Sustentabilidad en turismo, un negocio rentable (en un mundo que lo pide a gritos.)

El Amazonas se quema, el plástico inunda los océanos, Julio fue el mes más cálido desde que se tienen registros en el Planeta. El consumo consciente es, ahora más que nunca, una necesidad. Las personas están respondiendo y algunos mercados también. ¿Es la sustentabilidad en el turismo un negocio real? ¿Existe potencial Y, realmente, ¿qué es, de qué estamos hablando?

En primer lugar, la Organización Mundial del Turismo define el turismo sostenible como:

“El turismo que tiene plenamente en cuenta las repercusiones actuales y futuras, económicas, sociales y medioambientales para satisfacer las necesidades de los visitantes, de la industria, del entorno y de las comunidades anfitrionas”.

En segundo lugar, ¿es negocio la sustentabilidad en turismo? Para empezar veamos los resultados, según la FAO, es uno de los segmentos de turismo que crece más rápido en todo el mundo y lo hace a un ritmo de más del 20 por ciento anual — dos o tres veces más rápido que la industria turística en general. En la actualidad de acuerdo con Meleddu y Pulina (2016), este segmento representa más del 7% de la demanda turística global y mueve casi 108 billones de euros anualmente. Además de los resultados y el potencial económico de este turismo, tenemos que pensar en nuestro ecosistema. América Latina con toda su riqueza natural, tiene en ella la principal fuente de atracción para el turismo. Es por esto que es fundamental invertir en sustentabilidad para preservar el negocio, y nuestro hogar.

Todo apunta que es un mercado con resultado hoy y potencial mañana. La encuesta sobre viajes sostenibles desarrollada por Booking, revela que el 42% de los encuestados dijeron que se consideran viajeros sostenibles y el 68% confirmó que tendrían más probabilidades de elegir el alojamiento si supiesen que era ecológico.

En cuanto a las generaciones más jóvenes según CREST, el 73% de los — Millennials y Generation Z — son más propensos a pagar más por la sostenibilidad, en comparación con el 51% de los Baby Boomers.

Para Global Wellness Institute, el crecimiento del turismo de bienestar, en donde se incluyen los viajes sustentables, se proyecta el doble que el del turismo en general, alcanzando los $919 billones de dólares en 2022. En la actualidad las ventas de este tipo de turismo ascienden a $639 y en América Latina y el Caribe la cifra llega a 34 billones de dólares y se estima un crecimiento de 9.5% para el período 2017–2022 en la región.

Nos dirigimos hacia a una época en que los destinos y todos los actores del trade, deben poner en marcha iniciativas y políticas públicas y privadas, para promover un consumo consciente y responsable. Vemos algunos ejemplos:

  • En el 2018 Airbnb lanzó la Oficina de Turismo Sostenible, una iniciativa desarrollada para impulsar el turismo local, auténtico y sustentable en ciudades y países en todo el mundo. 
  • Este año, Buenos Aires se unió a la red de observatorios de la Organización de Turismo Sostenible (INSTO) de la Organización Mundial del Turismo.
  • Recientemente, la Asociación de Amigos de la Patagonia, MADZEN, La Bioguía y ReforestArg lanzaron la campaña «Compensá tu huella», con esta iniciativa se busca que la comunidad turística apadrine la plantación de árboles nativos en la Patagonia, para de esta forma compensar la huella de carbono. 

Especialmente delante de situaciones como:

  • WRAP, organización para la acreditación mundial de producción responsable, estima que la cantidad de desechos plásticos generados anualmente en el Reino Unido es de casi 5 millones de toneladas.
  • Booking.com estima que los millennials y los viajeros de la Generación Z buscarán experiencias sostenibles en sus elecciones de destino, mientras que los proveedores de alojamiento buscarán reducir su uso de plástico y aumentar sus credenciales sostenibles.
  • Según los informes de ambas entidades, un 86 por ciento de los viajeros globales le dijeron a la compañía de vacaciones que estarían dispuestos a pasar algún tiempo en actividades que compensen el impacto ambiental de su estadía, con más del 37 por ciento dispuesto a limpiar el plástico y la basura de una playa u otra atracción turística.

