El ecofeminismo y su poder transformador del sector turístico

Que aún convivimos con un sistema eminentemente patriarcal no es cuestión de percepción, ni de estadística. Hablamos de realidades que nos suceden en el día a día por el mero hecho de ser mujer. El mundo laboral y empresarial no son ajenos a este paradigma. El porcentaje de mujeres en puestos directivos y de responsabilidad se sitúa en un superfluo 20%.

Si este dato no ha despertado un “¿cómo?” en tí, haz un repaso por datos objetivos sobre las diferencias salariales, el porcentaje de mujeres a cargo de explotaciones agropecuarias, emprendedoras o el reconocimiento social, léase deporte femenino. Quizá a alguien se le escape un “¡datos, datos, no son más que datos! Pero ¿no os resultan un tanto alarmantes para la contemporaneidad en la que creemos vivir?

A lo largo de la historia, el feminismo ha reclamado a nivel global unos derechos fundamentales. Si bien, cada sector en particular es un escenario distinto con un reparto de actores y actrices muy variopinto. Nos centramos en el sector turístico, donde las Kellys, entre otras trabajadoras, son portada y noticia año tras año. Nada cambia, ni siquiera la foto que acompaña al texto con la información de un trabajo precario, ante el que el sector hostelero ni se despeina y en el que “voilà” son todo mujeres. Sector, además, sujeto a una demanda estacional donde nuevamente, ellas, nosotras, somos las damnificadas.

Por alguna “extraña razón”, el binomio mujer y territorio ha sido vapuleado a partes iguales. Esta es la gran consigna del ecofeminismo, abanderado por grandes mujeres como Vandana Shiva, Yayo Herrero, Alicia Puleo, Wangari Maathai o Berta Cáceres, entre otras, defensoras de este concepto. Se trata de un movimiento que considera que la dominación y explotación de las mujeres y la naturaleza y/o los territorios tienen un origen común, y las mujeres, nosotras, tenemos una situación privilegiada para acabar con dicha supremacía.

En América Latina, por ejemplo, el turismo comunitario ha proporcionado a las mujeres un empoderamiento que incluso les ha aportado una situación de poder en sus comunidades rurales y/o indígenas. Ellas son las principales dispensadoras de los cuidados, saben de horticultura, de artesanía, de etnobotánica, y son las principales transmisoras de lenguas propias y conocimientos. Por todo ello, han adquirido grandes cualidades para la gestión turística de sus territorios, y ese amor y respeto hacia su entorno se transmite a los turistas, los cuales llegan atraídos por ese cariño y curiosidad de adentrarse en ser habitante de una comunidad durante unas horas o días.

Estas mujeres, sin querer, son grandes militantes ecofeministas, cuyos conocimientos y habilidades de gestión les ha proporcionado un empoderamiento fundamental para la diversificación de la economía campesina tradicional, la posibilidad de disfrutar de un empleo remunerado, y lograr una situación de poder que les ha permitido participar en la toma de decisiones de sus respectivas comunidades.
Son muchas las mujeres que lideran hoy día grandes proyectos en el mundo. Sus experiencias demuestran que cuando la causa es liderada por una de nosotras, su propia empresa o entidad adquiere un carácter más social y toma un rumbo más generoso e integrador con el territorio en el que es desarrollada.

Hay quien denomina la “revolución de los cuidados” el respeto por la cultura, tradiciones, fauna o flora, paisaje o paisanaje, patrimonio material o inmaterial. Desde el punto de vista de la corresponsabilidad, el reparto equitativo de nuestra responsabilidad como hombres y mujeres, toma protagonismo en los proyectos turísticos que están comenzando a despuntar en el mundo.

En lo que a la gestión turística se refiere debemos tomar el control, debemos aportar una mirada ecofeminista para salvaguardar nuestros territorios de la explotación y el control de aquellas personas que ni conocen el entorno, ni tan siquiera están formadas para ello. El empoderamiento está muy bien para gestionar y liderar, pero la clave está en la autonomía que adquiramos para transformar el mundo, asumir cargos de responsabilidad que nos faciliten herramientas para promover cambios legislativos, pero sobre todo, para estar en una situación de igualdad ante cualquier desigualdad.

