El turismo, un problema para los barceloneses

Los barceloneses cada vez conviven peor con el número creciente de turistas que soporta la ciudad. Así lo refleja la Encuesta de Servicios Municipales que muestra que el turismo ha escalado de la cuarta a la segunda posición entre los problemas más graves de los barceloneses, por detrás del paro y las condiciones de trabajo. Los encuestados (6.000) que lo señalaron como principal preocupación fueron el 8,1%, 1,7 puntos porcentuales más que en 2015.

El teniente de alcalde del ayuntamiento, Gerardo Pisarello ha afirmado que el problema turístico era inexistente hasta el 2006 pero que ahora preocupa más que la seguridad o la limpieza. Para Pisarello es necesario «gobernar para hacer sostenible el turismo a la ciudad». «Se está constatando que es un debate que se tiene que dar sí o sí: se tiene que regular el turismo», ha sentenciado.

Accede a la noticia completa de 20 Minutos: El turismo escala posiciones entre los problemas más graves de los barceloneses

Save

Save

 102 visitas

Read More

El ‘Rey Turista’ y su lugar en la doble realidad de Cancún.

Probablemente hayas visitado Cancún, o hayas oído hablar de este peculiar paraíso que se encuentra en la punta de la península del Yucantán, en Méjico. En los panfletos turísticos es vendido como un edén de playas de arena fina y aguas cristalinas, donde el visitante es idolatrado para convertirse en rey (o reina) por una semana, o dos, si tienes suerte.

La realidad de Cancún a nivel de destino, es bien distinta. Empecemos por explicar un poco la línea divisoria inexistente físicamente pero que tanto como turistas como residentes bien saben donde está. Como se puede ver en el mapa, Cancún cuenta con la llamada Zona Hotelera, una isla en forma de ‘7’ de 22 km de longitud situada sobre un frágil ecosistema de duna marítima. La Zona Hotelera se encuentran delimitada por el mismo mar por un lado y por un río de caimanes de agua mixta por otro. Aquí las grandes avenidas son remodeladas cada 6 meses, las enormes explanadas de césped verde disponen de un sistema de continuo regadío y es fácil encontrar más de 127 cadenas hoteleras internacionales. Cualquier hotel que te venga a la mente, seguro que tiene su hueco en esta línea de costa que bien puede parecer una partida de monopoli a punto de terminar porque ya no quedan más hoteles que construir.

Cancun map
Las dos áreas de Cancún: Zona Hotelera & Downtown (Google Maps)

Al otro lado de la laguna de caimanes nos encontramos con Cancún Downtown, oséase la ciudad. Aquí las calles están generalmente rotas, no existen apenas pasos de cebra o paradas de autobús, son un remolino de gente que va y viene, de coches que pasan, un bullicio de vida donde el día continúa cómo en cualquier urbe del mundo. En esta parte de Cancún, obviamente la que no sale en las revistas de viaje, es donde sin embargo se puede conocer la verdadera esencia de la ciudad. Aquí son palpables los olores, los sabores más auténticos y los colores más vivos, pero sobretodo se llega a conocer la cara más humana de los residentes, relajados al hablar contigo ya que pueden evitar la cantinela que están obligados a repetir para recibirnos, como reyes y reinas, en la Zona Hotelera.

La brusquedad de esta separación entre la vida real y la realidad paralela vivida por el rey turista puede resultar un tanto despectiva y surrealista al principio, pero esta visión cambia rápidamente cuando uno habla con la gente local. Así Vicente Ferreyra, director general de Sustentur la única consultoría de turismo responsable en Quintana Roo, admite que “para nosotros es fácil, cuando es temporada alta lo único que tenemos que hacer para evitar las hordas de turistas es no acudir a las playas de la Zona Hotelera”. Lo primero que pensé fue en la presión social que ha sucumbido los vecindarios de Baleares y Barcelona este verano, ojalá evitar las calles abarrotadas de turistas y encontrar un poco de paz entre el bullicio fuera tan sencillo para ellos como sortear una zona de tu ciudad así sin más.

