¿Es la autenticidad en las experiencias turísticas aprovechada cuando es (finalmente) encontrada?

Vivimos en una era en la que el turismo se ha vuelto más exigente. Una exigencia caracterizada por la cacería de lugares y culturas auténticas. Para el propósito de este artículo definiremos auténtico como aquello que muestra sus cualidades originarias o ancestrales y que no han sido afectadas por el tiempo o el espacio.

Esta incesante búsqueda lleva asociada una transversalidad que en muchos casos es obviada u olvidada; y es que debido a la globalización, pocos destinos conservan al 100% la autenticidad demandada por el turista y/o por el operador para denominar a la experiencia como tal. Nos enfrentamos por consiguiente a un problema que inconscientemente hemos solucionado de dos maneras: la primera, hemos decidido calificar como experiencias auténticas a experiencias que son semi-auténticas (es decir, donde las culturas y/o lugares aún conservar determinadas características que marcan y delimitan sus orígenes en cierta medida).

La segunda tiene que ver con el sentido opuesto de la mera autenticidad, la llamada “staged autenticity” (o autenticidad escenificada). Aquí, contrariamente a los principios de turismo responsable, personas (que en ocasiones no tienen ninguna relación con la cultura que promueven), se aprovechan de está ‘demanda’ realizando un show que satisface al visitante a la vez que les reporta una ganancia económica significativa. Véase el ejemplo de los gladiadores romanos a las puertas del Coliseo o los shows de estereotipos culturales en los hoteles ‘todo incluido’.

Hay una cosa, sin embargo, que no hemos llegado a comprender todavía en esta búsqueda; y es que de poco importa cuán auténtico sea el lugar que promovemos como tal, que al fin y al cabo la satisfacción del visitante únicamente será complacida si el mismo está dispuesto a entrar de lleno en los confines de la propia cultura. De poco sirve encontrar lugares que puedan satisfacer las ansias de autenticidad si luego llevamos a turistas que no está dispuestos a salir de su zona de confort. Turistas que piensan que nada más por encontrarse en un determinado destino van a ser artífices de las experiencias culturales más genuinas.

Quizás es un problema de comunicación por parte de los operadores que no saben cómo llegar a un viajero que está dispuesto a ir más allá cuando visita un destino; que se preocupa por saber el nombre de sus anfitriones y la historia del lugar donde se hospeda. Un viajero que está dispuesto a gastar algo más que lo que tiene incluido en su paquete para encontrar esa convivencia, esas relaciones naturales con artesanos, con la persona que le sirve un café o con la que ve la vida pasar sentado en su mecedora en la puerta de su casa.

Del mismo modo también puede ser un problema de los propios turistas, que en ocasiones simplemente tienen el ansia de visitar lugares recónditos por el status que les otorgan las fotografías cuando regresan a sus hogares. Este turista en muchas ocasiones ni siquiera se siente a gusto cuando llega a tales destinos, se puede llegar incluso a sentir incómodo fuera de la hojalata de la camioneta y durante su estancia se suele quejar que el lugar no es ‘tan auténtico’ como creía.

Llevamos equivocados todo este tiempo, la autenticidad no la busca el operador y tampoco la busca el turista cuando prepara su viaje. La autenticidad se encuentra en las relaciones que el turista crea con las personas del lugar que visita durante su estancia. Entender esto es clave tanto para poder transmitir las emociones que incitan el viaje, como para poder llegar a una audiencia adecuada: el viajero que sabe entender y valorar es esfuerzo que significa vivir bajo la estela de una cultura auténtica y originaria en pleno siglo XXI.

 161 visitas

Read More

Ecoturismo en Oaxaca, premiado a nivel internacional

Sierra Norte, Oaxaca (México).- Con una visitación anual de 17,000 turistas (40% de ellos internacionales), ingresos por más de 3 millones de pesos (más de 135 mil euros), seis comunidades beneficiadas de forma directa, y cinco de los seis centros certificados como empresas de ecoturismo sustentable, Expediciones Sierra Norte se consolida como un modelo de turismo comunitario a nivel global.

Doblemente premiado por organismos internacionales en el 2016, Expediciones Sierra Norte, representan un ejemplo exitoso de empresas de turismo operada por indígenas bajo un modelo sustentable que les genera beneficios económicos directos sin excluir la preservación de la naturaleza y la integración social.

