El turismo de montaña para un desarrollo equilibrado y sustentable

Entre las problemáticas vinculadas a la crisis sanitaria, la saturación de información y la floración de tendencia a quedarse pendiente… la industria turística está viviendo un momento crucial en el cual debemos poner en sinergia las dimensiones económicas, sociales y ambientales para poder hacer frente a las reflexiones y debates que están surgiendo sobre su reinvención.

Entre los múltiples tipos de turismo, el desafío nos lleva a encontrar un desarrollo equilibrado y sustentable para asegurar la perennidad de la industria así como su impacto positivo o reducido en el ecosistema en el cual se desarrolla. Para ello conversamos hoy con Nohelia Sanchez, empresaria de turismo y co-fundadora de Yalpay Tours, agencia de trekking en la región de Córdoba, en Argentina, sobre el turismo de montaña y su potencial para contribuir al turismo positivo del mañana.

El turismo de montaña es un tipo de actividad turística que tiene lugar en un espacio geográfico definido y delimitado como son las colinas o montañas, con características y atributos inherentes a un determinado paisaje, una topografía, un clima, una biodiversidad (flora y fauna) y una comunidad local. Engloba un amplio espectro de actividades de ocio y deporte al aire libre.

Definición de la OMT

Estimulador de crecimiento económico

El turismo de montaña tiene un gran potencial para estimular la economía del lugar por su capacidad para diversificar y las actividades complementarias que se derivan de su operación brindando la oportunidad a los emprendimientos rurales y regionales de ampliar su alcance y de diversificar su oferta de servicios. La práctica del turismo de montaña trae consigo la creación de empleo, contribuyendo a la desconcentración de las actividades económicas nacionales en las grandes ciudades.

La grandeza y la nobleza de la montaña tiene esta característica propia de ser a la vez atractiva y temible. Su riqueza se manifiesta principalmente en su biodiversidad y sus relieves, que siempre superan a la pretensión del hombre de conocerla perfectamente. Muchos llevan a la montaña en su corazón durante toda su vida y aun siguen impresionados por su esplendor lo cual, está permite a los locales brindar un turismo consciente, respetuoso y de calidad. Una certeza responsabilidad social por parte del turista, acompañada de una contribución económica contratando los guías locales y capacitados, permite florecer el turismo de montaña en su aspiración sustentable.

Respetuoso de su ecosistema

Recorrer la montaña, descubrir sus riquezas y entender su ecosistema, puede originar un impacto tan positivos o negativos como nuestras prácticas a la hora de recorrerla. Las actividades de montaña deberían ser realizadas por personal idóneo cuyas prácticas operativas estén naturalmente optimizadas para una huella de carbono relativamente reducida. Trekking, BTT y cicloturismo, escalada, avistamiento, parapente, senderismo, alpinismo, visitas… Muchas son las actividades que tienen un menor impacto en el medio ambiente por ser deportes físicos y diversiones con equipamientos que no generan contaminación directa.

Lugar donde la naturaleza domina y manda, la montaña favorece también la sensibilización ambiental de sus visitantes. La inmersión en entorno montañoso tiene el potencial de contribuir a una toma de conciencia en cuanto a las cuestiones ambientales, su comprensión y así su cuidado. Esta responsabilidad ambiental que siente el turista se refleja en sus acciones de consumo y sus comportamientos, permitiendo contribuir a la sustentabilidad del destino.

El turismo de montaña para un desarrollo equilibrado y sustentable

¿Cómo su actividad de trekking en las montañas apoya al desafío sustentable de la región?

Nohelia: El turismo de montaña es una actividad lúdica deportiva que si bien tiene un bajo impacto en el ecosistema, si no se desarrolla con las prácticas adecuadas puede tener efectos irreversibles en el ecosistema. El guía debe impartir en el grupo que acompañe las instrucciones adecuadas para que los caminantes dejen el menor rastro posible ya que como toda actividad humana, si está mal gestionada, puede generar erosión en la naturaleza, pérdida de vegetación y hasta incrementar los riesgos de incendios forestales. Por eso, es importante que los trekkers cumplan con los protocolos necesarios para que la interacción con la naturaleza sea lo más sana y sustentable posible.

Facilitador socio-cultural

Hacer turismo en la montaña es, ante todo, impregnarse de un modo de vivir diferente, de una forma de pensar distinta y de una sensibilidad. Muchos destinos de montaña poseen una riqueza cultural que se mantiene a través de la transmisión y la preservación de las tradiciones, la historia y el know how. De esta manera, el turismo de montaña se diversifica en varias tipologías, que pueden manifestar la esencia del lugar: turismo deportivo, turismo ecológico, turismo extremo, y así también turismo comunitario, el turismo rural y el turismo cultural, por su capacidad a facilitar la condición socio cultural del destino.

La actividad turística en la montaña permite así incluir las dimensiones sociales y culturales en el equilibrio del desarrollo territorial. Los turistas son parte importante de este desafío sustentable por su aporte a la preservación cultural y a la inclusión social a través de su interacción lo cual lo convierte en una manera de concientizar cada vez más hacia un turismo consciente y positivo.

¿Cómo la actividad del trekking permite apoyar a los emprendimientos locales y rurales?

Nohelia: La interacción con la comunidad es enriquecedora tanto para el turista como para el emprendedor local, no sólo por el beneficio económico a partir del consumo de productos
o servicios, sino también por el intercambio cultural que se produce. Los locales se pueden nutrir de nuevas ideas, nuevas formas de hacer las cosas, pueden diversificar su oferta y mejorar sus estándares de servicio para satisfacer las necesidades de sus visitantes.

Generador de impactos individuales

Por sus actividades ligadas a la condición física y humana, la montaña genera también diferentes tipos de impacto individual positivo tanto para la salud como para favorecer el bienestar físico y mental. La montaña y los desafíos que propone pueden poner en pruebas los límites de los que se atreven a conocerla mejor al igual que su magia puede hechizar más de uno, así que sus impactos son tan diversos que beneficiosos. De esta forma, estos impactos positivos influyen en la sustentabilidad del destino por la motivación intangible de los turistas a experimentarlos y por el aspecto bondadoso que representan, siendo producto con sentidos.

A nivel individual, que aspiran transmitir a las personas a través del trekking?

Nohelia: Todo empieza y termina en el respeto, al ecosistema y a los compañeros, pero el trekking de montaña, te transmite una serie de valores que son los que queremos rescatar como la humildad y la resiliencia. No hay que subestimarla jamás, hay que recorrerla con respeto y mantener los instintos de supervivencia muy activos. A su vez, hay una serie de valores grupales que también se desarrollan como parte de la lúdica propia de la actividad como lo son el compañerismo (cuidarse unos a otros), la solidaridad y la responsabilidad.

El turismo de montaña tiene todo el potencial para contribuir a un desarrollo equilibrado y sostenible de un territorio de esta tipología geográfica. Logrando generar impactos positivos en los cuatro pilares, respectivamente en las dimensiones social, económica, ambiental e individual, que caracterizan el turismo positivo del mañana, el turismo de montaña está dispuesto a afrontar los desafíos de la industria. El enfoque sobre la buena gestión de este gran potencial y la optimización del rol del turista, así como su relación con el destino, se caracterizan como las claves de una exitosa actividad turística consciente.

 516 visitas

Comentarios

Deja un comentario


* Campos obligatorios.

Newsletter

Recibe nuestro boletín con las últimas noticias en turismo y sostenibilidad.