¿El turismo del mañana puede ser sustentable?

A la hora en la que se está planificando el futuro de la industria turística, en torno a los problemas e impactos de la crisis sanitaria del Covid-19, el turismo sostenible está en el centro del debate. Pero, ¿se puede hablar de sostenibilidad en el turismo cuando hay que repensar completamente su modelo?

La crisis sanitaria ha frenado el crecimiento exponencial de la industria turística en los últimos años, con más de 1.400 millones de llegadas internacionales en el mundo en 2019 según la OMT, para cerrar el ciclo. Un sector de todas las posibilidades, con una tendencia a la hipersegmentación para conquistar todo el mundo, hay para todos los gustos y todos los perfiles, lo que ha favorecido un desarrollo descontrolado. Así, la industria se ha desarrollado considerablemente en una lógica de oferta sujeta a una demanda cada vez mayor.

El turismo sostenible ya no es suficiente

El turismo sostenible se ha propuesto como solución a las problemáticas de la industria turística en paralelo a su fuerte crecimiento, desempeñando el papel de modelo de protección ambiental, económica y social.

Según la OMT, el turismo sostenible tiene tres aspectos principales:

  • Dar un uso óptimo a los recursos medioambientales, que son un elemento fundamental del desarrollo turístico, manteniendo los procesos ecológicos esenciales y ayudando a conservar los recursos naturales y la diversidad biológica.
  • Respetar la autenticidad sociocultural de las comunidades anfitrionas, conservar sus activos culturales y arquitectónicos y sus valores tradicionales, y contribuir al entendimiento y la tolerancia intercultural.
  • Asegurar unas actividades económicas viables a largo plazo, que reporten a todos los agentes unos beneficios socioeconómicos bien distribuidos, entre los que se cuenten oportunidades de empleo estable y de obtención de ingresos y servicios sociales para las comunidades anfitrionas, y que contribuyan a la reducción de la pobreza.

Un turismo de triple impacto, basado en la sostenibilidad y el respeto a los recursos para preservar los ecosistemas, induciendo así la perennidad del modelo ya establecido. Pero en un momento en el que hay que repensar el turismo en su totalidad, ¿es suficiente o es sólo el principio de una reestructuración del sector?

En camino para la regeneración

El turismo regenerativo se presentaría entonces como una solución que actúa en la raíz del problema: cambiar la esencia misma de la industria, su concepción y su mentalidad. El turismo, tal y como lo hemos conocido, muestra un fuerte desequilibrio en el uso de los recursos, y el concepto de turismo sostenible induce al viajero a permanecer en la superficie de los problemas. Mientras que el turismo regenerativo invita al viajero a implicarse en lugar de andar con cautela. Como actor integrante y significativo del sector, se le invita a participar activamente en el círculo virtuoso que el turismo debe establecer para la prosperidad de su futuro.

¿Cómo funciona el turismo regenerativo?

Este concepto de regeneración en el turismo no aparece como un modelo fijo y replicable, sino como una nueva mentalidad en una perspectiva de desarrollo consciente de su actividad. Cada actor, desde el viajero hasta el profesional, pasando por la gobernanza y los lugareños, está invitado a participar activamente en el proceso, respetando la singularidad del territorio en cuestión. De este modo, se determina lo que hará mejor al destino en función de sus propias características, necesidades y problemáticas, excluyendo el producto turístico como bien de consumo e integrándolo como factor de regeneración de sus recursos.

Al igual que el concepto de Smart Destination, el turismo regenerativo toma en consideración a todos los actores del territorio bajo sus dimensiones políticas, económicas, sociales, tecnológicas, ambientales y culturales. Pero da un lugar nuevo y significativo al turista añadiendo la dimensión de la individualidad, representando todas las motivaciones, los valores y objetivos ligados a su actividad turística.