La Organización Mundial del Turismo, plantea que “El desarrollo sostenible del turismo exige la participación informada de todos los actores relevantes, así como un liderazgo político firme para lograr una colaboración amplia y establecer un consenso. El logro de un turismo sostenible es un proceso continuo y requiere un seguimiento constante de sus incidencias, para introducir las medidas preventivas o correctivas que resulten necesarias.”

Es por esto que es importante que la infraestructura en destinos turísticos (y de todos los actores del trade)  tenga en cuenta los siguientes aspectos

  • Manejo responsable de energía y utilización de energías limpias.
  • Diseñar espacios que desde su arquitectura, tengan una aislación térmica y aprovechamiento de luz natural adecuada para un uso eficiente de la energía.
  • Edificios inteligentes y sostenibles: mediante la utilización de técnicas y materiales sostenibles combinadas con tecnología, se desarrolle infraestructura sostenible.
  • Tener un plan claro de reciclaje en ejecución.
  • Fomentar y comercializar productos locales y artesanales.
  • Fomentar las buenas prácticas de producción sostenible y promover la certificación adecuada.
  • Reducción del consumo de plásticos: desde la sustitución de bolsas hasta las botellas.
  • Revalorización y fomento de la cultura local
  • Gastronomía y alimentación saludable
  • Fomento de condiciones laborales justas y equitativas

El turismo sostenible debe generar  también un alto grado de satisfacción a los turistas y convertirse en  una experiencia de vida , que los haga más conscientes y fomente en ellos buenas prácticas turísticas .

Viajar te hace mejor persona. Descubrir nuevas geografías y culturas, compartir con otros y salir de nuestra zona de confort nos desafía y nos amplía el conocimiento. Como casi todo lo que hacemos, nuestros viajes generan una huella de carbono que nos impacta, es imposible negarlo.
Por esta razón es que desde Madzen apoyamos el programa Reforest-arg que busca la compensación de esa huella a través de la reinserción de bosques nativos que han sufrido incendios y convocamos a la industria del turismo a que se sume a la misión de contar como podemos seguir viajando compensando el impacto que generamos al hacerlo.

Este artículo es un resumen de la noticia original publicada por Lab Travel Experience: Sustentabilidad en turismo, un negocio rentable (en un mundo que lo pide a gritos.)”.

 199 visitas

Read More

El ejemplo sostenible de Angkor Wat

Fuente: National Geographic

Los destinos sostenibles están cada vez mejor valorados entre los viajeros. Las vacaciones deseadas pasan también por cuidar el planeta y minimizar el impacto en el destino, ya sea participando en alguna acción local, como una limpieza de playa o acciones de repoblación de corales, o bien apoyando la economía local y reduciendo la generación de residuos.

Las opciones empiezan ya a ser muy amplias. Muchas ciudades, costas y pueblos del mundo están apostando por el turismo responsable, gracias al impulso y apoyo de empresas y también de las comunidades locales.

Un claro ejemplo es Siem Reap, en Camboya, donde se localizan los famosos templos de Angkor. Esta pequeña localidad, que en los últimos años ha visto crecer exponencialmente la afluencia de turistas, trabaja para convertirse en destino ecológico. Lo tienen claro. El turismo debe ser sostenible y el dinero que genera la actividad tiene que beneficiar a la comunidad local. Algunas iniciativas para conseguirlo son:

