¿Un turismo que genera hermandad y humanidad? ¡Bienvenidos al Perú!

Perú es uno de los destinos favoritos y más famosos de América Latina. Un territorio en el que visitarlo es adentrarse en una historia viva. En esta ocasión, Verónica Álvarez Cachafeiro ha tenido la oportunidad de hablar con Carlos Orihuela Gonzales, promotor de “Casas del Perú”, una red de alojamientos en el medio urbano y rural, que ofrecen una experiencia turística única e inolvidable conviviendo con la población local.


Verónica: ¿Qué es y cómo surge “Casas del Perú”?

Carlos: “Casas del Perú”, es una Marca de Calidad que agrupa una red de casas de hospedaje familiares en diferentes partes del territorio peruano, tanto en el medio urbano como en el medio rural. Cuando hablamos de calidad, la marca se compromete a que cada casa identificada tendrá un valor agregado único en su género en el ámbito a donde pertenece.  

Trabajamos con unos objetivos y valores muy firmes: generar una fuente de ingresos para las familias peruanas, crear una convivialidad entre el turista y el poblador local, generar una oferta hotelera innovadora en nuestro país y un hermanamiento y humanidad gracias al turismo. Nuestro objetivo principal es la participación de la población local amante de su territorio. Actualmente somos 5 personas en el equipo de trabajo. Dos personas están plenamente dedicadas a la gestión de reservas y otras dos cuyo trabajo es el desarrollo y diseño del producto, y luego también estoy yo.

Verónica: ¿Cual es vuestro factor de diferenciación con otras redes de alojamientos rurales en el Perú?

Carlos: En Perú no hay una Marca de Calidad para alojamientos familiares en medio urbano y rural y eso es lo que proponemos, además hacemos el acompañamiento del poblador desde las mejoras de sus viviendas. También ponemos mucho ahínco en territorios nuevos para el turismo y nos interesa mucho apoyar a emprendedores locales que lleven proyectos de impacto inmediato en sus poblaciones.   

Verónica: ¿Qué territorio ocupa vuestra red de alojamientos?

Carlos: La red de 25 alojamientos ocupa Huaraz, Lima, Arequipa, Moquegua, Puno y Cusco. Éstas son además las áreas donde se concentra la mayor demanda turística del país. La oficina de Casas del Perú, sin embargo, está en Arequipa, y tenemos previsto abrir una filiar en Cusco.  

Verónica: ¿Cuál es el valor añadido de vuestros alojamientos y el beneficio que conlleva esto para los viajeros y la población local?

 

Carlos: Son varios los valores añadidos de Casas del Perú. En primer lugar, se ofrecen intercambios culturales entre los visitantes y la población local. Además, Las Casas del Perú son propiedad de peruanos talentosos que tienen proyectos en tres ejes: revalorización del patrimonio inmaterial, desarrollo de economías locales y proyección social. Por último, además de poner en valor a las familias peruanas, se ofrece una oportunidad para los visitantes de experimentar la vida con una familia peruana desde su casa y descubrir el Perú a través de sus habitantes.

Actualmente vemos a muchos pobladores casi suplicando a los turistas que les compren artesanías, nosotros creemos que estos pobladores podrían beneficiarse de una manera más digna como por ejemplo realizando talleres artesanales desde sus casas e impactando favorablemente a su localidad. Que la familia tenga un proyecto por el bien de su comunidad es tan importante, o tal vez más, al hecho de tener una casa adecuada al recibimiento.

Verónica: ¿De qué forma se materializa el intercambio cultural genuino entre visitantes y anfitriones?

Carlos: El intercambio cultural genuino y real se lleva a cabo a través de diferentes aspectos como en la mesa compartiendo las comidas, ellos mismos pueden preparar comidas y compartir en familia.  Si los visitantes coinciden en fiestas familiares o de la localidad, van a participar de ellas, e incluso se les puede invitar a salidas que la familia haya previsto, jugar futbol… todo de forma natural sin costo extra.

Como por ejemplo en la casa de Enrique en Lucmabamba, provincia de la Convención, Cusco, ubicada directamente en una comunidad dentro de la Rutá del Café que nos lleva hasta Machupicchu. Como te puedes imaginar este territorio está dotado de una gran riqueza de plantaciones de café, granadillas y producción de miel (un tipo de fruta típica de Perú). Enrique, junto con su esposa Teófila, acogen a los visitantes en su linda casa, así que durante su estadía les muestran a los huéspedes el proceso de producción del café, desde la cosecha, el secado, el tostado la molienda, hasta la degustación. Los clientes pueden acompañar a Enrique y Teófila en sus actividades agroganaderas diarias, así como descubrir el territorio a través de la población local.

