La conexión sociocultural 4.0: viajes virtuales a la India con Mango Shape

Viajes virtuales a la India con Mango Shape
Tali con la comunidad de mujeres en India

La Asociación Mujeres Viviendo Sus Sueños son un equipo de mujeres residentes en España que trabajan mano a mano con un equipo en India. Su asociación surge de la mano de Mango Shape, un emprendimiento dedicado a la organización de viajes y la conexión sociocultural con India. A partir del deseo de seguir viajando y apoyando a comunidades vulnerables, tal como se hacía en los viajes presenciales, han desarrollado ahora viajes virtuales. De esta manera pueden continuar con su compromiso de empoderamiento de las mujeres locales, apoyo a sus comunidades y contribución al crecimiento profesional y económico del equipo de Mango Shape en India. Hablamos con Tali Reshef, creadora de Mango Shape.

Cristina: ¿Qué proyectos sociales apoyáis y cómo actuáis?

Tali: Un proyecto en cada destino es nuestra misión. En cada viaje proponemos una acción solidaria que responde a necesidades de la población en los destinos. A través de la cooperación con entidades locales y del contacto directo con las mujeres, definimos un proyecto como objetivo de cada viaje.

Ahora, con los dos viajes virtuales que hemos realizado, la comunidad viajera y solidaria que estamos conformando, aportó lo necesario para:

  • la compra de un tambor para que Védica, una niña de 10 años de Pushkar, apasionada por la música, pueda seguir aprendiendo y desarrollando su vocación.
  • la compra de una vaca para Rani, una mujer viuda de Dharamshala, de manera que pueda tener los medios de vida necesarios para llevar su familia adelante y que sus 3 hijas continúen con sus estudios, ya que este es su único ingreso, vender la leche de la vaca por su pueblo.

En el próximo viaje del 18 de abril al Templo Dorado en la ciudad de Amritsar, introduciremos un proyecto de cooperación para dar becas de 6 meses a mujeres jóvenes de los pueblos cercanos a Dharamshala. Esta acción, les permitirá formarse profesionalmente en áreas como estética, electricidad y hostelería.

Estos proyectos consiguen un impacto positivo en las comunidades, que se puede entender en ejemplos como el que contamos en nuestra newsletter.

Rani con sus hijas en India
Rani con sus hijas

Cristina: ¿Cómo ha afectado la pandemia a vuestro negocio y a las comunidades locales?

Tali: Con la pandemia, los viajes de mujeres que organizábamos a la India se paralizaron. Consecuentemente en España nos vimos muy perjudicadas, pero especialmente el equipo de Mango Shape en India se vio profundamente afectado. Varios de nuestros guías allí son el sustento de sus familias y viven del turismo. La falta de turistas en muchas de las comunidades con las que trabajamos han implicado un importante debilitamiento en su poder adquisitivo y también la pérdida de ocupación de muchas personas que integran la cadena de servicios y productos dedicados al turismo.

Los viajes virtuales, que están siendo un aprendizaje formativo para tod@s, ha sido una importante apertura a las posibilidades que brinda la tecnología y una fuente de sustento para nuestro equipo allí.

Un buen ejemplo de ello es Esha, nuestra guia de Rishikesh, una joven que es el gran apoyo económico de su familia: su padre no trabaja por problemas de salud, sus hermanos son pequeños y su madre vende ropa y gana poco. Gracias a los viajes virtuales ella se ha formado en grabación de vídeo y continúa apoyando económicamente a su familia, mientras sigue haciendo lo que le gusta y enamorándonos de su ciudad.

Cristina: ¿Qué manera habéis encontrado para seguir apoyando a las comunidades locales?

Tali: En los viajes presenciales ofrecíamos nuestro apoyo a las necesidades de la población local con la ayuda de materiales de vendaje, medicamentos e higiene, material de escritura y aprendizaje, ropa, zapatos, juguetes y mucho más. Algo similar es lo que hemos empezado a hacer con los viajes virtuales: responder a las necesidades locales a través de la recaudación de dinero.

Ahora estamos contactando con entidades locales que nos abren un espectro más amplio de cooperación en proyectos de mayor impacto y continuidad, como es el de las becas para la formación de mujeres jóvenes.

Nuestro objetivo es continuar desarrollando estos contactos en los destinos y tejer redes de apoyo con organizaciones locales en India, que nos abran las puertas para cooperar en proyectos de empoderamiento de mujeres, y  nos permitan seguir construyendo una comunidad de mujeres viajeras y locales.

Conexión virtual con Dharamshala con Jony, el guía local

Cristina: ¿Cómo habéis organizado los viajes virtuales? ¿Cómo ha respondido la comunidad local?

Tali: El año de la pandemia se cumplían 10 años de viajes a India. Al no poder celebrarlo junt@s hemos decidido crear un viaje virtual, visitando diferentes ciudades de India que tanto amamos. Así que organizamos un promo y nuestros colaboradores en India se unieron a nuestra visión en seguida.

