Islas Galápagos: un equilibrio único entre el ser humano y la naturaleza

Las Islas Galápagos han sido un ícono de conservación y han aplicado mecanismos y herramientas de manejo vanguardistas a nivel mundial. La prioridad de todas las instituciones que acá actúan, es preservar este sitio de la manera más natural posible y permitir que el desarrollo se realice bajo el paraguas de la sostenibilidad. El turismo en las islas Galápagos está bajo el enfoque de “Modelo de Ecoturismo” y en 2019, fueron reconocidos como el destino más sostenible de América por “Top 100 Destinos Sostenibles”. En este artículo contamos cómo lo han hecho y su historia de éxito.

Reserva de la Biosfera

Las islas Galápagos son Reserva de Biosfera declarada por la UNESCO en 1984. Actualmente, más del 98% de su territorio terrestre está bajo un estado de conservación. Este hecho ha sido tal vez lo que más ha definido el camino de sostenibilidad de las islas Galápagos.

Las Reservas de Biosfera son zonas de ecosistemas terrestres, marinos y/o costeros, donde se promueven soluciones para conciliar la conservación de la biodiversidad con su uso sostenible. Y son reconocidas como tales en un plano internacional en el marco delPrograma sobre el Hombre y la Biosfera de la UNESCO (Programa MaB). 

Las reservas de biosfera son «lugares de aprendizaje para el desarrollo sostenible». Son sitios para probar enfoques interdisciplinarios para comprender y gestionar los cambios y las interacciones entre los sistemas sociales y ecológicos, incluida la prevención de conflictos y la gestión de la biodiversidad. Son lugares que brindan soluciones locales a los desafíos globales (UNESCO). Es por eso que deben cumplir tres funciones de manera integrada:

  • Conservación de la biodiversidad y la diversidad cultural.
  • Desarrollo económico socio-cultural y ambientalmente sostenible.
  • Apoyo logístico a la investigación, la educación ambiental y la formación.

El archipiélago de Galápagos ha sido descrito como uno de los lugares más únicos, científicamente importante y biológicamente sobresaliente de la tierra (UNESCO, 2001). No por nada muchos viajeros describen su estadía en la isla como una experiencia transformadora que les cambió la vida.

La preservación como protagonista

Fragata Pecho Rojo

Com se ha comentado, la reserva de la biósfera Archipiélago de Colón – Galápagos fue creada en 1984. El gobierno Ecuatoriano aceptó su nominación y creación pensando en el desarrollo de la comunidad local dentro de la provincia de Galápagos. De hecho, se han establecido mecanismos y herramientas de manejo que son vanguardistas a nivel latinoamericano y del mundo. 

Las Islas Galápagos han sido un ícono de evolución y conservación desde que Charles Darwin llegó al archipiélago en 1835. La prioridad para las diferentes instituciones que acá actúan, es preservar este sitio de la manera más natural posible y permitir que el desarrollo se realice bajo el paraguas de la sostenibilidad. 

El turismo en las islas Galápagos está bajo el enfoque de “Modelo de Ecoturismo”, esto significa que todas las actividades turísticas deben asegurar:

  • Maximización de la participación local y distribución equitativa de beneficios.
  • Conservación de recursos naturales
  • Responsabilidad compartida entre las partes interesadas

El 99,8% de toda la provincia de Galápagos es zona núcleo. Y el 0,2% de la provincia de Galápagos corresponde a las zonas urbanas y rurales donde se desarrollan las comunidades locales.

La isla central del archipiélago es la Isla de Santa Cruz, que alberga la ciudad más poblada de Galápagos llamada Puerto Ayora. Es el núcleo turístico del archipiélago y acá se encuentra la estación científica Charles Darwin, donde se monitorean e investigan especies únicas del Parque Nacional Galápagos para su conservación. Además, tienen un programa de cría de las tortugas gigantes en peligro de extinción

Isla Plaza Sur, Galápagos. Fuente: http://www.galapagos.org/

La isla de Santa Cruz ha sido líder en las islas en procesos como reciclaje, educación ambiental y programas de turismo sostenible a través de mejores prácticas.

La visión de las Islas Galápagos se adaptó y reforzó en 2015 con el Plan de Desarrollo Sostenible y Uso de la Tierra de Galápagos

Pero el sentido de conservación entre la población que habita Galápagos es algo que ha existido siempre. Danny Rueda -Director del Parque Nacional Galápagos y oriundo de las islas Galápagos- comenta“Hay un sentido de pertenencia que creo que la mayoría de nosotros tenemos en Galápagos, que es tener esta relación con el ámbito natural y la conservación de Galápagos. Y sabíamos que teníamos que trabajar en algún momento conservando lo que nuestros papás y abuelos ya hicieron en su momento”.

Este destino participó en los Premios “Top 100 Destinos Sostenibles 2019” en la feria ITB Berlín. Presentaron su historia de turismo sustentable y ganaron el 1er lugar de la categoría “Best of Americas”.

Historia de éxito de turismo sustentable

Iguana Marina

¿Cómo lo han hecho? A continuación presentamos un extracto de su historia de éxito, presentada para Top 100 Destinos Sostenibles, donde cuentan su visión, modelo de ecoturismo, plan sustentable y estructura de gestión.

