Interpretación del patrimonio cultural. Turismo sostenible conectado a lugares históricos

El 25 de abril de 2019 caminaba por las calles de Nueva York. Mi madre siempre ha expresado el deseo de ver “The Big Apple” y finalmente, después de muchos años desde esa primera promesa (2007), logré hacer realidad su sueño … y tal vez incluso un poco el mío, después de dejar suelo americano unos días antes del 11 de septiembre de 2001.

Así que me encontré caminando de nuevo por el World Trade Center, recorriendo sobre una profunda herida histórica, global y personal.

Berlin Shoah Memorial, Memorial Park de Buenos Aires, Drancy Memorial, la estupa de las víctimas del Khmer Rouge, el 9/11 Museum de Nueva York, … Todos estos sitios han sido creados en los últimos diez años y atestiguan el deseo de anclar la memoria en lugares simbólicos. Una peculiaridad de estos nuevos espacios es la atención al aspecto turístico desde la etapa de diseño, ya que crece cada vez más el número de visitantes que no tienen relación directa con la tragedia evocada. De ahí nace la importancia de la interpretación del patrimonio como vínculo entre historia y turismo.

Turismo de masas y respeto a las víctimas, ¿es posible el equilibrio?

La difusión e internacionalización de los lugares de la memoria plantea algunas cuestiones. ¿Es posible compartir el espacio entre visitantes y víctimas (o descendientes de estas últimas), que no tienen las mismas expectativas? ¿Cómo evitar comportamientos irrespetuosos, gestionar las distintas percepciones de la relación con la muerte, la cultura del recuerdo, y el aspecto religioso? ¿Cómo hacer posible los momentos de meditación entre autobuses turísticos y grupos escolares? 

Con más de un millón y medio de visitantes al año, el cementerio estadounidense de Omaha Beach (Calvados) se ha convertido en un vasto parque infantil donde todos posan en medio de una miríada de cruces blancas. ¿Todavía hay lugar para las familias de los soldados? En definitiva, ¿Cómo evitar que el turismo de masas invada los lugares de la memoria?

El turismo de la memoria

Desde hace algún tiempo, uno de los fenómenos turísticos más exitosos ha estado sin duda representado por el “turismo de la memoria”. Tomando como referencia este modelo, se entiende la gran repercusión que está teniendo en los últimos años la interpretación cultural como gran vínculo entre patrimonio, historia y turismo.

Este fenómeno se basa en un principio simple, pero bastante efectivo: el patrimonio histórico / ambiental (que por definición es un costo para la comunidad) presente en una determinada área, debe ser analizado y protegido adecuadamente por algunos estándares cualitativos que, requeridos por los usuarios, favorezcan su transformación en un recurso (que por definición trae riqueza, por impacto, al territorio).

Un tan enriquecedor enfoque de viajar ha provocado también un cambio en los hábitos del turista medio. Ahora prefiere invertir menos en la comodidad de los traslados (aumento de vuelos y aeropuertos low-cost) y alojamientos (aumento alojamientos alternativos a los hoteles tradicionales como Airbnb, Bed & Breakfast); y destina la mayor parte de sus recursos a conocer la zona en la que se alojan durante un tiempo limitado.

El interés por el turismo histórico

De todo esto se deduce que el turismo se enriquece necesariamente con contenidos, con un retorno al sentido original que lo calificaba sobre todo como un fenómeno cultural. Su interpretación, se presenta como el único vínculo posible entre el patrimonio, la historia y el turismo.

Como decía Dean McCannell:El turismo no se puede reducir a un mero agregado de actividades comerciales, es también una trama ideológica de historia, naturaleza y tradición, que tiene el poder de dar nueva forma a las necesidades de cultura y naturaleza».

El deseo de conocer el pasado está vinculado a la necesidad de identidad y a una necesidad más general de educación. Esta necesidad de formación crece con la evolución de la sociedad, encontrándose confirmada en las investigaciones sociológicas. En el Reino Unido, un estudio sobre las actitudes del público hacia los museos encontró que el 93% de los visitantes dijeron que el conocimiento del pasado era importante, y solo el 49% de los no visitantes afirmó lo contrario.

