El paulatino cambio climático y la creciente preocupación por el agotamiento de los recursos naturales en las últimas décadas han puesto en primer plano el desarrollo sostenible. Una nueva propuesta de solución viable para conciliar el continuo crecimiento de las industrias y los grandes centros urbanos con la conservación del planeta.

Por regla general, el concepto de sostenibilidad llama la atención no sólo sobre la preservación del medio ambiente, sino que también considera la interacción existente entre lo económico y lo social. Siempre respetando las múltiples culturas y comunidades.

Es un ideal que se propaga cada vez más en los mercados más diversos, y es también una tendencia definitiva en la construcción de hoteles. El turismo es uno de los principales sectores industriales que contribuyen al calentamiento global, y la construcción, por su propia naturaleza, es una gran consumidora de recursos naturales.

Las grandes inversiones en desarrollos hoteleros se realizan en regiones en las que las atracciones naturales desempeñan un papel importante. Así, el turismo se convierte en un sector económico muy sensible al clima, en el que intervienen factores como la agricultura, el transporte y la energía.

Adoptando la propuesta de construcción sostenible, es posible construir edificios muy atractivos y minimizar el impacto social, medioambiental y también económico. El coste de explotación de un hotel es muy elevado.

¿Por qué invertir en la construcción de un hotel sostenible?

Con la ayuda de la gestión medioambiental, se pueden aplicar iniciativas sostenibles tanto durante la construcción como durante el funcionamiento del hotel. Actualmente existen muchas formaciones enfocadas en la eficiencia energética. Y quienes piensan que todo hotel sostenible es necesariamente sencillo y rústico se equivocan: es posible construir empresas modernas y refinadas utilizando muchos menos recursos y reduciendo la generación de residuos.

La adopción de soluciones sostenibles en la construcción de un proyecto tiene varias ventajas. Estas ventajas pueden ser muy atractivas para quienes pretenden invertir en el sector hotelero. Comprueba cada una de ellas:

1. Más que un servicio, una experiencia

En los últimos años, los servicios de alojamiento se enfrentan a un nuevo tipo de cliente: los millenials, la generación nacida entre principios de los 80 y 1995. Una característica destacada de esta generación de consumidores es la búsqueda de productos y servicios que ofrezcan nuevas experiencias al usuario.

En este sentido, los hoteles que también utilizan la sostenibilidad en sus servicios pueden ofrecer al cliente mucho más que un simple alojamiento, posibilitando actividades que estimulen un nuevo aprendizaje sobre la conciencia medioambiental o que impliquen alguna interacción con la naturaleza.

2. Ahorro en la construcción y la explotación

Optar por empresas sostenibles puede suponer una reducción de los costes de explotación del hotel o incluso del presupuesto de construcción. El uso de la energía solar u otras fuentes alternativas como la eólica o la hidráulica, por ejemplo, permite ahorrar hasta un 70% del consumo de electricidad.

Aunque este tipo de soluciones requieren una mayor inversión inicial, se amortiza bastante rápido y existen líneas de financiación. Algunas medidas, sin embargo, pueden mostrar resultados de ahorro incluso en la fase de construcción, como el uso de materiales alternativos y reciclados, además de soluciones de diseño más inteligentes.

3. Imagen de marca

En España, la demanda de alojamiento sostenible también está creciendo cada vez más. Al invertir en prácticas ecológicas, la empresa turística se asegura la visibilidad en este creciente nicho de mercado. Además, refuerza la marca construyendo una imagen positiva y responsable de la empresa.

Cada vez más, los consumidores quieren consumir marcas reputadas que realizan buenas acciones, con un propósito más allá de la rentabilidad. Los clientes quieren asociarse a empresas que les representen, y los hoteles sostenibles realizan estas acciones a la perfección, incluso con una tarifa diaria un poco más alta que la de un competidor sin el mismo concepto.

4. Ganar en productividad y eficiencia

Uno de los pilares de la sostenibilidad es la responsabilidad social. Esto significa mantener un trato ético y respetuoso con los empleados, promover oportunidades para los residentes locales y garantizar la diversidad cultural en el proyecto. Al crear un entorno agradable y acogedor, el hotel consigue un efecto muy positivo en la motivación y la participación de los empleados. Y, en consecuencia, en la productividad de la empresa.

Esto también se refleja en la relación de los empleados con los huéspedes y en la calidad de los servicios prestados, aumentando la satisfacción de los que se alojan, un indicador relevante para cualquier empresa de servicios.

5. Promover la conciencia medioambiental

La motivación más obvia para elegir este modelo de edificio es también la más importante. El desarrollo de soluciones y prácticas sostenibles en la rutina de la empresa estimula la educación ambiental y social del mercado turístico en su conjunto.

De este modo, propaga la cultura sostenible no sólo entre los huéspedes y los empleados del hotel. También anima a los competidores, proveedores y otras partes interesadas a adoptar una postura cada vez más responsable.

 99 visitas