El destino de las Islas Galápagos consiste en: la Provincia de Galápagos y los Municipios e Islas dentro de la Provincia, incluyendo Santa Cruz, Isabela, San Cristóbal y Floreana; el Parque Nacional Galápagos; y la Reserva Marina de Galápagos.

Visión del destino de Galápagos

Como se establece en el nuevo Modelo de Ecoturismo adoptado el año  2011, la visión del destino es: “Galápagos, Patrimonio de la Humanidad, es el destino ecoturístico más importante del mundo gracias a un modelo de desarrollo turístico sostenible, la garantía de la conservación del medio ambiente, la plena satisfacción del visitante y el Buen Vivir de la comunidad»

Coordinación de Sostenibilidad y Plan de Turismo de Galápagos

Algo clave en la historia de éxito de Galápagos ha sido la coordinación de distintos organismos y la planificación bajo políticas y normas para asegurar el objetivo de que todo el turismo se desarrolle de manera sostenible.

La Junta de Galápagos (Pleno del Consejo de Gobierno de Galápagos) es la encargada de generar el Plan Sustentable de Galápagos y las políticas para cumplirlo. En relación con las actividades turísticas, la Junta de Turismo de Galápagos (Comité Provincial de Turismo) es una junta de múltiples partes interesadas que trabaja hacia la sostenibilidad en el turismo, como se indica en la Norma de la Ley Especial de Galápagos. Esta norma establece que todo el turismo en la provincia debe estar dentro del concepto de sostenibilidad

 Piquero de Patas azules

Desde 2010 se estableció un nuevo Modelo de Ecoturismo, el cual tiene 4 componentes: 

a) El Observatorio de Turismo de Galápagos (TOG). 

b) El fortalecimiento de la gobernanza.

c) La reingeniería del destino. 

d) El posicionamiento en el mercado.

Además, como herramienta de planificación, el destino cuenta con un Plan de Desarrollo Sostenible y Ordenamiento Territorial 2015-2020 para asegurar la conservación del Archipiélago. El actual Plan de Turismo de Galápagos se encuentra bajo el Plan Galápagos y se está actualizando. 

El Plan Galápagos se ha construido con base participativa. Todas las actividades turísticas de Galápagos están bajo el SIMAVIS (Sistema de Manejo de Visitantes), que es estrictamente aplicado por el Parque Nacional y monitoreado por el Parque y el Observatorio de Turismo. 

El Plan de Turismo de Galápagos depende del financiamiento de las tarifas de entrada de los visitantes, de los cuales se recaudan aproximadamente US $ 14 millones cada año. Este mecanismo permite la viabilidad financiera y la financiación del plan de acción. 

El Observatorio de Turismo de Galápagos (TOG) y el Parque Nacional Galápagos están a cargo de monitorear turismo y sostenibilidad en las Islas Galápagos. Los indicadores de consumo de agua y energía, gestión de residuos y desarrollo urbano se mantienen a nivel municipal, y cada municipio cuenta con un plan de sostenibilidad.

El TOG es una herramienta técnica diseñada para generar información turística que se utilizará en la planificación y gestión del turismo tanto a nivel local como regional.

Estructura de gestión

Tortuga gigante Isla Santa Cruz. Fuente: www.galapagos.org
  • Integración de la sostenibilidad en la estructura de gestión del destino: 

A la fecha, Galápagos cuenta con un marco legal específico para las islas donde en los primeros artículos se establece que el desarrollo sostenible es el único marco para todo tipo de actividades en las islas. El «Plan Galápagos», que es el principal documento de planificación de las islas, se enmarca dentro de la Ley Especial de Galápagos, estableciendo el desarrollo sostenible como un aspecto fundamental de todas las actividades. También el 97% del territorio de Galápagos se encuentra bajo el Plan de Manejo del Parque Nacional, que asigna el desarrollo sustentable, como única forma de desarrollo en áreas donde se permiten usos públicos u otros diferentes a la conservación.

  • Departamentos involucrados en la sustentabilidad:

A nivel municipal, cada comarca cuenta con un departamento de sustentabilidad para la planificación y ejecución de acciones. 

A nivel provincial, el Parque Nacional Galápagos es la institución gubernamental ecuatoriana responsable de la administración y manejo de las áreas protegidas de Galápagos. 

Y el Consejo de Gobierno de Galápagos es la institución gubernamental ecuatoriana responsable de la planificación y la administración de la provincia. 

El Parque Nacional Galápagos cuenta con un Departamento de Uso Público que se encarga del manejo del turismo y el uso público dentro del área protegida, ambas instituciones están a cargo de cumplir con el Plan Galápagos y el Plan de Manejo del Parque Nacional.

  • Financiamiento: 

El gobierno ecuatoriano financia todas las instituciones ejecutivas en Galápagos. Además de esto, se cobra una tarifa de visitante a cada turista. La tarifa (USD $ 100 para visitantes extranjeros y USD $ 6 para locales), está designada: 50% para actividades del Parque Nacional, 25% para Actividades del Concejo del gobierno (bajo el Plan Galápagos) y 25% a Municipios (este financiamiento no se restringe al desarrollo sustentable).