El modelo turístico de Cancún, sin duda tiene sus defectos megalíticos ya que para empezar no tiene en cuenta los impactos ambientales de un desarrollo a tal escala sobre un ecosistema tan frágil, ya sin hablar de los problemas asociados con las fugas económicas a otros países asociadas al sistema de los “todo incluido”. Sus creadores, allá en los años 70, desde luego no predijeron la inmensa cantidad de recursos necesarios para el funcionamiento del monopoli de hoteles de lujo – seguro que tampoco pensaron que casi 50 años más tarde el lugar contaría con más de 32,000 plazas hoteleras -. Pero quizás sí estuvieron acertados en crear una división imaginaria, por el bien de sus residentes, entre la vida cotidiana y una realidad paralela donde da igual de donde vengas que serás el rey si ya pagaste por adelantado y dispones de tu pulsera todo incluido.

 102 visitas

Read More

Ricardo Blanco: “El futuro del ecoturismo en España pasa por mejorar la coordinación de los actores implicados y consolidar la demanda”

Ricardo Blanco

Ricardo Blanco es biólogo especializado en la gestión de espacios protegidos, ecoturismo y desarrollo rural. Junto con profesores de la Universidad Rey Juan Carlos, ha coordinado el libro “Ecoturismo, hacia una gestión sostenible moderna”. En esta entrevista, nos ayuda a resolver algunas de las cuestiones más relevantes relacionadas con el ecoturismo como herramienta para consolidar el turismo responsable. En los años 90 ya participaba en uno de los estudios pioneros sobre capacidad de acogida turística, a través del Departamento de Ecología de la Universidad Autónoma de Madrid, concretamente en el nacimiento del río Mundo en Albacete.


Nuria: ¿Qué momentos de tu trayectoria profesional han marcado tu posterior especialización y motivación para seguir trabajando en ecoturismo?

Ricardo: Por mi formación como biólogo siempre me interesó la gestión del uso público y del turismo que se hacía en los espacios protegidos para reducir sus impactos negativos en los ecosistemas. Uno de los primeros proyectos de envergadura fue el estudio que durante dos años llevamos a cabo sobre la afluencia turística al nacimiento del río Mundo y con el que obtuvimos datos suficientes para trazar un nuevo modelo de gestión. Gracias al mismo, la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha incrementó la figura de protección declarando aquel espacio como Parque Natural de Los Calares del Río Mundo y de la Sima. Desde entonces, me siento motivado por el hecho de que la actividad turística en el medio natural vaya de la mano de una adecuada protección de la biodiversidad, y continúo investigando herramientas que disminuyan los impactos negativos sobre los ecosistemas y al mismo tiempo aumenten las repercusiones socioeconómicas.libro Ricardo

De este bagaje y gracias a otras experiencias, nació la idea de escribir un libro sobre ecoturismo enfocado tanto al sector académico como a gestores de destinos turísticos. “Ecoturismo, hacia una gestión sostenible moderna” pretende dar a conocer distintas herramientas para la gestión de espacios protegidos, mostrando ejemplos y proponiendo soluciones para mejorar la sostenibilidad de los destinos y empresas de turismo.

Nuria: ¿Qué diferencia al ecoturismo de otras formas de hacer turismo? ¿Podríamos decir que es una forma de turismo sostenible?

Ricardo: Ecoturismo supone viajar a un espacio natural motivado por el interés de conocerlo al tiempo que se contribuye a su conservación y se generan impactos positivos en la población local. La propia definición lleva implícito que ha de realizarse de acuerdo a parámetros de sostenibilidad, considerando variables ambientales, sociales y económicas. El turismo sostenible no es un producto turístico, sino una forma de gestionar cualquier producto o un destino turístico, aplicando los mecanismos oportunos.

photographers-1150033_640

El ecoturismo se engloba dentro del turismo de naturaleza, término mucho más amplio que además incluye al turismo activo y al esparcimiento en la naturaleza, pero los tres se pueden diferenciar en función de la motivación principal del turista. En el ecoturismo la interpretación del patrimonio es un hecho diferencial y esto hace que esté muy ligado al uso público de los espacios protegidos, cuya importancia ha crecido al aumentar las visitas a los espacios protegidos. Dentro del producto se han desarrollado modalidades específicas que tienen una demanda muy especializada como el turismo ornitológico, el geoturismo, o la observación de estrellas. Además las actividades de educación ambiental juegan un papel prioritario dentro de la práctica del mismo.