Verónica: ¿Los viajeros que recibís son personas que buscan la sostenibilidad, o llegan atraídos por el destino en sí?

Carlos: Actualmente estamos concentrados en el mercado francófono, pero queremos que todo el mundo venga a visitarnos. Los viajeros llegan atraídos por el destino y la propuesta que hacemos apuntando a una experiencia o viaje más humano y de entendimiento entre pueblos a través de las estadías en las casas de hospedaje familiares.

Nuestros clientes simplemente buscan compartir momentos y experiencias con los habitantes peruanos de la Red “Casas del Perú”, y descubrir todas las cosas valiosas en las que ellos están trabajando. Además, también buscan encontrarse consigo mismo y exteriorizar algunas capacidades o lados desconocidos del interior del ser humano. La experiencia Casas del Perú es un enriquecimiento mutuo en busca de un turismo humano.

Verónica: ¿El turista francés está más concienciado en cuestiones de sostenibilidad que el visitante de otros países?

Carlos: Creo que es el único perfil que conocemos bien hoy en día, eso no quiere decir que los hermanos de otros países no tengan esa concientización, lo que pasa es que aún no lo hemos abordado. El turista francés por lo general es una persona muy culta y abierta, de espíritu curioso, que quiere saber más cosas del territorio que visita, es decir, con hambre de conocimiento.

“Trabajamos con unos objetivos y valores muy firmes: generar una fuente de ingresos para las familias peruanas, crear una convivialidad entre el turista y el poblador local, generar una oferta hotelera innovadora en nuestro país y un hermanamiento y humanidad gracias al turismo.”

El turista francés ha respondido de buena manera a la oferta que estamos llevando a cabo, es respetuoso con la población local, con el medio ambiente, y responsable con sus compras a los habitantes locales.

Verónica: ¿Cuál es el valor de la sostenibilidad en vuestra forma de trabajar?

Carlos: La sostenibilidad es algo muy transversal pero en lo que se refiere a alojamientos, estaríamos hablando de un factor que respete los 3 pilares que para nosotros son muy importantes. Por un lado, la parte social, es decir, que se tenga en cuenta y se implique a la población local, además, esto incrementa su economía, ya que se generan empleos bien remunerados.

Por otro lado, debemos tener en cuenta y considerar al medio ambiente, es decir, respetar el uso del agua, fomentar el ahorro energético, y una fuerte política de recuperación de deshechos y reciclaje. Por último, y no menos importante, promover y proteger la cultura local en cualquier forma y expresión de esta.

Además, Casas del Perú realiza capacitaciones con las comunidades locales con las que trabajamos. Esta es una tarea fundamental y necesaria, ya que para muchos el turismo es algo nuevo, por lo que hay que acompañarlos con varios procesos y métodos de trabajo.

Verónica: ¿Cómo veis el futuro de Casas del Perú?

Carlos: Casas del Perú se ve como una red nacional en donde promovemos estadías en familias locales que defienden tres ejes fundamentales: la revalorización de patrimonio inmaterial, el desarrollo de las economías locales y la proyección social. Necesitamos, y creemos justo, que los habitantes se beneficien del turismo, así como que el turista vea y disfrute del país gracias a sus especialistas, que para nosotros son los pobladores de cada lugar.

Estamos pensando en ofrecer varias actividades en un futuro próximo, como, por ejemplo, experiencias que vamos a poner en marcha con familias de ceramistas, medicina natural, criadores de caballos de paso, familias que desean apoyar a los niños con sus tareas después del colegio… hay varias opciones en las que estamos trabajando.

Quiero agradecer y acabar esta entrevista con nuestro lema “No hay turismo sin patrimonio y no hay patrimonio sin los habitantes, por lo tanto, el turismo debe de beneficiar directamente a los habitantes”.

¡Muchas gracias Carlos! Recuerda que puedes visitar la página web de Casas del Perú, seguirles en Facebok y en Twitter.

 218 visitas

Read More

7 Pobles: un producto que diversifica la oferta tradicional de sol y playa de Castellón

7 Pobles (7 pueblos) es un proyecto turístico basado en el senderismo y la BTT que pretende dar a conocer las montañas del norte de Castellón, en concreto la Tinença de Benifassà a través de rutas autoguiadas como “Els 7 Pobles de la Tinença” y “Els 3 Regnes BTT”. Laura Basagaña habla con Joel Garcia, co-responsable de este proyecto, sobre cómo 7 Pobles consigue mostrar la biodiversidad de la zona y el patrimonio cultural e histórico de esta zona menos conocida de Castellón.