La interpretación del patrimonio como vínculo entre historia y turismo
Turismo histórico y cultural

La interpretación del patrimonio como herramienta para crear el vínculo entre historia y turismo

El turismo histórico, en sentido propio, es el que se dirige a lugares, edificios, artefactos, que derivan su interés de la asociación con algún evento promovido por el hombre más que por la naturaleza.

En una subdivisión detallada, se incluyen temas y objetos muy diferentes: desde grafitis rupestres prehistóricos, a abadías románicas, desde campos de batalla antiguos o recientes. De museos de arte, a centros históricos completos, castillos, paisajes escénicos, picos alpinos donde atrevidos escaladores trazaron las primeras rutas, y senderos literarios, diseñados por el arte de escribir de famosos novelistas.

Este turismo tiende a favorecer la creación de sistemas locales reales, unidos por diferentes temas. Por ejemplo arquitectónicos (“Los castillos de Trentino”, “Los castillos del Loira”, “Las Villas del Brenta”) o biográficos (“Las tierras del Manzoni”). Asimismo históricos / religiosos (“el Camino de Santiago”, “La Via Francigena”), artesanales / productivos (“la ruta del hierro”), etc.

En estos sistemas, que reúnen ejemplos de excelencia histórico/monumental y ambiental en itinerarios específicos, hay un amplio espacio para iniciativas evocadoras destinadas a realzar los lugares y satisfacer la imaginación del visitante. Pero en particular, para emerger esa emoción, ese sentimiento de identidad, de herencia que aún hoy llevamos como testimonio de la historia.

El vínculo entre valor histórico y tragedia

A menudo se pide a la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) que reconozca un “valor universal excepcional” a los sitios vinculados a eventos trágicos.

Entre 1978 y 1999, Gorée Island (trata de esclavos, 1978), Auschwitz Birkenau (Segunda Guerra Mundial, 1979), la cúpula del Hiroshima Peace Memorial (bomba atómica, 1996), y Robben Island (prisión del apartheid, 1999) se inscribieron en la Lista del Patrimonio Mundial. Por supuesto, la creación de la UNESCO después de la Segunda Guerra Mundial tuvo como objetivo promover la paz y el diálogo intercultural.

Pero, ¿pueden los lugares vinculados a guerras, masacres y torturas crear este vínculo? Además, ¿cómo atribuir un valor universal excepcional a espacios difíciles de captar, desde el punto de vista material o en su dimensión trágica?

“We are not makers of history. We are made by history” Martin Luther King

 244 visitas

Read More

El turismo como solución para contribuir a la erradicación de la pobreza

La erradicación de la pobreza es un reto importante para la humanidad, y es en particular el primer objetivo de desarrollo sostenible propuesto por la OMT. Representada por iniciativas solidarias, humanitarias y conscientes, la lucha avanzaba con gran esperanza, demostrando que entre 1990 y 2015, la tasa de pobreza extrema en el mundo se redujo del 36% al 10%. Sin embargo, la crisis mundial vinculada a la pandemia de Covid-19 marca una ruptura en este impulso, con un pronóstico afirmando que 500 millones de personas (el 8% de la población mundial) estarían en riesgo de caer en la pobreza como resultado de su impacto. Aunque rendirse no forma parte del léxico del turismo sostenible, hoy me uno a Pablo Martínez, fundador de la agencia guatemalteca Etnica Travel, ganadora de la Global Startup Competition, para hacer un balance del turismo como solución para contribuir a la erradicación de la pobreza.

Un beneficio económico y cultural para los más vulnerables

La pobreza se caracteriza por la importancia de la falta de ingresos, las dificultades de acceso a la salud, el agua potable y la educación, pero también de forma más sutil por la inseguridad, la incomprensión y la percepción de vulnerabilidad. El informe de la OMT de 2002 afirma: “El turismo sostenible es tal vez una de las pocas oportunidades de desarrollo para los pobres, ¡Aprovechémosla juiciosamente y pronto!”

El turismo es un sector de gran potencial que, por la naturaleza de su complejo mercado, presenta un gran y rápido crecimiento para la economía local. Además, es la fuente más importante de divisas después del petróleo, que no es nada despreciable. Este crecimiento va acompañado de la creación de empleos accesibles y emprendimientos, relacionados de manera directa, indirecta o inducido con el turismo. Estos beneficios económicos permiten apoyar la acción pública en tema de planificación del territorio, la financiación de los servicios sociales y la mejora del nivel de vida local.