Con el fin de dar a conocer su caso de éxito, Sustentur conversó con Angelina Martínez, coordinadora general de Expediciones Sierra Norte, Red Integradora de Turismo de los Pueblos Mancomunados de Oaxaca:

Sustentur.– Han pasado 22 años de que un grupo de visionarios vieron en el turismo una alternativa de desarrollo para los Pueblos Mancomunados. Cuéntanos acerca de la historia del proyecto. 
Crédito: Expediciones Sierra Gorda

Angelina Martínez (AM).- Los habitantes de los Pueblos Mancomunados han demostrado desde siempre ser comunidades que luchan, que no se detienen ante las dificultades y que como serranos pueden hacer las cosas. En la década de los años 50, el Gobierno federal concesionó por un periodo de 25 años, la explotación de los bosques a empresas madereras y papeleras con el objetivo de dar bienestar a las comunidades de Oaxaca, promesa que no fue cumplida; en los años 80 después de una segunda concesión por el mismo número de años, las comunidades se unieron para que, el 23 de marzo de 1983, lograran un amparo en contra del decreto de concesión, y recuperaran sus tierras. Ahí empieza la vida empresarial de los pueblos de la Sierra.

En el caso de los Pueblos Mancomunados inicia con el tema forestal y en 1993 nace la idea de desarrollar ecoturismo en la región. En lugar de pensar en beneficio para una sola comunidad, las autoridades de los pueblos deciden que es necesario pensar a largo plazo, y en un beneficio para toda la región; así se crea un programa completo para desarrollar el turismo en los Pueblos Mancomunados, que asegura que los recursos queden en manos comunitarias.

Sustentur.– A inicio de 2016, como Expediciones Sierra Norte recibieron dos premios internacionales. ¿Cuál fue la experiencia con estos premios?
Crédito: Expediciones Sierra Norte

AM.- El primero de ellos fue el premio “TO DO” por un turismo socialmente responsable de la Fundación Turismo y Desarrollo, con base en Alemania, que nos fue entregado en el marco de la feria ITB en Berlín; este premio reconoce el trabajo de organizaciones que no tan solo desarrollen acciones para disminuir impactos ambientales sino también acciones para hacer que el turismo sea socialmente incluyente. De 20 países que se postularon ganaron dos, la India por Kabani, The Other Direction y los Pueblos Mancomunados representando a México.

Previamente, en noviembre de 2015, nos habíamos postulado al premio “Tourism for Tomorrow” del World Travel and Tourism Council (WTTC) en la categoría de “Comunidad”, una de las más peleadas cada año; en enero nos notificaron que estábamos entre los tres finalistas junto con proyectos en Indonesia y Vietnam. En febrero Randy Durban, CEO del Global Sustainable Tourism Council y parte del jurado nos visitó en Sierra Norte para hacer una evaluación del proyecto. El premio nos fue entregado en abril, en Dallas, en el marco del Global Summit del WTTC, lo cual fue una gran satisfacción ya que los proyectos de Indonesia y Vietnam eran muy buenos.

«Lo que nos ha funcionado a nosotros como grupo es promocionarnos como un solo destino, formar una red integradora que es el paso más difícil de dar.»

Para nosotros fue una manera de demostrar que el trabajo que han hecho las comunidades en 22 años está rindiendo frutos muy palpables, que estamos listos para apostarle a las grandes ligas; por supuesto hay que mejorar algunos aspectos de trabajo pero sabemos que estamos en un muy buen nivel; el hecho de haber sido seleccionados ganadores entre 62 países habla mucho de lo que la organización está haciendo.

Sustentur.- Ustedes como grupo llevan ya un largo camino recorrido. ¿Cuál sería su recomendación para otros grupos que quieren impulsar turismo en zonas indígenas? 

AM.- El cuello de botella siempre es el tema de la comercialización, lo que nos ha funcionado a nosotros como grupo es promocionarnos como un solo destino, formar una red integradora que es el paso más difícil de dar ya que como mexicanos estamos acostumbrados a trabajar de forma independiente, a ver nuestros propios intereses, pero Mancomunados es un caso real de que el trabajo en equipo funciona.

Crédito: Expediciones Sierra Norte

Si intentáramos promocionar por separado cada uno de los centros, seguramente tendríamos impacto a nivel local, pero para apostarle a mercados nacionales e internacionales siempre es mejor promover un destino en su conjunto que una sola comunidad.

Ahora, en términos administrativos y de comercialización las alianzas abaratan costos, se comparte la renta, los gastos del personal y se tienes un producto mucho más enriquecedor.