Trascender para reinventarse mejor

Uno cambia entonces de perspectiva entre: ¿cómo viajar con el menor daño posible? Y, ¿cómo viajar aportando un beneficio al destino? Las formas alternativas de turismo, como el turismo solidario, el turismo comunitario y el turismo participativo, entre otros, son caminos más que necesarios para explorar una forma de turismo regenerativo. Esto implica trascender los principios del desarrollo sostenible a través de la comprensión, la concienciación, la creación y la participación.

La vuelta a la normalidad ya no es posible para el sector debido al impacto de la crisis sanitaria, se trata de construir una nueva normalidad y reinventar la mentalidad del turismo. ¿Qué capacidad de innovación y management tiene un destino para aplicar este modelo? ¿De qué manera controlar el turismo para que beneficie al destino? ¿Dónde está el límite de una actividad económica sana en una política de desarrollo? ¿Cómo involucrar al turista de manera significativa en el proceso? Estas son algunas de las cuestiones que se plantean en el enfoque holístico y en la visión transformadora que representa el turismo regenerativo.

Al igual que Okanagan Valley en la Columbia Británica, la isla de Hawaii y varios países del continente asiático y latinoamericano, el turismo regenerativo lleva en sí las esperanzas optimistas del turismo del mañana.

¿Estás preparado para este cambio regenerativo del turismo y para viajar de forma diferente?


Este artículo se publicó originalmente en TOM.Travel y ha sido reproducido en Travindy con la traducción que nos ha facilitado la autora.

 815 visitas

Read More

Reflexiones con Regenera ONG, uno de los primeros signatarios de Turismo Declara

Estamos muy contentos porque ¡traemos una nueva temática para esta 5ª temporada de podcasts! Se trata del primer podcast de la Serie Cambio Climático que desarrollaremos en colaboración con la iniciativa Turismo Declara, la cual puedes conocer con más detalle en su web o en esta conversación con sus fundadores.

Para esta primera conversación, contamos con la participación de Jorge Moller, Director de Regenera Chile, una de las primeras entidades iberoamericanas en sumarse a la iniciativa. Según nos cuenta Jorge, Regenera es un proyecto que nace del corazón con el propósito de fomentar el desarrollo turístico sostenible y, especialmente, regenerativo en Chile y en Latinoamérica a través de servicios de consultoría, formación, diseño de viajes y experiencias, entre otros.

En esta charla, Jorge nos cuenta su forma de entender el turismo como una actividad de “encuentros humanos” con una gran capacidad de resiliencia pero que necesita asumir su rol en esta emergencia climática. Conoceremos las acciones que está llevando a cabo Regenera en este sentido, los retos a los que se enfrenta y sus consejos para organizaciones interesadas en sumarse a esta iniciativa llamada Turismo Declara. 

Además de en la web y APP de Radio Viajera, puedes escuchar nuestros podcast en tu plataforma preferida:

Escucha #TurismoSostenible en Spotify

Escucha #TurismoSostenible en Ivoox

Escucha #TurismoSostenible en Apple Podcast

Escucha #TurismoSostenible en Google Podcast

 815 visitas

Read More

¿Qué es el turismo regenerativo? ¿Y cómo deberíamos implementarlo?

*Por Jeremy Smith (cofundador de Tourism Declares a Climate Emergency)

Hace unos cinco meses, el día en que terminó “le confinement” aquí en Francia, me mudé a mi nuevo hogar. Después de 25 años en un departamento en un primer piso en Londres, comencé a vivir aquí, en un antiguo vivero de plantas al pie de Montagne Noire.

Desde entonces, no me he aventurado muy lejos. Sin embargo, casi todos los días, paseo por mi primer jardín, dichosamente perdido entre la profusión de plantas. Nunca me sentí tan afortunado.

Todavía estoy empezando a entender cómo funciona. Pasé la mayor parte de los primeros meses tratando de averiguar los nombres de los árboles. Sin embargo, con el pasar del tiempo, esa necesidad de definir disminuyó. Ahora, me importa menos conocer su denominación y más ver cómo viven. Eso es porque, después de cinco meses rodeado de seres vivos, nada permanece igual.

Las plantas hicieron lo que suelen hacer: crecieron, florecieron, dieron frutos y nueces. Sufrieron con el calor de agosto y luego volvieron a florecer milagrosamente con las lluvias de septiembre.

