«La sostenibilidad es la nueva normalidad»: una visión de futuro para el turismo

La visión de One Planet para la recuperación responsable del turismo sostenible toma como punto de partida las Directrices globales de la OMT para reiniciar el turismo, y tiene como objetivo lograr que el turismo emerja de la crisis de la COVID-19 más fuerte y más sostenible.

Este esfuerzo conjunto llega en un momento en el que varios destinos alrededor del mundo comienzan a levantar las restricciones a los viajes y a la movilidad, y el sector turístico está preparándose para reanudar su actividad con las lecciones aprendidas de la pandemia.

El secretario general de la OMT, Zurab Pololikashvili, afirmó: «La sostenibilidad no debe ser ya un nicho del turismo, sino que debe ser la nueva norma en todos y cada uno de los segmentos del sector. Es uno de los elementos centrales de nuestras Directrices globales para reiniciar el turismo. Está en nuestras manos transformar el turismo y que la superación de la pandemia se convierta en un punto de inflexión para la sostenibilidad».

La visión de One Planet para la recuperación responsable del sector turístico se estructura en torno a seis líneas de acción para guiar un turismo responsable que beneficie a las personas, al planeta y a la prosperidad, concretamente: salud pública, inclusión social, conservación de la biodiversidad, acción por el clima, economía circular y gobernanza y finanzas.

Puede acceder al documento completo de La visión de One Planet para la recuperación responsable del sector turístico (en inglés).

Este artículo es un resumen de la noticia original publicada por UNWTO: «La sostenibilidad es la nueva normalidad»: una visión de futuro para el turismo.

 249 visitas

Read More

La Gomera sigue los pasos de El Hierro para ser 100% sostenible

La Gomera es la tercera isla más pequeña de las Canarias, donde viven más de 22.000 personas. Un paraíso verde en el que el Parque Nacional de Garajonay, Patrimonio de la Humanidad (1986), es su gran tesoro al que no quieren renunciar.

El cambio climático es una de las mayores amenazas actuales y del futuro del parque, que cuenta con uno de los ecosistemas más singulares a escala mundial. Aquí se encuentra la laurisilva, un bosque subtropical de niebla que alberga la mayor biodiversidad endémica de Canarias y, por tanto, de enorme relevancia para la conservación de la biodiversidad en España y Europa.

‘La Gomera 100% sostenible’ es la piedra angular de la estrategia para acelerar la transición energética en la isla, que está desarrollada por el Instituto Tecnológico de Canarias (ITC), centro público de I+D regional, en el marco del proyecto ENERMAC.

Y, ¿cuál es el objetivo de dicho proyecto? Según confirmaba el Cabildo, el principal objetivo es el de impulsar la implantación de energías renovables, el fomento del vehículo eléctrico y los incentivos a herramientas de autoconsumo. Para llegar, como El Hierro, a la autosuficiencia energética.

Este artículo es un resumen de la noticia original publicada por Traveler: La Gomera sigue los pasos de El Hierro para ser 100% sostenible.

 249 visitas

Read More

Turismo regenerativo como nuevo paradigma: Entrevista con Sonia Teruel

Sonia Teruel
Sonia Teruel

Sonia Teruel es Gerente de Desarrollo de Negocio en la operadora turística de viajes responsables Totonal Viajes de México. Posee una Maestría en gestión de turismo sostenible de la Universidad para la Cooperación Internacional de Costa Rica, donde investigó y se especializó en Turismo Regenerativo. En esta entrevista nos comparte más sobre este paradigma y su importancia en el contexto actual.

Laura Gasparini: Hoy en día escuchamos cada vez con más frecuencia hablar de regeneración, pero no siempre la palabra es usada a conciencia y cada uno parece interpretarla a su manera. ¿Puedes contarnos de qué se trata el desarrollo regenerativo?  

