¿Pueden los hoteles satisfacer todas sus necesidades de energías renovables sin conexión a una red de suministros?

Busso von Bismarck, Director de Desarrollo Comercial, Fundador y Gestor de Qinous Smart Energy Storage, se pregunta si hay un enfoque de dos pasos en cuanto a las energías renovables fuera de redes de suministro.

En Tierra Atacama Hotel & Spa recientemente se celebró un evento para lanzar un sistema de almacenamiento solar y de baterías totalmente libre de emisiones. El cuál se ha actualizado recientemente.

A medida que la tecnología de almacenamiento solar fotovoltaico y de baterías continúe mejorando, la era de la generación de electricidad diésel para hoteles y centros turísticos ubicados fuera de los límites de las redes eléctricas establecidas, está llegando a su fin.

La razón es la triple recompensa que ofrece un sistema de almacenamiento solar +, en comparación con un grupo electrógeno diésel:

  1. la operación silenciosa y limpia tiene un impacto positivo en la experiencia del huésped del hotel;

  2. los ahorros en combustible diésel proporcionan una ganancia inesperada financiera y los costos de la electricidad se pueden bloquear a lo largo del ciclo de vida del sistema, a diferencia de los precios fluctuantes del diésel;

  3. puede lograr una reducción drástica en las emisiones de CO2.

Una cuarta y poco conocida recompensa es que los sistemas de almacenamiento solar + hoy en día pueden ofrecer un suministro de electricidad más confiable que el diésel. Esto puede parecer contradictorio, con la generación de electricidad a partir de recursos renovables como el sol y el viento, a menudo demonizados como «altamente variables» o «no confiables».

Si bien es cierto que la pregunta sobre las energías renovables insta, ‘¿qué sucede cuando el sol no brilla o el viento no sopla?’ Sin embargo, el sistema de almacenamiento solar Tierra Atacama demuestra que un sistema fotovoltaico solar bien diseñado y ejecutado además de un sistema inteligente de almacenamiento de batería puede entregar una electricidad más estable, robusta y confiable a una instalación fuera de la red.

La razón principal de esta confiabilidad mejorada es la mejor calidad del suministro de electricidad en la ‘microred’ de una instalación cuando es respaldada por un sistema avanzado de baterías. La batería puede satisfacer mejor las demandas de un pico a corto plazo en la demanda de electricidad, cuando los dispositivos que consumen mucha energía se encienden o apagan, al proporcionar tanto el voltaje requerido como la frecuencia de electricidad en la red.

La regulación de la frecuencia de la electricidad en la red suele ser proporcionada por lo que se conoce como «reserva de hilado», proporcionada por generadores alimentados con combustibles fósiles, que más allá de la red significa un grupo electrógeno diésel. Una batería puede regular esta frecuencia de forma instantánea, en lugar de subir y bajar como un generador, proporcionando una mayor calidad de energía y protegiendo dispositivos eléctricos costosos como servidores informáticos.

Otra ventaja es que la unidad de batería Qinous, como la usada en Tierra Atacama, puede «reiniciarse» o encender la red independientemente de un generador diésel, conocido como «arranque en negro». Esto es particularmente útil en caso de cortes de energía.

Además, el posicionamiento en términos de Responsabilidad Social Empresarial (RSE) se mejora inmediatamente mediante la adopción de tecnología limpia, como el sistema de almacenamiento solar + de Atacama. Tierra Hoteles ya ha sido reconocida como la Compañía de Turismo más Sostenible de Chile, gracias a su innovador despliegue de energía solar y al uso de materiales locales y ecológicos en su diseño y construcción.

Dos compañías alemanas diseñaron y ejecutaron el sistema: Kraftwerk, la energía solar fotovoltaica, y Qinous, el almacenamiento de la batería. De hecho, el proyecto en sí se ejecutó en dos etapas.