 117 visitas

Read More

Cómo desarrollar un turismo sostenible en periodos de transición política o económica.

«Do No Harm. A Toolkit for the Tourism Industry” es un conjunto de herramientas desarrollado para negocios, ONG’s e instituciones gubernamentales que directa o indirectamente ofrecen bienes y servicios a la industria turística. Ha sido desarrollado por Business Innovation Facility (BIF), empresa de Gran Bretaña que trabaja en Myanmar, en colaboración con CDA Collaborative Learning Projects. Aunque el manual se basa en la experiencia de Myanmar, pretende ser relevante para otros países inmersos en periodos de transición política o económica y quiere contribuir al crecimiento responsable e inclusivo del sector turístico.
“Do No Harm” se define como: “principio y enfoque que reconoce que intervenciones públicas, privadas, internacionales y nacionales pueden, inadvertidamente, crear división social (conflicto) y empeorar la corrupción y el abuso si no están basadas en un análisis de los conflictos y la gobernanza y diseñadas con medidas apropiadas”.
El turismo es altamente vulnerable a periodos de desorden e incertidumbre. Por el contrario, un mensaje de paz representa inversión, educación, conservación, biodiversidad, revitalización del patrimonio cultural y tolerancia intercultural. El turismo es frecuentemente usado para el desarrollo de nuevas oportunidades económicas y de empleo en países con situaciones de post-conflicto.
Pero, para que esto sea posible, el turismo debe ser respetuoso con el entorno y consciente de las transiciones culturales y sociales. Si no es desarrollado cuidadosamente, puede causar graves daños. Para poder beneficiar economías en desarrollo, el turismo debe ser apoyado por un complejo sistema de planificación e instrumentos políticos, así como por el sector privado.
El concepto de “turismo y conflicto” es relevante en el contexto de turistas o tour operadores accediendo a nuevos destinos o comunidades. Un desarrollo turístico extensivo o a gran escala, como construcción de resorts o grandes aeropuertos, puertos e infraestructuras de comunicación, puede tener muchos impactos negativos si no se gestiona de forma adecuada. También los tour operadores a pequeña escala deben ser conscientes de que su impacto nunca es neutral.
La aplicación del enfoque “Do No Harm” se divide en 4 pasos que resumimos a continuación.

Paso 1: Analizar el contexto

Es importante conocer el contexto en el que se va a desarrollar la actividad turística: entender cómo funcionan la comunidad y los trabajadores; de esta forma se puede entender cómo la actividad turística impactará a la comunidad.
“Do No Harm” utiliza el análisis “divisores y conectores”, el cual se centra en las relaciones que existen en un contexto particular, como una comunidad local. Se centra en aquellos factores que incrementan o reducen tensiones (divisores) y aquellos que incrementan o reducen la cohesión (conectores) dentro de la comunidad. Para hacerlo es importante involucrar a todos los agentes: emprendedores del negocio, actores locales (líderes y miembros de la comunidad, ONG’s locales, organizaciones de base comunitaria…).
Se establecen varias recomendaciones: diversificar fuentes, usar un mix de métodos (brainstorming, entrevistas individuales, discusiones en grupo…). Es importante explicar a los participantes qué uso se va a dar a la información recogida.

Paso 2: Analizar la actividad del negocio

El objetivo es entender el impacto del negocio: es necesaria una profunda comprensión tanto del contexto como del propio negocio. Hay que identificar los impactos y saber qué puede hacer el negocio para fortalecer las relaciones, lo cual conlleva una mejora del entorno para la empresa y, por tanto, más posibilidades de que el proyecto sea bienvenido por la comunidad.
Para ello se usa el método llamado “mapeo de detalles críticos”, que ayuda a tomar mejores decisiones para la comunidad y para el negocio e incrementa la probabilidad de tener un impacto positivo. Para hacerlo se propone el marco RAFT: Respect, Accountability, Fairness and Transparency (respeto, responsabilidad, justicia y transparencia).