Sonia Teruel: En primer lugar, es importante destacar que no es un concepto nuevo, sino que ya en los años 30’ se hablaba de pensamiento sistémico y las interrelaciones entre sistemas vivos. Más recientemente, en años 90’, el arquitecto paisajista John Tillman Lyle lo aplicó al diseño de ciudades y paisajes enteros. En el año 95’, la organización estadounidense Regenesis Group, propuso el término de desarrollo regenerativo como una aproximación que trata de resaltar la habilidad de seres vivos para co-evolucionar, de forma que nuestro planeta continúe expresando su potencial de diversidad, complejidad y creatividad.

Para que se entienda mejor, entre sus principios, destacan:

  • Lo que llamamos las tres relaciones: la relación del hombre consigo mismo, con el otro y con la tierra. Desarrollar estas tres relaciones es primordial.
  • La co-evolución del hombre con la tierra: la comprensión profunda de que el humano es parte integral de la naturaleza y somos aliados de otros sistemas vivos.
  • El “sense of place” o sentido de pertenencia al lugar: La regeneración busca redescubrir el lugar prestándole atención a sus particularidades y diversificación. En un paisaje cultural co-creado entre las personas y su ambiente, se crea una unión muy especial entre un grupo cultural y su lugar.
  • Convertir sociedad en comunidad: En nuestra sociedad, hemos perdido nuestra conexión con los bioritmos de la naturaleza y debemos crear un sentido de propósito en nuestro lugar que sea significativo para todos. Esto es algo que estamos viviendo ahora con la crisis del COVID-19. Es muy importante crear comunidad para generar soluciones y adquirir un compromiso que se sostenga en el tiempo.
  • El “wholeness thinking” o pensamiento sistémico: Es una visión integradora que nos hace entender cómo los sistemas naturales interactúan y se relacionan tanto con los humanos como con los sistemas construidos por nosotros. No existe ninguna entidad aislada; todo está conectado con otros sistemas que la soportan e interactúan con ella.
  • El co-diseño e involucramiento de stakeholders: donde los locales deben participar activamente y se debe hacer una alineación entre la historia del lugar, el propósito profundo y aspiraciones de los residentes y el propósito profundo del proyecto.

LG: ¿Podría decirse que la regeneración es la nueva sostenibilidad?

ST: Yo diría que la regeneración va más allá de la sostenibilidad. La regeneración abraza a la sostenibilidad y la mejora con un enfoque integrado y una visión más holística del mundo. Así es que lleva a la sostenibilidad a un nuevo entendimiento y la adopta desde una aproximación distinta.

La sostenibilidad aborda los problemas generalizados y planetarios, limitando la intensidad del daño causado, pero trata de resolver esos problemas desde la misma visión mecanicista y por tanto limitada. La regeneración en cambio, se practica creando alianzas y mejorando el sistema socio-ecológico que es particular de cada lugar. En lugar de enfocarse en sistemas técnicos y económicos, se enfoca en recursos primarios y aspectos de la vida que producen tecnologías y resguardo.

La regeneración desarrolla el sentido de identidad de la comunidad, versus pedir a la comunidad que se adapte al enfoque escogido, práctica común en la sostenibilidad. Mientras que la sostenibilidad minimiza el impacto a los sistemas vivos de soporte, la regeneración construye la capacidad de estos sistemas de soporte necesarios para el crecimiento futuro.

Algo más a destacar es que en la sostenibilidad, no cesamos de ver al hombre sobre la naturaleza, que se crea y desarrolla desde un punto de vista occidental de construcción de cosas y de competición. La regeneración, sin embargo, se enfoca en construir capacidades, compartir, y co-evolucionar con la naturaleza. Aquí no solo se mantiene, sino que se mejora el bienestar de la sociedad.

LG: ¿Cómo se aplican entonces estos conceptos y principios al turismo regenerativo?

ST: El turismo regenerativo tiene un enfoque sistémico y busca facilitar un encuentro profundo y transformativo, donde se dan las tres relaciones (el hombre consigo mismo, con el otro y con la naturaleza) y se alinea tanto al local como al visitante, a los ritmos propios de la naturaleza.

