¿Qué papel ocupa el Patrimonio en nuestros viajes?

La importancia de la interpretación del Patrimonio cuando viajamos

Zoraida Álvarez - Interpretación del patrimonio
Zoraida Álvarez

La conservación del patrimonio a través de la divulgación es un tema que muchos expertos promueven en destinos de todo el mundo.  Con el turismo masivo que vivimos actualmente se hace aún más complejo de analizar y complicado de gestionar. Nuestra compañera Jennifer Peral ha tenido la oportunidad de charlar con Zoraida Álvarez, Historiadora de Arte, guía de turismo de la Junta de Andalucía y creadora de Artèpolis, un proyecto que ofrece  paseos para mentes curiosas por el patrimonio histórico-artístico de Sevilla, por sus tradiciones, gastronomía e idiosincrasia.

Jennifer: ¿Cómo surge Artèpolis?

Zoraida: Artèpolis es un proyecto muy personal y al que he tratado de imprimirle mi personalidad en todo, en el título, en el logotipo, en la web, en las imágenes, en el contenido de mis visitas guiadas, etc. Llevo con esta idea desde el 2016, cuando recibí la habilitación de guía de turismo por la Junta de Andalucía. Aunque desde entonces, por motivos laborales, no había tenido tiempo de crearlo y solo tenía el nombre y el dominio de la web comprado, esperando a desarrollarlo en algún momento.

Básicamente, una asociación de guías oficiales AGOT (o Guidetur), me acogió con los brazos abiertos y me dio trabajo como una socia más. Gracias a esta empresa y asociación, he trabajado con grupos en francés y en italiano, que viajan con un paquete cerrado en origen a través de un touroperador o agencia de viajes. Dada mi formación en Historia del Arte y especialización en educación en museos, AGOT me pasaba también a los clientes más exigentes a nivel cultural.

Yo me siento historiadora del arte 24/7. Leo mucho y me encanta generar contenidos a partir de los conocimientos que voy absorbiendo, siempre con el matiz educacional, porque tengo clarísimo que la interpretación del patrimonio debe tener ese fin y no únicamente el entretenimiento, que también. Durante el confinamiento me he dedicado al 100% a materializar todo lo que tenía en mi cabeza para Artèpolis. Deseo crear rutas de historia e historia del arte utilizando herramientas de interpretación del patrimonio, tratando que sean lo más accesibles e inclusivas posibles, con perspectiva de género, que sirvan para generar juicio crítico, que beneficie a otras empresas locales y que sea más personal y cercano.

Es difícil. Investigo, creo los itinerarios y los contenidos con mucho rigor y sentido crítico, los difundo, respondo a todos los comentarios y mensajes que me envían por las RRSS, gestiono las reservas, hago las visitas guiadas, me ocupo de las reseñas, etc. He tenido la suerte de contar con profesionales con los que me compenetro muy bien, Rafa en el diseño y la web, Miguel Ángel en muchos aspectos técnicos y David en la fotografía y las RRSS.

La importancia de la interpretación del Patrimonio cuando viajamos
Autor: Zoraida Álvarez

Jennifer: Eres historiadora de arte y guía oficial de la Junta de Andalucía. Uno de los objetivos de tus visitas de autora es enseñar a amar el Patrimonio Cultural de Sevilla. En general, ¿consideras que los visitantes están concienciados con la conservación patrimonial? 

Zoraida: No. De entrada, los visitantes no viajan con esa concienciación. La inmensa mayoría de la gente hoy viaja por varias razones: moda, desconexión, imagen… La manera que tenemos hoy de consumir el viaje no es sostenible con la conservación del patrimonio y se refleja en la duración de la estancia, en el tipo de alojamiento que escoge, en lo que va a comer, en lo que va a comprar, en el tipo de paquete que compra para las visitas, etc. El ejemplo más paradigmático: ¿los cruceristas de Venecia se preocupan por la conservación de la ciudad? 

Jennifer: ¿Cuáles crees que son los principales beneficios de descubrir un destino de la mano de un guía?

Zoraida: Sin duda es la mejor inversión para aprovechar tanto el dinero como el tiempo gastado en un viaje, sea al extranjero o a la provincia vecina. Un buen guía no sólo habla de historia, sino que te acoge como un anfitrión, te acompaña, te lleva por los sitios más bonitos, por atajos si es necesario, a locales artesanos, a los bares más singulares, te desvela la idiosincrasia de sus habitantes, responde a tus preguntas y te orienta y aconseja sobre lo que necesites.

El trabajo de un guía entra también en la conservación preventiva. Los visitantes quieren toquetear absolutamente todo, apoyarse en las obras para hacerse fotos… Personalmente, cuando acompaño a los visitantes por los Reales Alcázares de Sevilla, lo primero que explico es la antigüedad, el valor y la delicadeza de los alicatados y yeserías para que no los toquen por muy tentados que se sientan. No basta con poner carteles de «no tocar» o guardias en las salas que lo recuerdan constantemente sin argumentar los por qué. Durante una visita guiada, en cambio, el visitante va entendiendo la importancia de la conservación de lo que está observando, por sus valores intrínsecos, y acaba respetándose a través de su comprensión, no por imposición.

Colas de turistas en el barrio de Santa Cruz
Colas de turistas en el barrio de Santa Cruz – Autor: Belén Vargas

Jennifer: La interpretación del patrimonio es uno de los pilares del turismo sostenible puesto que busca la protección de los elementos y rasgos patrimoniales con los que se trabaja ¿Has detectado un cambio de actitud en el visitante? Desde tu experiencia ¿Dirías que los millennials, una de las generaciones más viajeras, lo conciben como un valor añadido?

Zoraida: Tristemente, la mayoría de los visitantes que contratan visitas guiadas lo hacen para saltarse las colas; las explicaciones del guía son un extra que sabrán aprovechar y agradecer una vez empieza la visita, pero no ha sido ese su objetivo principal.

Seguimos viendo que la mayoría de los visitantes que contratan los servicios de un intérprete del patrimonio superan de media los 45 años. Mientras que los millennials aprovechan más la información que les aporta Internet: blogs, páginas de reseñas y opiniones, RRSS, Wikipedia, las páginas de los monumentos y de turismo, audioguías, etc. Los millennials viajan más, cierto, pero también viajan más rápido y buscan experiencias exprés: transporte rápido, visitas rápidas, comidas rápidas, compras rápidas, espectáculos rápidos… y viven el patrimonio como si fuese un decorado. Pero no solamente estas generaciones, sino toda la sociedad vive ya a través de Internet, por eso es imprescindible el trabajo que hagan ahí los monumentos y las instituciones culturales y de turismo.

Muchas gracias por tu tiempo Zoraida. Invitamos a nuestros lectores a seguir tus pasos por tus redes sociales Instagram, Facebook, Twitter y Telegram.

 763 visitas

Jennifer Peral Martínez

Comentarios

Deja un comentario


* Campos obligatorios.

Newsletter

Recibe nuestro boletín con las últimas noticias en turismo y sostenibilidad.