Viajando con los pueblos originarios: consejos desde las intimidades de Colombia

Lorena en ruta a Caquetá

Lorena Gómez Ramírez es antropóloga, tour leader, emprendedora social, miembro de expediciones de ‘turismo y paz’  en Colombia, periodista y escritora de viajes. Lorena es una de las ponentes que participarán en el Encuentro Digital de Turismo Comunitario que coordina Komú Travel


Como la mayoría de artículos que se escriben sobre turismo y pueblos indígenas hablan sobre ellos, hoy quiero referirme a quienes trabajamos para apoyarlos. A “los solidarios”, como nos llaman los indígenas de las montañas del sur occidente de mi país.

“Usted ya ha caminado, se ha sentado lo suficiente con nosotros y ha visitado los sitios sagrados. Ha aprendido a escuchar y a entender cómo es que pensamos aquí. Ahora que ya conoce y que está por llegar a sus 30 años, ahora sí puede salir a hablar. Así es como funciona para nosotros.” 

Esto me lo dijo en febrero Taita Lorenzo, médico tradicional del pueblo Misak. Estábamos aprovechando el rato a solas mientras Marc, nuestro viajero invitado de Holanda, terminaba su meditación matutina. Era nuestro sexto y último día juntos después de haber caminado, convivido e incluso sanado ideas inconscientes y preconcebidas que ellos tenían el uno del otro. Después de entender con cada cual qué estaba pasando, nuestro viaje concluyó con una conversación entre ellos (aún sin hablar el mismo idioma) y un abrazo de unión.

Los últimos 7 años he tenido oportunidades únicas de compartir, volvernos amigos y trabajar en equipo en temas de turismo comunitario y educación intercultural con indígenas alrededor de Colombia, principalmente con los misak, los wayúu, los arhuacos y los murui.  

Ellos me han enseñado otra forma de entender mi existencia como parte de la naturaleza, a escucharla y dialogar con ella. Alrededor del fuego, de una laguna o de la hoja de coca, me han dado consejos para cultivar relaciones sanas y solucionar los conflictos haciendo uso de la palabra dulce. Asimismo, me han mostrado su humanidad al abrir sus historias de vida, compartiendo preguntas personales, contradicciones, conflictos internos y retos como familias, pueblos y organizaciones. 

En este proceso también he conocido a otros solidarios cercanos a las comunidades. He visto el nivel de conexión y compromiso que tienen con el bienestar y los valores humanos de los pueblos originarios. Me atrevo a decir que a la mayoría de nosotros conocerlos nos ha cambiado la vida y por eso creemos que su mensaje es digno de ser compartido con el resto del mundo. 

Sin embargo, también es cierto que llevar este compromiso a la práctica creando puentes  que sean humanos, interculturales y comerciales al mismo tiempo tiene sus retos. Al fin y al cabo nuestro trabajo consiste en facilitar diálogos entre realidades, idiomas, monedas, imaginarios y formas de ser que no solo son diferentes, sino que tocan las fibras emocionales más íntimas de cada quien. La verdad incómoda es que el proceso no siempre es color de rosa, pero todos vamos aprendiendo en el camino. Incluso los mismos médicos tradicionales. 

Cuando Planeterra publicó el texto ‘Pueblos Indígenas y la Industria de Viajes: Guía de Buenas Prácticas’ me sentí agradecida y un poquito menos sola. Aunque en Colombia hemos venido construyendo redes, soy consciente de que debemos enfocarlas más en el aprendizaje mutuo y no solo en la comercialización. Seguramente todos los colegas tenemos anécdotas valiosas para intercambiar. 

Es emocionante pensar que todavía tenemos todo por conversar. Comenzando por nuestras reflexiones sobre “la silla” (como dirían los amazónicos) que ocupamos dentro de esta red, lo que nos corresponde, lo que no, en qué nos hemos equivocado, qué nos ha funcionado, qué hemos descubierto a nivel individual y de nuestros países y cuál es el potencial transformador de estos encuentros. Y por supuesto, cómo nos vemos a nosotros mismos como personas “solidarias” con esta causa. Después de todo, apoyar la llegada o el desarrollo del turismo en pueblos originarios es una gran responsabilidad.  

Por eso, así como la Fundación Planeterra, aquí comparto los aprendizajes más sencillos pero vitales de mi experiencia como emprendedora social con IN-Spire, conectando líderes con  burnout con la sabiduría de los pueblos indígenas y la naturaleza en Colombia (y ojalá Perú). Espero que este sea el inicio de un intercambio dentro y fuera de Iberoamérica al que la pandemia parece estarnos invitando:

Comencemos con el para qué

Antes de iniciar cualquier idea turística, es importante sentarnos por la noche con las abuelas, los abuelos y los demás miembros de la comunidad para entender su visión de buen vivir en el futuro: ¿cómo ven a su cultura y territorio dentro de 10, 30 o 50 años? ¿Cuál sería el propósito y el papel del turismo comunitario para contribuir a esa visión, a sus prioridades? ¿Tiene sentido implementarlo?  

Intención espiritual

Trabajar en un equipo intercultural implica involucrarnos en su forma de hacer las cosas. Con los pueblos indígenas esto significa empezar por pedir permiso espiritual a los ancestros y a los dueños de los lugares, hacer las consultas u ofrendas pertinentes con los médicos tradicionales respetados y confiar en las palabras de consejo que nos digan tanto ellos como las plantas sagradas. El yagé es un ejemplo.

