Entre los cursos de los ríos Ara y Cinca, encontramos uno de esos pueblos en peligro de extinción con casas de piedra y flores asomando a cada rincón. Se llama Viò, un municipio del Valle de Viò en el que confluyen dos disciplinas: yoga y naturaleza bajo el mismo tejado. Aquí encontramos Casa Cuadrau, una casa rural ecológica enmarcada dentro de la categoría de alojamientos únicos donde la estancia de los viajeros va ligada al descanso y al respeto por cuerpo, mente y naturaleza.

Sentados en la sala de yoga, con vistas al Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, Daniel Benito y Katya Ríos comparten con Nuria Mohedano los detalles de este alojamiento pensado para turistas responsables.


Nuria: Viò es un municipio recóndito, las exigencias de nuestro día a día nos demanda necesidades que un pueblo en peligro de extinción quizá no pueda satisfacer. Sin embargo, habéis creado un alojamiento increíble con un carácter único ¿qué te impulsó a darle ese giro a tu vida y embarcarte en este proyecto de turismo responsable?

Daniel: Toda mi vida he sido un enamorado de las montañas, y especialmente de los Pirineos. He aprendido mucho ascendiendo a cimas, mucho más de lo que pude aprender en el colegio y en la universidad. Tras descubrir el yoga, busqué retiros en el Pirineo, y así no verme obligado a salir fuera de España. Quería  seguir aprendiendo y practicando este arte milenario. No hubo suerte y tuve la visión de que quizá debía ser yo quien crease esa posibilidad, suena idílico pero realmente encontré que quizá ese era mi cometido. Quería vivir en estas montañas, aprender mejor a respetarlas y compartir esa sabiduría que desprenden.

Nuria: Actualmente hay más alojamientos que presentan unos servicios vinculados al descanso y al yoga pero ¿estamos quizá ante una tipología de alojamiento único en nuestro país en Casa Cuadrau?

Daniel: Quizás sí. Hay otros centros que ofrecen retiros de yoga y ahora, la fórmula de yoga y senderismo consciente y meditativo, en la que nos consideramos pioneros, la están adoptando también otros establecimientos. El envoltorio puede ser similar, pero los ingredientes de nuestra receta de turismo responsable son cosecha propia.  Casa Cuadrau además nació como un proyecto que sirviera para recuperar una casa abandonada, convirtiéndola en un espacio ecológico de desarrollo local y sostenible y que de forma paralela sirviera de servicio para la salud, el bienestar físico y espiritual, las artes y el conocimiento del medio natural.

Serios y profundos cambios ha sufrido este valle, como otras zonas pirenaicas en los últimos cincuenta años. Desde Casa Cuadrau, somos conscientes del esfuerzo de los habitantes y entidades locales que han sobrevivido a la dramática despoblación de este valle. Dentro de esta línea, nace lo que nos identifica y distingue de cualquier tipo de alojamiento, lo que llamamos  proyecto de rescate de uno de los municipios más agrestes y recónditos del Pirineo. Casa Cuadrau es una de las construcciones más antiguas del pueblo y resulta un perfecto ejemplo de integración en el paisaje.

“Nuestro alojamiento nace con la idea de ser una herramienta de rescate de la población local y una forma de preservar nuestro medio natural.”

Nuria: Cuando algo se pone de moda, se desvirtúa su autenticidad. Este es el caso del yoga en la actualidad, muchos viajes o actividades en la naturaleza ya incluyen esta práctica como parte de la experiencia ¿qué retos supone este hecho para Casa Cuadrau?

Katya: Sin duda intentar transmitir que en esta disciplina no todo vale, nuestra salud está en juego. Somos conscientes de que debemos permanecer en una constante fase de mejora y superarnos día a día. Somos conscientes de este hecho pero también sabemos que algo más que un deporte o una actividad de ocio para muchos, es una filosofía de vida. Va más allá. Hay más elementos que deben componer esa oferta de viaje responsable asociada al yoga.