Primero, en 2013, el desarrollador de proyectos fotovoltaicos y el instalador Kraftwerk diseñaron y construyeron un sistema fotovoltaico de 23 kilovatios (kWp), aproximadamente 100 paneles solares, e integraron la energía solar sin problemas con el sistema de generador diésel de Tierra Atacama. Lo cual generó un ahorro de diésel de alrededor del 15% anual.

Aunque a menudo hay muchas preguntas y dudas sobre la adopción de tecnologías relativamente nuevas, la operación sin problemas y el suministro estable de electricidad del sistema solar en la etapa uno le dieron a Tierra Hoteles la confianza para seguir actualizando el sistema y agregar la batería. Sin agregar el almacenamiento de batería, el sistema solar siempre estaría limitado en cuanto a la cantidad de diésel que podría reemplazarse mientras se garantiza el suministro continuo de energía.

Este año, los operadores contrataron a Kraftwerk para aumentar la participación solar con otros 133 kWp de paneles solares y con almacenamiento de batería. Kraftwerk encargó al proveedor de soluciones de batería inteligente Qinous que diseñe, produzca e instale un sistema de batería de 335 kWh, y que lo integre con los generadores de energía fotovoltaica y diésel.

El resultado de la actualización es que el Hotel Tierra ahora puede apagar completamente su grupo electrógeno diésel durante el día y durante algunas horas cada noche. También se espera que los ahorros de diésel aumenten enormemente, hasta un increíble 60-65% anual.

«Uno de nuestros valores fundamentales en Tierra Hoteles es la protección de nuestro medio ambiente, es por eso que queremos brindar la mejor experiencia y servicio con una interrupción mínima», dice Miguel Purcell, Director Ejecutivo de Tierra Hoteles. «Hemos ahorrado una cantidad significativa de diésel en los últimos años y hemos reducido sustancialmente nuestra huella de carbono».

Si bien el complejo Tierra Atacama es una isla rodeada de arena, los hoteles insulares y los centros turísticos diseminados por los océanos del mundo también son sitios privilegiados que se benefician de los sistemas solares y de almacenamiento actuales.

«Los sistemas de baterías Qinous llegan al sitio completamente ensamblados y se prueban rigurosamente antes del envío», afirma el fundador y director general Steffen Heinrich. «Los enviamos al Outback australiano, pueblos africanos, e incluso a los Alpes, y pueden estar en el lugar, instalados y en funcionamiento en cuestión de días».

Una ventaja adicional del sistema es que puede proporcionar datos detallados sobre la operación no solo de la batería en sí, sino también del sistema de energía en el negocio. El portal Qinous, del cual se obtuvieron los datos anteriores de Tierra Atacama, puede ayudar a los propietarios y operadores de las instalaciones a comprender mejor su sistema energético, lo que permite optimizar el uso de la energía y ahorrar aún más en el futuro.

Este mes, la compañía completó la instalación de un sistema de baterías de 61 kWh en el refugio Hochleckenhaus en lo alto de los Alpes austriacos. La unidad de la batería fue transportada en helicóptero. Se acopló a una planta solar fotovoltaica de 17 kWp.

Una vez instalada, la solución de baterías permite a la Asociación Alpina Austriaca (ÖAV) no solo observar el funcionamiento de su matriz de almacenamiento solar, sino también monitorear y registrar el consumo de gas y agua dentro de la cabaña de montaña. A los visitantes se les puede facturar por su consumo con precisión y con total seguridad.

«Lo que nos impresionó de la solución Qinous fue su fiabilidad y su concepto moderno, holístico y expandible de forma flexible», afirma Peter Hochleitner, presidente de la sección Vöcklabruck de ÖAV. «Como asociación alpina, planteamos demandas particularmente altas en los suministros de energía de fuentes renovables en cabañas que llevan nuestro sello de aprobación ambiental».

Este artículo ha sido publicado originariamente en Greenhotelier. Y traducido por nuestra colaboradora Tamara Ramos. 

 112 visitas

Read More

El turismo y la huella de carbono – ¿Hacia dónde vamos?