Cuando no estoy en mi jardín, lo miro desde mi escritorio, mientras participo en la última videollamada. La mayoría de esas llamadas son conversaciones sobre lo que sucederá con el turismo. Y, cada vez más, la respuesta es que el próximo gran paso debe ser el “turismo regenerativo”.

¿Qué es el turismo regenerativo?

El mes pasado, el New York Times publicó un artículo titulado “Sal del camino, turismo sostenible. El turismo regenerativo llegó”. Según la definición del texto, los viajes regenerativos / turismo regenerativo se basan en “dejar el lugar mejor de lo que usted lo encontró”. Y continúa: “el turismo sostenible tiene como objetivo contrarrestar los impactos sociales y ambientales asociados con los viajes”.

¿En serio? Encuentro estas definiciones decepcionantes. Cualquier exponente de la sostenibilidad cree que se trata de hacer un mundo mejor, ecológico, justo, ético… Se trata de hacerlo mejor que el status quo. Y la definición original de turismo responsable es “hacer lugares mejores…”

Creo que tenemos que abordar esto de manera diferente. Tenemos que dejar de preguntarnos qué es el turismo regenerativo y, en cambio, preguntarnos cómo el turismo puede ser regenerativo.

¿Cómo el turismo puede ser regenerativo?

En este sentido, Anna Pollock, fundadora de Conscious Travel y asesora de Flandes y Nueva Zelanda sobre viajes regenerativos, probablemente ha pensado más que nadie en cómo comprender y ofrecer turismo regenerativo. Ella dice que algo que ayuda en esto es pensar en él no como un sustantivo, sino como un verbo.

La regeneración es el constante surgir de la vida, el ciclo infinito de renovación que es la naturaleza. La esencia de lo regenerativo es que se está regenerando.

¿Cómo debemos implementar el turismo regenerativo?

A raíz de la pandemia, la industria del turismo se vio obligada a parar. A no hacer nada. Sin embargo, aunque los viajes se hayan detenido, la vida no se ha detenido y la sociedad está emergiendo de nuevas formas. Los hoteleros peruanos se están capacitando como profesores.  Los guías balineses están aprendiendo a cosechar algas marinas.

En las ciudades, los carriles para bicis aparecieron de la noche a la mañana y las calles sin automóviles se transformaron en todo, desde patios de recreo hasta pistas de baile.

Lo que estos últimos meses nos han mostrado es cuán desequilibradas se habían vuelto las cosas. Cómo habíamos construido un sistema que dependía demasiado del turismo. Cuando el turismo salió de escena, muchas cosas entraron en colapso. Cuando regresemos a un mundo de recolectores de algas balinesas y maestros peruanos, ¿cómo podemos adaptarnos mejor?

El turismo regenerativo es el turismo que juega su papel de manera armónica en todos estos procesos, sistemas y manifestaciones de vida que van surgiendo. Es el turismo que actúa como un sistema vivo. Turismo inspirado en la vida.

Este artículo es un resumen de la noticia original publicada por WTM Global Hub: ¿Qué es el turismo regenerativo? ¿Y cómo deberíamos implementarlo?

 815 visitas

Read More

Turismo regenerativo, una nueva mirada en tiempos de incertidumbre

En su intervención magistral durante la apertura del “1er Congreso de Turismo Regenerativo, la nueva iniciativa del cambio” el pasado 2 de diciembre, el chileno Martín Araneda, Co-fundador de la Iniciativa Global de Turismo Regenerativo, invitó su público a renovar su mirada hacia el mundo ya que estamos entrando a una nueva etapa de la humanidad coincidiendo con la Era del Acuario. “Nuestro destino nunca es un lugar, sino una manera de ver el mundo” empezó Martín, citando el escritor Henri Miller. En su interesante charla invita a una apasionante travesía evolutiva para hacernos entender la imperiosa necesidad de una transición hacia el llamado Turismo Regenerativo.

