PiCaSo Tours: poniendo en valor el trabajo de los artesanos a través del Turismo de Descubrimiento Económico

Manuel Miroglio

La tour operadora PiCaSo Tours, en León (Guanajuato, México), nace con la misión de ofrecer experiencias vivenciales únicas para acercar al visitante al emblemático entorno cultural y productivo de la actividad del cuero – calzado – sombrero de León, conocida como “La Perla del Bajío”. Mediante un producto turístico cultural de identidad leonesa basado en el Turismo de Descubrimiento Económico (TDE) se resaltan la historia, los procesos productivos modernos y tradicionales, el saber hacer, los productos de calidad y puntos de venta, así como los logros a favor de la sustentabilidad. Hablamos con Manuel Miroglio, Director General de PiCaSo Tours.


Laura:  La Ruta PiCaSo nace para dar a conocer el mundo de la Piel, del Calzado y del Sombrero del Bajío. ¿Cómo surge la idea de diseñar una ruta turística basada en esta industria?  

Manuel: La idea de crear la Ruta PiCaSo salió en el 2010 durante una plática en un salón de clase con mis alumnos de la Universidad Tecnológica de León cuando platicábamos del potencial turístico de la ciudad de León, evocando sus diversos atractivos turísticos. Les conté que en Francia existía una forma de turismo cultural que permitía apreciar en vivo los procesos productivos artesanales e industriales de una determinada región: el turismo de descubrimiento económico.

Como la ciudad de León es reconocida como la capital mundial de la piel y del calzado y el municipio vecino de San Francisco del Rincón tiene una larga tradición en la confección de sombreros, surgió la idea de crear una ruta turística para descubrir de manera vivencial la cadena productiva del sector piel-calzado-sombrero a través de su historia y de la visita personalizada de tenerías, fábricas y talleres especializados en estos artículos.

Laura: ¿Qué estrategias en materia de sustentabilidad se han implementado en la Ruta PiCaSo?

Manuel: tenemos varios ejemplos.  Uno de ellos es la creación de dos nuevos productos turísticos sustentables: el León Bike Tour, el primer recorrido cultural de la ciudad de León sin emisión de CO2 que permite apreciar en bicicleta 16 sitios emblemáticos de la ciudad de León, su oficio tradicional y su gastronomía típica.

Y la Ruta de la Sustentabilidad, única en su tipo en América Latina, creada para promover las buenas prácticas de instituciones públicas, parques naturales y empresas en materia de sustentabilidad en la ciudad de León, Gto.

Además, llevamos a cabo la elaboración de una herramienta dinámica de evaluación de su desempeño sustentable, basada en los Criterios Globales de Turismo Sustentable para Tour Operadores del GSTC (Global Sustainable Tourism Council), la cual se presentó durante el Congreso Mexicano 2017 de Investigación Turística Aplicada “Turismo Sustentable para el Desarrollo”.  

Así como la obtención de la Certificación internacional en turismo sustentable Biosphere Responsible Tourism en la categoría Experiencia Turística en el 2017.

Pero algo muy importante y primordial es la colaboración con instituciones a favor de la sustentabilidad: campaña de reforestación de un parque ecológico con la Sectur Gto durante el Día internacional del Árbol, patrocinio de actividades sociales de la Fundación Corazón Mexicano que apoya a niños de zonas marginalizadas, vinculación académica con la Universidad Tecnológica de León al recibir regularmente practicantes universitarios, organización de un evento específico para la campaña internacional “La Hora del Planeta”, conferencias impartidas en varias universidades, o la animación de la comisión Sustentabilidad de la ATUCEG (Asociación de Empresarios en Turismo Cultural del Estado de Guanajuato).

Por último y sin olvidarnos de la promoción de pequeñas empresas del sector piel-calzado para valorizar su saber hacer artesanal.  

Laura: ¿Cómo piensa que se pueden aplicar conceptos de turismo regenerativo a esta tipología de turismo?

Manuel: El turismo regenerativo busca generar experiencias turísticas transformadoras, las cuales, según Sonia Teruel, autora de una interesante tesis sobre la cuestión, implican emocionalmente al visitante en el producto turístico que está consumiendo, proporcionándole valores sensoriales, emocionales, relacionales, llevándolo a transformarse, cambiar de costumbre, mirada o mentalidad durante este proceso.

Uno de los principales conceptos del turismo regenerativo busca fomentar tres tipos de relaciones, tratando de que el visitante pueda experimentar las tres a la vez en cada lugar visitado: con uno mismo, con los otros, con la naturaleza (o el lugar visitado), creando un sentido de conexión muy especial con ello.


Si bien el turismo regenerativo idealmente debería llevarse a cabo en un entorno natural para propiciar esta profunda conexión con la naturaleza, podemos reflexionar cómo aplicarlo a un contexto diferente, por ejemplo urbano, que corresponde a nuestra tipología de turismo de descubrimiento económico.

Relación con uno mismo: crear momentos de reflexión personal que ayudan a fomentar una toma de conciencia particular del visitante, derivada de la experiencia previa de vivir. Asombrarse, por ejemplo, ante la cantidad de operaciones manuales que se requieren para elaborar un par de zapatos únicos permite concientizarse acerca del minucioso trabajo artesanal realizado, dándole un valor agregado adicional al producto y al zapatero por sus destrezas. Esta reflexión personal permitirá ciertamente influir en el futuro comportamiento de compras que adoptará el visitante de aquí en adelante.

Relación con los otros: crear espacios de aprendizaje colectivo permite, a través de un ejercicio manual y/o físico en grupo, apreciar las habilidades y el papel de los demás. Aprender, por ejemplo, a armar en grupo un monedero de piel permite ponerse en los pies del artesano especializado, reconociendo no solamente la importancia de su saber hacer pero también de su función en la cadena de producción que requiere la elaboración completa del artículo.