Los guías no solo somos guías, somos mediadores culturales

El rol de los guías es más que acompañar, es ayudar a comunicar para que las conexiones sean profundas y significativas para ambas partes. Podemos sensibilizar a los guías locales sobre “el mundo de afuera” y asegurarnos de que haya tour leaders que entiendan bien la cultura local para darle un contexto más amplio al grupo que acompañan. 

Todos tenemos algo nuevo que aprender y qué sanar

Indígenas o no indígenas (esta es una conversación para otro espacio), todos somos igual de humanos: llevamos heridas tanto en nuestro corazón, cuerpo y mente, como en el pasado familiar e histórico que tenemos. Entender al otro, nuestros prejuicios y lo que tenemos en común debe ser recíproco. Este es un ejercicio que nos corresponde a todos porque somos una sola familia.The following

 160 visitas

Read More

EcoRutas en Gran Canaria: Mundocreativo reactiva el turismo de forma sostenible

El turismo mundial necesita reactivarse de manera sostenible y, para eso, es necesaria una actitud positiva tanto de locales como de turistas. Para lograr esto, Mundocreativo, una asociación sin ánimo de lucro con base en Gran Canaria, propone el concepto de EcoRutas: recorridos en lugares de interés turístico con la premisa de disfrutar, conocer gente comprometida con el medio ambiente y dejar el trayecto mejor de lo que estaba.

El proyecto

El objetivo de Mundocreativo es fomentar una relación más sana con el medioambiente a través de un modelo de turismo sostenible. La asociación promueve el uso consciente y racional de los recursos naturales, el respeto y sensibilidad ante el entorno y la reducción de la huella ambiental del turismo a través de actividades divertidas e interesantes.

El proyecto enfatiza en el disfrute de las actividades organizadas. De esta manera, el cuidado del medioambiente se transforma en una actividad placentera y puede convertirse en un hábito, en vez de una acción de una vez en la vida.

Durante el último año, Mundocreativo organizó más de 80 rutas de senderismo con voluntarios en la isla de Gran Canaria. En ellas, conectaron a personas de más de 12 países, con quienes recorrieron playas, montañas y pueblos de interés turístico, crearon recuerdos maravillosos y limpiaron un volumen superior a 17.200 litros de basura.

La asociación

El lema de Mundocreativo es #mejorqueestaba. Esto significa, no dejar residuos en los lugares que cada persona visita y, además, llevarse algo de la basura que se encuentra en el camino. 

De esta manera, reducen poco a poco el impacto ambiental del turismo, fomentan la conciencia ecológica y realizan una actividad que, lejos de desgastar los ánimos, aumenta las ganas de cuidar a la naturaleza.

Para solventar sus gastos, Mundocreativo disponía de patrocinadores que han tenido que hacer un alto en sus donaciones a causa de la crisis del COVID-19. Por eso, han abierto un crowdfunding para generar una red de personas que apoyen el proyecto y así poder seguir adelante, dejando el planeta cada día mejor.

Por qué su trabajo es importante ahora mismo

Hoy, más que nunca, este tipo de actividades de concienciación se han vuelto urgentes. La crisis del COVID-19 ha exponenciado el uso de mascarillas, guantes, envases y utensilios de un solo uso, aumentando en gran medida la contaminación del medio ambiente por residuos no biodegradables.

Además, las limitaciones impuestas por la pandemia han golpeado fuerte al sector turístico, que exige una reactivación gestionada de manera sostenible, tanto para beneficio del medioambiente como de las economías y culturas locales. A través de los recorridos organizados por Mundocreativo se crean lugares más limpios, lindos y disfrutables para todos. Por eso, el concepto de EcoRutas resulta fácil de aplicar en cada rincón del planeta y su impacto positivo podría ser parte de la reactivación sostenible del turismo.

Puedes seguir a Mundocreativo en las redes sociales a través de TwitterInstagram y LinkedIn.

 160 visitas

Read More

Lección en el corazón del Amazonas venezolano

Antonio Rivas es Planificador de Proyectos de Turismo Sostenible y se postula como uno de los ponentes que participarán en el Encuentro Digital de Turismo Comunitario que coordina Komú Travel. De su dilatada experiencia como asesor en turismo comunitario en Chile, Colombia, México y Venezuela nos comparte estas reflexiones sobre las comunidades indígenas venezolanas.

El bongo navegaba las aguas del Casiquiare en el medio del Amazonas venezolano, se divisaban siluetas de algunos habitantes de la Comunidad Yanomami de Coromoto, niños en su mayoría. Esperaban el arribo de unos maltrechos, pero felices viajeros que andaban replicando la ruta fluvial que a principios del siglo XIX despertó el interés de Alejandro Von Humboldt.

Colgadas las hamacas en la escuela y luego de improvisar algunas tablas como repisas para el equipaje, noté una infantil algarabía que solo fue interrumpida por el sonido fuerte y metálico de un Pájaro Campanero (Procnias alba), que no se dejaba ver, pero manifestaba presencia en el árbol que cobijaba bajo su follaje la particular escuelita.

Transcurría el tiempo y los rostros curiosos de algunos niños se dejaban observar a través de las paredes; poco a poco fueron entrando en procesión al interior de nuestro improvisado refugio. Las pesadas mochilas fueron los objetos más atractivos, pues distaban bastante de los incómodos implementos que usan los adultos para transportar el producto de sus huertos.

