Evolución, retos y oportunidades del turismo sostenible en Japón. Entrevista con Masaru Takayama.

Masaru Takayama

Spirit of Japan, agencia de viajes especializada en turismo de base comunitaria, ecoturismo y patrimonio cultural, trabaja codo con codo con las comunidades rurales para fomentar el turismo sostenible en Japón. Durante mi viaje al país asiático tuve el placer de reunirme con su propietario, Masaru Takayama, fundador de Japan Ecolodge Association y actual director de Asian Ecotourism Network. Tuve el placer de conversar con él en su ciudad, Kyoto, sobre los retos y oportunidades que representa el aumento del turismo internacional en el país del sol naciente.

Laura: ¿Cómo describiría la evolución del turismo en Japón?

Masaru: Japón sufre una situación de despoblación y tiene una población envejecida, lo que hace que el volumen de negocio esté decreciendo. Para compensar la falta de divisa extranjera el gobierno ha decidido desarrollar el turismo como parte del comercio para que sea un superávit económico. Hasta ahora Japón no ha tenido ningún ministerio relacionado con el turismo; recientemente se ha creado la Oficina Nacional de Turismo de Japón (JNTO por sus siglas en inglés). Los responsables de la oficina son bastante ambiciosos: quieren alcanzar 40 millones de llegadas de turistas internacionales.

Con eventos como la Copa Mundial de Rugby este pasado mes de octubre y la celebración de los Juegos Olímpicos el próximo año en Tokio se está invirtiendo mucho para atraer visitantes; creo que los responsables de la oficina conseguirán el objetivo. También hay que tener en cuenta que el número de japoneses visitando su propio país está disminuyendo y se está intentando compensar esta disminución incrementando las llegadas de turistas extranjeros. 

Tradicionalmente, Japón ha sido considerado un país elitista pero ahora se está abriendo, aunque hay dos aspectos importantes a tener en cuenta. El primero es el tema del idioma: no estamos realmente preparados para los mercados internacionales. El segundo es que los mercados extranjeros no llegan a las zonas rurales. Y, sobre todo, hay una falta de gestión de un excesivo número de llegadas de turistas. 

Laura: Entonces, el gobierno está trabajando para atraer más turismo a Japón pero no para gestionar los flujos turísticos una vez ya están en el país. 

Masaru: Sí, han estado haciendo el marketing y la promoción, pero una vez llegan los turistas no hay una buena gestión, con lo cual encontramos grandes concentraciones de gente en los atractivos turísticos. Es por esto que vemos overtourism en algunas áreas en particular: Kyoto, el Monte Fuji, Tokio… Pero cuando vas a las zonas rurales la situación es distinta. No se analiza la capacidad de carga en relación a las comunidades.

La satisfacción de los residentes en el destino turístico, por ejemplo, Kyoto, disminuye a medida que incrementan las llegadas de turistas. En Kyoto, por ejemplo, si quiero reservar en un restaurante, no puedo porque hay demasiada gente. Otro ejemplo: la gente mayor que tiene derecho a autobús gratuito debido a su avanzada edad no puede acceder a este servicio porque hay demasiados turistas. Hay muchos impactos derivados de la actividad humana y demasiadas personas visitando los destinos turísticos. 

Laura: ¿Tiene el Gobierno algún plan para manejar esta situación?

Masaru: no hay una gestión clara para medir la satisfacción de los residentes, por ejemplo. No se ha hecho ningún benchmark. No podemos ver si ha habido impactos negativos ya que no disponemos de información previa a la situación actual. En cooperación con Global Sustainable Tourism Council (GSTC) estamos intentando introducir sus estándares en nuestra agenda turística de modo que se puedan ver las diferencias que se producen y redirigir la situación. Se está trabajando en ello pero lleva tiempo. 

Laura: ¿Cómo decidió establecer la Japan Ecolodge Association?

Masaru: trabajaba como intérprete de inglés a japonés y también hacía traducciones en el campo de la conservación energética y sobre oceanografía; también me gusta mucho viajar. Durante un viaje de buceo a Costa Rica participé en un tour en la selva, una excursión por el pueblo, que resultó ser un tour de turismo comunitario y ecoturismo.

Me gustó mucho la idea de que el dinero que gastamos permaneciera en la comunidad local. El guía estuvo muy contento de contarnos que el hospital y la aldea fueron construidos gracias al dinero generado por el turismo; me di cuenta de los beneficios que representaba participar en esta actividad en vez de solo bucear. Regresé a Japón tratando de descubrir qué pasaba en nuestro país en este sentido. No había muchos ejemplos: en esos tiempos, en los años noventa, sólo existía la Japan Ecotourism Society

Yo conocía a personas trabajando en el campo de la conservación y conocía algunos de los ecolodges que había visitado anteriormente y a los cuales les gustó la idea de unirse para buscar una mayor sostenibilidad como parte del valor agregado de su producto. Por eso, contando con unas diez personas, decidí fundar la Japan Ecolodge Association.

Laura: ¿Cuál ha sido el logro más significativo que ha conseguido con la Japan Ecolodge Association? 

Masaru: queríamos tener una backlist, teníamos 110 criterios en 2005 para mostrar a los lodges miembros una evaluación fundamentada: si estaban haciendo lo correcto, darles nuevas ideas sobre lo que deberían estar haciendo en términos de sostenibilidad… Unos años después, en 2008, se fundó el GSTC. Ellos sabían que nosotros teníamos nuestro estándar, por lo que trabajamos juntos y finalmente nos acogimos a su estándar: fuimos uno de los primeros países en Asia en conseguir este reconocimiento.

Japan Ecologde Association era una pequeña ONG con lo cual los miembros no veían los beneficios de trabajar con estos estándares globalmente. Tuvimos algunos problemas y finalmente la asociación se fusionó con la Asian Ecotourism Network, organización que también dirijo. El GSTC cambió los estándares porqué los revisó, los mejoró, y nosotros también cambiamos algunos criterios porque estos fueron creados pensando principalmente en el mercado japonés.