  • CUENTA CON UN ORGANISMO DE TURISMO ECOLÓGICO (CTB). Una institución integrada por empresas locales que garantiza las buenas prácticas turísticas y que trabaja para que los beneficios se reviertan en la comunidad.
  • HOTELES ECOLÓGICOS Y ‘PLASTIC FREE’. El Anjali by Syphon ofrece a sus clientes estación de refill de agua y venta de botellas reutilizables de acero inoxidable.
  • ESTACIONES DE RECARGA DE AGUA POR TODA LA CIUDAD. El proyecto RefillNotLandfill, que se está extendiendo por todo el Sudeste Asiático, cuenta con multitud de empresas afiliadas. Llenar la botella de agua potable es fácil, cómodo y además gratis.
  • MERCADOS DE PRODUCTOS LOCALES. La comunidad local lucha contra las importaciones chinas que inundan muchos de los mercadillos del mundo. Por eso han creado, entre otros, el Made in Cambodia Market, donde artistas y artesanos de Siem Reap venden sus propios productos, y a buen precio.
  • MEJOR A GRANEL. La venta de productos a granel es otra de las grandes apuestas ecológicas de Siem Reap. Babel Ecoshop es una de las tiendas en las que los viajeros pueden comprar a granel champú, detergente, repelente de mosquitos y muchos otros productos.
  • ARTESANÍA DESDE LA BASURA. La limpieza de bolsas de plástico en las calles y la venta de productos reciclados es el latemotiv de Rehas Trash, una organización que beneficia a mujeres de Siem Reap en situación de especial vulnerabilidad.

El ejemplo de Siem Reap, viene a constatar que no se trata de concebir una nueva forma de entender la naturaleza y la actividad económica, sino de volver a conectar con ella y de rescatar el valor de la comunidad, como ya se hacía en el pasado. Es, en definitiva, rescatar el vínculo emocional que conecta a las personas con el entorno.

Este artículo es un resumen de la noticia original publicada por National Geographic: El ejemplo sostenible de Angkor Wat.

 199 visitas

Read More

Wave of Change, el movimiento enfocado en el desarrollo de un turismo responsable con el medio ambiente.

El Grupo Iberostar puso en marcha en 2017 el ambicioso movimiento Wave of Change, diseñado en línea con el Objetivo 14 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas (ODS), “Vida Submarina”, que trabaja sobre tres pilares fundamentales: la eliminación de los plásticos de un solo uso, el fomento de consumo responsable de pescado y la mejora de la salud costera. El pasado mes de junio se inauguró el primer Coral Lab de la cadena en uno de sus hoteles de República Dominicana y tuvimos la oportunidad de hablar con Macarena Blanco, coordinadora científica del laboratorio para que nos contase más acerca del proyecto:

Jennifer: ¿Cómo surgió el interés por la restauración costera?

Macarena: Actualmente, el 80% de los hoteles de playa con los que cuenta el grupo, se encuentran frente a arrecifes, todos sabemos la importancia de su conservación puesto que albergan poblaciones enteras de peces y protegen los medios de vida. Tras varios meses de estudio e investigación, la vicepresidenta y CSO (Chief Sustainability Officer) de Grupo Iberostar, Gloria Fluxà, quien es una completa amante del océano, planteó a la doctora Megan Morikawa, actual directora de Sostenibilidad de Iberostar, qué necesitaba la comunidad científica para poder escalar la restauración de arrecifes, fue entonces cuando comenzaron a trabajar mano a mano en la creación del primer laboratorio de corales.

Autora: Jennifer Peral.

Jennifer: ¿Qué funciones tiene el Coral Lab?

Macarena: Desde hace 5 años contamos con un vivero de corales en Bayahibe, creado gracias a la ONG FUNDEMAR y el centro de buceo Dressel Divers Punta Cana, donde hemos conseguido que se reproduzcan y se reduzca el impacto negativo que las condiciones climáticas y la pesca han creado al ecosistema marino, además es muy útil para fines ecológicos puesto que aumenta la diversidad genética de los corales.

El laboratorio se creó con el fin de apoyar científicamente las operaciones del vivero y así contar un con banco genético de individuos para no tener únicamente operaciones en el mar, evitando perder su evolución ante cualquier catástrofe meteorológica.

También nos es posible estudiar el desarrollo de cepas de coral resistentes al calentamiento global, que podrían reponer los arrecifes debilitados que sustentan poblaciones enteras de peces y protegen los medios de vida costeros. Por último, otro de los objetivos clave del laboratorio es dar a conocer a los clientes del hotel y a la comunidad local el mundo de los corales, su importancia y las amenazas a las que se enfrentan.