Participación de las partes interesadas

La Junta de Galápagos (Pleno del Consejo de Gobierno), está destinada a trabajar como un multi-partícipe donde los actores privados pueden participar a través de la Cámara de Turismo o como individuos. El sector privado ha contribuido a la sostenibilidad del destino al ser parte de una Campaña de Buenas Prácticas de Ecoturismo en estrecha colaboración con el Ministerio de Turismo, las Municipalidades y el Parque Nacional Galápagos. 

Las Mejores Prácticas incluyen: proponer ahorro de energía, consumo local, gestión del agua y reducción de residuos plásticos en hoteles, restaurantes y operadores turísticos. 

Desde 2016, este proceso se fortalece con la implementación de la Certificación Internacional TourCert, que se basa en un sistema de gestión empresarial sustentable para las operaciones turísticas. La Junta del Consejo de Gobierno de Galápagos, formada por varias instituciones (Consejo de Gobierno de Galápagos, Ministerio de Turismo, Parque, Oficina Nacional de Planeación, Municipios, Parroquias y Cámaras de Turismo) se reúne al menos cuatro veces al año para procesos de toma de decisiones que involucran aspectos relevantes para las islas.

Ampliación de la Reserva para incluir la superficie marina del archipiélago

León Marino en Puerto Ayora, Isla de Santa Cruz, Galápagos

Hasta el año 2019, la Reserva de Biósfera Galápagos cubría solo la zona terrestre del archipiélago con 772 mil hectáreas. Desde el año 2017, el programa MaB de la UNESCO a través de su proyecto BRESEP, apoya a Ecuador en la extensión de la reserva de biósfera para incluir la Reserva Marina de Galápagos, para lograr una gestión integral del territorio y un manejo compartido con la comunidad. 

Danny Rueda, Director del Parque Nacional Galápagos, señala la importancia de esta ampliación de la reserva: “La utilidad de tener a la Reserva Marina de Galápagos dentro de la Reserva de Biósfera, significa poder tener un esfuerzo aún mayor con las comunidades locales y sus usuarios (sector turístico y pesquero) para que ellos puedan integrarse en el área protegida Reserva Marina como zona núcleo de la reserva biósfera, pero pensando también en el desarrollo sustentable de las actividades que ellos realizan ahí”

La buena noticia es que en junio de 2019 la UNESCO aprobó la ampliación de la Reserva de Biósfera Galápagos a 14,6 millones de hectáreas, al incluir bajo esa denominación a la superficie marina del archipiélago ecuatoriano. 

Esto la convierte en una de las áreas marinas de importancia internacional más grandes del mundo. 

Danny Rueda señala tras la ampliación de la reserva“este es un logro para el país y para el mundo pues con el incremento de la reserva de biosfera como Ministerio de Ambiente impulsaremos y fortaleceremos mecanismos de conservación de los ecosistemas y diversidad biológica, desarrollo económico y humano sostenible de las poblaciones locales; y apoyo logístico a proyectos educativos e investigación sobre el ambiente”.

La designación reconoce que todos los servicios ambientales generados en la reserva de biosfera son prioritarios para satisfacer las necesidades de las comunidades locales. Los próximos pasos, serán la elaboración del plan de gestión y la creación de un comité de gestión de la Reserva de Biosfera, espacio que ofrece un papel protagónico a las autoridades de los gobiernos autónomos descentralizados y comunidades locales. Según se informa en un comunicado del Ministerio del Ambiente de Ecuador.

 994 visitas

Read More

EcoRutas en Gran Canaria: Mundocreativo reactiva el turismo de forma sostenible

El turismo mundial necesita reactivarse de manera sostenible y, para eso, es necesaria una actitud positiva tanto de locales como de turistas. Para lograr esto, Mundocreativo, una asociación sin ánimo de lucro con base en Gran Canaria, propone el concepto de EcoRutas: recorridos en lugares de interés turístico con la premisa de disfrutar, conocer gente comprometida con el medio ambiente y dejar el trayecto mejor de lo que estaba.

El proyecto

El objetivo de Mundocreativo es fomentar una relación más sana con el medioambiente a través de un modelo de turismo sostenible. La asociación promueve el uso consciente y racional de los recursos naturales, el respeto y sensibilidad ante el entorno y la reducción de la huella ambiental del turismo a través de actividades divertidas e interesantes.

El proyecto enfatiza en el disfrute de las actividades organizadas. De esta manera, el cuidado del medioambiente se transforma en una actividad placentera y puede convertirse en un hábito, en vez de una acción de una vez en la vida.

Durante el último año, Mundocreativo organizó más de 80 rutas de senderismo con voluntarios en la isla de Gran Canaria. En ellas, conectaron a personas de más de 12 países, con quienes recorrieron playas, montañas y pueblos de interés turístico, crearon recuerdos maravillosos y limpiaron un volumen superior a 17.200 litros de basura.

La asociación

El lema de Mundocreativo es #mejorqueestaba. Esto significa, no dejar residuos en los lugares que cada persona visita y, además, llevarse algo de la basura que se encuentra en el camino. 

De esta manera, reducen poco a poco el impacto ambiental del turismo, fomentan la conciencia ecológica y realizan una actividad que, lejos de desgastar los ánimos, aumenta las ganas de cuidar a la naturaleza.