Trabajamos con los miembros de ambas organizaciones para analizar si era práctico aplicar los estándares a las comunidades en Asia; recreamos y renombramos un nuevo estándar que ahora está en marcha desde la Asian Ecotourism Network. Empezaremos la formación el próximo año con los estándares del GSTC y esperamos difundirlo entre al menos 15 países. 

Laura: durante esta semana que llevo visitando Japón he visto ciudades enormes como Tokio y lugares más pequeños como Hakone, en el lago Ashi. ¿Cómo se manejan los impactos derivados del turismo en unos escenarios tan distintos dentro del mismo país? 

Masaru: en Japón hay muchas DMO reconocidas que reciben subsidios del gobierno para desempeñar su trabajo. Estamos intentando crear y aplicar un estándar japonés a las DMO. Estos criterios incluyen a los residentes, a las comunidades, a los visitantes… es un enfoque holístico del turismo para ser más sostenibles.

Llevará tiempo pero espero que veamos algunos ejemplos de lugares que consiguen este objetivo, para que puedan establecerse como ejemplos a seguir por parte de otros lugares. No obstante, lo que me da miedo es que cuando el gobierno lleva a cabo este tipo de acciones, hay DMO que extienden la mano porque hay dinero de por medio y una vez se acaba el dinero, no siguen con su labor. Es por eso que nosotros queremos estar seguros de que estas DMO son sostenibles a largo plazo cuando implementen los estándares. 

Laura: en su agencia de viajes, Spirit of Japan, ¿cómo trabaja con las comunidades locales? 

Masaru: inicialmente trabajábamos con diez comunidades diferentes; ahora nos hemos centrado en seis comunidades con las que tenemos una larga relación de al menos veinte años. Tenemos nuestra sede en Kyoto y  oficinas satélite, para evitar que la mayor parte del dinero se quede en Kyoto y maximizar de este modo los beneficios para las comunidades. Estas oficinas satélite nos permiten contratar gente en diferentes lugares: ellos conocen el lugar, el tiempo, el tráfico… con lo cual pueden tomar mejores decisiones en el día a día que nosotros desde Kyoto.

Sin embargo, no tenemos tours cada día, con lo cual ellos siguen con su trabajo como granjeros, empleados en la ciudad… Solo pueden destinar un tiempo específico a coordinar los tours. Esto es lo mejor, que no trabajan solo en turismo: los granjeros siguen siendo granjeros; de otro modo sería como un tipo de parque temático, cosa que no queremos. Nos gusta enfatizar la autenticidad. Ofrecemos a nuestros clientes tours exclusivos con la gente del lugar, no hay otras personas visitando esa comunidad al mismo tiempo. Se vive la sensación de estar visitando un pariente lejano por primera vez. 

Laura: ¿Y qué opinan los granjeros y los otros residentes de la comunidad sobre el hecho de recibir turismo en sus pequeños pueblos? 

Masaru: se han dado cuenta de que pueden tener un producto turístico solo plantando cebollas o cualquier otro producto. A los turistas les gusta porque ellos también pueden experimentar la siembra, la cosecha… Y de este modo saben que las verduras y las frutas que comen son locales y frescas. Creo que esto hace felices a los granjeros.

Es divertido porque, al principio, a algunas personas no les gustaba la idea de recibir turismo pero cuando llevamos al primer grupo de mujeres europeas con ojos azules, los hombres dijeron: “Oh, ¡es gracioso!”. También las mujeres, cuando vieron a hombres atractivos que parecían modelos, se mostraron contentas con la iniciativa. La comunidad está muy orgullosa de lo que hace porque hay gente viniendo de lugares muy lejanos para conocer su estilo de vida.  

Laura: ¿Cómo comunica la sostenibilidad a sus clientes? 

Masaru: En Spirit of Japan no vendemos a gran escala porque no podemos asumir una gran cantidad de gente; un 80% de nuestros clientes vienen por el boca-oreja. Cuando nos hacen una petición, les informamos de nuestros términos y condiciones incluyendo la política de sostenibilidad. Si aceptan, seguimos adelante. Intentamos mostrar qué porcentaje del precio que pagan permanece en la comunidad y qué cantidad de CO2 están produciendo con su viaje; también intentamos compensar esta cantidad como parte de nuestra misión, trabajando para llegar a ser neutrales. El cliente tiene toda esta información y decide si le gusta o no, es parte del contrato.  

Laura: ¿Cómo percibe el futuro del turismo sostenible en Japón y en Asia de una forma más amplia? ¿Qué retos y oportunidades cree que veremos en los próximos años? 

Masaru: hay muchos retos pero también oportunidades porque hace veinte años nadie mencionaba el turismo sostenible o el ecoturismo; ahora se está intentando que estos conceptos sean tendencia. Sin embargo, existe la dificultad de que mucha gente que aboga por el turismo sostenible puede no entender completamente qué es lo que significa. En este sentido, junto con otros dos compañeros ubicados en Japón, somos formadores en el GSTC Asia.

Nos gustaría formar a otros  formadores, incluyendo los trabajadores del gobierno para hacerles entender cómo deberían hacer la política basada en un estándar global, no basada en su interpretación, ya que a veces lo que pensamos que es sostenible en algunos aspectos puede no serlo en otros. Otro reto es superar la distancia entre los gobiernos locales y la comunidad; hay mucho trabajo que hacer. Si solo se impone la política a las personas sin explicarles el porqué, pueden no entenderlo.