No hallaba manera de comunicarme con el niño más intrépido del grupo, quien con desparpajo empezó a curiosear mi equipaje; una linterna pareció calmar su búsqueda, fueron vanos sus intentos para encenderla, sin embargo creí conveniente establecer un “contacto intercultural” a través del trueque de algún objeto personal, que según mi percepción podía ser útil en el medio de lo que consideraba una naturaleza inhóspita.

Finalmente la transacción surgió efecto, a cambio de algunas frutas entregué a Mario una camiseta; me alegré por lo que consideraba un valioso aporte cultural, mientras me apresuraba a recoger mis cosas pues el viaje debía proseguir».

Transcurrido medio año retorné a Coromoto con otro grupo de turistas apasionados por la fotografía, en los días de permanencia en la comunidad concentré la atención en las mejores locaciones para las fotografías que ilustrarían el calendario de una reconocida ONG.

Poco antes de continuar el viaje a Rio Negro conseguí a un costado de la escuela la camiseta que había cambiado por frutas, pregunté por Mario y nadie me supo dar razón. Finalmente lo  encontré pescando, traté de comunicarme pero su actitud y rostro manifestaba más que enojo, decepción por no haberle saludado antes. Muy contrariado proseguí con el itinerario, atrás quedaba un niño decepcionado por mi actitud, en su franca inocencia manifestó desencanto porque no cultivé la incipiente amistad.

La lección que me dio Mario fue despedirse con una franca sonrisa y el batir de mano desde la orilla del río. Comprendí que a pesar de mi egoísmo, un pequeño Yanomami me había enseñado respetar los verdaderos valores de la amistad, que se han disipado en una sociedad agobiada por una mal llamada modernidad».

Recorriendo la selva del Amazonas venezolano

Las comunidades indígenas arraigadas en la Amazonía venezolana siempre han sido objeto de admiración y estudio, la selva les ha proveído de alimentos, vivienda, transporte y vestido; sin que por ello hayan modificado su entorno natural, por el contrario, la convivencia con la madre natura roza la perfección.

Por estas y otras razones de origen antropológico, operadores turísticos han incluido en sus programas la visita a comunidades indígenas, particularmente vulnerables; sobre todo ante el comportamiento invasivo y detractor de viajeros que solo desean ampliar su listado de lugares inhóspitos visitados».

¿Qué sentiría un viajero cuando a las puertas de su hogar se arremolinen individuos que jamás había visto? y que están ávidos por penetrar en un mundo ajeno. Sin duda, se sentiría invadido y ofendido, porque su cotidianidad sería interrumpida por cámaras fotográficas y la desfachatez de no guardar recato al entorno ajeno.

Eso sienten muchos indígenas venezolanos, pues en su mayoría son exhibidos como obras de museo de historia natural, sin importar su cosmogonía. Con ese actuar desmedido son afectados hasta el punto de padecer alienación y de un solo soplido pueden quedar en el pasado la noble labor de seres que surgieron y viven de la selva y quieren seguir siendo protagonistas de una naturaleza privilegiada, pero vulnerable a los embates de visitantes con presunciones de superioridad cultural.

Existe una fórmula sencilla para disminuir las intervenciones durante las operaciones turísticas en áreas prístinas y con comunidades locales excepcionales; es suficiente un comportamiento humilde, desterrando la soberbia del hombre moderno. La visita debe ser casi inadvertida, si hay interacción, debe basarse en tratos espontáneos y cordiales, sin actitudes inquisitorias ante situaciones que puedan parecer fuera de tono para el “mundo moderno”.

Toda comunidad indígena debe tratarse respetuosamente, sin prejuicios y procurando que todo transcurra como si nunca se hubiese visitado ese entorno colmado de misticismo y hogar de seres excepcionales que han cautivado a connotados exploradores y académicos; demostrando que es posible convivir en armonía con la naturaleza, dejando legado de autenticidad, sostenibilidad y responsabilidad.

 160 visitas

Read More

El regreso de la Patagonia salvaje: cómo el rewilding convirtió una estancia ganadera en un parque nacional

El valle Chacabuco fue una de las haciendas ovejeras más grandes de la Región de Aysén, pero la ganadería intensiva degradó profundamente un paisaje que antes era poblado por la estepa patagónica, bosques de coigüe, huemules, pumas, entre otros. Después de ser adquirida por una fundación, protagonizó un proceso de restauración activa y rewilding que culminó con la creación del Parque Nacional Patagonia.

Imagina que tienes un complejo sistema de engranajes para echar a andar una gran máquina. Si alguna de sus piezas es eliminada o sufre una fractura por sobrecarga, es de esperarse que el artefacto se averíe y deje de realizar sus funciones de manera óptima. Si lo extrapolamos a la intrincada trama de la vida, algo así es lo que ha ocurrido en los ecosistemas del planeta por la intervención humana, lo que nos tiene actualmente sumidos en fenómenos como el cambio climático, la crisis de extinción de especies, y la pandemia del coronavirus que constituye un incómodo recordatorio de nuestra complicada relación con la naturaleza.