Paso 3: Identificar fuentes de riesgo y oportunidades

El paso esencial es planificar las nuevas actividades y tomar decisiones sobre estrategias de compromiso de la comunidad. Es necesario contar con los miembros de la comunidad en discusiones sobre divisores y conectores: puede ayudar a construir confianza y entendimiento.
Entender cómo la actividad turística que se quiere desarrollar interactúa en el contexto es un paso esencial para planificar nuevas actividades y tomar decisiones en base a una correcta información sobre el compromiso de la comunidad. Conocer bien los divisores y los conectores ayudará a identificar posibles fuentes de riesgo y a estar preparados para actuar. Es muy importante usar la sensibilidad cuando se traten temas conflictivos.
En este punto es muy importante tener en cuenta tanto el contexto actual como los escenarios futuros derivados de los impactos que la actividad turística pueda causar sobre la comunidad.

Paso 4: Desarrollar opciones

Los objetivos son limitar daños a personas y lugares, aumentar los beneficios, mitigar riesgos a comunidades y a la misma actividad turística. Es necesario ajustar la actividad para que tenga el mayor impacto positivo posible. Desarrollar opciones da la posibilidad de identificar oportunidades para fomentar unas relaciones constructivas y colaborativas con las comunidades locales. La actividad que se va a desarrollar se adaptará mejor al contexto si es capaz de reconocer y reaccionar rápidamente a los cambios.
Se recomienda trabajar en grupo, para pensar de forma creativa en las opciones que ofrece el contexto existente. Si la empresa es de fuera, debe colaborar con la gente local ya que es quién mejor conoce su contexto y sabe mejor lo que puede funcionar y lo que no. Así mismo, hay que aplicar criterios para priorizar opciones: patrones, tiempo, recursos.

Conclusiones

Las herramientas y modelos “Do No Harm” quieren ayudar a negocios, ONG’s y organizaciones gubernamentales a desarrollar sus actividades turísticas de forma que promuevan relaciones positivas y que limiten el riesgo de causar daño a la gente local y a los lugares.
“Do No Harm” debe utilizarse de forma continua para monitorizar y revisar el progreso, con tal de adaptar las actividades para garantizar el mayor beneficio para todos y para el entorno. Es importante que la comunidad local pueda hacer preguntas al responsable del proyecto: el compromiso de la comunidad es básico para establecer relaciones positivas y constructivas y para entender el contexto en el que se desarrolla la actividad. Así mismo, el responsable del proyecto debe ser transparente y honesto en cuanto a la actividad que llevará a cabo.
Puedes leer y descargarte gratuitamente el documento completo en este enlace.

 117 visitas

Read More

Oportunidad Accesible: cómo superar retos de personas con diversidad funcional en el turismo

Oportunidad Accesible es una consultora que asesora sobre temas de accesibilidad en cuanto a barreras físicas, formación y concienciación. Uno de los segmentos que trabajan desde sus inicios es el turismo, con el objetivo de lograr que sea una industria más responsable y accesible para personas con discapacidad funcional. En esta entrevista, Laura Basagaña habla con su fundador, Juan Manuel Medina, sobre los retos y oportunidades que presentan para el turismo los más de 600 millones de personas con discapacidad en el mundo.


Laura: Cómo viajero invidente, ¿cuál es la mayor dificultad que encuentras a la hora de planificar tus viajes?

Juan Manuel: El acceso a la información. La gran mayoría de las páginas webs no están adaptadas a personas invidentes y las que sí lo están, es muy frecuente que la información no esté bien detallada, y los sintetizadores de voz no la puedan leer bien. Para un viajero invidente, la información debe estar lo más detallada posible: imágenes que pueda leer el sintetizador de voz, tamaño de letra, contrastes de colores, etc. Paralelamente el contenido de las redes sociales de estas páginas webs también debe estar adaptado, lo que no es el caso generalmente. Los viajeros invidentes también planificamos los viajes a través de internet, y si ni siquiera la página oficial de turismo no está adaptada, me hace entender que el destino tampoco lo estará.
Ya en la oficina de turismo, si la información está en tinta y no está disponible en braille, no puedes acceder a ese contenido si vas sólo. Esto presenta un gran dilema puesto que debo depender de otras personas para acceder a información básica como mapas y dípticos de la zona. Este reto fue lo que me llevó, a iniciativa propia, a elaborar el mapa y el díptico de Ronda (Andalucía) en braille.
Superado el acceso a la información, nos encontramos con otra barrera: la concienciación. Aquí hablamos tanto de concienciación ciudadana como de los/as trabajadores/as en turismo, es importante que todos sepan cómo atender o interactuar con personas con diversidad funcional de la forma más normal y en las mejores condiciones posibles.

