Ecoturismo de proximidad: 5 oportunidades pasada la pandemia

Son días de confinamiento, de sufrimiento, de reflexión. Como tantos otros sectores económicos, el turismo se encuentra en estado de shock. Seguramente por eso necesita, más que nunca, entender hacia dónde va el mundo y empezar a adaptar la actividad turística a la nueva realidad —y sociedad— que emergerá tras la pandemia. Esta necesidad del sector se está abordando en múltiples webinars y artículos en los que expertos en turismo intentan predecir (con todas las precauciones posibles por la gran incertidumbre del momento) cuál podría ser el futuro del turismo a medio y largo plazo (porque a corto plazo ya se asume un 2020 perdido).

Entre estos webinars destaco los siguientes: la conferencia (en catalán) “El turismo después del turismo” (a partir del min. 58:00), del siempre magistral José Antonio Donaire, en el marco de un debate sobre alojamiento turístico organizado por la Mesa de Turismo de Girona, los webinars organizados por Travindy, como “Propuestas para echar una mano desde un turismo responsable”, o el webinar de Reset the planet “Análisis crítico del modelo turístico actual: ¿cómo mejorar su resiliencia?”, con Josep Puigdengolas. Algunos artículos de interés son “Del “sobreturismo” al “infraturismo post covid-19”: reflexiones e ideas para hacer frente a la crisis”, de Julia Vera (Travelecoology), “Los días que vendrán”, de Chus Blázquez (Centro Español de Turismo Responsable) o “Viajar después del Coronavirus. Como cambiará el mundo y el turismo tras la pandemia“, de David Gómez (Cuaderno de viaje).

Después de escuchar y leer estos y otros webinars y artículos, con este post quiero aterrizar algunas de las ideas y reflexiones en el ámbito del ecoturismo. Porque, pasada la crisis sanitaria de la Covid-19, parece ser que el ecoturismo de proximidad, aquel que practicamos y practicaremos en los espacios naturales más cercanos, presenta buenas oportunidades. Aquí apunto cinco, aunque tal vez haya algunas más.

1. Grupos pequeños, destinos no masificados

Una de las características que definen el ecoturismo es que se debe practicar con grupos pequeños de personas. Esto evita impactos en el medio natural (como molestias a la fauna), garantiza una experiencia más satisfactoria y facilita una conexión más intensa con la naturaleza. Ahora, a estos beneficios, se añadirá otro: por el hecho de ser poca gente, el riesgo de contagio de enfermedades infecciosas será bajo (que no nulo, porque eso dependerá de la responsabilidad de cada uno a la hora de respetar el distanciamiento social).

Más allá de la experiencia individual, los destinos ecoturísticos —es decir, los espacios naturales protegidos— suelen aplicar medidas para evitar y gestionar la masificación en ciertas épocas y momentos del año (si bien es cierto que no siempre lo consiguen). Esta gestión del uso público y de los flujos de visitantes ganará más relevancia que nunca; por lo tanto, habrá que destinarle más recursos y mejorar su eficacia.

2. Entornos saludables, destinos cercanos

Chus Blázquez, del Centro Español de Turismo Responsable, apunta que “la tendencia que ya existía en el mercado turístico hacia la vuelta a lo cercano y lo saludable, la cual se ha acelerado con esta crisis, coloca a los destinos de proximidad, rurales y de interior en una posición privilegiada”. El profesor Donaire cree que cualquier estrategia de comunicación turística (tanto de empresas como de destinos) deberá ser capaz de transmitir y garantizar dos mensajes: que la experiencia turística se desarrollará en condiciones de seguridad y que lo hará en espacios saludables.

El ecoturismo de proximidad, aquel que se practica en espacios naturales cercanos, puede cumplir con estas demandas que vendrán. La seguridad, por el hecho de practicarse en grupos pequeños (ya hemos hablado de ello); la proximidad, porque de espacios naturales atractivos nuestro país está lleno, y la salud, porque qué mejor que el contacto con la naturaleza para fortalecer nuestra mente y nuestro cuerpo.

3. Espacios bien conservados para prevenir pandemias

En este artículo Raúl Rejón explica que “la destrucción de hábitats por las actividades humanas, que está causando una extinción masiva de especies, está detrás del origen y la expansión de enfermedades infecciosas que afectan a personas, algunas en forma de pandemia como la actual COVID-19″. Y en este otro artículo (en catalán) de Xavier Duran se dice que “la deforestación facilita el contacto de animales que llevan patógenos con las comunidades humanas”, y que la pérdida de especies y de individuos implica que los virus “tienen menos diversidad de animales para infectar”.