Laura: Uno de vuestros objetivos es aportar valor a las montañas del norte de Castellón para que se conozcan en toda la península; ¿qué acciones lleváis a cabo para conseguirlo?

Joel: Para nosotros la zona del norte de Castellón tiene un inmenso valor: se trata de un entorno único, con zonas casi vírgenes y otras que se están recuperando tras haber sufrido un abandono rural. Queremos transmitir este valor a las personas que nos visitan, que conozcan la zona descubriendo por sí mismos sus secretos. El contacto directo del visitante con nuestra particular naturaleza generará ese valor que buscamos de una forma intrínseca, creando una conexión única con el medio. De este modo, aprenderán a querer y a valorar estas montañas.   

Las principales acciones para llevar a cabo esta labor son las rutas auto guiadas a pie y en BTT. Con ellas y la publicidad que hacemos en webs, revistas especializadas y redes sociales, pretendemos atraer al público potencial para este producto: gente amante de la montaña y con ganas de descubrir un territorio singular. Periódicamente también creamos eventos y actividades de montaña como cursos de orientación, cursos de remedios naturales, y actividades guiadas para así aportar nuestro punto de vista y transmitir nuestra visión a los clientes.

Laura: ¿Cuál es la situación del turismo asociado al senderismo en España?

Joel: En términos generales, y con lo que yo puedo recoger sobre mi experiencia, creo que el turismo asociado al senderismo va en aumento. La práctica de deportes en la naturaleza y la facilidad de acceso a muchos espacios naturales permiten que gracias al senderismo los actores de los territorios donde se desarrolla se puedan beneficiar.

Está claro que este turismo tiene que venir de la forma más controlada posible y si es guiado por profesionales titulados mucho mejor; ya que eso revierte en el conocimiento del territorio proporcionando mucho más valor que si se descubre de forma auto guiada. Entre todos podemos poner esfuerzos para que esto siga aumentado de forma sostenible y con garantías de futuro.

Laura: El pasado mes de abril participasteis en el famtrip de turismo responsable organizado por el Patronato Provincial de Turismo de Castellón. ¿Qué os parecen estas iniciativas por parte del Patronato?

Joel: El apoyo de las administraciones es clave para zonas rurales como la nuestra. En una tierra de nadie, en el fin de todas las carreteras, muchos días sólo nos encontramos con el silencio. Por eso necesitamos que nos den altavoz desde la administración para que al menos podamos sobrevivir en este entorno rural tan magnífico.

Laura: Es importante que desde la administración se dé visibilidad a proyectos que dinamizan zonas afectadas por la despoblación. ¿Os han apoyado con otro tipo de acciones? 

Joel: Sí, como comentas el apoyo institucional en zonas como la nuestra es básico. En otras ocasiones también nos ayudaron con un vídeo promocional de la Ruta dels 7 Pobles que hizo Evasión TV, una productora que emite sus programas en Teledeporte, en la 2 de Televisión Española. En ese caso la Tinença tuvo mucha visibilidad para los amantes del Trailrunning y notamos mucho su difusión.

De todas formas, echamos un poco de menos que la administración se implique un poco más en la publicidad por redes sociales de nuestra zona. Aunque no hay actividad para promocionar eventos pero eso no quita que el patrimonio natural se pueda mostrar y hacer llegar a mucha gente desde los perfiles de Turismo de Castellón o Diputación de Castellón.

Laura: ¿De qué forma implicáis a vuestros clientes en la conservación de la naturaleza?

Joel: Bueno, conservación… mejor diría concienciación. La apuesta por crear valor en el medio rural y natural de nuestra región va a propiciar que se genere esta conciencia por el mismo. Solo protegemos lo que conocemos. Nuestros visitantes transmiten esta concienciación a sus amigos, hijos, etc., creando un legado que servirá para las generaciones venideras.

Laura: ¿Visualizáis un crecimiento de la demanda de un visitante más concienciado y responsable? 

Joel: Por ahora no percibimos ningún crecimiento respecto este tema. El público mayoritario viene de ciudad y la gran mayoría están desconectados de la realidad de la naturaleza, sólo buscan un medio de evasión de sus ajetreadas vidas. Es labor de todos que desde las grandes ciudades se eduque en este sentido para que desde bien pequeños se pueda entender el valor de la naturaleza para la vida en este planeta, vivas en una ciudad, o vivas en el pueblo más pequeño del mundo.

Laura: En un mundo tan tecnológico como el actual, en el que parece que debamos estar conectados las 24 horas, ¿qué sensaciones experimentan tus visitantes al entrar en contacto con la naturaleza?