Laura: ¿Cómo tu empresa ayuda a solucionar estos retos?

Juan Manuel: Las soluciones que proponemos en Oportunidad Accesible dependen mucho del tipo de lugar del que se trate; para una persona invidente como yo las barreras no son las mismas, por ejemplo, en un hotel que en unas instalaciones deportivas o en una vivienda.
A través de nuestra consultoría hacemos el diagnóstico para estudiar qué barreras hay que eliminar para que el servicio sea factible.
En el mundo empresarial, la concienciación es la principal barrera. La mayoría de empresas con las que trabajamos parten de cero en materia de accesibilidad. No obstante, también hay algunas empresas que ya han empezado a trabajar en este aspecto; lo que hacemos en este caso es asesorar para perfeccionar sus acciones.

Laura: Antes mencionabas sobre el mapa de Ronda, ¿cómo llevaste a cabo esta idea?

Juan Manuel: Viajaba con mi madre a los diferentes municipios del país y en todas las oficinas de turismo me daban el díptico en tinta. Ahí me di cuenta de que, si viajaba de forma autónoma, no podía leer esta información. Presenté la idea del plano turístico en braille al Ayuntamiento de Ronda, que se encargó de buscar subvenciones para poder iniciar el proyecto. Gracias a esto, Ronda se convirtió en pionera en dichos dípticos tanto en España como en Europa (solo había un proyecto parecido en Argentina).

Tuvimos que resumir la información para que fuera lo más concisa posible, ya que el braille no permite aumentar o disminuir el tamaño de la letra como pasa con las versiones en tinta. El plano se hizo en 2009 con una tirada de 200 ejemplares que ya se han distribuido. De momento no se ha vuelto a reeditar, aunque ha habido interés por parte del Ayuntamiento de Ronda. El proyecto ha servido de inspiración a otros municipios: Montejaque y Benaoján. A parte estamos esperando que otros municipios como Nerja, Alhaurin, Cádiz, Huelva y Málaga capital quieran realizar este tipo de mapa.

Laura: ¿Qué dirías a las empresas o destinos turísticos que todavía no han dado el paso de ser más accesibles?

Juan Manuel: Les diría que es necesario que se abran al colectivo de personas con diversidad funcional ya que no solo supondrá un beneficio social, sino también un beneficio económico. Por una parte, porque solemos viajar acompañados por familiares y amigos, con lo cual la empresa va a obtener más clientes.
Por otra, porque existen más de 600 millones de personas con discapacidad en el mundo, 50 millones en Europa y 3,8 millones en España. Si las empresas turísticas no trabajan para lograr ser más accesibles, pierden la posibilidad de dirigirse a todo este colectivo.

Laura: El turismo, ¿puede ser sostenible sin ser inclusivo?

Juan Manuel: No. Creo que para que el turismo sea sostenible éste debe dirigirse a todos los colectivos de la sociedad, y sobre todo a las personas con diversidad funcional. Si no hay una accesibilidad que permita que este colectivo pueda disfrutar de los servicios sin ningún tipo de barrera que lo impida, lo estamos discriminando. Si no eliminamos esta discriminación, no conseguiremos la sostenibilidad en turismo.  

Laura: En Oportunidad Accesible trabajáis en la educación de los niños para que conozcan la realidad de las personas con diversidad funcional. ¿Por qué os enfocáis en los niños y no en los adultos?

