando un valor añadido a sus profesiones, cultura, tradiciones y patrimonio buscando un enriquecimiento colectivo.

Para que haya un desarrollo local debe existir un equilibrio en cada experiencia buscando siempre la implicación de un viajero consciente de su actuación, solo así, conseguiremos que el propio visitante se convierta en un embajador entusiasta de nuestro territorio.

La sensibilización es clave si queremos transmitirle la importancia que tiene el consumo de productos locales, a través, por ejemplo, del llamado turismo industrial.

El turismo industrial es un sector novedoso que se centra en aquellos perfiles de personas que no se conforman con leer la etiqueta de las materias primas o ingredientes de los productos, sino que quieren vivir una experiencia única, adentrarse en el mundo del producto y conocer su proceso más de cerca.

El turismo ya no se reduce a la experiencia contemplativa. Ahora el turista se siente atraído por las peculiaridades de un lugar, por la singularidad de las experiencias que ofrece, por la posibilidad de participar activamente en la cultura, tradiciones y modo de vida de los residentes. En definitiva, la curiosidad, la participación, la indagación, el aprendizaje y la experimentación son factores decisivos a la hora de elegir destino.

Como consecuencia de este cambio de perspectiva podemos observar un mayor interés por experiencias turísticas ligadas a las artes, las tradiciones, la cultura local y el patrimonio.

 157 visitas

Read More

¿Es la autenticidad en las experiencias turísticas aprovechada cuando es (finalmente) encontrada?

Vivimos en una era en la que el turismo se ha vuelto más exigente. Una exigencia caracterizada por la cacería de lugares y culturas auténticas. Para el propósito de este artículo definiremos auténtico como aquello que muestra sus cualidades originarias o ancestrales y que no han sido afectadas por el tiempo o el espacio.

Esta incesante búsqueda lleva asociada una transversalidad que en muchos casos es obviada u olvidada; y es que debido a la globalización, pocos destinos conservan al 100% la autenticidad demandada por el turista y/o por el operador para denominar a la experiencia como tal. Nos enfrentamos por consiguiente a un problema que inconscientemente hemos solucionado de dos maneras: la primera, hemos decidido calificar como experiencias auténticas a experiencias que son semi-auténticas (es decir, donde las culturas y/o lugares aún conservar determinadas características que marcan y delimitan sus orígenes en cierta medida).

La segunda tiene que ver con el sentido opuesto de la mera autenticidad, la llamada “staged autenticity” (o autenticidad escenificada). Aquí, contrariamente a los principios de turismo responsable, personas (que en ocasiones no tienen ninguna relación con la cultura que promueven), se aprovechan de está ‘demanda’ realizando un show que satisface al visitante a la vez que les reporta una ganancia económica significativa. Véase el ejemplo de los gladiadores romanos a las puertas del Coliseo o los shows de estereotipos culturales en los hoteles ‘todo incluido’.

Hay una cosa, sin embargo, que no hemos llegado a comprender todavía en esta búsqueda; y es que de poco importa cuán auténtico sea el lugar que promovemos como tal, que al fin y al cabo la satisfacción del visitante únicamente será complacida si el mismo está dispuesto a entrar de lleno en los confines de la propia cultura. De poco sirve encontrar lugares que puedan satisfacer las ansias de autenticidad si luego llevamos a turistas que no está dispuestos a salir de su zona de confort. Turistas que piensan que nada más por encontrarse en un determinado destino van a ser artífices de las experiencias culturales más genuinas.

Quizás es un problema de comunicación por parte de los operadores que no saben cómo llegar a un viajero que está dispuesto a ir más allá cuando visita un destino; que se preocupa por saber el nombre de sus anfitriones y la historia del lugar donde se hospeda. Un viajero que está dispuesto a gastar algo más que lo que tiene incluido en su paquete para encontrar esa convivencia, esas relaciones naturales con artesanos, con la persona que le sirve un café o con la que ve la vida pasar sentado en su mecedora en la puerta de su casa.

Del mismo modo también puede ser un problema de los propios turistas, que en ocasiones simplemente tienen el ansia de visitar lugares recónditos por el status que les otorgan las fotografías cuando regresan a sus hogares. Este turista en muchas ocasiones ni siquiera se siente a gusto cuando llega a tales destinos, se puede llegar incluso a sentir incómodo fuera de la hojalata de la camioneta y durante su estancia se suele quejar que el lugar no es ‘tan auténtico’ como creía.