En nuestro caso, un reto es que consigamos que nuestro huerto ecológico crezca aún más. Que logremos que todo lo que consumimos sea más y más local, biológico y de temporada y así eliminar por completo el bote del plástico de nuestros residuos. No hablamos de dos horas de actividad, trasciende a tu día a día, a tu filosofía de vida. Otro importante reto es consumir menos recursos (agua, gas, electricidad) y producir más energía hasta llegar al punto de equilibrio en que la casa produzca, como mínimo, la misma energía que consume. Nos esforzamos en mejorar nuestra labor  de sensibilización y divulgación en materias de ecología y medio natural. Tenemos nuestro propio huerto recogemos el agua de lluvia y reutilizamos las aguas grises. La casa está tan bien hecha que, por mucho frío que haga, los días de sol no es necesario el uso de la calefacción. Pero no es suficiente, siempre se puede hacer mejor. La Naturaleza es, en este sentido nuestra fuente de inspiración.

Nuria: Casa Cuadrau se posiciona entre los 10 alojamientos rurales en los que practicar yoga y tener una vacaciones saludables y en consonancia con la naturaleza ¿qué os hace sentir más orgullosos con respecto a vuestro proyecto?

Katya: Lo que más nos hace creer en lo que hacemos y sentirnos orgullosos del proyecto es el “feed back” de las personas que vienen. Nos envían muchos 

testimonios de cómo ha sido su estancia y muchos de ellos explicando de qué modo la experiencia les ha cambiado la vida. Pero lo que más felices nos hace ver como nuestros viajeros repiten una y otra vez para disfrutar de unas vacaciones muy distintas en las que tienen la oportunidad de profundizar en el arte de vivir, de la mano de la mejor de las maestras: La Madre Naturaleza.

Nuria: A veces resulta difícil transmitir esos valores que hacen que un turista se vista de viajero responsable ¿Qué estrategias utilizáis para comunicar sostenibilidad a vuestros clientes y que se la lleven puesta a casa?

Daniel: Comenzamos con la alimentación y de forma oral comunicamos: qué y cómo comemos. Durante las comidas y cenas, con nuestro menú y platos
transmitimos que se puede comer muy bien y llevar una vida más sana y ecológica introduciendo en tu día a día sencillos cambios, aunque vivamos en grandes ciudades. Consumo de lo local, ecológico y de temporada.

En cuanto al uso responsable de los recursos usamos mucho los letreros y dibujos distribuidos por toda la casa en los que tratamos de concienciar acerca del uso del agua, luz, etc. Pero lo más importante sucede a nivel experiencial. Después de una semana viviendo en una casa ecológica, consumiendo alimentos limpios, haciendo ejercicios adecuados, tanto para nuestra mente como para el cuerpo y espíritu, nos sentimos sanados y sentimos la necesidad de agradecer a estas montañas y a la naturaleza en general todo lo que nos ofrece y eso, sólo se puede hacer respetando más la naturaleza. Somos parte de ella si la respetamos nos respetamos a nosotros y viceversa.

Nuria: Desde hace años, la práctica del yoga forma parte de las motivaciones de una tipología de viajero que busca vacaciones pero al mismo tiempo bienestar físico y mental. El destino más famoso es la India, pero ¿cuál es en tu opinión sobre  España como destino turístico para este efecto?

Daniel: India es un país fascinante con una cultura de la que tenemos mucho que aprender. Pero no es necesario en absoluto viajar a India para aprender y practicar yoga. Tampoco creo que sea el destino ideal para hacerlo. A mí, personalmente, es un país que me fascina, pero no lo recomendaría a alguien que anda buscando paz y tranquilidad.

Hoy en día los mejores profesores de yoga, procedentes de todo el mundo viajan a lo largo y ancho del globo enseñando este maravilloso arte.

España, es un país que ofrece un emplazamiento extraordinario con un clima y unos recursos naturales de gran valor ecológico y paisajístico, es el país europeo con mayor biodiversidad. El Pirineo, es una cordillera con una biodiversidad extraordinaria, que ofrece un entorno ideal para cualquier práctica espiritual. Las diferentes escrituras y maestros hacen siempre hincapié en la naturaleza como maestra de maestros. Todo apunta a que todos los elementos que necesitamos para fraguar una oferta y una demanda en pro de la sostenibilidad están a nuestro alcance. No obstante, aún falta algo en esta ecuación, ya que no somos reconocidos aún en este sentido por el viajero responsable.

¡Gracias Daniel y Katya! Puedes seguir a Casa Cuadrau en Facebook y visitar su web para conocer más detalles de este acogedor y singular alojamiento

 288 visitas