Este blog acompaña a una presentación en video grabada para el Día Mundial del Turismo Responsable del World Travel Market, 6 de noviembre de 2017. El panel al cual contribuyó el video, se titulaba:  The Major Environmental Challenges: Carbon & Water RTT, y fue presidido por Christopher Warren, Crystal Creek Meadows, NSW, Australia.

Al reflexionar sobre la última década de trabajo sobre el cambio climático y el turismo, puedo hacer tres observaciones:

1. El clima está cambiando más rápido de lo previsto

Fig. 1 Datos de temperatura global GISTEMP, en promedio de 12 meses (anomalías relativas a los primeros 30 años). Fuente: http://www.realclimate.org/index.php/archives/2017/11/el-nino-and-the-record-years-1998-and-2016/

Todos los años somos testigos de nuevos registros de extremos climáticos. La Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de EE. UU. mantiene varias webs para informar y visualizar extremos climáticos y anomalías. La figura de la derecha, por ejemplo, muestra una tendencia a largo plazo. No solo las temperaturas aumentan más rápido de lo esperado, sino también el aumento en los niveles del mar, la intensidad de las tormentas y la retirada del hielo marino del Ártico.

¿Qué significa esto para el turismo? Muy claramente, operar en ubicaciones (a menudo vulnerables) se vuelve más costoso y arriesgado. Por lo tanto, la industria del turismo y el gobierno ahora se ven obligados a participar mucho más (¡e invertir!) en adaptarse a las condiciones cambiantes. En muchos casos, la adaptación tiene que responder a los impactos negativos sobre los activos y las atracciones. La Gran Barrera de Coral y los recientes eventos de blanqueamiento de coral son un ejemplo claro

2. Las emisiones de turismo están creciendo

Ahora estamos constantemente midiendo concentraciones atmosféricas de CO2 de más de 400 partículas por millionesto es muy alto y exige una descarbonización rápida y un esfuerzo concertado para llegar a cualquier punto cercano a las emisiones netas cero para 2050, tal como lo exige el Acuerdo de París.

Si bien las emisiones globales de CO2 se han estabilizado (de alguna manera y por ahora…) la huella de carbono del turismo está aumentando. No contamos con un monitoreo y medición detallados de las emisiones del turismo, pero considerando un crecimiento persistente de al menos 5% anual y sin avances tecnológicos importantes, es muy probable que la participación de las emisiones del turismo en relación con las emisiones globales esté aumentando.

Hay algún progreso en el turismo, pero es gradual. Un número cada vez mayor de empresas se involucra en Informes de Responsabilidad Social Corporativa y se está realizando un verdadero esfuerzo. (Nota: la gran mayoría de los negocios aún no miden ni administran su huella, y mucho menos informan sobre iniciativas de carbono). Sin embargo, lo que no se discute, incluso por los líderes en la industria, es el crecimiento comercial y aquellas partes de la operación donde los impactos no se mitigan. Entonces, por ejemplo, un informe anual de sostenibilidad puede mencionar que un hotel ahora reemplazó todas las bombillas y quizás cambió el refrigerado del sistema de aire acondicionado, pero no daría más detalles sobre las áreas restantes que requieren atención. A menudo, de hecho, la huella absoluta podría estar creciendo, ya que las ganancias simplemente no son suficientes para compensar el crecimiento.

Esto no es problemático (después de todo, Roma no se construyó en un día, y uno tiene que comenzar en algún lugar) a menos que estas actividades selectivas de RSE se utilicen como una licencia social para operar y hacer crecer el turismo. Por lo tanto, tener un pequeño número de buenos ejemplos y casos de estudios podría posiblemente usarse para legitimar el status quo de lo que generalmente es un cambio marginal. Tal enfoque definitivamente no conducirá a las principales reducciones y transformaciones que se requieren.

3. Mayor presión

Probablemente nunca ha habido tanta presión sobre el turismo, como en otras industrias, para abordar los impactos ambientales y las emisiones de carbono. Los Objetivos de Desarrollo Sostenible, el Acuerdo de París y muchos otros programas dirigidos por la ONU (por ejemplo, 10 YFP) exigen claramente más evidencia y acción en las iniciativas de sostenibilidad.