Joel: Nosotros tenemos una baza muy importante en este tema: casi no tenemos cobertura de datos en ninguna zona de nuestras montañas. Eso hace que por fuerza mayor los visitantes tengan que desconectar sí o sí del entorno digital: nada de hacer fotos y luego colgarlas enseguida a Instagram, ya llegará el momento en casa. Gracias a eso conseguimos que los clientes se relajen y puedan desconectar; conectando, eso sí, con la naturaleza.

¡Gracias Joel! Puedes descubrir más sobre 7 Pobles visitando su página web, siguiéndoles en Twitter y en Facebook

 218 visitas

Read More

Cuando el turismo responsable y el yoga se unen en España. Pasen y vean su potencial en Casa Cuadrau

Entre los cursos de los ríos Ara y Cinca, encontramos uno de esos pueblos en peligro de extinción con casas de piedra y flores asomando a cada rincón. Se llama Viò, un municipio del Valle de Viò en el que confluyen dos disciplinas: yoga y naturaleza bajo el mismo tejado. Aquí encontramos Casa Cuadrau, una casa rural ecológica enmarcada dentro de la categoría de alojamientos únicos donde la estancia de los viajeros va ligada al descanso y al respeto por cuerpo, mente y naturaleza.

Sentados en la sala de yoga, con vistas al Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, Daniel Benito y Katya Ríos comparten con Nuria Mohedano los detalles de este alojamiento pensado para turistas responsables.


Nuria: Viò es un municipio recóndito, las exigencias de nuestro día a día nos demanda necesidades que un pueblo en peligro de extinción quizá no pueda satisfacer. Sin embargo, habéis creado un alojamiento increíble con un carácter único ¿qué te impulsó a darle ese giro a tu vida y embarcarte en este proyecto de turismo responsable?

Daniel: Toda mi vida he sido un enamorado de las montañas, y especialmente de los Pirineos. He aprendido mucho ascendiendo a cimas, mucho más de lo que pude aprender en el colegio y en la universidad. Tras descubrir el yoga, busqué retiros en el Pirineo, y así no verme obligado a salir fuera de España. Quería  seguir aprendiendo y practicando este arte milenario. No hubo suerte y tuve la visión de que quizá debía ser yo quien crease esa posibilidad, suena idílico pero realmente encontré que quizá ese era mi cometido. Quería vivir en estas montañas, aprender mejor a respetarlas y compartir esa sabiduría que desprenden.

Nuria: Actualmente hay más alojamientos que presentan unos servicios vinculados al descanso y al yoga pero ¿estamos quizá ante una tipología de alojamiento único en nuestro país en Casa Cuadrau?

Daniel: Quizás sí. Hay otros centros que ofrecen retiros de yoga y ahora, la fórmula de yoga y senderismo consciente y meditativo, en la que nos consideramos pioneros, la están adoptando también otros establecimientos. El envoltorio puede ser similar, pero los ingredientes de nuestra receta de turismo responsable son cosecha propia.  Casa Cuadrau además nació como un proyecto que sirviera para recuperar una casa abandonada, convirtiéndola en un espacio ecológico de desarrollo local y sostenible y que de forma paralela sirviera de servicio para la salud, el bienestar físico y espiritual, las artes y el conocimiento del medio natural.

Serios y profundos cambios ha sufrido este valle, como otras zonas pirenaicas en los últimos cincuenta años. Desde Casa Cuadrau, somos conscientes del esfuerzo de los habitantes y entidades locales que han sobrevivido a la dramática despoblación de este valle. Dentro de esta línea, nace lo que nos identifica y distingue de cualquier tipo de alojamiento, lo que llamamos  proyecto de rescate de uno de los municipios más agrestes y recónditos del Pirineo. Casa Cuadrau es una de las construcciones más antiguas del pueblo y resulta un perfecto ejemplo de integración en el paisaje.

“Nuestro alojamiento nace con la idea de ser una herramienta de rescate de la población local y una forma de preservar nuestro medio natural.”

Nuria: Cuando algo se pone de moda, se desvirtúa su autenticidad. Este es el caso del yoga en la actualidad, muchos viajes o actividades en la naturaleza ya incluyen esta práctica como parte de la experiencia ¿qué retos supone este hecho para Casa Cuadrau?

Katya: Sin duda intentar transmitir que en esta disciplina no todo vale, nuestra salud está en juego. Somos conscientes de que debemos permanecer en una constante fase de mejora y superarnos día a día. Somos conscientes de este hecho pero también sabemos que algo más que un deporte o una actividad de ocio para muchos, es una filosofía de vida. Va más allá. Hay más elementos que deben componer esa oferta de viaje responsable asociada al yoga.