Autora: Jennifer Peral.

Jennifer: ¿Contáis con el apoyo de alguna Fundación?

Macarena: Sí, actualmente contamos con el apoyo de la organización local Fundemar y el centro de buceo Dressel Divers Punta Cana, gracias a los cuales somos capaces de realizar operaciones en el mar. Fundemar además nos apoya con la formación de nuestros dos técnicos de restauración quienes se encargan de limpiar las algas de las estructuras, fragmentar los corales para sacar muestras y demás funciones para dar seguimiento a nuestro vivero de Bayahibe.

Por otro lado, pertenecemos a la Red Arrecifal Dominicana(RAD) y al Consorcio Dominicano de Restauración Costera(CDRC) quienes se encargan de coordinar la restauración de todos los viveros de arrecifes del país. De esta forma, trabajamos con el apoyo de otras organizaciones pertenecientes a la Red y al Consorcio, como es el Grupo Punta Cana.

Jennifer: ¿Qué más está haciendo el movimiento Ola de Cambio?

Macarena: Como hemos comentado este movimiento apuesta por la salud costera ya que está muy enfocado tanto en la protección y preservación de los arrecifes de coral como la de los manglares y las praderas de posidonia. Al mismo tiempo, tenemos otras dos líneas de acción: el plástico y la pesca. Uno de nuestros objetivos para 2020 es conseguir eliminar totalmente el plástico de un solo uso en todos nuestros hoteles sustituyéndolos por materiales más respetuosos con el medio ambiente.

Así mismo, los uniformes de los empleados están siendo confeccionados con tejidos reciclados, inspirándose en los principios de la economía circular. Realmente estamos recibiendo un feedback muy positivo de nuestros clientes ya que se informa de todas las mejoras que se están implantando y los motivos por los que lo hacemos para concienciar y educar al mismo tiempo. En cuanto a la pesca, se está fomentando esta nueva iniciativa de pescasostenible, que nos ha convertido en la primera cadena hotelera de España y la quinta en Europa en contar con la certificación MSC otorgada por la Marine Stewardship Council, una organización mundial independiente sin ánimo de lucro que establece un estándar para la pesca sostenible.

MSC certifica todos los pasos del proceso para que sea sostenible desde la captura del pez hasta que es servido el pescado a un cliente, asegurando que se cumplen los rigurosos estándares establecidos por la asociación. También hemos conseguido firmar acuerdos con WWF, Fish Wise y proveedores locales de pescado para evaluar el riesgo, la responsabilidad, la sostenibilidad del consumo de pescado y ayudar a que pesquerías locales consigan financiación para obtener certificaciones ambientales.

Autora: Jennifer Peral.

Jennifer: ¿Tenéis pensado llevar a cabo acciones sociales en las comunidades de la zona?

Macarena: Sí, hemos colaborado con un colegio de Friusa, una de las zonas más vulnerables de Bávaro, donde realizamos una pequeña formación sobre los corales y la importancia de la conservación de los arrecifes, hicimos manualidades y un calendario con materiales reciclados. Puesto que fue todo un éxito, tenemos pensado seguir realizando estas actividades en diferentes colegios de la zona.

Por otro lado, a través de la RAD queremos organizar visitas con escuelas al laboratorio o dar charlas para promover la educación ambiental que tanto necesita el país.

¡Muchas gracias por tu tiempo Macarena! Recuerda que puedes seguir el movimiento #WaveofChange desde las redes sociales del Grupo Iberostar en Facebook, Twitter e Instagram.

 199 visitas

Read More

Estas serán las ciudades más afectadas por el ‘overtourism’ en 2030

Según la ONU el mundo tendrá 11.500 millones de habitantes dentro de 80 años, si el crecimiento de la población continúa como en la actualidad. Por lo que es natural que el turismo, que supone un 10,4% del PIB mundial, siga creciendo en los próximos años.

El ‘overtourism’, es decir, los problemas que pueden surgir debido a la llegada masiva de personas y el hacinamiento es el principal reto al que se enfrentarán ciudades de todo el mundo, algunas con más o menos suerte. 

