¿Ha llegado el fin de los vuelos de bajo coste?

Las compañías de bajo coste existen desde hace más de 70 años. Fue en 1949 cuando la Pacific Southwest Airlines empezó a transformar los viajes en avión con sus operaciones en los aeropuertos más pequeños de la Costa Oeste de Estados Unidos, además de otras muchas novedades para la época, como los billetes automatizados o las máquinas de facturación automática. 

Sin embargo, la revolución del bajo coste se produce en fechas mucho más recientes, con la liberalización del transporte aéreo. En Europa, la aparición de este tipo de compañías, como Ryanair, EasyJet, Air Berlin o Vueling, transformaron, como nunca antes, el sector turístico y contribuyeron a la democratización de los viajes. 

Además, las ‘low cost’ permitieron que un gran número de ciudades medias, hasta ese momento ajenas al turismo, empezaran a convertirse en destinos para miles de viajeros. Antes, las rutas aéreas estaban de alguna forma monopolizadas por muy pocas compañías y la organización del tráfico solía hacerse de un modo que podríamos llamar ‘radial’: desde las pequeñas ciudades sólo se podía viajar a las capitales y de éstas al extranjero. 

Por el contrario, las compañías de bajo coste tienen un modelo de negocio muy diferente. Su objetivo es ofrecer rutas desde aeropuertos secundarios, con poco tráfico, lo que les permite estar menos tiempo en tierra. No podemos olvidar que estamos hablando de negocio y que cada minuto que los aviones están parados las compañías están perdiendo dinero. Los pequeños y medianos aeropuertos facilitan un aterrizaje y despegue con menor tiempo de espera y, por tanto, un menor gasto de combustible.

Paralelamente, muchos gobiernos municipales y regionales -aunque no quieran reconocerlo públicamente- otorgaron subvenciones a esas compañías para que se establecieran en sus aeropuertos, ya que vieron en las compañías de bajo coste una oportunidad única para atraer el turismo. Ciudades como Cracovia, Leipzig, Palermo, Dresde o Bilbao empezaron a situarse en el mapa turístico. 

Las compañías de bajo coste permitieron, por tanto, una posibilidad de rutas mucho mayor. Además, la liberalización del tráfico aéreo coincidió con el gran auge de Internet. Cualquier persona tiene ahora la posibilidad de comparar precios y comprar al momento, cosa que no ocurría hace unos años, cuando sólo se podía comprar billetes de avión a través de las agencias de viajes. Esto, evidentemente, también ha supuesto un ahorro importante en los costes. 

Hay otros muchos aspectos que contribuyeron a que el precio de los billetes de estas aerolíneas sea mucho más bajo que el de las compañías aéreas tradicionales: los aviones no suelen ser propiedad de las empresas, sino que están gestionados en régimen de leasing; las compañías prescinden de muchos de los servicios que ofrecen los aeropuertos (autobuses que trasladan a los pasajeros entre el avión y la terminal, plataformas que permiten la entrada en el aparato sin pisar la pista, etc.), los vuelos no ofrecen comida o revistas. 

Todo esto, como decimos, permitió bajar el precio. Y a menor precio, más viajes. Numerosos turistas multiplicaron sus escapadas con motivo de vacaciones, fines de semana o puentes festivos. Se consiguió, como hemos indicado antes, una democratización del turismo y una multiplicación de los destinos. Cualquier ciudad podía ser ahora un destino turístico. Las ventajas para el sector turístico eran evidentes. 

Pero, como en otras muchas cosas, no es oro todo lo que reluce. El aumento de los viajes trajo consigo un incremento de la contaminación y contribuyó a la masificación de muchas ciudades del mundo. Muchos residentes de ciudades hasta ese momento poco o nada turísticas, empezaron a sentirse expulsados de propias ciudades ante la llegada de millones de turistas. 

Esa era la imagen a la que muchas personas se habían acostumbrado. Hasta que llegó la Covid-19. Los efectos provocados por la pandemia han sido devastadores para el sector turístico, pero también han permitido que volvamos a disfrutar de nuestras ciudades sin masificación, que no haya que esperar colas interminables para ver un museo o que incluso se pueda pasear de forma tranquila. Y esto tiene consecuencias. 

Francia ha anunciado estos días su intención de prohibir los servicios regulares de transporte aéreo de pasajeros en los trayectos en el interior del país que puedan realizarse en tren en menos de dos horas y media, según indica el artículo 36 de la ley de lucha contra el cambio climático aprobada el 10 de abril por la Asamblea Nacional, pendiente de aprobación en el Senado.