En nuestro caso, un reto es que consigamos que nuestro huerto ecológico crezca aún más. Que logremos que todo lo que consumimos sea más y más local, biológico y de temporada y así eliminar por completo el bote del plástico de nuestros residuos. No hablamos de dos horas de actividad, trasciende a tu día a día, a tu filosofía de vida. Otro importante reto es consumir menos recursos (agua, gas, electricidad) y producir más energía hasta llegar al punto de equilibrio en que la casa produzca, como mínimo, la misma energía que consume. Nos esforzamos en mejorar nuestra labor  de sensibilización y divulgación en materias de ecología y medio natural. Tenemos nuestro propio huerto recogemos el agua de lluvia y reutilizamos las aguas grises. La casa está tan bien hecha que, por mucho frío que haga, los días de sol no es necesario el uso de la calefacción. Pero no es suficiente, siempre se puede hacer mejor. La Naturaleza es, en este sentido nuestra fuente de inspiración.

Nuria: Casa Cuadrau se posiciona entre los 10 alojamientos rurales en los que practicar yoga y tener una vacaciones saludables y en consonancia con la naturaleza ¿qué os hace sentir más orgullosos con respecto a vuestro proyecto?

Katya: Lo que más nos hace creer en lo que hacemos y sentirnos orgullosos del proyecto es el “feed back” de las personas que vienen. Nos envían muchos 

testimonios de cómo ha sido su estancia y muchos de ellos explicando de qué modo la experiencia les ha cambiado la vida. Pero lo que más felices nos hace ver como nuestros viajeros repiten una y otra vez para disfrutar de unas vacaciones muy distintas en las que tienen la oportunidad de profundizar en el arte de vivir, de la mano de la mejor de las maestras: La Madre Naturaleza.

Nuria: A veces resulta difícil transmitir esos valores que hacen que un turista se vista de viajero responsable ¿Qué estrategias utilizáis para comunicar sostenibilidad a vuestros clientes y que se la lleven puesta a casa?

Daniel: Comenzamos con la alimentación y de forma oral comunicamos: qué y cómo comemos. Durante las comidas y cenas, con nuestro menú y platos
transmitimos que se puede comer muy bien y llevar una vida más sana y ecológica introduciendo en tu día a día sencillos cambios, aunque vivamos en grandes ciudades. Consumo de lo local, ecológico y de temporada.

En cuanto al uso responsable de los recursos usamos mucho los letreros y dibujos distribuidos por toda la casa en los que tratamos de concienciar acerca del uso del agua, luz, etc. Pero lo más importante sucede a nivel experiencial. Después de una semana viviendo en una casa ecológica, consumiendo alimentos limpios, haciendo ejercicios adecuados, tanto para nuestra mente como para el cuerpo y espíritu, nos sentimos sanados y sentimos la necesidad de agradecer a estas montañas y a la naturaleza en general todo lo que nos ofrece y eso, sólo se puede hacer respetando más la naturaleza. Somos parte de ella si la respetamos nos respetamos a nosotros y viceversa.

Nuria: Desde hace años, la práctica del yoga forma parte de las motivaciones de una tipología de viajero que busca vacaciones pero al mismo tiempo bienestar físico y mental. El destino más famoso es la India, pero ¿cuál es en tu opinión sobre  España como destino turístico para este efecto?

Daniel: India es un país fascinante con una cultura de la que tenemos mucho que aprender. Pero no es necesario en absoluto viajar a India para aprender y practicar yoga. Tampoco creo que sea el destino ideal para hacerlo. A mí, personalmente, es un país que me fascina, pero no lo recomendaría a alguien que anda buscando paz y tranquilidad.

Hoy en día los mejores profesores de yoga, procedentes de todo el mundo viajan a lo largo y ancho del globo enseñando este maravilloso arte.

España, es un país que ofrece un emplazamiento extraordinario con un clima y unos recursos naturales de gran valor ecológico y paisajístico, es el país europeo con mayor biodiversidad. El Pirineo, es una cordillera con una biodiversidad extraordinaria, que ofrece un entorno ideal para cualquier práctica espiritual. Las diferentes escrituras y maestros hacen siempre hincapié en la naturaleza como maestra de maestros. Todo apunta a que todos los elementos que necesitamos para fraguar una oferta y una demanda en pro de la sostenibilidad están a nuestro alcance. No obstante, aún falta algo en esta ecuación, ya que no somos reconocidos aún en este sentido por el viajero responsable.

¡Gracias Daniel y Katya! Puedes seguir a Casa Cuadrau en Facebook y visitar su web para conocer más detalles de este acogedor y singular alojamiento

 218 visitas

Read More

El turismo slow en Galicia es altamente contagioso entre los empresarios turísticos

Galicia: tierra asociada a la cultura celta, el descanso, la lentitud y el tiempo que parece detenerse. Se trata sin duda de la ecuación perfecta identificada por Turismo Slow Norte de Galicia, para contagiar a los empresarios de la región con el movimiento slow travel. En esta entrevista Verónica Álvarez habla con María Traveso sobre cómo el concepto slow gana fuerza, tanto en la oferta como en la demanda.