Está claro que las políticas deben tener un sentido económico pero la gente también tiene que ser feliz. Los habitantes tienen que ver que el turismo crea dinero pero también que mejora su calidad de vida. Por tanto, hay muchos retos como este en las grandes ciudades, mientras que en comunidades más pequeñas los residentes deben confrontarse con nuevas tendencias que nunca antes han visto. Equilibrar el uso y la protección is always the game

En este sentido, hace poco estuve hablando con los habitantes de una isla cuyo patrimonio natural es muy importante, cuenta con varias especies endémicas. En este lugar, la comunidad no ha visto nunca extranjeros antes. Un guía de habla japonesa puede llevar a los turistas allí y hacer un tour sin ningún consentimiento por parte de la comunidad, que no tiene candados ya que se trata de una zona rural. De repente pueden aparecer  30 o 40 personas viniendo por el bosque, en medio de la noche, hablando un idioma que ellos no entienden. ¡Imagina qué amenazante les puede resultar esta situación!

Creo que el destino debe tener algún tipo de coordinación en la que todos los tour operadores que vayan se deban registrar y tener un código de conducta de forma que viajen de forma responsable y la comunidad entienda quiénes son, con qué objetivos les visitan y, también, obtener dinero de estas visitas. 

Laura: ¿Qué consejo daría a alguien que quiere visitar Japón de forma responsable? 

Masaru: Como miembro de Japan Alliance of Responsible Travel Agencies, junto con otras diez pequeñas compañías, recomiendo visitar la web y escoger los tour operadores en la región de forma que sepas que todo tu dinero se queda en la zona local. Se trata de operadores responsables que se están formando con los estándares de  Travelife. En Spirit of Japan, tomaremos el liderazgo en términos de turismo responsable como tour operador. La siguiente recomendación es que si quieres visitar Kyoto y otras atracciones puedes combinarlo con zonas rurales: Japón goza de un importante entorno natural.

Creo que tenemos el tercer mayor porcentaje de territorio cubierto por bosques, un 68,5%, por detrás de Finlandia y Suecia, y el 90% de la gente vive en el 10% del territorio. También tenemos buenos Parques Nacionales: son nuevos destinos que se pueden explorar desde el norte hasta el sur tropical. Aprovecha el Japan Railpass para ir a las zonas rurales, desafíate con algunas caminatas o, incluso, haz submarinismo. ¡Japón puede ser visto como una experiencia natural y un viaje de aventura! 

¡Muchas gracias Masaru! Recuerda que puedes seguir a Spirit of Japan en su página de Facebook y Twitter.

 248 visitas

Read More

Descubrimos la propuesta que pone en valor el patrimonio corchero del Baix Empordà

Durante los meses de junio y julio se ha llevado a cabo en el Baix Empordà la actividad “Del árbol al tapón, del tapón a la mesa”, en la que se transmite a los visitantes la importancia que tiene el corcho en este territorio y el trabajo de los sacadores, nombre que reciben las personas que se encargan de sacar el corcho del alcornoque. Se trata de una tradición milenaria que se mantiene a lo largo del tiempo y, aunque es poco conocida, está muy arraigada al territorio; junio y julio es la única época del año en que se puede sacar el corcho. La actividad relaciona el medio natural con los sectores patrimonial, industrial, cultural y turístico. 

La mañana empieza con una demostración de saca de corcho en alguno de los bosques dentro del espacio natural protegido de las Gavarres. En nuestro caso, la localización escogida es un bosque del pueblecito de Llofriu. Al llegar al alcornocal después de una breve caminata, lo primero que nos explica el sacador es que no cualquier árbol sirve: el corcho debe tener un grueso y unas características óptimas que faciliten su extracción. Todo el proceso es manual, con lo que hay que ir con cuidado para no dañar al árbol, al mismo tiempo que se intenta sacar la máxima cantidad de corcho posible. Durante la demostración de saca de corcho se puede apreciar la fuerza, destreza y experiencia con la que trabaja el sacador. Entre las explicaciones se conciencia a los asistentes sobre la importancia de conservar los bosques y de mantenerlos activos y se enfatiza que el funcionamiento de la industria corchera reduce el riesgo de incendios forestales y la desertización en el Mediterráneo

Demostración de saca de corcho

La actividad continúa en el Museu del Suro de Palafrugell, donde nos espera un desayuno de sacadores con productos típicos de la zona: pan con tomate, quesos, embutidos y fruta. Antes de visitar la colección permanente nos deleitamos con la exposición temporal “Súber”, compuesta por fotografías de Manutrillo, fotógrafo andaluz que ha hecho una inmersión en el mundo de los bosques, especialmente de los alcornocales. La exposición muestra el trabajo en diferentes alcornocales del Mediterráneo e ilustra un trabajo común que engloba una gran diversidad cultural en los diferentes territorios en los que se desarrolla. Son 40 fotografías en blanco y negro centradas en los hombres y las mujeres que trabajan el corcho: sus miradas, sus manos y sus expresiones son las auténticas protagonistas. La exposición tiene el compromiso de mostrar los bosques mediterráneos como productos sociales y la “comprensión entre culturas como la única forma de abordar los problemas de conservación en el marco de la crisis global”.  

La visita guiada a través de la colección permanente del museo nos sumerge en el apasionante mundo de la industria del corcho, actividad económica fuertemente arraigada en el Empordà desde el siglo XVIII. La antigua fábrica en la que se encuentra ubicado el museo fue una de las más importantes de la primera mitad del siglo XX en el Estado español. A través de distintos espacios, los objetos y las fotografías nos cuentan la historia no solo de la industrialización y del proceso de conversión de la materia prima en el producto final, sino también las historias humanas que hay detrás: las distintas profesiones relacionadas con el corcho, como los maestros taperos (artesanos que fabricaban los tapones), la introducción de las mujeres al mundo laboral, el cooperativismo… La última parte de la exposición está compuesta por un espacio interactivo donde se puede experimentar, manipular y observar algunas de las propiedades físicas del corcho. 

Y como colofón, después de conocer todo el proceso de elaboración de los tapones de corcho, desde el árbol hasta la mesa, disfrutamos de una cata de vinos de la DO Empordà. A parte de degustar unos estupendos vinos, se nos propone un pequeño juego: identificar, con la ayuda de una guía de símbolos, qué empresa ha elaborado cada uno de los tapones que tapaban las botellas. 