«El turismo sostenible no es un producto turístico, sino una forma de gestionar cualquier producto o un destino turístico, aplicando los mecanismos oportunos»

Nuria: ¿Cuáles son las características de un ecoturista y qué lo diferencia de otra tipología de viajeros?

Ricardo: El deseo de conocer y aprender sobre el espacio natural que visita, la necesidad de conectar con la naturaleza y su grado de sensibilización con respecto al espacio natural, son las principales motivaciones de este tipo de viajero. Emocionalmente son turistas muy implicados en la conservación de los lugares que visitan e interactúan activamente con la población local. Dentro de esta definición numerosos investigadores han concluido que hay todo un gradiente, desde el ecoturista más interesado en conocer con profundidad la fauna y flora, hasta el más generalista interesado solo en contemplar paisajes.

Foto credit: Ciribai Turismo de Aventura www.ciribai.com

Sin embargo, el turismo activo se practica con la motivación de realizar una actividad deportiva en un entorno natural. Puede implicar un cierto acercamiento al medio natural, pero sin la dimensión o el deseo del conocimiento más pormenorizado de los valores naturales y culturales del entorno, y sin contribuir expresamente a su conservación.

«Es importante conocer cuáles son los principales rasgos de los viajeros que demandan ecoturismo, antes de comenzar a crear experiencias o destinos relacionados con esta tipología.»

Por último, tenemos el esparcimiento en la naturaleza cuya principal motivación es el descanso y diversión, sin demandar otro tipo de servicios que no sean los de acceso y recreación, y que suele traer aparejado impactos ambientales más intensos.

Un mismo viajero puede variar sus motivaciones a lo largo de un año cuando elige qué tipo de viaje va a realizar. Además puede tener varias motivaciones dentro de un mismo viaje, y a veces no es sencillo discernir entre qué le ha empujado a elegir un destino determinado o unos servicios turísticos concretos. Por eso es importante conocer estas variables y cuáles son los principales rasgos de los viajeros que demandan ecoturismo, antes de comenzar a crear experiencias o destinos relacionados con esta tipología.

Nuria: Según este concepto de ecoturismo ¿cuál ha sido la evolución a grandes rasgos de este producto en España? ¿Qué iniciativas públicas merecen mención a este respecto?

Ricardo: Hasta hace unos años el término ecoturismo no se usaba en España, pues se identificaba con un turismo en áreas protegidas ligado al desarrollo de las comunidades locales. En comparación con Iberoamérica, existían escasos ejemplos. A medida que el turismo rural se fue desarrollando y especializando, se vio la necesidad de diferenciar el término “ecoturismo” con el fin de diversificar y especializar la oferta y diferenciar destinos turísticos poco conocidos. Esta evolución permitió que algunas empresas de turismo vincularan su actividad a espacios naturales protegidos, y también facilitó la irrupción de iniciativas públicas y privadas, que trataron de diferenciar sus destinos y experiencias, estableciendo así el término ecoturismo y ecoturista.

A destacar, la Carta Europea de Turismo Sostenible en espacios protegidos, creada por la Federación Europea de
Parques Naturales
. Sin duda, uno de los mejores ejemplos de planificación y gestión para gestores de espacios públicos y una acreditación que conlleva la ejecución de un completo plan SUBBETICAS_TURISMOSOSTENIBLEde acción de turismo sostenible. En el año 2000, solo el Parque Natural de la Zona Volcánica de La Garrotxa tenía esta acreditación. Actualmente, España es el país europeo con mayor número de espacios protegidos acreditados, 42 espacios de los 144 que hay en total en los 17 países europeos. Esta tendencia promovió el diseño del producto “Ecoturismo en España” que reúne a los destinos y empresas que se ajustan a los criterios de buenas prácticas ambientales, ofreciendo formación tanto a empresas como a gestores de espacios protegidos.