Verónica: ¿Cómo surge Turismo Slow Norte de Galicia?

María: Turismo Slow Norte de Galicia nace a partir de un proceso de formación participativa dirigida al sector empresarial, en el que se implicaron mayoritariamente mujeres responsables de alojamientos y que formaban parte (en ese momento) de la directiva de la Asociación de Empresarios Turísticos de la comarca de Ortegal. Durante estas mesas de trabajo surgieron varios temas que en un principio se identificaron para configurar una oferta turística en el destino (turismo industrial, turismo surf, rutas de senderismo, turismo marinero, etc).

Sin embargo, este grupo de empresarias sirvieron de locomotora para impulsar el Turismo Slow y contagiar a otros empresarios turísticos para empezar a configurar una oferta coherente con la percepción general asociaban al Norte de Galicia (“cultura celta”, “descanso”, “lentitud” y “tiempo que parece que se detiene”).

A partir de este momento, desde el ente de gestión, se empezó a trabajar sobre el Turismo Slow, empezando por la configuración de una oferta de recursos y servicios turísticos coherentes con la filosofía del Movimiento Slow. 

Verónica: Mencionas que la idea surge a través de un grupo de mujeres, ¿disponéis de producto exclusivo para este género?

María: No, aunque la iniciativa surge de un grupo de mujeres gerentes de alojamientos turísticos, el proyecto se diseñó sin especialización, al menos por la parte del diseño y configuración del producto. Sí que han surgido, sin embargo, actividades orientadas para mujeres, aunque han sido de tipo puntual.

Un ejemplo de esto fue nuestro encuentro Esencia Mujer que llevamos a cabo el pasado año durante el mes de septiembre. Se trató de un fin de semana dedicado a retomar el contacto con el entorno y con uno mismo con actividades dedicadas al desarrollo personal y en contacto con la naturaleza. Este taller además fue puesto en marcha por una de las empresarias que formaban parte de la mesa de trabajo donde surge el Turismo Slow.

Verónica: ¿Cómo se diferencia el norte de Galicia de otros destinos que están desarrollando su modalidad de Slow Travel?

María: El Norte de Galicia como destino turístico cuenta con ventajas comparativas (basadas en los recursos), y con el potencial necesario para apostar por la diferenciación, basándose en el valor añadido del destino, la explotación sostenible del entorno y la mejora de los procesos de información para el turista.

Uno de los puntos clave para lograr esta diferenciación es la atención al cliente, que es comentada y valorada por todos los turistas. No sólo se destaca el destino por su posicionamiento basado en la naturaleza y diversidad del entorno, sino que se realza sobre todo la hospitalidad del territorio, como una característica intrínseca de los gallegos.

Precisamente sobre esta hospitalidad, junto a la calidad de su gastronomía y su patrimonio material e inmaterial, se crea la base del producto configurado en este destino y destinado al perfil de turista slow.

Se trata, además, de un destino muy acogedor, con un enorme patrimonio sociocultural y un gran potencial gracias a la riqueza de sus recursos y a la hospitalidad de sus gentes, propiciada y perfeccionada a lo largo de los siglos por las primeras visitas al destino: las de las personas que peregrinaban a Santiago de Compostela.

Verónica: Para llegar a desarrollar este concepto, ¿analizásteis las tendencias del perfil del turista slow?

María: Si, además a la hora de analizar el perfil del “turista slow”, fue especialmente interesante el hecho de que este tipo de turista prioriza el transporte público. Es en este momento cuando surge la posibilidad de incorporar en la oferta un elemento fundamental para vertebrar el destino y los desplazamientos internos: los trenes de la red ferroviaria de Feve del Norte de España que, por ser de vía estrecha, se caracterizan por su lentitud y las vistas espectaculares por la costa.  

Contar con Renfe-Feve en el destino se convirtió en una prioridad puesto que permite incorporar un elemento atractivo para este tipo de oferta, ya que se ofrece un desplazamiento público con viaje regular y, por lo tanto, más sostenible.

Verónica ¿Qué puede encontrar un visitante que decida descubrir Galicia con vosotros?

María: Ofrecemos al visitante una experiencia a través de una vivencia sensorial, con valores emocionales, cognitivos y de relación con la gente del lugar. Una experiencia en la que se muestra la autenticidad del destino para garantizar la preservación de los recursos locales (tanto el patrimonio cultural como natural) y la toma de conciencia y respeto mutuo entre los turistas y las personas que viven en el territorio.