Hoy en día observamos que la gran mayoría de los destinos del mundo se ha restringido a causa del Covid 19 y que la incertidumbre se ha convertido en la realidad actual, por lo cual ha llegado el momento de preguntarnos ¿Qué podemos dejar atrás? ¿Qué queremos conservar? ¿Cómo no caer en la repetición de los errores que estábamos cometiendo en el turismo? Por fuerza hemos de constatar que estamos en medio de una gran crisis ambiental planetaria con pérdida de la biodiversidad, extinción masiva de especies, degradación de los suelos por la agricultura intensiva y contaminación de los mares por los plásticos, entre otros factores.

Turismo regenerativo
Marejada de basura (Zak Noyle)

Fue a partir de la época de la Revolución industrial que empezó a crecer exponencialmente la población humana necesitando un uso cada vez más extensivo de la tierra por fines agrícolas y emitiendo crecientes emisiones de CO2 por los métodos de producción basados en los combustibles fósiles, creando por consecuencia un impacto grave en el planeta.

John Peterson (2019)

“No se puede crecer infinito en un planeta finito” afirmó, ya que estamos jugando con los límites de la naturaleza y por ello debemos cuestionarnos sobre nuestros modos de vida y empezar seriamente a regenerarnos. Hoy en día la humanidad ocupa anualmente el equivalente de 1.7 planetas, lo que significa que estamos consumiendo más recursos que el planeta pueda regenerarlas en este mismo lapso de tiempo. Si todos consumiéramos como los habitantes de Estados Unidos, necesitaríamos cinco planetas.

Turismo regenerativo

Nos encontramos en la era del antropoceno, término que designa la época en la que las actividades del hombre empezaron a provocar grandes cambios biológicos y geofísicos a escala mundial. Por ende, es urgente hacer evolucionar el ser humano egocéntrico hacia un ser más eco sistemático que debe contribuir a una mayor colaboración entre especies.

Pasar del Ego al Eco
Pasar del Ego al Eco

El ser humano se ha reducido a una realización economista enfocada en el rendimiento material donde observamos como la sociedad basada en la competencia ve a la naturaleza como un recurso a explotar de manera ilimitada. Martín intuye que la sustentabilidad fracaso, ya que después de 27 años del Informe Brundtland en su intento de implementar la sustentabilidad, de todas las cumbres internacionales sobre el desarrollo sustentable y el cambio climático, casi ningún indicador nos muestra avances significativos para los grandes desafíos de emisión de CO2, cambios de usos de suelo, pérdida de biodiversidad y agua dulce, entre otros. Por lo tanto, debemos encontrar una nueva mirada ¿Cuál es la oportunidad del momento? Recordemos las imágenes de la pandemia para ver como la naturaleza y los animales empezaron a reaparecer en las ciudades.

Animales regresando a las ciudades
Animales regresando a las ciudades (Araneda, 2020)

En los años setenta un químico llamado James Lovelock ideó la hipótesis de que la Tierra reflejaba un comportamiento parecido al de un ser vivo: se autorregula para mantener condiciones favorables para la vida, conocida como la hipótesis Gaia“La Tierra es un ser vivo. En cualquier ser vivo, cada una de sus células, tejidos y sistemas son igualmente importantes y necesarias para la existencia de ese ser. De la misma forma, todas y cada una de las especies que habitamos el planeta Tierra estamos unidos por fuertes lazos y somos imprescindibles para Gaia”. Martín citó a Allan Kaplan para hacer énfasis sobre “El mayor cambio que queremos ver en el mundo es como vemos el mundo”. La verdad es múltiple, igual que la percepción que tenemos del mundo. Debemos pasar de una mente extractivista de la naturaleza a una mirada de organismo vivo con muchas interacciones. Debemos dejar de ver el mundo con una mirada reduccionista y fragmentada con un pensamiento lineal para, más bien, verlo como un organismo vivo con una nueva mirada holística.