Desde el principio hemos trabajado conjuntamente con el equipo de India para la creación y desarrollo de estos viajes virtuales. Nuestro editor de vídeos y nuestros guías en cada destino, se han involucrado en los viajes, abriendo sus hogares y comunidades, llevándonos a lugares únicos que llegan a conmover al viajer@ virtual. Para nuestros guías es muy valioso seguir en contacto con los viajer@s y transmitir su cultura, religión y costumbres.

Los viajes técnicamente están construidos sobre tres pilares: grabaciones editadas que realizamos con anticipación pocos días antes del viaje, visitas y encuentros en vivo con la gente local, que permiten a l@s viajer@s a conectarse y vivir el viaje con todos los sentidos; alguna experiencia que l@s viajer@s virtuales pueden hacer en su casa durante o después del viaje.

Cristina: ¿Qué impactos positivos generan estos viajes virtuales a las comunidades y al viajero?

Tali: Nos gustaría resaltar por una parte, el impacto que han tenido sobre las comunidades locales en estos tiempos de pandemia. No solo les ha permitido continuar conectados con los viajeros, sino también hacer partícipes a sus comunidades y familias, aprender nuevas habilidades y tecnologías y, por supuesto, producir ingresos.

En cuanto a l@s viajer@s, destacaríamos que los viajes virtuales han permitido que personas que por algún motivo antes no podrían haber hecho un viaje de este tipo, lo pueden ahora vivenciar sin salir de su casa. Incluso a veces permite disfrutar de momentos más auténticos, como lugares que no están  preparados para el turista.

La conexión virtual, tiene un alcance que rebasa fronteras, acorta las brechas y distancias, y sobre todo permite una sensación de equidad, de igualdad: estamos en la misma pantalla y en ventanas iguales, todos somos de alguna manera viajer@s y anfitriones. Esto facilita crear comunidad y estrechar lazos. A estas ventanas nos gusta llamarlas “las ventanas de corazón del zoom”.

Conexión virtual con Conexión Esha y las niñas de la comunidad local en Rishikesh

Cristina: ¿Crees que los viajes virtuales han venido para quedarse?

Tali: Creemos que han venido para quedarse y convivir con los viajes presenciales. También cuando podamos volver a viajar, la manera virtual será un gran apoyo para preparar a l@s viajer@s, conectar con el destino, con los guías y los anfitriones.

Para nosotras, los viajes virtuales son una oportunidad para seguir construyendo puentes de conexión humana y solidaria. Seguir sembrando el cambio en una comunidad que va tomando forma. Nos permiten ampliar el público y potenciar el alcance de nuestras propuestas.

Cristina: ¿Cómo podemos apoyarnos en la tecnología para innovar en el sector de los viajes?

Tali: Es el momento ideal para alejar a la tecnología del prejuicio de frialdad. Gracias a la tecnología podemos seguir conectados con otros países y podemos seguir viajando y despertando nuestros sentidos con experiencias auténticas en directo. Podemos conectar con las personas, disfrutar de un recorrido completo, llegando a sitios recónditos que por itinerario seguramente no daría tiempo a visitar in situ.

La tecnología nos invita a seguir siendo creativas y nos recuerda que a veces los límites solo están en nuestra cabeza. Que un momento de cambio, como el que estamos viviendo ahora más allá de todas las dificultades, también nos ofrece un regalo con nuevas y sorprendentes oportunidades para seguir viajando, soñando y contribuyendo para el cambio.

Cristina: ¿Qué aprendizaje habéis sacado de este giro en vuestra manera de presentar los viajes?

Aprender a trabajar en equipo en remoto entre India y España, superando los retos de la tecnología y acortando las brechas. Los viajes virtuales los construimos en conjunto. Requieren una preparación diferente, un diálogo más continuo y personalizado, una relación de interdependencia más estrecha.

Por otra parte, el alcance potencial que te permite la conexión virtual tanto en relación con la comunidad viajera, como en cuanto a la comunidad local nos ha abierto un mundo de posibilidades.

Lo más sorprendente, incluso para nosotras, ha sido descubrir que es posible sentir y transmitir las sensaciones de forma virtual casi como si estuviésemos presentes en el lugar. Que la experiencia l@s viajer@s la sienten en el cuerpo, en la emoción, que es una aventura con todos los sentidos. Tal como nos ha comentado alguna de nuestras viajeras: “Cuando volvemos del tour online, lleva tiempo volver, como cuando volvemos realmente de India”.


Gracias a Tali Reshef por contarnos cómo en época de pandemia han seguido apoyando las comunidades de la India a través de los viajes virtuales. Si quieres más información, entra en su web.

 1,074 visitas

Comentarios

Deja un comentario


* Campos obligatorios.

Newsletter

Recibe nuestro boletín con las últimas noticias en turismo y sostenibilidad.