La puesta en marcha de una actividad turística, que implique a los actores locales, permite también reforzar su identidad cultural, a través del orgullo de su representación y del poder conservador de su transmisión. También resulta una iniciativa simbólica para reunir a diferentes clases sociales y culturales dentro de la economía nacional.

“Las comunidades y los pueblos indígenas han sido perseguidos y han sido vistos por sus gobiernos locales como una piedra en el zapato. Han existido guerras civiles, atentados de genocidio, han sido expulsados de sus tierras, obligados a migrar, y ahora se enfrentan a problemas modernos como lo son: la desigualdad, el bajo acceso oportunidades dignas de trabajo, salud y educación. Sectores tan nobles como el comercio justo y el turismo comunitario, nos ayudan a combatir la migración desmesurada, de la pérdida y extinción de cultura y tradiciones, construyendo nuevos lazos, en pro de revalorización y dignidad de los pueblos originarios.“ declara Pablo Martínez.

El turismo como solución para contribuir a la erradicación de la pobreza
Tour gastronómico en Antigua. Autor: Etnica Travel.

El imperativo sostenible, el respeto incondicional y la benevolencia necesaria

Si hay que dar un grito de alarma en la industria del turismo, es por la inversión de empresas turísticas internacionales que se desarrollan en países pobres, aprovechando los recursos y la mano de obra a menor costo y vendiendo al mercado exterior. Este enriquecimiento no beneficia al territorio local y la práctica favorece en gran medida un monocultivo del turismo, así como una dependencia económica que forma parte de un círculo vicioso, que aumenta la vulnerabilidad económica del país pero sobre todo de las clases sociales más vulnerables.

“En un país como Guatemala, hemos visto que el turismo siempre ha utilizado a los pueblos originarios como una imagen para ser utilizada en cuestiones de marketing y de publicidad, pero a la hora de tomarlos en cuenta, de hacerlos productivos y de darles oportunidades de trabajo dignas, con salarios justos desde sus comunidades, esto se ve bastante limitado […] Un modelo en el cual no se les está incentivando a que puedan tener a flote su cultura y sus tradiciones, es un ciclo que se va perpetuando sus pérdidas” explica Pablo.

Es un modelo económico a erradicar en la industria turística, y que pone de manifiesto la importancia del desarrollo turístico sostenible en los destinos, fuertemente impulsado y apoyado por su gobernanza. “Cuando utilizamos ramas de comercio justo, de turismo rural, comunitario, cultural, etc. Tenemos que entender que nuestras ideas solo son buenas cuando la gente que va a formar parte, se siente bien y se siente productivamente involucrada en ello.” relata Pablo.

El turismo virtuoso dentro del desarrollo territorial

La erradicación de la pobreza requiere iniciativas del sector privado, pero también de los poderes públicos, que favorezcan la adopción de herramientas redistributivas eficaces, la aplicación del comercio justo y la preservación natural y cultural de sus lugares y comunidades. La integración del turismo sostenible en el desarrollo territorial garantiza entonces la consideración de los actores olvidados, la sostenibilidad económica y la conservación de sus recursos y su entorno.

“También tenemos enraizado ese pensamiento colonialista, en donde creemos que cuando trabajamos con las comunidades, lo estamos ayudando por caridad, pero no es así. Estamos trabajando en conjunto porque son nuestros vecinos, porque son las personas que nos brindan la oportunidad de poder formar parte. […] Estamos en un momento de la historia que nos va a marcar de por vida, y ahora lo que tenemos que hacer juntos, es no dejar que ciertos estilos de vida, que han sido marcados por ciertos sectores de nuestra sociedad a las cuales les conviene que las cosas sigan funcionando así. A nosotros ya nos toca proponer nuevas ideas y mejores formas de hacer las cosas.” expresa Pablo.