Para solventar sus gastos, Mundocreativo disponía de patrocinadores que han tenido que hacer un alto en sus donaciones a causa de la crisis del COVID-19. Por eso, han abierto un crowdfunding para generar una red de personas que apoyen el proyecto y así poder seguir adelante, dejando el planeta cada día mejor.

Por qué su trabajo es importante ahora mismo

Hoy, más que nunca, este tipo de actividades de concienciación se han vuelto urgentes. La crisis del COVID-19 ha exponenciado el uso de mascarillas, guantes, envases y utensilios de un solo uso, aumentando en gran medida la contaminación del medio ambiente por residuos no biodegradables.

Además, las limitaciones impuestas por la pandemia han golpeado fuerte al sector turístico, que exige una reactivación gestionada de manera sostenible, tanto para beneficio del medioambiente como de las economías y culturas locales. A través de los recorridos organizados por Mundocreativo se crean lugares más limpios, lindos y disfrutables para todos. Por eso, el concepto de EcoRutas resulta fácil de aplicar en cada rincón del planeta y su impacto positivo podría ser parte de la reactivación sostenible del turismo.

Puedes seguir a Mundocreativo en las redes sociales a través de TwitterInstagram y LinkedIn.

 994 visitas

Read More

Turismo sostenible, rentable y resiliente para la reactivación del sector

El turismo es uno de los sectores más afectados por la pandemia este 2020, con una caída abrupta de las ventas que repercute en la pérdida de millones de puestos de trabajo. Para revertir ese efecto, hoy más que nunca, la reactivación del turismodebe ser gestionada de manera sostenible, fortaleciendo el equilibrio entre el beneficio económico, el cuidado del planeta y el respeto por la cultura de las personas.

Para contrarrestar el deterioro que ha sufrido el sector, la sostenibilidad tiene que tener un papel fundamental a la hora de pensar los destinos, las ventas y el vínculo con el anfitrión. El Turismo Sostenible ya no puede ser pensado como un nicho de venta, sino que debe ser parte de esta reactivación como una nueva normalidad.

Definición de turismo sostenible

El turismo sostenible es el turismo que genera beneficios positivos en el medio ambiente, en el patrimonio cultural y en la economía de todos los destinos turísticos. Aunque a veces se relaciona con el turismo de naturaleza, es importante remarcar que todos podemos ser Turistas Responsables y desarrollar Buenas Prácticas de Turismo Sostenible en todos los destinos que elijamos para nuestras vacaciones. 

Parques de atracciones o parques naturales, playas o montañas, pequeños pueblos o grandes ciudades, en todos los destinos podemos ser turistas responsables y dejar una huella positiva. No es necesario cambiar nuestras preferencias vacacionales para planificar un viaje sostenible, sólo hay que tener en cuenta los tres pilares de la sostenibilidad: cuidado del medio ambiente, protección de la cultura, fortalecimiento de la economía.

Qué son las Buenas Prácticas y cómo se vinculan con los ODS 

Desarrollar un Turismo Sostenible, además, contribuye a las metas de la Agenda 2030 para un mundo mejor. Si bien todos los ODS atraviesan el Turismo, los ODS 8,12 y 14 hacen referencia a un Turismo Sostenible que cuide el medioambiente, promueva los productos locales y cree puestos de trabajo. Las Buenas Prácticas del Turismo Responsable son las que hacen posible el éxito de esos ODS.

Las Buenas Prácticas son acciones concretas y sencillas que podemos realizar para disfrutar de nuestras vacaciones y dejar un buen legado en el destino anfitrión. Por ejemplo:

  • ODS 8 TRABAJO DECENTE Y CRECIMIENTO ECONÓMICO, podemos contratar guías locales, comprar en mercados regionales y disfrutar de la gastronomía tradicional en restaurantes familiares de mi destino.
  • ODS 12 PRODUCCIÓN Y CONSUMO RESPONSABLE, refieren al adecuado aprovechamiento de los alimentos en los alojamientos, al consumo de productos locales y la gastronomía tradicional
  • ODS 14 VIDA SUBMARINA, podemos cuidar la limpieza de las playas. 

Planteado de esta manera, el Turismo Sostenible es Rentable y Resiliente

Por qué es Rentable el Turismo Sostenible

Entendida como la capacidad de producir un beneficio económico adicional (2009 enciclopedia de la economía), la rentabilidad puede tenerse en cuenta como un valor importante en el desarrollo sostenible del turismo.

Ser sostenible es ser rentable. Desarrollar un Turismo Sostenible que promueva los productos locales es rentable. Una gestión sostenible del turismo fortalece la rentabilidad porque procura dejar un buen legado en el entorno cultural y natural.

Ser sostenible es ser rentable porque efectiviza el uso de los recursos. Orientar nuestro viaje hacia la sostenibilidad ahorra recursos porque consumimos de forma responsable, evitamos el desperdicio y valoramos los productos que se adquieren. Consumir de forma responsable en nuestros viajes es comprar souvenirs en mercados locales, es evitar el desperdicio de alimentos, es cuidar el agua de la ducha y electricidad del alojamiento, es evitar el uso desmedido de gasolina optando por caminatas para reducir la huella de carbono, etc.