En este sentido, otra recomendación muy importante es “diversificar”, no ofrecer lo mismo en todos los centros, ya que estancamos la oferta; hay que pensar lo que tengo yo y la oferta de los otros pueblos, y con base en nuestras fortalezas desarrollar nuestros propios productos, eso es lo que estamos haciendo ahora en Pueblos Mancomunados, estamos trabajando en la creación de nuevos productos que tengan un plus, nos complementen y nos permitan permanecer en el mercado.

Esta entrevista es un resumen de la entrevista original escrita por Sustentur que puedes leer completa visitando este enlace.

 161 visitas

Read More

Ethical Traveler presenta los 10 Destinos Éticos para 2017

Playa en Palau

Viajar es más que una apertura hacia la buena voluntad, escribe Ethical Traveler. Es uno de los motores económicos más poderosos del mundo; y puede guíar el modo en que los países tratan a sus ciudadanos, los pueblos indígenas, la vida silvestre y el medio ambiente. El turismo es la industria más grande del mundo, con una huella anual de un billón de dólares. Esto significa que los viajeros tienen un enorme poder. Donde ponemos nuestros pies dejamos huellas que van mucho más allá de nuestra experiencia personal. Al «votar con nuestras alas» – eligiendo bien nuestros destinos y cultivando nuestros roles como diplomáticos ciudadanos – podemos ayudar a cambiar el mundo para mejor.

Cada año, Ethical Traveler revisa las políticas y prácticas de más de cien países en desarrollo. A continuación, seleccionamos a los diez que están haciendo el trabajo más impresionante de promover los derechos humanos, preservar el medio ambiente y apoyar el bienestar social, todo mientras se crea una industria turística turística viva. Al visitar estos países, podemos utilizar nuestra palanca económica para recompensar las buenas obras y apoyar las mejores prácticas.

Te invitamos a explorar estos destinos y a disfrutar de las maravillosas vistas, tanto escénicas como culturales, que tienen para ofrecer.

Aunque somos diligentes en la creación de esta lista, debemos recordar continuamente algo que Einstein conocía bien: todo es relativo. En otras palabras, ningún país es perfecto. Todos tienen deficiencias genuinas y a menudo serias. Cada uno de nuestros ganadores, sin embargo, está haciendo un esfuerzo genuino para «hacer lo correcto» en las áreas que tenemos en consideración. Si aparecen en la lista más de un año seguido, significa que están mejorando activamente su expediente ya excelente. Esperamos sinceramente que la inclusión en esta lista motive a la gente y a los líderes de estas naciones a mantener su admirable trabajo.

Los ganadores
Los ganadores, en orden alfabético (no en orden de mérito), son:

  • Belice
  • Cabo Verde
  • Chile
  • Costa Rica
  • Dominica
  • Mongolia
  • Palau
  • Tonga
  • Uruguay
  • Vanuatu

Para saber cómo se crea la lista y leer el análisis detallado de cada país, accede al artículo original de Earth Island Journal.

 161 visitas

Read More

Desarrollando la economía sostenible a través del turismo en el bosque nublado de Ecuador

Efrain Toapanta

Entrevistamos a Efrain Toapanta, nativo de Mindo (Ecuador) y propietario de Casa Divina Lodge, alojamiento formado por 5 cabañas de madera que construyó él mismo.  Desde siempre Efrain ha estado muy activo en la comunidad de Mindo, siendo co-fundador de dos entidades, la Fundación Pacaso & Pacaso y la Asociación de Guías Naturalistas de Mindo. Además en la actualidad, Efrain está trabajando para formar una asociación de hoteles en el area de Mindo con el fin de promover el turismo sostenible en el bosque nublado del Ecuador.


Ángela: ¿Cuáles son los principales desafíos a los que Casa Divina Lodge se está enfrentando?
Bosque nublado de Mindo (Ecuador)

Efrain: La mayoría de nuestros desafíos son los mismos que compartimos con todas las sociedades en la actualidad: vivir junto a la familia en un ambiente sano mientras tratamos de fortalecer la economía de nuestra comunidad sin provocar daños perdurables al medio ambiente.

Sin lugar a duda, el desafío más grande de todos es el de intentar cambiar la cultura destructiva de nuestra sociedad. Cómo convencer al prójimo de que el futuro bienestar de la humanidad depende totalmente de nuestra acogida a la filosofía sostenible.