Relación con la naturaleza (o el lugar visitado): sentir la atmósfera particular del lugar por la vista, el tacto, los olores y el oído del visitante lo ayuda a identificar las características propias del entorno en el cual se encuentra inmerso. Este descubrimiento con los sentidos facilita una conexión más profunda del visitante con el espíritu del lugar o territorio visitado.

Laura: Sin duda el turismo regenerativo ofrece muchas posibilidades, ¿qué más puede aportar a la creación de experiencias transformadoras en el entorno urbano?

Manuel: Otro concepto del turismo regenerativo, como lo enfatiza Martin Araneda, facilitador de Camina Sostenible, está relacionado con las diferentes dimensiones que pueden ofrecer las experiencias turísticas, sean de índole sustentable, sensorial, intelectual, social, emocionales y espirituales.

Sustentable en el fomento de buenas prácticas de comportamiento durante la experiencia turística en términos de actitud respetuosa, de compras responsables a negocios locales o de acciones concretas a favor del medio ambiente.

Sensorial en el despertar de los sentidos para que los visitantes experimenten sensaciones únicas durante su experiencia turística, como probar la bebida tradicional de León servida efervescente con bicarbonato, tocar los diferentes acabados de pieles que trabaja una tenería, elaborar su propio artículo de piel.

Intelectual en la generación de análisis, reflexiones y preguntas acerca de lo que ven y escuchan: descubrir la relevancia de un saber hacer local, cuestionar la complejidad de una cadena de producción, entender los desafíos ecológicos de una industria, escuchar la historia del principal sector económico de una ciudad para comprender sus raíces y su papel en la conformación de una ciudad.

Social en la interacción humana que puede tener el visitante a lo largo de su experiencia turística, sea con el curtidor, el zapatero, el artesano, el dueño de la fábrica, el guía, los comerciantes locales o hasta entre los participantes mismos del tour.

Emocional en la capacidad para una experiencia turística de tener esta virtud transformadora generando sentimientos y emociones únicas que harán que el visitante sienta realmente con su corazón que valió la pena vivir plenamente la experiencia por traerle otra perspectiva o visión de un destino, cultura o industria, permitiéndole así encontrar el carisma de un lugar.

Espiritual en el modo de vivir momentos únicos durante los cuales los visitantes pueden apreciar las  creencias y prácticas espirituales o religiosas de una comunidad o de una persona, como por ejemplo escuchar durante una pausa el Angelus a las 12:00h en una fábrica de sombreros o dar a conocer a los visitantes la oración del zapatero y el origen de la celebración de los patronos de los curtidores y zapateros. Al vivir momentos sagrados de una comunidad o escuchar la espiritualidad de alguna persona, se generan espacios de comunión para un mejor entendimiento de la idiosincrasia local.

Laura: ¿Qué ha significado para la población local la puesta en valor de su cultura y de sus saberes?

Manuel: El orgullo de mostrar a visitantes tanto nacionales como internacionales que sus oficios tradicionales son parte intrínseca de la historia y de la identidad de la ciudad de León. La satisfacción de ver el valor que los visitantes dan a sus trabajos, de que se den cuenta de todo el trabajo que conlleva realizar un artículo de piel, desde el curtido de las pieles hasta el producto terminado. Ruta PiCaSo les ha dado una proyección ante el mundo y por eso es considerada como estratégica para sus empresas.

Oscar de la tenería Santamaría reconoce que ha sido un gran privilegio dar a conocer su labor a través de la Ruta PiCaSo, compartiéndola con mucha gente de otros países para que se dieran cuenta del trabajo que conlleva hacer un artículo de piel.

Para Hugo de la tenería Santamaria, ha sido de gran orgullo mostrar todo lo que implica terminar un cuero para convertirlo en una bota o un zapato. Ruta PiCaSo les ha dado una proyección ante el mundo y en sí representa un plus para su empresa. Está muy orgulloso de trabajar en la capital mundial de la piel y del calzado y de demostrar lo que se puede hacer con calidad.

Abel, gerente de proyectos del taller de marroquinería fina Casa Esmeralda, cuenta que ha sentido orgullo y motivación al recibir a todos esos visitantes del mundo, que les ha podido mostrar con calidez lo que hacen, que lo llena de satisfacción mostrarles los productos que hacen con amor porque está convencido que “Amamos lo que hacemos”.

Claudio López del taller de zapatos de autor Atelier Amareto revela que por haber trabajado durante varios años con Ruta PiCaSo, el valor es innegable. Para él, Ruta PiCaSo transmite una serie de valores y conocimientos a sus visitantes como ninguna otra organización con la cual había trabajado antes. Resalta que Ruta PiCaSo es muy buena atrayendo gente turista de México y de otras partes y que todas esas personas que vienen a la ruta sin tener mucha idea de lo que van a ver, quedan al final maravilladas. Reconoce que su personal tiene mucho cariño para la gente del sector y que tiene mucho amor por lo que hace.

Según él, Ruta PiCaSo logra la transmisión de valores, conocimientos y emociones en torno a la elaboración de la piel, del calzado y del sombrero, interactuando con cada eslabón de la cadena productiva. Confiesa que Ruta PiCaSo ha sido un maravilloso aliado para su taller ya que va más allá de dar un servicio y que está haciendo historia, por convertirse en un detonante de gran capacidad para la famosa industria de León.

 219 visitas

Comentarios

Deja un comentario


* Campos obligatorios.

Newsletter

Recibe nuestro boletín con las últimas noticias en turismo y sostenibilidad.