Actualmente cualquier ciudadano que quiera informarse sobre España como destino de ecoturismo puede consultar el portal www.spain.info y conocer mejor los espacios protegidos a visitar.

Nuria: En el libro se habla del vínculo entre administración pública y sector privado ¿qué nos puedes decir a este respecto?

Ricardo: Normalmente las empresas de ecoturismo vinculadas a espacios protegidos son microempresas, con bastantes dificultades para hacer rentable su actividad, invertir en promoción especializada y alcanzar los mercados extranjeros. Ante esta necesidad surgió la agrupación empresarial TUREBE, (ecoturismo responsable en la biosfera). Se trata de una asociación sin ánimo de lucro que reúne a las asociaciones y empresas de turismo ubicadas en espacios protegidos que estén aplicando herramientas de buenas prácticas para desarrollar el club producto Ecoturismo en España. Este club de producto trabaja con una estrategia de promoción común y compartida para llegar a los consumidores más responsables. Cualquier turista puede planificar su viaje en www.soyecoturista.com, eligiendo destinos y empresas de turismo que están certificados por su compromiso a favor de la conservación de la biodiversidad y el desarrollo sostenible de los espacios protegidos en España.

Nuria: En cuanto a planificación y gestión de destinos ¿qué herramientas serían las más adecuadas para crear un “eco-destino”?

Ricardo: Si se entiende por eco-destino un destino que sea un espacio natural protegido planificado de forma sostenible, las mejores herramientas son aquellas que aplican la participación ciudadana en la gobernanza de las áreas protegidas, como puede ser el caso de la Carta Europea de Turismo Sostenible.team-386673_640Si se entiende un eco-destino como un lugar donde se aplican políticas de turismo sostenible, cualquier sistema de requisitos que sea riguroso y sea asumido por la oferta privada y reconocido por la demanda de consumidores podría servir para diferenciar un destino de turismo sostenible. Lo importante es que se aplique con rigor y que el sistema sea participado por la población local y los empresarios.

En los últimos años se han creado los destinos turísticos inteligentes que aplican instrumentos de innovación que aportan el mejor conocimiento posible para una adecuada toma de decisiones, y que además tienen que demostrar que son sostenibles.

Nuria: ¿Es el ecoturismo una moda pasajera o es una modalidad que comienza a consolidarse?
tenerife-802499_640
Parque Nacional del Teide

Ricardo: Atendiendo a la evolución de las visitas a los espacios protegidos a nivel mundial, el producto ecoturismo está creciendo aunque no es fácil su cuantificación y caracterización. Por ejemplo, el Parque Nacional del Teide en las Islas Canarias es el espacio protegido más visitado de España, y sin embargo una gran mayoría de los visitantes no lo visita con una motivación de ecoturista, sino porque es una atractivo más del producto de sol y playa que ofrece la isla de Tenerife. Es decir, que a efectos de contabilidad son considerados como un visitante interesado en conocer el espacio protegido, cuando en realidad no todos tienen esa motivación. En el mismo espacio y en los últimos años, han surgido experiencias de observación del cielo nocturno (astroturismo) que están teniendo una demanda creciente y que ya conectan mejor la visita al espacio protegido, sobre todo porque esta actividad está fundamentada en la interpretación.En nuestro país la creación de agencias de viajes especializadas en ofrecer experiencias de ecoturismo evidencia el interés de la demanda en el consumo de este producto, pues hace unos años apenas había en España alguna agencia especializada en ecoturismo.

Nuria: La sostenibilidad ya es una característica intrínseca del ecoturismo ¿crees que estos términos se han desvirtuado con su empleo masivo como si fueran etiquetas?