Llevamos equivocados todo este tiempo, la autenticidad no la busca el operador y tampoco la busca el turista cuando prepara su viaje. La autenticidad se encuentra en las relaciones que el turista crea con las personas del lugar que visita durante su estancia. Entender esto es clave tanto para poder transmitir las emociones que incitan el viaje, como para poder llegar a una audiencia adecuada: el viajero que sabe entender y valorar es esfuerzo que significa vivir bajo la estela de una cultura auténtica y originaria en pleno siglo XXI.

 157 visitas

Read More

Ecoturismo en Oaxaca, premiado a nivel internacional

Sierra Norte, Oaxaca (México).- Con una visitación anual de 17,000 turistas (40% de ellos internacionales), ingresos por más de 3 millones de pesos (más de 135 mil euros), seis comunidades beneficiadas de forma directa, y cinco de los seis centros certificados como empresas de ecoturismo sustentable, Expediciones Sierra Norte se consolida como un modelo de turismo comunitario a nivel global.

Doblemente premiado por organismos internacionales en el 2016, Expediciones Sierra Norte, representan un ejemplo exitoso de empresas de turismo operada por indígenas bajo un modelo sustentable que les genera beneficios económicos directos sin excluir la preservación de la naturaleza y la integración social.

Con el fin de dar a conocer su caso de éxito, Sustentur conversó con Angelina Martínez, coordinadora general de Expediciones Sierra Norte, Red Integradora de Turismo de los Pueblos Mancomunados de Oaxaca:

Sustentur.– Han pasado 22 años de que un grupo de visionarios vieron en el turismo una alternativa de desarrollo para los Pueblos Mancomunados. Cuéntanos acerca de la historia del proyecto. 
Crédito: Expediciones Sierra Gorda

Angelina Martínez (AM).- Los habitantes de los Pueblos Mancomunados han demostrado desde siempre ser comunidades que luchan, que no se detienen ante las dificultades y que como serranos pueden hacer las cosas. En la década de los años 50, el Gobierno federal concesionó por un periodo de 25 años, la explotación de los bosques a empresas madereras y papeleras con el objetivo de dar bienestar a las comunidades de Oaxaca, promesa que no fue cumplida; en los años 80 después de una segunda concesión por el mismo número de años, las comunidades se unieron para que, el 23 de marzo de 1983, lograran un amparo en contra del decreto de concesión, y recuperaran sus tierras. Ahí empieza la vida empresarial de los pueblos de la Sierra.

En el caso de los Pueblos Mancomunados inicia con el tema forestal y en 1993 nace la idea de desarrollar ecoturismo en la región. En lugar de pensar en beneficio para una sola comunidad, las autoridades de los pueblos deciden que es necesario pensar a largo plazo, y en un beneficio para toda la región; así se crea un programa completo para desarrollar el turismo en los Pueblos Mancomunados, que asegura que los recursos queden en manos comunitarias.

Sustentur.– A inicio de 2016, como Expediciones Sierra Norte recibieron dos premios internacionales. ¿Cuál fue la experiencia con estos premios?
Crédito: Expediciones Sierra Norte

AM.- El primero de ellos fue el premio “TO DO” por un turismo socialmente responsable de la Fundación Turismo y Desarrollo, con base en Alemania, que nos fue entregado en el marco de la feria ITB en Berlín; este premio reconoce el trabajo de organizaciones que no tan solo desarrollen acciones para disminuir impactos ambientales sino también acciones para hacer que el turismo sea socialmente incluyente. De 20 países que se postularon ganaron dos, la India por Kabani, The Other Direction y los Pueblos Mancomunados representando a México.

Previamente, en noviembre de 2015, nos habíamos postulado al premio “Tourism for Tomorrow” del World Travel and Tourism Council (WTTC) en la categoría de “Comunidad”, una de las más peleadas cada año; en enero nos notificaron que estábamos entre los tres finalistas junto con proyectos en Indonesia y Vietnam. En febrero Randy Durban, CEO del Global Sustainable Tourism Council y parte del jurado nos visitó en Sierra Norte para hacer una evaluación del proyecto. El premio nos fue entregado en abril, en Dallas, en el marco del Global Summit del WTTC, lo cual fue una gran satisfacción ya que los proyectos de Indonesia y Vietnam eran muy buenos.

«Lo que nos ha funcionado a nosotros como grupo es promocionarnos como un solo destino, formar una red integradora que es el paso más difícil de dar.»

Para nosotros fue una manera de demostrar que el trabajo que han hecho las comunidades en 22 años está rindiendo frutos muy palpables, que estamos listos para apostarle a las grandes ligas; por supuesto hay que mejorar algunos aspectos de trabajo pero sabemos que estamos en un muy buen nivel; el hecho de haber sido seleccionados ganadores entre 62 países habla mucho de lo que la organización está haciendo.

