“Hágase su casa ecológica y no muera en el intento”. Entrevista con Ferrán y Mireia de O Chardinet d´a Formiga.

Ferrán y Mireia

En el municipio de Charo encontramos la casa rural ecológica O Chardinet d’a Formiga, un refugio de paz entre valles en pleno Pirineo de Huesca. Es aquí donde se encuentra un concepto de alojamiento ecológico en el que desde hace 11 años Mireia Cabrero y Ferrán Guardia hicieron realidad su proyecto de vida: escapar del consumo desaforado de las grandes ciudades y tener un contacto más directo con la naturaleza.

En esta entrevista, Nuria Mohedano habla con ambos para contarnos cómo O Chardinet es todo un ejemplo de turismo responsable.


Nuria: ¿Qué os motivó a poner en marcha un proyecto de alojamiento rural ecológico en un municipio de tan solo 30 habitantes?

Mireia: Queríamos cambiar nuestra vida, aunque para ello también debíamos ser conscientes no solo de la belleza de Charo y su entorno, sino también de la fragilidad del ecosistema del Pirineo. Si uno quiere cambiar las cosas, debe comenzar por sí mismo.

Así que comenzamos con el “hágase su casa ecológica y no muera en el intento”. El consumo de agua o la recogida de basura, por ejemplo, eran elementos a tener muy en cuenta para no generar impactos negativos derivados de nuestra actividad. A pesar de las dificultades que supuso, también éramos y somos conscientes de que aplicar todas las medidas ambientales se harían en lo que nosotros llamamos “una mejora continua”.

Poco a poco y con el avance del proyecto y su repercusión en el municipio y aparición en medios, fuimos siendo conscientes de que nuestro alojamiento estaba adquiriendo personalidad propia y eso nos motivó mucho para seguir trabajando en el proyecto y en pro de la sostenibilidad. Nos motiva el hecho de poder cada año ponernos un objetivo para minimizar nuestros impactos negativos sobre el medio y buscar soluciones ecológicas y aplicarlas a O Chardinet D’a Formiga.

Nuria: ¿Qué hace que el viajero rumbo al Pirineo Aragonés haga un alto en el camino para alojarse en O Chardinet d’a Formiga?

Ferrán: Nuestro mayor activo es el trato personal, puede parecer un tópico, pero para nosotros el viajero inicia su estancia desde su primera toma de contacto hasta que regresa a su origen. Además, intentamos ofrecer no solo una forma diferente de alojarse, sino alojarse viviendo una experiencia única.

Para ello compartimos mesa en los desayunos y cenas de forma que podamos tener un mejor feedback de su estancia y podamos atender mejor a todas y cada una de sus necesidades…¡hablamos de todo!. Y la guindilla, muy importante, la ubicación de la casa: rodeados de esta belleza que son los Parques Naturales y el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido.

Nuria: ¿A qué retos se enfrenta O Chardinet d’a Formiga dentro del sector ecoturismo?

Mireia: Fundamentalmente que los valores que intentamos trasmitir lleguen a los viajeros y que ellos mismos se conviertan en embajadores de esos valores: sostenibilidad y amor por la naturaleza.

Actualmente la falta de canales específicos de comercialización y de acciones más concretas dirigidas al viajero responsable dificulta nuestra actividad diaria. Hacer turismo rural ya no es sinónimo para el viajero de encontrar propuestas de turismo sostenible. Estamos seguros de que España atesora estos valores y muchos recursos aún por descubrir. Cada vez llegan más viajeros concienciados, no obstante son aún el público extranjero que solicita guías para realizar rutas interpretadas (¡aunque curiosamente son también los que más basura generan!).

Otro de nuestros retos es intentar incrementar en nuestra cocina la presencia de más alimentos orgánicos, productos locales y ecológicos que recorran cada vez menos kilometros para llegar a la mesa, y que los precios sigan siendo razonables.