Desayuno de sacadores

El corcho representa no solo un motor económico para la región, sino también un elemento vertebrador de un paisaje, indústria y forma de vida. En el Empordà son muchas las bodegas que organizan catas de vino en sus instalaciones, pero solo esta actividad organizada por el Museu del Suro de Palafrugell reivindica la importancia del corcho en el mundo vitivinícola. “Del árbol al tapón, del tapón a la mesa” es una actividad que nos conecta con el territorio, que nos recuerda que el paisaje no es algo ajeno a nosotros, sino que formamos parte de él y es nuestro deber cuidarlo y respetarlo. La del sacador es una ardua tarea que implica muchas horas de trabajo bajo el sol del verano. Es también un modo de vida, una profesión en contacto directo con la naturaleza en la que prima el respeto a nuestros bosques; una profesión que debería gozar de mayor reconocimiento. Así que, cuando descorches una botella de vino, recuerda todo el trabajo que hay detrás de lo que, a simple vista, parece solo un tapón. ¡Salud! 

 248 visitas

Read More

El turismo responsable en formato guía de viaje: Alhena Media Responsable

Francisco Bargiela

“¡Si puedes elegir, elige responsable!”, este es el lema de Alhena Media Responsable. Los editores de estas guías de viajes tienen claro que nadie debe renunciar a nada en sus vacaciones y que, ante la posibilidad de escoger entre dos opciones, lo lógico sería decantarse por la más sostenible y responsable.

Su idea es que no tenemos que viajar a Asia, África o América del Sur para practicar un turismo justo y sostenible: podemos hacerlo en cualquiera de nuestras salidas de fin de semana. En esta entrevista hablamos con su director, Francisco Bargiela.

Laura: ¿Cómo surge la necesidad de crear una línea de guías de viaje enfocada en el turismo responsable? 

Francisco: En 2007 publicamos la primera guía de viajes responsables de Europa (Turismo responsable. 30 propuestas de viaje) con una gran aceptación e interés, y nos gustó la experiencia. Tenemos además amigos que trabajan en este sector. Comenzamos a darle vueltas a esta idea, que consideramos que era cada vez más necesaria. Pero no queríamos enfocar el turismo responsable como algo relacionado con el tercer mundo. Por lo que tardamos unos años en encontrar un enfoque diferente. Así lanzamos los primeros títulos en 2014.

Laura: ¿Cómo fue la acogida por parte del público de este nuevo enfoque?  

Francisco: El concepto ha gustado y se considera interesante, necesario y novedoso pero eso no quiere decir que se venda más. Creo que nos pasa lo mismo que con las agencias especializadas. Existe, eso creo, la idea de que viajar responsable es más caro, incómodo, etc. Y no es así. Nosotros solo destacamos en nuestras guías restaurantes, tiendas, alojamientos, patrimonio… que aplican una política sostenible: productos de proximidad, eliminación de residuos, uso de materias naturales, aplicación de políticas responsables en la empresa, restaurantes vegetarianos… Pero eso no quiere decir que no estén otras opciones y, por supuesto, todas las visitas que son imprescindibles.

Laura: ¿Por qué cree que existe esta idea de que viajar responsable es más caro, incómodo, etc.? ¿Qué podemos hacer para cambiar esta percepción? 

Francisco: Por lo que se refiere a la incomodidad, tiene que ver con los viajes a países en vías de desarrollo. Se suponía que si eran responsables, había que resignarse un poco. Hoy está superado. En lo que se refiere a precio, no hay ninguna diferencia entre un hotel de 4 estrellas responsable y uno que no lo es. Por eso es importante saber que nuestra actitud puede ayudar al turismo y a la sociedad. Además, la mayoría tiene muy clara su elección.

Laura: Sin duda, la actitud es muy importante a la hora de ser un turista responsable. ¿Qué podemos hacer en nuestros viajes para que nuestro impacto sea lo más positivo posible? 

Francisco: Creo que ha sido la OMT quien ha difundido un decálogo sobre prácticas responsables. Nosotros lo hemos adaptado a nuestra colección y este año hemos diseñado unos bonitos puntos de lectura con cada uno de los puntos del decálogo. Ese sería el primer paso.

Después creo que el viajero debería tener clara la diferencia entre un parque de atracciones y un destino. En este segundo, lo más importante es la gente y su modo de vida, y cómo este se ha ido desarrollando a través de la historia. En un parque de atracciones puedes hacer el cafre… todo es reparable. En el destino, nada vuelve otra vez a ser lo que era, incluida la gente que se ha de ir porque sus barrios se hacen inhabitables.

Deberíamos pensar, ¿qué no me gusta que haga la gente que viene a mi ciudad y cómo me gustaría que me tratara y se comportara, y qué me apetecería que aprendiese de su visita? Si eso lo trasladamos a nuestros viajes, ya seríamos responsables.

Laura: En cuanto a las administraciones públicas, ¿qué pueden hacer para fomentar un turismo responsable y evitar, entre otros impactos negativos, que la gente se tenga que ir de su barrio? 

Francisco: Creo que esta pregunta no es fácil y choca con muchos intereses. Creo que se ha de definir claramente la ciudad en la que se quiere vivir y luego hacer que esa ciudad exista. Fiarlo todo al turismo no es una buena política y no beneficia a todo el mundo. Por otra parte, hoy no tiene sentido gestionar una ciudad si no es responsablemente: aire, servicios, transporte, cultura… Pensar de manera diferente parece que no encaja en este siglo.

Laura: ¿Qué retos se plantea Alhena Media de cara al futuro? 

Francisco: Nos gustaría seguir trabajando en pos de un turismo diferente, más tranquilo y reposado. Seguiremos ampliando nuestros contenidos sobre destinos responsables y trabajando por posicionar destinos desconocidos, menos masificados desde nuestra nueva colección Petit Futé.

Laura: ¿Qué destinos pueden encontrar los viajeros en la colección Petit Futé? ¿Qué otros destinos tenéis en mente? 