Campaña del WWF Antes que sea demasiado tarde
Campaña del WWF Antes que sea demasiado tarde

Hoy en día las prácticas convencionales del turismo sustentable ya no son suficientes. La sustentabilidad plantea tres ámbitos de desarrollo: el ámbito ambiental, económico y social. Si bien la propuesta de la sustentabilidad ha logrado poner en discusión la temática ambiental y social, estos ámbitos están lejos de encontrar un equilibrio con una economía que basa su lógica en el crecimiento constante e infinito, afirma Martín.

Turismo regenerativo
Cambio de mirada (Araneda, 2020)

El reto, según el visionario chileno del turismo regenerativo, es pasar de una mirada fragmentada y mecanicista a una mirada regenerativa basada en la triple relación: el ser humano consigo mismo, con la naturaleza y con los otros para propiciar una transformación significativa del viajero. El cambio de enfoque no está relacionado con sumar o restar elementos conceptuales de la sustentabilidad, sino una transformación profunda en cuanto a la percepción y del entendimiento sobre los organismos vivos y el mundo que nos rodea, y de nuestras formas de relacionarnos con la totalidad.

Las 3 relaciones de la regeneración
Las 3 relaciones de la regeneración (Camina Sostenible)

En este sentido, el anuncio de la Década 2021–2030 de las Naciones Unidas para la Restauración de los Ecosistemas que busca incitar a gran escala la restauración de los ecosistemas degradados y destruidos, como medida eficaz para luchar contra el cambio climática y mejorar la seguridad alimentaria, el suministro de agua y la biodiversidad, puede acelerar un cambio de mentalidad para impulsar un movimiento global hacia la regeneración a favor de un re-equilibrio de las relaciones entre el planeta tierra y sus habitantes.

Sin embargo, dicho aspecto de la regeneración de los ecosistemas representa tan solo uno de tantos que deben de contemplarse en un proceso de aplicación integral de los principios del Turismo Regenerativo a un destino como lo muestra el esquema a continuación.

Mirada holística del Turismo Regenerativo
Mirada holística del Turismo Regenerativo (Camina, 2020)

Con el propósito de ofrecer esta nueva mirada del turismo al mundo, se fundó la Iniciativa Global de Turismo Regenerativo (conocida por sus siglas IGTR) como un movimiento internacional iberoamericano que agrupa a una comunidad de profesionales del sector turístico decididos a activar la creatividad, colaboración e inteligencia colectiva para facilitar la difusión de los principios del turismo regenerativo a través de webinars, cursos en línea, talleres presenciales de capacitación, conferencias, artículos de reflexión y coachings. La IGTR está impulsada por agentes de cambios que co-crean una nueva mirada y entendimiento para innovar en el desarrollo del turismo que va más allá de la sustentabilidad.


Este artículo ha sido originariamente publicado en Turismo Regenerativo y reproducido en Travindy con permiso del autor, Manuel Miroglio: Turismo regenerativo, una nueva mirada en tiempos de incertidumbre.

 815 visitas

Read More

¿Afrontar la crisis económica en turismo?

A nivel global el impacto económico en el sector turismo ha sido uno de los más reconocidos por la OMT (Organización Mundial del Turismo). Se han generando dispersos pronunciamientos, críticas, acciones, sentimientos encontrados entre otros y a múltiples escalas en los actores de la actividad global.

Dentro de las acciones de reacción de los actores del turismo han y siguen siendo solicitar subsidios económicos o apoyos de diversos tipos al estado, a ministerios, a organismos nacionales e internacionales. Y muchos se están realizando aunque no es suficiente, a pesar del riesgo e impacto en la economía del estado. La insatisfacción, por cómo se está trabajando en turismo desde el estado y las respuestas a gremios, asociados y población afectada, es masiva. Se sigue el patrón diseñado por la cultura reduccionista, donde el interés económico inmediato propio, el individualismo, la competencia y la dependencia paternalista, brillan en su máxima expresión en nombre de un colectivo afectado, sumiéndose en el victimismo puro y alimentado por la masa popular.