El turismo como solución para contribuir a la erradicación de la pobreza
Taller de tintes en San Juan la Laguna. Autor: Etnica Travel

El impacto de la pandemia y las perspectivas de futuro

La OMT promueve el poder del turismo para resolver los problemas relacionados con la pobreza. Sin embargo, también acabamos de vivir uno de los mayores colapsos económicos de nuestro sector, como consecuencia del impacto directo e indirecto de la pandemia, que ha frenado considerablemente el desarrollo del turismo sostenible, pero sobre todo, ha aumentado el índice de pobreza mundial.

Mientras la industria se recupera y se reinventa para el mundo del mañana, las tendencias ecológicas que están influyendo en el mercado, abogan por el turismo de proximidad y nacional, así como por las acciones responsables que deben adoptarse, que cuestionan mucho los viajes de larga distancia a los países más remotos, entre otros.

¿Hay que temer estas tendencias cuando el principal mercado del turismo comunitario y rural en los países más vulnerables es Europa y Estados Unidos? A lo que Pablo responde: “Estos son movimientos, son sugerencias y perspectivas que algunos sectores tomarán en cuenta, pero no todos. Son tendencias de viajeros que tienen objetivos bastante limpios y que tienen razonamiento, y nosotros como profesionales, vamos a empujar a los turistas a involucrarse lo más que puedan con los proyectos con los cuales tenemos la oportunidad de trabajar e involucrarnos. Estos movimientos no asustan, más bien que se aplaudan, el hecho que varias personas se vayan sumando no significa que los aviones se vayan a quedar vacíos. Lo que me asusta más, son las tendencias y hábitos de viaje que vuelven a centralizar los recursos o a incentivar el turismo en masa, formas de viajar que ya sabemos no son sostenibles y traen más consecuencias que beneficios al mediano y largo plazo.”

Probablemente habrá menos turismo mañana, pero seguro que será mejor. Una mejor práctica del turismo, consciente y respetuosa, tiene el potencial de contribuir a la eliminación de la pobreza en el mundo, a través de un consumo turístico y una gestión territorial armoniosos y virtuosos. El turismo solidario, el turismo comunitario, el turismo participativo… Las formas alternativas son la clave para emprender el turismo de forma diferente y viajar de otra manera. Hoy en día es esencial cambiar el paradigma, y la forma de ver las cosas, para dejar de ver el desarrollo sostenible como una estrategia o un posicionamiento en el turismo, pero más bien el turismo como una fuerza poderosa dentro del desarrollo sostenible.

 244 visitas

Read More

Fondos NGEU y turismo: pronto empezará el baile

Hace unos días la Comisión Europea aprobó el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia “España Puede” (PRR) que recoge cómo se aplicarán los fondos Next Generation de la UE (NGEU), un plan de inversiones y reformas sin precedentes para afrontar la recuperación post-pandemia. Con ello, se abre la puerta para que, más pronto que tarde, se empiecen a habilitar los canales de acceso a los fondos.

Se cierra una etapa de preparación en la que se han publicado infinidad de noticias – aunque también mucho ruido mediático – y empieza el reto de ejecutar un volumen de 68.500M€ en el periodo 2021-2026.

Durante este periodo hemos tenido tiempo de analizar las características del Plan y cómo podría beneficiar a los destinos turísticos, en particular su componente 14 “Plan de Modernización y Competitividad del sector turístico” que es el principal instrumento de inversión para el sector.

A continuación, expongo una opinión, estrictamente personal, sobre cómo el Plan “España Puede” es de interés para los destinos y los gobiernos locales que los gestionan.

El análisis se basa en el despiece del documento explicativo del componente 14 así como en las presentaciones públicas sobre sus ejes de inversión que se han ido realizando en las últimas semanas. Avanzo, eso sí, que es un análisis parcial ya que persisten algunas incógnitas que condicionarán el acceso a los fondos. 

Pero, antes que nada, una breve introducción para exponer cómo se sitúa el turismo en el conjunto del PRR. El Plan “España Puede” dispone de un presupuesto total de 68.500M€ y se estructura en 30 componentes.

El componente 14 es el único dirigido exclusivamente al sector turístico y tiene un presupuesto de 3.400M€, esto es, un 4,9% del total del PRR y octavo componente por volumen de inversión. Aun así, existen otros componentes del Plan que tendrán una incidencia directa o indirecta en el turismo.