Leyendo estos dos artículos en positivo, se deduce que la conservación de hábitats y especies son estrategias clave para ayudar a frenar la expansión de enfermedades infecciosas. Si ya eran conocidas un montón de razones para tomarse en serio la conservación de la naturaleza y la biodiversidad, ahora se añade otra tan o más importante. Por lo tanto, hay que favorecer políticas, estrategias y actividades que contribuyan a la conservación del medio natural; el ecoturismo es una de ellas, ya que, sin naturaleza bien conservada, adiós ecoturismo.

4. Las cosas, mejor hechas que nunca

“Me gustaría pensar que entramos en la era de la ética”, decía el profesor Donaire en su charla, apuntando el clamor social que parece que llegará después de la pandemia para exigir que las cosas se hagan bien. El Centro Español de Turismo Responsable lo expresa en términos similares: “Estamos ante un cambio de paradigma de la industria turística mundial ante este momento de incertidumbre, hacia un mayor papel de los valores y del propósito en las empresas turísticas”. Y no solo las empresas, sino que los propios visitantes responderán a un perfil “más comprometido, más consciente y con valores cada vez más alineados con la sostenibilidad”.

El ecoturismo, por definición, es y debe ser un turismo responsable y sostenible. Por ello, todas las definiciones académicas insisten en una serie de principios que debe aplicar cualquier producto que quiera otorgarse la etiqueta de ecoturismo. Si estos valores de sostenibilidad y responsabilidad serán más demandados pasada la pandemia (esperemos que así sea), las empresas y los productos de ecoturismo se encontrarán en la pole position (y deberán recalcarlo y comunicarlo eficazmente).

5. Respeto por la naturaleza y más conexión presencial entre personas

La última oportunidad es la más profunda y sería una derivada (o tal vez el origen) de la anterior. Esta crisis ha evidenciado que las sociedades más acomodadas, y los países más ricos, viven (vivimos) al margen de la naturaleza y de los límites que impone el planeta que nos acoge. Asimismo, ha puesto de relieve que, a pesar del auge de las tecnologías de la comunicación y de las redes sociales, las relaciones interpersonales presenciales y de calidad seguirán siendo más necesarias que nunca.

Si algo promueve el ecoturismo y, en general, el turismo responsable y sostenible es el respeto por el medio natural y un acercamiento real a las personas que viven allí donde tiene lugar la actividad turística. Las relaciones humanas, ya sea entre los propios turistas como con los anfitriones, tomará más relevancia, y cualquier producto (eco)turístico las deberá enfatizar y cuidar.

Conclusión y un deseo

A pesar del desastre humano, social y económico que dejará la pandemia del coronavirus, también se abren oportunidades en muchos ámbitos que habrá que aprovechar. A menudo son cambios que ya se intuían pero que ahora se acelerarán. El ecoturismo de proximidad es uno de estos ámbitos que puede salir beneficiado, tanto a corto como a medio y largo plazo.

Me gustaría pensar, pues, que el ecoturismo, el turismo de proximidad y el turismo responsable se priorizarán, a partir de ahora, en las estrategias de promoción turística y de desarrollo local. Asimismo, reclamo una gestión y una regulación de las actividades ecoturísticas que disponga de recursos y conocimiento y que sirva para garantizar que estas nuevas necesidades sociales serán satisfechas adecuadamente.

Este artículo ha sido originariamente publicado en catalán en el Blog “Per terra, mar i aire” y reproducido en Travindy con permiso del autor, Xavier Basora: Ecoturisme de proximitat: 5 oportunitats passada la pandèmia.

 250 visitas

Comentarios

  1. Henry Guillén

    Muy interesante. Los destinos de naturaleza están en una buena posición para ponerlo en practica si no lo hacia yá. El aviturismo ya lo ha venido poniendo en practica en Ecuador., en concreto en Mindo desde hace 30 años Hay que adaptarse a nueva realidad.

Deja un comentario


* Campos obligatorios.

Newsletter

Recibe nuestro boletín con las últimas noticias en turismo y sostenibilidad.