Francisco: Durante el primer año hemos publicado ya 15 títulos, entre los que se encuentran: Albania, Bosnia y Herzegovina, Uzbekistán, Madagascar, Georgia, Benín, Tanzania, Fez y Mequinez… Los próximos en salir serán Uganda y Senegal, y estamos trabajando en la edición de la primera guía de Corea del Norte.

¡Muchas gracias Francisco! Recuerda que puedes seguir a Alhena Media Responsable en Facebook AlhenamediaResponsable, Twitter @Alhenamedia e Instagram @Alhenamedia

 248 visitas

Read More

EQUALITAS VITAE, trabajando por un turismo 100% accesible

Izaskun Benito

Equalitas Vitae nace con el objetivo de crear productos, entornos y servicios de turismo accesible y promocionar y dar a conocer estos productos a nivel nacional e internacional. A través de su consultoría, asesoran a instalaciones y destinos turísticos que quieran ser accesibles para personas con diversidad funcional. También trabajan en la promoción del turismo accesible a través de su portal web y otras plataformas.

Hablamos con su Directora, Izaskun Benito, sobre su trayectoria y la situación actual de la accesibilidad en turismo tanto en España como en otras partes del mundo.


Laura: ¿Qué tipo de empresas y profesionales solicitan vuestro servicio de consultoría en turismo accesible?

Izaskun: Es bastante variado. En nuestros inicios comenzamos principalmente trabajando con empresa privada, sobre todo con alojamientos turísticos que querían, o bien adaptar sus instalaciones porque todavía no eran accesibles o bien terminar de adaptar correctamente esas instalaciones porque muchas veces lo que parece ser accesible después termina no siéndolo. Por ejemplo, el hecho de que un baño sea grande no significa que sea accesible: los elementos tienen que estar bien colocados, como las barras y las sillas por ejemplo.

De estos inicios hace ya quince años; a día de hoy el rango es mucho más amplio: museos, centros de interpretación, bodegas, etc. y también institución pública y destinos turísticos.

Hay muchos destinos nacionales e internacionales que quieren saber cómo están en materia de accesibilidad; no solo hablamos de accesibilidad física sino también de otro tipo de discapacidades: visual, auditiva, cognitiva… Quieren saber cómo pueden mejorar para conseguir que el turismo sea mucho más inclusivo.

Autor: Equalitas Vitae.

Laura: ¿Dirías que en los últimos años ha habido un creciente interés por parte de la administración pública en este sentido?

Izaskun: Al menos con nosotros, sí, por supuesto. Es verdad que el turismo accesible ha venido para quedarse y hace muchos años que se lleva trabajando en ello, no digo que sea solo lo que hayamos hecho nosotros ni muchísimo menos; hay muchas instituciones que llevan años trabajando en ello.

Pero es verdad que se está oyendo hablar más del tema y estamos siendo más conscientes de que es necesario apostar por ello y empezar a hacerlo de una forma profesional y permanente. Hace quince o veinte años encontrar un alojamiento accesible era casi algo casual y ahora hay cada vez más.

Por otro lado, las normativas van siendo mucho más exigentes y las propias administraciones deben cumplirlas. No obstante, esto no quiere decir que el hecho de cumplir normativa sea suficiente, porque hay ciertos aspectos que quedan vagos; como otro tipo de discapacidades además de la física.

Cuando hablamos de accesibilidad instintivamente se nos viene a  la mente el usuario en silla de ruedas o la persona con discapacidad física. Incluso la propia simbología así nos lo hace pensar, ya que el símbolo internacional de la accesibilidad es una persona en silla de ruedas. Pero la accesibilidad es mucho más que esto.

Autor: Equalitas Vitae.

Laura: ¿Cuáles son los principales retos a los que se enfrentan los viajeros con diversidad funcional que visitan España?

Izaskun: Tanto en España como a nivel internacional existen varios retos. Nosotros estamos viajando sobre todo por Europa y primero tengo que romper una lanza a favor de nuestro país, y es que tenemos un complejo de inferioridad muy grande. Creemos que estamos muy mal y que estamos a años luz de otros países y eso no es cierto: en España estamos en igualdad de condiciones que en el resto de Europa y en muchas ocasiones, en cuanto a accesibilidad se refiere, vamos incluso por delante de otros países. Por supuesto, hay países que nos llevan ventaja pero tampoco estamos tan mal y esto es importante recalcarlo porque hay veces que tenemos ese miedo o esa sensación de inferioridad.

El turista con discapacidad vaya donde vaya siempre va a tener fundamentalmente dos problemas. El primero y fundamental es no tener una información clara, concisa y objetiva de las condiciones de accesibilidad que se va a encontrar en el destino. En este aspecto llevamos trabajando quince años ofreciendo una información muy detallada y muy objetiva de cómo son los recursos antes de que el viajero llegue para que pueda decidir si se ajustan o no a sus necesidades. Eso es importante porque en el momento en que valoramos y decidimos si algo es accesible o si está adaptado, a lo mejor es accesible o está adaptado para mí pero quizás no para ti.

Cada persona somos únicos, tenemos unas necesidades únicas y lo que para uno puede estar muy bien, para otro puede estar regular y para otro puede estar fatal. Entonces el primer obstáculo que se encuentra el turista con discapacidad pero, reitero, no solo en España, sino que es algo muy habitual a nivel mundial, es con encontrar esa información objetiva. Una vez que estamos en destino es muy importante no solo encontrar un alojamiento accesible, lo cual cada es vez más sencillo, sino encontrar, además, una oferta turística complementaria accesible. ¿Qué ocurre? Que cada vez hay más oferta turística complementaria pero pasa lo mismo: no se conoce, no se sabe cómo está ni dónde encontrarla.  Este es nuestro caballo de batalla y nuestro punto de inflexión, donde ponemos el foco.

Autor: Equalitas Vitae.

Laura: Disponéis de una aplicación móvil, ¿qué es lo que pueden encontrar en ella los usuarios?