La limitación de vuelos en favor de la alternativa ferroviaria es una de las medidas más innovadoras del proyecto de ley del clima y la resiliencia, presentado el pasado mes de febrero al Consejo de Ministros por la ministra de Transición Ecológica, Barbara Pompili. El texto asumido por el presidente Emmanuel Macron incluye buena parte de las propuestas elaboradas por la Convención Ciudadana por el Clima creada especialmente por el propio presidente Macron, con participación de entidades sociales, para el debate del problema climático.

Pese a que en algunos aspectos el proyecto supone un avance importante respecto a la actual legislación francesa sobre cambio climático y tiene como objetivo reducir sus emisiones de carbono, en Francia, en un 40% de aquí a 2030 con respecto a los niveles de 1990, durante las últimas semanas ha recibido numerosas críticas de diversos grupos ecologistas que consideran que debería ser aún más ambiciosa.

Entre los principales objetivos del artículo 36 de este proyecto de ley se encuentra la eliminación de los vuelos regulares de pasajeros entre París (Orly) y Nantes, Lyon o Burdeos, por poner algunos ejemplos. La Convención Ciudadana por el Clima había exigido renunciar a los vuelos domésticos en caso de existir alternativas de menos de 4 horas en tren, aunque finalmente se optó por las dos horas y media para no dejar territorios incomunicados. 

Pese a rebajar el margen de vuelo, la medida ha provocado la indignación de parlamentarios de diferentes bandos, a menudo elegidos en demarcaciones del suroeste de Francia, recordando que Airbus tiene su sede en Toulouse. Igualmente, han llegado numerosas críticas por el costo humano desproporcionado de la prohibición. 

Sin embargo, lo más destacado ha sido el debate que la medida adoptada por Francia supone para el sector turístico de toda Europa y no son pocos los empresarios que se preguntan si no estamos asistiendo al final de las compañías de bajo coste y, por tanto, al fin del turismo que hemos conocido en los últimos años. 

Ya antes de la pandemia, para moderar el impacto negativo del turismo, un movimiento ambientalista mundial llamado ‘vergüenza de volar’ (flight shaming en inglés) animó a los viajeros a evitar los viajes en avión. Hay que tener en cuenta que el sector del transporte es responsable de una cuarta parte de las emisiones de carbono en todo el mundo. La aviación representa poco más del dos por ciento de ellas, y antes de que comenzara la pandemia, el número de personas que tomaban vuelos comerciales no paraba de crecer. 

Ahora la preocupación por el daño irreparable de las emisiones de carbono de los vuelos está haciendo que un grupo creciente de viajeros cambie sus hábitos. Los defensores de un turismo más verde son optimistas con el hecho de que el brote de coronavirus no cambiará eso. Es evidente que tenemos que hay destinos a los que hay que seguir viajando en avión, pero parece que ha llegado el momento de equilibrar el crecimiento y el respeto al medio ambiente. Sin sostenibilidad, ya sabemos, no habrá turismo.


Este artículo es un resumen de la noticia original publicada por Sustentur: “¿Ha llegado el fin de los vuelos de bajo coste?”.  Con la colaboración de Francisco Manuel Pastor Marín.

 82 visitas

Read More

El Observatorio FiturNext desvela las tres iniciativas ganadoras de su reto 2021

FiturNext, el observatorio de FITUR dedicado a promover buenas prácticas turísticas en clave de sostenibilidad patrocinado por Mastercard, ha anunciado hoy las tres iniciativas ganadoras de su reto 2021: Afrikable, Fundación Codespa y Women in Travel CIC, este año dedicado al fomento de la igualdad de género en la industria turística. El veredicto se ha determinado tras analizar más de 400 proyectos alrededor del mundo relacionados con el sector turístico.

Iniciativas premiadas por su contribución y replicabilidad

El proceso de selección de las iniciativas ganadoras se ha basado en el Barómetro de Replicabilidad, un modelo desarrollado por el Observatorio FiturNext que evalúa las posibilidades que tienen las prácticas para ser adaptadas por otros actores del sector con diferentes recursos y en diferentes contextos. Adicionalmente, para la presente edición del Observatorio se ha creado el Barómetro de Impacto, una herramienta que combina diferentes indicadores para medir el grado de repercusión de los proyectos y se realiza a través de entrevistas personales. Por último, se han considerado los apuntes del Consejo Asesor de FiturNext, que ha proporcionado evaluación externa de carácter internacional.