Ser sostenible es ser rentable porque crea puestos de trabajo. Cuando planificamos un viaje sostenible tenemos en cuenta el trabajo del anfitrión, procuramos comprar en mercados locales, disfrutar de la gastronomía local en restaurantes familiares o contratamos guías locales. Ese consumo responsable fortalece la economía del destino anfitrión y la del turista responsable. 

Ser sostenible es ser rentable porque atrae y fideliza clientes. Incorporar herramientas sostenibles y orientar productos y servicios hacia la sostenibilidad es clave para los actores del sector que quieran aumentar sus ventas. 

Ser sostenible es ser rentable porque el crecimiento es sostenido y sostenible. El aumento de la rentabilidad es significativo, dejando un buen legado para el planeta y a su gente.

Por qué es Resiliente el Turismo Sostenible

Aún no se ha consensuado una definición de Resiliencia, pero, en turismo, podemos pensarla como la capacidad que tiene el turismo sostenible para mitigar el impacto de la crisis por la pandemia, y acelerar el proceso de recuperación. Hoy es innegable que la gestión sostenible del turismo es la única opción posible para recuperar y fortalecer el sector. Y como la resiliencia es una capacidad o habilidad, es necesario pensarla como un proceso, y esa es una buena noticia: todos podemos desarrollar un turismo sostenible comenzando por pequeñas acciones, cada acción cuenta y se suman a las iniciativas globales de acción por los ODS.

El Turismo Sostenible es Responsable, Rentable y Resiliente. Y allana el camino hacia la consecución con éxito de la Agenda 2030 para un mundo mejor. ¡Están todos invitados!

 994 visitas

Read More

Expediciones Sierra Norte: cómo surgen los Pueblos Mancomunados en Oaxaca, México

Expediciones Sierra Norte es una iniciativa de turismo comunitario que nace a partir de la organización de los Pueblos Mancomunados, conformado por 8 comunidades zapotecas de la Sierra Norte de Oaxaca, México. En esta entrevista, Angelina Martínez -Coordinadora General de Expediciones Sierra Norte- nos cuenta cómo se ha llevado a cabo el proyecto, finalista de los World Travel Market Latin America Responsible Tourism Awards 2020.

Pablo Giner: ¿Cómo surge Expediciones Sierra Norte?

Angelina Martínez: Expediciones Sierra Norte es una iniciativa de turismo comunitario, que nace a finales de 1993 a partir de la cooperación intercomunitaria de 8 poblaciones zapotecas de la Sierra Norte de Oaxaca, México, los Pueblos Mancomunados

Nuestra iniciativa tiene como fin contribuir al desarrollo de la región y promover la protección del patrimonio natural de nuestros pueblos. Esto mediante el desarrollo de un proyecto de turismo responsable en el territorio; vinculado al entorno natural, las tradiciones y costumbres de los mismos.

Pablo Giner: ¿Cuál es el tipo de organización que lleváis a cabo? ¿Qué os diferencia de otras iniciativas de comercialización de turismo comunitario?

Angelina Martínez: La característica más importante de nuestra iniciativa es nuestro modelo de organización. A diferencia de otras iniciativas de turismo -donde la actividad se centra en una sola entidad y la comercialización del destino se lleva a cabo por actores ajenos al territorio- en Pueblos Mancomunados hemos desarrollado un modelo de turismo basado en la comunidad. Este modelo garantiza que la operación, administración, comercialización y control de la actividad turística en el territorio, quede en manos de las propias comunidades.

Expediciones Sierra Norte

Pablo Giner: ¿Cómo habéis conseguido posicionar a Pueblos Mancomunados entre los diferentes emprendimientos comunitarios del Estado de Oaxaca?

Angelina Martínez: Oaxaca es uno de los estados con mayor biodiversidad del País, característica que lo convierte en el escenario ideal para el desarrollo del turismo de naturaleza y aventura. Los Pueblos Mancomunados se convirtieron en los pioneros del ecoturismo en la región. Pero en la última década, el número de emprendimientos ecoturístico ha crecido significativamente, trayendo consigo nuevos desafíos: desde una oferta estancada hasta una competencia desleal entre los sitios. En 2014, ante esta situación, Pueblos Mancomunados era considerado de los sitios más caros de la región para actividades ecoturísticas, así que trabajando de manera coordinada con los equipos locales y nuestros asesores, pensamos en lo que debíamos hacer para mantener el proyecto a flote y para que los viajeros quisieran seguir viniendo a Mancomunados.

Nuestras primeras ideas fueron implementar otras actividades, pero cuando consultamos la propuesta con un amigo muy cercano al proyecto y asesor en una etapa de su desarrollo, su respuesta fue: “Me parece que no se trata de ponerle adornos a las comunidades, sino más bien de pensar en aquello que siempre ha estado presente, y que por ser común, pasa desapercibido”.

Así fue como comenzamos a trabajar en un segundo inventario de atractivos en el territorio, del cual nació nuestro catálogo de experiencias “Inspirando nuevos caminos” pensado en experiencias de turismo rural y agroturismo, con productos como “Los 7 colores del maíz” que busca visibilizar la importancia del maíz dentro de la gastronomía y cultura zapoteca. Ahí fue cuando comprendimos que no éramos hoteleros, que lo que nosotros ofertábamos eran experiencias de viaje basadas en nuestro patrimonio biocultural.

