¿Cómo evitar que las escapadas relámpago destruyan nuestras ciudades?

No has deshecho tu maleta y ya tienes la cabeza divagando en tu próxima escapada. Anteriormente nos emocionábamos con las vacaciones de verano, ya que eran pausas generalmente más largas que cualquier otra época del año. Sin embargo, en los últimos años, la tendencia apunta a que realizamos viajes cortos pero regulares durante todo el año. Nos encanta ir en avión a las ciudades más enigmáticas del mundo, aunque sólo sea por un día o dos. El problema es que estos viajes relámpago pueden ser la causa que esté destruyendo los mismos lugares que visitamos.  

Tú mismo habrás podido ver alguno de los graffiti tipo «tourists go home» en tu último viaje, y no es difícil ver por qué suceden estas cosas. Barcelona es un buen ejemplo de cómo una ciudad puede gemir bajo el peso de su popularidad. En estos momentos cuenta con el puerto de cruceros más concurrido, y el segundo aeropuerto de más rápido crecimiento en Europa. Caminar a través de las calles de Barcelona en temporada alta (que ahora parece que nunca termina) te lanza en una incesante corriente de turistas. Los mismos que rebosan en determinados lugares de la ciudad en busca de «auténticas» tapas y sangría, y un poco de cultura bajo el sol. La alcaldesa ha hecho eco de las preocupaciones de los residentes sobre el impacto del turismo y se ha puesto en marcha un plan estratégico.

Es cierto, sin embargo, que las ciudades tienden a empezar a gestionar el impacto del turismo sólo cuando ya es demasiado tarde. Cuando la presión arrastra sobre ellos. A diferencia de los visitantes a los destinos de playa y los parques nacionales, los turistas de  ciudad utilizan la misma infraestructura que los locales: los sistemas y recursos existentes comienzan lentamente a estirar sus propias costuras. Los viajeros de negocios, las despedidas de soltero y los visitantes de museo están haciendo uso de las mismas instalaciones de ocio que los residentes.

Barcelona puede ser sólo la 59ª ciudad más grande del mundo, pero es la 12ª más popular entre los visitantes internacionales. En comparación con Londres o París, es una ciudad pequeña pero el turismo ha aumentado considerablemente desde los Juegos Olímpicos de 1992, en lugar de crecer paulatinamente como en otras capitales europeas como Roma.  

El crecimiento es implacable. La Organización Mundial del Turismo de la ONU (OMT) habla incluso del turismo como un derecho para todos los ciudadanos, y los ciudadanos ejercen cada vez más ese derecho: de 1.000 millones de viajeros internacionales hoy, llegaremos a 1.800 millones en el 2030, según sus pronósticos.  

Frente a esta tormenta, ¿a quién se supone que el turismo beneficia? ¿A los viajeros, ciudades, residentes o la propia industria del turismo?

Fuerzas del Mercado

La gestión del impacto del turismo comienza cambiando la forma en que los destinos se comercializan: una vez que llegan los turistas, ya es demasiado tarde. Las autoridades de turismo deben entender que son responsables ante la ciudad, no con la industria del turismo. Cuando la ciudad de Barcelona encargó a la Universidad de Surrey que estudiara cómo podría promover el desarrollo sostenible, encontramos una serie de técnicas que se han incorporado, al menos en parte, a la Estrategia 2020 de Turismo de la ciudad.  

En términos más sencillos, el truco es atraer a los turistas a las áreas menos conocidas de la ciudad, que son menos carga sobre la infraestructura urbana. En otras palabras, normalizar el consumo de productos y servicios turísticos sostenibles. En Copenhague, el 70% de los hoteles están certificados como sostenibles y la autoridad municipal exige la sostenibilidad de sus proveedores.

 

Los destinos también deben ser responsables del impacto en el transporte de sus visitantes. El departamento de marketing podría preferir un turista japonés en Barcelona, porque en promedio gastarán 40 € más, que un turista francés -según datos no publicados del Patronato de Turismo de Barcelona- pero la huella de carbono que colectivamente pagamos no se tiene en cuenta.  

Crucialmente, para el tipo de escapadas de ciudad que podríamos disfrutar en Barcelona, ​​la mayor parte de la huella de carbono de las vacaciones proviene del transporte. Viajes relámpago de fin de semana por tanto, contaminan más por cada noche, y alargar estas mini estancias se ha convertido en una lucha constante para los gestores de destinos. Conseguir esto parece una victoria para los turistas también: unos días más en el sol español, un descanso más relajante, y todo acompañado por el cálido resplandor de la auto-satisfacción y una estrella de oro para la sostenibilidad.

Los destinos también pueden dirigirse a los visitantes que se comportan como si fueran residentes locales. Un turista japonés por primera vez a Barcelona acudirán sin duda a la catedral de la Sagrada Familia, mientras que la mayoría de turistas franceses son visitantes repetidos que visitarán otras partes menos conocidas de la ciudad. La reducción de la estacionalidad haciendo hincapié en las actividades que se pueden hacer en invierno o en temporadas bajas y esparcir geográficamente el turismo mediante la mejora de las zonas menos populares y la comunicación de sus encantos particulares, también puede ayudar a reducir la presión sobre puntos calientes, como está haciendo Amsterdam.

El volumen es la vanidad, y los márgenes de beneficio son la cordura. Ninguna ciudad debe presumir sobre el volumen escarpado de visitantes que recibe cada año. Si el turismo está aquí para quedarse, entonces lo menos que pueden hacer las ciudades es vender productos que tengan el mayor beneficio para la sociedad. Ya se trate de Barcelona, ​​Berlín, Bolonia o Bognor, la oferta debe centrarse en productos y servicios locales y éticamente diseñados que los residentes estén orgullosos de vender. Las juntas de turismo deben trabajar con pequeñas empresas que ofrecen actividades creativas y originales para hacer y lugares para poder vivir, agregando amplitud a la oferta de la ciudad.

Que Barcelona introduzca estas ideas dependerá de la valentía de los políticos y de la voluntad de las grandes empresas que están haciendo beneficios felizmente a corto plazo a expensas de los residentes, y del planeta. Es posible hacer las cosas de manera diferente, y para que todos se beneficien más. Puede ser que el punto de inflexión se encuentre en la antigua mecánica de la oferta y la demanda: ten en cuenta tu aportación al problema la próxima vez que reserves una escapada relámpago a las grandes ciudades.

Este artículo ha sido publicado originalmente por The Conversation en inglés: How to stop city breaks killing our cities.

 226 visitas

Comentarios

Deja un comentario


* Campos obligatorios.

Newsletter

Recibe nuestro boletín con las últimas noticias en turismo y sostenibilidad.