Izaskun: La aplicación contiene básicamente la misma información que pueden encontrar en la web. Cuando un viajero está organizando su viaje, generalmente lo hace desde casa y casi siempre todos nos informamos a través de Internet con el ordenador: alojamiento, actividades…. Pero, una vez que llegas al destino, no vas a llevar el ordenador a cuestas: vas a llevar tu móvil o tu tablet.

Lo que hemos hecho ha sido trasladar toda esta información a una app para que sea mucho más interactiva desde el dispositivo móvil, más intuitiva, y que por geolocalización te dice qué tienes a tu alrededor por categoría de producto: restaurantes, ocio, alojamientos, tipo de transporte… Por ejemplo, si estás visitando un museo o dando un paseo y te apetece tomar un café, la app te permite saber qué bares o cafeterías con baño adaptado tienes a tu alrededor. Te permite también valorar y puntuar subjetivamente los museos, centros de interpretación, alojamientos, etc. que aparecen en la web y ahí los usuarios pueden valorar subjetivamente, en base a sus necesidades, cómo les parece de accesible.

Es subjetivo pero es lo que queremos: implicar al usuario y que vaya puntuando. No obstante, es un arma de doble filo porque evidentemente hay usuarios que son muy benévolos y otros que no lo son tanto. La app permite también sugerir lugares, e implicar al usuario: él manda la información, nosotros contrastamos que ésta sea real, buscamos fotografías si no las ha mandado el usuario y nos ponemos en contacto con el establecimiento para pedir la información que nos falte antes de publicarla.

Autor: Equalitas Vitae.

Laura: Desde Equalitas Vitae gestionáis el blog de Silleros Viajeros. ¿Cómo surge y cuál es el objetivo de esta plataforma?

Izaskun: El blog nació al hilo de Equalitas pero difiere en que en Equalitas publicamos información objetiva sin ningún tipo de valoración: medidas, características, etc. y que cada uno decida si se ajusta o no a sus necesidades. El blog es todo lo contrario, lo que tratamos de transmitir son experiencias reales vividas por viajeros con discapacidad: qué situaciones han vivido, qué lugares han conocido, qué les ha gustado…

La idea surgió porque los usuarios nos preguntaron que por qué no compartíamos nuestras propias experiencias viajeras, que les contáramos qué nos habían parecido estos viajes desde un punto de vista mucho más personal. Entonces pensamos que esto estaba muy bien pero que no podíamos centrarnos en un único punto de visión; que fuera Kity, el administrador, quien diga su forma de viajar porque estaríamos creando un dogma que no tiene razón de ser. Lo que queríamos con el blog y lo que hemos conseguido es que sea un lugar donde cualquier persona que tenga discapacidad y a la que le guste viajar pueda compartir sus experiencias.

El objetivo es animar a otras personas con que a lo mejor están en casa porque no se han atrevido todavía a salir porque son recientemente lesionados o porque siempre les ha dado miedo salir; que puedan ver experiencias de otros usuarios y digan, “¡ostras! es verdad, puedo salir, puedo hacer cosas, porque estoy viendo como esta persona cuya situación se asemeja a la mía está haciendo todo esto”. Ahora mismo hay cerca de 40 colaboradores entre los cuales se encuentran personas con todo tipo de discapacidades: personas usuarias de silla de ruedas manual, silla de ruedas eléctrica, personas que andan puntualmente con bastones, usuarios de scooters, personas ciegas, ciegos que utilizan bastón, ciegos que utilizan perro guía…

También en cuanto al tipo de viaje hay variedad: desde personas a las que les gustan los viajes tranquilos por España hasta personas que, por ejemplo, acaban de volver de Kenia y planean irse a Botswana. Lo que hacemos en el blog es dar voz a todos aquellos viajeros que tengan alguna discapacidad y que quieran compartir su experiencia con los demás.

Autor: Equalitas Vitae.

Laura: ¿Cuál dirías que es el principal obstáculo que existen en España para lograr un turismo 100% accesible?

Izaskun: considero que hay dos. Por un lado, que todas las administraciones se pongan de acuerdo en establecer unas normas comunes porque cada Comunidad Autónoma tiene una normativa diferente. Muchas veces los técnicos que tienen que revisar las obras no saben cómo una persona con discapacidad hace uso de las instalaciones; en muchas ocasiones hay cosas que se hacen con muy buena intención pero con mal criterio. Sería muy importante formar a todos esos profesionales que tienen que revisar esas obras, a nivel institucional, para que sepan exactamente qué es lo que tienen que mirar para que el lugar sea realmente accesible. Y que sea algo uniforme, porque es cierto que se notan diferencias entre una comunidad y otra e incluso dentro de la misma comunidad en función del técnico que esté delante. En España es fundamental esa parte de unificar criterios.

Por otro lado, y algo para mi vital, y muchos usuarios así nos lo están transmitiendo, es la formación dentro del propio sector turístico: todas aquellas personas que tratan con turistas, deberían tener una formación sobre cómo tratar al turista con necesidades especiales. Es bastante chocante que llegues a un hotel, oficina de turismo o museo cuyo nivel de accesibilidad es bueno pero encontrar que la persona que te atiende no sabe cómo te tiene que tratar. Partiendo de la base de que utilizan terminología totalmente inadecuada como “aquí han venido muchos minusválidos” o detalles como, por ejemplo, que una persona ciega haga el check-in en un hotel y la persona que le está haciendo el check-in le da un papel con el código de la wifi: si esa información no está en braille o no se la leen, no le están dando ninguna información.

Muchas veces se podría mejorar muchísimo más la experiencia del turista con un poco de formación, concienciación y  sensibilización. Lo que sí es cierto es que en España hay mucha buena voluntad, que todo lo intentamos solucionar, pero a veces esta buena voluntad no es muy acertada. Por ejemplo, mi marido es usuario de silla de ruedas y a veces nos ha pasado que entre varias personas lo han querido coger con la silla pero primero hay que preguntar ya que quizás a mi no me gusta que me lleven en volandas. O a lo mejor no sabes como me tienes que coger y termino en el suelo (cosa que no sería la primera vez que nos pasa). Por tanto, es fundamental la formación tanto a nivel técnico como la formación de toda esa industria turística.