Sustentur.- Ustedes como grupo llevan ya un largo camino recorrido. ¿Cuál sería su recomendación para otros grupos que quieren impulsar turismo en zonas indígenas? 

AM.- El cuello de botella siempre es el tema de la comercialización, lo que nos ha funcionado a nosotros como grupo es promocionarnos como un solo destino, formar una red integradora que es el paso más difícil de dar ya que como mexicanos estamos acostumbrados a trabajar de forma independiente, a ver nuestros propios intereses, pero Mancomunados es un caso real de que el trabajo en equipo funciona.

Crédito: Expediciones Sierra Norte

Si intentáramos promocionar por separado cada uno de los centros, seguramente tendríamos impacto a nivel local, pero para apostarle a mercados nacionales e internacionales siempre es mejor promover un destino en su conjunto que una sola comunidad.

Ahora, en términos administrativos y de comercialización las alianzas abaratan costos, se comparte la renta, los gastos del personal y se tienes un producto mucho más enriquecedor.

En este sentido, otra recomendación muy importante es “diversificar”, no ofrecer lo mismo en todos los centros, ya que estancamos la oferta; hay que pensar lo que tengo yo y la oferta de los otros pueblos, y con base en nuestras fortalezas desarrollar nuestros propios productos, eso es lo que estamos haciendo ahora en Pueblos Mancomunados, estamos trabajando en la creación de nuevos productos que tengan un plus, nos complementen y nos permitan permanecer en el mercado.

Esta entrevista es un resumen de la entrevista original escrita por Sustentur que puedes leer completa visitando este enlace.

 157 visitas

Read More

Barcelona apuesta por el decrecimiento hotelero en la zona centro

El Plan Especial Urbanístico de Alojamientos Turísticos (PEUAT), que entra en vigor hoy mismo, prevé cuatro zonas de regulación en Barcelona. Por primera vez se contempla el decrecimiento turístico en el centro, la considerada zona 1. Estas son las zonas y las principales medidas.

Fuente: Ajuntament de Barcelona

Zona 1, área de decrecimiento (ZE1). No solo no se pueden crear nuevas plazas de alojamiento, sino que si un establecimiento cierra, no podrá ser sustituido. Engloba a todos los barrios de Ciutat Vella, la Antiga Esquerra de l’Eixample, la Dreta de l’Eixample, parte del barrio de Sant Antoni, el Poble-sec, Hostafrancs, la Vila de Gràcia, la Vila Olímpica y el Poblenou.

Zona 2, área de mantenimiento (ZE2). Tampoco se pueden crear nuevas plazas, pero si un establecimiento cierra podrá ser sustituido por otro con el mismo número de plazas. Engloba a la Nova Esquerra de l’Eixample, parte del barrio de Sant Antoni, la Sagrada Família, el Fort Pienc, la Font de la Guatlla, Sants, Les Corts, Sant Gervasi-Galvany, y una parte de los barrios del Putxet, de Vallcarcai els Penitents, la Salut, el Camp d’en Grassot y Gràcia Nova, el Baix Guinardó, el Parc i la Llacuna del Poblenou y Diagonal Mar y el Front Marítim.

Zona 3, área de crecimiento contenido (ZE3). Se permitirá abrir nuevos establecimientos o ampliar los existentes teniendo en cuenta la densidad máxima de plazas permitidas. Engloba a buena parte del resto de Barcelona.

Zona 4, área de regulación específica (ZE4). Las áreas de la Marina del Prat Vermell, en Sants-Montjuïc; la Sagrera, en Sant Andreu, y la zona norte del 22@, en Sant Martí, disponen de una regulación propia adaptada al territorio.

Además el PEUAT no permite la creación de nuevas viviendas de uso turístico. Es más, si una vivienda turística en zona saturada cierra, se permitirá abrir otra pero en una zona no congestionada. Además se ha reforzado el número de inspectores y se doblará el número de personal municipal dedicados a perseguir las viviendas turísticas sin licencia municipal.

Puedes leer la noticia original de Hosteltur: Cuenta atrás para que entre en vigor la moratoria Colau

 157 visitas

Read More

Ecoexperience pone a prueba los sentidos del viajero a través de rutas sensoriales en Cuenca

Fernando Carreras buen conocedor de la Serrania Alta de Cuenca, trabaja en más de 20 espacios naturales de la provincia. Combina tradición, cultura y naturaleza bajo el paraguas de Ecoexperience, su empresa de ecoturismo que ahora cumple un año. Es su particular forma de dinamización rural y su apuesta firme por lo local, ofreciendo al viajero experiencias sensoriales cuyo mantra es la conservación.