Expediciones sierra norte
Los siete colores del maíz

Pablo Giner: En cuanto a vuestra organización interna, ¿cuál es la manera en la que os organizáis estando formados por varias comunidades diferentes?

Angelina Martínez: Al tratarse de una iniciativa comunitaria, se buscó que las poblaciones integrantes del Mancomún participaran de manera activa en todo el proyecto. Para ello se crearon oficinas y comités locales en 7 poblaciones integrantes del Mancomún y un equipo coordinador para la oficina central de Expediciones Sierra Norte en la ciudad de Oaxaca. A través de los años, nuestro proyecto ha adoptado un modelo simbiótico, mientras nuestros equipos locales en cada población (elegidos por cargos, siguiendo el sistema de usos y costumbres que rigen a nuestras comunidades) se hacen cargo de la operación de los servicios (hospedaje, alimentos, recorridos, actividades).

El equipo central de Expediciones Sierra Norte, bajo un modelo gerencial, se hace cargo de la etapa de diseño de producto, generación de alianzas y comercialización del destino.

Con el paso del tiempo también hemos ido generando alianzas con otras comunidades de la Sierra Norte de Oaxaca, que no forman parte de los Pueblos Mancomunados, pero que tienen el interés de detonar un proyecto ecoturístico en su comunidad, fortaleciendo así la oferta turística de nuestra región y contribuyendo al empoderamiento de otras comunidades.

Pablo Giner:  Dado que uno de vuestros objetivos es servir como modelo de referencia, ¿qué acciones realizáis con otros proveedores de turismo comunitario?

Angelina Martínez: El trabajo que hemos realizado a lo largo de casi tres generaciones ha inspirado a otros colectivos indígenas. Cada año ofertamos viajes para el intercambio de experiencias, brindando a otras comunidades y organizaciones la oportunidad de hacer un viaje de aprendizaje con nosotros. En él compartimos nuestro modelo de negocio, el esquema de organización, así como los retos y aprendizajes que hemos tenido a lo largo de 26 años de trabajo.

Por otro lado, también brindamos asesoría especializada a grupos que lo requieran y participamos como conferencistas en eventos especializados de turismo y algunos organizados por universidades del país.

Buscamos compartir nuestra visión de que un turismo responsable y comunitario que conviva con los ecosistemas sin vulnerarlos, es posible. Lo hemos hecho durante tres generaciones; es posible integrar a mujeres y hombres de diferentes edades y es posible que todos aprendamos de cada uno aunque no hablemos el mismo idioma. Y por eso,  hemos asumido la responsabilidad de cambiar los imaginarios brindando el ejemplo de una realidad alternativa gracias al turismo.

Expediciones Sierra Norte

Pablo Giner: ¿Qué importancia tiene en vuestro proyecto la inclusión social?

Angelina Martínez: Nuestra iniciativa está basada en los sistemas tradicionales de organización comunitaria, donde los actores locales representan la parte más importante del proyecto. Es por ello que promovemos su participación activa en todas las etapas y planes de desarrollo. Como resultado, nuestra iniciativa genera empleos directos en 3 sectores poblaciones importantes.

1) Los jóvenes: representan el sector población más susceptible de emigrar.

2) Los adultos: que a diferencia de las ciudades donde después de los 60 años es difícil encontrar empleo, el turismo les permite mantenerse activos, por poseer un amplio conocimiento del territorio y la vida comunitaria.

3) Las mujeres: con el paso del tiempo, su participación ha alcanzado todos los ámbitos del proyecto turístico. No sólo en puestos de recamaristas o cocineras, también es común verlas guiando o en puertos administrativos.

Los recursos llegan de manera extensiva a las comunidades y se distribuyen directamente a los diversos prestadores de servicios, fortaleciendo así la economía local.

Pablo Giner: ¿Cuál es el impacto generado en el empleo, tanto en la oficina central en la ciudad de Oaxaca como en las comunidades?

Angelina Martínez: Actualmente nuestro proyecto genera 126 empleos locales directos, pero al tratarse de una empresa comunitaria los beneficios trasciende a más de 400 familias. A través de la cadena de valor que se ha generado, los recursos llegan de manera extensiva a diferentes actores de la comunidad: panaderos, artesanos, transportistas, comedores familiares, misceláneas, productores, por mencionar algunos. Por otro lado, las utilidades que genera la actividad son presentadas ante las asambleas locales y es la población en su conjunto quien decide cómo se invierten.

Expediciones Sierra Norte

Pablo Giner: ¿Qué pasos tenéis pensados dar en el futuro?

Angelina Martínez: A lo largo de la vida de nuestro proyecto hemos aprendido que el turismo pensado desde el territorio y la conciencia colectiva es un medio para evitar el despojo y erradicar la pobreza; que entendemos como el resultado de la ausencia de esperanza, de derechos humanos, de capacidades, de territorio, de cultura, de autodeterminación y de participación. Hoy, creemos firmemente que el turismo puede ir todavía más allá y convertirse en una herramienta poderosa para impulsar procesos regenerativos en nuestro planeta.