Juan Manuel: Creemos que es importante educar a los niños para concienciarlos y para que tengan más empatía hacia estas personas. Les enseñamos cómo pueden ayudar a una persona con diversidad funcional, por si se encuentran en su día a día a alguien a quien puedan ayudar.
Es muy reconfortante y divertido trabajar con los niños en este aspecto, lo que más me preguntan es cómo me ducho, cómo me visto… estos aspectos relacionados con la vida diaria. Es importante educar a los niños en estos valores, ya que son los ciudadanos del futuro y porque tienen el poder de transmitir este conocimiento a los padres, consiguiendo una mayor sensibilización por su parte.

Laura: En 2014 recibisteis un premio de la Universidad de Nebrija y la Fundación A.C.S por “La accesibilidad como responsabilidad social corporativa en las empresas”. ¿Qué representó para vosotros este premio?

Juan Manuel: No solamente nos han dado este premio; Oportunidad Accesible tiene 3 reconocimientos: Puente del Turismo 2009, del Ayuntamiento de Ronda, por la adaptación del plano turístico para personas con discapacidad visual; el premio Málaga Rural 2010 por el proyecto “Benaoján como municipio accesible”; y el que comentas de la Universidad de Nebrija y la  Fundación A.C.S en 2014 por el proyecto “La accesibilidad como responsabilidad social corporativa en las empresas”.
Estos reconocimientos nos animan a seguir trabajando con ilusión y con ganas para conseguir la mayor accesibilidad de las personas con diversidad funcional; mejorar su calidad de vida y la calidad de su ocio y tiempo libre vacacional.

Laura: ¿Qué retos tiene Oportunidad Accesible de cara al futuro?

Juan Manuel: Conseguir la accesibilidad total para personas con diversidad funcional. Es decir: que se eliminen barreras, que haya una formación, una buena sensibilidad, que no haya ningún tipo de barreras que impida a las personas con diversidad funcional acceder a todos los servicios; tanto en instituciones públicas como en instituciones privadas.
Es importante que las sinergias que existan entre ambas sirvan para mejorar la calidad de vida de las personas con diversidad funcional. Y es importantísimo concienciar a la gente: no sirve de nada eliminar barreras físicas si no eliminamos las barreras de la comunicación y la información. Como dice el eslogan de Oportunidad Accesible: “Abriendo mundos a todas las discapacidades”.

¡Gracias Juan Manuel! Puedes seguir a Oportunidad Accesible en Facebook y en Twitter 

 117 visitas

Read More

¿Cuál es la diferencia entre exploradores, antropólogos y turistas?

Las críticas al explorador Benedict Allen, rescatado en Papua Nueva Guinea, plantea una pregunta importante: ¿cuándo es legítimo viajar a comunidades remotas? 

Un antropólogo, un explorador y un turista entran a un bar. Cada uno está agarrando una lanza. El antropólogo describe cómo se lo presentaron en su séptima temporada de trabajo de campo los ancianos de la tribu. El explorador les cuenta la historia de cómo ganó la lanza al completar un desafío de iniciación que la tribu le había propuesto, filmado para un documental. El turista explica que pagó $ 10 por el suyo en el mercado, y necesita regresar ahora, de lo contrario el crucero se irá sin él…

La atención de los medios sobre la desgracia y el reciente rescate del explorador británico Benedict Allen de Papúa Nueva Guinea, y el debate sobre si sus hazañas son culturalmente apropiadas en un mundo poscolonial, plantean una cuestión que está en el corazón de la antropología misma. ¿Por qué viajamos a otras culturas? ¿Quién, si alguien, da permiso? ¿Son válidas solo algunas razones para viajar? Y una vez que estás allí, ¿qué comprensión esperas lograr?

Tal vez sea tan patriarcal, con todos los ecos del racismo de la era colonial, sugerir que está en «nosotros» el decidir qué es lo que está bien o mal para «ellos». Tal vez la remota tribu de Papua Nueva Guinea quiera dar la bienvenida al mismo hombre blanco que apareció por última vez hace treinta años. Tal vez los pueblos remotos ven a los visitantes vacacionales como una fuente de ingresos clave para sus vidas del siglo XXI. Y tal vez el antropólogo aventurero con el disfrute en mente no es más o menos egoísta que el turista que quiere un selfie exótico para Instagram, o el explorador que quiere otro hito para contar.