Ricardo: El ecoturismo es uno de los productos turísticos que por definición es sostenible, dado que implica el viaje a un destino para contribuir a su conservación, y esto no viene implícito en otros productos turísticos. Lo que sucede es que como la sostenibilidad del turismo puede aplicarse de forma transversal a cualquier producto y destino, esto puede implicar una cierta confusión entre la demanda. Muchos ciudadanos asimilan el sufijo eco y lo vinculan con la sostenibilidad, pero no deben olvidar que el ecoturismo, además de ser sostenible, está vinculado a conocer y apreciar la naturaleza del destino visitado.

Nuria: Partiendo del análisis del ecoturismo que se hace en el libro ¿cuáles son los principales retos a los que se enfrenta el sector y el mundo académico?

Ricardo: Las administraciones públicas deben mejorar la cooperación en los destinos de ecoturismo para que España pueda ser un país líder en este producto, acorde con la extensión e importancia de los espacios protegidos que existen en nuestro país y que son todavía poco conocidos por la demanda.

El sector privado se enfrenta a España al reto de atraer a una demanda especializada y suficiente para generalizar el consumo del producto. También debe cuidarse el diseño de experiencias de ecoturismo genuinas sin banalizar y desvirtuar el término, y procurando demostrar a los consumidores que con este producto se contribuye a la conservación de la biodiversidad.

«Las administraciones públicas deben mejorar la cooperación en los destinos de ecoturismo para que España pueda ser un país líder en este producto.»

A nivel académico es necesaria la formación de buenos profesionales con titulaciones reconocidas de forma que las Administraciones Públicas fomenten su implantacióny el sector privado contrate a los guías, y para que los gestores de espacios protegidos dispongan de un adecuado nivel de conocimiento sobre ecoturismo. Con respecto a la demanda, el reto es generar comunidades de consumidores que practiquen el ecoturismo y que actúen de prescriptores frente a la sociedad, propiciando que sea un producto global que nos ayude a comprender mejor la casa donde vivimos: el planeta Tierra.

Puedes comprar el libro de Ricardo Blanco en este enlace.
Esta entrevista forma parte de nuestra serie de entrevistas con expertos de turismo sostenible. Si te gustaría participar en este proyecto no dudes en ponerte en contacto con nosotros aquí.

Save

Save

 102 visitas

Read More

Conocimiento, planificación y consenso, lo que necesitamos en Baleares

No sé cuántos años llevamos empezando la temporada turística, en Baleares, el 1 de mayo. Al menos, oficialmente. Pero cada verano parece que la temporada llega sin avisar y que a las administraciones, desde los ayuntamientos al Govern, les ha pillado por sorpresa. Diría que durante el invierno, los responsables de Turismo se olvidan de que el turismo existe, a no ser por su asistencia a las ferias, donde se hacen fotos y comen ensaimada.

¿Se sabía o no que esta temporada turística sería de campeonato? Sí, se sabía, porque estando como está la parte sur y oriental del Mediterráneo, si hubiesen leído un poco y hecho los deberes durante el invierno, habrían sabido lo que iba a pasar. ¿Hubieran podido articular alguna medida para evitar masificaciones y abusos y no colaborar al síndrome anti turístico? Difícilmente, porque esas medidas no pueden ser fruto de una comida de viernes. Mientras no se pongan en serio a trabajar en ello, planificando, con cifras en la mano, viendo qué están haciendo en otros destinos con problemáticas similares, buscando gente con talento y conocimientos que pueda darles la clave de las posibles soluciones, esforzándose por conseguir el consenso…, mientras no hagan todo esto y mucho más nuestros representantes políticos, en Baleares viviremos veranos como el presente, con sus pros y sus contras.

También habría que dejar fuera de la ecuación toda esa demagogia de uno y otro bando: planificar no es malo ni siempre significa empobrecerse, restar, no crecer; y por otro lado, deberíamos irnos mentalizando de que TODOS vivimos del turismo… ¿o se creen algunos funcionarios que su sueldo no sale de la actividad económica que se genera?

