Monitorización y control del consumo energético como base de los SGE en hoteles

Tras los fuertes incrementos en el precio de la energía en los últimos seis años y la cada vez más habitual incorporación de instalaciones que dotan de valor añadido al establecimiento pero incrementan el gasto energético (spas, piscinas, gimnasios, etc…), el sector hotelero hoy en día es consciente de la importancia que la energía está cobrando en los costes de explotación y muestra de ello es el hecho de que una gran parte de los hoteles han llevado a cabo o piensan hacerlo, alguna medida de mejora en eficiencia energética.

No obstante, hay un número muy elevado de establecimientos en los que el desconocimiento y la falta de información sobre los consumos de energía que generan imposibilitan el desarrollo de medidas de mejora en eficiencia energética y la disminución del consumo con la suficiente solvencia técnica y la posibilidad de medir y verificar los ahorros buscados.

Recientemente, el pasado doce de febrero se aprobó el Real Decreto 56/2016 por el que se traspone la Directiva Europea 2012/27/UE relativa a la eficiencia energética en el que se establece la obligación por parte de todas las empresas que no sean pymes de llevar a cabo una auditoría energética cada cuatro años o bien aplicar un sistema de gestión energética o ambiental certificado por un organismo independiente que incluya una auditoría energética.

La gestión energética es un proceso de mejora continua que permite un consumo más eficiente y, por tanto, el ahorro económico y de materias primas energéticas, así como la disminución de las emisiones de CO2. Un Sistema de Gestión de la Energía (SGE) debe de estar integrado en la gestión de cualquier establecimiento hotelero y es el responsable de desarrollar e implementar su política energética.

En este contexto, el Instituto Tecnológico Hotelero (ITH) y Schneider Electric han puesto en marcha un proyecto piloto dirigido a establecimientos de 3, 4 y 5 estrellas en España para promover la monitorización y control del consumo energético mediante un sistema que permite empezar con soluciones sencillas de coste reducido y escalarlas gradualmente en el tiempo completando las prestaciones y ventajas, de manera que el hotel puede gestionar la inversión inicial requerida y fraccionarla de acuerdo a sus posibilidades económicas.

Accede a la noticia completa y original del Instituto Tecnológico Hotelero

 154 visitas

Comentarios

Deja un comentario


* Campos obligatorios.

Newsletter

Recibe nuestro boletín con las últimas noticias en turismo y sostenibilidad.