Hemeroteca rural: el salvaje oeste de Puentedura

Hasta el paisaje más desolado derrocha posibilidades e historias que no aparenta, ocultas en sus estratos por el paso del tiempo y por la vegetación. El reto es vivificar esos paisajes que no nos dicen nada, o liberar los que reducimos al localismo, agrarismo o tradicionalismo. Como prueba, escojo un hotel sostenible, Sabinares de Arlanza, en Puentedura, Burgos, ubicado entre bosques de sabinas y desfiladeros, escenario del western El bueno, el feo y el malo (una ruta recorre sus localizaciones). La consulta superficial en la hemeroteca de ese nombre, Puentedura, demuestra cómo en el s. XIX este lugar fue irónicamente escenario de acontecimientos dignos del Salvaje Oeste, y de cine, pero ambientado aquí, no en América.

La referencia más antigua tiene fecha del miércoles 16 de mayo de 1821, y describe la persecución del “faccioso Merino”. Es el contexto del Trienio Liberal que desataría la Guerra Realista. La reseña extractada dice:


La segunda referencia, muy breve, es del lunes 22 de enero de 1849, y dice:

Burgos 19. -El Estudiante con otros siete se ha dejado ver en Puentedura. Las columnas le acosan y pronto darán cuenta de él y sus restos.

Investigando un poco, descubrimos que la zona es entonces escenario de la guerra de los matiners (madrugadores), así llamados porque sus miembros atacaban antes del amanecer. Uno de sus líderes en la región se hace llamar “el Estudiante”, incendia diligencias y asesina alcaldes, entre ellos el de Puentedura:

El Capitán general de Burgos publica en respuesta el siguiente Bando:

Hago saber: que Antonio Arnaiz (alias) el Estudiante de Villasur, antes del 23 de noviembre último en que se presentó como cabecilla de una facción montemolinista, tenía sobre sí tres sentencias de pena capital en garrote vil, todas por delitos comunes (…). Reducido hoy á la condición inicua de un capataz de bandidos, acaudillando nueve ó diez criminales sujetos todos por delitos anteriores á la última pena, quema las casas y ganados de moradores pacíficos, asesina con prodigalidad bárbara á honrados é indefensos alcaldes, padres de numerosa familia, ejerciendo terror defrauda las aldeas más empobrecidas (…).

El bando concluye ofreciendo una recompensa por su cabeza:

Para terminar, una estampa más ligera y costumbrista de 1895:

¿Qué tiene que ver todo esto con el turismo sostenible? ¿O siquiera con el turismo rural? Ser una mina de storytelling. Tenemos la idea infundada de que la historia del planeta corre pareja a la nuestra. Como si su paisaje evolucionase también de forma lineal, no cíclica, tras nuestra idea de progreso, pasando página bajo cada generación. La Hemeroteca rural desmiente esto, presenta la naturaleza de forma atemporal y ajena a nuestro calendario, y refresca el valor y vigencia de paisajes que nos parecen atrasados, devolviendo a un bosque la trascendencia humana que tuvo y sigue teniendo en potencia. La hemeroteca rural vivifica y da sentido a cualquier rincón olvidado, algo que podemos aprovechar para destapar las mil y una historias que deposita el paisaje.

Este artículo ha sido escrito por Aldán: periodista, colaborador en Travindy y partícipe de la revolución sostenible del turismo y los viajes.  Te invitamos a seguir su cuenta en Twitter.

 301 visitas

Comentarios

Deja un comentario


* Campos obligatorios.

Newsletter

Recibe nuestro boletín con las últimas noticias en turismo y sostenibilidad.