Frente a este complejo escenario han surgido propuestas como el rewilding. Este método, que podríamos traducir como “reasilvestramiento” o “renaturalización”, posee más de una definición y no ha estado exenta de críticas, pero consiste básicamente en devolver a la naturaleza sus “piezas” o “engranajes” originales, permitiéndole recuperar su funcionamiento, procesos y estado salvaje del cual ha sido despojado por la incauta mano del Homo sapiens.

Justamente, Chile cuenta con un exponente único de rewilding a nivel nacional, que convirtió a una de las haciendas ovejeras más grandes de la Región de Aysén en un área protegida que ha ido recuperando paulatinamente su biodiversidad después de 100 años de ganadería intensiva. Ese mismo sitio acogió en su seno a 14 ñandúes que fueron liberados hace pocos días, en el marco de un programa de reintroducción de esta especie que pudo haberse extinto localmente si nadie hacía nada.

Esa es la historia del valle Chacabuco, una estancia de ganadería ovina que fue adquirida por la fundación Conservación Patagónica en el año 2004, con la ayuda de Douglas Tompkins, y que se convirtió en 2018 en parte del Parque Nacional Patagonia. El parque se creó a través de la unión de las reservas nacionales Lago Jeinimeni y Lago Cochrane (Tamango), con los terrenos del valle Chacabuco que luego fueron donados al Estado, sumando así una superficie protegida de 304.527 hectáreas.

Para hacerse una idea, el fundo se estableció en 1908 y pasó por varios manos, llegando a tener en sus casi 70.000 hectáreas alrededor de 30 mil ovejas, 4 mil vacas y otros elementos que degradaron y transformaron profundamente el paisaje que antes era poblado por la estepa patagónica, bosques de coigüe, huemules, pumas, ñandúes, entre tantos otros.

“El caso del Parque Nacional Patagonia es único en Chile. Durante 15 años de trabajo, nuestro eje ha sido la restauración y transformación de un lugar de uso productivo para traspasarlo a la conservación y al patrimonio natural de Chile. Esto ha significado un manejo activo para el restablecimiento o fortalecimiento de sus especies y ambientes, y con ello de sus funciones ecológicas. Hemos hecho desde el retiro de cercos y la exclusión de la ganadería, hasta el monitoreo de animales como huemules y pumas, viendo cómo la ecología del lugar evoluciona desde el momento en que intentamos volver a lo natural o lo más cercano a lo natural”, explica Ingrid Espinoza, directora de Conservación en Tompkins Conservation Chile.

Una vez que adquirieron la estancia ganadera, la directora ejecutiva de Tompkins Conservation, Carolina Morgado, cuenta que “como este valle era prioridad de conservación, lo enfrentamos desde el punto de vista de la restauración, del rewilding, de cómo reasilvestrar una propiedad que llevaba muchos años bajo un sistema de ganadería intensiva. La primera pregunta que nos hicimos fue: ¿qué ser vivo falta aquí?Sabíamos que por la actividad ganadera faltaba el huemul, que estaba muy acorralado en la Reserva Tamango, hacia el sur, y también en la zona más fronteriza con Argentina había una escasísima población de ñandú”.

Ñandu en Puesto Ñandu – Reproduccion ©Johanna Zajc
Ñandú ©Johanna Zajc

Por ello, a través de una serie de medidas implementadas durante 15 años han logrado recuperar la naturaleza local, lo que ha quedado de manifiesto de varias maneras.

“Uno de los efectos más evidentes de las acciones de conservación implementadas en el área, ha sido la recuperación los mamíferos mayores y carnívoros en el sector de Valle Chacabuco. Ello, luego de ser una de las principales haciendas de producción ganadera del territorio, y a partir de un trabajo intencionado a la exclusión del ganado doméstico y otras acciones de conservación y manejo de fauna. Con las intervenciones realizadas se logró volver a generar las condiciones de recuperación de la flora del lugar y, posteriormente, la recuperación gradual de la fauna, a partir de la recolonización natural de su hábitat”, señala José Manuel Rebolledo, director ejecutivo de la Corporación Nacional Forestal (CONAF), la cual mantiene un convenio de colaboración con la fundación.

Pero, ¿cómo lo hicieron?

Sin duda, fue un proceso dilatado y de diversos frutos.

El regreso del huemul

Según cuentan, el valle Chacabuco era una clase de “jamón en el sándwich” entre dos grandes áreas protegidas que Conaf ya administraba en ese entonces: la Reserva Jeinimeni, por el sector norte, y la Reserva Nacional Tamango por el sur. Por lo tanto, la estancia se emplazaba en un territorio estratégico porque permitiría unir estos dos sectores para generar una gran área de conservación.

Sin embargo, el cometido no era del todo sencillo en un lugar marcado por la cultura patagónica ganadera, donde un proyecto de conservación de este calibre no solo era visto como algo excéntrico, sino como un factor de riesgo al implicar una mayor presencia de especies que despiertan amores y odios como el puma.

Precisamente, y como ha sido la tónica a lo largo del país, la convivencia con la vida silvestre no era del todo armónica. Por un lado, carnívoros nativos como el puma y el zorro eran vistos como amenazas para el ganado debido a los ataques que experimentaban los animales criados por los productores. Herbívoros como el guanaco, en tanto, eran concebidos como una “competencia” al consumir el mismo alimento que las ovejas y vacas. Todo esto motivó, por décadas, acciones como la caza, la construcción de cercos para impedir el acceso a las especies nativas, y el creciente desplazamiento de las criaturas autóctonas.