Ángela: ¿Cuál es vuestro objetivo principal?

Efrain: Como empresa, nuestro objetivo es brindrar un destino elegante y confortable, dar a conocer la riqueza natural y cultural de este pequeño paraíso en Ecuador, respetar el medio ambiente, e involucrar a la comunidad empleando sus servicios ya sean relacionadas con el turismo o no.

En pocas palabras queremos demostrar que sí se puede hacer todo sin causar impactos negativos al medio ambiente, la familia o la comunidad, mas bien, todos nos beneficiamos.

«La única manera que a la gente le importará invertir en esta transformación es si su inversión produce una ganancia apreciable y personal, ya sea económica, de auto-sustento o espiritual e intangible.»

Ángela: ¿Qué tiene de particular vuestro enfoque para superar los desafíos a los que os enfrentáis?
Casa Divina Lodge

Efrain: Realmente no sé que tan particular sea nuestro enfoque pero queremos ayudar a mantener el desarrollo de nuestro pueblo hacia un futuro sustentable. Ayudar a crear una sociedad Mindeña sustentable. Pensamos que se puede hacer de la siguiente manera:

Primero necesitamos acceso al conocimiento de la filosofia sustentable y como esta práctica nos beneficia. Lamentablemente todavía tenemos que convencer a los seres humanos que cuidando al ambiente si hay una ganacia personal, talvez no sea inmediata. Pero la única manera que a la gente le importará invertir en esta transformación es si su inversión produce una ganancia apreciable y personal, ya sea económica (e.g. turismo ecólogico), de auto-sustento (e.g. agroforestería) o espiritual e intangible (e.g. un futuro con bosques para sus hijos).

Nuestro aporte puede ser intelectual, económico, o con manos a la obra, pero todos quienes conformamos la comunidad debemos estar involucrados en cada paso para realmente comprometernos en este proceso de cambio.

Ángela: De todo lo que habéis conseguido hasta ahora, ¿de qué estáis más orgullos@s?

Efrain: Estoy orgulloso de saber que Mindo se ha vuelto un destino turístico con mucho potencial para un futuro sustentable. También estoy orgullosa de haber creado Casa Divina Lodge y el futuro hacia el cual estamos encaminados.

Es muy importante sentirse realizado y saber que los sueños que se empezaron a construir de ideas buenas que se han hecho realidad. El futuro siempre ha sido y será incierto pero el único impedimento entre uno y sus sueños es nunca empezar.

Además también estoy muy orgulloso de haber conseguido que tanto Casa Divina Lodge y su empresa hermana SabinaTour Operadora hayan pasado por una capacitación y proceso de certificación internacional, con la organización Tour Cert de Alemania, en materia de responsabilidad social empresarial y turismo sostenible. De esta forma hemos conseguido mejorar nuestros sistemas y operaciones y contar con un proceso de mejora continua en buenas prácticas sostenibles y sociales.

Ángela: ¿Qué os podría ayudar a llegar más lejos?

Efrain: Dar a conocer nuestra visión, nuestros productos y servicios a nivel global. Ya sea por medio de organizaciones y empresas con la misma ideología, o revistas y otros medios de comunicación que nos promocionen como una empresa progresiva y ecológicamente apropiada. En corto, buscar aliados, gente con la misma ideología que nos brinden su apoyo.

Ángela: ¿Cómo imaginas el éxito de Casa Divina Lodge? Comparte tu sueño con nosotros.

Efrain:Dar acceso al conocimiento de la filosofía sustentable e inspirar a la comunidad de Mindo hacia un futuro seguro y apropiado tanto para las personas como para nuestro entorno. Primero debemos hacer llegar el mensaje a las personas mas cercanas, nuestra familia, amigos, empleados, vecinos. Informarles: ¿por qué nos beneficia un futuro sustentable? ¿Cómo iniciamos la transición? ¿Por dónde empezamos? Es como enseñar en una escuela primaria, paso a paso. Estas personas cercanas se vuelven partidarios de la cultura sustentable y transmiten sus conocimientos a los demás. Ahora tenemos un grupo de aliados, entre ellos líderes importantes, con diferentes aptitudes: artesanos, profesores, meédicos, amas de casa, jardineros, estudiantes, etc. que nos ayudan a pasar este mensaje.

Sólo cuando consigamos esto, la sustentabilidad se volverá un tema común en nuestra comunidad, los residentes hablarán de sus logros y sus nuevas ideas en reuniones y fiestas culturales. Mindo se convertiría en una comunidad modelo.