Es por ello que nuestros siguientes pasos están pensados en la creación de un programa de turismo regenerativo en el territorio, a través del fortalecimiento de capacidades locales y programas amigables con la biodiversidad.

Es importante mencionar que no pretenderemos nunca que la actividad turística sustituya las actividades primarias de la comunidad y su esencia, buscamos más bien que se convierta en un completo que permita contribuir al desarrollo de las comunidades al mismo tiempo que se protege su patrimonio biocultural.The

 994 visitas

Read More

Agroecología en las montañas tropicales de los Andes Venezolanos

Vista panorámica del área bajo cultivos intensivos
Vista panorámica del área bajo cultivos intensivos.

Su pasión por la agricultura, por el campo y por un sistema de producción alternativo, regenerativo del ecosistema, del espacio rural, creador de cultura, conservacionista, llevó a Lina y Julia a crear la Finca La Isla Agroecológica. Ninguna de las dos viene del medio rural ni tiene antepasados ligados a la producción agrícola, así que son neocampesinas.

Julia, viene del área de la geografía, una disciplina hermana de la ecología pero en el caso de Lina, fue un sueño de larga data que fue madurando poco a poco mientras se dedicaba, desde el ámbito universitario, a la enseñanza y a la investigación en el área de la ecología y de la agroecología. Hoy hablamos con ella para que nos cuente más sobre esta bonita aventura en un enclave tan mágico como son los Andes Venezonalos.

Jennifer: ¿Cómo surgió la creación de la Finca La Isla Agroecológica?

Lina: Para contestar esta primera pregunta debo comenzar diciendo que La Isla Agroecológica no surge como una actividad económica sino como un proyecto de vida. Hay una diferencia sustancial entre ambas cosas. Si bien comercializamos nuestros productos y hay una actividad económica ligada a la finca, lo que nos motiva es una combinación entre la pasión por el campo y la firme creencia de que muchas de las respuestas que necesitamos en estos tiempos de cambio climático, de crisis ambiental generalizada y de cuestionamiento del modelo civilizatorio, están en el modo en que producimos nuestros alimentos.

Creemos firmemente en que el agronegocio, la producción de alimentos a través del uso masivo de energía e insumos, muchos en forma de agrotóxicos, el monocultivo, la desconexión del consumidor con el productor, deben llegar a su fin porque no solo son inviables a largo plazo sino que también están en el origen de gran parte de los problemas que experimentamos. No solo como sociedad sino como integrantes de lo que Capra llama la trama de la vida y Lovelock llama Gaia, el planeta viviente. Es decir que, en la creación de esta pequeña finca, ubicada en los Andes venezolanos, hay una dosis grande de idealismo.

Pensamos que a nivel de acciones individuales, la actividad agrícola proporciona un área privilegiada desde donde ser proactivos en aportar soluciones que puedan transformar desde lo pequeño. Sobre todo, como le sucede a la mayoría de las personas, lo grande nos es inasible y escapa de nuestras posibilidades individuales.

Los canteros. Donde se producen las hortalizas como lechugas, rúcula, cebollin, perejil, rabanitos o col rizada.
Los canteros. Donde se producen las hortalizas como lechugas, rúcula, cebollin, perejil, rabanitos o col rizada.

Uno de los aspectos que más nos motivó para la creación de la Isla Agroecológica fue la existencia de pocos referentes sobre producción agrícola alternativa en ambientes de montaña tropical. Cuando uno busca bibliografía sobre producción orgánica la mayoría se refiere a ambientes templados y muy poco al trópico y menos aún al trópico de montaña. Nos pareció entonces un reto el tratar de, a la escala de unas pocas hectáreas, crear un posible modelo que pudiera ser replicado, servir de inspiración o incluso de punto de partida para otros productores agroecológicos.

Este proyecto surge desde la firme creencia  de que en la agricultura a pequeña escala, intensiva o semiintensiva, amigable con el ambiente, diversa, dirigida a los consumidores locales, regenerativa del suelo y conservacionista, es parte de la respuesta a la crisis ambiental planetaria que enfrentamos. Además es un modelo de vida creativo, de constantes retos y en contacto permanente con la realidad más primaria: el suelo, las plantas, los animales, el agua, el sol. Es improbable que vayamos a cambiar el mundo, pero es seguro que nuestra vida cambió y se enriqueció con infinitas experiencias a través de este proyecto que está y estará en construcción porque es el proyecto sin fin. Y lo bonito es ver cómo en tantos rincones del planeta surgen iniciativas parecidas, cada una particular, pero hermanadas.

El bosque comestible o conuco. Donde se cultiva bajo sombra: café, plátanos, tomates de árbol, lulos, chachafrutos, etc.

El bosque comestible o conuco. Donde se cultiva bajo sombra: café, plátanos, tomates de árbol, lulos, chachafrutos, etc.

Jennifer: Supongo que no ha sido tarea fácil ¿cuál ha sido el mayor reto al que os habéis enfrentado?