La presentación de informes sobre carbono se ha convertido en el centro de lo que las empresas deben hacer; no solo porque los gobiernos exigen revelación, sino también porque los inversionistas buscan cada vez más comprender los riesgos de carbono asociados con sus inversiones. Un informe reciente de GIFT y Amadeus analiza el progreso de la industria global de viajes y turismo en cuanto a informes de carbono. Otra iniciativa, el Global Sustainable Tourism Dashboard, también tiene como objetivo introducir más rigor en los informes de sostenibilidad en el turismo a nivel mundial.

El creciente enfoque en las emisiones de carbono y la necesidad de considerar los beneficios más amplios que genera una empresa pueden llevar a nuevas ideas y nuevos modelos de negocios. Aun es pronto, pero la economía en estados estacionarios, los límites al crecimiento, la prosperidad sin crecimiento, el bienestar de la comunidad, etc. no son ideas nuevas, y están obteniendo un poco más de tracción en estos días.

¿Dónde nos deja todo esto?

Claramente, con un clima que cambia rápidamente, debemos responder de manera acelerada. El cambio incremental y marginal simplemente no será suficiente. Sugiero las siguientes acciones inmediatas:

  • Los planificadores (por ejemplo, el gobierno local) deben considerar los impactos del cambio climático en su planificación y desarrollo turistico mucho más rigurosamente de lo que está ocurriendo actualmente. Concretamente en cuanto a desarrollos costeros; estructuras de gestión de emergencias; protección de la biodiversidad; gestión del agua: literalmente, todas las facetas de la planificación.
  • Las empresas ahora invierten mucho, cuando los los beneficios son palpables, en nuevas tecnologías y diseño, y también fortalecen la capacitación del personal para fomentar el conocimiento de la sostenibilidad. Este es el momento de construir casas libres de emisiones de carbono, poner energía renovable en el tejado, fomentar el almacenamiento de agua, y demás.
  • Los gobiernos deben pensar mucho más sobre el turismo como vehículo de desarrollo económico y considerar realmente los costos y beneficios de un mayor crecimiento. Cualquier crecimiento debe ser de bajo carbono o carbono neutral. Los gobiernos aún no se han dado cuenta de que el creciente turismo receptivo dificultará el cumplimiento de los compromisos nacionales de París.
  • Los turistas tendrán que pensar más sobre los impactos de sus viajes y buscar oportunidades para hacer una contribución positiva. Las opciones existen, pero todavía no son convencionales y algunas veces requieren un poco de esfuerzo.

Y, por último, sugiero un esfuerzo serio para lograr que los cerebros pensantes más brillantes y «revolucionarios» se unan para crear una visión y pintar un futuro en el que el turismo pueda ser esencialmente cero carbono neto. ¿Es posible? ¿Esto requerirá una importante redistribución de los flujos turísticos? ¿Tal transformación será impulsada por la tecnología o el cambio de comportamiento tiene que jugar un papel clave? Hay demasiadas preguntas y no hay suficientes respuestas. Es hora de comenzar este trabajo y pensar completamente fuera de la caja. De lo contrario, será igual, solo un poco mejor.

Este artículo fue publicado inicialmente en the Griffith University Blog y traducido en español por nuestra colaboradora Tamara Ramos.

 112 visitas

Read More

Sostenibilidad y eficiencia energética en el sector hotelero

La sostenibilidad en los hoteles depende, directamente, de la eficiencia energética y de la innovación en el sector. En Guest Madrid, el mayor evento de innovación para el sector hospitality, organizado por Easyfairs y promovido por CEHAT, se trataron, entre otros, estos temas a través de una jornada sobre Eficiencia Energética que se celebró el día 28 por la mañana en el Innovation Hall.