Por ello, luego de comprar la estancia completa en 2004, el equipo de la fundación realizó su primera salida a terreno para evaluar las acciones de rewilding y restauración. Recuerdan un panorama dominado por las ovejas, que podía verse expresado – a lo lejos – como diversas motitas blancas que colmaban el paisaje.

El coironal, la estepa y los bosques habían sufrido mucho por el sobrepastoreo. Se había colocado más ganado de lo que el territorio era capaz de soportar, y eso significó que las plantas no alcanzaban a semillar para regenerarse de forma natural. Por lo tanto, la cobertura o número de plantas por superficie iba disminuyendo, y avanzando con ello la erosión”, cuenta Cristián Saucedo, administrador de Vida Silvestre – Rewilding de Tompkins Conservation.

Por ello, una de las primeras tareas consistió en la remoción de cercos y en el retiro del ganado, principalmente a través de su venta. Eso se hizo de manera gradual, aclara Saucedo, ya que “es un gran cambio para cualquier sistema, porque pese a que había esta permanente pugna entre depredadores y ganaderos, igual los predadores lograban sacar una tajada [oveja] de la torta. Sacar del sistema esa oferta de alimento, de la noche a la mañana, podía tener consecuencias que nadie podría predecir”.

Pero el objetivo no solo era darle respiro a la vegetación local, sino también permitir que las especies autóctonas recuperaran su antiguo territorio. Un caso prioritario lo constituía el huemul (Hippocamelus bisulcus)el cual se encuentra en peligro de extinción debido a sus diezmadas y fragmentadas poblaciones, que estarían compuestas por aproximadamente 1.500 o 2.000 ejemplares a nivel mundial, reflejando su crítico estado y, a su vez, la mala salud de los ecosistemas.

En ese sentido, Cochrane constituye un refugio para este ciervo nativo, ya que actualmente más del 10% de la población remanente de huemules se encuentra al interior del Parque Nacional Patagonia, y de la provincia en la cual se inserta esta área protegida.

Huemul Macho adulto ©Johanna Zajc
Huemul macho adulto ©Johanna Zajc

Definido como “tímido”, el ciervo más austral del planeta es territorial, sin importar si es macho o hembra. Conforma grupos pequeños y prefiere ambientes de bosques de lenga y matorral de ñirre, combinados con sectores rocosos y de fuertes pendientes que le proporcionan una mayor diversidad de alimento y un menor riesgo de predación.

En cuanto al valle Chacabuco, Saucedo puntualiza que “los huemules no eran cazados en forma intensiva ni tampoco había una intención de querer eliminarlo, primero porque no eran tan abundantes, y segundo porque no eran vistos como competencia como sucedía con el guanaco. Pese a ello, se veía bastante afectado por la presencia de las vacas y por los perros que eran ocupados para arrear al ganado. Los huemules trataban de mantenerse, pero no ocupaban los mejores lugares para ellos, en términos de alimentación y refugio”.

De esa manera, a partir del 2005 se inició el monitoreo de huemules con radiocollares en distintos sectores para determinar su condición inicial, con la ayuda de guardaparques que anteriormente habían trabajado como puesteros para la estancia ovejera.

Cuando capturaron algunos huemules para identificarlos y equiparlos con los radiocollares, aprovecharon de evaluar su estado sanitario. Así fue posible detectar la exposición de estos ciervos a agentes de enfermedades infecciosas provenientes del ganado doméstico.

Saucedo, quien es médico veterinario, relata que “encontramos en ese momento que había evidencia de enfermedades virales que estaban circulando desde el ganado hacia el huemul y, por lo tanto, demostraron que lo que estábamos haciendo iba en la línea correcta”.

Uno era el caso del virus de la diarrea bovina, el cual causa abortos y nacimientos de terneros débiles. Es posible que lo anterior se relacione con la detección de casi un 8% de crías de huemul que nacen frágiles o que mueren a los pocos días de haber sido dadas a luz, en áreas donde antes hubo ganado en el valle Chacabuco.

También se diagnosticaron casos de huemules que padecían cuadros severos de sarna ovina, con presencia de costras y descamación. Los expertos observaron que, cuando se manifestaba en las orejas, la capacidad auditiva de estos ciervos se veía perjudicada por las secreciones y el engrosamiento de su piel, aumentando su vulnerabilidad frente a amenazas como la depredación. Debido a los riesgos que esto revestía para estas poblaciones tan deprimidas, se le otorgaron tratamientos con antiparasitarios a algunos huemules afectados.

Pero eso no era todo.

Los equipos fueron estudiando otros factores que interactuaban o causaban la muerte de estos animales. Entre 2008 y 2015, por ejemplo, se encontró en el sector de Puesto Huemul y Tejuela a un 45% de los huemules adultos muertos por acción del puma, su predador natural, mientras que al mismo porcentaje de huemules se les perdió el rastro.

A esto se suma la muerte de crías de huemul en Puesto Huemul y Tejuela entre los años 2008 y 2014, mayoritariamente asociada a los depredadores naturales, siendo los zorros responsables de un 31% de los ataques y los pumas de un 54%. El resto se trató de causas no naturales y vinculadas a actividades humanas, como la caza y enfermedades asociadas a la ganadería.