Si bien las palabras de resiliencia, reinvención, innovación, co-creación, transformación, etc., se han convertido en términos populares en las pláticas de turismo, no se considera su entendimiento profundo real y las implicaciones que conllevan. Considerando la recesión económica post Covid-19 que nos espera no solo en Latinoamérica sino también a nivel global, urgen preocupaciones desde todos los sectores. Obviamente se generan y proponen soluciones para las necesidades primarias y donde el turismo para ciertos mercados pasaría a ser una necesidad básica de bienestar. 

Consideremos que la actividad turística pasó de ser una actividad de posición social muchas veces a necesidad de salud y bienestar. El perfil de estilo de vida de la población en los últimos 20 años han llamado desarrollo y calidad de vida a la inclusión de viajes y turismo en destinos exóticos, de moda, entre otros. Esto ha implicado viajes de alto impacto ambiental que han sido crecientes y accesibles cada vez más con los diversos tipos de economías colaborativas (AirBnB, UBER, etc.). Además, se han incrementado con la crisis de sobrepoblación mundial bajo un cáncer sistémico de inequidad y competencia entre los ricos y más ricos del mundo, donde prima la imagen de estatus QUO.

Entonces, vemos que el actual sistema, que se basa en la economía del dinero por más dinero, se ha convertido en el vicio promotor  incrustándose en la moral y la consciencia del ser humano. Sabemos que la moneda moderna es una unidad de intercambio con un valor creada por el sistema bancario a través del mecanismo de la deuda, pública y privada par más deuda interminable.

Esta crisis sanitaria actual, que afecta directamente al sistema económico donde escasea esta unidad de intercambio llamado dinero físico, surgen otras formas de generar dinámica y circulación económica. Una podría ser a través del intercambio o uso de una moneda social, como se hizo desde el inicio y evolución de nuestra especie. ¿Podríamos utilizar el sistema económico ancestral de nuestros antepasados en diferentes sectores? Un reto que ya está funcionando desde hace muchos años en diversos lugares del mundo como Suiza, Dinamarca, Alemania, España, Costa Rica, etc….Más que reto sería acelerar la disrupción del manejo económico dominante mundial.

A partir de otras crisis económica, la moneda social ya se está implementando en diversas partes del mundo en diferentes formas, desde la tradicional y empírica del TRUEQUE o el Sistema AYNI (intercambio de servicio físico), hasta los sistemas sofisticados de la tecnología del Blockchain. Todos ellos ayudan a dinamizar la economía desde pequeños barrios, comunidades, pueblos y ciudades.

¿Sería una opción, implementar una moneda social para el turismo interno-doméstico?

Es todo un reto cómo se están preparando los destinos para atravesar esta recesión económica y al mismo tiempo generar servicios turísticos que maximicen los beneficios en todos los actores de la cadena de valor del turismo, con estándares de seguridad, salubridad y sanitidad, calidad, únicos, transformadores, regenerativos y a costos accesibles para el mercado doméstico o turismo interno.

Sin duda, en la sabiduría ancestral existen muchas soluciones perfectas si la capacidad de innovación se concentra en la observación profunda. Los sistemas de uso de monedas sociales o comunitarias están comenzando a crecer como lo vemos en diferentes países desarrollados y al mismo tiempo cubren de inmediato necesidades de la población local que el sistema de comercio tradicional no lo podrá hacer por esta crisis sanitaria. Además, que las monedas sociales alternativas se perfilan en un adecuado manejo de proyectos a escala local, con grandes beneficios ambientales, sociales, culturales y espirituales.

Si bien, tenemos  necesidades básicas como personas. Somos parte de un colectivo que por naturaleza requiere movimiento constante de intercambio llamado comercio y donde la utilización de la moneda social tiene una importancia potencial.

Foto: Vanesa Ccahua G.