Es bastante chocante que en prácticamente ninguna escuela de turismo, al menos las que yo conozco, no se trate el tema del turismo accesible como asignatura ni la atención a los clientes con diversidad funcional. Así que, desde aquí, hacemos un llamamiento para que, entre todos podamos conseguir un turismo 100% accesible.

¡Muchas gracias Izaskun! Recuerda que puedes seguir a Equalitas Vitae en Facebook y Twitter.

 248 visitas

Read More

PiCaSo Tours: poniendo en valor el trabajo de los artesanos a través del Turismo de Descubrimiento Económico

Manuel Miroglio

La tour operadora PiCaSo Tours, en León (Guanajuato, México), nace con la misión de ofrecer experiencias vivenciales únicas para acercar al visitante al emblemático entorno cultural y productivo de la actividad del cuero – calzado – sombrero de León, conocida como “La Perla del Bajío”. Mediante un producto turístico cultural de identidad leonesa basado en el Turismo de Descubrimiento Económico (TDE) se resaltan la historia, los procesos productivos modernos y tradicionales, el saber hacer, los productos de calidad y puntos de venta, así como los logros a favor de la sustentabilidad. Hablamos con Manuel Miroglio, Director General de PiCaSo Tours.


Laura:  La Ruta PiCaSo nace para dar a conocer el mundo de la Piel, del Calzado y del Sombrero del Bajío. ¿Cómo surge la idea de diseñar una ruta turística basada en esta industria?  

Manuel: La idea de crear la Ruta PiCaSo salió en el 2010 durante una plática en un salón de clase con mis alumnos de la Universidad Tecnológica de León cuando platicábamos del potencial turístico de la ciudad de León, evocando sus diversos atractivos turísticos. Les conté que en Francia existía una forma de turismo cultural que permitía apreciar en vivo los procesos productivos artesanales e industriales de una determinada región: el turismo de descubrimiento económico.

Como la ciudad de León es reconocida como la capital mundial de la piel y del calzado y el municipio vecino de San Francisco del Rincón tiene una larga tradición en la confección de sombreros, surgió la idea de crear una ruta turística para descubrir de manera vivencial la cadena productiva del sector piel-calzado-sombrero a través de su historia y de la visita personalizada de tenerías, fábricas y talleres especializados en estos artículos.

Laura: ¿Qué estrategias en materia de sustentabilidad se han implementado en la Ruta PiCaSo?

Manuel: tenemos varios ejemplos.  Uno de ellos es la creación de dos nuevos productos turísticos sustentables: el León Bike Tour, el primer recorrido cultural de la ciudad de León sin emisión de CO2 que permite apreciar en bicicleta 16 sitios emblemáticos de la ciudad de León, su oficio tradicional y su gastronomía típica.

Y la Ruta de la Sustentabilidad, única en su tipo en América Latina, creada para promover las buenas prácticas de instituciones públicas, parques naturales y empresas en materia de sustentabilidad en la ciudad de León, Gto.

Además, llevamos a cabo la elaboración de una herramienta dinámica de evaluación de su desempeño sustentable, basada en los Criterios Globales de Turismo Sustentable para Tour Operadores del GSTC (Global Sustainable Tourism Council), la cual se presentó durante el Congreso Mexicano 2017 de Investigación Turística Aplicada “Turismo Sustentable para el Desarrollo”.  

Así como la obtención de la Certificación internacional en turismo sustentable Biosphere Responsible Tourism en la categoría Experiencia Turística en el 2017.

Pero algo muy importante y primordial es la colaboración con instituciones a favor de la sustentabilidad: campaña de reforestación de un parque ecológico con la Sectur Gto durante el Día internacional del Árbol, patrocinio de actividades sociales de la Fundación Corazón Mexicano que apoya a niños de zonas marginalizadas, vinculación académica con la Universidad Tecnológica de León al recibir regularmente practicantes universitarios, organización de un evento específico para la campaña internacional “La Hora del Planeta”, conferencias impartidas en varias universidades, o la animación de la comisión Sustentabilidad de la ATUCEG (Asociación de Empresarios en Turismo Cultural del Estado de Guanajuato).

Por último y sin olvidarnos de la promoción de pequeñas empresas del sector piel-calzado para valorizar su saber hacer artesanal.  

Laura: ¿Cómo piensa que se pueden aplicar conceptos de turismo regenerativo a esta tipología de turismo?

Manuel: El turismo regenerativo busca generar experiencias turísticas transformadoras, las cuales, según Sonia Teruel, autora de una interesante tesis sobre la cuestión, implican emocionalmente al visitante en el producto turístico que está consumiendo, proporcionándole valores sensoriales, emocionales, relacionales, llevándolo a transformarse, cambiar de costumbre, mirada o mentalidad durante este proceso.

Uno de los principales conceptos del turismo regenerativo busca fomentar tres tipos de relaciones, tratando de que el visitante pueda experimentar las tres a la vez en cada lugar visitado: con uno mismo, con los otros, con la naturaleza (o el lugar visitado), creando un sentido de conexión muy especial con ello.


Si bien el turismo regenerativo idealmente debería llevarse a cabo en un entorno natural para propiciar esta profunda conexión con la naturaleza, podemos reflexionar cómo aplicarlo a un contexto diferente, por ejemplo urbano, que corresponde a nuestra tipología de turismo de descubrimiento económico.

Relación con uno mismo: crear momentos de reflexión personal que ayudan a fomentar una toma de conciencia particular del visitante, derivada de la experiencia previa de vivir. Asombrarse, por ejemplo, ante la cantidad de operaciones manuales que se requieren para elaborar un par de zapatos únicos permite concientizarse acerca del minucioso trabajo artesanal realizado, dándole un valor agregado adicional al producto y al zapatero por sus destrezas. Esta reflexión personal permitirá ciertamente influir en el futuro comportamiento de compras que adoptará el visitante de aquí en adelante.