Pese a lo anterior, cabe destacar que el huemul representa alrededor de un 0,7 % de la dieta del puma en esta zona, ya que es el guanaco la presa preferida de este felino, conformando entre un 80 y 90% de su alimentación.

No obstante, esto se combina con otros carnívoros que no son nativos, y que han sido introducidos por el ser humano: los perros. La mayoría proviene de la localidad de Cochrane y alrededores, aumentando su presencia por la expansión urbana, así como por el abandono y la escasa supervisión de los canes, tanto en el ámbito urbano como rural.

A lo largo de diez años de trabajo se constató el efecto negativo de los perros sobre los huemules en diferentes zonas del río y lago Cochrane. Por ejemplo, entre los años 2005 y 2015, la mortalidad detectada de individuos adultos por ataques de canes alcanzó valores de hasta un 20% en la Reserva Nacional Tamango, por su cercanía a la ciudad de Cochrane.

Además, en ese mismo lugar se registró entre 2005 y 2007 un importante impacto de perros sobre las crías de huemul, ocasionando un 30% de las muertes, equivalente a la mortalidad producida por los zorros. Esto no es menor si consideramos que estos ciervos comienzan a reproducirse a partir de los tres años, y que las hembras paren solo una cría anualmente.

Aunque las presiones y amenazas externas continúan, la recuperación de esta especie en la zona ha sido evidente. “Si en el primer año teníamos tres o cuatro huemules en un área, al año 10 veíamos en esos mismos lugares entre 30 y 35 huemules, o sea se ha visto una notable recuperación. Nosotros no éramos capaces de medir en todos lados, porque la verdad es que los territorios son extensos, pero también vimos que había nuevas áreas donde aparecían huemules”, detalla Saucedo.

Hace pocos días, se lanzó de forma oficial el programa “Corredor del Huemul” en la zona norte del Parque Nacional Cerro Castillo, también en Aysén. La iniciativa es impulsada por Tompkins Conservation, en alianza con el Ministerio de Agricultura, CONAF y SAG, con el fin de promover la conservación de este ciervo en las regiones de Los Lagos, Aysén y Magallanes. Para ello contemplan acciones que le otorguen conectividad ecológica, como la remoción de cercos para reducir lesiones en los huemules y permitirles el libre tránsito.

Hacia una buena convivencia

No solo el huemul comenzó a prosperar en la zona. La vegetación local como la estepa patagónica también experimentó su lenta restauración, al igual que el guanaco, como bien recuerda la directora de Conservación de Tompkins Conservation. “Cuando compramos la estancia había ovejas por todos lados, y recién podías escuchar las vocalizaciones de los guanacos cuando ibas a los cerros, pero no se veían cerca. A medida que fuimos sacando la ganadería de forma paulatina, el guanaco fue recuperando su valle, porque él era el gran herbívoro del valle, no las ovejas, y ese proceso de recuperación fue súper bonito”, expresa Espinoza.

Guanacos curiosos ©Johanna Zajc
©Johanna Zajc

Y como es de esperarse, donde hay guanacos, hay pumas.

Por ello, desde los inicios del rewilding, el monitoreo también se enfocó en el mayor felino del país, no solo para levantar información, sino también para promover una mejor convivencia entre este animal y las comunidades vecinas, por ejemplo, probando métodos para disminuir los ataques al ganado.

Morgado cuenta que “sabíamos que, en todo este proceso paulatino de retiro de cercos y del ganado, volverían especies a su hábitat, entre ellos el puma. Por eso comenzamos su monitoreo, queríamos ver cuál iba a ser su interacción con otros animales y también porque había mucho temor por el puma en las comunidades”.

Tal como lo hicieron con los huemules, a los pumas también se los monitoreó con métodos como los radiocollares y cámaras trampa. De esa forma pudieron seguir su vida y obra, ya fueran sus movimientos, las especies que se convertían en su menú, entre otros datos de interés.

Dado que, en ese entonces, todavía les quedaban ovejas de la antigua hacienda, probaron distintas técnicas para evitar ataques de puma, aceptando que siempre iban a ocurrir esos eventos por el hecho de estar al lado de una zona silvestre.

Saucedo relata que “usamos una técnica bien antigua que se ocupaba en Europa, que se basa en perros de gran talla y raza especializada, en este caso gran pirineo, para cuidar al ganado. Los improntábamos, es decir, desde muy temprana edad interactúan con las ovejas para que se sientan miembros de la familia. Básicamente, lo que hacen esos perros es mantener a los depredadores a distancia, porque marcan a través de la orina y fecas, ladran toda la noche, y de alguna forma con eso obligan a los depredadores a desplazarse o impactar de forma mucho menor al rebaño”.

Constataron por esa vía que la presencia de estos canes disminuyó considerablemente los ataques de pumas a ovejas. “Logramos a través de la implementación de ese programa demostrar a muchos de nuestros vecinos que había formas de poder producir con algún grado de coexistencia con los predadores”, asegura Saucedo.

Además, durante este camino de rewilding se han realizado otras acciones, como las liberaciones de cóndores y ñandúes. Esta última ave es emblemática de la estepa patagónica, pero ha estado al borde de la extinción debido a factores como la caza, la recolección de huevos, la depredación por perros, y la destrucción de nidos. Su situación era tan crítica, que cuando llegaron al valle Chacabuco existía una población extremadamente pequeña, de alrededor de 10 o 12 individuos en la zona. Por este motivo se inauguró en 2015 el Centro de Reproducción para la Conservación del Ñandú en el Parque Nacional Patagonia, el único en su tipo en Sudamérica.