 Nuria: De guía en el Pirineo Catalán regresas a tu Cuenca natal con una idea de negocio y pones en marcha Ecoexperience ¿qué te motiva a regresar y poner en marcha tu proyecto de ecoturismo?

Fernando: Desde que acabé la carrera de Ciencias Ambientales en 2005 en Madrid, tuve muy claro que quería trabajar en el mundo de la educación ambiental. Mi trayectoria profesional siempre ha estado vinculada precisamente a eso, aunque los años de crisis hacían que te replantearas poner o no en marcha un proyecto propio y en solitario. No fue solo esa pasión por la educación ambiental, sino la posibilidad de dar a conocer mi tierra e intentar trabajar en pro de la profesionalización del sector a través de mi proyecto.

Para “salir al campo” hace falta estar formado en muchos aspectos, y un día me dije que todos mis esfuerzos debían centrarse en la gente que no se refugia en el “todo vale” sin pensar en la calidad o el valor de lo que vive en un destino. Éstos, principalmente fueron los grandes alicientes que me llevaron a regresar a mi tierra y poner en marcha un sueño larvado desde hacía años.

Nuria: Ecoexperience alude a “experiencias” “eco”. ¿qué aspectos os hacen ser una empresa de ecoturismo tan diferenciada y posicionada en Castilla-La Mancha?
Experiencia Barefoot. Ecoexperience

Fernando: Ningún nombre podia expresar mejor lo que hacemos. Algo que nos ayudó mucho desde el principio es la posibilidad de realizar nuestras experiencias en tres idiomas: castellano, catalán e inglés. Hemos trabajado cuidadosamente nuestro producto. El “barefoot” o senderismo descalzo, por ejemplo. Una forma de reconectar con la tierra en espacios naturales únicos. Trabajamos mucho la parte sensorial, de forma que más viajeros puedan disfrutar y conocer Cuenca, utilizando los cinco sentidos. Pintamos cuadros en plena naturaleza con nuestros clientes aunando arte y medio natural, senderismo nocturno o rutas fotográficas en las que además de conocer el medio natural y la cultura de lo visitado, nuestros clientes aprender a mejorar su técnica ¡con cámara de fotos o dispositivo móvil!.

Nos esforzamos mucho en comunicar nuestra filosofía y enseñar el alma de Ecoexperience a través de las redes sociales, una ventana a Ecoexperience, para que todo aquel que lo desee pueda, al menos asomarse. Además tenemos una colaboración semanal con Cadena Ser Cuenca. La combinación producto diferenciado que de cobertura a una mayor abanico de la sociedad y nuestra permanente presencia en diferentes canales de comunicación, han sido un gran impulso para llegar a donde estamos.

Nuria: En Castilla-La Mancha, Cuenca es uno de los destinos punta de lanza ¿a qué retos te enfrentas en tu día a día por este hecho?

Fernando: Cuenca comienza a ser un referente turístico, consiguiendo diversificar su oferta. Cuando uno piensa en esta provincia lo primero que imagina son las Casas Colgadas y la Ciudad Encantada. Pocos saben que el tren de alta velocidad AVE llega a Cuenca desde Madrid y Valencia. Parece que comenzamos a proyectar la imagen de que Cuenca es algo más, tenemos Mancha, Alcarria y Sierra en una sola provincia. Somos ciudad Patrimonio de la Humanidad, las Hoces del Júcar y Huécar y un sinfín de atractivos que la hacen única y aún por explorar, como las Majadas.

Sin duda uno de los grandes retos a los que el sector privado se enfrenta es a cómo hacer frente a los grandes proyectos de infraestructuras que se ponen en marcha y mueren sin ni siquiera haber sido usados. El olvido al que someten a algunos pueblos rurales, no ayuda a la hora de intentarlos dinamizar a través del ecoturismo, y la imposibilidad de enseñar recursos son factores limitantes muy presentes en nuestro día a día. Trabajo con mis clientes mucho para que valoren el silencio y la tranquilidad que aún encontramos en muchos puntos de la provincia como algo único y positivo, sin duda un gran reto en la sociedad actual, concienciar al turista.

Nuria: ¿Qué te hace sentir más orgulloso cuando echas la vista atrás, después de tanto esfuerzo y dedicación?