Creemos que hay que mejorar la comunicación en la hostelería porque a veces puede parecer que cargas a la gente con todos los problemas ambientales de la tierra.

Y por último, que la administración, las asociaciones de turismo rural o cualquier ente que se dedique a la promoción turística, tenga en cuenta de verdad este tipo de empresas e iniciativas. Una figura que creemos que va por el buen camino son los Geoparques por su promoción al productor agroalimentario local. Aunque también es verdad que no tenemos claro si a nosotros nos ha traído más clientes siendo empresa colaboradora del Geoparque de Sobrarbe.

Nuria: Habéis conseguido la categoría oro de ecolíderes certificada por Tripadvisor ¿qué significa para vosotros por un lado, y para los viajeros por otro haber conseguido este sello/certificado?

Ferrán: Significa que nuestro proceso de autodiagnóstico es algo continuo, que no cesa por el mero hecho de haberlo conseguido. Lo que más nos aporta este sello es que los huéspedes más sensibilizados valoran en Tripadvisor nuestras medidas ambientales y eso ayuda a “verificar” al exterior lo que estamos haciendo. Aunque creemos que para un turista que busque un viaje sostenible, el sello no le aporta mucha credibilidad porque las opiniones pueden ser muy subjetivas.  Sin embargo, no deja de ser una herramienta  más que forma parte de nuestro “currículum”.

Nuria: ¿Cómo comunicáis la sostenibilidad y el turismo responsable a vuestros clientes o proveedores?

Mireia: ¡Buena pregunta! Aquí creemos que hemos de mejorar.  Hemos intentado mostrar a la gente qué hacemos cuando están ya en casa. Tanto de forma oral como escrita. En las habitaciones tienen la información más relevante sobre lo que hacemos y qué cosas pueden hacer ellos para colaborar.  Pero lo más efectivo es hablarlo directamente: en el desayuno o en las cenas les explicamos la procedencia de nuestros alimentos, detalles de la rehabilitación de la casa, de algunas de nuestras medidas para reducir envases, etc… Solo si viene al caso. ¡No los avasallamos a primera de vuelta!

A veces te sorprende cuando alguien te pregunta por algo que ha leído, y entonces le das todo lujo de detalles. De todas formas, creemos que hay que mejorar la comunicación porque a veces puede parecer que cargas a la gente con todos los problemas ambientales de la tierra.

No obstante, en la web hemos ampliado información sobre nuestras actuaciones ambientales por si alguien quiere leérselo. Pero solo es una lista. Hay que mejorar el mensaje para que llegue bien.  

Nuria: Cuando leemos en prensa o escuchamos en televisión que “el turismo rural ha tenido un crecimiento positivo durante 2016” ¿qué echáis en falta de estas afirmaciones?

Ferrán: Por suerte, las estadísticas son cada vez más especializadas y se valoran más aspectos. Pero los cambios han ido muy despacio, años o décadas.  Si encima quieres afinar más y saber cómo les va a las casas rurales ecológicas o las actividades de ecoturismo, bueno, por ahora, esto es ciencia ficción.  Aunque hay señales de mejora: hace poco el Gobierno de Aragón hizo un estudio de mercado y en los resultados  apareció que la naturaleza y la tranquilidad es un elemento principal que buscan los turistas al momento de visitar nuestra comunidad autónoma.

Gracias a estos estudios, el departamento de turismo ha cambiado parte de su estrategia de promoción turística. ¡Y esto son muy buenas noticias! Hay que salir también de algunos tópicos: ser una casa rural ecológica no significa solo tener placas solares. Hay otras medidas muy interesantes también por hacer.

¡Gracias Mireia y Ferrán! Puedes seguir a O’Chardinet d’a Formiga en Facebook y visitar su página web

 356 visitas

Comentarios

Deja un comentario


* Campos obligatorios.

Newsletter

Recibe nuestro boletín con las últimas noticias en turismo y sostenibilidad.