Fue en el marco de ese mismo proyecto que se liberaron 14 ñandúes en el parque nacional el pasado 11 de mayo.

Al respecto, el director ejecutivo de Conaf sostiene que “es necesario relevar el trabajo asociado a ejecución de un programa de reproducción, cría y liberación controlada del ñandú que, a pesar de su relativo reciente desarrollo e instalación, posee resultados auspiciosos respecto del uso de prácticas y técnicas complementarias de conservación in situex situ. Por otra parte, ha permitido desarrollar la técnica del manejo de una especie nativa, para contribuir desde la conservación activa y asistida a su conservación”.

A través de este manejo activo, Saucedo explica que “lo que hacemos anualmente es liberar al medio silvestre entre 10 y 15 ñandúes criados en cautiverio, de manera de fortalecer numéricamente la población, y con ello ayudar a que colonicen nuevos espacios, reduciendo de forma considerable su riesgo de extinción”.

Una propuesta para tiempos inciertos

En estos tiempos de pandemia y crisis sociambiental, esta labor adquiere un nuevo tenor. Mientras que Tompkins Conservation continúa trabajando en distintos lugares con varias instituciones, incluyendo a su fundación hermana Rewilding Argentina, organismos como Conaf impulsan iniciativas para la conservación, recuperación y restauración activa de especies nativas y su hábitat, siendo algunas de ellas el proyecto de conservación de la vicuña en el Parque Nacional Lauca y Reserva Nacional Las Vicuñas, y del huemul en la cordillera de Chile Central, específicamente en la Reserva Nacional Ñuble y Huemules de Niblinto.

“Sin lugar a duda, las aproximaciones a la restauración ecológica, como el rewilding, son herramientas indispensables que es necesario desarrollar e implementar, para la gestión exitosa en la conservación de la diversidad biológica presente en las áreas silvestres protegidas, principalmente en el contexto de cambio climático que vive el planeta en la actualidad”.

En cuanto a las proyecciones, la directora ejecutiva de Tompkins sostiene que “nuestro foco está en la Ruta de los Parques de la Patagonia, es decir, todo el territorio que está entre Puerto Montt y Cabo de Hornos. Nuestra estrategia de rewilding es seguir trabajando ahí, es seguir conservando al huemul como especie ancla, y en todos los lugares estratégicos donde existen sus poblaciones, para que florezcan, se fortalezcan y sobrevivan. Al sobrevivir el huemul sobreviven un montón de otras especies que van asociadas a su ciclo”, asevera Morgado.

Para Saucedo, “todavía no tenemos el completo entendimiento sobre los impactos positivos o beneficios que tiene el regreso de especies en los ecosistemas. Experiencias de otros lugares a nivel mundial, como el clásico ejemplo de Yellowstone, muestran que el regreso de especies nativas, ya sean predadores o herbívoros, trae beneficios sobre el suelo, los bosques y el agua, entonces, nuestras especies nativas son verdaderos barómetros o indicadores de salud. Si somos capaces como chilenos y humanidad de recuperar especies, estamos transitando o ayudando a frenar crisis como la de extinción de especies”.

Por su parte, Espinoza recalca que “el coronavirus está reforzando nuestra visión. Al afectar los ecosistemas naturales, estamos provocando el traspaso de las enfermedades infecciosas de la vida silvestre, como por ejemplo la perdida de bosques”.

“Por eso se habla mucho del enfoque ‘Una Salud’, donde la salud de nosotros depende de la salud de los ecosistemas. La naturaleza tiene la capacidad de recuperarse y sus procesos naturales son resilientes, pero lo más importante en este minuto es que, frente a esta crisis ambiental, es necesario tener acciones mucho más activas y directas. Por ahí va el rewildiingNecesitamos seguir generando estas cuentas de ahorro de patrimonio natural que son parte de esta protección, y que nos van a producir un mejor bienestar para todos”, sentencia.

Este artículo ha sido replicado en Travindy con permiso de su autora, Paula Díaz Levi escrito para el medio Ladera Sur.

 160 visitas

Read More

L’Anoia: buenas prácticas para abrirse al mundo después del confinamiento

El de 2020 es un verano atípico en comparación con los anteriores. La llegada del Covid-19 a nuestras vidas limita los viajes, entre otras actividades veraniegas. Hay territorios que han sufrido más la presencia del virus que otros, como la Conca d’Òdena en la comarca de l’Anoia (Barcelona). La cual está luchando contra la estigmatización apostando por la seguridad y la sostenibilidad para recibir visitantes con su campaña “Escapa’t a l’Anoia, t’ho mereixes” (“Escápate a l’Anoia, te lo mereces”)

Nos encontramos con Daniel Gutiérrez en el Consell Comarcal de l’Anoia para que nos explique la situación del territorio y las claves sostenibles de su nueva campaña.  Daniel es consejero de Turismo, Relaciones institucionales y Programas Europeos. A parte, es especialista en la gestión sostenible del patrimonio cultural y natural, y está implicado en el grupo de trabajo delmanifiesto de Turismo Reset. El ente en el que nos encontramos es el encargado de visualizar el territorio y marcar su identidad cultural. Aunque no sea tan influyente como una Diputación, el Consell Comarcal da soporte a todos los territorios de la comarca marcando un paraguas para que cada uno desarrolle su propia estrategia. 