La empleabilidad y la inclusividad, los grandes focos de las iniciativas ganadoras

Las tres iniciativas ganadoras tienen en común su importante contribución en el abordaje de los retos actuales en cuanto a igualdad de género y la generación de valor en el turismo a través del fomento de la empleabilidad y la inclusividad.

En concreto, Afrikable es una una entidad que ofrece oportunidades laborales a mujeres dentro del sector turístico en Kenia. Mediante el proyecto “Vacaciones solidarias”, organiza viajes al país africano contratando todos los servicios con mujeres locales, contribuyendo a su desarrollo profesional e independencia. La iniciativa genera impacto positivo al facilitar trabajo a entre 50 y 100 mujeres en situación de vulnerabilidad.

Por su parte, Fundación Codespa es una organización que, a través de su programa “Rutas”, impulsa el desarrollo del turismo rural comunitario e inclusivo a través de sus acciones en Perú y Bolivia. Ofrece rutas de turismo rural lideradas mayoritariamente por mujeres. En total, 312 emprendedoras han podido crear su propio negocio gracias a su ayuda. Su propuesta no solo aumenta la presencia femenina en el sector, sino que permite que la mujer tenga un peso mayor en la economía familiar.

Por último, Women in Travel CIC es una empresa social de Inglaterra que usa el turismo como fuerza de impacto positivo, a la vez que genera oportunidades laborales a mujeres en riesgo de exclusión. A través de un programa formativo, han preparado a más de 2.000 mujeres para el entorno profesional y una de cada tres ha conseguido un empleo. La iniciativa resulta asimismo beneficiosa para las empresas turísticas, ya que promueve la captación de talento femenino en la industria.

La entrega de premios, que tendrá lugar en el marco de Fitur entre los días 19 y 23 de mayo, irá acompañada por una amplia programación de charlas, ponencias y diálogos con reconocidas profesionales del sector comprometidas con la igualdad. FiturNext también presentará su informe 2021.


Este artículo es un resumen de la noticia original publicada por IFEMA: “El Observatorio FiturNext desvela las tres iniciativas ganadoras de su reto 2021”.  

 82 visitas

Read More

Planeterra lanza el movimiento por el Turismo Comunitario Global

Apoyar a las empresas de turismo comunitario tiene el potencial de cambiar millones de vidas mientras el mundo comienza a viajar de nuevo, así como de ofrecer experiencias locales inolvidables a los viajeros. Pero son pocas las empresas de turismo comunitario que cuentan con el conocimiento y los recursos para poder aprovechar al máximo la cadena global de suministro del turismo.

La Red Global de Turismo Comunitario quiere cambiar eso. Creada por una organización sin ánimo de lucro, Planeterra, la red busca cambiar la cara de los viajes poniendo a las comunidades en el centro de los esfuerzos del turismo, y conectarles con empresas turísticas que puedan ayudarles a recuperarse tras la pandemia.

Planeterra ha reunido en una red a más de 200 empresas turísticas comunitarias de 68 países, para compartir las experiencias y las lecciones aprendidas a través de tres principales recursos: una comunidad virtual con la que conectar y compartir ideas y contactos, la promoción y el marketing que conlleva la presencia global de Planeterra y un Centro de Aprendizaje Online por el que Planeterra obtuvo importantes reconocimientos en los Premios de Turismo Responsable de WTM 2020. 

Jamie Sweeting, presidente de Planeterra, identifica que la formación y el apoyo es, a menudo, la mayor barrera que encuentran las empresas de turismo comunitario, y que las mujeres, las comunidades BIPOC, y las comunidades en áreas rurales en particular no cuentan con el acceso que necesitan para hacer crecer su negocio. 

Planeterra lanza el movimiento por el Turismo Comunitario Global

“Planeterra está rompiendo esas barreras para que las comunidades puedan obtener mayores ingresos de los viajeros y así cumplir sus objetivos comunitarios – ya sea empoderamiento de las mujeres, la celebración cultural, la conservación medioambiental, el acceso a la sanidad y la educación, o la mejora de su autoestima y orgullo. La unión de las comunidades para darse apoyo mutuo y moldear colectivamente el futuro del turismo comunitario está creando esperanza en el momento en el que más se necesita”, dice Sweeting.