La Secretaría de Estado de Turismo destaca el componente 19 “Plan Nacional de capacidades digitales” como instrumento para la capacitación de los trabajadores del sector y otros dieciséis componentes que tendrán una incidencia indirecta en ámbitos como la agenda urbana y la lucha contra la despoblación, la transición energética, los ecosistemas resilientes, la movilidad, la inteligencia artificial o la cultura y el deporte. El propio Ministerio estima en 44.000M€ el impacto global del Plan en la competitividad turística.

El componente 14 tiene como objetivo la mejora en la modernización y competitividad del sector situando la sostenibilidad y digitalización como ejes de transformación del sector y como vía para la consecución de los objetivos secundarios de transición verde, transición digital, diversificación, desestacionalización, desconcentración y calidad. Como todos los componentes consta de unos ejes de inversión y reformas.

En este caso, los ejes de inversión ordenados según el porcentaje sobre el presupuesto total son Transformación del modelo turístico hacia la sostenibilidad (56,56%), Actuaciones especiales en el ámbito de la competitividad (27,16%), Programa de digitalización e inteligencia para destinos y sector turístico (9,91%) y Estrategias de resiliencia turística para territorios extra peninsulares (Baleares, Canarias, Ceuta y Melilla) que representa el 6,47% del total.

En cuanto a reformas, plantea la creación del Fondo Financiero del Estado para la Competitividad Turística (FOCIT), como instrumento de préstamos para el sector, en particular para proyectos que contengan, entre otras, actuaciones de innovación y modernización de los servicios turísticos en el ámbito de la eficiencia energética y la economía circular.

La primera lectura sugiere que el componente 14 no sólo aborda la respuesta a la crisis pandémica, sino que contempla un conjunto de acciones de índole estructural en las que los destinos ya estaban trabajando y que la Covid-19 no ha hecho más que acelerar y colocar como temas prioritarios en las agendas. Tiene en cuenta, además, otros retos de alcance global como son el cambio climático o el Pacto Verde de la UE.

La primera constatación es que se trata básicamente de un plan de apoyo a inversiones del sector público. En efecto, si se analizan las diferentes medidas de cada uno de los ejes de inversión se puede ver que los principales destinatarios serán entidades públicas ya sea a través de ejecución directa o como beneficiarios de las convocatorias.

Así, el PRR creará nuevos instrumentos, proporcionará mayor dotación económica y modernizará programas ya existentes como la Red de Destinos Inteligentes, el Sistema de Calidad Turística, los Clubs de Producto o los Planes de Sostenibilidad Turística en Destino.

Ello no quiere decir que no sea un componente de interés para el sector privado ya que, por un lado, muchas de las medidas impulsadas por el sector público beneficiarán el conjunto del ecosistema turístico y, por el otro, existen medidas exclusivas para las empresas en ámbitos como la digitalización, la innovación e investigación, el fortalecimiento de la actividad comercial o las inversiones de proyectos de eficiencia energética y economía circular (línea que combina subvenciones con préstamos).

La segunda constatación, y buena noticia para los destinos, es que los Planes de Sostenibilidad Turística en Destino son la medida estrella y, sin duda, la de mayor interés para los gobiernos locales.

Su objetivo es llevar a cabo actuaciones transformadoras con una importante dotación económica en cuatro ámbitos: transición verde, transición digital, eficiencia energética y mejora de la competitividad. Representan más del 50% de la inversión (1.904M€) y beneficiarán a unos 165 destinos. 

Esta medida se inspira en las dos convocatorias ordinarias de los Planes de Sostenibilidad Turística en Destino (PSTD) que se han llevado a cabo en 2020 y 2021 aunque en el caso de las tres convocatorias anuales extraordinarias con cargo al PRR se prevé un proceso de ampliación y escalada de los proyectos.

De esta forma, se han establecido ocho categorías de destinos en las que se determinan las inversiones mínimas que se sitúan entre los 2M€ (en destinos rurales y espacios naturales) hasta los 10M€ de los grandes destinos urbanos (Madrid y Barcelona), pasando por los 3M€ en destinos urbanos, ciudades con identidad turística o destinos de sol y playa mixto residencial o los 8M€ en destinos de sol y playa muy internacionalizados.