Relación con los otros: crear espacios de aprendizaje colectivo permite, a través de un ejercicio manual y/o físico en grupo, apreciar las habilidades y el papel de los demás. Aprender, por ejemplo, a armar en grupo un monedero de piel permite ponerse en los pies del artesano especializado, reconociendo no solamente la importancia de su saber hacer pero también de su función en la cadena de producción que requiere la elaboración completa del artículo.

Relación con la naturaleza (o el lugar visitado): sentir la atmósfera particular del lugar por la vista, el tacto, los olores y el oído del visitante lo ayuda a identificar las características propias del entorno en el cual se encuentra inmerso. Este descubrimiento con los sentidos facilita una conexión más profunda del visitante con el espíritu del lugar o territorio visitado.

Laura: Sin duda el turismo regenerativo ofrece muchas posibilidades, ¿qué más puede aportar a la creación de experiencias transformadoras en el entorno urbano?

Manuel: Otro concepto del turismo regenerativo, como lo enfatiza Martin Araneda, facilitador de Camina Sostenible, está relacionado con las diferentes dimensiones que pueden ofrecer las experiencias turísticas, sean de índole sustentable, sensorial, intelectual, social, emocionales y espirituales.

Sustentable en el fomento de buenas prácticas de comportamiento durante la experiencia turística en términos de actitud respetuosa, de compras responsables a negocios locales o de acciones concretas a favor del medio ambiente.

Sensorial en el despertar de los sentidos para que los visitantes experimenten sensaciones únicas durante su experiencia turística, como probar la bebida tradicional de León servida efervescente con bicarbonato, tocar los diferentes acabados de pieles que trabaja una tenería, elaborar su propio artículo de piel.

Intelectual en la generación de análisis, reflexiones y preguntas acerca de lo que ven y escuchan: descubrir la relevancia de un saber hacer local, cuestionar la complejidad de una cadena de producción, entender los desafíos ecológicos de una industria, escuchar la historia del principal sector económico de una ciudad para comprender sus raíces y su papel en la conformación de una ciudad.

Social en la interacción humana que puede tener el visitante a lo largo de su experiencia turística, sea con el curtidor, el zapatero, el artesano, el dueño de la fábrica, el guía, los comerciantes locales o hasta entre los participantes mismos del tour.

Emocional en la capacidad para una experiencia turística de tener esta virtud transformadora generando sentimientos y emociones únicas que harán que el visitante sienta realmente con su corazón que valió la pena vivir plenamente la experiencia por traerle otra perspectiva o visión de un destino, cultura o industria, permitiéndole así encontrar el carisma de un lugar.

Espiritual en el modo de vivir momentos únicos durante los cuales los visitantes pueden apreciar las  creencias y prácticas espirituales o religiosas de una comunidad o de una persona, como por ejemplo escuchar durante una pausa el Angelus a las 12:00h en una fábrica de sombreros o dar a conocer a los visitantes la oración del zapatero y el origen de la celebración de los patronos de los curtidores y zapateros. Al vivir momentos sagrados de una comunidad o escuchar la espiritualidad de alguna persona, se generan espacios de comunión para un mejor entendimiento de la idiosincrasia local.

Laura: ¿Qué ha significado para la población local la puesta en valor de su cultura y de sus saberes?

Manuel: El orgullo de mostrar a visitantes tanto nacionales como internacionales que sus oficios tradicionales son parte intrínseca de la historia y de la identidad de la ciudad de León. La satisfacción de ver el valor que los visitantes dan a sus trabajos, de que se den cuenta de todo el trabajo que conlleva realizar un artículo de piel, desde el curtido de las pieles hasta el producto terminado. Ruta PiCaSo les ha dado una proyección ante el mundo y por eso es considerada como estratégica para sus empresas.

Oscar de la tenería Santamaría reconoce que ha sido un gran privilegio dar a conocer su labor a través de la Ruta PiCaSo, compartiéndola con mucha gente de otros países para que se dieran cuenta del trabajo que conlleva hacer un artículo de piel.

Para Hugo de la tenería Santamaria, ha sido de gran orgullo mostrar todo lo que implica terminar un cuero para convertirlo en una bota o un zapato. Ruta PiCaSo les ha dado una proyección ante el mundo y en sí representa un plus para su empresa. Está muy orgulloso de trabajar en la capital mundial de la piel y del calzado y de demostrar lo que se puede hacer con calidad.

Abel, gerente de proyectos del taller de marroquinería fina Casa Esmeralda, cuenta que ha sentido orgullo y motivación al recibir a todos esos visitantes del mundo, que les ha podido mostrar con calidez lo que hacen, que lo llena de satisfacción mostrarles los productos que hacen con amor porque está convencido que “Amamos lo que hacemos”.

Claudio López del taller de zapatos de autor Atelier Amareto revela que por haber trabajado durante varios años con Ruta PiCaSo, el valor es innegable. Para él, Ruta PiCaSo transmite una serie de valores y conocimientos a sus visitantes como ninguna otra organización con la cual había trabajado antes. Resalta que Ruta PiCaSo es muy buena atrayendo gente turista de México y de otras partes y que todas esas personas que vienen a la ruta sin tener mucha idea de lo que van a ver, quedan al final maravilladas. Reconoce que su personal tiene mucho cariño para la gente del sector y que tiene mucho amor por lo que hace.

Según él, Ruta PiCaSo logra la transmisión de valores, conocimientos y emociones en torno a la elaboración de la piel, del calzado y del sombrero, interactuando con cada eslabón de la cadena productiva. Confiesa que Ruta PiCaSo ha sido un maravilloso aliado para su taller ya que va más allá de dar un servicio y que está haciendo historia, por convertirse en un detonante de gran capacidad para la famosa industria de León.

 248 visitas

Read More

Newsletter

Recibe nuestro boletín con las últimas noticias en turismo y sostenibilidad.