El hombre debe contribuir a la mejora de la capacidad de los sistemas socio-ambientales que sostienen la vida del destino. Los sistemas no se tratan de forma separada, sino que se entienden sus conexiones y procesos y el lugar siempre debe diseñarse de acuerdo con los flujos de la naturaleza.

Otro punto a destacar es que, en el turismo regenerativo, además de los aspectos ambientales, económicos y socio-culturales, se introducen también los aspectos políticos y espirituales del destino y es imperativo que se integre a todos los actores en su diseño para co-crear el propósito del destino (en armonía con el de sus habitantes), la co-evolución con la naturaleza y el pensamiento sistémico. Esto hará que se construya la capacidad de los sistemas (sociales y ambientales) y se tenga un crecimiento saludable a largo plazo.   

Es importante destacar que es un entendimiento evolutivo y dinámico y que se basa en el co-diseño, la colaboración y la inteligencia colectiva.

LG: ¿Cómo podemos diseñar una experiencia turística regenerativa? ¿Puedes darnos algún ejemplo concreto?

ST: Para empezar, una experiencia debe co-diseñarse con la comunidad anfitriona; debe estar en total armonía con su propósito profundo y su sentir del lugar. Se trabaja la identidad, las relaciones, los procesos y recursos (niveles de sistemas y organizaciones vivas), donde se reflexiona sobre el pensar, sentir y hacer. No puede haber uno sin el otro y éstos constantemente se retroalimentan.

En una experiencia regenerativa debe ralentizarse el ritmo del visitante y generar espacios donde se den las tres relaciones de las que hablaba antes: el viajero consigo mismo, con el otro (el anfitrión y quizá otros viajeros) y la tierra. Se debe de facilitar de forma que la persona se sepa naturaleza y se reconecte. Se crearán los llamados momentos de verdad, que quedarán en la memoria del visitante.

Por último, se debe generar una experiencia transformativa, donde se provoque a los visitantes a observar la naturaleza y comprender su unicidad, se les motive a convivir con la naturaleza y se les anime a que se conviertan en agentes regenerativos de sus propios sistemas socio-ambientales en casa. Estas vivencias, si están bien construidas y facilitadas, pueden generar una reflexión profunda en el visitante.

Una experiencia, por ejemplo, podría ser generar un lugar del silencio, donde el visitante deberá observar un árbol, planta o lo que nos encontremos y además de estudiar su aspecto y su movimiento, se fijará en la relación que tiene con otros seres vivos y como entre ellos se interrelacionan. También se puede dar en el interior de una cueva, en un momento de meditación y agradecimiento; en un encuentro con una comunidad indígena donde no se hable el mismo idioma, pero consigan comunicarse entre sí de una forma sencilla y divertida. Cada experiencia debe hacerse desde un profundo respeto y apertura para aprender todo lo que tenga que enseñarnos.

LG: En tu opinión, ¿la crisis actual producto de la pandemia puede ser una oportunidad para el turismo de empezar de cero, tomando en cuenta el paradigma de la regeneración?

ST: Absolutamente. El hecho de que la mirada del turismo regenerativo esté en boca de tanta gente ahora, en comparación a dos años atrás donde había tan poco escrito al respecto, ya es un indicativo importante. Estamos viendo cómo la naturaleza se está regenerando increíblemente ahora que estamos en casa. ¿Eso quiere decir que ya no debemos estar en contacto con la naturaleza? No, eso significa que debemos convivir con ella con mucho respeto y aprovechar esa relación mutuamente beneficiosa.