Confinamiento de la Conca d’Òdena

Entre el 13 de marzo y el 6 de abril, la Conca d’Òdena tuvo un confinamiento perimetral debido al gran aumento de afectados por Covid-19. El foco del Hospital de Igualada, capital de la comarca, fue en ese momento el más numeroso de Cataluña. Daniel nos explica que era la primera vez que el territorio aparecía en medios internacionales y lo situaba como la “zona 0”.

En estos momentos l’Anoia está en la misma fase y situación que la gran mayoría del territorio español. Por lo que se necesita luchar contra la estigmatización de unas semanas muy duras y llenas de incertidumbre. Durante ese periodo y el mes de mayo, desde el Consell se tuvo que marcar un plan de comunicación diferente. Fue un tiempo para informarse y trabajar duro. Y en mayo ya se tenía un discurso definido. 

Un destino Slow

A través de Anoia Turisme, el Consell Comarcal ha lanzado la campaña “Escapa’t a l’Anoia, t’ho mereixes” dentro del marco de la campaña promocional del territorio catalán. Aunque muchos destinos están poniendo la palabra “sostenibilidad” en su discurso, l’Anoia quiere ir más allà y  adecuarse de forma más comprometida con todas sus acciones. El principal objetivo es posicionar la comarca como un territorio de proximidad y familiar muy indicado para quien busca espacios abiertos y sin aglomeraciones. Y, con una buena base, situarse como referente del Slow tourism

Igualada es la capital de un espacio rural dividido en tres áreas muy bien definidas. Por una parte encontramos la Alta Anoia, que es la zona más rural y donde más campos encontramos; en el centro, la Conca d’Òdena con la capital y de un carácter más industrial; y finalmente, la Baja Anoia, que es colindante con el Penedés y está llena de bosques y viñedos. 

L’Anoia es un destino que siempre ha sido de paso, y lo que se busca en estos momentos es que los viajeros se paren y lo descubran.

Daniel Gutiérrez

El conseller nos cuenta que, antes de confinamiento, ya se dirigían hacia el Slow tourism en su estrategia. Costó mucho explicar qué era exactamente, y los beneficios que podría llegar a aportar al territorio. De alguna forma, afirma, el post-confinamiento ha permitido potenciar lo que ya se estaba desarrollando, ya que va en la línea de lo que es necesario en estos momentos: un entorno tranquilo, recursos culturales y naturales, y coherencia con el territorio. Aunque en el mensaje principal lo que más destacan es la seguridad. 

La campaña de l’Anoia se basa en mostrar seguridad y sostenibilidad

Sostenibilidad y seguridad como ejes

Sobre la seguridad, le preguntamos su opinión por la etiqueta Covid-free que se está promocionando en diferentes sectores. Comenta que etiquetas hay muchas, que lo que realmente importa son los protocolos establecidos por las autoridades sanitarias. Los alojamientos y lugares públicos donde se desarrolla la actividad turística saben lo que deben hacer y cómo cumplir. La seguridad es una percepción. Y eso lo aporta más un buen uso y cumplimiento de higiene -disponer de geles y mascarillas- que una etiqueta. 

En el slow tourism el turismo  y el comercio van de la mano.

Daniel Gutiérrez

Respecto a ser un entorno tranquilo, Gutiérrez comenta que, de momento, es difícil llegar a saturar la comarca. Lo cual ni se busca ni se pretende, ya que esto iría en contra del sentido de sostenibilidad. Se parte de la idea de un turismo que aporte beneficios para los locales. Muchos comercios viven del degoteo de turistas que visitan los municipios. En el slow tourism comercio y turismo van de la mano. Si se detecta alguna actividad que resulta molesta para la población,  desde el ente no se da apoyo a su realización. La gente no quiere el turismo masificado de Barcelona, quiere que visiten su territorio, pero no que los molesten o cambien su forma de vida. 

El pasado fin de semana del 27-28 de junio se celebró en la comarca e-Bike Tour. Esta actividad con bicicletas eléctricas se acompañó de la promoción de gastronomía, cultura y paisajes, patrimonio y alojamientos rurales. En este se dispone de 365km ciclables que pasan por bosques y municipios ofreciendo una experiencia completa en la comarca, y los servicios básicos para su desarrollo. 

Como gran conocedor de los ODS (Objetivos del Desarrollo Sostenible), Daniel nos habla de lo importante que es que estos no se vean solamente como una justificación. Hablar sobre los ODS solamente para explicar qué bien hemos hecho algo es Greenwashing. Sin embargo, los diecisiete objetivos deben comprenderse como una hoja de ruta para crear las acciones desde la base a partir de las áreas de la Agenda 2030 sobre el Desarrollo Sostenible

Por último, pero no menos importante, hablamos sobre la accesibilidad en el turismo. Un elemento fundamental de la sostenibilidad vinculada al turismo es que todo el mundo tiene que disfrutar viajando. Cuenta que la comarca es muy sensible en relación a la accesibilidad. Se trabaja para adaptar alojamientos y actividades en todo el territorio. Por ejemplo el vuelo en avioneta para personas con movilidad reducida en el aeródromo de Òdena.

 160 visitas

Read More

Newsletter

Recibe nuestro boletín con las últimas noticias en turismo y sostenibilidad.