Fernando: Sobre todo pienso en que sólo ha pasado un año, y Ecoexperience ha logrado mejores pronósticos de los que podría imaginar cuando todo comenzó. Recibir felicitaciones por tu trabajo, es sin duda algo que me hace sentir muy orgulloso, el mayor reconocimiento al esfuerzo, dedicación y sentirte valorado por tu entorno, tus clientes. Colaborar con empresas locales y hoteles de primer nivel en nuestro primer año, como Finca la Estacada, Posada de San José o Casita Cabrejas o formar parte de la Asociación para la Promoción y el Desarrollo del Ecoturismo en Castilla-La Mancha “Ecoturismo CLM” o recibir curriculums de estudiantes y profesionales interesados en formar parte de este proyecto.

«El “barefoot” o senderismo descalzo: una forma de reconectar con la tierra en espacios naturales únicos. Trabajamos mucho la parte sensorial, de forma que más viajeros puedan disfrutar y conocer Cuenca, utilizando los cinco sentidos.»

A nivel externo, nos alegra mucho haber sido premiados con los Premios Lanzadera de la Diputación de Cuenca, haber sido finalista y recibir el reconocimiento en los premios AJE como empresario del año 2016 o el hecho de haber podido desarrollar el Programa de excursiones didácticas de Sensibilización Ambiental «Desconecta la tele, conecta con la Naturaleza» de la Dirección Provincial de la Consejería de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural de Cuenca, el cual tendrá continuidad en el 2017 y en el que participaron más de 300 personas de Cuenca y provincia conociendo y disfrutando Áreas Naturales de la provincia.

Nuria: La concienciación, es un papel fundamental dentro del ecoturismo ¿cuál de las herramientas que utilizáis para transmitir sostenibilidad o responsabilidad en turismo os resulta más efectiva?

Fernando: Trabajamos mucho la parte de concienciación a través de la comunicación oral en nuestras visitas antes, durante y después de cada experiencia. El viajero conoce de primera mano no solo el paisaje que interpretamos sino la situación actual y los problemas de conservación que ponen en peligro estos espacios. Cuando llegamos a algún tramo del río que está seco, lo utilizamos para explicar porqué se producen estas sequías. Digamos que utilizamos el paisaje para explicar los cambios que se producen en el mismo como consecuencia del cambio climático. De esta forma, el viajero se va con la sensación no solo de haber aprendido cosas nuevas, sino de haber descubierto algo que merece la pena conocer y conservar.

Educación ambiental con Ecoexperience

Incluimos en nuestros itinerarios paradas en zonas rurales donde se pueden encontrar productos locales y artesanía, para nosotros es muy importante transmitir que estos oficios están en peligro de extinción forman parte de nuestra cultura. La forma de comunicar a los más pequeños, la realizamos a través de diversos talleres, entre los que destacamos los realizados con pastores y otros vecinos que les enseñan de primera mano el valor de lo local y la importancia de sus tradiciones. La educación ambiental es nuestro idioma, hablamos desde reciclaje a consumo responsable, biodiversidad o especies amenazadas, entre un amplio abanico de temáticas con tintes de responsabilidad con el medio que nos rodea.

Nuria: Ecoexperience pone a prueba los sentidos del viajero a través de sus rutas sensoriales ¿estamos ante un cambio actitudinal del viajero ante una mayor demanda de este tipo de actividades? ¿qué crees que motiva esta tendencia?
Fotografía con Ecoexperience

Fernando: Sin duda hay un cambio en el comportamiento de los viajeros. El viajero quiere sentir, y explorar, quiere hacer cosas nuevas, comer comida tradicional que no pueden cocinar en casa o dormir en alojamientos auténticos. Además busca experiencias que pueda compartir, nos guste o no, las redes sociales e internet son parte de nuestra vida, y son cada vez más los turistas que comparten de este modo sus experienicas, quizá también como una forma de reivindicación o llamada a un turismo más responsable, o una forma de dar a conocer entre sus contactos ecoturismo.

El turismo de naturaleza y el ecoturismo, sin duda se están adaptando rápidamente a estas nuevas tendencias, así como al hecho de la relevancia que ha tomado entre los que viajan el hecho de vivir experiencias únicas. Nosotros lo hemos visto por ejemplo con el “barefoot”. Dar un paseo por el espacio natural más cercano a casa, lo puede hacer cualquiera, pero el ecoturista, va más allá de eso.

¡Muchas gracias Fernando! Puedes seguir a Ecoexperience visitando su página web, en Facebook o en Twitter 

 157 visitas

Read More

Newsletter

Recibe nuestro boletín con las últimas noticias en turismo y sostenibilidad.