El primer paso para que un hotel sea sostenible es analizar si la energía que consume cumple, o no, con su objetivo. Hacer una termografía del inmueble ayuda a conocer por dónde se fuga la calefacción o el aire acondicionado. Revisar continuamente los puntos de iluminación y usar lámparas más ecológicas es otra de las medidas a tener en cuenta.

Este concepto ha sido malinterpretado desde que comenzó a ponerse en práctica. En ningún momento se trata de aleccionar al cliente para que gaste menos agua y menos luz, sino de tres puntos fundamentales: respetar el medioambiente, tener un compromiso con la sociedad y con la cultura de la ciudad en la que está ubicado el hotel.

Es decir, el hotel no debe ser solo un negocio que recibe a clientes. Sería mucho más positivo que se convirtiera en uno de los pilares de la cultura del barrio que le rodea, que ayudara a las personas sin trabajo que viven en las cercanías y que se integrase con naturalidad en su entorno más cercano.

Un hotel sostenible supone un gran ahorro para su propietario, pero también hay dificultades que superar. El gasto inicial se recupera muy a largo plazo. El auge de los apartamentos turísticos, viajeros con un presupuesto más ajustado, problemas políticos y un cambio climático que no hace obligatorio venir a España para disfrutar de buena temperatura son varios factores que hay que calibrar antes de afrontar una remodelación total de cualquier hotel.

Este artículo es un resumen de la noticia original publicada por Turijobs: “Sostenibilidad y eficiencia energética en el sector hotelero”.

 112 visitas

Read More

Casa Albets, una masía del siglo XI reconvertida en el primer hotel vegano y ecológico de España

Situado en pleno corazón del solsonés catalán, en el municipio de Lladurs, este hotel de cuatro estrellas acaba de abrir sus puertas al público más exigente con el turismo responsable.

Es el proyecto de una joven pareja, Megan Albets y Joel Llurda, que han sabido darle una nueva vida a esta masía cuyos orígenes datan del siglo XI. «Nos enamoramos, quisimos vivir y formar nuestra familia en Casa Albets y no podíamos hacerlo de otro modo. Necesitábamos crear algo acorde con nuestros valores que poder compartir con el mundo», explica Megan Albets. Este sueño familiar ha sido posible gracias también a una ayuda Leader para el fomento de la diversificación económica de las zonas rurales de la Generalitat de Cataluña.

Además del fomento de la economía local, demostrado a través de la elección de materiales y proveedores para el hotel, el cuidado por los detalles es otra de las marcas de este hotel rural. Al ser una empresa que responde a una ética vegana, todos los materiales de la casa están elaborados con tejidos como algodón ecológico cultivado en Sevilla, ropa de fibra natural hecha en Cataluña, miraguano (fibra natural de textura esponjosa), madera de los mismos árboles de la finca, etc. Todo pensado para proporcionar el máximo confort con el menor impacto medioambiental posible y con el objetivo de crear un proyecto económico sostenible.

Este artículo es un resumen de la noticia original publicada por El Economista: “Casa Albets, una masía del siglo XI reconvertida en el primer hotel vegano y ecológico de España”.

 112 visitas

Read More

El plan de los hoteleros americanos para combatir a Airbnb

Las principales medidas del plan hotelero para plantar cara a Airbnb pasan por conseguir la colaboración de políticos y fiscales generales del estado para reducir el número de anfitriones y la financiación de estudios para demostrar que los anfitriones no cobran impuestos ni están sujetos a las mismas normas de seguridad que los operadores del hotel.

Este año, la Asociación Hotelera Estadounidense tiene previsto financiar más investigaciones anti Airbnb y la puesta en marcha de una campaña con testimonios de personas que han salido escaldadas del uso de esta plataforma. De hecho “será la piedra angular de la estrategia de comunicación este 2017”.

Este articulo en un resumen de la noticia original publicada por Hosteltur: El plan de los hoteleros americanos para combatir a Airbnb

 112 visitas

Read More

Newsletter

Recibe nuestro boletín con las últimas noticias en turismo y sostenibilidad.