Lina: Esta pregunta podría desencadenar un torrente de lamentos, pero intentaremos no caer en esa tentación. Me encantaría poder dar una respuesta simple. Por ejemplo, decir que la mayor dificultad fue emprender un proyecto agrícola siendo mujeres en un país machista. Pero no fue así, para nada. En realidad, creo que Venezuela es un país poco machista, aunque las apariencias engañen. Aquí las mujeres están bastante empoderadas y son muchas veces las líderes en sus comunidades. La verdad es que la mayoría de los hombres venezolanos que conozco son gentiles y colaboradores.

Otra respuesta simple sería decir que la falta de experiencia práctica en las complejidades de la agroecología fue el mayor reto; esto estaría más cerca de la verdad. Otro reto indudable fue la comercialización en un país no acostumbrado a comer vegetales y menos vegetales “raros”. Aún menos a dar valor a lo agroecológico.

Una de las limitaciones concretas más importantes que enfrentamos fue durante los largos meses de protestas de la oposición más radical. Su estrategia fue trancar las principales calles con barricadas custodiadas por individuos encapuchados y altamente violentos para no dejar pasar a nadie, ni siquiera a las ambulancias. En esos momentos, que se prolongaron por meses, para ir a la finca había que salir antes del amanecer, cuando los encapuchados descansaban y, tomando todo tipo de riesgos, atravesar las humeantes  barricadas que además estaban sembradas de clavos para reventar los neumáticos. Y luego el problema era el regreso. Cuántas veces quedamos atrapados entre lluvias de piedras y violencia, esperando una oportunidad para pasar.

Recogiendo la cosecha.

Recogiendo la cosecha.

Después de eso construimos una vivienda en la Finca para no tener que someternos más a este tipo de situaciones. Nos terminó sirviendo para no tener que ir y venir cuando comenzó a escasear la gasolina.

La Agroecológica, como la permacultura, se basa en crear soluciones en  intentar hacer de las limitaciones oportunidades. En ese sentido, tal vez haya sido un privilegio tener que desarrollar este proyecto en Venezuela. Aquí hemos tenido una escuela en resolución de problemas y sustitución de insumos.

Jennifer: ¿Consideras que la agricultura orgánica es un modelo económico que puede ayudar al progreso de la región de los Andes?

Lina: Considero que la agricultura agroecológica puede traer progreso a la región andina venezolana, pero que hay un largo camino para andar o más bien desandar, revirtiendo, enderezando y reaprendiendo. Tenemos algo a nuestro favor que es ese hermoso legado de cultivos de origen andino que propagar y popularizar e intercalar con otros que sin ser andinos encuentran aquí condiciones propicias para su desarrollo. Los Andes venezolanos, por su amplitud altitudinal, su clima tropical de montaña, son espacios donde casi todo puede cultivarse y ofrecen un escenario maravilloso para el juego de la diversidad. Sus permutaciones infinitas de cultivos que nos llenarían de sabores, nutrientes y placeres.

Secado de amaranto en el corredor. Agroecología en los Andes Venezolanos

Secado de amaranto en el corredor.

Mi idea un poco utópica de progreso sería un paisaje andino rural formado por pequeñas fincas familiares manejadas agroecologicamente, surtiendo de vegetales, huevos, queso, miel y otros productos a la región andina y al resto del país. Puedo imaginar una sociedad rural reestructurada, recampesinada, habitada por personas comprometidas y viviendo en armonía con su entorno. Pero hay un concepto clave que puede reemplazar al de progreso y es el concepto de buenvivir, el cual es central en la visión de los pueblos andinos primigenios. Lleva implícito el vivir en armonía y como integrante del entorno natural, sin esa connotación de dominación que lleva el progreso a la occidental.

Esa sería la meta, buenvivir con nuestros Andes, con nuestros territorios, en tiempos de cambio climático, de cambios de paradigmas, de cambios estructurales, de pandemias y postpandemias, de posmodernidades. ¿Será que lo lograremos? ¿Será que los jóvenes de tu generación y las que te suceden darán esa batalla?

Jennifer: ¿Pertenecéis a alguna cooperativa o red de agricultores en la región?

Lina: Si, pertenecemos a una Asociación Civil llamada Mano a Mano Intercambio Agroecológico. Su objetivo es promover la práctica de la agroecología, la agrodiversidad, el intercambio justo y la alimentación sana. Una de las actividades de mano a mano es el mercadito agroecológico que tiene lugar dos veces por mes y en el cual los productores comercializan directamente sus productos. De allí el nombre de Mano a Mano.

La asociación se aproxima a su primera década de existencia. En este país es meritorio, ya que todo tiende a ser efímero. Hemos ido sorteando, con bastantes dificultades los obstáculos que nos impone la crisis. Algunos productores no pudieron seguir participando porque no les fue posible mantener sus vehículos funcionando, o porque no lograron un nivel de rentabilidad apropiado. Pero, aunque algo debilitada, la asociación sigue en pie y es un punto de referencia para el movimiento Agroecológico en Mérida.

Personal de la finca.

Personal de la finca. Se muestra la equidad de género como principio del trabajo agroecológico.

¡Muchas gracias por tu tiempo Lina!

Recuerda que puedes seguir los pasos de Finca La Isla Agroecológica desde su cuenta de Instagram

 994 visitas

Read More

Newsletter

Recibe nuestro boletín con las últimas noticias en turismo y sostenibilidad.