Sería maravilloso que saliéramos de casa después de haber tenido tiempo para pensar, para reflexionar sobre nuestra vida y nuestras elecciones poco sostenibles, motivados para cambiar las cosas y para hacerlo mejor. Para reencontrarnos con la naturaleza y con el otro con cariño y respeto y con total apertura para resignificar nuestros viajes.Este es un extracto de la entrevista original publicada en Echoes of the Journey (en español e inglés): Turismo regenerativo como nuevo paradigma:  Entrevista Sonia Teruel

 249 visitas

Read More

La pandemia es una oportunidad para construir una economía que preserve la salud del planeta

La directora ejecutiva del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, Inger Andersen, reflexiona en el siguiente artículo sobre cómo la pandemia de coronavirus COVID-19 ha de verse como una oportunidad para construir una «economía diferente, una en la que las finanzas y las acciones impulsen empleos sostenibles, el crecimiento verde y una forma distinta de vida».

“La pandemia del coronavirus, que ya ha causado devastación y dificultades inimaginables, ha detenido casi por completo nuestro estilo de vida. El brote tendrá consecuencias económicas y sociales profundas y duraderas en todos los rincones del planeta. Ante esta turbulencia, como lo ha indicado el Secretario General de las Naciones Unidas, el COVID-19 requerirá una respuesta nunca vista: un plan de «tiempos de guerra» para enfrentar una crisis humana.

Y a medida que pasemos de esta respuesta de «tiempos de guerra» a la etapa de «reconstruir mejor», debemos tener en cuenta las señales ambientales y lo que significan para nuestro futuro y bienestar, porque el COVID-19 no representa en absoluto algo prometedor para el medio ambiente.

Los impactos positivos visibles, ya sea la mejora de la calidad del aire o la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero, son sólo temporales, porque se derivan de una aguda desaceleración económica y un trágico sufrimiento humano. La pandemia también provocará un aumento en la generación de desechos médicos y peligrosos.

Este no es un modelo de respuesta ambiental y mucho menos el modelo de un ambientalista.  De hecho, sobre la reducción de emisiones, el Instituto Scripps de Oceanografía ha destacado que el uso de combustibles fósiles tendría que disminuir aproximadamente 10% en todo el mundo, y mantenerse así durante un año, para que la reducción pudiera reflejarse claramente en los niveles de dióxido de carbono.

Este artículo es un resumen de la noticia original publicada por Naciones Unidas: La pandemia de coronavirus es una oportunidad para construir una economía que preserve la salud del planeta”.

 249 visitas

Read More

Europa le apuesta a salir de la pandemia para emprender una economía amigable con el ambiente

La pandemia del coronavirus le ha dado un respiro al planeta. El cierre de industrias, el confinamiento en los hogares, la restricción del tráfico aéreo y terrestre, entre otras medidas, han permitido que los niveles de contaminación hayan reducido notoriamente en varias regiones del planeta. 

Sin embargo, el temor que existe entre los activistas ambientales es que la recuperación económica que, se supone, debe darse una vez se supere la pandemia, no solo borre el impacto positivo que se ha generado hasta ahora, sino que incremente la contaminación por el afán de los gobiernos por salir de la crisis. 

No obstante, ya comienza a brotar una luz de esperanza. Trece países europeos, entre los cuales se encuentran Alemania, Francia e Italia, que han sido duramente golpeados por la covid-19, mostraron su disposición de adelantar una recuperación económica acorde con estipulado en el Pacto Verde Europeo (European Green Deal), que señala una hoja de ruta para dotar a la Unión Europea de una economía sostenible, la cual exige una serie de transformaciones de los retos climáticos y medioambientales, en oportunidades en todos los ámbitos. 

Dentro de las propuestas promovidas se encuentran reforzar la economía circular, recuperar la diversidad biológica, invertir en investigación e innovación, al igual que en movilidad sostenible, energías renovables y rehabilitación de edificios. 

Este artículo es un resumen de la noticia original publicada por Semana Sostenible: Europa le apuesta a salir de la pandemia para emprender una economía amigable con el ambiente.

 249 visitas

Read More

Newsletter

Recibe nuestro boletín con las últimas noticias en turismo y sostenibilidad.