Ventajas de la implementación de una Moneda Social Turística:

  • Genera ocupación, necesidad de colaboración (trabajo) e incentiva el consumo interno. El intercambio de productos y servicios locales directos requerirá colaboradores locales para el abastecimiento de la demanda de turismo interno. También deberá ponerse en valor conjuntamente el comercio, el consumo local de los servicios y las experiencias turísticas.
  • Fomenta la identidad cultural local. Al dinamizar los productos y servicios locales (valores gastronómicos, culturales, ambientales, medicinales, étnicos, etc.) se generan diversas sinergias en las personas que reafirman la identidad y sentido del lugar. Los saberes, la colaboración, la cultura y los ritmos sociales convergen para cubrir las necesidades de la población con fines de bienestar social igualitarios en todos los actores.
  • Fortalece la economía local (Empoderamiento económico). Sabemos que el sistema de comercio actual es dependiente al sistema capitalista de comercio masivo transcultural. La implementación de una moneda social, incentivaría el valor del servicio o uso del bien local, por el sentido de interacción local en lugar y experiencia. 
  • Robustece el cuidado y conservación ambiental. Al dinamizar el intercambio de productos y servicios entre locales minimizando la dependencia del comercio masivo, se minimiza el impacto ambiental que se generan por las grandes cadenas de distribución que estamos acostumbrados a consumir. Los viajes internos y domésticos, sin duda, aportarán a minimizar la huella ambiental y contaminación usual que se tenía en el viejo turismo, al maximizar el uso de los servicios y recursos locales que requieren menos transformación.
  • Es de carácter altamente inclusivo y de género. Para la implementación del uso de la moneda social en turismo, se generaría a través de grupos u organizaciones participativas de carácter igualitario en género, por todos los sectores y actores de la cadena de valor del turismo local. Todos trabajarían en beneficio de la reactivación económica turística de un determinado proyecto, emprendimiento, comunidad o destino turístico, con la idea que lleguen a considerarse alternativas de gestión económica autónomas válidas para gestiones públicas.Esto es una consecuencia natural de la autoorganización y gestión económica local de un determinado destino. 
  • Se fundamenta en la espiritualidad (base filosófica). El uso de la moneda social para el turismo estaría fundamentado en principios inherentes al ser humano fundamentados en valores éticos y morales. La confianza sería el eje motor de las interacciones económicas de un determinado proyecto, emprendimiento, comunidad o destino turístico local.
  • Acelera el cambio de paradigma global. A más de que la crisis sistémica aceleró el cambio de paradigma en muchos sectores, pues, la opción de este paradigma emergente pretende dejar atrás el sistema capitalista-reduccionista. El uso e implementación de una moneda social complementaria es necesaria, para enfrentar la problemática sistémica. Esto sería crucial en turismo.

¿Cómo funcionaría?

Podría darse de diversas formas, donde la creatividad desde la libertad, que son condiciones innatas al ser humano, son infinitas. Por ejemplo creando bancos de tiempo que en algunos países latinos se les llama AYNI (palabra quechua que significa reciprocidad, trabajo colaborativo) o sistemas de Trueque. Son intercambios de servicios basados en centros de ahorro de tiempo o de bienes y productos. También se delega o crea un valor a la moneda actual, a servicios y productos que generen bancos de ahorro y de valor en tiempos y espacios determinados. Todo bajo la organización y acuerdos locales.

Actualmente en diferentes países desarrollados funcionan bien y en creciente empoderamiento exitoso. Son una alternativa para adaptarse y renacer transformados de la mejor manera de acuerdo a las búsquedas de las nuevas tendencias en el mercado. Será un enfoque más colaborativo en todos los sectores y el turismo debe estar preparado para esta tendencia.

Con el uso de la tecnología y plataformas de algoritmos de la Bigdata, entre otros, se abren un abanico de oportunidades para los emprendedores y la resiliencia en nuestro sector. Hoy es más que nunca, la mejor opción para empujar a esa disrupción del sistema económico basado en la inequidad, donde el 1% posee, maneja y manipula al resto del mundo. El turismo desde un enfoque regenerativo con propuestas de manejo de moneda social complementaria, puede ser una de las mejores formas crecientes e innovadoras genuinas de aporte al renacer del nuevo turismo global.

 815 visitas

Read More

Newsletter

Recibe nuestro boletín con las últimas noticias en turismo y sostenibilidad.