Se trata simplemente de una vivencia que preserva los estándares de calidad en turismo, pero maximizando los beneficios sociales y económicos para la comunidad local, el patrimonio y el medio ambiente, y la minimización de los impactos negativos.

Verónica: ¿El cliente busca esa diferenciación que estáis trabajando a través de la sostenibilidad?

María: Por lo general observamos que sí se busca la diferenciación con lo sostenible. Pero sobre todo se busca el trato cercano y la hospitalidad de las personas anfitrionas, interesándose por las recomendaciones que les puedan ofrecer en cuanto a actividades y zonas a visitar, recursos, etc.

Verónica: ¿Cuáles son vuestras perspectivas de futuro?

María: Como proyecto para el destino, el objetivo es posicionar el Norte de Galicia como un destino sostenible y de calidad, logrando un flujo de turistas estable a lo largo del año y  adecuado a su capacidad, sin masificaciones, para asegurar unas actividades económicas viables pero dando un uso óptimo a los recursos ambientales y manteniendo los procesos ecológicos esenciales.

Queremos atraer a turistas con conciencia, que vengan a pasar una estancia de varios días y a disfrutar, de forma respetuosa, de las emociones que les despierten los diferentes recursos y experiencias que encontrarán, pero que no nos hagan perder la identidad sociocultural propia, sino que se integren en el estilo de vida del Norte del Norte.

¡Gracias María! Puedes visitar la página web de Turismo Slow Norte de Galicia en este enlace.

 218 visitas

Read More

“Hágase su casa ecológica y no muera en el intento”. Entrevista con Ferrán y Mireia de O Chardinet d´a Formiga.

Ferrán y Mireia

En el municipio de Charo encontramos la casa rural ecológica O Chardinet d’a Formiga, un refugio de paz entre valles en pleno Pirineo de Huesca. Es aquí donde se encuentra un concepto de alojamiento ecológico en el que desde hace 11 años Mireia Cabrero y Ferrán Guardia hicieron realidad su proyecto de vida: escapar del consumo desaforado de las grandes ciudades y tener un contacto más directo con la naturaleza.

En esta entrevista, Nuria Mohedano habla con ambos para contarnos cómo O Chardinet es todo un ejemplo de turismo responsable.


Nuria: ¿Qué os motivó a poner en marcha un proyecto de alojamiento rural ecológico en un municipio de tan solo 30 habitantes?

Mireia: Queríamos cambiar nuestra vida, aunque para ello también debíamos ser conscientes no solo de la belleza de Charo y su entorno, sino también de la fragilidad del ecosistema del Pirineo. Si uno quiere cambiar las cosas, debe comenzar por sí mismo.

Así que comenzamos con el “hágase su casa ecológica y no muera en el intento”. El consumo de agua o la recogida de basura, por ejemplo, eran elementos a tener muy en cuenta para no generar impactos negativos derivados de nuestra actividad. A pesar de las dificultades que supuso, también éramos y somos conscientes de que aplicar todas las medidas ambientales se harían en lo que nosotros llamamos “una mejora continua”.

Poco a poco y con el avance del proyecto y su repercusión en el municipio y aparición en medios, fuimos siendo conscientes de que nuestro alojamiento estaba adquiriendo personalidad propia y eso nos motivó mucho para seguir trabajando en el proyecto y en pro de la sostenibilidad. Nos motiva el hecho de poder cada año ponernos un objetivo para minimizar nuestros impactos negativos sobre el medio y buscar soluciones ecológicas y aplicarlas a O Chardinet D’a Formiga.

Nuria: ¿Qué hace que el viajero rumbo al Pirineo Aragonés haga un alto en el camino para alojarse en O Chardinet d’a Formiga?

Ferrán: Nuestro mayor activo es el trato personal, puede parecer un tópico, pero para nosotros el viajero inicia su estancia desde su primera toma de contacto hasta que regresa a su origen. Además, intentamos ofrecer no solo una forma diferente de alojarse, sino alojarse viviendo una experiencia única.

Para ello compartimos mesa en los desayunos y cenas de forma que podamos tener un mejor feedback de su estancia y podamos atender mejor a todas y cada una de sus necesidades…¡hablamos de todo!. Y la guindilla, muy importante, la ubicación de la casa: rodeados de esta belleza que son los Parques Naturales y el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido.

Nuria: ¿A qué retos se enfrenta O Chardinet d’a Formiga dentro del sector ecoturismo?

Mireia: Fundamentalmente que los valores que intentamos trasmitir lleguen a los viajeros y que ellos mismos se conviertan en embajadores de esos valores: sostenibilidad y amor por la naturaleza.