Planeterra cuenta con una reconocida trayectoria en ayudar a empresas de turismo comunitario a generar ingresos. Entre 2015 y 2019, la organización sin ánimo de lucro ha ayudado a generar más de $10 millones en ingresos turísticos en comunidades. A través de la Red Global de Turismo Comunitario y las alianzas estratégicas con organizaciones internacionales que incluyen Destination Mekong, Community Homestay Network, Travolution, Komu Travel y Trade + Impact, Planeterra busca llegar a más comunidades. La organización sin fines de lucro también se ha asociado con varias asociaciones nacionales de turismo comunitario en países como Kenia, Bolivia y Panamá. Friends-International, Regenera y World Animal Protection también están asesorando a Planeterra sobre recursos de aprendizaje sobre protección infantil, sostenibilidad ambiental y bienestar animal.

“Creemos firmemente que el turismo comunitario es la manera más efectiva para que la industria de viajes impacte de manera positiva en las comunidades locales – y con nuestro modelo podemos cambiar millones de vidas en los próximos años”.

No podemos hacer esto solos. Para poder conseguirlo, la industria turística necesita más viajeros, más compañías de viajes y más gobiernos que se unan a Planeterra, y que pongan las comunidades en el corazón de la recuperación del turismo. Esto asegurará que la población local se beneficie del turismo a medida que éste emerge post-COVID,” afirma Sweeting.

Para más información sobre La Red Global de Turismo Comunitario, por favor visita la siguiente página web.


Planeterra es la organización no gubernamental líder mundial que convierte los viajes en  impacto en las comunidades. Planeterra ayuda a organizaciones y comunidades locales a utilizar el turismo como catalizador para mejorar la vida de las personas, proteger sus entornos naturales y celebrar su cultura. En pocas palabras, es un mejor tipo de turismo: mejora la vida de los miembros de la comunidad a medida que brindan a los viajeros mejores experiencias. Planeterra es más que un agente de cambio e impulsor del bienestar comunitario, somos constructores, probados y de confianza, de la autoestima y el orgullo. Orgullo que todos podemos compartir y disfrutar, al estimular a las comunidades a través del turismo.

 82 visitas

Read More

OMT lanza competición global de turismo rural para startups

Sumar esfuerzos que contribuyan al desarrollo del turismo rural, va más allá de alimentar el creciente interés de los viajeros, de acceder a experiencias auténticas al aire libre, como las ofrecidas por el turismo de naturaleza- que son a su vez una muestra del deseo de ‘sensación libertad’- que responde en gran parte, a los efectos que ha dejado en la población las distintas restricciones adoptadas como medida de contención ante la propagación del COVID-19.

Entendiendo la imperante necesidad de priorizar el turismo rural dentro de la agenda de estrategias para la recuperación del sector, desde la Organización Mundial del Turismo hemos lanzado la Competición Global para Startups de Turismo Rural, que tiene como objetivo identificar a las y los emprendedores y empresas, que crean contar con una solución disruptiva e innovadora, diseñada para favorecer a las comunidades rurales a servirse de las oportunidades sociales y económicas que surgirán cuando se reanude el turismo.

No te quedes por fuera de esta oportunidad para contribuir y crear oportunidades en los destinos rurales, a través de la innovación y la transformación digital. Las inscripciones a la competición estarán abiertas hasta el 1 de julio 2021.

Más información en la página de la OMT.


Este artículo es un resumen de la noticia original publicada por Seggitur: “OMT lanza competición global de turismo rural para startups”.  

 82 visitas

Read More

Despilfarro alimentario en el sector turístico. ¿Cómo podemos prevenirlo?

El despilfarro alimentario es un grave problema que nos afecta a nivel global. Según datos de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) a nivel global se pierde aproximadamente un 14% de los alimentos producidos entre la cosecha y la venta al detalle. También se estima que cada año se tiran a la basura 1.300 millones de toneladas de comida, cifra que representa un tercio de los alimentos que se producen.

En esta píldora de conocimiento compartido vamos a ver brevemente los impactos sociales, medioambientales y económicos que esto provoca para hacer una breve contextualización del tema. A continuación daremos algunas ideas de proyectos y herramientas que algunos negocios turísticos ya están usando para prevenir el despilfarro alimentario. Por último, veremos un caso de buenas prácticas muy inspirador.

Si quieres ampliar información sobre cómo prevenir el despilfarro alimentario en tu negocio turístico, contacta con nosotros en aprende@travindy.es.

 82 visitas

Read More

Newsletter

Recibe nuestro boletín con las últimas noticias en turismo y sostenibilidad.