Desde mi punto de vista, estamos frente a proyectos maduros (el 75% de la inversión se tendrá que programar en los ejercicios 2021-2022 y ejecutar en un periodo de 2-3 años), equilibrados (con inversiones en los cuatro ámbitos señalados) y con un volumen de inversión que justifique la capacidad de transformación del destino.

Los PSTD no son la única medida de interés para los gobiernos locales ya que otras líneas de financiación como la relativa a los proyectos de mantenimiento y rehabilitación del patrimonio histórico o la de fortalecimiento de la actividad comercial en zonas de gran afluencia turística podrían ser de interés para ciertos destinos. De forma indirecta, también lo serían las medidas desarrolladas por la Red de Destinos Inteligentes como las plataformas y sistemas de inteligencia turística o las medidas de desarrollo de producto turístico.

Vamos a por las incógnitas

La primera resulta fundamental y es conocer de qué forma los ejes de inversión se declinarán en convocatorias y cuáles serán sus características: ubicación de las “ventanillas digitales”, porcentajes de cofinanciación de los beneficiarios, calendarios de presentación y ejecución, rol de las entidades supralocales para agrupar proyectos, etc. 

Y no sólo conocer cuáles serán los mecanismos del componente 14 sino de los otros componentes que pueden ser de interés para el sector. Sin duda un reto en el que será necesario habilitar sistemas para que los beneficiarios no se pierdan en la maraña de vías de financiación que se esperan.

Por otro lado, se ha insistido en la necesidad de simplificar los procesos para poder ejecutar los fondos de una forma rápida, sin embargo, no se podrán esquivar las normas de información, publicidad y concurrencia, así como los mecanismos de control y seguimiento que garanticen un buen uso de los fondos. Por tanto, son imprescindibles estructuras de gestión adecuadas al reto tanto a nivel de entidades gestoras de los programas como de los beneficiarios.

Otro aspecto pendiente tiene que ver con la gobernanza y, en este sentido destacaría cuáles serán los mecanismos que permitan la colaboración público-privada y sobretodo que las PYMEs del sector también tengan acceso a los fondos. En el caso de los PSTD, por ejemplo, se contempla esta posibilidad, pero se menciona de una forma muy genérica.

Al mismo tiempo, los PSTD se plantean como una actuación cooperada entre los tres niveles de la administración: Estado, Comunidades Autónomas y entidades locales, sin embargo, se desconoce todavía cuáles serán los procesos de presentación, selección y ejecución de los proyectos y qué papel jugarán las CCAA que, de hecho, son las que disponen de más competencias en política turística.

Por último, el debate de los fondos NGEU ha enmascarado que este año también se aprobarán los fondos estructurales para el periodo 2021-2027. En España supondrán unos 38.000M€ en los que, en particular a través de los fondos FEDER, se incluirán inversiones en los ejes de digitalización y sostenibilidad que podrían resultar de interés para el sector turístico por lo que sería conveniente conocer el grado de compatibilidad entre ambos fondos europeos.

Como pueden ver, la información disponible hasta el momento dibuja un escenario favorable a los proyectos de inversión del destino que se sitúa como el destinatario central del componente 14, en particular a través de los Planes de Sostenibilidad Turística en Destino.

Si bien es cierto que faltan datos relevantes sobre la operativa de los fondos, creo que disponemos de suficientes pistas para empezar a preparar proyectos ya sea con vistas a las primeras convocatorias de 2021 o para las del próximo ejercicio.


Este artículo ha sido originariamente publicado en Smart Travel y reproducido en Travindy con permiso del autor, Josep Rodríguez: “Fondos NGEU y turismo: pronto empezará el baile”.

 244 visitas

Read More

Hacia una economía circular en el sector turístico

En los archipiélagos balear y canario el turismo masivo genera grandes cantidades de residuos que degradan ecosistemas únicos, diversos y frágiles. Sin embargo, el mundo post pandemia podría convertirse en la palanca que lleve al sector a reinventarse en clave sostenible y circular.