Ángela: Si pudieras conectar con una persona, empresa u organización en turismo responsable, ¿con quién sería y por qué?

Efrain: Para mí, la empresa más interesante para conectarnos sería Rainforest Alliance. Ellos tienen un reconocimiento muy alto y esperamos lograr certificarnos con la misma empresa. Siempre hemos tenido la idea de llegar al más alto nivel de sostenibilidad y responsabilidad social empresarial y pienso que con Rainforest Alliance podríamos llegar a ese nivel.

¡Muchas gracias Efrain! Recuerda que puedes seguir a Casa Divina Lodge en Facebook, Twitter y visitar su página web

 161 visitas

Read More

El crecimiento sostenible del turismo

Quizás nunca hayas oído hablar de San Juan Raya, la verdad que yo tampoco hasta hace unas semanas. San Juan Raya es un municipio que justamente se encuentra en la ‘raya’ entre el estado de Oaxaca y Puebla (México) donde tan sólo residen 75 familias. Este lugar forma parte de la Reserva de la Biosfera de Tehuacán Cuicatlán y cuenta con un recurso turístico único en el mundo: huellas de dinosaurio de la era mesozoica y fósiles marinos. Además, y por si fuera poco, los visitantes pueden ser testigo de las diferentes capas de la tierra desde tiempos remotos que se encuentran expuestas en la cuenca de un antiguo delta de sedimentos. Interesante, ¿verdad? Pues espera que te cuente de qué forma está gestionada la actividad turística de estos recursos..

Hace 20 años muchos de los habitantes de San Juan Raya se dedicaban al campo, a la compra-venta ilegal de fósiles y a enseñar a personas venidas de todo el mundo los núcleos donde se encontraban estas maravillas, para que éstos se los llevaran a sus países. Pero hace 20 años la zona fue calificada como Reserva de la Biosfera, lo que inicialmente vino acompañado de una serie de problemas económicos puesto que las familias tuvieron prohibida toda actividad relacionada con la extracción y modificación de recursos naturales de su lugar de origen. Según me cuenta Doña Vicky, nuestra anfitriona en las cabañas donde nos alojamos, la tensión crecía entre vecinos hasta que ‘a alguien’ se le ocurrió la idea de crear un producto turístico. Al poco tiempo y con ayuda de la Universidad Autónoma de México se crearon una serie de rutas tematizadas y una infraestructura turística básica, mientras que se propagaba un sentimiento de unidad comunitaria y de orgullo por el propio recurso del que ahora sus habitantes se habían convertido en guardianes leales.

Ahora todas las familias de la comunidad de San Juan Raya se benefician de la actividad turística, ya sea de una forma directa o indirecta. Un consejo de turismo comunitario gestiona todas las actividades turísticas donde un gran porcentaje del costo pagado por el visitante es reinvertido en la comunidad; tanto en la conservación y preservación de las rutas, el museo o la oficina de información donde se venden artesanías, como de otras infraestructuras derivadas de las necesidades del pueblo. Esta gestión y administración del turismo ha conseguido que los guías (ya que el guía local está incluido en el costo de la actividad) estén contentos de explicarte y mostrarte la historia de sus recursos, que los vendedores de artesanía estén felices de que te lleves algo hecho por ellos y de que los anfitriones de alojamiento les de gusto que los visites. Las relaciones son sinceras, nadie se siente presionado por actuar o por comprar, el contacto con la autenticidad fluye y la experiencia turística entre los actores se maximiza.

Todo apuntaba a que estaba siendo testigo del escenario perfecto de turismo comunitario sostenible, así que me aventé a preguntar a Don Félix (nuestro guía en la caminata nocturna astrológica) si estaban contentos con la cantidad de turismo que recibían, a lo que me respondió: “bueno nos gustaría que nos visitaran más personas para poder enseñarles todo esto pues nos da mucho gusto, pero tampoco muchas muchas más ya que entendemos que eso puede llegar a dañar lo que les hace venir a vernos”. Creo que esta consciencia por parte de la comunidad que sustenta la actividad turística es la clave del desarrollo sostenible, y de los beneficios de otorgar al pueblo el derecho a gestionar tanto la actividad como el beneficio económico que aporta el turismo en áreas rurales.

 161 visitas

Read More

Newsletter

Recibe nuestro boletín con las últimas noticias en turismo y sostenibilidad.