Esta semana el consejero de Turismo, Biel Barceló, anunciaba que El Govern balear planea reducir plazas de alojamiento turístico. Claro, como suele suceder con estos anuncios, no decía cómo piensa hacerlo. El anuncio se hace antes de tener una ligera idea de cómo hacer frente a este problema, cosa que claramente ha de hacerse. Las plazas hoteleras están limitadas desde hace mucho, el boom ha provenido de las plazas generadas por las viviendas vacacionales. ¿Cómo piensa el Govern reducir el número de plazas que se han puesto en el mercado este año? El mismo consejero nos da la respuesta: «… ha apuntado la dificultad de regular el alquiler vacacional, en especial porque «no está muy claro» cómo determinar que las plataformas en las que se promociona sean consideradas turísticas». Parece que por mucho titular que busquen, ni saben cómo hacerlo ni está claro que pueda hacerse de hoy para el verano que viene. Está empezando a ocurrir lo mismo que con la ecotasa: los titulares y el anuncio de intenciones antes de tener idea de cómo hacer lo que quieren hacer. Pero así es la política hoy en día, una declaración de intenciones permanente que raras veces se materializa, y si lo hace, el resultado final se parece poco a los primeros anuncios emitidos.

En lo que sí pienso que tiene razón Barceló es en que ir hacia un turismo sostenible requiere la implicación de todos los actores, y no puede hacerse «de un día para el otro», sobre todo si no se trabajan las vías de diálogo y consenso con los actores, precisamente. Porque el único resultado posible de intentar hacerlo a la brava o en solitario, es que cuando vuelva a cambiar el color político del Govern, esos intentos por mejorar el modelo se queden en saco roto. Y por otro lado, también tiene razón en que la temporada turística, ni esta ni ninguna, no puede ser medida por la cantidad de visitantes, sino que esa valoración debe incluir la creación de puestos de trabajo y la calidad de los mismos, entre otros factores que tienen que ver tanto con la rentabilidad social como económica.

Leía esta semana una entrevista en Sa Veu a Ivan Murray, doctor en Geografía y profesor asociado del departamento de Ciencias de la Tierra de la UIB, e investigador en sostenibilidad y territorio. Tiene razón al afirmar que lo peor que está pasando -porque la masificación ya se produjo en los 70, proporcionalmente-, es el enrarecimiento del clima social y de la opinión hacia el turismo. La sensación de invasión ha sido real este verano para muchos residentes de las Islas, y aunque no ha sido mi caso, juro que jamás había visto en Menorca un atasco de 8 kms como el que viví el miércoles entre Ferreries y Ciutadella. Lo peor que está pasando, y lo que tiene más difícil reversión, es ese sentimiento de turismofobia que la pasividad de la Administración está ayudando a fomentar con su falta de capacidad para planificar, prever y actuar. Porque todo lo demás es reversible si se toman las medidas adecuadas.

El Govern balear ha estado muy ocupado en implantar el llamado impuesto del turismo sostenible, aunque coloquialmente todo el mundo lo sigue llamando ecotasa. Bien… ¿con qué cifras reales de lo que el turismo significa en las Islas cuenta el Govern? Tenemos la cifra de pasajeros nacionales e internacionales que pasan por los aeropuertos y los puertos… pero, ¿cuánta agua consumimos en verano? ¿cuánta contaminación hemos generado? ¿cuánta basura? ¿cuánto cuesta gestionar esa basura? ¿cuál ha sido la rentabilidad social de la temporada? ¿y la empresarial? ¿cuánta inversión en infraestructura representa toda esa cantidad de gente alojada y moviéndose por las Islas? Hay un coste económico y un coste social que también debe cuantificarse… ¿lo estamos haciendo? Ivan Murray decía en la referida entrevista que habrá que establecer un número máximo de turistas… la solución es discutible ética y prácticamente, y no hace falta que plantee aquí los interrogantes que genera, por obvios. Ni el consejero Barceló tiene claro que eso deba y pueda hacerse, sino todo lo contrario. Pero también es obvio que las islas son territorios limitados en recursos de todo tipo, como recuerda Murray y tiene claro Barceló, y que no podemos estar sometidos a merced de imprevistos, modas o necesidades de destinos refugio. Prever y planificar es labor fundamental de las administraciones, pero nadie lo ha hecho en mucho tiempo: el cortoplacismo de llegar sin heridas graves a las próximas elecciones les puede.