¿Cómo será en 2030? ¿Estarán las ciudades preparadas para la llegada masiva de turistas? ¿Qué ciudades estarán más preparadas y cuáles menos? Lo sabemos gracias a un nuevo estudio.

‘Destination 2030. Global cities’ readiness for tourism growth’ es la investigación realizada por JLL y WTTC en 50 países y con más de 75 indicadores con el objetivo de ayudar a dichas ciudades a implementar mejoras y enfrentarse a los desafíos del crecimiento futuro. “Este informe no pretende dar una hoja de ruta prescriptiva. Cada destino es único, con sus propias especificidades y necesita adaptarse a sus circunstancias”, advierten.

Para ello han analizado -según factores de pronóstico de crecimiento entre 2017 a 2027- a las ciuades en cuatro grandes bloques como son la concentración de la actividad de los visitantes, el ocio, un índice de preparación urbana y una evaluación del compromiso relacionado con las políticas de turismo.

Aspectos como las actividades que realizan los visitantes, el alojamiento, la conectividad, si hay disponibilidad de mano de obra, cuál es el ambiente de las ciudades -si hay o no estabilidad-, si hay planes de crecimiento de turismo sostenible o no, si tienen un plan de desarrollo económico, etc.

El estudio dividió las ciudades en 5 categorías y puedes conocer un resumen de los datos en este enlace.

Este artículo es un resumen de la noticia original publicada por Traveler: Estas serán las ciudades más afectadas por el ‘overtourism’ en 2030”.

 199 visitas

Read More

Flygskam, la “vergüenza de volar” en Suecia que preocupa a la industria de la aviación

¿Viajar en avión o usar otro medio de transporte? La pregunta se está convirtiendo para muchos en un dilema ético debido al impacto de la aviación en el cambio climático.

Y ningún país ha tomado ese dilema tan en serio como Suecia, donde se ha extendido un nuevo término, “flygskam“, que significa, literalmente, “la vergüenza de volar“.

El nombre se refiere a un movimiento creciente en el país escandinavo, que urge a los pasajeros a no volar y a elegir medios alternativos de transporte para reducir su huella de carbono.

Los suecos hablan ahora de “tagskryt” u orgullo de viajar en tren. Algunos suecos que viajan en tren incluso alientan a sus compatriotas a hacer lo mismo subiendo fotos de sus travesías ferroviarias con el hashtag #tagskryt .

Al viajar en tren un pasajero emite 14 gramos de dióxido de carbono (CO2) por km, en comparación con 285 gramos emitidos si se desplaza en avión. Los cálculos, realizados por la Agencia Ambiental Europea (EEA por sus siglas en inglés), son para un tren de cerca de 150 pasajeros y un avión de 88.

Para aviones de mayor porte, la cifra puede superar 170 gramos de dióxido de carbono por km por pasajero, de acuerdo a un informe del London School of Economics.

Pero uno de los mayores problemas de la aviación es que no solo emite CO2. Cuando los aviones queman combustible también liberan vapor de agua y óxido nitroso, otros gases de invernadero.

Uno de los primeros impulsores del flygskam fue el medallista de oro olímpico y ahora comentarista Bjorn Ferry, conocido por viajar cientos de km en tren a eventos deportivos y negarse a volar debido al cambio climático.

Y la idea ganó más adeptos luego de que la madre de la activista adolescente sueca Greta Thunberg declarara públicamente su intención de no volver a volar.

La idea se hizo aún más popular cuando Greta Thunberg realizó este año una gira de dos semanas por varias ciudades europeas, siempre en tren.

El movimiento del flygskam genera preocupación en la industria de la aviación y fue uno de los temas de la cumbre de tres días de la industria que tuvo lugar el mes de junio en Seúl.

Este artículo es un resumen de la noticia original publicada por BBC: Flygskam, la “vergüenza de volar” en Suecia que preocupa a la industria de la aviación.

 199 visitas

Read More

Newsletter

Recibe nuestro boletín con las últimas noticias en turismo y sostenibilidad.