Actualmente la falta de canales específicos de comercialización y de acciones más concretas dirigidas al viajero responsable dificulta nuestra actividad diaria. Hacer turismo rural ya no es sinónimo para el viajero de encontrar propuestas de turismo sostenible. Estamos seguros de que España atesora estos valores y muchos recursos aún por descubrir. Cada vez llegan más viajeros concienciados, no obstante son aún el público extranjero que solicita guías para realizar rutas interpretadas (¡aunque curiosamente son también los que más basura generan!).

Otro de nuestros retos es intentar incrementar en nuestra cocina la presencia de más alimentos orgánicos, productos locales y ecológicos que recorran cada vez menos kilometros para llegar a la mesa, y que los precios sigan siendo razonables.

Creemos que hay que mejorar la comunicación en la hostelería porque a veces puede parecer que cargas a la gente con todos los problemas ambientales de la tierra.

Y por último, que la administración, las asociaciones de turismo rural o cualquier ente que se dedique a la promoción turística, tenga en cuenta de verdad este tipo de empresas e iniciativas. Una figura que creemos que va por el buen camino son los Geoparques por su promoción al productor agroalimentario local. Aunque también es verdad que no tenemos claro si a nosotros nos ha traído más clientes siendo empresa colaboradora del Geoparque de Sobrarbe.

Nuria: Habéis conseguido la categoría oro de ecolíderes certificada por Tripadvisor ¿qué significa para vosotros por un lado, y para los viajeros por otro haber conseguido este sello/certificado?

Ferrán: Significa que nuestro proceso de autodiagnóstico es algo continuo, que no cesa por el mero hecho de haberlo conseguido. Lo que más nos aporta este sello es que los huéspedes más sensibilizados valoran en Tripadvisor nuestras medidas ambientales y eso ayuda a “verificar” al exterior lo que estamos haciendo. Aunque creemos que para un turista que busque un viaje sostenible, el sello no le aporta mucha credibilidad porque las opiniones pueden ser muy subjetivas.  Sin embargo, no deja de ser una herramienta  más que forma parte de nuestro “currículum”.

Nuria: ¿Cómo comunicáis la sostenibilidad y el turismo responsable a vuestros clientes o proveedores?

Mireia: ¡Buena pregunta! Aquí creemos que hemos de mejorar.  Hemos intentado mostrar a la gente qué hacemos cuando están ya en casa. Tanto de forma oral como escrita. En las habitaciones tienen la información más relevante sobre lo que hacemos y qué cosas pueden hacer ellos para colaborar.  Pero lo más efectivo es hablarlo directamente: en el desayuno o en las cenas les explicamos la procedencia de nuestros alimentos, detalles de la rehabilitación de la casa, de algunas de nuestras medidas para reducir envases, etc… Solo si viene al caso. ¡No los avasallamos a primera de vuelta!

A veces te sorprende cuando alguien te pregunta por algo que ha leído, y entonces le das todo lujo de detalles. De todas formas, creemos que hay que mejorar la comunicación porque a veces puede parecer que cargas a la gente con todos los problemas ambientales de la tierra.

No obstante, en la web hemos ampliado información sobre nuestras actuaciones ambientales por si alguien quiere leérselo. Pero solo es una lista. Hay que mejorar el mensaje para que llegue bien.  

Nuria: Cuando leemos en prensa o escuchamos en televisión que “el turismo rural ha tenido un crecimiento positivo durante 2016” ¿qué echáis en falta de estas afirmaciones?

Ferrán: Por suerte, las estadísticas son cada vez más especializadas y se valoran más aspectos. Pero los cambios han ido muy despacio, años o décadas.  Si encima quieres afinar más y saber cómo les va a las casas rurales ecológicas o las actividades de ecoturismo, bueno, por ahora, esto es ciencia ficción.  Aunque hay señales de mejora: hace poco el Gobierno de Aragón hizo un estudio de mercado y en los resultados  apareció que la naturaleza y la tranquilidad es un elemento principal que buscan los turistas al momento de visitar nuestra comunidad autónoma.

Gracias a estos estudios, el departamento de turismo ha cambiado parte de su estrategia de promoción turística. ¡Y esto son muy buenas noticias! Hay que salir también de algunos tópicos: ser una casa rural ecológica no significa solo tener placas solares. Hay otras medidas muy interesantes también por hacer.

¡Gracias Mireia y Ferrán! Puedes seguir a O’Chardinet d’a Formiga en Facebook y visitar su página web

 218 visitas

Read More

Newsletter

Recibe nuestro boletín con las últimas noticias en turismo y sostenibilidad.