Este es un extracto de un artículo publicado originalmente por The Guardian: What is the difference between explorers, anthropologists and tourists?

 117 visitas

Read More

Las noticias mas leídas de 2017; turismo accesible y derechos humanos

1.- Accesibilidad, el reto del sector turístico

Cuando viajamos deseamos vivir experiencias únicas y adaptadas a nuestras necesidades. Según subraya el artículo 7 del Código Ético Mundial para el Turismo de la OMT —texto de referencia global para un desarrollo responsable y sostenible del sector—, todas las personas deben poder ejercer su derecho a disfrutar del turismo sin ningún tipo de obstáculo. Pero lo cierto es que 6 de cada 10 personas con movilidad reducida dejará de viajar este verano por falta de accesibilidad en los servicios e instalaciones turísticas, según una encuesta elaborada por la Fundación Adecco. Esto se traduce en 58,11 millones de viajeros, ya que las personas con algún tipo de discapacidad suelen viajar acompañados de familiares y amigos.

Sigue leyendo esta noticia en este enlace.


2.- El turismo y los derechos humanos: poniendo límites a la promoción turística.

Estamos acostumbrados a ver fotos maravillosas de destinos por las redes sociales, anuncios de televisión con paradisiacas playas de aguas cristalinas y a leer promociones donde siempre la cara positiva del turismo, hace vibrar al “posible turista” que probablemente este leyendo y viendo estas imágenes de camino al trabajo, o cenando después de un duro día de trabajo. De hecho este es el marketing que se debe utilizar para la promoción turística de un destino, y tiene sentido mostrar la cara bonita del destino. Pero, ¿que pasa con la realidad bajo la perspectiva de la población local?

Sigue leyendo esta noticia en este enlace.


3.- Turismo accesible: acción, reacción y repercusión

Alrededor de un 15% de la población mundial padece algún tipo de discapacidad, según la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Banco Mundial. Porcentaje que dado el envejecimiento de la población, tenderá a seguir creciendo. Quizá se trate de una pregunta manida pero ¿qué supone esto para el turismo? La “Jornada de Turisme Inclusiu” celebrada en Girona el pasado mes de septiembre en el marco del “Costa Brava Inclusive Mobile Film”, puso de manifiesto algunos de los puntos clave en vacaciones y experiencias turísticas inclusivas que aún no responden en su mayoría a las necesidades de ese porcentaje de población.

Sigue leyendo esta noticia en este enlace.


4.- Los viajes rompen barreras gracias a los avances de un turismo accesible

Las personas con discapacidad viajan cada vez más, con una media de siete salidas al año, frente al promedio de ocho de los turistas sin dificultades. Y aunque aún queda mucho por hacer, lo cierto es que en los últimos años se han desarrollado diversas iniciativas para facilitar sus desplazamientos. Así lo reconoce Diego J. González, presidente de Red Española de Turismo Accesible (Red Estable), que explica que en los 30 años que lleva en el mundo del turismo accesible hemos pasado de un largo periodo en el que apenas había información a una gran afluencia en los últimos cinco o seis años.

Sigue leyendo esta noticia en este enlace.


5.- El Hotel de Banksy en Belén, es un ejemplo de cómo el turismo puede ser político

Image 20170328 21225 1jecw02

Todos hemos sido alguna vez turistas, y por lo tanto creemos saber lo que es el turismo. En el mundo moderno, el turismo es visto como una industria importante, que proporciona empleo y crecimiento económico. Al mismo tiempo, el turismo y los turistas son a veces menospreciados, vistos como torpes e ignorantes. Quedó atrás la época en la que el turismo era visto como una herramienta de la política y un tema de análisis político.

Sigue leyendo esta noticia en este enlace.

 117 visitas

Read More

Newsletter

Recibe nuestro boletín con las últimas noticias en turismo y sostenibilidad.