refugees-welcome-e1461340476366

Respecto a la capacidad de carga de un destino, y de si en Mallorca cabe o no alguien más este verano, recomiendo la lectura del artículo de mi compañero Xavier Canalis: ¡No cabe nadie más! ¿Cerramos Mallorca al turismo? Entre otras cosas interesantes, explica que Biel Barceló ha asegurado que el archipiélago no está en situación de «colapso» pero ha admitido que «la temporada de verano no da para más» en las islas. Ver también Mallorca al límite: GOB reclama moratoria y decrecimiento turístico. Bien, al menos el año que viene el consejero no podrá alegar desconocimiento. Esperemos que, además, tenga clara la necesidad de pensar, buscar respuestas y hacer algo al respecto, si es posible, con menos titulares y más esfuerzos por consensuar.

Este verano da para muchas tertulias… podríamos hablar de cómo el boom no se refleja para nada en la situación laboral de muchos trabajadores del sector; incluso podríamos hablar de si boom de visitantes equivale, efectivamente, a más ingresos y mejor rentabilidad para las empresas. Basta hablar con cualquier dependiente de tiendas de zapatos, ropa, joyerías, etc., para que te diga que sí que hay mucha, muchísima gente, pero que gastan muy poco. Nunca había habido tantos vuelos a tantos mercados nuevos… pero claro, eso no quiere decir, necesariamente, que quien viaja a las Islas lo haga con la cartera llena de billetes de 200 euros. El turismo es un fenómeno muy complejo y transversal, y como ocurre en las telas de araña, cualquier pequeña vibración en un punto repercute en todo el sistema. Por eso es importante que los políticos sean alumnos aplicados y estudien, que pregunten a quienes saben, que se interesen por lo que ocurre en el mundo, en otros destinos con problemáticas similares… ellos solos no van a resolver nada, no harán nada de provecho para nadie. Que dejen de mirarse el ombligo y busquen ayuda entre quienes se la pueden dar, que abran un tiempo de reflexión y recogida de datos, que los estudien y analicen, que vean opciones, que tengan claro lo que quieren hacer y lo planifiquen sin visiones sesgadas o cortas de miras. Que cuenten de veras con la sociedad y con el sector, que es muy amplio y sabe mucho. Porque para un destino el turismo tiene sentido si aporta beneficios a todos, beneficios económicos y sociales. Si solo aporta beneficios económicos, algo importante está fallando. Y si encima ni está claro que aporte beneficios económicos a casi todos, peor aun.

¿A qué estamos esperando?

Este artículo de opinión fue publicado originalmente en Hosteltur: Conocimiento, planificación y consenso, lo que necesitamos en Baleares. Es reproducido aquí con el permiso de la autora.

Save

 102 visitas

Read More

Exceltur prevé una «oleada» de turistas en España

El vicepresidente de Exceltur, José Luis Zoreda, cree que este verano se producirá una “oleada” de turistas hacia España debido a la situación en Turquía y el atentado de Niza.

Zoreda manifestó este lunes a Servimedia que este crecimiento provocado por turistas ‘prestados’ de destinos en una situación de inseguridad “no es sostenible” a largo plazo ni “deseable” porque en España se “están empezando a generar problemas en la capacidad de carga” del país para absorber volúmenes tan grandes y de forma tan inmediata.

En este sentido, Zoreda aseguró que se está produciendo un “rechazo” en algunas zonas como Cataluña a causa del gran número de turistas.

Sigue leyendo la noticia entera en: Exceltur prevé una «oleada» de turistas a España a consecuencia de la situación en Turquía y Niza | Teinteresa.es

 102 visitas

Read More

Newsletter

Recibe nuestro boletín con las últimas noticias en turismo y sostenibilidad.