Los destinos insulares, como las Islas Canarias, dependen de su litoral para el desarrollo de su economía y de su industria turística. Sin embargo, el crecimiento y el desarrollo del turismo en el archipiélago ha alterado el estado del medio costero y ha generado externalidades negativas como la degradación del agua de mar, el deterioro de la fauna y la flora, emisiones y contaminación por CO₂, erosión y destrucción de ecosistemas o el agotamiento de los recursos naturales. Canarias y Baleares, por su condición de archipiélagos, son destinos muy vulnerables y con recursos muy limitados. En estas regiones se hace indispensable la transición a modelos de producción de economía circular en el turismo. 

La actitud de los turistas es clave en la economía circular

Para implementar la transición hacia una estrategia de economía circular en cualquier destino turístico, se deben considerar todos los actores relevantes: organizaciones gestoras del destino y otros actores clave, población residente, empresas turísticas y turistas. La actitud de los turistas hacia la economía circular y su comportamiento en términos de prácticas verdes, sostenibles y circulares durante sus vacaciones son cruciales para una transición a un modelo de economía circular en el sector turístico. 

Covid-19, turismo y economía circular

La crisis derivada de la covid-19 ha tenido consecuencias económicas negativas en el sector turístico mundial, especialmente en destinos insulares como Gran Canaria, pero también plantea desafíos y abre nuevas oportunidades para el sector. Para aumentar la competitividad de la industria del turismo, el turismo circular debe ser la solución.

La información y educación ambiental que ofrezcan los hoteles a sus huéspedes serán de gran importancia para lograr un cambio en el comportamiento de los turistas con respecto a la economía circular. La industria turística debe centrarse en invertir en formación, innovación e investigación, y en dotar de recursos para lograr la transición a un modelo de economía circular en el sector.


Este artículo es un resumen de la noticia original publicada por Ethic: “Hacia una economía circular en el sector turístico”.   

 244 visitas

Read More

La descarbonización del turismo en acción: el caso de Valencia

Los cambios acontecidos durante los últimos años han ido transformando el paradigma turístico mundial , consecuencia -especialmente- de los retos del cambio climático y de la reacción de las comunidades de residentes, y plasmado en nuevas políticas nacionales e internacionales (como la Agenda 2030 de la ONU, la nueva Agenda Urbana (Habitat III), el Pacto Verde Europeo o la declaración Emergencia Climática en España, que impulsa una nueva ley de cambio climático con importantes efectos sociales, laborales y económicos y financieros, incluyendo una más que probable nueva fiscalidad para todo tipo de organizaciones).

Este cambio progresivo se ha visto dramáticamente acentuado en el último año por el dramático efecto de la pandemia COVID-19, que ha limitado la movilidad a todos los niveles minando la base de esta actividad. Con estos condicionantes, la industria y los destinos deben replantearse los parámetros de competitividad en términos de las 3S: entorno seguro, saludable y sostenible.

En este sentido, Valencia está trabajando en una estrategia enfocada en “un modelo de desarrollo turístico sostenible, capaz de ampliar la rentabilidad al plano social y medioambiental, contribuyendo eficazmente a la protección y puesta en valor del patrimonio cultural y natural, con especial énfasis a aquellos recursos que otorgan mayor autenticidad y singularidad al destino. El modelo debe minimizar los impactos negativos, promoviendo en todo momento la mejora de la calidad de vida de los residentes y una percepción positiva de la actividad turística en la ciudadanía.”

El mapa que rige esta ruta hacia la sostenibilidad está basado en los ODS. Se ha creado una serie de indicadores que conecten con cada ODS y con los que se espera identificar las áreas de mejora y garantizar el cumplimiento de los respectivos objetivos.

También destaca el esfuerzo que está invirtiendo la ciudad para convertirse en el primer destino mundial en verificar el cálculo de la huella de carbono de la actividad turística, además de calcular y próximamente certificar su huella hídrica.

No cabe duda de que Valencia se está convirtiendo en un referente de la descarbonización del turismo. A través de los ODS, del conocimiento, la experiencia y la aportación de recursos, tiene una visión clara de convertirse en un destino seguro, sostenible y saludable.

Este artículo es un resumen de la noticia original publicada por unwto.org: La descarbonización del turismo en acción: el caso de Valencia.

 244 visitas

Read More

Newsletter

Recibe nuestro boletín con las últimas noticias en turismo y sostenibilidad.